Iván Weissman | RED/ACCIÓN
Sociedad | 14 de diciembre

Foto: Juan Mabromata / AFP

El costo humano de la recesión: un tercio de los argentinos y la mitad de los niños son pobres

Este año el porcentaje de argentinos que vive por debajo la línea de la pobreza se disparó 5,4 puntos y llegó al 33,6% de la población. Eso quiere decir que hay 13.600.000 pobres en el país; 2.2 millones más que en 2017. Es la cifra más alta en diez años.

El salto más fuerte fue en la pobreza e indigencia entre los menores de 17. Subió del 44 al 51,7%. Es decir, uno de cada dos niños y adolescentes de la Argentina viven en hogares que no pueden comprar bienes y servicios básicos. La cifra es similar a la que reportó Unicef la semana pasada y es la más alta de toda la serie poblacional considerada.

Los números provienen del muy anticipado informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA que se publicó ayer, y no incluyen la pobreza rural. La recesión y la crisis financiera golpearon fuerte al empleo entre los más vulnerables. Este año se disparó el dólar y la inflación y eso hizo que el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones cayera entre 15 y 20 puntos porcentuales.

“La actual crisis 2018 –a igual que en 2008, 2014 y 2016- no ha sido destructiva del sistema productivo ni financiero formal. Sin embargo, ha sido corrosiva para la micro, pequeña y mediana empresa, así como para los sectores de la economía social”, dice el documento. Y agrega que “persiste un sector micro informal de subsistencia (economía social) de muy baja productividad, alta precariedad y ampliamente extendido”.

Fuente: Observatorio de la Deuda Social Argentina, UCA

Los planes sociales contuvieron la indigencia

El informe de la UCA reveló que gracias a los planes sociales, la indigencia no tuvo cambios significativos a nivel estadístico: actualmente es de 6,1% mientras que en 2017 fue de 5,7%.

Fuente: Observatorio de la Deuda Social Argentina, UCA

En el Gran Buenos Aires es donde hay más pobres. El 43,4% vive bajo la línea de la pobreza y el 8,9% es indigente.

En la Ciudad de Buenos Aires, la pobreza es del 8,9% (subió 1,1 puntos) y un 1,3% es indigente.

Las repercusiones políticas

En el Gobierno temen del impacto electoral de las cifras, ya que Mauricio Macri había pedido que se juzgara su gestión por este indicador: “si cuando finalice mi gestión no bajó la pobreza, habré fracasado”. La Casa Rosada ya se resigna a que no podrá exhibir cifras positivas de cara a las elecciones de 2019.

Alguna de las conclusiones más relevantes del informe

Agustín Salvia, el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, dijo que el cuarto trimestre de este año debería arrojar índices aún peores. “Para que baje la pobreza es condición necesaria que crezca la economía, pero no es suficiente para resolver la pobreza que tiene dimensiones estructurales”. Y agregó que “sin la creación de nuevos y mejores empleos no hay perspectivas de que baje la pobreza”.

  • El informe advierte que las relativas mejoras materiales y la ampliación de las políticas de protección social durante el último período no han sido suficientes para revertir los niveles de pobreza estructural.
  • La desigualdad estructural se reproduce en la calidad del hábitat y el acceso a agua, energía, servicios de saneamiento y a una vivienda digna. Y la segmentación también opera sobre servicios públicos universales: educación, salud, protección social y seguridad ciudadana.
Sustentabilidad | 12 de diciembre

Foto: Administración de Parques Nacionales

Las cifras que avalan la apuesta del Gobierno para que los parques nacionales impulsen las economías regionales

La gestión de Mauricio Macri ha aumentado considerablemente la superficie destinada a parques nacionales y este año fue histórico, ya que se crearon cuatro áreas protegidas: Aconquija (Tucumán), Iberá (Corrientes), Traslasierra (Córdoba) y Ciervo de los Pantanos (provincia de Buenos Aires). Es parte de una apuesta para hacer del turismo vinculado a la naturaleza un elemento clave de una política de desarrollo económico inclusivo y sustentable. Y ahora hay números que avalan ese rumbo.

Un nuevo estudio de la consultora Elypsis revela que el impacto directo del gasto en turismo vinculado a la naturaleza podría alcanzar los US$ 3.400 millones y el impacto total sería de US$ 6.400 millones. Eso generaría 309 mil nuevos puestos de trabajo que permitirían sostener una población de alrededor de 600 mil personas.

La industria del turismo en números:

  • En 2017 los parques nacionales recibieron 2,7 millones de visitantes residentes y 1 millón de extranjeros. En los últimos 20 años las visitas se multiplicaron por cinco, muy por arriba del crecimiento general del turismo.
  • En la Argentina, la industria del turismo es más grande que el sector ganadero y más grande que la producción automotriz. El año pasado el gasto en turismo en el país fue de US$ 15 mil millones. Dos tercios de ese gasto se explican por el turismo interno, mientras que la llegada de turistas internacionales aportó el tercio restante. La cifra equivale a 1,5 veces el valor de la producción de carne vacuna o de la industria automotriz y es similar a la producción anual de petróleo y gas e incluso a la de soja.
  • El 30% de ese gasto global en turismo fue generado por el denominado turismo de ocio “por naturaleza”. Elypsis dice que el potencial turístico vinculado a la naturaleza en Argentina es enorme y que como industria tiene la capacidad de recaudar el equivalente al 20% de las reservas y ser el motor para el desarrollo económico regional.
  • El estudio muestra que una habitación de una posada permite facturar US$ 15 mil al año, que es lo mismo que se produce de carne bovina en 250 hectáreas. Pero mientras la ganadería da un empleo cada 1.000 hectáreas, los hospedajes dan mucho más trabajo.
  • Los parques nacionales capturan un alto porcentaje del turismo extranjero, que gasta entre US$ 100 a US$ 120 por noche. En tanto el turista argentino gasta entre US$ 30 a US$ 34 por noche.
Uno de los gráficos que ilustran el informe de la consultora Elypsis.

El desafío para la Argentina

Según la consultora, para que el país materialice su potencial turístico, tiene que recuperar el terreno perdido en los últimos años. Argentina fue el país con la peor performance exportadora de turismo de la región, tanto en los últimos 10 años como en los últimos 20 años.

Desde la implementación del cepo en 2011 hasta el año pasado, el turismo receptivo cayó un 12% y el vinculado al ocio (sierras, ríos y montañas) bajó un 30%, llegando a los niveles de 2005.

Argentina perdió participación como destino del turismo internacional. Pasó de representar 13% en América Latina en 1995 al 7% en 2016. En el Cono Sur, el deterioro fue mayor: Argentina recibía la mitad del turismo en 1996, cayó al 33% en 2011 y a solo el 28% en 2016.

Elypsis dice que una reinserción exitosa del país a los flujos internacionales de turismo permitiría, bajo un escenario optimista, que el gasto en turismo vinculado a la naturaleza aumentara de US$ 5.300 millones a US$ 11.700 millones al año.

El estudio muestra que el turismo está detrás del desarrollo territorial y poblacional de muchas ciudades del Interior y en muchos casos son el principal sostén de la economía. Ciudades como el Chaltén o Calafate, en Santa Cruz; Villa La Angostura o San Martín de Los Andes, en Neuquén; Iguazú, en Misiones; o Esquel y Epuyén, en Chubut, vieron crecer su población a un ritmo mucho más rápido que el país. Y eso se debe principalmente al turismo.

La posibilidad de observar animales silvestres es uno de los imanes turísticos. Crédito: Fundación CLT

El rol de la fundación Tomkins

El estudio de Elypsis fue encargado por la fundación The Conservation Land Trust (CLT), del filántropo y ambientalista estadounidense Douglas Tompkins, fallecido hace tres años. Su esposa, Kris, lidera la fundación y está enfocada en asegurar su legado en Argentina y en Chile.

CLT donó las tierras para la creación del Parque Nacional los Esteros del Iberá. En Iberá se lleva adelante la restauración y reintroducción de fauna más importante de América Latina.

Tomkins dice que le gustaría ver que las comunidades alrededor de los parques nacionales entiendan que existe un vínculo entre un ecosistema saludable y una comunidad sustentable: “Las comunidades que se benefician lo van a proteger del calentamiento global y deterioro más que nadie y esa es nuestra apuesta”.

Actualidad | 11 de diciembre

El día que Trump le mandó un cheque volador a Macri para su campaña

Es una historia que pocos conocen, y la reveló hace un par de días Axios, un medio influyente de los EE.UU. dedicado a la política y la economía. Según los periodistas Jonathan Swan y Alayna Treene, la contó el propio presidente argentino en agosto de 2016 durante una conversación informal con el entonces Secretario de Estado de Barack Obama, John Kerry. Fue unos meses antes de las elecciones de 2016, cuando Donald Trump todavía era un candidato impensado para alcanzar la Casa Blanca.

La anécdota se conoció así: Macri recibió a Kerry y varios oficiales de alto rango de los Estados Unidos en la Casa Rosada, cuando Hillary Clinton tenía una amplia ventaja en las encuestas por sobre Trump.

De acuerdo a tres fuentes que cita el medio Axios, dos de las cuales participaron de la reunión, Macri habría contado que cuando estaba en campaña para llegar a la Rosada recibió una llamada de Trump: “Este es Donald Trump”, explicó Macri a la gente que estaba en la sala, imitando la voz del futuro presidente: “Te he estado observando. Te recuerdo con cariño a ti y a los negocios que hice con tu familia”, personificó Macri. Según las mismas fuentes, el presidente argentino le respondió sonriendo: “¿Con cariño? ¿Con cariño, hijo de fruta?”, acaso pensando en la disputa comercial que Trump tuvo con su padre, Franco Macri, por un negocio inmobiliario en Nueva York.

A continuación Trump le dijo a Macri que lo ayudaría en la campaña. Y a los pocos días, un sobre de FedEx llegó por correo con un cheque de Trump para la campaña de Macri. Una fuente dice que el cheque era de US$ 500; otra dice que era de US$ 5000.

El remate: según las fuentes Macri le dijo a Kerry y a los presentes que cuando su equipo fue a depositarlo, el cheque rebotó.

Axios dice que la Casa Rosada negó el incidente y que la Casa Blanca no quiso comentar. Pero el medio, influyente en la política de los Estados Unidos, insiste en que la conversación ciertamente tuvo lugar y que verificó toda la historia con tres fuentes, dos de las cuales participaron de la reunión con Macri y Kerry.

Cabe mencionar que durante la corrida financiera que azotó a la Argentina, Trump jugó un rol clave para que el FMI saliera al rescate, y cuando Mauricio Macri lo recibió en la cumbre del G20 en Buenos Aires, se trataron como grandes amigos.

Actualidad | 10 de diciembre

Con la urbanización se construyeron calles asfaltadas, permitiendo el acceso de autos, ambulancias, y patrulleros.

El informe que más preocupa al Gobierno: el impacto de la crisis en la pobreza

Este jueves se publica el informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA que mostrará cuánto aumentó la pobreza y la desigualdad en el tercer trimestre de este año.

La semana pasada Unicef publicó un informe que revela que casi la mitad (48%) de los chicos en la Argentina son pobres. La pobreza estructural afecta a 6,3 millones de menores, ya que no tienen garantizado uno o dos de los derechos más elementales, como vivienda y educación.

Lo que se anticipa del informe

El estudio de Unicef encendió la alarma en el Gobierno sobre el informe que publicará este jueves la UCA. Las cifras que se barajan es que la pobreza habría aumentado alrededor de cuatro puntos porcentuales y rozaría el 32% a septiembre de 2018, mientras que para fin de año podría estar en casi el 35%.

La combinación de una economía en recesión y un inflación por arriba del 40% ha generado una situación compleja. La UCA hace una medición multidimensional y no considera solo los ingresos, que es la forma que lo mide el INDEC.

El índice de pobreza llegó, al término del primer semestre del año, al 27,3%, por debajo del 28,6% de igual período del año pasado pero con un crecimiento respecto del 25,7% del segundo semestre de 2017, según las cifras oficiales del INDEC.

Lo importante

Cuando llegó al poder Mauricio Macri, aceptó “ser evaluado” por los resultados de este indicador. Y en el primer año su Gobierno logró una baja de casi cinco puntos hasta el arranque de la recesión, ya que terminó 2017 con alrededor del 28% de pobreza. En cuanto a la pobreza estructural se estima que sigue siendo de un 25%,

Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, dice que mucho de los que salieron de la pobreza el año pasado están volviendo a caer. Las encuestas revelan que esa clase media trabajadora es la que en gran parte votó a Macri y por eso las cifras que se publicarán el jueves son tan importantes para la Casa Rosada.

Lo que no sabemos

Entre los que estudian la pobreza hay consenso de que el fenómeno no es solo un problema de ingresos, sino también de factores subjetivos. Ahí radica la importancia de poder medirlos. El desarrollo de mediciones alternativas y en múltiples dimensiones amplía la información disponible y permite una mejor definición de la pobreza en toda su complejidad, lo que ayuda a construir mejores soluciones.

Sociedad | 7 de diciembre

Las razones detrás de la apuesta del Gobierno de llevar la banca a los barrios populares

Abrir una cuenta bancaria, suscribir un plazo fijo, realizar pagos u obtener préstamos en supermercados, farmacias y estaciones de servicio ya es una realidad en la Argentina.

La autorización la dio la semana pasada el Banco Central y es parte de la política de inclusión financiera del Gobierno. El objetivo es facilitar el acceso de las personas al sistema, principalmente en localidades y barrios de la Argentina en los que no hay acceso a los bancos comerciales y, en algunos casos, ni siquiera a cajeros automáticos.

Qué dice la nueva normativa:

La norma permite la realización de operaciones bancarias a través de agencias complementarias generalmente llamadas “corresponsalías bancarias”. El Banco Central dice que las corresponsalías minimizan los costos de transacción , maximizan la intermediación financiera y promueven la formalización de la economía.

En la misma línea, el Banco Mundial y las Naciones Unidas sostienen que la inclusión financiera es considerada una receta efectiva para mejorar la vida de los pobres, los jóvenes y las mujeres. Además es una herramienta efectiva para la inclusión social.

La inclusión financiera

En Argentina solo la mitad de los argentinos tiene una cuenta bancaria y entre los más pobres, solo la quinta parte, según datos del Banco Mundial.

Pero, el Banco Central no mira las mismas cifras: según sus números, el 80% de los cuit o cuil de los argentinos están asociados a una cuenta bancaria y eso sería un reflejo más fiel de la realidad argentina. Los expertos en el tema dicen que una mayoría de esos afiliados nunca usan esas cuentas, no están activas o ni saben que las tienen. En la práctica, no son poseedores de los beneficios de estar dentro del sistema financiero, por lo que es más realista y útil usar las cifras del Banco Mundial.

