El corto animado argentino sobre discapacidad que busca llegar a los Oscar | RED/ACCIÓN
Salud |   3 de diciembre de 2018

Foto: Fundación Ian

El corto animado argentino sobre discapacidad que busca llegar a los Oscar

En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Mundoloco, la productora de Juan José Campanella, estrenó “Ian, una historia que nos movilizará”. El cortometraje animado está basado en la historia real de Ian, un niño de 10 años con encefalopatía crónica no evolutiva, una enfermedad que le genera dificultades de movilidad y lenguaje.

“Buscamos acercar a los chicos a la diferencia para tender puentes. El corto es un flechazo a las emociones”, dice Sheila Graschinsky, mamá de Ian. A través de la Fundación Ian, Graschinsky busca combatir la desinformación y los prejuicios sobre personas con discapacidad, ideas que muchas veces llevan al bullying.

Qué pasó. El viernes pasado, todos los canales infantiles del país (Cartoon Network, Discovery Kids, Disney Channel, Nickelodeon, Paka-Paka y más) se unieron para transmitir en simultáneo el cortometraje con el objetivo de promover un mensaje de inclusión. La iniciativa fue replicada en otros países de América Latina a través de los mismos canales.

Contexto. En Argentina, más de 5 millones de personas (o el 13% de la población) padecen de algún tipo de discapacidad. Ellas se enfrentan a importantes barreras de inclusión social y laboral. Según la Encuesta Nacional de Personas con Discapacidad (ENDI), el 75% de las personas con discapacidad en edad laboral no tiene trabajo. Según una reciente campaña de la Red Regional por la Educación Inclusiva, una de las principales razones de esta exclusión laboral es la falta de inclusión de personas con discapacidad en las escuelas.

Cómo sigue. Uno de los objetivos de la Fundación Ian y Mundoloco es lograr que el cortometraje llegue a ser nominado al Festival de Cannes y a los premios Oscar para lograr un impacto a nivel global. El film ya ha sido premiado en varios festivales internacionales y actualmente compite para ser nominado a los Premios de la Academia 2019.

Mirá el trailer:

Recibí OXÍGENO

La newsletter de Juan Carr. Todos los lunes, una mirada constructiva que busca cambiar la realidad.

Ver todas las newsletters

Tecnología | 16 de enero de 2019

Foto: Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima

Argentina logró extender la vida de una central nuclear y así bajar las emisiones de gases de efecto invernadero

En diciembre de 2015, la central nuclear de Embalse, en Córdoba, dejó de producir energía: terminó el ciclo ideado por los canadienses que la pusieron en marcha en 1984. Sin embargo, la Argentina tiene demasiada experiencia en tecnología nuclear como para dejar que la central simplemente se apagara. Por eso encaró una mega obra y logró lo que sólo siete países del mundo podrían haber hecho: renovó la central, le dio más potencia y el 4 de enero encendió el reactor que generará electricidad para 3 millones de personas durante 30 años más.

Para el país es un hito tecnológico que incluso podría exportarse: en el mundo hay 50 centrales como la de Embalse que necesitarán una renovación y Argentina podría competir en esas licitaciones. La obra, además, ofrece una segunda oportunidad para las centrales nucleares: constituirse en el complemento ideal de las energías renovables, ya que a diferencia de las centrales térmicas de gas o fuel oil, no generan los gases de efecto invernadero que alimentan el cambio climático.

Sólo siete países podrían haberlo hecho

“Lo que pasó en Embalse demuestra que Argentina domina la tecnología CANDU, que es la de la central cordobesa. Y es un hito tecnológico en términos de habilidades y capacidad de organizarse y articular esfuerzos privados y públicos para darle una nueva vida útil a una central nuclear”, considera el físico Diego Hurtado, director del Centro de Estudios de Historia de la Ciencia y la Técnica de la Universidad Nacional de San Martín.

Francia, China, Estados Unidos, Rusia, Japón y Corea del Sur son los otros países que dominan esta tecnología. También son los únicos que construyen centrales nucleares destinadas a generar energía.

Para entender la dimensión del proyecto que llevó adelante Nucleoeléctrica Argentina, la empresa estatal operadora de las tres centrales que tiene el país, sirve analizar algunas fechas y números. En primer lugar, el plan para extender la vida útil de Embalse empezó a diseñarse en 2005 y la obra en sí demandó tres años. La inversión global fue de US$ 2140 millones, casi cinco veces el presupuesto que el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) tiene asignado para todo 2019.

Crédito: Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima.

En el proyecto participaron 650 ingenieros, técnicos y especialistas. Y 4200 operarios. Todo el personal fue entrenado dos años antes de la obra y durante la ejecución de los trabajos.

Explicar la ingeniería de los trabajos llevaría muchas líneas, aunque se puede leer en un documento interno que lo resume. Pero las tareas más relevantes fueron el retubado del reactor, el cambio de los generadores de vapor, el aumento de potencia y la actualización de toda la instalación.

Reduce las emisiones de gases de efecto invernadero

La esencia de una central nuclear sucede en el núcleo del reactor. El de Embalse es de unos cinco metros de diámetro y paredes de acero. Ahí adentro ocurre de manera controlada un fenómeno físico: un átomo muy pesado, el uranio, se parte en dos cuando es bombardeado por neutrones, que son partículas muy pequeñas que conforman el átomo.

En ese proceso, además de los dos fragmentos en los que se divide el átomo, se liberan dos o tres neutrones que a su vez golpean otros átomos de uranio. Ese proceso, llamado fisión, produce una enorme cantidad de energía. Y esa energía es la que calienta el agua, generar vapor y alimentar una turbina que produce electricidad.

Lo podés entender fácil en este video de un minuto:

Fuente: Nucleoeléctrica Argentina.

Con la extensión de vida, Embalse también ganó potencia: pasó a ser de 683 megavatios, un 6 % más que antes. Es decir, cuando en invierno ya esté funcionando al 100 % de su capacidad, producirá energía como para 3 millones de personas. Y a un costo por debajo del promedio actual: US$ 47 el megavatio por hora, mucho menos que los US$ 75 promedio que paga hoy el Estado por la energía.

Con las tres centrales argentinas (sumando Atucha I y II) funcionando a pleno, la energía nuclear pasará a representar el 6 % de la matriz energética. Hoy, sin Embalse, es el 4,8 %.

Pero embalse representa algo más que un hito tecnológico. También, para varios especialistas, es una segunda oportunidad para la energía nuclear por su capacidad de complementar a las energías renovables sin emitir gases de efecto invernadero.

“La energía solar y eólica son intermitentes porque dependen de las condiciones climáticas para su generación. Por eso, las energías renovables deben complementarse con energía de base. Y lo que logramos al sumar energía nuclear es reemplazar en alguna proporción parte de la energía que la Argentina produce con las centrales térmicas, que son las que más gases de efecto invernadero producen”, analiza Julián Gadano, subsecretario de Energía Nuclear de la Nación.

Ocurre que en el país la energía eléctrica se produce en un 65 % por generación térmica, es decir en centrales que operan con combustibles fósiles: gas, fuel oil o carbón. Mientras que las centrales hidroeléctricas aportan un 27,5 % y las nucleares cerca del 5%. El resto, menos del 3% lo aportan las renovables.

Este gráfico muestra la evolución de la producción de energía eléctrica en Argentina, por tipo de fuente, en gigavatio-hora, para el período 1992-2017:

Fuente: Cammesa 2017

En gran medida por la composición de esta matriz es que el principal generador de gases de efecto invernadero es el sector energético.

“La central de Embalse va a evitar el equivalente de las emisiones anuales de seis centrales térmicas a gas o las emisiones equivalente a 1 millón de autos”, graficaron desde la Secretaría de Gobierno de Ambiente de la Nación.

Un pastilla de uranio (combustible de las centrales nucleares) del tamaño de una moneda de 25 centavos produce la misma cantidad de energía que 40 garrafas de gas natural o que una tonelada de carbón mineral o que 477 litros de petróleo, tal como lo ejemplifica este gráfico:

Fuente: Comisión Nacional de Energía Atómica.

Para el investigador de la Universidad Nacional del Centro, Gabriel Blanco, experto en emisiones y sus efectos en el cambio climático, las centrales nucleares efectivamente son más limpias en cuanto a la generación de gases de efecto invernadero, pero presentan otras dudas ambientales.

“El principal problema es qué hacer con los desechos combustibles (el uranio se mantiene radioactivo durante 10 mil años y por eso por ahora es almacenado en piletones dentro de los mismo predios de las centrales) y cuáles son los daños ambientales que genera extraer uranio”, remarca Blanco.

Las dudas sobre la cuarta central

La idea de que Argentina construya una cuarta central nuclear sigue en pie y está en la agenda del Gobierno. Sin embargo, para eso hay que pensar en una inversión que no baja de los U$S 6.000 millones. El socio para financiar esa central sería China, como se viene barajando desde hace por lo menos cuatro años, sin embargo por ahora no hay precisiones.

Desde la Subsecretaría de Energía Nuclear simplemente deslizan que en marzo puede haber novedades. “La intención es que Argentina pueda llegar al año 2050 con el 10 % de su energía producida por centrales nucleares”, se limita a decir Gadano.

Si bien Argentina domina gran parte de la tecnología nuclear, proporcionalmente genera menos energía nuclear que la media mundial, que es del 11 %.

