La inocencia de un niño | RED/ACCIÓN

La inocencia de un niño

El prefecto de la Casa Papal mira a un niño que saltó de la audiencia al escenario y se puso a jugar con una lanza de la Guardia Suiza mientras el Papa Francisco observa sentado en la sala del Vaticano. Foto: Vincenzo Pinto / AFP

POR QUÉ ES IMPORTANTE: la sonrisa con que el Papa reacciona humaniza a la Iglesia y la acerca a la gente.