El Banco Central dice que la apertura de los nuevos de puntos de acceso al sistema financiero permitirá mejorar los procesos de pago de las más de 14 millones de prestaciones que ANSES realiza todos los meses (Asignación Universal por Hijo, jubilaciones y pensiones, etc.). En muchos casos estos servicios se prestan en zonas en las cuales se dificultan las opciones de acceso al sistema bancario por falta de sucursales bancarias.

Ignacio Carballo, economista de la UCA y probablemente la persona que más ha estudiado el tema de inclusión financiera en la Argentina, dice que la medida tiene el potencial de revolucionar “la forma en la que vivimos las finanzas en Argentina y es un gran paso en firme hacia la inclusión financiera”.

Instantánea | 6 de diciembre

Córdoba, 6 de diciembre de 2018: A 36 años de la guerra de Malvinas, los restos de un capitán de la Fuerza Aérea Argentina, Luis Castagnari, descansan en su Córdoba natal, luego de recibir hoy honores militares en una emotiva ceremonia de la que participaron su familia y amigos. Foto: Laura Cano/Telam – Enviada especial.

Una promesa cumplida

POR QUÉ ES IMPORTANTE: María Cristina siempre quiso que su marido descansara junto a los restos de su hijo en el cementerio de la parroquia donde ellos se casaron.

Actualidad | 6 de diciembre

Foto: Lagos Candelaria

Bienes Personales, barras bravas y el financiamiento de la política, las razones detrás de las sesiones extraordinarias

Este miércoles comenzaron las sesiones extraordinarias del Congreso que convocó el Poder Ejecutivo para tratar una agenda de 40 proyectos de ley, tres de los cuales son una prioridad política para Mauricio Macri.

Los tres proyectos de urgencia:

  • Bienes Personales: la reforma del Impuesto a los Bienes Personales es una prioridad del oficialismo y el PJ ya que los recursos están incluidos en el Presupuesto 2019 que se aprobó el mes pasado. Con la modificación que negoció el senador Miguel Ángel Pichetto, quedarán exentas las viviendas que se destinen a vivienda única familiar y no excedan un valor de 18 millones de pesos. La medida fue la primera en aprobarse en la sesión de ayer en Diputados.
  • Financiamiento político: aprobar una nueva ley para el financiamiento de los partidos políticos es clave para la campaña electoral del 2019. El kirchnerismo, que se resiste a la idea, pero luego del escándalo de los cuadernos, el oficialismo y un sector amplio de la oposición estarían dispuestos a apoyar un proyecto en el que se permita que las empresas puedan hacer aportes a las campañas de los partidos políticos. La clave para que se apruebe es que también se incluya la bancarización de todos los aportes.
  • Ley de barras bravas: el proyecto de ley que apunta a penar a los violentos del fútbol –la ley de barras bravas– adquirió urgencia política después del escándalo de la Superfinal de la Libertadores entre Boca y River.
  • Este miércoles también se aprobó en Diputados la ley que convierte en parque nacional una gran parte de los Esteros del Iberá.

Lo que quedó afuera:

La polémica ley de Alquileres no fue incluída en el temario de sesiones extraordinarias. El proyecto era uno de los favoritos del Gobierno para aliviar el costo de la recesión de las sietemillones de personas que pagan un alquiler mensual y que son el corazón de la clase media argentina que votó a Macri en el 2015. Macri prefirió postergar el asunto ante la presión de la inmobiliarias y el temor que la oferta de propiedades se retraiga

Otro tema que quedó fuera de la agenda es la designación del Defensor del Niño, pendiente desde hace más de 13 años.

Qué son las sesiones extraordinarias:

La Constitución establece que el Congreso sesiona entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre de cada año. El Presidente puede convocar sesiones extraordinarias o prorrogar su extensión.​ En el primer caso es el presidente quien determina los temas a tratar, mientras que en el segundo el Congreso tiene libre iniciativa.

Actualidad | 3 de diciembre

Foto: AFP

El balance del G20: éxitos, fracasos y curiosidades de la Cumbre

Con malabares, diplomacia y un poco de suerte, Mauricio Macri puede decir que la Cumbre del G20 fue un éxito para la Argentina. El saldo más destacado:

  • Se consiguió que todos los líderes firmaran la Declaración Final.
  • Estados Unidos y China pactaron una tregua en su guerra comercial.
  • Las 17 reuniones bilaterales que tuvo Macri en el marco de la cumbre arrojaron inversiones concretas: US$ 3.000 millones y promesas de varios de miles de millones más.
  • La cumbre sirvió de marco para la firma del acuerdo del nuevo NAFTA entre México, Estados Unidos y Canadá.
  • La organización y la seguridad fueron un éxito.

Si bien Macri puede sentirse muy satisfecho con la Cumbre, en el resto de los líderes hay satisfacción, pero no euforia.

  • Trump mantuvo su rechazo al calentamiento global.
  • El resto de los líderes se inclinaron ante sus demandas respecto a la necesidad urgente de reformar la Organización Mundial de Comercio.
  • No hubo acuerdo sobre la crisis migratoria, que recibió sólo una referencia superficial.
  • El presidente de Francia, Emmanuel Macron, lo dijo clarísimo: “el sistema multilateral está en crisis”.

Las negociaciones fueron tensas y hasta último momento no había certeza de que se lograra el consenso necesario para la firma del documento final.

Aquí, los 10 puntos saliente de la Cumbre de Líderes del G20 que terminó ayer en Buenos Aires.

Foto: G20

1. El cambio climático obtuvo el consenso posible

El tema más complicado de resolver fue incluido en la Declaración Final de la única forma posible: marcando la diferencia ya conocida. Por un lado, 19 líderes reafirmaron el Acuerdo de París en cambio climático y lo consideraron “irreversible”. Por el otro, Donald Trump reiteró su decisión de salirse de dicho acuerdo.

Organizaciones ambientalistas globales sin embargo celebraron el apartado referido a clima porque consideran que:

  • Reafirma el compromiso de la mayoría de los países en continuar con la acción climática.
  • Destacan que el documento confirma el rol crucial de promover la transición hacia energías renovables para reducir emisiones contaminantes.
  • Y la ausencia de toda referencia a combustibles fósiles.

“Tenemos que acelerar la acción ante el cambio climático y darle cumplimiento al Acuerdo de París en la COP24”, expresó Macri. Los países del G20 declararon esperar resultados exitosos en la conferencia en cambio climático que inicia hoy en Katowice, Polonia, con el enorme desafío de definir las reglas para implementar el acuerdo. Así, los ojos del mundo se trasladan hoy desde Buenos Aires a la ciudad polaca. Allí estará Tais Gadea Lara cubriendo el encuentro para RED/ACCIÓN

Foto: G20

2. Trump y Xi Jinping firmaron la tregua más esperada

Si Mauricio Macri celebró el éxito general de la cumbre, la tregua pactada entre China y Estados Unidos en su guerra comercial posiblemente lo puso eufórico. Para las repercusiones en la prensa mundial, la tregua se convirtió en el título más destacado de todo lo que ocurrió en Buenos Aires durante el fin de semana.

Anoche, luego de una cena de más de dos horas en el Palacio Duhau, Estados Unidos decidió suspender “por 90 días” la aplicación de nuevos aranceles a las importaciones de China, prevista para el 1 de enero. “Si al cabo de ese lapso, las partes no logran un acuerdo, los aranceles que se ubican en 10% pasarán a 25%”, explicó la Casa Blanca en un comunicado al finalizar el encuentro. Xi Jinping se comprometió a comprar más bienes de EE.UU. para reducir el déficit comercial.

Analistas afirman que el mercado va a celebrar la tregua el lunes. Y estiman que le pondrá un freno al dólar y será un estímulo a los activos de mayor riesgo, incluidas las monedas y acciones de mercados emergentes.

Foto: G20

3. El saldo político y las prioridades de Argentina

“Una cumbre increíblemente perfecta” fue como el Presidente la describió a un periodista de La Nación. “Todo salió bien, tal vez mejor de lo que estaba planificado. No hubo incidentes y hubo un reconocimiento del mundo hacia Argentina”, fue el comentario de un importante funcionario a Clarín. La foto de Macri y Juliana Awada sonrientes en el Colón recibiendo a los líderes del G20 y sus acompañantes es reveladora. Ahora el objetivo del Gobierno es que el éxito del evento sirva para darle un envión político de cara a las elecciones de 2019.

Al cerrar la cumbre, Macri, también celebró que la declaración final incluyera dos prioridades de la presidencia Argentina del G20: el futuro del trabajo y la igualdad de género.

» El futuro del trabajo
El G20 hizo un llamado por un escenario laboral “inclusivo, justo y sostenible” a futuro, destacando que las nuevas tecnologías transformarán el mundo del trabajo.

» La igualdad de género
El G20 volvió a comprometerse en la reducción de la brecha de género en el mundo del trabajo en 25% para 2025. Asimismo, sus integrantes harán mayores esfuerzos para mejorar la educación de las niñas.

Foto: G20

4. La Argentina cosechó su éxito en las reuniones bilaterales

Macri sostuvo 17 y se tradujeron en cerca de US$ 3.000 millones en inversiones concretas y promesas de varios de miles de millones más. Los fondos serán para proyectos de obras públicas, energía y trenes. Vaca Muerta fue la estrella en los foros de inversores. Entre las reuniones más importantes para la Argentina estuvieron:

  • Los 15 minutos con Theresa May, la primera ministra del Reino Unido, ya que fue la primera visita de un jefe de gobierno británico a Buenos Aires desde la guerra de Malvinas. Se celebró el anuncio de un nuevo vuelo entre Córdoba y Puerto Argentino y ambos gobiernos declararon que “este es un primer encuentro para seguir generando relaciones a futuro”.
  • El encuentro con la titular del FMI, Christine Lagarde, quien luego felicitó al presidente Mauricio Macri por la cumbre: “Todos tenían temores, creían que sería un fiasco por distintos motivos y terminó siendo uno de los mejores G20 que he visto”.
  • De Donald Trump recibió apoyo a las políticas económicas y al acuerdo con el FMI. Más importante, durante los tres días, el presidente de Estados Unidos dio numerosas muestras de tener un afecto genuino de amistad con Macri.
  • Entre las otras reuniones con jefes de Estado que tuvo el Presidente, se destacan las que mantuvo con Vladimir Putin (Rusia), Emmanuel Macron (Francia) y Pedro Sánchez (España).
  • Esta mañana se reunía con el líder chino Xi Jinping y del encuentro saldrán nuevos acuerdos comerciales e inversiones.

5. Angela Merkel llegó tarde pero marco su agenda: visitó Don Julio

La Canciller de Alemania dio un nuevo ejemplo de sencillez antes de volver a su país: fue a comer un asado a un parrilla de Palermo. Eso sí, no una cualquiera: Don Julio, la parrilla que este año fue elegido entre los 100 mejores restaurantes del mundo. El gesto se suma al del viernes, cuando se bajó del avión y se fue derecho a la gala del Colón. Anoche, al salir fue ovacionada por los otros comensales y los vecinos del barrio.

6. El GIF: Putin y bin Salam se dieron el saludo más viral

El príncipe heredero de Arabia Saudita y el jefe de Estado ruso fueron dos de los líderes más polémicos de la Cumbre del G20. Mohamed bin Salman, por su rol en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en su embajada en Turquía, y Vladimir Putin, por el conflicto que desató con Ucrania. El efusivo saludo le dio un respiro al acorralado heredero saudí, la figura más controvertida de la cumbre, y dio vueltas al mundo.

@juanabbaok

7. En Instagram, orgulloso de su trabajo

Juan Abba, artista plástico y grafitero, celebró su obra en Instagram. Fue el responsable de la instalación de la “Plenaria en flor“ en la sala principal en la que se reunieron los líderes en la Cumbre de G20. Quiso una foto para inmortalizar su pequeño aporte a un evento que quedará en la historia de la Argentina.

9. El instante más emocionante, la catarsis personal y la autoestima social

El momento de mayor emoción de la cumbre ocurrió en el Teatro Colón, luego de la función de Argentum, cuando el presidente Macri se emocionó hasta las lágrimas tras los aplausos de todos los asistente al grito “Argentina, Argentina”. El instante posiblemente funcionó como catarsis personal por la tensión de los últimos meses, pero también como espejo luminoso para la autoestima social lastimada por la recesión y el violento escándalo del River-Boca.

8. Los especialista hablan de “una cumbre exitosa”

John Kirton fue noticia porque el martes pasado fue víctima de un asalto en Puerto Madero. El académico canadiense es fundador y director del G20 Research Group, el think tank que evalúa el grado de cumplimiento de los compromisos asumidos en cada encuentro anual del G20. En el mejor informe técnico sobre la cumbre conocido hasta el momento, Kirton tituló: “G20 Buenos Aires 2018: una cumbre exitosa”

9. La tentación de una reina, porque todos somos humanos

A Máxima de Holanda le salió la Argentina que tiene adentro y la noche del viernes no pudo evitar pasar por una heladería de Recoleta después de la gala del Teatro Colón. La foto no es la más dramática ni la más artística, pero es un gran ejemplo de que al final del día, somos todos humanos.
Los resultados de la Cumbre del G20 seguirán siendo analizados durante las próximas semanas. Hasta aquí, la mirada de nuestro periodismo humano, en esta edición especial de GPS.

Actualidad | 29 de noviembre

Foto: Martin Bernetti / AFP

Todo lo que tenés que saber del G20 pero no te animás a preguntar

Hoy comenzó la Cumbre de Líderes del G20. Durante dos días, los jefes de Estado y Gobierno de las principales economías del mundo debatirán sobre los temas más relevantes de la agenda global.

Esta mañana, a 24 horas del cierre de la cumbre aún no hay acuerdo sobre la Declaración Final. La guerra comercial entre China y Estados Unidos, más el rechazo por parte de Donald Trump a aceptar la existencia del cambio climático anticipan debates de los más tensos que se han dado en estos encuentros.

¿Qué es el G20?

El Grupo de los 20 es el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política: aborda los grandes desafíos globales y busca generar políticas públicas que los resuelvan.

Está compuesto por la Unión Europea y 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía.

Además, España es un invitado permanente de las reuniones del grupo; y todos los años el país que preside el foro también elige a otros invitados. En esta oportunidad, Argentina invitó a Chile y a Holanda.

¿Por qué es importante el G20?

El G20 es lo suficientemente pequeño como para permitir discusiones presenciales concretas que se adapten a los nuevos desafíos de la agenda internacional y es lo suficientemente grande como para representar a la gran mayoría de la economía mundial.

En conjunto, los miembros del G20 representan el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial, el 75% del comercio internacional y el 80% de las inversiones globales. Las decisiones que se toman ahi van a afectar a millones de personas.