Proporcionalmente, de los 30 países que tienen las 448 centrales nucleares del mundo, Francia es el país que más energía nuclear usa (72,8 % del total), seguido de Eslovaquia (54 %) y luego por Bélgica y Hungría (51,2 %). Para Estados Unidos representa el 19,6 %.

Mientras que de América Latina, sólo México (3,5 %) y Brasil (2,6 %) tiene centrales nucleares, pero con una incidencia menor dentro de su matriz energética que la que tiene la Argentina.  

La oportunidad de exportar conocimiento

“Lo que se logró en Embalse es sumamente importante. Porque una gran parte de las centrales CANDU están llegando a su fin de ciclo de vida útil. Por lo que la experiencia que obtuvo la Argentina es útil pensando en los reactores que tiene Canadá, Corea del Sur y China. En general todos los países están pensando extender el ciclo de vida. Y Argentina puede salir a ofrecer esos servicios”, considera Carla Notari, fundadora y decana del Instituto de Tecnología Nuclear Dan Beninson, de la Universidad Nacional de San Martín.

Nucleoeléctrica Argentina podría ser la encargada de salir a pelear ese mercado. Al menos eso aventura Julián Gadano: “Estamos estableciendo contactos para que Nucleoeléctrica tenga un perfil más exportador”.

La tradición argentina en tecnología nuclear ya le permitió al país exportar reactores de producción de radioisótopos para uso medicinales a varios países: Perú, Egipto, Argelia y, el último en 2006, a Australia. Mientras que actualmente, la estatal rionegrina INVAP fabrica uno para Holanda.

A eso hay que sumarle el diseño que realiza la Comisión Nacional de Energía Atómica de un pequeño reactor de potencia (para generar energía) que podría ser exportado y sumar operaciones por no menos de U$S 50.000 millones en las próximas dos décadas. Suena exagerado, pero aparece como posible: el prototipo de reactor, llamado CAREM, lo está construyendo la CNEA en Lima, partido de Zárate, y prevén terminarlo en 2021.

Podría convertirse en el desarrollo más importante en toda la historia nuclear nacional. El modelo, llamado CAREM, puede sentar las bases para que la Argentina de pelea en un mercado mundial que podría llegar a demandar 425 reactores de este tipo de aquí a 2035, según un informe de la Agencia de Energía Nuclear de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Actualidad | 16 de enero de 2019

Cumbre Macri – Bolsonaro: por qué es tan importante que la relación funcione

Qué pasó. Mauricio Macri y Jair Bolsonaro apuestan a ser mejores amigos luego del primer encuentro bilateral en la que se presentaron oficialmente. Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno y la reelección de Mauricio Macri.

La relación en números. Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada 3 puntos que crece el PBI de Brasil, el de Argentina crece 1 punto, según la Unión Industrial Argentina. Cifras del INDEC muestran que a noviembre de 2018 la Argentina había exportado poco más de US$ 10 mil millones a Brasil, lo que representa el 18% del total de las exportaciones y es una leve mejora sobre 2017. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante en el mundo.

Por su parte, la Argentina importó casi US$ 15 mil millones de productos brasileños, lo que representa un 24% de las importaciones totales. Para Brasil, la Argentina es la tercera socia comercial más grande y representa el 6% de la suma de sus exportaciones e importaciones.

En 2017 casi la mitad de las exportaciones nuestras a Brasil estaban relacionadas con la industria automotriz y de transporte. Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba son las tres provincias que más exportan al país vecino.

Economía Brasileña en cifras. La economía de Brasil es la mayor economía de América Latina, la segunda de toda América (después de Estados Unidos) y la novena a nivel mundial, según el FMI. Tiene una población de 208 millones de habitantes y es el quinto país más poblado del planeta.

Sustentabilidad | 16 de enero de 2019

Ilustración: Mana Le Calvet

Playas de plástico en Buenos Aires: el mejor (o peor) ejemplo del impacto de nuestro consumo

Inauguramos SUSTENTABLES allá en noviembre de 2018 hablando de plásticos, plásticos y plásticos, y la urgente necesidad de reducir su consumo y eliminar los descartables. Con una comunidad internacional más concientizada sobre el tema, aún atravesamos una etapa de hacernos cargos de los errores del pasado.

Siempre le aconsejo a amigos, familiares y a las audiencias en las charlas que si quieren conocer cuál es el real impacto de nuestro consumo, que vayan a una playa, que observen el agua, que miren la arena. Ahí se hace visible aquello que parece invisible al momento de deshacernos de una botella, un cigarrillo o una bolsa. Y así lo ha confirmado esta semana el Censo de Basura Costera de la Fundación Vida Silvestre.

La investigación de campo en las arenas de la provincia de Buenos Aires evidenció que más del 80% de los residuos en las playas bonaerenses son plásticos.

De los 46.673 residuos recolectados, ¿cuáles fueron los más destacados? Bolsas plásticas, colillas de cigarrillo, restos plásticos, restos de nylon, tapitas, botellas y otros residuos. Todos residuos que tuvieron que tener otro destino, toda una contaminación evitable, toda una responsabilidad de nuestra parte que no debemos olvidar.

El censo se realizó en un área de 81 hectáreas alrededor de 16 localidades bonaerenses con la participación de 535 voluntarios.

Cada material que se arroja en un ambiente costero, cada mínimo kilo de basura que sale de una boca de tormenta o sistema pluvial llega al mar que, con sus movimientos, regresa parte de ellos a la orilla. El resto queda flotando en las aguas, afecta a especies animales y contamina los mares. Y no ocurre sólo en la famosa “isla de plástico del Pacífico”, sucede aquí en San Clemente, Villa Gesell, Mar del Plata, Necochea, Bahía Blanca…

Los resultados del censo buscan dar información para que se realicen las acciones necesarias, desde políticas de gestión de residuos hasta la concientización de locales y visitantes. Por eso, hoy los tips del final te invitan a involucrarte por esta causa.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Yo reciclo, ¿y vos?

¿Sabías que hay lugares de reciclaje en todo el país?

Buscá en tu ciudad

Sie7e Párrafos | 16 de enero de 2019

Crítica a la crítica, el territorio de la pereza

Crítica de choque
Fredy Massad
Bisman

Selección y comentario por Fernando García, autor de “Los Ojos, vida y pasión de Antonio Berni”, “Conversaciones con León Ferrari”, “Marta Minujín: Los años psicodélicos”, “Cómo entrevistar a una estrella de rock y no morir en el intento”, “Crimen y Vanguardia: el caso Shocklender y el surgimiento del underground en Buenos Aires” y la serie “100 veces” (Pappo, Redondos, Stones, Charly) co-escrita con José Bellas.

Uno (mi comentario)

Fredy Massad es argentino pero reside en las afueras de Barcelona desde donde escribe sobre arquitectura para el diario ABC al tiempo que mantiene el blog “La viga en el ojo ajeno”. Si bien “Crítica de Choque” se ocupa del star system de la arquitectura global (la era de las starchitects) hay en su pormenorizada enjundia un mensaje para el ejercicio de la crítica en general. (…)

(sigue mi comentario)

La pereza actual hacia el juicio crítico que Massad denuncia en el campo del urbanismo puede trasladarse entera al dominio de las artes, ya fuera en el circuito alto o en el entretenimiento. Como explica Massad el crítico se ha convertido en un manso reseñador que chasquea los dedos al compás de las novedades. Por lo demás, se trata de una introducción fantástica al mundo de la arquitectura global desde una perspectiva que elude la neutralidad para comprometerse con los valores sociales del diseño dejando al descubierto el lado oscuro de las prácticas buenistas y multiculturalistas. “Crítica de choque” consigue ir más allá de su objeto y revelarse como un agudo volumen de ensayo en la tradición de, sí, la mejor crítica.

Dos (la selección)

La esencia del término “crítica” ha ido languideciendo y agonizando, monopolizada por fabricantes de celebrities que se postran ante ellas, ríen sus gracias y divismos, y se ocupan minuciosamente de ocultar sus miserias y flaquezas. Contribuyen así a reforzar otra más de las ficciones que cimentan el mundo actual. Ficciones apoyadas en esa destrucción de la voluntad reflexiva individual y autónoma que alientan las estructuras y herramientas de poder neoliberal, disimulándola bajo una abundancia de medios y redes sociales que, tal y como plantea el pensador Byung-Chul Han son un mero espejismo de libertad de opinión y pensamiento.

Tres

En 2013 Charles Jencks ligaba el concepto de starchitecture a los edificios icónicos construidos a mayor gloria de gobiernos y grandes corporaciones, comprendiéndolo asimismo como una consecuencia lógica del capitalismo tardío. Señalaba que el fenómeno del edificio icónico había generado un círculo vicioso del que los “Google Starchitects” no podían escapar, puesto que obtener esos prestigiosos encargos les otorgaba la plena libertad creativa con la que anhelaban trabajar. A su parecer, la arquitectura icónica iba a permancer pero sería necesario imbuirla de una iconografía consciente. Tajantemente opuesto a la arquitectura-estrella y sus consecuencias se manifestaba Kenneth Frampton en 2009, acusando a la mayor parte de proyectos firmados por arquitectos estrella de carecer totalmente de integridad, ser esencialmente toscos y decepcionantes y estar meramente reducidos a imágenes.

