Gabriela Renaudo: "Si dirijo un lugar donde los valores humanos no existen, yo tampoco existo" | RED/ACCIÓN

Gabriela Renaudo: “Si dirijo un lugar donde los valores humanos no existen, yo tampoco existo”

La CEO de Visa asegura que las nuevas generaciones están ayudando a cambiar la percepción negativa que se tiene de los CEOs,y confía en que con el tiempo, los milennials entenderán que “no solo sirve aquello que te hace feliz”.

Foto: Rodrigo Mendoza. Ilustración: Pablo Domrose

Gabriela Renaudo es Gerente CEO de Visa Argentina y Cono Sur

“Está bueno que tu gente, tu familia te observe, te dé otra mirada y te haga preguntarte si aún sos feliz haciendo lo que hacés.”

"En mi carrera, le agradezco a mucha gente. A Miguel Goldfeld, que en las encrucijadas de la carrera, me ayudó a pensar qué decidir, y a Gabriel Ribisich, el ex CEO del CITI, un líder empático, transparente, genuino, que es la única manera de ser líder.”

“Uno de la felicidad no come, pero sí vive. Tenemos que aprender de los más jóvenes ese equilibrio y el poder vivir con menos. Ellos deberían aprender de nosotros que no solo sirve aquello que te hace feliz.”

“Podemos cambiar la percepción que se tiene de nosotros, como gente fría, distante, que no entiende la realidad. Veo una generación nueva, de líderes genuinamente humanos.”

“Cuando me senté con el head hunter la última vez lo primero que le dije es: 'Quiero un lugar donde la gente sea buena'."

“De grande entendí que de chica había sido líder. Si había una injusticia, iba y reclamaba. No era una rebeldía adolescente per se. Era la búsqueda de lo correcto.”

“En quinto año, rechacé llevar la bandera papal porque no estaba de acuerdo con quien portaba la bandera patria. Yo no iba a compartir la bandera con alguien que no fuera buena gente.”

“Todos mis estudios fueron en colegios y universidades católicas. Sin embargo, mi papá -que trabajó en el mundo farmacéutico- siempre tuvo equipos con diversas religiones y en casa promovió mucho la amplitud mental. A los 14 busqué el Corán para leerlo y entenderlo. Necesitaba entender otras perspectivas.”

“No creo que mi aspecto workaholic vaya a desaparecer alguna vez. En el pasado, frente a los comentarios de mis amigas, trataba de poner excusas o decía que era un período, que se me iba a pasar, pero ahora que me acepto más, no sé si voy a cambiar.”

“Soy feliz así. Claro que me canso y tengo mis días, pero soy una apasionada del hacer. Esta es mi pasión. El día que no me apasione, buscaré entra cosa.”

“Decidí que los mails no son prioridad. Si es urgente, me van a llamar. No sé si es lo correcto, pero es lo que hago hoy.”

“Hay gente generosa en tu carrera, pero tenés que aprender a reconocerla. No siempre son tus jefes directos los que te van a ayudar con un consejo. Tenés que mirar.”

“Subir a un avión perdió el encanto. Cuando me retire, volveré a viajar para recuperar esa sensación de disfrute, de sentirte de vacaciones aún en el auto que te lleva al aeropuerto.”

“El compañero de vida, el significant other, es fundamental. Te conecta, te baja a tierra, porque sino seguís enchufado, dando indicaciones. Mi marido, la familia, te baja. Te muestra que no sos CEO en todos lados.”

Gabriela Renaudo (44) está aprendiendo a jugar al golf. Dice que no le apasiona, pero que le está ayudando a conocerse. Aunque no cocina, ama probar lugares nuevos. Hay días que va a los lugares de moda y otros, se tira de cabeza en un bolichón. Hace dos años, Visa decidió instalarse en forma directa en la Argentina, y arrancó ella sola, sentada con su laptop, a armar los equipos. “Fue liderar un start up con una mega marca”.