¿En qué año se creó?

El G20 comenzó en 1999 como un foro de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales. Fue creado en una reunión de ministros de Finanzas del G7 (un grupo aún más exclusivo conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido).

A partir de 2008, año en el que comenzó la crisis financiera internacional, las cumbres del G20 empezaron a incluir también reuniones a nivel de presidentes y jefes de Estado. Y la agenda temática también se amplió.

Empezó siendo un grupo técnico para hablar de finanzas, pero la agenda ha cambiado y ahora se discuten temas como la participación de la mujer en el mercado del trabajo, el desarrollo sostenible, la salud global, la lucha contra el terrorismo y los emprendimientos inclusivos.

¿Qué hacen los Sherpas?

La palabra “sherpa” viene del nombre que se les da a los pobladores de las regiones montañosas de Nepal, en el Himalaya, que son conocidos por guiar las dificultosas expediciones occidentales al Everest.

Cada líder de G20 es representado por un sherpa durante las reuniones preparatorias, cuya tarea es coordinar la política del G20 en el país, asesorar al líder y negociar en su nombre. El sherpa argentino es Pedro Raúl Villagra Delgado. Fue vicecanciller de Susana Malcorra y luego fue designado secretario de Relaciones Exteriores en diciembre de 2016.

¿Qué otras conversaciones se dan en el marco de la cumbre?

En paralelo a la cumbre se dan una serie de reuniones bilaterales. En esta ocasión, el presidente Macri se reunirá con Donald Trump, el lider chino, Xi Jinping, Emmanuel Macron de Francia, Vladimir Putin de Rusia y Ángela Merkel (Alemania), entre otros.

Pero el gran evento de la cumbre será la reunión bilateral que tendrá lugar el sábado por la noche entre Trump y Xi Jinping. El mundo entero espera que sirva para solucionar las tensiones comerciales entre ambas potencias que están golpeando el crecimiento mundial.

¿Cuáles son los temas polémicos de la agenda?

Cambio climático, comercio internacional y el tema migratorio. Nuevamente Trump es el discolo y tiene una posición contraria al consenso de los 19 países restantes.

¿Qué asuntos importantes se han definido en otros G20?

Se han definido temas como: la mejora en las regulaciones de las economías cuyos problemas condujeron a la crisis de 2008 y la creación de redes de seguridad para prevenir esos problemas en el futuro. 

Este año se está haciendo un esfuerzo por incorporar el desarrollo inclusivo y sustentable que ha sido el foco del liderazgo de Argentina.

¿Por qué está Argentina en el G20?

Argentina entró al G20 a pesar de no tener una de las mayores economías del mundo debido a que en el 2008, después de la crisis financiera mundial, la organización buscó ser más representativa sumando economías emergentes. 

¿Qué busca Argentina?

Según la postura oficial, el Gobierno busca construir un consenso que permita que todos los países se comprometan con un desarrollo equitativo y sostenible que genere oportunidades para todos.  Y en línea con las preocupaciones y las aspiraciones de la región: aprovechar el gran potencial económico de Latinoamérica y el Caribe para avanzar hacia la erradicación de la pobreza.

Además, desde el Gobierno apuntan a cerrar de manera oficial más de 100 acuerdos de cooperación, inversión y otros tipos de avances en materia de comercio bilateral con distintos países del mundo.

Los más anticipados son los que anuncie con China luego de la reunión bilateral entre el presidente Macri y su par Xi Jinping, el domingo.

También hay interés en lo que se anuncie en el marco de la reunión que Macri tenga con Donald Trump. Se anticipa que se anunciarán inversiones que podrían llegar a los 20 mil millones de dólares.

Actualidad | 28 de noviembre

Foto: IDEA

El mea culpa de los empresarios y su visión para cambiar la Argentina

En la víspera del G20 y en medio de una recesión, cerca de 2000 CEOs, consultores y altos ejecutivos de empresas se reunieron en la Usina del Arte para el primer Evento Anual de Management de IDEA, que agrupa los principales ejecutivos del país. El objetivo fue conversar y sacar conclusiones acerca de los desafíos de la transformación para la Argentina.

Hubo consenso de que en la Argentina lo que está primando es la desconfianza y que se viene un año electoral complicado. También hubo acuerdo de que es urgente un cambio cultural de empresas y personas. El economista Eduardo Levy Yeyati fue quizás el más claro: “estamos en un espiral negativo que puede hacer que Argentina llegue a ser un país fallido”. Y agregó que “el concepto de cambio social como un movimiento hacia un equilibrio de cooperación es esencial para aplicar a nuestra realidad económica”

El director de IDEA, Gastón Remy, sentó el tono en el arranque del evento: “Hay una responsabilidad y este es nuestro momento, el de dejar nuestros sesgos, de tener nuevas miradas, perspectivas, de dejar de mirar el partido desde la tribuna y jugarlo a dentro de la cancha”.

Levy Yeyati dijo que el rol principal de las empresas para salir del lugar negativo que le pone la sociedad “es entender que el mayor valor que tienen para crear es el de capital humano”.

Y advirtió que el gran enemigo del cambio en la Argentina “es la posverdad y la polarización. Porque te impide ver lo esencial”. Criticó que el empresario aún no acepte el concepto de “inversión social” por considerarlo “caro e innecesario”. Pero hizo hincapié en que son necesarios consensos mínimos para generar un verdadero cambio cultural. “Sin un consenso, los empresarios invertirán menos y los sindicatos y los trabajadores estarán menos dispuestos a la conversación de la productividad. Tener ciudadanos frustrados, desencantados y enojados por mucho tiempo es caldo de cultivo para el populismo. El desafío es encontrar consensos”.

Como tema país, los ejecutivos presentes coincidieron en que la falta de competitividad, la informalidad del trabajo, la mala calidad de la educación y la crisis de la Justicia son los problemas que hay que atacar.

Federico Procaccini, CEO de Openbank Argentina y expresidente del 55º Coloquio de IDEA, apuntó a la educación como un agente de clave indispensable. “La clase media privatizó el problema al abandonar la educación pública. El rol de integración social que tenía la escuela pública se perdió”.

Rosario Altgelt, gerente general de LATAM Argentina, dijo que hay que “pensar y soñar el país que queremos. Es importante pensar y creer que podemos hacerlo”.

“La sociedad está demandando que los empresarios cambien”, dijo Nerio Peitiado, CEO de Banco Supervielle.

El primer coffee break de ayer tuvo un toque de terapia de grupo. Alberto Bethke, CEO y socio fundador de la consultora OLIVIA, con una performance que cualquier predicador le envidiaría, apuntó al lado humano de la transformación organizacional e instó a los presentes a atreverse al cambio y no tener miedo a equivocarse.

Argentina 2019

El año que se viene será complicado, coincidieron todos. La elecciones tendrán lugar en un clima de desconfianza.

Los consultores Juan Germano y Guillermo Oliveto presentaron algunas cifras:

-Más del 40% de los argentinos nació post Perón. Una mayoría no cree en los partidos políticos y estiman que el sector privado lo hace mejor que el Estados

-Clave para las elecciones será la situación del empleo. El temor a perder el empleo este año pasó de 15% a 28%. Germano dijo que esa cifra debería ser un llamado de atención para el Gobierno, ya que en general el trabajador formal con empleo tiende a votar por el gobierno de turno.

Según un relevamiento de IDEA, el 95% de los jóvenes piensa que la justicia no funciona de forma independiente ni eficiente y el 97% afirma que hay impunidad en los casos de corrupción en Argentina”.

La oportunidad de ser anfitrión del G20

Para el economista Levy Yeyati, la Cumbre de Líderes es una oportunidad de reinstalar tópicos de la agencia global en Argentina, más allá del dólar y las tasas. “El G20 nos trae a un mundo muy distinto. Entender que el mundo que nosotros pensamos está allá afuera ya es una realidad”.

En el cierre de la jornada habló el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y dijo “que nos hayan dado la presidencia del G20 es un gesto de confianza y significa que tenemos para dar un aporte en el debate global”.

Peña cerró destacando que “estamos en uno de los momentos de mayor aceleración de la humanidad, revolución de las comunicaciones, de la globalización, estamos viviendo en el medio de una transformación veloz y muy desafiante”.

Actualidad | 26 de noviembre

Foto: Oxfam

Oxfam sugiere que las políticas públicas de América Latina generan desigualdad

Mientras en los países desarrollados las transferencias directas en efectivo a los más pobres, el impuesto sobre la renta y los aportes a la seguridad social reducen la desigualdad de ingresos un 36%; en América Latina solo la reducen un 6%.

Es una de las conclusiones de un estudio de Oxfam (una confederación internacional de 17 organizaciones no gubernamentales que realizan labores humanitarias en 90 países) publicado la semana pasada en conjunto con CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales) que busca generar conciencia sobre la eventual captura de las democracias por intereses privados.

El apoyo de los ciudadanos de la región al sistema democrático cayó al 48% y un 64% no está satisfecho de cómo la democracia está funcionando, el peor registro desde el 2001, de acuerdo a la última encuesta de Latinobarómetro, un prestigioso sondeo que desde hace 23 años registra las percepciones políticas de la población.

Y de acuerdo al estudio de Oxfam, el 75% de la población latinoamericana piensa que se gobierna para unos cuantos grupos poderosos y eso quiere decir que sienten que el sistema no los ayuda.

Fuente: Oxfam/Clacso

“La captura del Estado es el ejercicio de influencia abusiva por parte de élites económicas y políticas, para que las leyes y los gobiernos funcionen de acuerdo a sus intereses. Estas acciones profundizan la desigualdad y perjudican la democracia”, dice el documento.

El informe revela que en seis países de la región, la política fiscal, en la práctica, aumenta la pobreza. Eso quiere decir que después de que el Estado recauda impuestos y los gasta en políticas públicas, hay más personas en situación de pobreza que antes de que el Estado interveniera

Oxfam dice que un ejemplo claro que las políticas públicas en la región son deficientes para combatir la pobreza es que las desigualdades de ingresos que produce el mercado son similares en los países desarrollados y en América Latina. Pero después de aplicar instrumentos de política fiscal en los países desarrollados la desigualdad de ingreso se sitúa entre las más bajas del mundo mientras en la región nos dejan siendo la región más desigual del mundo:11 países de América Latina se encuentran entre los 20 más inequitativos del planeta.

Fuente: Oxfam/Clacso

El informe concluye que este desequilibrio “sólo es posible enfrentarlo asegurando una mayor participación social y política de la ciudadanía y una mejor representación de los intereses ciudadanos”.

Algunos datos:

  • Con los impuestos que dejan de pagar las empresas cada año gracias a privilegios fiscales se podría construir 120.000 viviendas en República Dominicana y 70.000 en Paraguay.
  • Contratar unos 94.000 docentes en Bolivia o 41.000 en El Salvador
  • Contratar unos 93.000 médicos/as en Guatemala o 349.000 en Brasil
  • Escolarizar de 8 a 10 veces los niños y niñas que no asisten a la escuela primaria en Perú u Honduras.
  • Con los US$ 163 millones que Odebrecht confiesa haber ganado de manera ilícita, sólo en República Dominicana gracias a obornos, se podría construir 9.140 viviendas sociales o multiplicar por 8 la inversión en Seguro Nacional de Salud en tratamientos como el cáncer, garantizando el acceso a medicamentos en el país
Actualidad | 23 de noviembre

Foto: Eitan Abramovich / AFP

Los argentinos siguen creyendo en la democracia en medio de una fuerte caída del apoyo en América Latina

El apoyo de los ciudadanos de la región al sistema democrático cayó al 48%, el peor indicador desde el 2001. El apoyo también bajó en Argentina, pero la última encuesta de Latinbarómetro, un prestigioso sondeo que desde hace 23 años registra las percepciones políticas de la población, muestra que estamos entre los países de la región donde sigue siendo un sistema de gobierno que una amplia mayoría sigue prefiriendo.

En el mundo hay retrocesos de la libertad, la justicia y la equidad en pueblos que habían logrado avanzar en ello y América Latina no es una excepción, pero en Argentina, que experimenta una crisis económica, la gente sigue creyendo en las urnas como la mejor forma de decidir cómo gobernarnos. Estos 4 gráficos ilustran el estado de salud de la democracia en la Argentina.

El sondeo de Latinbarómetro muestra que en la región el apoyo a la democracia cayó cinco puntos este año. En 2010, el índice de apoyo democrático alcanzó su valor más alto con el 61%, pero desde entonces los gráficos muestran una curva descendente, no abrupta pero sí constante. En ocho países de la región la mayoría de la ciudadanía no considera que la democracia sea preferible a otras formas de gobierno.

Fuente: Latinbarómetro

Pero las cifras muestran que el 59% de los argentinos cree que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno. Es una apoyo 9 puntos menor al de 2017, pero en la región solo en Venezuela, Costa Rica y Uruguay hay un respaldo mayor.

Fuente: Latinbarómetro

Con respecto al nivel de satisfacción con la democracia, también viene cayendo de manera  constante en la región, de un 44% en 2008 hasta un 24% en 2018. En ningún país de América Latina hay una mayoría satisfecha, sólo en tres países este resultado se acerca a tener uno de cada dos ciudadanos satisfechos: Uruguay con 47%, Costa Rica con 45% y Chile con 42%.

En la Argentina, que experimenta una crisis económica, disminuye de 38% a 27% en el mismo período. Es una baja dramática, pero cifra lo pone entre los cinco países de la región más satisfechos.

Fuente: Latinbarómetro

El apoyo a la democracia no esconde que los argentinos no sean realistas: el país con la menor expectativa económica futura es Argentina con 33%. Y el 59% dice que la situación económica actual es “mala” o “muy mala”.

Fuente: Latinbarómetro

El informe concluye que la legitimidad del sistema democrático se resiente cuando los ciudadanos perciben que este sirve para resolver los problemas de los ciudadanos. Afirma que en numerosos países latinoamericanos “existen motivos más que sobrados para percibir las carencias de dicho sistema”. La corrupción sigue siendo un grave problema. Y sumado a  la desigualdad económica y social, genera polarización política.

El sondeo muestra que los pueblos de América Latina quieren prosperidad y desarrollo, pero no hay evidencia de una demanda de autoritarismo, aunque si hay evidencia de que quieren orden y ausencia de violencia.

Los autores del estudio dicen que quienes interpretan la demanda de mano dura como una demanda de autoritarismo contra la violencia, “le están regalando el camino a la derecha radical que está separada por una línea muy fina del autoritarismo”.