Cuatro

La idea de la cooperación con los países en vías de desarrollo, con tan buena prensa y admirada, es posiblemente la salida más apropiada para lavar las conciencias multiculturalistas: paternalistas, buenistas, etnocéntricas. De mantener disimuladamente la idea más pura del capitalismo y la superioridad colonialista. En ningún momento se plantea ni desea cambiar o modificar ese sistema desigualitario, esa brecha social, económica y cultural con la parte más desfavorecida del planeta, sino mantenerlo a base de pequeños gestos, asumiendo que ese Otro al que alude Zizek siempre va a ser el necesitado y “nosotros” seremos quienes les aportemos las “soluciones” a sus necesidades.  

Cinco

La necesidad de homogeneizar la realidad de Iberoamérica por su costado más pobre y sórdido a fin de hacerla un producto intelectual para el gusto primermundista dará lugar a un libro como Ciudades Radicales. Un viaje a la nueva arquitectura latinoamericana de Justin McGuirk. En la traducción más directa del subtítulo original del libro “A través de Latinoamérica a la búsqueda de una nueva arquitectura” se trasluce quizá más claramente cuál es el propósito con el que el ex director de la revista ICON emprendió su periplo por la región. No se trata de una búsqueda con objeto de indagar y aprender sino de colmar los neófagos ojos primermundistas, que no quieren “descubrir” más que lo que tienen deseo y necesidad de descubrir.

Seis

Alejandro Aravena es, sin el menor género de dudas, el golden boy del eje neopopulista. He vinculado con anterioridad su perfil al del modelo del storyteller que Nicole Aschoff define en su libro The New Prophets of Capital: emergentes e influyentísimos gurús “revolucionarios” que “bajo una máscara de progresismo, han emergido para reinventar el mercado libre como la solución universal a todos los problemas de la sociedad”. Escribe Aschoff: “Los más poderosos de estos narradores (storytellers) no son pobres ni gente trabajadora, son la superelite (…) Aunque sus perspectivas destacan problemas reales asociados al capitalismo, sus soluciones no desafían ni a este ni a sus efectos destructivos. Al contrario: lo apuntalan. Ofreciendo soluciones seguras y convenientes para el mercado a los problemas sociales, estos nuevos profetas refuerzan la lógica y las estructuras de acumulación. Sus historias marcan los términos del debate y los campos de posibilidad, dominando el plano de ideas y devorando las historias que desafían al statu quo. Sus narrativas permiten que el capitalismo evolucione, absorba las críticas y, consecuentemente, se preserve a sí mismo como sistema”.   

Siete

La intelligentsia ha optado por dar carpetazo y propiciar estrategias de huida hacia adelante en lugar de asumir y acatar la tremenda crisis que asola a la arquitectura. Su incapacidad para aportar respuestas o ideas al presente, más allá de seguir haciendo de él un espectáculo que nutrir con vanos relatos de personajes a idolatrar y narrativas épicas que dejan de lado a la realidad, ha quedado patente. Y ahora mismo da la impresión de que nos encontramos en un espacio donde pululan ideas zombis y muertos vivientes, que regresan esgrimiendo de nuevo sus mismas y fracasadas mañas. Después de haber sobreactuado, de haberse rasgado las vestiduras durante los años de recesión económica (cuando parecía que se terminaría desmontando el estado de bienestar en el viejo continente y, con ello, los jugosos beneficios que sus comportamientos les habían estado proporcionando) hoy salen de sus refugios del “sálvese quien pueda” o “yo no estuve ahí mientras sucedía” y regresan por sus fueros.  


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters

Actualidad | 16 de enero de 2019

Foto: twitter.com/nicolasmaduro

La crisis política de Venezuela, en 5 puntos

Qué pasó. La Asamblea Nacional de Venezuela, que es el parlamento y tiene una mayoría opositora, acordó “declarar formalmente la usurpación de la Presidencia” por parte de Nicolás Maduro. La crisis comenzó el 10 de enero, cuando Maduro asumió como presidente de Venezuela por segunda vez.

Por qué es importante. La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea, Estados Unidos y varios otros países de América consideran que las elecciones presidenciales de Venezuela (llevadas a cabo en mayo de 2018) fueron ilegítimas.

Contexto. Las elecciones presidenciales fueron ordenadas por la Asamblea Constituyente (de corte oficialista) y tuvieron una abstención del 52%, la mayor de la historia venezolana. Maduro fue reelegido con 68% de votos.

En detalle. La crisis en Venezuela se ha pronunciado desde que Maduro llegó al poder en 2013. Las reservas del país disminuyeron de 35.000 millones de dólares en 2009 a 10.300 millones en 2018. El Fondo Monetario Internacional prevé una hiperinflación del 10.000.000% para 2019 y una pérdida del 60% de la riqueza per cápita para el período 2013-2023. Esta crisis ha llevado a unos 4 millones de venezolanos a migrar a otros países, incluyendo la Argentina.

Qué sigue. Ahora, siguiendo lo establecido en la Constitución para casos como éste, los opositores ven al presidente de la Asamblea Nacional, el antichavista Juan Guaidó, como una alternativa para tomar el mando del país. Guaidó está en la mira de Maduro: fue detenido el domingo pasado durante unas horas.

Mientras tanto, se espera una manifestación de oposición masiva para el 23 de enero y Maduro contraatacó aumentando en un 300% el salario mínimo (equivalente a casi 21 dólares).

Juan Guaidó. Foto: twitter.com/jguaido

Lo que no se sabe. La gran pregunta es: ¿cómo va a hacer Guaidó para arrebatarle el poder a Maduro, que cuenta con el apoyo de los militares? No la tiene fácil y el líder opositor Henrique Capriles lo advirtió con este tweet:

Actualidad | 15 de enero de 2019

El alza de precios golpeó con fuerza el poder adquisitivo de los argentinos

Qué pasó. Los precios minoristas subieron un 2,6% en diciembre, confirmando la tendencia a la baja que comenzó en octubre. Con las cifras de diciembre, la inflación en 2018 cerró en 47,6%, la cifra más alta en 27 años, cuando llegó a 84% y Carlos Menem estaba en el poder.

Cuáles fueron los factores claves. La devaluación y los ajustes en las tarifas de servicios públicos fueron los factores que más influyeran en que la inflación se disparara. Los sectores que más subieron en el año: Transporte (66,8%), Comunicación (55,3%) y Alimentos (51,2%). Lo que menos subió fue Bebidas Alcohólicas y Tabaco (28,3%). En 3 años de Cambiemos se acumula una inflación de 158,4%. Mauricio Macri llegó al poder con la promesa de bajar la inflación anual a un dígito.

El impacto en los salarios reales. El gran perdedor del brote inflacionario fue el poder adquisitivo de la gente, porque se estima que en los últimos tres años, el salario real cayó un 17,3%, la baja más profunda desde la crisis de 2001. La reapertura de las grandes paritarias en el último cuatrimestre de 2018 atenuó en parte la caída del salario real. Se estima que para todo el año habría quedado, en promedio, cerca de 12% por debajo de la inflación.

Ránking. Una inflación de 47,6% deja a la Argentina entre los cinco países con la mayor aceleración de precios en el planeta. La inflación argentina es sólo superada por Venezuela (2.500.000%, según el FMI), Sudán del Sur (94%) y Sudán (64%), mientras que Irán tiene una cifra (47,8% según estima el FMI) similar a la nuestra.

Las proyecciones para 2019. Las consultoras estiman que la inflación será entre 1,7% y 2,1% en enero. La promesa del Gobierno al FMI es que para 2019 la inflación termine ubicándose en alrededor de 23%. La suba de tarifas generalizadas anunciadas para el primer cuatrimestre de 2019 pondrán presión a ese objetivo.

Opinión | 16 de enero de 2019

Hay que ser honestos acerca de los costos sociales de la inmigración

Amar Bhidé es profesor de la Escuela Fletcher de Derecho y Diplomacia de la Universidad Tufts y autor de “A Call for Judgment”.

No hay duda de que la inmigración brinda una gran cantidad de beneficios, tanto para los inmigrantes como para la población nativa. Pero si se quiere mantener una inmigración ampliamente beneficiosa, los países de destino deben reconocer y abordar los riesgos reales que plantea.

A pesar de la actual reacción contra el libre comercio, de la cual la agenda proteccionista “Estados Unidos primero” del Presidente estadounidense Donald Trump es un ejemplo destacado, la facilitación de bienes y servicios sigue teniendo sentido en lo económico. El tema de la inmigración –es decir, el movimiento de mano de obra entre fronteras- no es menos interesante, aunque es mucho más complicado.

Para un libertario como yo, los beneficios del libre comercio son evidentes: las transacciones entre vendedores y compradores bien dispuestos, dentro de una economía o más allá de las fronteras, casi siempre beneficia a ambos lados. Si bien pueden ser necesarias restricciones para garantizar, digamos, la seguridad de los bienes que entran a un mercado, se debería mantener un mínimo de barreras.

Por otra parte, no vale la pena limitar el comercio o castigar a los países que, se supone, subsidian injustamente sus exportaciones o permiten que los empleadores exploten a sus trabajadores. Puede parecer justificado limitar las importaciones de los países con bajos salarios y malas condiciones de trabajo, pero en realidad priva a esos mismos trabajadores mal pagados a ganar lo poco que reciben. Al mismo tiempo, impone un impuesto injustificado y con frecuencia regresivo sobre los consumidores.

¿Por qué es la inmigración diferente del comercio?

A primera vista, la inmigración parece tener pocas diferencias con el libre comercio: en lugar de importar los bienes que la mano de obra produje en el extranjero, los países simplemente importan la mano de obra misma. En ciertas maneras, los beneficios potenciales de la inmigración pueden ser incluso mayores que los del libre comercio.

