La educación debe ser lo primero

La educación debe ser lo primero

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

La autora considera que la educación es la base de la paz, la estabilidad, la prosperidad económica y el progreso social. Con la pandemia, el cambio climático y los cambios geopolíticos el mundo está en un punto de inflexión que definirá la trayectoria del desarrollo humano para las generaciones futuras. Debemos actuar con urgencia para hacer de la educación una prioridad máxima.

La educación debe ser lo primero

Foto: Dirección General de Escuelas de Mendoza

El COVID-19 está empujando al mundo al borde del abismo. La pandemia ha matado a más de 4,7 millones de personas, provocó que el PBI mundial cayera un 4,6% en 2020 y empujó a entre 119 y 124 millones más de personas a la pobreza extrema. 

Hoy en día, casi una de cada tres personas en todo el mundo no tiene suficientes alimentos, mientras que los conflictos y los desastres naturales inducidos por el cambio climático están obligando a las familias a abandonar sus hogares. Y las interrupciones escolares resultantes están dejando cada vez más atrás a los niños afectados por la crisis.

Cuando los líderes mundiales lanzaron Education Cannot Wait, el fondo global de las Naciones Unidas para la educación en situaciones de emergencia y crisis prolongadas, en la Cumbre Humanitaria Mundial de 2016, a 75 millones de niños y jóvenes en todo el mundo se les negaba su derecho a la educación como resultado de conflictos y desplazamientos. y desastres naturales.

A medida que COVID-19 continúa devastando los países menos desarrollados del mundo y con otras crisis en aumento, el número de niños que no asisten a la escuela ha aumentado a un estimado de 128 millones. Esta es una estimación que probablemente aumentará a medida que se profundicen las crisis que se multiplican en el mundo, y ya es más que la población de Japón, o las poblaciones de Francia e Italia juntas. 

Al mismo tiempo, dos de cada tres estudiantes en todo el mundo todavía se ven afectados por el cierre de escuelas. Es posible que muchos de ellos, en particular las niñas, nunca regresen a la educación a tiempo completo, lo que aumenta el riesgo de un aumento del matrimonio infantil y el trabajo infantil.

Foto: Télam

La educación es la base de la paz, la estabilidad, la prosperidad económica y el progreso social. Con la pandemia, el cambio climático y los cambios geopolíticos el mundo está en un punto de inflexión que definirá la trayectoria del desarrollo humano para las generaciones venideras; debemos actuar con urgencia para hacer de la educación una prioridad máxima.

En el Foro Político de Alto Nivel de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible de este año, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió a los líderes que reconsideren cómo asignamos los recursos y respondemos a los desafíos globales mientras corremos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Es difícil imaginar una mejor inversión que la educación.

Para empezar, invertir en la educación para todos, incluidos los niños afectados por crisis, podría contribuir significativamente al crecimiento económico a largo plazo. Los estudios indican que cada año adicional de aprendizaje puede aumentar los ingresos en un 8-10%. Del mismo modo, el Banco Mundial estima que permitir que todas las niñas completen 12 años de educación podría generar entre 15 y 30 billones de dólares adicionales en productividad e ingresos de por vida.

La investigación también muestra que los conflictos violentos se reducen hasta en un 37% cuando las niñas y los niños tienen igual acceso a la educación. Y cerrar las brechas de género en la educación puede contribuir a frenar el cambio climático y el hambre, y a fomentar el respeto por los derechos humanos. Se podría empoderar a una generación de mujeres profesionales y líderes para romper los ciclos de pobreza, violencia, desplazamiento y hambre. De hecho, los beneficios económicos de ampliar la educación de las niñas por sí solos podrían superar con creces los costos financieros de las inversiones necesarias, generando beneficios que durarán generaciones.

Para las empresas, esta ganancia económica inesperada promete crear nuevos mercados, promover la estabilidad en regiones donde ahora hay caos y fortalecer la viabilidad a largo plazo de las inversiones. Los empresarios de África, Asia y América Latina podrán establecer una nueva generación de empresas.

Para los gobiernos, la promesa de un crecimiento económico más rápido significa más ingresos. Y más recursos permitirán a los legisladores responder con más fuerza a la crisis climática, reforzar la protección ambiental, construir carreteras e infraestructura productiva y brindar atención médica básica, educación y servicios sociales.

Pero los niños atrapados en zonas de conflicto y al borde de la inanición obtendrán los mayores beneficios. Para ellos, la educación de calidad significa espacios seguros para aprender, servicios de salud mental, programas de nutrición en las escuelas y acceso al agua y al saneamiento. Solo U$S 220 al año pueden proporcionar a un niño que vive en un entorno de crisis una educación integral de calidad, mientras que el desplazamiento interno le cuesta a la economía mundial más de U$s 20 mil millones al año, o alrededor de U$S 390 por persona desplazada.

Si bien se han logrado algunos avances, es necesario hacer más ahora. En una reciente mesa redonda mundial coorganizada por el Reino Unido, Canadá, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y Education Cannot Wait, el Enviado Especial de la ONU para la Educación Global, Gordon Brown, destacó las estimaciones del Banco Mundial que indican que satisfacer las necesidades educativas de los niños refugiados, por sí solos, costarán más de 4.800 millones de dólares al año.

Debemos catalizar las inversiones necesarias para llenar este vacío. Específicamente, los donantes públicos, el sector privado y las partes interesadas clave, como las fundaciones filantrópicas, las personas de alto patrimonio neto y los gobiernos locales, deben movilizar con urgencia cientos de millones de dólares en fondos adicionales para el fondo global La Educación No Puede Esperar.

Al repensar las intervenciones humanitarias y de desarrollo en el siglo XXI, la educación debe ser fundamental para nuestra respuesta a las interrupciones que se multiplican asociadas con el COVID-19, los conflictos violentos y el cambio climático. Debemos tomar medidas audaces ahora. Para los millones de niños cuyo futuro está amenazado por las crisis de hoy, la educación no puede esperar.

*Yasmine Sherif es la directora del Fondo La Educación No Puede Esperar.

Copyright: Project Syndicate, 2021.
www.project-syndicate.org


Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.