Google, las noticias falsas y la crisis de la verdad | RED/ACCIÓN

Google, las noticias falsas y la crisis de la verdad

Foto: Lionel Bonaventure / AFP

Bernard-Henri Lévy es uno de los filósofos y pensadores más influyentes del mundo. Polémico, provocador y también venerado.

Google Europe me invitó a participar en un seminario celebrado en París sobre la decadencia de la verdad, el ascenso de las noticias falsas y formas de contrarrestar ambos fenómenos. Comencé mi exposición poniendo el problema en su contexto histórico.

Cité para ello Recuerdos de la guerra de España, de George Orwell, donde el autor explica que para él, “la historia se detuvo en 1936”, porque fue allí, en España, donde encontró por primera vez “noticias de prensa que no tenían ninguna relación con los hechos”.

Fue allí donde percibió que “incluso la idea de verdad objetiva”, arruinada por el fascismo (el rojo y el pardo), estaba “desapareciendo del mundo”. Y fue allí, en efecto, donde se hicieron posibles hombres como Joseph Goebbels (“yo decido quién es judío y quién no lo es”) y más tarde Donald Trump (y sus “hechos alternativos”).

Pero (como señalé a continuación), antes y después del ascenso del totalitarismo hubo varias sacudidas intelectuales.

En primer lugar, la “crítica” kantiana, que separó el ámbito numénico del fenoménico, limitó nuestro conocimiento al segundo, y postuló que sólo podemos conocer los fenómenos en la medida en que nos lo permitan los sentidos, el entendimiento y la razón.

Esta crítica inyecta en nuestra relación con la verdad cierto grado de subjetividad, de la que tal vez hoy los partidarios del Brexit hayan sido voluntarias víctimas.

En segundo lugar, un “perspectivismo” nietzscheano que convirtió la verdad en “puntos de vista”, de los que es “verdadero” aquel que vuelve a un ser más fuerte y “falso” aquel que lo entristece o disminuye. Esto generó un segundo terremoto intelectual, cuyos remezones necesariamente habrían de sentirse en los sistemas políticos, dando lugar a la posibilidad metafísica de líderes como, por ejemplo, Vladimir Putin.

Y en tercer lugar, el “deconstruccionismo” de los postnietzscheanos, quienes al historificar la “voluntad de verdad” (Michel Foucault), poner la verdad “entre comillas” (Jacques Derrida), separar el signo de su referente (Louis Althusser) y oscurecer lo obvio en una confusión de diagramas y gráficos (Claude Lévi-Strauss) o de nudos borromeos (Jacques Lacan), probablemente nos hicieron perder contacto con los aspectos simples, sólidos e irrefutables de la verdad.

La responsabilidad de Silicon Valley

Luego me concentré en la responsabilidad que han tenido Internet y las GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon) en la siguiente sucesión de eventos:

En primer lugar, la democracia digital liberó una cantidad casi infinita de discursos.

Luego la Web se transformó en un tumulto, un sálvese quien pueda, al que cada cual va armado con sus opiniones, convicciones y verdad personales.

Y al final, tras un deslizamiento que pasó casi inadvertido en el fragor virtual de los tuits, los retuits y los posts, exigimos para esta nueva verdad que acabábamos de afirmar la misma deferencia que se le tenía a la vieja.

Comenzamos pidiendo igual derecho a expresar nuestras creencias, y terminamos diciendo que todas las creencias expresadas tienen igual valor.

Comenzamos pidiendo nada más que nos escuchen, después exigimos a los oyentes respetar lo que dijéramos sin importar lo que pensaran, y terminamos prohibiéndoles colocar una afirmación por encima de otra o asegurar que pueda haber una jerarquía de verdades.

Creíamos estar democratizando el “coraje de la verdad” tan caro al último Foucault; creíamos estar dando a cada amigo de la verdad medios técnicos con los que contribuir, con audacia y modestia, a las aventuras del conocimiento.

En vez de eso conjuramos un festín salvaje: dispuesto sobre la mesa el cuerpo de la Verdad, animados por un ansia caníbal, nos lanzamos a despedazarlo; y con los sangrientos, pútridos despojos, cada uno de nosotros se cosió un patchwork de certezas y sospechas.

