Cursos para todos los gustos durante la pandemia | RED/ACCIÓN

Cursos para todos los gustos + Voces femeninas en vivo

De cine, arquitectura, filosofía. De actuación con máscaras, escritura y producción musical. Y para coronar, una oda a las heladerías porteñas y las propuestas de Niceto Club en tiempos de cuarentena.

Cursos para todos los gustos + Voces femeninas en vivo

Foto: Captura YouTube

¡Hola, lector y lectora de CHILLAX! En esta edición te acerco una serie de cursos que pueden resultar atractivos tanto a la persona que quiere aumentar su erudición como al curioso que se quedó sin temas para el ascensor y la sobremesa. Además, Niceto Club se reinventó y agregó algunos shows para ver en vivo y online. Por último, una reflexión sobre la importancia del helado en nuestras vidas. Acá vamos 👇🏼

Compartí esta newsletter o suscribite

1

ENCERRADOS, SÍ, PERO CULTOS

  • El Museo Histórico Sarmiento tiene unos cursos que están buenísimos. El arquitecto Luis Tosoni, por ejemplo, enseña sobre la arquitectura de Buenos Aires en ocho clases, los jueves de 16:30 a 18:00. Algunos de los temas a tratar: la ciudad entre el siglo XIX y el siglo XX, las grandes transformaciones urbanas que hizo Torcuato de Alvear, el Colón, el Congreso y el Academicismo Francés.
  • También hay un curso sobre filosofía existencialista dictado por Sandra Brachet-Cota, profesora de Filosofía en la UBA. Entre Sartre, Kierkegaard, Heidegger, Camus y Jaspers: ¿qué fue el existencialismo? ¿De qué forma puede ayudar a comprender el sentido del ser humano? La movida se desarrolla en ocho jueves, de 19:30 a 21:00. Para anotarte, hacé click acá.
Søren Kierkegaard es considerado por muchos el padre del existencialismo.
  • Por último, el Sarmiento presenta Apreciación del Jazz, un taller de cuatro clases para poder apreciar mejor este género, el más influyente del siglo veinte. Sus orígenes, su evolución, el ritmo, las estructuras, el análisis de estilos y el repertorio que conocemos hasta hoy. Para más info: [email protected].
  • Hay que estar atentos también a la oferta de AMIA Cultura. Está empezando Historia del cine: un recorrido por estilos, lenguajes y técnicas, a cargo del cineasta Ariel Klein. Explica en qué consiste el lenguaje cinematográfico, qué fue el cine clásico, cómo surgió el cine de autor y hace un recorrido a través de películas clave en la historia del séptimo arte, desde Los intocables hasta Annie Hall.
  • ¿Quién fue, posta, Mozart? ¿No estará un poquito sobrevaluado? La respuesta es no y este taller de Juventus Lyrica lo demuestra a través de audiciones guiadas e inmersiones en la obra del compositor. Lo dicta Alejandro Mashad, que además de ingeniero civil (?) es pianista y un apasionado de la historia de la música.
  • El MALBA presenta el programa de talleres bajo el título paraguas de Deshabituaciones. El objetivo, proclama el anuncio, es generar un entorno creativo y de pensamiento distinto, fuera de eje, en el que pueda suceder lo inesperado. Hoy y mañana, por ejemplo, a las 18:00, está el Taller De aquí a poco el arcoíris; el 18 de junio, Taller Humanhongo. Bastante lisérgico todo.
El taller del MALBA se da en el marco de la exhibición Terapia, inspirada en la influencia del psicoanálisis sobre el arte.
  • Ya que nos adentramos en terrenos más bizarros, por qué no mencionar un curso intensivo de actuación con máscaras que tiene lugar en Espacio Aguirre, una escuela de clown. Según explican, esta pedagogía trabaja en encontrar el movimiento y la voz acertada para cada máscara a la vez que llama al intérprete a indagar en las sensaciones que esa careta le genera.
  • El velo de la escritura está dictado por la escritora Marisol Alonso en la Biblioteca Nacional. El objetivo es ayudar a comprender los procedimientos literarios que hay detrás de un cuento o novela: “No sólo interpretar el texto sino también descubrir la construcción de un personaje, la espontaneidad de los diálogos; cómo se prepara la tensión en una historia y cómo se suministra la información necesaria para lograr el clímax y el desenlace de esa tensión”.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

