El legado desperdiciado de una gran generación | RED/ACCIÓN

El legado desperdiciado de una gran generación

Por profunda que nos parezca ahora la crisis del COVID-19, palidece en comparación con lo que enfrentaron las generaciones anteriores. La lección de la postguerra es que para construir instituciones eficaces, primero debe haber una visión compartida.

Patients who recovered from the COVID-19 coronavirus wear protective clothing as they line up to be tested again at a hospital in Wuhan, in China's central Hubei province on March 14, 2020. - China reported 11 new infections of the coronavirus on March 14, and for the first time since the start of the epidemic the majority of them were imported cases from overseas. The National Health Commission said there were four more people infected in Hubei's capital Wuhan, where the virus first emerged in December. (Photo by STR / AFP) / China OUT

Para la generación de entreguerras de la primera mitad del siglo XX, las crisis actuales habrían parecido bastante comunes. Habían visto cosas mucho peores: las dos guerras más sangrientas de la historia de la humanidad, el desempleo masivo y la indigencia creada por la Gran Depresión (que aún eclipsa las recesiones de este siglo) y amenazas mucho más graves a la democracia en forma de comunismo soviético, fascismo y la política de Hitler. Socialismo nacional.

No obstante, resolver los problemas de hoy podría ser más difícil que en el pasado, porque la mayoría tendrá que abordarse mediante la gobernanza mundial, que es escasa. Es cierto que la globalización también contribuyó al aumento de la desigualdad y la desestabilización de las economías nacionales a principios del siglo XX, y la Gran Depresión fue en gran medida una crisis sistémica, que se originó en los Estados Unidos y afligió a la mayoría de los demás países a través de los mercados internacionales. Pero, en última instancia, los problemas fundamentales que la generación de entreguerras necesitaba solucionar estaban en el nivel del estado-nación.

Los encargados de formular políticas en ese momento reconocieron que la inestabilidad macroeconómica, las economías de mercado no reguladas y las crecientes desigualdades eran las causas fundamentales de la mayoría de sus problemas. Experimentando con remedios institucionales y formulando nuevas ideas, sentaron las bases para el estado de bienestar socialdemócrata. La gestión macroeconómica, la tributación progresiva y la redistribución, las leyes de salario mínimo, las regulaciones de seguridad en el lugar de trabajo, el seguro médico proporcionado por el gobierno y los beneficios de jubilación y una red de seguridad social para los menos afortunados se convirtieron en la norma.

El estado de bienestar moderno tomó forma por primera vez en Escandinavia, sobre todo en Suecia después de la primera victoria electoral del Partido de los Trabajadores en 1932, y se consagró aún más en el Informe Beveridge de 1942 del Reino Unido, que ofrecía un esquema institucional integral incluso cuando la Segunda Guerra Mundial todavía estaba en pleno apogeo. . En el transcurso de la década siguiente, se articularon visiones similares en toda Europa continental. En cada caso, las políticas que se proponen están totalmente dentro del ámbito de los gobiernos nacionales y pueden diseñarse de manera que fortalezcan la democracia y margiten las fuerzas políticas que llevaron a dos guerras mundiales.

Por supuesto, el imperativo de mantener la paz trasciende las fronteras nacionales; pero ese proyecto comenzó con asegurar la estabilidad macroeconómica y la prosperidad compartida a nivel nacional. Como había profetizado Immanuel Kant en 1795, una democracia sólida en el país engendraría cooperación en el exterior.

Pero los líderes de la posguerra depositaron sus esperanzas en algo más que en la teoría de Kant. En Europa, forjaron nuevas instituciones supranacionales, comenzando por la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, establecida por el Tratado de París de 1951. Estos arreglos funcionaron excepcionalmente bien, marcando el comienzo de cuatro décadas de florecimiento democrático, paz internacional, estabilidad macroeconómica y prosperidad generalizada. Nunca antes tantos países habían disfrutado de un crecimiento económico tan rápido, ampliamente compartido y simultáneo.

