Flexibilidad, empatía, comunicación, liderazgo: hacia dónde apuntan las propuestas educativas en las que trabaja Google | RED/ACCIÓN

Flexibilidad, empatía, comunicación, liderazgo: hacia dónde apuntan las propuestas educativas en las que trabaja Google

Daniel Cleffi, responsable de Google for Education en Latinoamérica, cree que es necesario un cambio cultural que aliente a los alumnos y alumnas a darle un uso productivo a los dispositivos tecnológicos. En esta entrevista cuenta que, para lograrlo, trabajan articulando los recursos humanos y técnicos, en busca de enseñar nuevas habilidades para un futuro cambiante e impredecible.

Foto: Google for Education.

Daniel Cleffi / Foto: Google


Google está trabajando cada vez más en propuestas educativas, muchas de ellas por fuera de las instituciones tradicionales.


De hecho, hace algunas semanas te conté acá cómo organizaciones sociales y empresas como Google buscan hackear al sistema educativo tradicional. Por eso, me parece interesante conocer desde qué perpectiva y mirada del mundo se dan estas propuestas. Y, para eso, entrevisté a Daniel Cleffi, responsable de Google for Education en Latinoamérica.


—¿Qué características debe tener la educación del siglo XXI?
—Elijo pensar la pregunta al revés: ¿qué espera el siglo XXI que se enseñe en la escuela? Y puedo decir que estoy convencido de que es necesario pensar en la educación híbrida, donde podamos combinar la metodología de enseñanza tradicional y el mundo digital. Sé que no es fácil. Porque implica una transformación cultural, pero hay que sumar tecnología al aula y no “luchar contra los alumnos”, sino alentarlos a darle un uso productivo a los dispositivos, que contribuya al aprendizaje.


—¿Que implica trabajar en esa dirección?
—Necesitamos profesores, docentes, maestros y directivos capacitados y preparados para implementar metodologías activas, que motiven a través de proyectos y desafíos a los alumnos.


¿Qué dificultades tiene la educación tradicional para ofrecer una educación apropiada para este tiempo?
—Hay una disonancia entre la experiencia del aula (que continúa siendo muy tradicional en Latinoamérica) y la forma en la que los jóvenes eligen divertirse, informarse, comunicarse y relacionarse. Por otro lado, la pandemia expuso problemas de fondo como, por ejemplo, las condiciones desiguales en las que nuestros chicos y chicas están estudiando. En ese sentido, creo que tenemos que aprovechar esta oportunidad de incorporar tecnología porque es un igualador de oportunidades.


Desde esa perspectiva, ¿qué nuevas soluciones educativas están apareciendo?
—En Google trabajamos hace más de 10 años en acercar la tecnología a todos los niveles educativos. Vale aclarar que nuestras soluciones tecnológicas no pretenden reemplazar las clases presenciales, sino complementarlas. Entendemos que la tecnología colabora para despertar el interés por el conocimiento en los jóvenes. Y con ese espíritu nació Google for Education, con la premisa de que todos —educadores y estudiantes de todas las edades y etapas—, merecen tener las herramientas y las habilidades que les permitan construir el futuro que quieran para sí mismos.


—¿Y cómo trabajan en eso?
—Para lograrlo nos basamos en dos pilares. Por un lado, el factor humano: por eso nos enfocamos en la capacitación de docentes, gestores y directores, para ayudarlos a descubrir cómo pueden usar la tecnología para maximizar el impacto del aprendizaje. Y, por el otro, el el factor tecnológico: por eso ponemos a disposición tanto el equipamiento (computadoras Chromebook) como el paquete de software en la nube para hacer más productiva la enseñanza de forma colaborativa. Hoy, G Suite for Education [un paquete de herramientas diseñadas para permitir que educadores y alumnos innoven y aprendan] está disponible en 44 idiomas y es utilizado por más de 120 millones de profesores y estudiantes en todo el mundo.


¿Para qué mundo debería preparar la educación a niños, niñas, adolescentes y jóvenes?
—Vivimos momentos de incertidumbre y grandes cambios. Creo que tenemos que prepararlos para que puedan desarrollar nuevas habilidades para resolver problemas difíciles, colaborar eficazmente, adaptarse a un mundo cambiante y expresar ideas de nuevas maneras.
Tengamos en cuenta que más del 65% de los alumnos de hoy tendrán trabajos que aún no existen: es importante que podamos pensar fuera de la caja y prestemos atención a todas las soluciones que son capaces de potenciar los esfuerzos innovadores de maestras y maestros.
Los alumnos serán los emprendedores del mañana. Por eso es clave que se formen con habilidades blandas y alfabetizados digitalmente. Habilidades como la empatía, la flexibilidad, la resolución de problemas, la capacidad de comunicación, el liderazgo y el pensamiento crítico.


Esta entrevista fue publicada originalmente en Reaprender, la newsletter sobre educación que edita Stella Bin. Podés suscribirte en este link.


Sumate a nuestra comunidad de miembros co-responsables ✊ Juntos podemos hacer un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo. Quiero sumarme