MÚSICA PARA SOBREVIVIR

  • Quizás ya dije alguna vez que me gusta mucho Weste, un grupo formado por Clara Trucco, integrante a su vez de Fémina, y el uruguayo Ignacio Pérez. El dúo mezcla lo electrónico con lo acústico y se nutre de las tradiciones musicales de distintas partes del mundo. Está disponible online un show que hicieron como parte del ciclo Sesiones en la Casona y se presentó en Lumilton en 2019.
  • Se puede mirar también un recital completo de Marina Fages, cantante, compositora y artista plástica. Su tercer disco, Épica y fantástica, une su interés literario con su veta musical. Fages también es la artista detrás de varios murales porteños.
Weste hizo un fashion film junto a Anushka Elliot que está buenísimo (la marca de ropa, dicho sea de paso, también).
  • Este domingo a las 15:00, Feli Colina se presenta en Camping. ¿Breve biografía? Nació en Salta y se mudó a la Ciudad de Buenos Aires para estudiar derecho, hasta que quiso dedicarse a hacer canciones y empezó a tocar en el subte porteño. Ganó más notoriedad cuando ganó el concurso Camino a Abbey Road, lo que la llevó a grabar parte de su disco, Feroza, en los míticos estudios londinenses con aura beatle.
  • El Festival Buena Vibra, que muestra interesantes propuestas de la escena indie nacional, tuvo ediciones especiales durante la pandemia que ya se pueden mirar online. Una de ellas es la que protagonizó Clara Cava de la mano de Indios y Juan Hansen.
  • En una línea distinta a lo anterior, el Colón publicó un recital de la soprano rusa Aida Garifullina, solista de la Ópera de Viena y una de las voces más importantes de la escena lírica. En su debut en el teatro porteño, Garifullina interpreta obras de grandes compositores del romanticismo.

3

LARGA VIDA A NICETO

Hay que decirlo: a la Ciudad de Buenos Aires le está faltando Niceto Club. No hay ningún antro que, al día de hoy, haya logrado superar su propuesta artística.

Disgresión: no me canso de decir que extraño los recitales, cada paso del ritual, y esto abarca estacionar en Niceto Vega, negociar con el trapito, pasar por el detector de metales, pedirme uno de esos baldes de cerveza, ser empujada por extraños, aturdirme un poco, irme a dormir con el corazón contento. Mientras escribo estas líneas me estoy sintiendo triste. Nostalgia por ir a bailar, sentir la intriga por la noche incierta. La pandemia funciona a veces como una aspiradora de dopamina.

En fin. Al estilo reciclarse o morir, Niceto está ofreciendo unos talleres online que tienen muy buena pinta, anotá: este lunes empieza uno de producción musical, y el miércoles uno que se titula Aprendé a comunicar tu música. Todo, vía zoom, más bien.

Niceto Bar, que queda literalmente enfrente a la nave nodriza, es la sede de varios shows diurnos: hoy a las 17:00 toca Palo Pandolfo; el sábado a las 15:00 hay un DJ set de Visceral y, por último, Sofía Viola hace lo suyo el domingo a la una del mediodía.

4

HASTA EMPALAGARSE

Tuve un exnovio que estaba obsesionado con el helado de Cadore. En pleno verano porteño, me hacía caminar eternas cuadras en clave peregrinaje hasta su local emplazado en la Avenida Corrientes. La heladería, creación de italianos, abrió sus puertas en 1957 y hoy es considerada una de las diez mejores del mundo.

Mi padre, otro feligrés de Cadore, brinda el siguiente testimonio: “El lugar tiene unos gustos muy buenos. Hay que probar un sabor que se llama crema chai, que es con cardamomo. El de canela tampoco falla. Ah, y el de dulce de leche…”, dice casi suspirando.

Aunque lleguen a tener una fila que ocupe toda la cuadra, los dueños de Cadore resisten a abrir otro local.

Mi tío Tano es la persona más apasionada por el helado que conozco. En algún punto de su juventud era literalmente lo único que comía, adoptando una dieta al estilo de la película Super Size Me pero exclusivamente con envíos de Freddo. ¿Consecuencia? Adelgazó como diez kilos (literalmente adelgazó comiendo helado).

Le pregunté a Tano cuáles son, a su criterio, los infalibles: “Si es en Freddo, cookies & cream, dulce de leche con oreo y chocolate amargo. Si es en Volta, frutilla con pedazos de chocolate. Si estoy en la playa, palito Frigor y bombón helado. ¡Todo depende de donde estés!”. Quien escribe, en cambio, se mantiene leal al dulce de leche granizado y el banana split.

Hay mucha gente que defiende a capa y espada el helado de Rapa Nui, una chocolatería típica de Bariloche que desembarcó en suelo porteño (y que lleva el nombre de una etnia de Isla de Pascuas). El lugar ganó fama especialmente gracias a dos de sus productos: el franui, que consiste en frambuesas reales bañadas en chocolate (amén) y sus riquísimos helados artesanales. Hay que ir a probar.

Reinventamos la home de redaccion.com.ar: ¿ya la conocés? Ofrece una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilita el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

Hasta acá llegamos por hoy.

Cuidate y divertite,

Delfi

Recibí CHILLAX.

Lo mejor de la comida, bebida y cultura de Buenos Aires, todos los jueves. Por Lucía Wei He.

Ver todos las newsletters