Sociedad | 21 de noviembre

Ser joven y pobre en Argentina: más chance de ser menos educado, tener trabajos mal pagos, peor acceso a la salud y estar más solo

El 40% de los jóvenes no termina el secundario y eso los condena a tener trabajos de mala calidad y que en promedio pagan la mitad de lo que ganan los que egresaron. Si analizamos su salud, sólo tres de cada 10 jóvenes de los estratos más bajos usa preservativo y uno de cada tres es obeso o muy flaco. La buena noticia es que entre los 18 y los 29 años existe una ventana de oportunidad para incluirlos socialmente implementando buenas políticas públicas.

En los últimos 20 años nos hemos convertido en una sociedad estructuralmente más desigual, con pocas opciones de integración social. Una sociedad donde las generaciones más jóvenes en condiciones de pobreza efectivamente son más educadas que las de sus padres pero donde el esfuerzo ya no es suficiente para el progreso social. 

Estas conclusiones son parte de la cruda radiografía de un nuevo estudio hecho por el Programa del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) con el apoyo de la Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud.

“Juventudes Desiguales” revela que existe un amplio consenso de que la sociedad argentina mutó y el esfuerzo y la educación no garantizan la movilidad social. Eso hace que la forma de atacar la desigualdad en los jóvenes de entre 18 y 29 años sea más compleja y las oportunidades de intervenir sean limitadas.

“Hay muchas juventudes en Argentina y lo que ocurre en esa etapa marca el resto de la vida. Es por eso que la adolescencia y preadolescencia son una oportunidad para integrar socialmente a los más pobres y los que menos oportunidades tienen”. La frase es de Santiago Poy, becario del CONICET y docente de la UCA y autor del estudio.

El estudio que hizo Poy muestra que los jóvenes más pobres actualmente enfrentan un déficit dramático en el acceso a la salud, educación de calidad y desarrollo de capacidades psicosociales. Esa realidad, en consecuencia, acentúa las diferencias entre las distintas clases. El resultado es que los jóvenes menos favorecidos se han ido empobreciendo y no han logrado acomodarse a los cambios sociales.

“Hay un desencanto con la educación y las credenciales educativas. Los jóvenes sienten que no cumple lo que promete. Y la sociedad argentina no puede absorber a los pobres que están egresando de la secundaria”.

Algunas cifras que ilustran la problemática:

  • Los jóvenes argentinos son 8,4 millones y representan casi un quinto del país.
  • Cuatro de cada 10 jóvenes no cuenta con educación secundaria completa
  • A fines de 2017 el 18,1% de los jóvenes argentinos de entre 18 y 29 años está desocupado, una tasa que triplica la de la población de 30 a 60 años.
  • La calidad del empleo que consigue varía notablemente conforme a la educación: el 52,5% de los que completaron el secundario o siguieron estudiando tienen un empleo pleno y de calidad. En tanto, el 81% de los jóvenes que no terminó el colegio tiene un empleo precario o un subempleo inestable.
  • Entre los jóvenes, las mujeres tienen un nivel educacional más alto que los hombres, pero una tasa de desocupación más alta (14% versus 24,8%).
  • Vivir en en hogares en donde hay personas que necesitan cuidados (niños pequeños, ancianos) es una variable que limita: la mitad de los que vive en hogares con requerimientos de cuidado medios y altos no terminan la secundaria.
  • Casi la mitad de los jóvenes (45,5%) no tiene cobertura de salud por obra social, mutual o prepaga. La evidencia es contundente de que el acceso a la salud y procesos de atención facilitan el bienestar en otras dimensiones de la vida.
  • El 50% de los jóvenes no hace ejercicio físico estructurado al menos una vez a la semana. En los estratos más bajos el porcentaje es casi el 60%.
  • El ingreso a la maternidad/paternidad son eventos claves: uno de cada tres jóvenes tiene hijos o está esperando a uno y la mitad de ellos fueron padres o madres adolescentes. Casi el 85% de ellos recibe algún mecanismo de transferencia de ingresos (52% la Asignación Universal por Hijo y 31,2% las asignaciones familiares).
  • Los jóvenes se sienten solos: el 17,9% dice no tener amigos ni una red a la cual recurrir en caso de tener una necesidad. Y mientras más pobre sea peor es la situación. En el estrato socio-ocupacional alto, tan solo el 7% presentan un déficit de apoyo social estructural, mientras que en los estratos bajos la cifra es de 20%.

El objetivo del estudio es caracterizar a la población de 18 a 29 años que reside en Argentina en función de una serie de dimensiones que tienen impacto en sus oportunidades de desarrollo humano y social. Entre las variables de corte más importantes son el nivel educativo, estrato social, aglomerado urbano, condición residencial y la composición del hogar.

Instantánea | 21 de noviembre

Buenos Aires, 20 de noviembre de 2018: Los socios de River Plate reciben entradas populares acreditando su condición de socio. Foto: José Romero/Telam

Locos por las entradas

POR QUÉ ES IMPORTANTE: Este sábado a las 17 se juega el Boca-River más importante de la historia. Hay ansiedad y pasión, pero también cordura.

Tecnología | 16 de noviembre

Kate Crawford: “La inteligencia artificial amenaza con aumentar las desigualdades y limitar las libertades individuales”

Es la mirada de la investigadora líder de Microsoft, exmano derecha de Barak Obama en el tema, y una de las personas que más está luchando contra la grieta social y política que está generando la revolución tecnológica. “Quien controle la Inteligencia Artificial, controlará el mundo”, alerta la experta.

Crawford, que antes de zambullirse en el mundo de la tecnología lanzó tres álbumes y fue parte de un popular dúo de música electrónica en Australia, está enfocada en sacar a la luz los problemas sociales derivados de la revolución digital. Ella se dedica a estudiar cómo los algoritmos marginan a las minorías.

La irrupción de la inteligencia artificial y los algoritmos están teniendo un enorme impacto en la sociedad y Crawford advierte que si no se regula, amenaza con aumentar las desigualdades y socavar las libertades individuales.

La revolución tecnológica ya es una realidad y está cambiando rápidamente el trabajo, muchos de los cuales están desapareciendo y se están simplificando. Un estudio de McKinsey del año pasado advierte que esto generará aún mayor inequidad.

  • El Banco Mundial dice que el 57% de los trabajos en las economías desarrolladas están amenazados por la robotización y la inteligencia artificial y la automatización está creciendo a una tasa de 15% anual.
  • Dos de cada tres chicos que ahora entran a la escuela van a terminar trabajando en empleos que hoy no existen.

El Gobierno de Mauricio Macri ha hecho una fuerte apuesta a la economía del conocimiento y usar la revolución digital como una herramienta de inclusión y desarrollo. Y es por eso que invitaron a Crawford a Buenos Aires esta semana, en el marco del programa Argentina 2030 de la Jefatura de Gabinete.

“Creo que Argentina está muy bien ubicada para convocar a más expertos de diferentes disciplinas para empezar a pensar en las implicancias sociales de la inteligencia artificial. Posicionaría a la Argentina en un lugar de liderazgo, junto con otros países que están viendo esto como un tema interdisciplinario y social”, dijo Crawford en una reunión con periodistas en la Casa Rosada.

Crawford, que se reunió con Macri, dice que “ustedes tienen científicos sociales, antropólogos y sociólogos que están analizando el impacto social de esta tecnología. Hay que ver cómo se los incluye para que sean parte de estos desafíos de investigación. Creo que se podría hacer”.

El peligro de que no se regule

La razón por la cual la investigadora cree que es urgente desarrollar políticas públicas para regular la irrupción de la inteligencia artificial es porque está convencida de que si no lo hacemos, tendremos que enfrentar un enorme conflicto social.

El primer problema que ve es que la inteligencia artificial está concentrada en pocas manos: “Hay solo cinco grandes compañías en los Estados Unidos que están desarrollando inteligencia artificial y otras cuatro en China”, explicó la experta. “Estamos en una carrera para dominar esa tecnología”.

Y es por eso que Crawford dice que en el debate de cómo regularla y así desarrollar buenas políticas públicas, el factor geopolítico no puede quedar fuera  y es fundamental que las regiones trabajen de manera conjunta.

Actualmente hay una enorme brecha entre los que están haciendo los Estados Unidos y China, por un lado, y el resto del mundo. El temor de muchos expertos, incluyendo la investigadora de Microsoft,  es que los demás están quedando tan retrasados, que los países se convertirán en “clientes de los Estados Unidos y China”.

“A la hora de analizar estas tecnologías hay que preguntarse quién recibirá los mayores beneficios y quiénes correrán los mayores riesgos”, dice Crawford. Y es por eso que es imperativo “que se estudien las implicancias sociales y políticas de los algoritmos que se utilizan en el desarrollo de los sistemas de datos y machine learning”.

Dice que el mundo digital está reproduciendo las desigualdades del mundo real y es por eso que los políticos tienen que entender cómo funcionan los sistemas de inteligencia artificial.

“A los algoritmos se les enseña a identificar y retroalimentarse con la información. El problema es que esos mismos sistemas los está usando la policía en los Estados Unidos para predecir crímenes”. Explica que se alimenta al algoritmo de una forma que refleja patrones de barrios de alta criminalidad y con los prejucios de los propios programadores. Pero esos sesgos reproducen estereotipos y el sistema de inteligencia artificial lo toma como única verdad. “Les estamos inyectando nuestras limitaciones y nuestra forma de marginar”, dice Crawford.

Crawford dio como ejemplo el caso del sistema de reconocimiento de imágenes de Google que confundía fotos de gorilas con personas de tez negra y el sistema de análisis de CV que usaba Amazon y que automáticamente discriminaba a las mujeres a la hora de ofrecer recomendaciones de a quién contratar. El gigante del comercio online tuvo que desecharlo a las pocas semanas.

Las fallas fueron identificadas y los errores corregidos, pero estos casos, como también otros, dejaron en claro que los datos con los que se nutren los algoritmos son cruciales para evitar que haya discriminación. “Es muy difícil lidiar con los sesgos”, advirtió la especialista. Y es por eso que ella insiste en que es fundamental trabajar con equipos multidisciplinarios, que incluyan filósofos y sociólogos, a la hora de desarrollar esta tecnología.

El año del ajuste de cuentas

Esos dos ejemplos y el escándalo de Cambridge Analytics y Facebook han sido un balde de agua fría que ha despertado la conciencia acerca la necesidad de diseñar políticas públicas para asegurarse de que los algoritmos no pasen a controlarnos.

Y eso se ve en las recientes presiones de empleados en Google, Amazon y Facebook exigiendo tener un rol sobre el impacto social de la tecnología que construyen. Y en las protestas para que las empresas no trabajen con el Pentágono o la policía.

Crawford dice que ahora es absolutamente común usar la inteligencia artificial para analizar la situación crediticia, legal y laboral de los ciudadanos. Y es por eso que es tan importante entender la dimensión social y ética. Sino, se corre el riesgo de quitar libertades y de afectar la democracia. “Hay que crear sistemas de inteligencia artificial que tengan en cuenta el contexto social y cultural”. Y agrega que si la mayoría de la inteligencia artificial se desarrolla en China y los Estados Unidos, por definición tendrá sesgos y prejuicios que reflejan esas culturas.

En China, gracias a la inteligencia artificial, el Gobierno está construyendo un “sistema de crédito social” a través del cual el comportamiento de cada uno de sus 1.300 millones de ciudadanos es puntuado en una especie de ránking de confianza. El sistema otorga puntaje y monitorea el comportamiento de sus ciudadanos, desde la información fiscal, hasta el tiempo que pasan jugando a videojuegos. Para 2020, todos estarán obligatoriamente incluidos en una enorme base de datos nacional en la que cada uno recibirá un puntaje en función de sus conductas.

La necesidad de desarrollar pensamiento crítico

La investigadora dice que en Silicon Valley tienen claro estos problemas, pero encontrar una solución no es fácil. Y da como ejemplo el reciente pedido de Apple y Amazon para una mayor regulación de ciertos sectores de la industria, en particular los que se basan en datos personales.

“Se va a necesitar mucho pensamiento crítico y ésta es una de las cosas que tenemos que tener en cuenta como prioridad educativa. En los últimos diez años se ha dicho: ‘enseñen a los chicos a programar, a codificar, todos deben codificar’. Y eso no resolverá estos problemas. Además, la programación y la escritura de código se puede automatizar fácilmente”, explicó.

“Creo que más que aprender a programar hay que aprender a pensar de manera crítica. Y eso es algo que se debe aprender desde la primera infancia. Creo que a los 5 o 6 años, los niños ya deberían saber que estos sistemas no necesariamente les muestran el mundo tal como es, sino que les muestran un mundo muy específico, personalizado, manipulado”, concluyó.

Al respecto, Crawford tiene algunas sugerencias:

  • Expandir la investigación sobre las implicancias políticas y sociales de la inteligencia artificial.
  • Asegurarse de que investigación es interdisciplinaria y no dominada por ingenieros y científicos.
  • Desarrollar políticas públicas específicas para la industria de la inteligencia artificial y con ellas, un nuevo marco normativo.

“Es imperativo poner reglas para asegurarse que los que están más expuestos no sufran y para identificar quienes son los que más se verán beneficiados. Es un desafío enorme, pero necesario”, dice Crawford . “Se pueden hacer reglas y leyes para decidir de qué clase de mundo quieres ser parte y qué tipo sociedad pretendes”. Agrega que tenemos una pequeña ventana de oportunidad para hacer lo correcto y decidir el tipo de vida que queremos proteger. “Es una conversación que tenemos que tener como sociedad”.

Además de su trabajo como investigadora en Microsoft, en 2017 Crawford fundó con otros colegas de la Universidad de Nueva York el AI Now Research Institute, un instituto independiente que pretende ayudar a los gobiernos a corregir los sesgos de desigualdad de sus algoritmos.   

Sociedad | 7 de noviembre

Ilustración por Pablo Domrose

Inclusión financiera: una receta para mejorar la vida de los pobres, los jóvenes y las mujeres

A pesar de la evidencia contundente de que es una herramienta clave para reducir la pobreza e impulsar la inclusión social, solo la mitad de los argentinos tiene una cuenta bancaria y entre los más pobres, solo la quinta parte.

En Argentina, recientemente la inclusión financiera ha ingresado de manera explícita en la política pública, pero la inestabilidad económica histórica del país hace que los avances sean difíciles. El Gobierno le ha dado prioridad y apuesta al rol que puedan tener las nuevas tecnologías y aplicaciones como Ualá y Mercado Pago para que más argentinos tengan acceso a métodos de pago modernos, seguros e inclusivos.

La inclusión financiera está aumentando a nivel mundial, acelerada por los teléfonos celulares e Internet, pero los logros han sido dispares de un país a otro.

El último informe del Banco Mundial dice que a nivel global, el 69 % de los adultos —3.800 millones de personas— hoy tiene al menos una cuenta en un banco o un proveedor de dinero móvil, lo que constituye un paso crucial para escapar de la pobreza.

