El machismo en el arte: cómo los museos luchan contra la desigualdad de género

En los museos más importantes de nuestro país solo el 5% de las obras son de artistas mujeres. En el Bellas Artes, de las 13 mil piezas que tiene solo 420 son firmadas por mujeres. Sin embargo, los gestores culturales ya han tomado nota: en la última gestión artística del Malba, las obras expuestas de mujeres pasó del 17% al 46%. Un colectivo, Nosotras Proponemos, impulsa un manifiesto para corregir la inequidad.

Por Joaquín Sánchez Mariño

3 de agosto de 2018

39681133415_35704ffb8a_k

Fue durante marzo de este año. Algo extraño sucedía en el Museo Nacional de Bellas Artes. Muchos se enteraron, otros no. Del 2 al 18 de ese mes, entre las seis y las seis y media de la tarde, las salas del primer piso del museo sufrían un apagón repentino. Pero no era total: apenas quedaban iluminadas unas pocas obras: en las instituciones artísticas nacionales las obras de mujeres no suelen superar el 5%.

No era casual. La acción fue desarrollada justamente por el Bellas Artes para visibilizar la desigualdad entre la cantidad de obras de mujeres y de hombres. Durante los apagones, solo quedaban iluminadas las obras de las primeras.

No fue una acción aislada sino una más dentro de una serie de propuestas desarrolladas por el colectivo Nosotras Proponemos, un conjunto de mujeres feministas que milita por la igualdad en el mundo del arte (o por la igualdad a secas, más bien).

No faltará, claro, quién diga: ¿acá también? La respuesta es fácil: sí, acá también. Un estudio compartido por Andrea Giunta (parte fundacional de Nosotras Proponemos) muestra por ejemplo la representatividad de la mujer en los premios Salones Nacionales.

Son los reconocimientos que otorga el estado a las artes visuales. No solo se galardona un artista por año sino que incorpora su obra al Estado. Un dato: de 1911 a 2016, en la categoría pintura se premió a 91 varones y 5 mujeres: Ana Weiss de Rossi (1939); Raquel Forner (1956); Marcia Schvartz (2013); Diana Dowek (2015) y Carolina Antoniadis (2016).

Gandores de los Salones Nacionales desde 1911 hasta 2016. Fuente: Nosotras Proponemos.
Gandores de los Salones Nacionales desde 1911 hasta 2016. Fuente: Nosotras Proponemos.

El Ministerio de Cultura de la Nación, a través de la Secretaría de Patrimonio conducida por Marcelo Panozzo, este año relanzó las bases de los Salones Naciones, incluyendo condiciones que aseguren la representación igualitaria de varones y mujeres en jurados, seleccionados y premiados.

Al respecto, el manifiesto de Nosotras Proponemos dice: “Promovamos, exijamos y respetemos la representación igualitaria en el mundo del arte (estratégicamente el 50% en lugar del actual 20%), tanto en las colecciones de los museos y otras instituciones culturales, como en las colecciones privadas, en las exposiciones colectivas, en los premios (paridad en la selección, la premiación y los jurados), en las ferias de arte, en las representaciones internacionales tales como las bienales, en las reproducciones de obras en libros y catálogos colectivos, en las tapas de las revistas, en los porcentajes de artistas en las galerías de arte”.

Según un relevamiento realizado por el Bellas Artes, de un total de 13 mil obras que tiene el museo, solo 420 son de mujeres. Sin embargo, no se puede considerar un número fiel ya que hay mucha obra anónima, otras con autorías no comprobadas y algunas del siglo XII al XVIII que pueden haber sido hechas por mujeres pero en épocas en las que ellas no firmaban y quedaban con autoría masculina, o incluso con el nombre del marido.

Para Mariana Marchesi (Directora Artística del Museo), más allá de la situación de evidente desigualdad, lo importante es lo que se puede hacer para cambiar la situación.