Los mismos inmigrantes se benefician de salarios más altos, así como de una mayor seguridad y libertad individual. La población local también gana, ya que la nueva mano de obra realiza tareas menores o desagradables, amplía la base tributaria y expande los mercados internos. Lo que es más importante: los inmigrantes pueden aportar una energía emprendedora importante y enriquecer la comunidad local con su cultura, comida y tradiciones.

El apoyo a la inmigración tiene además un atractivo moral adicional. Quizás les resulte difícil a los libremercadistas de línea dura persuadir a los escépticos misericordiosos que permitir el funcionamiento de fábricas explotadoras lejanas es mejor que eliminar los empleos mal pagados que proporcionan. Acoger y proteger a inmigrantes que enfrentarían torturas o hambre en sus países de origen se alinea más fácilmente con nuestros instintos humanitarios.

No hay mejor ejemplo de los beneficios de la inmigración que Estados Unidos. Generaciones sucesivas de inmigrantes convirtieron a este joven país, con su economía agrícola retrasada en lo industrial, en la mayor potencia tecnológica y militar del mundo. Los inmigrantes hicieron de Nueva York una meca cultural y a Los Ángeles un centro de la industria fílmica global. Dar la bienvenida a las “abigarradas masas que anhelan respirar libertad” dio al país por largo tiempo un propósito optimista y edificante.

Hay que admitir los costos sociales de la migración

Pero ni siquiera un inmigrante como yo puede pasar por alto los riesgos que conlleva la inmigración. A diferencia del libre comercio, la inmigración suele ser una opción unilateral, más que un intercambio voluntario y bilateral. Y, si bien puede implicar ventajas para los locales, eso no siempre es así.

Un ejemplo extremo de esto es la colonización. El “nuevo mundo” que “descubrieron” los exploradores europeos no lo era para quienes ya vivían allí. Los inmigrantes europeos, a menudo escapando de demandas judiciales o el hambre, usurparon los territorios y tierras de caza de los pueblos originarios, obligándolos a firmar tratados que no cumplirían, arrinconándolos en reservaciones y aniquilando a quienes se resistían.

De manera similar, los colonos europeos en Australia declararon el continente terra nullius, o libre para quien lo quiera tomar, mataron a los pueblos aborígenes y obligaron a sus hijos a ser adoptados para acelerar su asimilación cultural.

Por supuesto, los inmigrantes actuales no van a saquear ni usurpar Estados Unidos o sus países de destino en Europa, pero eso no significa que acogerles sea gratis.

Si bien muchos encuentran empleos productivos y pagan impuestos, algunos no lo hacen, tensionando las redes de seguridad social en tiempos de altas deudas externas y rápido envejecimiento demográfico. Son riesgos que se exacerban cuando llegan inesperadamente grandes cantidades de migrantes o refugiados, saturando los sistemas de educación y sanidad pública, así como la capacidad de viviendas.

También hay que considerar los riesgos a la seguridad. Sin duda que las fuerzas políticas nativistas y populistas exageran muchísimo los vínculos entre inmigración y crimen, incluido el terrorismo. Pero eso no significa que no existan.

Por ejemplo, es completamente posible que algunos miembros de bandas criminales cuyas actividades hicieron que miles de migrantes centroamericanos caminaran en caravana a la frontera entre México y Estados Unidos para pedir asilo intenten colarse con ella. De manera similar, un terrorista de Estado Islámico bien podría intentar entrar en Europa entre las hordas de desesperados solicitantes de asilo procedentes de Siria.

Es más, puede que los inmigrantes ilegales sigan conectados o incluso controlados por las organizaciones delictivas que los contrabandearon y reasentaron. En cuanto a los inmigrantes legales, históricamente los enclaves étnicos aislados de un control eficaz por parte de las autoridades estadounidenses han creado espacio para la expansión local de las mafias de sus países de origen.

Los riesgos se extienden más allá de los recién llegados. En los últimos años, inmigrantes de segunda generación que rechazan los trabajos menores que sus padres se vieron obligados a tomar, pero carecen de la educación y aceptación social necesarios para ascender socialmente, han ejecutado ataques terroristas.

Un ejemplo es Salman Abedi, hijo nacido en Gran Bretaña de inmigrantes libios que hizo un ataque con bomba suicida tras un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en Manchester en mayo de 2017.

Son casos de una rareza extraordinaria. Y, sin embargo, su creciente frecuencia en los últimos años resalta la importancia de manejar la inmigración con eficacia (lo que incluye destinar fondos a los recursos correspondientes) en el corto y largo plazo.

Hay quienes argumentan que para reducir los riesgos que conlleva la inmigración, los países deben usar una especie de sistema de puntos que se basen en antecedentes como la educación, ya que se supone que es menos probable que quienes poseen un alto nivel educativo caigan en el paro o cometan delitos.

Es necesario ser realista

Pero una persona no necesita estudios avanzados para hacer aportes inestimables en los ámbitos empresarial, tecnológico o artístico. Y sería, de plano, injusto rechazar a solicitantes de asilo por no tener un doctorado. La selección por razas es también inaceptable, por supuesto.

Más sensato sería comenzar con una evaluación de una serie de factores, como la infraestructura pública (¿cuántos inmigrantes puede sustentar de manera razonable?) y la eficacia de la verificación de antecedentes (¿qué les ocurre a los inmigrantes cuyas historias no se pueden confirmar?)

El nativismo no debería tener voz en estos debates, pero tampoco el idealismo poco realista. La clave para una inmigración mutuamente beneficiosa es un pragmatismo realista. La mejor manera de reducir el miedo es manejar los riesgos.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

© Project Syndicate 1995–2019

Abierto por vacaciones

¿Sabías que 65 chicos por día necesitan sangre en el Hospital Garrahan?

Anotate para donar

Sociedad | 25 de junio de 2018

Tiene 21 años y dejó todo para irse de voluntaria a Haití

Todas las mañanas, Sofía Pascual camina por un sendero de tierra desde su residencia en Gros-Morne, un pueblo al norte de Haití, a una pequeña escuela al lado del río. La caminata, dependiendo de la lluvia y el estado del camino, le lleva alrededor de media hora. En la escuela, esta argentina de 21 años enseña inglés, trabaja con otros maestros para implementar nuevas estrategias de enseñanza y dicta un taller de fútbol.

Sofía es una de las miles de personas que han llegado a Haití como voluntarias desde el devastador terremoto del 2010 que dejó más de 300.000 muertos y 1,5 millones de personas sin hogar. A pesar del flujo de ayuda humanitaria, donaciones y voluntarios, la pobreza en Haití sigue creciendo y es considerada la más alta del hemisferio occidental, según el Banco Mundial.

Sofía es voluntaria en una escuela donde asisten más de 550 chicos. | Foto: Sofía Pascual.
Sofía es voluntaria en una escuela donde asisten más de 550 chicos. | Foto: Sofía Pascual.

En esta conversación con RED/ACCIÓN, Sofía cuenta cómo llegó de Bella Vista hasta Haití, sus percepciones del país isleño, y la importancia de generar vínculos con la comunidad.

¿Por qué decidiste irte a Haití?
Yo hice el secundario en ell colegio Jesús María, en Bella Vista, y desde los 15 años que nos llevaban a misionar a Chaco. Estuve tres veranos seguidos misionando ahí. Me encantaba el vínculo que se generaba con la gente, el cariño.
Después de terminar el colegio empecé a estudiar Ciencia Política. Me gustaba mucho, pero sentía que necesitaba algo más concreto que me diera herramientas para trabajar con la gente. Fue ahí cuando me acerque a la Congregación de Jesús María, una red internacional de organizaciones cristianas, y me ofrecí para irme de voluntaria un año a donde más necesiten mi ayuda. No tenía un destino concreto, Jesús María tiene colegios y proyectos de voluntariado alrededor del mundo. En esta ocasión, me dijeron que donde más se necesitaba ayuda era Haití.

¿Cuál fue tu primera impresión del país?
El primer impacto que tuve fue en el avión, ver la tierra, las montañas y las parcelas con toda la cantidad de casas juntas. Me impactó mucho verlo desde arriba y pensar ‘¿Cómo me metí acá?’. Es todo diferente, fue un choque de una realidad distinta, un idioma distinto.

¿Cómo funciona el proyecto de voluntariado?
La casa de voluntariado funciona con varios proyectos. Ahora somos 4 voluntarias, dos de Estados Unidos, una de Nepal y yo.
Hay una escuela donde van más de 550 chicos, desde jardín hasta sexto grado. Por las mañanas yo doy clases de inglés ahí. También busco generar un acercamiento con los profesores y enseñarles otros métodos de enseñanza que no se basen solo en la repetición. A la tarde, en el mismo espacio de la escuela, abrí un taller de fútbol para que los chicos puedan hacer deporte.
También hay un hospital donde llegan muchas donaciones y un proyecto de agronomía donde se trabaja con cultivos, pollos, pescados. Además hacemos talleres de salud en comunidades que están más alejadas, que están aún peor en términos de acceso a servicios básicos.

