Insectos: el pequeño gran llamado de volver a "enamorarnos" con la naturaleza | RED/ACCIÓN

Insectos: el pequeño gran llamado de volver a “enamorarnos” con la naturaleza

Intervención: Pablo Domrose

Nos impresionan las imágenes de los osos polares que llegaron a un pueblo ruso en busca de comida. Sabemos que el cambio climático amenaza su existencia. Pero, ¿conocemos lo que ocurre en esos otros mundos más pequeños detrás de las hojas, la tierra húmeda y las flores? ¿Somos conscientes del daño que le estamos haciendo a hormigas, abejas, moscas o grillos? ¿Tenemos idea del impacto que su extinción puede significar para nuestra propia supervivencia?

Más del 40% de las especies de insectos está viendo reducido su número drásticamente, lo que podría llevar a su extinción en las próximas décadas. Así lo revela un informe publicado en la revista Biological Conservation. La consecuencia: colapso de los ecosistemas interconectados y la cadena alimentaria, pues los insectos representan el 70% de todas las especies animales.

Las causas: pérdida de hábitat por la expansión de la agricultura intensiva, contaminación por el uso de pesticidas y fertilizantes, crecimiento urbano, cambio climático. Las soluciones: equilibrar las poblaciones de insectos, reducir el uso de químicos, adoptar prácticas agrícolas sostenibles, conservar la biodiversidad.

Hace décadas, Jane Goodall observó cómo un chimpancé tomaba una rama y la utilizaba para alcanzar termitas en un tronco y alimentarse. Fue la primera vez que el ser humano comprendía que los primates confeccionaban herramientas para determinados usos. Y fue gracias a esa mujer que revolucionó la ciencia estudiando a esa especie en su hábitat natural. La naturaleza es así: perfecto equilibrio, composición armónica, diversidad y complemento.

En una charla que tuvimos hace tres años, me invitó a una reflexión que, ante este estudio y en vísperas de San Valentín, considero es fundamental: “Siendo el ser humano el primer ser en caminar sobre la Luna es, al mismo tiempo, el responsable de destruir el planeta. ¿Por qué? Porque perdimos algo que se llama sabiduría. Es la que nos debe llevar a que, cada vez que tomemos una decisión, pensemos cómo va a afectar a las próximas generaciones.

Hoy muchas de las decisiones se basan en cómo van a incidir en mí, en las acciones de determinada empresa o en la próxima campaña política. ¿No les parece que hay una especie de desconexión entre esa mente tan inteligente y nuestros corazones, que nos dictan el amor y la compasión? El ser humano nunca va a alcanzar su pleno potencial hasta que no exista una conexión profunda entre su mente y su corazón”.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Hacete miembro y ayudanos a sostener nuestro Periodismo Humano.

QUIERO SER MIEMBRO

El House of Cards del Brexit

Tras la suspensión del Parlamento el Reino Unido se encuentra en un estado de frenesí político. Dado que la toma racional de decisiones se ha vuelto casi imposible, cualquier nuevo acuerdo político que surja probablemente sea temporal y profundamente defectuoso.

Qué significa hoy ser una escuela que promueve la creatividad y cómo ponerla en práctica

Lo explica Inés Sanguinetti, quien se dedica a formar docentes para que puedan implementar el trabajo creativo en el aula. Además, el equipo de estudiantes de Misiones que viaja al Mundial de Robótica Dubai 2019.

Actualidad

Foto: Ronaldo Schemidt/AFP

Emergencia alimentaria: cuántos comedores hay en el país y por qué son insuficientes

Hay casi 20.000 y asisten a casi 3 millones de personas, principalmente niños, niñas adolescentes. Esa situación se da en un contexto en el que por problemas económicos 1 de cada 3 hogares tuvo que bajar la calidad y cantidad de alimentos que consume.

¿A quién benefician las falsas soluciones climáticas?

Las soluciones inviables al cambio climático, como la geoingeniería, permiten que la crisis continúe escalando, afectando desproporcionadamente a quienes menos han contribuido al problema. La verdad es que no hay solución mágica.