Fuente: Banco Mundial

La contracara es que en el mundo hay cerca de 2.000 millones de adultos que no utilizan servicios financieros formales, la mayoría de los cuales son pobres y mujeres. El 56 % de todos los adultos no bancarizados son mujeres y la mitad de los adultos no bancarizados pertenecen al 40 % de los hogares más pobres dentro de su economía.

Fuente: Banco Mundial

Ignacio Carballo, probablemente el economista que más ha estudiado el tema de inclusión financiera en la Argentina, dice que el concepto es más amplio que la simple bancarización o el otorgamiento de microcréditos productivos al ciudadano de bajos recursos y típicamente informal. Lo define como “el proceso por el cual se maximiza el acceso y el uso de los servicios financieros formales a la vez que se minimizan las barreras involuntarias percibidas por aquellos individuos que no participan del sistema financiero formal”.

Carballo afirma que la evidencia es contundente de que “a nivel macro funciona para reducir la informalidad de empleo, reducir costos de bancarización, mejorar la recaudación tributaria, aumentar el impacto de la política monetaria y para dar mayor estabilidad financiera a la economía. Y a nivel micro es, efectivamente, una herramienta para la inclusión social y la reducción de la pobreza”.

La ONU estima que la inclusión financiera es no solo un tema económico, sino que va a corazón del desarrollo humano y el empoderamiento:

“La inclusión financiera brinda a las personas los medios para mejorar sus propias vidas. Se puede observar claramente en las opciones que tienen las mujeres como resultado de tener acceso a una cuenta bancaria: invierten en negocios y utilizan los ingresos de sus negocios para invertir en sus hogares. Se hace evidente en las elecciones que las familias toman para la educación de sus hijos cuando pueden ahorrar o recibir remesas de miembros de familias que viven en el extranjero”.

Fuente: Banco Mundial

La realidad argentina

La inclusión financiera es un tema que está presente en la agenda del país. De hecho, hay un grupo enfocado en este tema que funciona hace tiempo dentro del Gobierno, que es el consejo de coordinación de la inclusión financiera. Es relevante porque el mercado financiero es muy chico, hace falta crecer fuerte en bancarización y esto afecta a los más humildes.

De acuerdo al Banco Mundial, en Argentina, el 51,3% de los adultos declara no tener una cuenta en una institución financiera y entre los más pobres, sólo el 19,7% tiene acceso a una cuenta. Y la situación va empeorando: entre 2014 y 2017 los no bancarizados entre los más pobres crecieron del 55,4% al 61,9%.

El Banco Central no mira las mismas cifras: según sus números, el 80% de los cuit o cuil de los argentinos están asociados a una cuenta bancaria y eso sería un reflejo más fiel de la realidad argentina. Los expertos en el tema dicen que una mayoría de esos afiliados nunca usan esas cuentas, no están activas o ni saben que las tienen. En la práctica, no son poseedores de los beneficios de estar dentro del sistema financiero, por lo que es más realista y útil usar las cifras del Banco Mundial.

El informe anual del Global Findex del Banco Mundial sobre temas de inclusión financiera también revela que la bancarización en Argentina está por debajo del promedio de la región (48.7% vs. 54.4%). El estudio dice que los motivos por los que no se posee una cuenta en alguna institución financiera son en su mayoría razones económicas. Un 59,1% declaró no tener fondos suficientes y un 42,8%, que los servicios financieros son demasiado caros.

Otro factor es la confianza: un 25,4% dice no tener cuenta por no confiar en las instituciones financieras. Los argentinos han incrementado su hábito de ahorro, pero principalmente por fuera del sistema financiero formal. Operan en negro. La brecha entre el ahorro informal y el formal más que se duplicó, pasando del 10,1% al 23,1%

En los últimos años, el acceso y el uso de tarjetas de débito y crédito también se han reducido. Mientras que en 2014 un 44% declaraba tener una tarjeta de débito, en 2017 la cifra se redujo al 41,4%. En tarjetas de crédito se pasó de un acceso del 26,6% al 24% y en cuanto al uso, la tasa bajó del 23,9% al 21%.

Entre los datos positivos es que en la Argentina casi no hay brecha de género cuando se habla de inclusión financiera y crece el uso de telefonía móvil y la tecnología digital para operaciones financieras.

En la Argentina no hay datos duros aún, pero Carballo, el economista de la UCA y CONICET, experto en el tema, explica que hay iniciativas en la Villa 31 y en comunidades precarias en otras regiones del país, donde se están haciendo esfuerzos. En la Villa 31 este año se instaló el primer centro de servicios, que tiene dos ventanillas para hacer pagos y además pusieron un cajero automático. A través de las ventanillas de puede cargar la SUBE, recargar los celulares, enviar dinero y comprar pasajes.

Mujeres2000 y el Programa Semillas, se enfocan en finanzas inclusivas. El Programa Semillas tiene como objetivo dar acceso a créditos a personas de barrios vulnerables del conurbano bonaerense. Ahora trabaja en un proyecto para desarrollar una herramienta tecnológica adaptada a las necesidades de las instituciones de microcréditos para mejorar la productividad. La ONG trabaja directamente con la de familias de sectores humildes.

Mujeres2000 lleva 18 años trabajando en la villas y se enfoca en acercar herramientas de formación y microcréditos para emprendimientos, asesoramiento y financiamiento para refacción de viviendas, y becas de estudio para educación superior y acompañamiento para la inserción laboral.

El problema para las Pymes

Además de tener un nivel de bancarización bajo, en la Argentina la pequeña y mediana empresa encuentra obstáculos para la obtención de crédito, lo que no colabora con el crecimiento de sus negocios y del sector comercial y productivo en dicho rango.

Menos del 1% de las Pymes acceden al mercado de capitales. Y si bien ese financiamiento superó los US$ 1.500 millones en 2017, sigue siendo muy bajo

Marcos Ayerra, presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), es uno de los que está liderando los esfuerzos para mejorar el financiamiento a las Pymes. En una entrevista reciente, el funcionario dijo que la nueva Ley de Mercado de Capitales ha sido una buena herramienta para avanzar en la inclusión financiera, pero reconoce que hace falta crecer fuerte en la bancarización ya que afecta a los más humildes.

“La CNV tiene un rol y sobre todo un desafío muy importante para lograr que más gente tenga acceso al mercado de capitales. Actualmente, supervisamos más de 350 fideicomisos financieros con oferta pública dedicados a financiar el consumo y tienen como activo subyacente cerca de un millón de préstamos a gente que, quizás, no tiene muchas alternativas”, explica Ayerra.

Y agrega que la creación el año pasado el instrumento Obligaciones Negociables Simple PYME digital ha facilitado el acceso de las pequeños empresarios de todo el país al mercado sin moverse de su casa.

Este año, y a pesar de la crisis, el financiamiento obtenido por las Pymes en el mercado de capitales durante el segundo trimestre aumentó un 51%, comparado con el mismo período del año previo.

El rol de las Naciones Unidas

En 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Y una de las herramientas elegidas fue la inclusión financiera.

Casualmente, la embajadora del Secretario General de las Naciones Unidas sobre inclusión financiera para el Desarrollo Sustentable es una economista argentina: Máxima de Holanda. Desde 2016 ella viene haciendo hincapié en la urgente necesidad de impulsar la inclusión financiera y garantizar el acceso de las mujeres a la tecnología.

El primer Objetivo de Desarrollo Sustentable, que apunta a terminar con la pobreza extrema en 2030, menciona explícitamente la importancia del acceso a los servicios financieros.

“Cuando las personas se incluyen en el sistema financiero, pueden salir de la pobreza mejor invirtiendo en negocios o educación”, dice el documento de las Naciones Unidas.

En India, un esfuerzo gubernamental para abrir bancos en áreas rurales ayudó a reducir la pobreza rural entre 14 y 17 puntos porcentuales. El gasto relacionado con la escuela aumentó en un 20% en los hogares nepalíes que abrieron cuentas bancarias gratuitas.

Hay estudios que demuestran que los aplicaciones que permiten guardar y transferir fondos a través de un teléfono celular pueden contribuir a mejorar el potencial de generación de ingresos de las personas y, así, a reducir la pobreza.

Otro de los beneficios de la inclusión financiera y poder ahorrar es que evita que las personas caigan en la pobreza al suavizar el golpe de los gastos inesperados. Cuando se golpea con la muerte de un sostén de la familia, una cuenta de ahorros puede ser todo lo que se interpone entre el empobrecimiento y la estabilidad de una familia. Los servicios de pago digital también permiten a las personas recolectar dinero de amigos y familiares lejanos cuando se enfrentan a la presión económica.
Beneficios para el Estado

La inclusión financiera también beneficia a la administración pública. Al alejarse del efectivo y utilizar los pagos digitales para distribuir los salarios del Gobierno y las transferencias de efectivo, como las pensiones, los gobiernos pueden reducir costos.

La digitalización de las transferencias sociales y los salarios del Gobierno tiene el potencial de introducir a millones de adultos de las economías emergentes en el sistema financiero. Esto tiene muchos efectos positivos en la macroeconomía.

El G20 este año puso el tema en la agenda y será discutido en la Cumbre de Líderes de Buenos Aires a fin de mes.

Aumentar la inclusión financiera a través de la tecnología digital

Se ha registrado un aumento significativo en el uso de teléfonos celulares y de Internet para realizar operaciones financieras. Entre 2014 y 2017, esto ha contribuido a que aumente del 67 % al 76 % a nivel mundial, y del 57 % al 70 % en el mundo en desarrollo, la proporción de titulares de cuentas que envían o reciben pagos a través de medios digitales.

A nivel mundial, si bien hay casi 2.000 millones de adultos que aún no están bancarizados, dos tercios de ellos poseen un teléfono celular que podría ayudarlos a acceder a los servicios financieros.

Fuente: Banco Mundial

El Banco Mundial dice que mediante la tecnología digital se podrían aprovechar las operaciones que actualmente se realizan en efectivo para incorporar a más personas al sistema financiero. Por ejemplo, si el Estado pagara sueldos, pensiones y beneficios sociales directamente en cuentas bancarias, se podrían brindar servicios financieros formales hasta a 100 millones de adultos más a nivel mundial, de los cuales 95 millones se encuentran en economías en desarrollo.

“Ya sabemos mucho acerca de cómo garantizar que las mujeres tengan acceso igualitario a servicios financieros que pueden cambiarles la vida”, declaró Melinda Gates, copresidenta de la Fundación Bill y Melinda Gates. “Cuando el Gobierno deposita los pagos de beneficios sociales u otros subsidios directamente en las cuentas bancarias digitales de las mujeres, el impacto es asombroso. La mujer adquiere poder de decisión en el hogar y, con más herramientas financieras a su alcance, invierte en la prosperidad de su familia y contribuye a un crecimiento económico amplio”.

En Argentina, Brasil y Costa Rica, alrededor del 20 % de los adultos que tienen cuenta usa el celular o Internet para operar a través de una cuenta. Digitalizando los pagos de sueldos en efectivo, las empresas podrían contribuir a que hasta 30 millones de adultos no bancarizados —de los cuales casi el 90 % sí tiene teléfono celular— sean titulares de una cuenta.

La respuesta argentina

Pierpaolo Barbieri es un emprendedor argentino que está completamente convencido que la tecnología es el camino. El creador de Ualá es un millennial que quiere revolucionar la manera en la que se hacen las transacciones financieras en la Argentina. La aplicación cumplió un año y ya tiene casi medio millón de usuarios, dos tercios de los cuales nunca tuvieron cuenta bancaria.

“Para nosotros Ualá siempre fue un producto social. Tiene una clara misión social. Hubo más de 200.000 personas que hoy tienen su primera tarjeta gracias a Ualá. Es importante que todos los argentinos tengan acceso a un método de pago moderno, seguro e inclusivo. Por demasiado tiempo el sistema financiero estuvo muy cerrado y sin competencia. Venimos a cambiar eso. Por eso, digo que queremos a todos esos clientes que los bancos nunca quisieron. Y al resto, también. Quizás lo logremos nosotros, quizás sean otros. Pero lo importante para el país es que ocurra. Y que cada vez más gente tenga acceso al crédito para poder crecer y desarrollarse”.

Ignacio Carballo dice que “es fundamental que nuestro país construya y transite su propio camino de inclusión financiera. Hay que fomentar la inclusión sin descuidar la integridad, estabilidad y protección al consumidor. Es necesario comprender que los servicios de deuda informales están a merced de la población más vulnerable, en condiciones financieras ampliamente menos favorables (tasas de interés más altas) y con traumáticas consecuencias frente al no pago”.

Tecnología | 5 de noviembre

Pierpaolo Barbieri: “El sistema financiero estuvo muy cerrado y sin competencia. Venimos a cambiar eso”

El creador de Ualá es el millennial que quiere revolucionar la manera en la que se hacen las transacciones financieras en la Argentina. La aplicación cumplió un año y ya tiene casi medio millón de usuarios, dos tercios de los cuales nunca tuvieron cuenta bancaria.

El economista e historiador acaba de levantar US$ 34 millones para seguir creciendo, dice que no le asusta la crisis y está apostando crear un proyecto de inclusión financiera para llegar a toda esa gente que no tiene acceso al sistema formal.

Actualidad | 5 de noviembre

Ilustración por Pablo Domrose

Las elecciones parlamentarias de Estados Unidos en tres gráficos

Es el tercer socio comercial de la Argentina y la principal fuente de inversión directa. En momentos en que el Gobierno de Mauricio Macri apuesta a las exportaciones para salir de la crisis, una victoria de los demócratas este martes pondría freno a los impulsos nacionalistas y anti globalización de Donald Trump y daría un impulso al comercio global.

El 6 de noviembre se celebran los comicios de mitad de término en Estados Unidos, en los que se elige a la totalidad de los miembros de la Cámara de Representantes y a un tercio del Senado, este último compuesto por 100 escaños. Desde las elecciones presidenciales de 2016 ambas cámaras son de mayoría republicana.

Ha sido la campaña electoral más cara de la historia por unas elecciones legislativas en Estados Unidos. El consenso es que el resultado de este martes arrojará un Congreso dividido en el que los demócratas se quedarían con el control de la Cámara de Representantes y los republicanos retendrían el del Senado.

Lo que dicen las encuestas

Los sondeos y analistas electorales apuntan a que los demócratas podrían obtener el martes los 23 escaños que necesitan para recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes, lo que les permitiría frenar la agenda legislativa de Trump e investigar a su administración.

Por su parte, los republicanos podrían conservar su pequeña mayoría en el Senado, actualmente de dos escaños, con lo que mantendrían el poder para aprobar el nombramiento de los jueces de la Corte Suprema.