Haiti3

¿Cuáles son algunas de las problemáticas más serias que ves?
La educación de Haití deja mucho que desear, los métodos, los programas, la formación de los docentes. Aunque este punto en el último tiempo mejoró mucho aún queda mucho por hacer. Una persona que no tiene buenas notas o que no termina el colegio no es nada acá. La nota final de sus estudios vale mucho más que el resto de sus capacidades.
Con lo que respecta a la salud es aún más complicado. Pasa mucho que llegan donaciones de medicamentos vencidos o próximos a vencerse, medicamentos que acá no saben cómo usarlos así que no los recetan o es tanta la desorganización que capaz no llegan a enterarse que los tienen.
El sistema de salud es pequeño comparado a la cantidad de habitantes que hay. En donde estoy yo hay un solo hospital, privado, para las 300.000 personas que viven acá. La salud pública no es siempre gratuita, depende de los casos, y son pocos los hospitales y centros donde pueden atenderse.
Para colaborar con la salud hay muchísimo que hacer, el desafío es que esos esfuerzos estén bien direccionados, porque sino quedan perdidos en un container por 3 años, como ha pasado más de una vez.

¿Qué es lo que más te sorprendió?
Lo que más me queda en la cabeza es que solemos tener visiones erróneas de los lugares que no conocemos personalmente. Antes de venir a Haití, las historias que me llegaban eran sobre lo peligroso que era, sobre las enfermedades. Todo un panorama muy triste.
La verdad es que hay situaciones feas. Pero también es un país con mucha alegría a pesar de la tristeza, y acá vale más la alegría que en otros lugares donde se sufre menos. Es una cultura con mucha fuerza, la población le mete mucha garra para salir adelante.

Al hospital local llegan donaciones de todo el mundo que son administradas por los voluntarios.

¿Cuál esperas que sea tu impacto estando allá?
El tiempo que me voy a quedar lo va a marcar. Me puse la meta de quedarme un año para verdaderamente llegar a conocer la comunidad, generar un vínculo, estudiar el idioma.
Es difícil medir el impacto. Algo que se aprende en el voluntariado es que es un trabajo que se mide por lo que uno hace en un día. No es tanto decir que en un año pude darle 30 mochilas a 30 chicos, sino pensar con quién hablé hoy, con qué profundidad conecté con esa persona.

¿Qué le dirías a alguien que quisiera hacer un proyecto similar?
Invitaría al que tiene un sueño y ganas de hacer algo a que se anime. No hay que esperar a que la vida pase y que alguien un día venga a pedirte ayuda para algo. Si te interesa dar una mano en algo, hay que acercarse y fijarse en qué se puede ayudar, ya sea en otro país o en un hogar para personas mayores en tu barrio.

Sociedad | 2 de julio de 2018

Los chicos en riesgo: ¿qué es el grooming y cómo evitarlo?

El ciberacoso es uno de los mayores peligros a los que están expuestos los menores de edad. Aunque no hay estadísticas de cantidad de casos en la Argentina, del 2016 a hoy las denuncias aumentaron en un 300%. ¿Qué podemos hacer los adultos para proteger a nuestros hijos?

La palabra puede sonar lejana, ajena incluso. Pero lo que nombra, en tiempos de hiperconexión, es uno de los mayores peligros a los que están expuestos los chicos hoy en día.

Se trata del grooming, dicho de otro modo, el ciberacoso en internet. Y si bien las víctimas pueden ser de cualquier edad, quienes están más expuestos son los menores.

Sucede así: un adulto con una identidad falsa se relaciona con un chico y lo engaña para pedirle fotos, videos o incluso encontrarse. Antes de eso, crea un vínculo, lo aísla y se gana su confianza.

Es un delito difícil de combatir porque sucede en silencio en internet, pero todos tenemos herramientas para prevenirlo. La principal y más importante es la comunicación y, en lo posible, que la computadora que utiliza el menor esté ubicada en un espacio común de la casa. Además, limitar los horarios del uso del celular para evitar que mantenga contacto con desconocidos en momentos en que nadie puede controlarlos.

Otras claves para prevenirlo

Sebastián Bortnik es experto en seguridad informática y una de las personas que más sabe sobre grooming en el país. Es el parte de Argentina Cibersegura, una organización que brinda charlas de concientización para crear un espacio digital seguro. Según él, algunas de las claves para proteger a los menores son:

  • No asumir que los chicos la tienen clara con la tecnología: según él, saber usar la herramienta no significa saber mantenerse seguro en ella. Hay que darles las claves para que no se expongan a situaciones de peligro.
  • La navegación segura tiene q ser un tema de conversación en cada casa y en cada escuela: la solución empieza por hablar del tema con los chicos y que se sientan seguros y sin culpa de hablar con los adultos.
  • Acercarse a la tecnología es acercarse a los chicos: por más que uno no sea experto en internet o no tenga interés en las nuevas redes sociales, aprender sobre ellas y saber usarlas es una manera de cuidar las prácticas de nuestros hijos.
  • Saber que internet es parte de sus vidas: no renegar de eso y tomar los recaudos necesarios.
  • Internet nos obliga a repensar la relación entre los adultos y los menores: es una de las claves a futuro, iniciar discusiones responsables al respecto.

Además de estos puntos, vale la pena escuchar la charla Ted completa de Sebastián Bortnik, aquí abajo.

Madres en línea

“La gente tiene mucho desconocimiento: cuando le regalás un celular a tu hijo crees que es un acto de amor, pero no sabés que hay un montón de riesgos. Es la puerta de entrada para que muchos desconocidos se metan en su vida”, dice Roxana Domínguez.

Además de ser perita informática, es la líder de Mama en Línea, una de las organizaciones que más lucharon por conseguir la Ley de Grooming, sancionada en el 2013. En ella se pena con prisión de seis meses a cuatro años “al que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.

Aunque fue un gran avance en la materia, para Roxana no es suficiente. “El sistema funciona lento porque es un delito que se mueve muy rápido, en un par de clics. A su vez, la justicia y la fuerza policial todavía no han logrado articular un trabajo conjunto al respecto. Yo lo que le exijo al Estado es que se ponga a la altura de la circunstancia de lo que estamos viviendo”, dice.

Una de las placas de la campaña de Mamá en Línea, con los teléfonos para contactarlos.
Una de las placas de la campaña de Mamá en Línea, con los teléfonos para contactarlos.

Hasta el 2009, Roxana era Técnica Dental y no tenía idea lo que era el grooming. Ese año su hija fue víctima de ciberacoso. Una mujer desde Méjico se hizo un perfil falso de hombre y “secuestró psicológicamente a su hija”. Cuando Roxana se dio cuenta de lo que estaba pasando, fue hasta el fondo del asunto. No sólo protegió a su hija sino que viajó a Méjico, encontró a la persona que abusó de su hija y la enfrentó cara a cara.

Desde entonces, se hizo especialista en el tema, hizo una tecnicatura en Seguridad Informática en la UCEMA y trabaja para que ningún otro chico sufra lo que sufrió su hija. “No sabemos cuántos casos hay en la Argentina porque en el país no hay ningún organismo que realice una estadística. En CABA el número de denuncias subió un 300% respecto del 2016. Pero no hay ni hubo nunca una campaña nacional para prevenirlo”, dice Roxana.

“Hace 10 años estamos trabajando contra el grooming. Y si bien avanzamos en mucho, sigue habiendo mucho desconocimiento. Algunos creen que controlar la actividad de tu hijo es meterte en su vida privada, ¿pero cómo lo cuidás sino? Jamás voy a demonizar Internet. Es una herramienta enorme, pero tiene riesgos. El grooming además es la antesala a otros delitos. Estamos hablando de un abuso consumado con un alto riesgo de que lo sucedan más delitos más graves”, agrega.

Además de Mamá en Línea y Argentina Cibersegura, otras organizaciones que trabajan contra el grooming son Chicos Punto Net y Grooming Argentina.

Novedades en la Ley

Uno de los casos más resonantes y tristes de grooming fue el de Micaela Ortega, una nena de 12 años asesinada por Jonathan Luna, quien confesó que la mató porque ella no accedió a tener sexo con él.

Fue condenado a prisión perpetua y significó la primera condena en la Argentina por un caso de grooming seguido de muerte. También hubo casos de justicia por mano propia: a principios de este año un hombre descubrió que alguien le estaba mandando mensajes a su hija de 11 años, se hizo pasar por ella, se encontró con el acosador y lo molió a golpes.

El marco legal en nuestro país está en movimiento en relación a este fenómeno. Además de la Ley de Grooming, este año se modificó el artículo 128 del Código Penal, incluyendo penas para la simple tenencia de pornografía infantil. Hasta entonces solo estaba penada la distribución, pero a partir de la modificación también se pena el consumo: se reprime con prisión de cuatro meses a un año al que tenga en su poder material pornográfico infantil.

Además, se prevé de tres a seis años de prisión al que produzca, financie, ofrezca, comercie, publique o divulgue toda representación de un menor de dieciocho años dedicado a actividades sexuales; al igual que el que organice espectáculos en vivo de representaciones sexuales explícitas en que participen menores. Las condenas para el que tenga en su poder representaciones pornográficas infantiles con fines de distribución o comercialización serán de seis meses a dos años, y de un mes a tres años al que facilite el acceso a espectáculos pornográficos o suministre material pornográfico a menores de catorce años.

#NiñasYNiñosJugando

Sumá tu aporte para que haya un emoji de niños jugando.

Firmá la petición

Opinión | 15 de enero de 2019

Foto: The Conversation

Leer en tiempos del smartphone

Antonio Fernández Vicente es profesor de teoría de la comunicación en la Universidad de Castilla-La Mancha

Un ensayo fotográfico de André Kertész, donde las instantáneas nos muestran momentos de recogimiento y fascinación en torno a la lectura, se tituló sencillamente Leer. En una de las fotografías, tres niños húngaros desharrapados devoran con avidez, encorvados, el mismo libro.