Y enseguida este espectáculo dio paso (sin la elegancia helénica) a la perversidad de una nueva generación de sofistas que sostienen que la verdad es una sombra incierta, que el hombre es la medida de todas las cosas, y que la verdad de cada cual es exactamente igual a la de su vecino.

Mis propuestas concretas

A continuación de lo cual, y puesto que el evento se hacía bajo los auspicios de Google Europe, propuse a Carlo d’Asaro Biondo (presidente de la empresa para alianzas y relaciones estratégicas en Europa, Medio Oriente y África) tres ideas concretas y claramente estratégicas.

La primera propuesta: instituir un cuadro del deshonor donde, en alianza con los 50, 100 o 200 diarios más importantes del mundo, se expongan en tiempo real las noticias falsas más peligrosas del momento.

La segunda: celebrar un concurso (a la manera de las academias francesas del siglo XVIII, de las que surgieron nada menos que los dos Discursos de Rousseau) para que los ciudadanos digitales elijan un documento, un video u otra creación, cuya potencia de verdad o satírica sea capaz de neutralizar a las noticias falsas más dañinas; y que se financie al ganador del concurso para que produzca la obra propuesta.

Y finalmente: componer, dos siglos y medio después de Diderot, una nueva enciclopedia; sí, una enciclopedia, una real, lo opuesto a Wikipedia y sus oscuros artículos. ¿Quién, salvo una de las megatecnológicas globales, tiene el poder –si decidiera usarlo– de reunir a miles de académicos reales capaces de trazar un inventario del conocimiento actualmente disponible en cada disciplina?

  • La elección es clara: enciclopedia o ignorancia.
  • Remendar el tejido de la verdad o resignarnos a su desgarro definitivo.
  • Hundirnos más en la Caverna sombría y ruidosa, o empezar a buscar el modo de salir.

No quiero darle a un único evento convocado por Google más importancia de la que tiene. Pero ¿no podría ser un llamado de atención, una convocatoria a iniciar un proceso de cuestionamiento crítico? ¿Podría ser que los responsables de lo peor estén dispuestos a asumir también la responsabilidad de reparar el daño, de reconstruir después de haber destruido? Si no son ellos, ¿quién lo hará?

Traducción: Esteban Flamini

© Project Syndicate 1995–2019

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

Salud

Ilustración: Pablo Domrose

La muerte de una fiscal en Uruguay provoca un debate sobre el exceso de trabajo

Susana Rivadavia falleció en su despacho: el episodio impactó a sus colegas, que dicen que el nuevo Código de Proceso Penal, de 2017, trajo una sobrecarga de tareas. Días antes, la Organización Mundial de la Salud había definido al estrés laboral crónico como una enfermedad.

Sociedad

Foto: Rodrigo Mendoza

A Francisco le publicarán su novela y ahora sueña con que llegue a la tele y él pueda actuar

La semana pasada Francisco Acuña contó su historia en RED/ACCIÓN. Tiene parálisis cerebral, pero eso no le impidió terminar la escuela en una primaria común y escribir una novela de amor. Una editorial leyó su trabajo y ahora quiere publicarlo. "Mi felicidad es que la gente se enteró de todas las cosas que puedo hacer", dijo.

Sociedad

Sofía, Francisco, Rodolfo, Alejo y Candela / Foto: Rodrigo Mendoza

Ser youtuber, kinesióloga y jugador de fútbol, las metas que persiguen los amigos y las amigas de Francisco

Para Rodrigo Pérez, Camila Bandi, Alejo Pelliza, Candela Martínez y Sofía Sarina, tener parálisis cerebral no es un impedimento para desarrollarse en lo que sueñan. Francisco Acuña, su compañero, ya trabaja en la publicación de su primera novela.

Educación

Foto: Municipalidad de Santa Fe

Mejoró el acceso a la educación inicial, pero es muy bajo en niños y niñas de menos de 4 años

Entre 2010 y 2016, las tasas de matriculación de las salas de cuatro y tres años pasaron del 73% al 85% y del 36% al 41%, respectivamente. Pero no ha crecido la cobertura para los niños de dos años, la cual se mantuvo en apenas un 4%. Lo revela un informe de UNICEF y CIPPEC.