Actualmente, los republicanos controlan con un escaso margen de 51-49 el Senado, pero los demócratas enfrentan una ecuación extremadamente difícil: deben ganar 26 de los 35 escaños en juego, incluidos varios en los estados que votaron por el republicano Trump en 2016.

Relevancia para la Argentina

Para la Argentina, el resultado de las elecciones es relevante: Estados Unidos es el tercer socio comercial de la Argentina y la principal fuente de inversión directa. En momentos en que el gobierno de Mauricio Macri apuesta a las exportaciones para salir de la crisis, una victoria de los demócratas este martes pondría freno a los impulsos nacionalistas y anti globalización de Donald Trump y dar un impulso al comercio global.

Lo que está en juego

Para los 435 escaños de la Cámara de Representantes, que serán renovados por dos años, la pelea se concentra de hecho en unas 60 circunscripciones, pues el resto están sólidamente ancladas a uno u otro bando.

En el Senado están en juego 35 de los 100 escaños, para mandatos de seis años. Por el azar del calendario, esos 35 estados están en zonas tradicionalmente conservadoras, lo que dificulta una reconquista demócrata.

Los estadounidenses votarán también por gobernadores en 36 estados.

Crédito: AFP

Niveles de participación

Estas elecciones parecen beneficiarse de una movilización inédita para una cita que habitualmente convoca a 40%-45% del electorado, contra 60% en las presidenciales.

Más de 32 millones de electores ya votaron por correspondencia. Eso ya representa un 20% más que el conjunto de votos anticipados en las elecciones de medio mandato de 2014, según el experto.

Crédito: AFP

Si se confirma lo de las encuestas y los demócratas se quedan con la Cámara de representantes, el vuelco electoral iría en sintonía con lo sucedido en la historia moderna de Estados Unidos: solo Bill Clinton y George W. Bush consiguieron aumentar el número de escaños de su partido en los comicios legislativos de mitad de periodo frente a los presidenciales.

Crédito: Statista
Actualidad | 31 de octubre

La receta para ciudades más inclusivas es apostar por la economía del conocimiento

Es la conclusión de un seminario que discutió cómo evolucionará el mercado laboral en América Latina y el impacto que tendrá en ciudades como Buenos Aires. América Latina es la región más urbanizada y la más vulnerable a la automatización del trabajo. Dos de cada tres chicos que ahora entran a la escuela van a terminar trabajando en empleos que hoy no existen.

El desafío

El 80% de la gente en la región vive en ciudades y si se quiere combatir la pobreza, disminuir la desigualdad y aumentar la inclusión, es ahí donde deben comenzar los cambios. Y la receta para desarrollar ciudades más inclusivas pasa por adaptarse a la economía del conocimiento

América Latina es la región más urbanizada y más vulnerable a la automatización del trabajo y dos de cada tres chicos que hoy entran a la escuela van a terminar trabajando en empleos que en el presente no existen. El Banco Mundial dice que el 57% de los trabajos en las economías desarrolladas están amenazados por la robotización y la inteligencia artificial y la automatización está creciendo a una tasa de 15% anual.

Qué está haciendo el Gobierno de la Ciudad

La buena noticia es que la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de las dificultades económicas, está haciendo lo que recomiendan los expertos: apostar a la economía del conocimiento invirtiendo en infraestructura y educación para luchar contra la exclusión social y la desigualdad.

IMG_7232

Dónde fue el debate

Un evento organizado por la influyente revista Americas Quarterly y la fundación Citigroup, del que participó el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, sirvió de marco para discutir cómo evolucionará el mercado laboral en América Latina y el impacto que tendrá en sus grandes capitales y centros urbanos.

Larreta destacó que 4 de los 6 “unicornios” regionales nacieron en Buenos Aires, como Mercado Libre y Globant, que ya tienen un valor de más de US$ 1.000 millones.

“Estamos apostando a la economía del conocimiento. Para ello creamos polos de desarrollo y por eso queremos vincular a la educación con la nueva economía y las industrias del futuro” dijo Larreta. Y agregó que es urgente “adaptar nuestro sistema educacional a la revolución tecnológica que estamos viviendo”.

Hay consenso de que las ciudades tienen que atraer capital humano para crecer y para ello es clave el atractivo cultural, la calidad del transporte público y la interconectividad. La combinación de esos tres factores tiene un impacto económico enorme. “La calidad de vida en la ciudad está fuertemente vinculada con la calidad del transporte público. La gente tiene que estar cerca de donde trabaja y de donde se divierte”, dijo el Jefe de Gobierno de la Ciudad. Brian Winter, el Editor en Jefe de Americas Quarterly, dijo que Buenos Aires está haciendo lo correcto y “lo está haciendo con poca plata, buena gestión y diálogo”.

IMG_7231

La mirada de un economista

El economista Eduardo Levy Yeyati Levy dijo que los trabajos que perduraran en el tiempo serán los que involucren creatividad, empatía y habilidades “blandas”. “La creatividad es más importante que el conocimiento y la empatía es la última trinchera de lo humano”, dijo el decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato De Tella. Pero advirtió que “el problema es que muchos de esos trabajos pagan mal”.

A modo de ejemplo, Marta Cruz, cofundadora y directora de NXTP Labs, un fondo de inversión que se enfoca en startups tecnológicas de América Latina, reveló que han invertido en 154 empresas que han creado directa o indirectamente 154 mil empleos de calidad.

Daniel Martínez, actual intendente de Montevideo, dice que estamos viviendo un momento de transición en el que lo antiguo no termina de morir y lo nuevo aún está naciendo. Y eso genera desconfianza social con gran impacto político” y el Estado tiene que tener un rol clave para generar inclusión social”.

El evento de este miércoles coincidió con el Día Mundial de las Ciudades, que se estableció con el objetivo de promover el interés en la urbanización y fomentar la cooperación entre los países.

Actualidad | 29 de octubre

Foto: Sergio LIMA / AFP

Una radiografía de la victoria de Bolsonaro: su programa y los hombres clave que lo acompañarán

Su llegada al poder representa un realineamiento económico, social y diplomático de Brasil. Fue la elección más polarizada y trascendente desde el final del régimen militar, en 1985. Para la Argentina es de vital importancia: Brasil es, por lejos, nuestro principal socio comercial y pieza clave en la estrategia de Macri para su reelección.

Jair Bolsonaro ganó con facilidad la segunda vuelta presidencial con el 55% de los votos frente al 45% de Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores.

El exmilitar de 63 años llega al poder con un mensaje anticorrupción y con una plataforma derechista de privatizaciones y leyes laxas sobre tenencia de armas de fuego y seguridad. Además prometió una radical disminución del déficit fiscal y una ambiciosa reforma de las pensiones.

Será el octavo presidente del país desde el fin de la dictadura militar. Es el primer militar que llega al poder por medio de elecciones desde 1945.

El futuro presidente de Brasil lidiará con el Congreso más fragmentado del mundo. El nuevo parlamento tendrá 30 partidos representados y sin ninguna formación que cuente con más del 12 % de los votos.

001_1A79SF_JPEG

Programa de Gobierno

La principal prioridad de Bolsonaro es arreglar la economía. Los optimistas dicen que una vez al mando, atenuará su discurso incendiario y apuntará a crear una mayoría en el Congreso sin recurrir al clientelismo, como los gobiernos anteriores.

El futuro Ministro de Hacienda, Pablo Guedes señaló que intentarán disminuir el déficit fiscal, realizar una reforma al sistema de pensiones, mejorar el mercado laboral y revisar la estructura de impuestos.

001_1AB161_JPEG

Los hombres clave que lo acompañan

Generales en ministerios clave y un ultraliberal al frente de la economía, esos son los hombres que acompañarán a Bolsonaro. Su gabinete estará formado, en su mayoría, por hombres sin experiencia política.

– Paulo Guedes, economista de 69 años formado en el liberalismo de la Universidad de Chicago. Él será un “superministro” que tendría a su mando las carteras de Hacienda y Planificación, así como la Secretaría de Inversiones Públicas.

– Onyx Lorenzoni, el director de orquesta. Es diputado desde 2003 y considerado el cerebro de la campaña. Forma parte del partido de derecha Demócratas (DEM) y es reconocido por sus iniciativas anticorrupción. Será el jefe de gabinete.

– Augusto Heleno Ribeiro. Este general cuenta con la admiración de Bolsonaro y fue su instructor en la Escuela Militar en los años 70. Será su ministro de Defensa.

– Oswaldo Ferreira, el general “verde oliva”. Es mencionado como posible ministro de Transportes. Fue el encargado de diseñar el programa presidencial de infraestructura y medioambiente.

– Marcos Pontes, el astronauta. El piloto de la Fuerza Aérea fue el primer brasileño en viajar al espacio, en 2006, a bordo de la nave Soyuz, que lo llevó a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde pasó una semana. Este héroe nacional podría asumir la cartera de Ciencia y Tecnología.

001_1AE522_JPEG

La relación con Argentina

Para la Argentina, el resultado de ayer resulta de vital importancia: Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil, después de tres años malos, depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno.

En Bolsonaro Mauricio Macri tiene un socio político alineado con la derecha. Anoche lo llamó y resaltó a Brasil como “un socio estratégico indiscutible de la Argentina, lo que se refleja en la variedad y relevancia de los temas que componen la agenda común”. Aunque anoche Guedes anticipó que la relación con Argentina y el Mercosur no será prioridad para Bolsonaro.

Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada tres puntos que aumenta el PBI de Brasil, el de Argentina crece un punto, según la Unión Industrial Argentina.

En 2017, como ocurre desde hace décadas, Brasil fue el principal destino de nuestras exportaciones. Las ventas de productos y servicios argentinos a ese mercado llegaron a US$9.316 millones. Cifras oficiales muestran que hoy Brasil recibe el 16% de las exportaciones argentinas, aunque en 2013 la cifra era 21%.

Brasil es también el origen de la mayoría de nuestras importaciones. El año pasado el déficit bilateral para Argentina (exportaciones menos importaciones) fue de US$8.555 millones y representó casi el 90% del déficit comercial total. Aunque la fuerte devaluación del peso de este año hizo que en los primeros 8 meses las exportaciones argentinas terminaran creciendo 23,2% al tiempo que las importaciones prácticamente se frenaban.

Es importante resaltar que las exportaciones de origen industrial a Brasil, las de mayor valor agregado, se proyectan con un aumento del 31% a diciembre con respecto al año pasado. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante del mundo.

Sociedad | 26 de octubre

Lo que tiene que hacer la Argentina para estar preparada para pagar las pensiones de los futuros jubilados

Los sistemas previsionales del mundo no están preparados para poder recibir a una población que cada vez vive más tiempo. El envejecimiento de la población es un desafío para los gobiernos. El dilema es cómo balancear los objetivos gemelos de brindar una jubilación digna a la gente y no descarrilar a la economía en el proceso.

Existe una tensión natural entre estos dos objetivos. Un sistema que proporciona beneficios muy generosos es poco probable sea sostenible en el tiempo, mientras que un sistema que sea sustentable durante muchos años podría estar proporcionando beneficios muy modestos.

De acuerdo con el más reciente Índice Mundial de Pensiones realizado por la consultora Mercer, nuestro país está muy por debajo del nivel de preparación suficiente para lidiar con ese fenómeno. El ránking, que considera los aspectos de adecuación, sostenibilidad e integridad (que van de 0 a 100), lo lideran Holanda y Dinamarca, con puntuaciones de 80,3 y 80,2.

Argentina obtuvo una calificación de 39,2 puntos, la más baja de los 34 sistemas que forman parte del ránking anual que se publica desde hace 10 años. Su mejor promedio correspondió al área de Integridad (44,1) que considera indicadores de regulación, costos y protección. En Adecuación -referido a los beneficios, ahorro, apoyo fiscal y la forma en que está diseñado el sistema- obtuvo 40,8, su menor calificación. La menor calificación fue en Sostenibilidad (33,8) que evalúa a las coberturas, activos, deuda pública y crecimiento económico.

En América Latina, el mejor sistema es el de Chile, que está entre los top 10. Además se destacan los sistemas de Colombia (62,6), Perú (62,4) y Brasil (56,5), que se ubican en las posiciones 14, 16 y 21, respectivamente.

Recomendaciones para Argentina

El informe dice que el argentino es “un sistema que tiene algunas características deseables, pero también tiene grandes debilidades y omisiones que deben ser atendidas. Sin estas mejoras, su eficacia y sostenibilidad están en duda”.

El estudio recomienda elevar el porcentaje de cotización obligatoria y la edad de retiro, además de incluir a adultos mayores en la fuerza de trabajo. También mejorar la inclusión de trabajadores independientes.

Otras sugerencias: 

– Introducir incentivos fiscales para que aumenten las contribuciones voluntarias para elevar los ahorros para la jubilación
– Aumentar la cobertura de los empleados en planes de pensiones ocupacionales
a través de membresía automática, elevando así los niveles de aportes
-Mejorar el marco regulatorio de los sistemas privados

Sociedad | 24 de octubre

Los dos artículos que desataron la polémica en la última declaración de la SIP sobre la libertad de expresión en la era digital

La semana pasada la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebró su Asamblea General en Salta, donde se firmó una nueva declaración de principios con 13 puntos que apuntan a garantizar la libertad de expresión y prensa en la era digital.

Por primera vez se le adjudican responsabilidades a los gigantes de la tecnología como Google y Facebook, que son los principales intermediarios de la información.

El punto 13 en particular dice que “los intermediarios tecnológicos deben comprometerse con el respeto y la promoción de la libertad de expresión y no deben ceder ante presiones de gobiernos u otros grupos de poder”. Y agrega que “sus políticas y criterios que puedan restringir la circulación de contenidos deben ser claros y transparentes. Asimismo, deben adoptar buenas prácticas para resguardar los datos personales y la privacidad de las personas que utilizan sus plataformas y servicios”.

Hasta ahí todos de acuerdo. Pero los puntos 10 y 11 de la declaración generaron una fuerte polémica.

10. La diseminación maliciosa o deliberada de desinformación por parte de actores estatales o privados puede afectar la confianza pública. La desinformación no se debe combatir con mecanismos de censura ni sanciones penales, sino con la adopción de políticas de alfabetización noticiosa y digital. Los intermediarios tecnológicos deben adoptar medidas de autoregulación para prevenir la diseminación deliberada de desinformación.

11. Los gobiernos no deben imponer responsabilidades legales a los actores del ecosistema digital por los contenidos de interés público generados o compartidos por terceros en sus plataformas.

Las críticas

Los críticos entre los miembros de la SIP alegan que esos dos puntos fueron el producto de la campaña de lobby de Google y Facebook y así lograron imponer sus reglas: que los dejen autoregularse y que los eximan de responsabilidad legal si vuelve a suceder algo como lo de Cambridge Analytica.