La pregunta de hoy es si este glorioso logro de la posguerra puede repetirse. ¿Será la pandemia la llamada de atención que impulse a los gobiernos democráticos a desarrollar un nuevo contrato social para el siglo XXI? Sí, pero solo si nos enfrentamos a la naturaleza global de las crisis de hoy, no solo COVID-19, sino también el cambio climático, la amenaza de una guerra nuclear y otros riesgos compartidos.

En el tema del cambio climático, las soluciones nacionales son simplemente insuficientes en este momento. Y la situación puede ser aún peor con respecto a la amenaza nuclear, considerando que esta categoría de riesgo existencial se está intensificando por la expansión y “modernización” en curso de los arsenales nucleares existentes.

Además, muchos otros problemas que parecen nacionales son, en última instancia, globales. Considere la desigualdad, cuyas tres causas principales son la globalización, la automatización y el creciente desequilibrio de poder entre el capital y el trabajo.

La globalización ha contribuido al problema en parte porque sus reglas se han redactado para beneficiar a los dueños de negocios, al capital financiero y a los trabajadores altamente calificados sobre todos los demás. Por ejemplo, los productos que requieren mucha mano de obra pueden fabricarse en países donde los acuerdos de negociación colectiva son débiles o inexistentes, de modo que los salarios se reprimen sistemáticamente. Ningún país controla por completo las reglas que permiten tal subcontratación y deslocalización, y la mayoría no tiene la opción de aislarse de la globalización.

De manera similar, aunque los gobiernos nacionales pueden influir en la automatización a través de políticas fiscales y regulatorias, su control es, en última instancia, limitado.

Si el gobierno chino o estadounidense está presionando a las empresas multinacionales para que desarrollen tecnologías de vigilancia más potentes, y si las prioridades de la gran tecnología radican en sustituir implacablemente los algoritmos por trabajadores humanos, estas tendencias determinarán la trayectoria del mundo entero.

Si bien la tendencia hacia la automatización que reemplaza la mano de obra ya ha infligido costos importantes a los trabajadores de economías avanzadas, amenaza con un dolor aún mayor para los países en desarrollo, donde la mano de obra abundante es el principal insumo de producción.

Finalmente, hay muy pocas formas de que los trabajadores recuperen su poder de negociación cuando la amenaza constante de la fuga de capitales ha atado las manos de los responsables de la formulación de políticas nacionales. Incluso si los gobiernos nacionales aumentaran los impuestos sobre el capital por encima de los exiguos niveles actuales, gran parte de los ingresos esperados se canalizarían a otros lugares a través de trucos contables y paraísos fiscales en el extranjero.

Dani Rodrik de la Universidad de Harvard ha argumentado que limitar la globalización económica puede crear más espacio para las políticas macroeconómicas nacionales. Pero frenar la globalización no reduciría la escala de los problemas globales. Sobre el cambio climático, la amenaza nuclear y muchos otros temas, no hay más remedio que formular soluciones globales a través de instituciones multilaterales.

La experiencia de la Europa de la posguerra muestra que para construir instituciones eficaces, primero debe haber una visión compartida. Sin embargo, eso es precisamente lo que le falta a la comunidad internacional. Para empeorar las cosas, es probable que las instituciones multilaterales ya debilitadas sufran aún más en el futuro cercano, ya que la asignación de vacunas COVID-19 profundiza las fallas existentes entre países y regiones.

Podríamos haber evitado las fallas de gobernabilidad que nos llevaron a este punto. A pesar de la amplia advertencia, todavía tenemos que tomarnos en serio, y mucho menos prepararnos para los desafíos globales que nos esperan. La generación de entreguerras podría verse decepcionada por nuestros problemas actuales. Pero sin duda quedaría impresionado por el lío que nos hemos creado.

Daron Acemoglu, profesor de economía en el MIT, es coautor (con James A. Robinson) de The Narrow Corridor: States, Societies, and the Fate of Liberty.

EN PROFUNDIDAD