“Los discursos dominantes de la historia del arte fueron pensados casi exclusivamente desde una mirada masculina. Más allá de una cuestión de números, este escenario lleva a reflexionar sobre la manera en que se comprenden las imágenes y cómo se construyen las reglas en el mundo del arte, aun en el presente”, escribe en el texto de presentación de A la conquista de la luna, una exposición que reunió obras de gran formato de mujeres argentinas y se presentó a principio de año en el museo. En ella se invitaba a reflexionar sobre el lugar que ocupan las artistas en el campo del arte y la cultura.

“¿Cómo empezar? Mirar al interior de las instituciones y delinear políticas destinadas al cambio es un primer paso para trabajar por la igualdad, generando espacios y oportunidades inclusivas que permitan saldar las inequidades del pasado y del presente”, proponen Marchesi y Andrés Duprat, Director Ejecutivo del Bellas Artes.

La obra de Sarah Grilo, iluminada durante los apagones por el mes de la mujer en el Bellas Artes.
La obra de Sarah Grilo, iluminada durante los apagones por el mes de la mujer en el Bellas Artes.

El Malba (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires), es otra de las instituciones pioneras en esta materia. Durante la gestión de Agustín Pérez Rubio (saliente Director Artístico, aún no se nombró al nuevo), de un 17% de obras de mujeres exhibidas, se subió a un 46%.

Además, su gestión fue orientada a aportar a la igualdad de género no solo en la paridad de los/as artistas exhibidos en sala, sino también como política para las nuevas adquisiciones (compra de obras de artistas mujeres) y elección de exposiciones temporarias.

También se fortalecieron los programas educativos desde una mirada de género, y se armaron ciclos de cine para aportar a la discusión.

Ganadores de Salones Nacionales en categoría Dibujo. Fuente: Nosotras Proponemos.
Ganadores de Salones Nacionales en categoría Dibujo. Fuente: Nosotras Proponemos.

"En la última edición de arteBA, el 33% de los artistas eran mujeres y el 67% varones. En 2017, de los 10 premios a la trayectoria artística que otorgó el Fondo Nacional de las Artes solo se reconoció a una mujer”, son algunos de los datos que destaca Andrea Giunta en esta entrevista. Su militancia sobre el tema es reconocida en el mundo del arte.

Rodrigo Cañete conoce bien su trabajo. Reconocido crítico de arte y director Love Art Not People (uno de los medios más irreverentes de la actualidad), cree en el valor del debate pero dice que no es nuevo. “Pensar que el debate de género entra en el arte hoy no es verdad. De hecho el arte feminista define el arte posmodernista de los últimos cuarenta años. Estoy pensando en Judy Chicago, Eva Hesse, Louise Bourgeois… y que además definieron una oposición al modernismo masculino incorporando la narrativa de la vida personal de la mujer, la cuestión del cuerpo y demás”, dice.

“Es difícil no estar de acuerdo con el reclamo de género, sin embargo no sé si estoy de acuerdo con que tiene que haber igualdad de representación en términos de porcentaje entre hombres y mujeres. Eso iría contra la calidad. Lo que sí tendría que haber es igualdad en los boards de las instituciones, y creo que la hay”, dice Cañete.

Para él, el tema volvió a escena gracias al #MeToo. “Andrea Giunta busca la manera de meterse en esto para radicalizar un poco más el discurso. Mi crítica es que se olvida un poco de poner el tema en relación con el arte. El problema es transformar todo en un reclamo gremial, reclamo que además ya fue parte de una serie de performances y acciones que sucedieron en la década del sesenta. Todo esto que está ocurriendo hoy es algo que ya ocurrió dentro del arte”, concluye desde Londres, donde vive.

El 8 de marzo del 2019, cuando se celebre un nuevo Día de la Mujer, es probable que las luces de los museos vuelvan a apagarse. Pero ya nunca va a ser igual. La oscuridad, poco a poco, comienza su irrefrenable retirada.

Foto apertura: "Bocanada", Graciela Sacco.

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial