El año pasado, el cine nacional concentró la mayor cantidad de espectadores desde Relatos Salvajes | RED/ACCIÓN

El año pasado, el cine nacional concentró la mayor cantidad de espectadores desde Relatos Salvajes

Mientras la venta de entradas continúa cayendo, la audiencia de películas argentinas llegó al 14,77% de los espectadores. El Ángel y El Potro lograron posicionarse entre las más vistas del año.

Foto: Unsplash

Durante 2018, el total de espectadores en salas de cine fue de 45 millones de personas (sin contar festivales y muestras), según el último informe del Observatorio de la Industria Audiovisual Argentina del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Además, se estrenaron 550 películas entre nacionales y extranjeras, un 16% más que el año anterior.

De todas formas, la venta de entradas está en una situación de crisis. Tuvo su pico máximo en 2015, cuando los espectadores fueron 52.230.747 personas, pero se encuentra en caída desde entonces.

El cine argentino gana terreno

La cantidad de producciones nacionales fue la más alta de los últimos 10 años. Se estrenaron 223 películas argentinas que fueron proyectadas ante 6,8 millones de personas.

Por otro lado, el porcentaje de espectadores de cine nacional alcanzó el 14,77% respecto del total y se convirtió en el más grande desde 2014. En ese año, el porcentaje había sido de 17,84% gracias al éxito de Relatos Salvajes, posterior ganadora del Premio Oscar a mejor película extranjera.

Sin embargo, los espectadores apuestan y eligen cada vez más las producciones argentinas. El Ángel, inspirada en la vida del joven asesino Carlos Robledo Puch, se posicionó como la séptima más vista en todo el año pasado con una audiencia de 1.367.530 personas. Para tener una referencia, la película más vista de 2018 fue Los Increíbles 2 con 3.6 millones de espectadores mientras que el film del criminal condenado a cadena perpetua se ubicó justo después de Rapsodia Bohemia.

En términos de producciones nacionales, le sigue en el puesto número 13 El amor menos pensado (787.109 espectadores), protagonizada por Mercedes Morán y Ricardo Darín. En el lugar número 16 se ubicó Re Loca, la película de Natalia Oreiro, con 761.942 espectadores. Otro estreno nacional a destacar es El Potro, que relata la historia del famoso cantante de cuarteto cordobés Rodrigo Bueno, ya que fue vista por más de medio millón de personas y se posicionó en el puesto número 21 entre las más populares.

Cuál es la distribución de cines por provincia

Según la Secretaría de Cultura de la Nación, la provincia de Buenos Aires concentra la mayor cantidad de cines con 106 salas en todo el territorio. La cuenta está hecha por complejo y no contempla la cantidad de pantallas instaladas en cada uno de ellos. Es decir, una sola sala de cine o complejo puede tener disponibles 20 pantallas para proyectar películas a los espectadores.

A la provincia de Buenos Aires le siguen Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires con 35 salas cada una. El tercer y el cuarto puesto lo ocupan Santa Fe y Mendoza, con 23 y 16 cines respectivamente.

Formosa es la provincia con la menor cantidad de salas ya que tiene dos en todo el territorio. Por su parte, Tierra del Fuego apenas tiene tres: dos en Ushuaia y uno en Río Grande.

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

En primera persona

Foto: Rodrigo Mendoza. Intervención: Pablo Domrose

Claudia Boeri: “Trabajar en equipo permite tener mayor impacto”

La presidenta de la Región Sur de SAP cree que al talento hay que sumarle la práctica, y es una defensora acérrima de la visualización de los escenarios y las jugadas futuras para aprovechar las oportunidades.

Urbanizar barrios es ser parte del mundo

Más allá de las consideraciones éticas personales - algunos ven en los proyectos de urbanización un supuesto premio a “usurpadores” -, las soluciones propuestas para estos espacios en Argentina se inscriben en un largo proceso evolutivo de la manera de concebirlos. Lo que está fuera de discusión es que el proceso tiene que ser política de Estado.