Afirman que los dos puntos en discusión reflejan casi de manera literal los argumentos que vienen usando Google y Facebool para evitar ser reguladas. Cabe recordar que las plataformas están siendo fuertemente criticadas por el rol que han adquirido en modelar la conversación social y el debate político.

La SIP, entidad privada sin ánimo de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas, está integrada por editores y directivos de más de 1.300 medios de comunicación del continente americano y tiene sede en Miami (EE.UU.).

Educación | 18 de octubre

El tiempo que un estudiante argentino pasa en la escuela versus lo que aprende

Un estudio del Banco Mundial señala que de los 13 años que en promedio van a la escuela, el aprendizaje “real” equivale a 9 años. Esa relación ubica al país como el segundo de Sudamérica con más años “netos” de formación, sólo detrás de Chile. Sin embargo, estamos lejos de los 12 años que llegan a sumar los alumnos de los países con mejor indicador, como Singapur, Japón y Finlandia. 

Si los años de estudio de un alumno promedio de la Argentina fueran ajustados por la calidad de esa educación, ¿cuántos años de aprendizaje neto tendría? Esa pregunta fue la que el Banco Mundial se hizo, respondió y usó como una de las variables que conformaron el Índice de Capital Humano, una referencia que estima la productividad que puede alcanzar un chico promedio según el país donde se desarrolla.

El trabajo señala que en la Argentina un chico accede, desde que tiene 4 años y hasta que cumple 18, a 13,1 años de estudio en promedio, lo que ubica al país en el puesto 46 entre 157 países. Sin embargo, cuando el Banco Mundial lo concilia con la calidad educativa, afirma que los años netos de aprendizaje son en verdad 8,9. Y ahí es donde la Argentina desciende al puesto 60.

Para hacer ese ajuste, los especialistas crearon un coeficiente a partir de las pruebas internacionales y regionales que se toman en las escuelas de casi todo el mundo, como las PISA, TIMSS o TERCE, por citar algunas.

Entre los destacados de la región pero lejos de los mejores

Como el informe es el primero de estas características que hace el Banco Mundial, no se pude medir la evolución pero sí permite hacer comparaciones. En ese sentido, los años “netos” de aprendizaje en la Argentina, ubican al país segundo (junto con Ecuador) en Sudamérica, sólo detrás de Chile, que alcanza los 9,6 años. Así supera a Colombia (8,5), Uruguay (8,4), Perú (8,3), Brasil (7,6) y Paraguay (7,1).

Pero queda muy lejos de los países desarrollados y con mejores resultados en las pruebas de rendimiento educativo. Los cinco primeros son los únicos del mundo que llegan a 12 años netos de estudio. Son Singapur, Japón, Corea del Sur, Hong Kong (China) y Finlandia.

Visualizá el informe en un mapa del mundo

Un estudio relativo que ayuda a hablar de políticas educativas

El trabajo del Banco Mundial es reciente (fue presentado el 11 de octubre) y era desconocido por muchos especialistas en educación consultados. Sin embargo, algunos contextualizaron el reporte.

“Lo primero que relativiza el trabajo es que los años de estudios están ajustados por pruebas que miden un determinado paquete de conocimientos. Es decir hay una reducción del capital social a esos conocimientos”, remarcó Adriana Puiggrós, doctora en Pedagogía y ex directora general de Cultura y Educación de la provincia.

Guillermina Tiramonti, coordinadora del Consejo de Formación Continua de la provincia de Buenos Aires e investigadora principal del área de educación de FLACSO, opinó en el mismo sentido y agregó una serie de preguntas que también buscan desarmar una construcción simplemente estadística: “¿Las pruebas internacionales evalúan las habilidades que realmente van a necesitar los chicos dentro de 10 años? ¿Qué habilidades requiere específicamente la Argentina? ¿Qué habilidades necesitan las empresas argentinas?”.

Tiramonti concluyó que lo más importante es que ayudan a visibilizar la importancia de la educación en el futuro de un país e invitan a trabajar en la implementación de políticas públicas que mejoren la calidad educativa.

Chile, otra vez como ejemplo de la región

Chile encabezó en Sudamérica el promedio neto de años de aprendizaje, según el estudio del Banco Mundial. No es la primera vez. También está al tope en pruebas internacionales, como las PISA.

“Hay cierto acuerdo, sobre todo a partir de las evaluaciones, que Chile pica en punta en materia de educación en la región. Y destacaría tres aspectos por los que eso ocurre: mantiene continuidad en políticas educativas que llevan tres décadas; tiene un Estado que sigue esas políticas, las supervisa y no tiene problemas de gobernabilidad; y cuenta con recursos humanos con gran capacidad técnica en las áreas de gobierno vinculadas a la educación”, consideró Tiramonti.

¿Qué es el Índice de Capital Humano?

La cantidad de años de educación y la cantidad de años “netos” de aprendizaje son dos de los seis datos que ayudan a conformar el Índice de Capital Humano. Otras variables que incorpora son por ejemplo la probabilidad de supervivencia a los 5 años y de adultos.

Ese índice mide la cantidad de capital humano que un niño que nace hoy puede esperar alcanzar a la edad de 18 años. Es decir refleja (en una escala de cero a uno) la productividad que tendrá como trabajador en el futuro y la compara con la que tendría si accediera a servicios que le garanticen una salud plena y una educación completa y de calidad.

A la Argentina ese indicador le dio 0,61, lo que quiere decir que está un 39% por debajo del ideal. Ese índice lo hace ubicar en el lugar 63 del ranking. Singapur encabeza la lista con 0,88 puntos, seguido por Corea del Sur (0,84), Japón (0,84), Hong Kong (0,82) y Finlandia (0,81).

En América Latina, el mejor posicionado también es Chile (0,67), seguido por la Argentina y México (0,61), y luego Ecuador y Uruguay (0,60).

Foto: Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.

Actualidad | 16 de octubre

Claudio Zuchovicki y el origen de la crisis: “Fue más una crisis política que una crisis económica”

Entrevista por WhatsApp – El economista dice que el problema de la Argentina es que nunca hemos tenido la madurez política para hacer las reformas estructurales que se necesitan, critica la soberbia del Gobierno y da su visión de cómo se sale de la pesadilla que estamos viviendo.

ZuchoWhatsApp
Sociedad | 15 de octubre

Joan Melé: “El mundo no necesita a Amazon ni a Google, lo que necesita es una banca más ética y transparente”

El referente de la banca ética alerta sobre la falta de conciencia del mundo financiero y los consumidores. Y sostiene que no se necesita más tecnología en un mundo donde sobran los recursos. También afirma que es posible combinar la rentabilidad de un banco con un comportamiento ético y transparente. El banquero catalán será uno de los expositores en el Coloquio de IDEA que arranca este miércoles en Mar del Plata.

Joan Melé es directo y contundente: “haré, hasta que me muera, todo lo posible por cambiar el mundo”.

La cruzada de este banquero catalán es convencernos a todos de que es posible combinar la conciencia, la ética y la sostenibilidad con la banca y la industria. Dice que el modelo económico mundial está basado en el egoísmo y hay que cambiarlo. Melé será uno de los expositores en el 54° Coloquio de IDEA que arranca este miércoles en Mar del Plata, donde el eje temático de este año será “Cambio Cultural: soy yo y es ahora”.

-¿Que es una banca ética?
-Una banca ética es, primero, una que tiene conciencia de que no es la propietaria del dinero sino que solo gestiona el dinero de sus clientes. Por lo tanto, lo único que hace es definir de una manera muy clara en qué tipo de empresas va a invertir y en cuáles no. Y explica los motivos. Y son motivos éticos, No solo hace inversiones para ganar dinero sino que también mira la ética de las empresas. La ética significa cómo trata a sus trabajadores, a sus proveedores, a sus clientes, al medio ambiente. El primer punto a definir son los criterios con los que voy a invertir, en qué sí y en qué no. Segundo, transparencia total. Explícame hasta el último céntimo cuáles son las empresas las que has hecho la inversión, para que la gente sepa si estás haciendo algo correcto o incorrecto. Hay un tercer punto: que también haya muy poca diferencia de salarios entre los directivos y los empleados. En un banco convencional esta diferencia pueden ir desde 100 hasta 1000. Aquí, en la banca ética, no llega a 10 veces.

-La banca y los gestores de fondos tienen una responsabilidad fiduciaria de rentabilizar lo que invierten sus aportantes, ¿no?
-En primer lugar, hay que mirar si el modelo de los fondos de inversión que buscan la máxima rentabilidad del mundo es el correcto. Este modelo económico provoca la destrucción del planeta. Pero ese no es el peor problema: más grave es que la mayor parte del dinero que se mueve en el mundo es pura especulación: mercado de futuros, de derivados, de divisas. O sea: ‘ya no invierto en nada para producir. Estoy especulando’.

-¿Pero eso no hace más eficiente el uso del capital? Es lo que hizo posible empresas como Amazon, Google o Mercado Libre.
-Dormiría igual. No me preocupa. El mundo no necesita a Amazon ni a Google. A lo mejor hay otras cosas. Pero si miramos como un éxito ganar dinero, entonces pongamos como empresario de éxito a Pablo Escobar. Un hombre que ganó millones. ¿Dónde ponemos el límite? El límite está en que el cliente pueda decir si busca la máxima rentabilidad, o que se empiece a preguntar – como está pasando ahora,– ‘no, yo quiero empresas que respeten los derechos humanos, que respeten el medio ambiente’. Ahí está el límite. Y además, el hecho de buscar siempre la máxima rentabilidad en todo el mundo, dando vueltas, provoca problemas. Y de allí que tiene que haber límites a la especulación financiera. Esta especulación provoca altibajos, burbujas que revientan y acaban pagando los más pobres. Este modelo de maximizar beneficios para mí es nefasto. Hay que acabar con esto. O por lo menos que la gente pueda decidir.

-¿Entonces cuál es su alternativa?
-¿El mandato es que tengo que ganar lo máximo? Es que este no es un mandato. Sí, ganar un máximo que sea compatible con los derechos humanos. Y esto es lo que hay que introducir. Y nosotros lo hemos hecho en Europa con la banca ética y gente con muchos millones ha decidido cambiar y prefieren una rentabilidad social y medioambiental a una rentabilidad económica –que también la tienen-. No se trata de perder, se trata de ganar, pero que ganemos todos.

-Hay fondos de inversión como el de Noruega y Blackrock, en Wall Street, que están poniendo en práctica el concepto de la inversión sustentable, pero son los menos. ¿Cómo hacer para que esto funcione a nivel masivo y no se quede a nivel de nicho?
-El primero que hace algo nuevo es un loco, el segundo convierte al loco en líder y después vienen los demás. Cuando empezamos la banca ética éramos una pandilla de locos. Hoy hay más de 50 bancos en el mundo con más de 40 millones de clientes. Es poco, pero es un movimiento imparable. Ya lo estamos extendiendo por toda Latinoamérica y está movilizando a miles de personas. El sistema financiero se encargó de que la gente no se entere de nada. Pero eso se va a acabar porque vamos a difundir conciencia para que la gente no permita que con su dinero se hagan cosas en el mundo en contra de sus valores. ¿Va a ser rápido? No, lo que tardemos en difundir esa conciencia. Este es un movimiento imparable.

-¿Por qué es tan optimista?
-Habrá gente que va a luchar para que se mantenga el antiguo sistema porque a ellos les va bien y porque no tienen ningún tipo de escrúpulos. Ya sabemos que hay gente sin escrúpulos, incluso diría ‘enferma’, que sólo piensan en ganar millones y cuando le pregunto ‘para qué quieres más millones’ –llevo 42 años en el mundo financiero– jamás me han sabido contestar, ¡jamás! Se sienten incómodos. Se ponen nerviosos. La incomodidad es total. Pero hay que hablar de esto porque hemos perdido el norte: ganar dinero o ganar dinero. Y crecer y crecer. La economía mundial tiene que madrugar.

– ¿No es más fácil sostener el argumento de la banca ética en países donde las necesidades básicas ya están cubiertas? Mal que mal en la Argentina y otros países de la región aún estamos tratando de resolver cuestiones básicas, donde hay colegios sin techo y mucha gente que no gana suficiente para lo más básico para poder alimentar a su familia.
-Es que la banca ética está diseñada para que la gente que está acomodada, y que en Argentina hay muchos –clase media y clase alta–, traigan su dinero para poder financiar empresas y proyectos que creen riqueza y que creen empresas en lugares donde hay sólo subsistencia. Yo me estoy encontrando muchos proyectos económicos de empresas, no microfinanzas. Proyectos desde US$ 30.000 a US$ 300.000, que generarían miles de puestos de trabajo pero que no se pueden hacer porque ningún banco quiere financiarlos. Porque no entienden al sector, o les da miedo o no les interesa, o simplemente porque ganan más especulando. No estoy hablando de hacer caridad. Estoy diciendo que vamos a hacer una economía en la que el dinero circule y acabe con la pobreza. Por eso debemos hacer una banca ética, para que el dinero –a la gente a la que le sobra dinero, que no saben qué hacer con él–, en vez de que vaya especulando por el mundo, ayude a su propio país a financiar empresas que no tienen más riesgo que otros proyectos. Y estas empresas van a crear miles de puestos de trabajo.

-Hay ciertas condiciones básicas en la institucionalidad de los países que tiene que existir para que funcione la banca ética? ¿Requisitos de capital?
-No, yo creo que se puede hacer en cualquier país y tenemos ejemplos que van desde una banca ética en Afganistán o en Mongolia. Hay legislaciones de países que complican más el funcionamiento. Pero nosotros en Europa, en el Triodos Bank, tenemos nuestra propia autorregulación que es mucho más exigente. Para nosotros, la primera norma ética es regularnos bien para no arriesgar el dinero de la gente. Por lo tanto, un banco ético tiene que cumplir con la legislación como todos los demás, con los ratios de solvencia y de morosidad. La banca ética no presenta mayores riesgos.

-¿Y cómo es posible que funcione y sea rentable?
-Uno de ‘los trucos’ es que los equipos directivos no ganan millones. O sea, los costos salariales comparados con otros bancos son mucho menores. Lo mismo con gastos en oficinas y lujo de despachos. El gasto está controlado y eso nos permite dar préstamos – según en qué sectores– con tasas de interés mucho más competitivas, para que puedan salir adelante. Y espero poder hacer lo mismo en Argentina, donde he visto bancos que ofrecen préstamos a 50% o endeudando a la gente con tarjetas de crédito y préstamos de consumo. Este es el tipo de productos que van a hacer endeudar más a las familias que no pueden. El préstamo es para crear empresas, para producir no para consumir aquello que no necesitas.

