Cuando las mujeres piden un aumento no solicitan lo suficiente | RED/ACCIÓN
- Cómo las organizaciones interactúan con sus públicos -  Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Cuando las mujeres piden un aumento no solicitan lo suficiente

Cuando las mujeres piden un aumento no solicitan lo suficiente

A Margot, mi cliente, le ofrecieron un “gran” trabajo como la oficial financiera en jefe de una nueva unidad dentro de su compañía. Era un pequeño pero buen paso para ella y estaba emocionada por la perspectiva. Margot se habría ganado el ascenso al pasar los 6 meses previos dirigiendo su departamento mientras se jefe estaba de licencia. Ella hizo un trabajo ejemplar liderando una vasta sección de la compañía y fue recompensada con una modesta promoción.

¿Mi primer pensamiento? Hurra, Margot.

En su transcendental estudio, publicado en el 2003, Linda Babcock descubrió que las mujeres no avanzan en el trabajo porque no se atreven a pedir aumentos de sueldo y ascensos.

Nuestra investigación indica que ese descubrimiento aún aplica, aunque quizá no del modo en que la gente cree. En el proceso de asesorar a cientos de altas ejecutivas a lo largo de la década pasada, rutinariamente hemos entrevistado a gerentes de recursos humanos y revisamos reportes de feedback en busca de tendencias y rasgos comunes. Una de las cosas que encontramos consistentemente es que las mujeres sí se atreven, piden más dinero y mejores trabajos, pero no piden lo suficiente.

Toman lo que les ofrecen en su primer intento sin presionar por lo que realmente merecen: más.

Atrévete. A muchas de las mujeres a las que asesoramos les preocupa el que las perciban como prepotentes, cuando en realidad no están abogando por sí mismas con tanta fuerza como deberían. Cuando se trata de aumentar sus peticiones, existe una amplia diferencia entre ser insípida o asertiva.

He aquí a lo que me refiero: 

  1. “Creo que merezco un aumento.” Esto es insípido.
  2. “Basada en mi trabajo durante la adquisición merezco un aumento (sea específica).” Esto es actuar con confianza.
  3. “Basada en mi trabajo manejando el equipo durante la adquisición merezco un aumento (específico) y me gustaría que me pusieran en la vía rápida para promoverme a (sea específica).” Esto es verdaderamente asertivo.

Eleve sus expectativas. Si hay dos oportunidades de trabajo ¿por qué no solicitar el empleo soñado en lugar del ascenso más pequeño? Siempre pedí más de lo que pensás merecer en términos de trabajo y nivel salarial.

Pida para subir en la escalera. Las investigaciones indican que los hombres están más dispuestos a intercambiar favores que las mujeres y nosotros creemos que eso los pone en una mejor posición para ser ascendidos. Las mujeres dudan en utilizar sus contactos porque lo sienten grosero e indecoroso. Nosotros asesoramos a las mujeres para que trabajen en red con un mayor propósito y a establecer un intercambio mutuo de favores profesionales con sus colegas. Sí, vos necesitás actuar con precaución en términos de protocolo, pero convivir valientemente más arriba de tu nivel puede ganarte respeto y hacer que llames la atención.

Así fue como, finalmente, Margot obtuvo el trabajo que merecía. Trabajó bien como Gerente de Finanzas por algunos meses. Durante ese tiempo llegó a conocer al jefe de división y le habló un poco acerca de su experiencia manejando la unidad. Él quedó impresionado y eventualmente le ofreció una posición mucho más importante dentro de la compañía. Requirió mucho esfuerzo para alguien como Margot (ella es modesta) hacer presión con alguien tan arriba de su nivel salarial, pero lo hizo bien y le dio resultado en términos de avance profesional. Y nadie pensó que era agresiva o autoritaria, como ella había temido

Kathryn Heath es directora en Flynn Heath Holt Leadership. Además es co-autora de “Rompe Tus Propias Reglas: Como Cambiar los Patrones del Pensamiento que Bloquean el Camino de las Mujeres al Poder” (“Break Your Own Rules: How to Change the Patterns of Thinking That Block Women’s Paths to Power.”