¿No sería hoy una estampa más significativa la de niños (y adultos) absortos en la lectura de sus dispositivos digitales?

Al igual que hay oyentes que oyen sin escuchar, y videntes que miran sin ver, los analfabetos secundarios no son capaces de leer entre líneas ni de explorar e indagar en los textos.

Las formas de leer a través de dispositivos digitales privilegian lo que la neurocientífica Maryanne Wolf llama skim reading: sentimos impaciencia cognitiva al mismo tiempo que nuestra capacidad para la lectura profunda, para el análisis crítico, la ausente y renombrada empatía, se empobrece.

En realidad son los valores de nuestra sociedad, la velocidad, la interconexión y el pragmatismo, los que se encarnan en el uso generalizado de tabletas y smartphones. De ahí la valoración del speed reading, a través de aplicaciones como la RSVP (Rapid Serial Visual Presentation).

Se trata de economizar el tiempo y los movimientos oculares incluso aunque sea a costa de la calidad y profundidad de la lectura.

La lectura como desaparición

Recuerda la imagen inicial de los niños el comienzo del prefacio que Marcel Proust escribiera en 1905 a Sésamo y lirio, de John Ruskin:

“Quizá no hubo días en nuestra infancia más plenamente vividos que aquellos que creímos dejar sin vivirlos, aquellos que pasamos con un libro favorito”.

La lectura atenta, que trata de descifrar los entresijos y complejidades de los textos, es una forma de vivencia en tiempos lentos y, además, un modo de desaparecer de sí. Olvidamos nuestras vidas para sumergirnos en otras. ¿No es esto realidad aumentada?

Son lecturas en silencio, creativas, frente al ruido ensordecedor. Las experimentamos en la intimidad de una precaria iluminación, sustraída a la comunidad, como la ilustrada por el pintor flamenco Matthias Stom. La luz y la imaginación corresponden al lector.

Al contrario, la hiperestimulación y la hiperconexión dan lugar a lecturas volátiles. No hay retiro posible cuando caemos presos de la doctrina del Always on descrita por la socióloga Sherry Turkle.

Siempre conectados y por tanto anclados de forma inexorable a nuestros contactos, como en la lecto-escritura compartida y comentada por los propios lectores de Candide 2.0. ¿Por qué esa obsesión con escribir y contribuir a la infoxicación? ¿Por qué no enorgullecerse, con Borges, no de lo que hemos escrito, sino de lo que hemos leído? La lectura también es activa y creativa.

La degradación de la lectura se expande por el colonialismo digital y sus modos normativos de lectura. El papel sabe a poco: nos parece una prisión cuyos lindes son infranqueables porque requiere el esfuerzo de imaginar por uno mismo.

La lectura como encuentro con lo diferente

En todas las fotografías de Kertész esa mirada escrutadora e incierta, absorta en las peripecias y pensamientos arrojados por otros, revela que la lectura es un viaje a lo desconocido.

Como nos decía Italo Calvino en Si una noche de invierno un viajero, leer “es ir al encuentro de algo que está a punto de ser y aún nadie sabe qué será”. Olvídate de la televisión, nos decía. ¡Olvídate del dispositivo digital hiperconectado!

Habría que dejar, con Calvino, que todo el mundo que nos rodea se esfume en lo indistinto, más allá de cualquier estímulo o preocupación egocéntrica. Leer para salir de uno mismo y encontrarse con lo que no eres tú. Pero no para huir de este mundo, sino para comprenderlo mejor desde otros puntos de vista diferentes al nuestro. Es una práctica contraria al narcisismo gregario presente en las redes sociales. Leer para entender en profundidad a los demás.

Leer no es cómodo. No es para consumidores ni clientes. En una carta de 1907, Kafka nos conminaba a leer los libros que nos estremezcan y golpeen: “Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado dentro de nosotros”. Las mejores lecturas suelen ser las que propician zozobra en el lector y conmueven sus creencias más arraigadas.

Decía Kafka que leemos para hacer preguntas. ¡No para responderlas! Y mucho menos para habitar la burbuja de los filtros en las redes.

Es lo propio de la curiosidad: preguntar de continuo ¿por qué?, como harían los niños fotografiados por Kertész. De hecho, ése es el origen de las narraciones: inventamos los relatos para dar forma a nuestras preguntas.

Lectura trivializada

El historiador de la cultura Roger Chartier advirtió cómo, a partir del siglo XVIII, tomó forma otra clase de lectura. En lugar de centrar la atención en la lectura intensa de un texto, es decir, la lectura que lee y relee, que aprende de memoria y recita, se empezó a prestarle menos atención al acto de leer.

Se leía a modo de carrera extensiva -leer más y más textos-, donde la velocidad y el ansia de novedad corrían parejas a la merma en la atención lectora. Más no es mejor.

La saturación de (micro)textos online trivializa el acto de leer y lo despoja de sus dimensiones profundas de análisis e inmersión. Lo convierte en una práctica mecánica y anodina. Analfabetismo secundario digital.

The Conversation
Actualidad | 14 de enero de 2019

Foto: Alfredo Leiva / Télam

Hantavirus: qué medidas se tomaron en Epuyén para contener el brote

Qué pasó. Diez personas murieron en Chubut como consecuencia de un brote de hantavirus y ya son 28 los casos confirmados en esa provincia patagónica. El brote genera miedo en la población e incertidumbre respecto a qué se está haciendo para contener el problema.

Qué se hizo. El 14 de noviembre se confirmó el primer caso de hantavirus en Epuyen y el 5 de diciembre, con la existencia de más casos, el Ministerio de Salud de Chubut declaró la existencia del “brote”. Luego, el 19 de diciembre, el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación emitió una alerta epidemiológica. Desde entonces se tomaron una serie de medidas que resumimos en esta nota.

La situación actual

  • Si bien Epuyén no está cerrado ni aislado, por orden judicial y por recomendación sanitaria hay una orden de aislar en sus casas a 94 pobladores que estuvieron en contacto con personas que contrajeron el virus. Esa medida se mantendría por 30 días.
  • Para resguardar que se cumpla esa medida, hay 40 efectivos recorriendo el pueblo. La orden judicial también establece que el estado provincial garantice las necesidades cotidianas de esas personas que deben permanecer aisladas.
  • A nivel provincial, hubo giro de fondos adicionales para los hospitales de la región que están atendiendo los casos.
  • El pueblo, esencialmente turístico, vive una crisis económica importante porque el grueso de los visitantes canceló las reservas y decidió no ir a Epuyén. Estiman que 120 mil visitantes pasan cada verano por el pueblo y unos 40 mil duermen en el lugar, según narra Clarín.

Las primeras medidas

  • Se conformó un Comité de Contingencia provincial y una Mesa Multisectorial de Trabajo formada por el Ministerio de Salud de Chubut y la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación.
  • Se realizaron charlas y recomendaciones de prevención a la comunidad educativa y a la comunidad de la localidad de Epuyén.
  • Se realizó el trampeo de roedores en las viviendas de los casos y otros posibles lugares de infección, resultando negativo la captura de roedores. Se continuará con dicha actividad.
  • Se realiza el estudio epidemiológico pertinente, con las entrevistas de los casos confirmados y sus contactos. Se encuentra en proceso la caracterización clínica y epidemiológica de los casos.
  • Se visitan e inspeccionan los ambientes eco-epidemiológicos de riesgo relacionados con los casos.
  • Se realizan conferencias y partes de prensa diarios.
  • Se participa desde la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación en las acciones de terreno en Epuyén y en el procesamiento de las muestras de los pacientes.
  • Se postergaron las fiestas de la Fruta Fina (El Hoyo), Artesanos (Epuyén), Tren a Vapor (El Maitén) y Del Bosque (Lago Puelo).

Qué medidas tomar si viajás a la zona

Claves para entender el brote

La gravedad del brote. Entre 2013 y 2018, en Argentina hubo 111 fallecimientos confirmados por hantavirosis, con una letalidad del 18,6 %. El brote actual en Chubut eleva la letalidad al 35,7 %.

Se trata del brote más grave y letal, ya que en las últimas tres décadas (1988-2018) en Chubut se habían registrado 107 casos con 35 fallecimientos como consecuencia de esta enfermedad viral que transmiten los ratones. Además es un brote “inusual” porque incluye la transmisión entre personas.

A nivel nacional, el brote de Chubut también resulta muy significativo, ya que en los últimos seis años las víctimas fatales por hantavirus fueron 111, a razón de 18,5 por año, pero contabilizando brotes en 11 provincias.

Qué es el hantavirus. Es una enfermedad viral aguda grave causada por el virus Hanta que ataca los pulmones del ser humano.

Cómo se contagia. Los ratones silvestres lo transmiten a las personas, eliminando el virus a través de la saliva, las heces y la orina. Al secarse se combinan con el polvo y se transportan por el aire. También se puede contagiar por mordeduras o contacto directo con estos roedores.

Contagio entre personas. El Ministerio de Salud de Chubut explicó que se trata de un brote “inusual y extraordinario” porque la relación entre los casos identificados y los resultados de la investigación en el terreno les permitió “concluir que la vía de transmisión de este brote sería de persona a persona”.

Cuáles son los síntomas. Se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos y dolor abdominal. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como síndrome cardiopulmonar por hantavirus.

100 Mujeres | 25 de abril de 2018

Ilustración: Mana Le Calvet

Soledad Deza: “Las mujeres vivimos cadenas de injusticias en todos los ámbitos”

Es abogada y tucumana. Lucha por la legalización del aborto y contra las prácticas patriarcales. También carga sus contradicciones internas: tiene una posición económica acomodada y recibió una formación religiosa.

Cuando se enteró del caso, Soledad Deza, abogada tucumana especializada en temas de género, fue corriendo al penal. Como no la recibieron dejó una tarjetita con sus datos. “Te quiero ayudar”, escribió al dorso. Era el 13 de abril de 2016. Más temprano ese día una psicóloga había ido a su casa porque necesitaba que la asesore para declarar en un tribunal. El juicio empezaba al día siguiente y la acusada era una joven de 26 años que había llegado a la guardia de un hospital con un dolor abdominal, había sufrido un aborto espontáneo de un embarazo de pocas semanas y cuando recuperó la conciencia la policía la acusaba del asesinato de un feto de ocho meses que había aparecido en el baño del hospital.

Belén estaba presa hacía dos años por ese aborto y sus abogados no apelaban a la excarcelación. Incluso le dijeron que podría recibir cadena perpetua. Finalmente le cayó una condena por ocho años por “homicidio agravado por el vínculo”. En una sociedad en donde se entremezclan la religión con el Estado, no tenía a quien rezarle. Quien la sacó de la cárcel y logró su absolución fue Deza. Para Belén, el momento más oscuro de su vida se partió así: AS y DS. Antes y después de Soledad.

* * *

Deza tiene hoy 46 años y es férrea militante de los derechos de la mujer. Actualmente lucha por la legalización del aborto y contra las prácticas patriarcales pero también carga con sus contradicciones internas: de una posición económica acomodada, toda su juventud recibió una formación religiosa. Al momento de terminar el secundario no pensaba en el aborto e incluso su familia le había inculcado que para poder tener sexo debía estar casada. Cuando se anotó en la Universidad Nacional de Tucumán pudo romper, en parte, con esos condicionamientos. Estudió derecho, dejó atrás el dogma religioso e incluso se fue a vivir con su novio de ese momento.

Durante muchos años ejerció la abogacía en estudios que asesoraban a bancos y a privados que pudieran pagar sus honorarios. Se divorció cuando sus hijos eran chicos y no veía forma de poder mantenerlos si no era con ese tipo de trabajo. En 2009 finalmente, cuando su situación se acomodó realizó una maestría de género en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y conoció a referentes del feminismo. Empezó a hablar de aborto y se capacitó. En 2012 se unió a la agrupación Católicas por el Derecho a Decidir, una organización que respalda los derechos de la mujer y particularmente los asociados a la sexualidad y la reproducción. Desde entonces se aboca a asesorar y defender mujeres criminalizadas por abortar y mantiene su religión como algo personal. “Vivo de forma libre mi fe, creo que la espiritualidad es algo propio”.

* * *

La mamá de Belén la contactó unos días después de encontrar su tarjetita. Luego de charlar durante tres horas con la joven, Deza se puso en campaña para organizar su defensa desde lo legal pero también mediáticamente: pactó la difusión del caso con la prensa independiente de Tucumán e instaló un estado de movilización en la calle. El caso recorrió con indignación el país, aunque le valió, en el proceso, varios insultos. “Me escribían personas de mi pasado por Facebook para decirme que no podían creer lo que estaba haciendo. En la facultad y en el colegio, a mis hijos los miraban mal. Copté muchas sobremesas con este tema. Fue un alivio cuando se revirtió la condena”, dice y un poco se ríe.

“Lo de Belén me marcó y me interpeló desde mi lugar de privilegio. No tenía dudas de que estaba injustamente presa pero sabía que iba a tener que remontar todo el peso del poder policial. Tuve miedo de no lograrlo. Sentía mucha angustia por la situación, cada vez que iba a la cárcel a explicarle que no habíamos avanzado, que todavía faltaba, sentía el encierro en carne propia”, cuenta.

Después de cuatro meses en el caso, Deza logró la excarcelación de Belén. En el proceso demostró que se había violado el secreto profesional, que la joven había sido encarcelada sin probar su vínculo con ese feto de ocho meses -que desapareció antes de poder practicarle una autopsia- y que no le correspondía estar presa por un proceso del cual no había sido responsable. El año pasado, Belén fue absuelta por la Corte de Tucumán y ahora vive en Buenos Aires, tratando de rehacer su vida. Le pidió al Estado un trabajo y una casa como compensación pero nunca se la dieron. 800 días estuvo en el penal.

Deza escribió luego un libro: “Libertad para Belén. Grito nacional” en donde cuenta todas las particularidades del caso. Hoy sigue trabajando en Católicas por el Derecho a Decidir y milita intensamente por la despenalización del aborto. Cree que la victoria del movimiento feminista está en que sea más pragmático y político. Que no caiga en los dogmas que ella siempre quiso dejar atrás.

SoledadDeza

Nombre: Soledad Deza
Edad: 46 años
Profesión: Abogada
Sector en el que trabaja: Justicia
Lugar de Nacimiento: Tucumán
Lugar en el que desarrolla su actividad: Tucumán

1. ¿Cuál es tu motor interior, qué te inspira a hacer lo que hacés?
La injusticia y la desigualdad que vivimos las mujeres en esta sociedad. Tengo una hija de 18 años a quien quisiera legarle una vida más justa. En todos los ámbitos vivimos cadenas de injusticias: en lo laboral, en la salud, en la educación y en nuestra propia autonomía. Esa sensación de que todo nos cuesta el doble, que tenemos que demostrar el doble, posicionarnos más fuerte. Eso me parece injusto.

2. ¿Qué te hace feliz?
Mis hijos, mi familia. La lucha feminista me hace muy feliz, me realiza plenamente y no quiero que pierda fuerza. A veces creo que nos radicalizamos un poco y que queremos ganar batallas exclusivamente en nuestros términos, tenemos que volvernos más pragmáticas. El feminismo es un movimiento político y como tal tiene sus reglas y las tenemos que saber manejar. El feminismo no puede ser un dogma, tiene que ser flexible para que seamos cada vez más. También me realiza la docencia. Siento que es un espacio para incidir a futuro. Para meter cuestiones de género en la facultad, enseño gratis. Me gustaría que mi facultad fuera un poco menos dogmática la verdad.

3. ¿Qué cosa no te deja dormir?
Cuando tengo casos en donde se que las mujeres están en peligro. Duermo muy poco la verdad.

4. ¿Qué te gustaría cambiar del mundo?
Los estereotipos en los que nos han encasillado a las mujeres. El mundo tiene que deponer a esa mujer monolítica al servicio exclusivo de la reproducción social. Esa es una mujer sometida. Aprendí mucho del movimiento feminista, de otras compañeras, de gente sobre la que leí y que pude conocer. El feminismo es muy horizontal y creo que hoy es un valor reconocerse así, cuando hasta hace poco no lo era. Todavía estoy aprendiendo y me reconozco en algunas prácticas patriarcales como decirle a mi hija “no podés vovler sola, yo te voy a buscar”, cosa que no hago con mi hijo varón. Quiero legarle a mis hijos que que luchen, que tengan una mirada crítica de las cosas, que no se conformen y que le devuelvan al mundo lo que a ellos no les costó.

5. Cuándo eras chica, ¿qué querías ser de grande?
Quise ser médica, luego psicóloga. Cuando terminé el colegio me quise inscribir en esa carrera pero se me venció el plazo y entonces decidí ser abogada. Igual algo de mandato hay: mi mamá es abogada y mi abuelo era abogado. Mi ex marido también. Mi padre es médico. Con lo que estoy haciendo ahora logré juntar un poco las dos cosas.

Regalos con impacto

Arte y Esperanza trabaja desde 1986 en favor de los Pueblos Originarios, acompañando su desarrollo y reconocimiento cultural. Comercializan sus artesanías en el marco del Comercio Justo.

Mirá la lista de productos

Sie7e Párrafos | 15 de enero de 2019

El gran espejo del amor entre hombres

El gran espejo del amor entre hombres
Ihara Saikaku
Interzona

Selección y comentario por Santiago Giralt, director de cine, escritor y productor.

Uno (mi comentario)

Dos de las novelas más antiguas, piedras angulares de la literatura japonesa del período Heian, fueron escritas por mujeres: Murasaki Shikibu, autora de esa maravilla que es La historia de Genji, y Sei Shonagon, autora de El libro de la almohada. Sus estilos se oponen: Shikibu parece una novelista del siglo XIX por su arco narrativo y psicológico, en cambio Shonagon retrata trazos de la vida cotidiana, allá por el siglo XI. (…)

(sigue mi comentario)

El gran espejo del amor entre hombres de Ihara Saikaku, texto del siglo XVII, tiene puntos en común con ambas pero, a su vez, se emparenta con Las Mil y Una Noches, El Decamerón o Los Cuentos de Canterbury. Una combinación de relatos morales, eróticos, picarescos o trágicos, centrado en el amor homosexual. En los tiempos que corren,  leídos desde los ojos del siglo XXI, la directa misoginia de algunos párrafos y la forma en que trata el amor a las mujeres puede resultar insultante. Sin embargo, como documento y registro de una era, deja constancia de los modos del amor entre hombres, registros que, desde la Grecia Clásica hasta el presente, se pueden leer como una historiografía de la sexualidad disidente. Amores entre samurais, actores que combinan su trabajo en escena con la prostitución, actores travestidos que venden su sexualidad como mujeres: formas del gran espejo del amor entre hombres que no dejan de sorprender por su actualidad y su reflejo del presente. Una mención extra merece la extraordinaria edición de Interzona, con tapa dura, cosido a la vista y un espejo en el medio que nos hace, como lectores, reflejarnos en el espejo de lo que se cuenta.

Dos (la selección)

Guiaba su embarcación hacia la ensenada de Tamatsushima, donde estaba anclado un llamativo bote con siete u ocho jóvenes. A diferencia del resto de los botes, no había sonido de cánticos Noh o golpeteos en tambores de mano. En cambio, se veía a los muchachos acurrucados de dos con hombres que parecían sus amantes. Algunos se susurraban palabras con sus cabezas pegadas, o simplemente yacían uno al lado del otro. Otros se divertían con concursos de dibujos o luchas con abanicos. Nada hay tan envidiable como un bote lleno de jóvenes enamorados.

Tres

Alguna veces, un gran señor ama a uno de sus pajes profundamente, e incluso después de que el muchacho ha crecido y ha formado su familia es incapaz de olvidar sus encantos juveniles.  Es algo digno de alabanza. Algo que señala el diferente aroma que tiene el amor por los muchachos comparado con el amor por las mujeres. Una mujer es una criatura de circunstancial interés para los hombres, en tanto la atracción por el joven es imposible de comprender a menos que experimentes por ti este tipo de amor.

Cuatro

Lluvia en la noche de luna llena y viento cuando los cerezos están en su esplendor, compendian lo que son tragedias en la vida. Pero habrá otras primaveras, otros otoños en que estas cosas puedan disfrutarse nuevamente. Nada es tan trágico como la vida sacrificada por honor. ¿Quién sabe después de todo lo que nos espera en el otro mundo?

Cinco

-¿Cual es la última moda en la capital? -preguntó uno.

-Frugalidad y acumular dinero -fue la respuesta. Pero esa no era ninguna novedad.

Seis

Hasta entonces los actores no dividían su tiempo entre la actuación diurna y su ofrecimiento nocturno. Uno podía solicitarlos en cualquier momento, y alegremente aceptaban su invitación y pasaban el dia bebiendo contigo. Si te enamorabas de alguno, te entregaba su amor tal como lo hacen los muchachos en todas las sociedad, y no lo lamentaban.

Siete

Y aunque muchos jóvenes actores como él, Ito tenía por naturaleza un hablar suave y estaba dotado de una conducta serena que lo convertía en el actor adecuado para los papeles de mujer. La manera como se vestía establecía modas, y su aspecto era impecable. Hablaba con una voz agradable y dulce, sobresalía en la danza, y era capaz de seguir cualquier ritmo a la perfección. Sus actuaciones eran sobrehumanas. En Rescate de Yoshino tenía el papel de la cortesana que va al encuentro de su cliente. La platea decía que su belleza de glicina hacía que en comparación, la verdadera Yoshino se cierra como un marchito cerezo.


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters

Cultura | 14 de enero de 2019

La sinfonía de migración y esperanza de Latin Vox Machine

“¿Hasta cuándo vamos a seguir poniéndole nombres aburridos y pretenciosos a las orquestas?”, se pregunta Omar Zambrano, el creador de una orquesta de música clásica integrada por más de cien venezolanos que migraron hacia la Argentina.

“Si queremos que nuestra música sea consumida por todos, hay que hablar un lenguaje que todo el mundo entienda”. Y así, la orquesta tiene un nombre muy pop: Latin Vox Machine. “Es que detrás de todo esto hay producción”, dice Zambrano.

Él fue quien, hace dos años, vio a un chico de 19 años tocando el corno francés en la estación Pueyrredón del subterráneo en la Ciudad de Buenos Aires. Inmediatamente se dio cuenta de que ese chico era venezolano y de que muchos otros compatriotas estaban dispersos en esos túneles tocando música, como aquel, con un gran nivel: con nivel de academia.

Omar Zambrano en Parque Patricios, en enero. Foto: JS

En ese mismo momento Zambrano, que había llegado a la Argentina en 2016 luego de vender todo lo que poseía para financiar su partida (incluido su piano), y que trabajaba cada tanto para una productora audiovisual, tuvo la idea de organizarlos.

Hoy tiene 36 años y es el director ejecutivo de esta orquesta que se está convirtiendo en la nueva sensación de la música clásica local. En el último mes de octubre, Latin Vox Machine tocó en el CCK a sala llena y en diciembre lo hizo en el Teatro Coliseo ante 1.800 personas, bajo el auspicio de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en el Día de los Derechos Humanos (y con dos músicos sirios).

-¿Qué pensaste cuando viste a ese chico tocando el corno francés en el subte?
-Pensé que alguien tenía que hacer algo. Yo no tenía propósito en mi vida en la Argentina. Los inmigrantes llegan sin propósito, o pierden los propósitos en el camino, y no hay nada peor que eso. Yo estaba en cero y necesitaba reconstruirme. Así descubrí un propósito muy poderoso que atesoré y compartí.

César Pérez, de Latin Vox Machine, tocando en una estación de subte en octubre de 2018. Foto: Latin Vox Machine

Los integrantes de Latin Vox Machine son músicos académicos que recibieron una formación de excelencia en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela: una red masiva de escuelas de música insertadas, desde hace 40 años, en las comunidades y en los barrios. “La música clásica en Venezuela es como el fútbol en la Argentina: está en todos lados”, dice Zambrano. El director Gustavo Dudamel, que a los cuatro años comenzó a tocar el violín en una de esas orquestas y que hoy es el gran director de la Filarmónica de Los Ángeles y de la Sinfónica Simón Bolívar, es el representante más conocido.

A través de las redes sociales y de mensajes de Whastapp, Zambrano convocó a los músicos que habían migrado a la Argentina para armar la orquesta. Luego tomó contacto con el maestro coreano Jooyong Ahn, que había dirigido en el Carnegie Hall de Nueva York y el Academy Hall de Filadelfia, y que se encontraba trabajando para el Ministerio de Educación argentino. Ahn aceptó dirigir temporalmente a la orquesta de los venezolanos.

“Se fueron uniendo voluntades importantes”, dice Zambrano. Después de reunir a 35 músicos, los llamó a todos para filmar el ensayo. “No nos íbamos a lanzar sin registrar lo que estamos haciendo para promocionarlo”, dice. “Quería construir una plataforma comunicacional interesante, que llamara la atención”.  Así que se reunieron en la Casa de la Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y grabaron esta pieza:

“Fue el primer encuentro y fue muy emotivo: había gente que se veía, se encontraba y no sabía que estaba acá”, dice. “Ahí los chicos decidieron seguir tocando”.

Durante los primeros meses del año 2018, para Latin Vox Machine todo fue “muy artesanal”: los músicos ensayaban en un galpón, sin impresoras para imprimir nada y ni siquiera atriles. La percusión, que era costosísima (el alquiler de un set de timbales cuesta 8.000 pesos), era prestada. Los ensayos, los fletes, los traslados y la comida también eran una complicación. Pero lograron continuar. Ahora las cosas están cambiando de a poco. Para 2019 hay muchos planes: el primer concierto pautado es el 5 de mayo en el anfiteatro del Parque Centenario. En julio habrá otro, de nuevo en el CCK.

“Nuestra producción es muy osada y no todas son flores, también hay espinas y duelen, por ejemplo cuando nos cuestionan que hagamos cierto repertorio con cierta iluminación”, dice. “En Venezuela había instituciones muy rígidas que no nos permitían hacer ciertas cosas a los músicos, pero ahora no tenemos a nadie encima que nos financie ni que nos diga nada”.

-¿Fue difícil comenzar en la Argentina?
-Yo no entendía nada… Y después entendí que no tenía que esforzarme tanto en entender. Tratar de acomodarse en un nuevo lugar es un gran esfuerzo y me costó mucho, hasta que decidí ser como soy. Me preguntaba: “¿Qué hice? ¿Tomé la decisión correcta? ¿Es el país correcto?”. A todos nos pasó. Parece que hablamos el mismo idioma, pero no.

-Pero la música sí es el mismo idioma…
-¡Y eso es lo fantástico de este proyecto! La nota do siempre es do. Por eso en la orquesta han convivido muchos venezolanos, seis argentinos, dos chilenos, dos sirios y un coreano. No es un gueto venezolano, sino una orquesta multicultural donde todos aprendemos de todos. Más que la excelencia musical, perseguimos la excelencia ciudadana porque en una orquesta debe haber organización: si uno se equivoca, se equivocan todos; si uno suena mal, suena mal todos. Ese acto constante crea un comportamiento colectivo que se fija en cada uno de los músicos y se queda con él todo el tiempo. La orquesta funciona para la vida en general, es una máquina de ética, de integración, de respeto.

Foto: Latin Vox Machine

-¿Cuál es la misión de Latin Vox Machine en este momento?
-Nuestro mensaje es de esperanza. Nosotros nunca imaginamos que esto nos iba a pasar: nosotros, los venezolanos, éramos los que recibíamos a los desplazados de Colombia. Pero esas son las paradojas de la vida. Uno nunca sabe… Como sea, no somos víctimas sino que aprendimos a seguir adelante en un nuevo país sin asistencialismo, con trabajo genuino.

-¿Los músicos de la orquesta siguen trabajando en el subte?
-La mayoría sí, pero nuestra meta es ser sustentables para que eso deje de ser así en algún momento. ¿Va a costar? Sí. Pero vamos por un buen camino.

¿Querés pertenecer a Latin Vox Machine?