-¿Cuáles son los obstáculos que impiden que este concepto se masifique?
-Uno es la tendencia a la comodidad, que está instalada en nuestras sociedades desde hace demasiado tiempo. Todo debe ser fácil, cómodo, rápido. ‘No me compliques la vida. El mundo lo tiene que cambiar otro’. También hay una falta de confianza. Que es la que nos estamos ganando ahora. En España la palabra banquero es casi un insulto. El peor sector, el que menos confianza genera. Y hemos despertado la confianza de cientos de miles de personas. Porque cuando tú hablas directamente y la gente te ve bien, se da cuenta si estás vendiendo algo o si eres auténtico. En España hemos conseguido ganar la confianza de la gente en el banco y esto para mí ha sido un éxito. Y lo vamos a hacer en Argentina a pesar de sus pesares. Ya lo estamos consiguiendo en Chile, Colombia y Brasil. Pero hay que vencer la resistencia a la comodidad. Para mí es el cambio cultural más difícil. El decir ‘el mundo tiene que cambiar y yo soy el que tienen que cambiarlo’.
Lo demás son dificultades normales que te encuentras cuando creas una empresa. No es más difícil que otra cosa.

-Da la impresión que el cambio no pasa entonces sólo por tener una banca ética.
-También estamos fomentando un cambio en el consumo. Cuando me voy a comprar una camisa quero saber quién la ha hecho, en qué país y en qué condiciones. No me interesa que sea una marca de moda y es muy barata, porque si a cambio ha sido hecha en Tailandia o en Bangladesh y mueren mujeres que trabajan en condiciones inhumanas. Yo no puedo comprar esa marca. O estoy comiendo un producto que no sé si están envenenado de pesticidas y fertilizantes, o es un producto orgánico de proximidad. Este cambio de conciencia es lo que viene ahora y cuesta porque tenemos que difundirlo no solo en los medios de prensa, sino las propias personas, a nuestros amigos, nuestros familiares. Tenemos que cambiar. Este es el cambio más difícil. El cambio de pasar de la rutina, de la comodidad y el precio. Nada barato es barato. Cuando algo es muy barato alguien lo va a pagar por ti.

-¿Hay espacio para la banca ética y Wall Street? Mal que mal estamos viviendo en un mundo que es extraordinariamente mejor que el de hace 50 años. El sistema, con todos sus bemoles, ha logrado bajar radicalmente la pobreza en el mundo.
-No se si estoy muy de acuerdo con que hay menos pobres que antes. A mi esas cifras del Banco Mundial me parecen una farsa. No podemos hablar de números y de pobres en un mundo en el que sobran recursos y sobra dinero. No podemos decir que estamos mejor, porque se despilfarran recursos en el mundo. Y el problema es el modelo económico. Eso es lo que hay que cambiar. ¡La cantidad de comida que se tira! Podríamos alimentar a la población que pasa hambre durante 3 años. ¡Y esto se permite! Y hablamos de Google y de Amazon. Porque la tecnología no se pone para estas cosas. Me refiero a que el problema del mundo no es que nos falte más tecnología. No nos faltan recursos, falta conciencia.
Entonces, sí que hay espacio para la banca ética. Espero que no haya espacio para la que no lo es. Esto es lo que tenemos que provocar. Y no es una utopía, es una necesidad. Vamos a seguir luchando, convenciendo a la gente y diciendo, ‘espero que no duermas y que te sientas mal haciendo lo que estás haciendo’. Vivíamos sin Amazon. Yo no digo que esté mal o bien, me da igual. Con la inteligencia que tenemos, con los recursos científicos tecnológicos y económicos que tenemos, los problemas del mundo se acabarían en un año, o en seis meses. Somos indiferentes al dolor ajeno. Tenemos un problema moral grave.

-¿No cree que la sociedad está tomando conciencia y los gobiernos y empresas cambiando sus formas?
-No. Y siempre voy a ser muy contundente con esto. Existe el hambre y la pobreza porque no nos hemos propuesto acabar con ello. Los objetivos del Milenio de ‘reduciremos a la mitad el hambre’. ¡Cómo que a la mitad! Debería haber sido ‘acabaremos con el hambre en el mundo’. No quiero decir que no se están haciendo cosas. Los objetivos de desarrollo sustentable de las Naciones Unidas se están cumpliendo, pero las empresas no los tienen como prioridad. Siguen en esa enfermedad de que hay que ganar el máximo de dinero posible. Esto es una enfermedad social. Hemos creado el ‘homus economicus’. Ganar dinero tiene que ser un resultado de todo lo demás, no el objetivo en sí mismo.

-¿Optimista o pesimista sobre lo que se viene?
-Totalmente optimista porque siempre me planteo que el mundo depende de mí, por lo tanto yo estoy haciendo, y haré hasta que me muera, todo lo posible por cambiar el mundo. E intentaré contagiar a todo el mundo.

Actualidad | 11 de octubre

Tres unicornios globales redoblan su apuesta en la Argentina a pesar de la crisis

Son Rappi, WeWork y la exitosa startup agrodigital de Estados Unidos Indigo. Tienen en común que todas valen ya más de US$ 1.000 millones y no le temen a la incertidumbre por la que está atravesando la economía.

Rappi, WeWork e Indigo son de las startups globales más exitosas de los últimos tiempos. Le tienen fe a la Argentina y planean inversiones millonarias para crecer en el país y expandirse en la región, a pesar de la crisis.

Sus CEOs participaron hoy en un panel donde compartieron sus planes para la Argentina y donde revelaron no temerle a la actual incertidumbre.

WeWork: 10 proyectos en construcción
WeWork, la empresa fundada en Nueva York que ofrece espacios de trabajo compartidos, planea abrir al menos 4 edificios en los próximos 6 meses y 10 en los próximos 2 años. Ya cuenta con dos edificios abiertos en Buenos Aires y está pronto a abrir otro en el emblemático edificio Enrique Butti de Retiro, la torre donde estuvo por muchos años las oficinas de IBM en Argentina. En febrero debería abrir uno en el barrio Las Cañitas de Buenos Aires y está construyendo o negociando sumar al menos 6 proyectos más.

Pato Fuks, el argentino que es CEO de WeWork Latam, reveló que Adam Neuman, el co-fundador de la empresa, le dio la luz verde para seguir la expansión. Esta semana la empresa recaudó alrededor de US$ 15.000 millones para financiar sus planes de expansión

Rappi: expansión a Córdoba y Rosario
Rappi es la aplicación colombiana de delivery que copó las calles de Buenos Aires y ganó miles de clientes en pocos meses. Los planes de la startup son igual de agresivos. Matías Casoy, General Manager que Rappi Argentina, dijo que están abriendo un HUB tecnológico en Buenos Aires y se están expandiendo a Córdoba y Rosario. Casoy se refirió a la polémica que ha generado su modelo de negocios y las críticas acerca de las condiciones laborales precarias de los repartidores. “Sabemos que estamos planteando un desafío a la forma tradicional a la que están acostumbrados a hacer las cosas. Queremos encontrar una forma y una regulación que se adapte a esta nueva forma de hacer negocios y trabajar”.

Y reveló que están en conversaciones “con todos los actores y stakeholders, en especial los gubernamentales, para encontrar un nuevo marco” para desarrollar la empresa.

Indigo: expandirse a latinoamerica desde Argentina
Indigo, es la startup agroindustrial más exitosa de EE.UU., llegó hace un años a la Argentina y tiene grandes planes. Indigo eligió a Buenos Aires como su base para expandirse en la región. Ya han levantado más de US$ 650 millones en financiamiento y tienen un valor de más de 1.500 millones de dólares.

Ellos apuesta a transformar la industria agrícola del mundo y han desarrollado una tecnología para tratar al poroto de soja que lo hace más tolerante a las diferentes condiciones climáticas. Carlos Becco, CEO de Indigo Argentina dice que el equipo local es el mejor de la empresa y es de donde se van a expandir hacia la región.

Actualidad | 5 de octubre

Las elecciones en Brasil y lo que se juega Argentina en el resultado

Es por lejos nuestro principal socio comercial. Un repunte en su economía es parte de la apuesta de Macri a que la Argentina esté creciendo cuando se presente a la reelección el próximo año. La de hace unas semanas fue la elección más polarizada y trascendental desde el final del régimen militar en Brasil.

El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

Los dos candidatos tienen visiones dramáticamente opuestas sobre cómo arreglar la economía de Brasil: Haddad quiere aumentar el gasto y ofrecer crédito barato, mientras que Bolsonaro quiere privatizar todas las empresas públicas y llevar a cabo reformas de los sistemas de pensiones y tributario.

Bolsonaro es el claro favorito de los empresarios y los inversionistas. En los últimos días la bolsa brasileña, los bonos y el real se han disparado luego de la publicación de encuestas que lo muestran ampliando su ventaja sobre el candidato que reemplazó a Lula, que está preso y la Justicia no le permitió presentarse.

El ultraderechista es un candidato controversial y hay grandes grupos que lo rechazan por sus declaraciones contra las mujeres y los homosexuales.

Screen Shot 2018-10-04 at 3.18.24 PM

Argentina y Brasil en números

Para la Argentina, el resultado del domingo es de vital importancia: Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil, después de tres años malos, depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno.

Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada 3 puntos que crece el PBI de Brasil, el de Argentina crece 1 punto, según la Unión Industrial Argentina.

En 2017, como ocurre desde hace décadas, Brasil fue el principal destino de nuestras exportaciones. Las ventas de productos y servicios argentinos a ese mercado llegaron a US$ 9.316 millones. Cifras oficiales muestran que hoy Brasil recibe el 16% de las exportaciones argentinas, aunque en 2013 la cifra era 21%.

Brasil es también de donde vienen la mayoría de nuestras importaciones. El año pasado el déficit bilateral (exportaciones menos importaciones) fue de US$ 8.555 millones de dólares y representó casi el 90% del déficit comercial total. Aunque la fuerte devaluación del peso este año hizo que en los primeros 8 meses las exportaciones argentinas crecieran 23,2% al mismo tiempo que las importaciones prácticamente se frenaron.

Es importante resaltar que las exportaciones de origen industrial a Brasil, que son las de mayor valor agregado, aumentarán 31% a diciembre respecto al año pasado. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante en el mundo.

Lo que están mirando los inversores

De acuerdo a un informe de Bloomberg, el consenso en el mercado es que el buen resultado de Bolsonaro será celebrado por los inversores. Las acciones de las empresas estatales como Petrobras, Banco do Brasil y Electrobras subirán con fuerza ante la idea de que serán privatizadas. El margen de la victoria podría profundizaría ese alza.

De hecho, en la última semana las acciones de Electrobras, Petrobras y Banco do Brasil subieron más del 12% a medida que Bolsonaro avanzó en las encuestas.

Economía Brasileña en cifras

  • La economía de Brasil es la mayor economía de América Latina, la segunda de toda América (después de Estados Unidos) y la novena a nivel mundial, según el FMI.
  • Tiene una población de 208 millones de habitantes y es el quinto país más poblado del planeta.
brasil
Actualidad | 2 de octubre

Más allá de la crisis: 7 gráficos para ser optimistas sobre el futuro de la economía argentina y 1 para preocuparse

En medio de la tormenta, hay analistas que dicen que lo que se está haciendo en energía, minería, desarrollo de software y turismo, entre otros, es razón para ser optimista.

Argentina se encuentra una vez más en medio de una crisis económica. Se estima que estará en recesión hasta el segundo trimestre del próximo año.

La moneda ha perdido la mitad de su valor frente al dólar, la inflación estará en 42% este año y a fin de año un tercio de los argentinos será pobre.

El acuerdo con el FMI forzó al Gobierno a redefinir la política fiscal que venía sosteniendo. Aumenta la presión tributaria y recorta fuertemente el gasto fiscal. Aunque prevé una reactivación de las exportaciones netas que redundaría en una recuperación de la economía a partir de inicios de 2019.

¿Cómo se prevé lograr el déficit primario cero?

El problema más inmediato es equilibrar las cuentas. El Gobierno apunta a un recorte de gastos primarios mayor al realizado en años anteriores y otras medidas que incrementarán la presión tributaria para aumentar los recursos fiscales.

Un análisis de CIPPEC estima que el Presupuesto 2019 prevé un recorte de gastos (1,5% del PBI) y un aumento de recursos (1,2% PBI), es decir, mayor presión tributaria.

Ingreso total y gasto primario como porcentaje del PBI (2009-2019) – CIPPEC

Captura de pantalla 2018-10-02 a la(s) 11.39.27

La gran apuesta de Macri

La serie de graves crisis económicas que ha sufrido la Argentina en las últimas dos décadas ha restringido la inversión extranjera directa en sus sectores productivos y ha limitado la capacidad del país para aprovechar sus vastos recursos naturales. Solo el campo ha mantenido su rol histórico de ser la principal fuente de crecimiento de la economía. Este sector, basado en la cría de ganado, la producción de cereales (trigo, maíz y soja transgénica), los cítricos, el tabaco, el té y la uva, representa alrededor de 7,6% del PBI argentino, pero genera el 43% de las exportaciones.

Un informe de la consultora Oxford Business Group muestra alguno de los sectores con mayor potencial y donde se están haciendo inversiones.

El potencial energético

El sector con mayor potencial es el energético. Argentina cuenta con importantes reservas de petróleo y gas, cuya producción va en aumento y ya el próximo año debería comenzar a aportar dólares. Argentina es el primer productor de gas en América Latina, tiene el segundo yacimiento más importante de gas de esquisto a nivel mundial y la cuarta reserva de petróleo y litio.

En agosto la producción de petróleo creció 2,5% en términos interanuales, acumulando en los primeros ocho meses del año un crecimiento del 2%.

La producción de petróleo no convencional, donde Vaca Muerta es la gran esperanza, mostró un crecimiento interanual del 37,9% y ya representa el 14,1% de la producción total del país.

Captura de pantalla 2018-10-02 a la(s) 15.41.54

La producción de gas natural aumentó un 8,1% por encima de agosto de 2017, y acumuló en los primeros ocho meses del año un crecimiento del 5,3%. Es la producción más alta en ocho años.

También por Vaca Muerta, la producción no convencional de gas natural (shale + tight) mostró en agosto un crecimiento interanual del 35,2% y ya equivale al 36,4% de la producción total del país.

Captura de pantalla 2018-10-02 a la(s) 15.42.08

Energías renovables

Es la otra gran apuesta de Macri. En el corazón de la estrategia está el plan Renovar, que estimula la inversión en el sector. Se trata del programa lanzado por el Gobierno que apunta a la generación de energías renovables para sumarlas a la oferta eléctrica del país. El plan es que para 2025 el 20% de la matriz energética sea de fuentes renovables (solar, eólica e hídrica).

Consumo de energías renovables (2007-2017)

GraficosIvan13

Transporte aéreo

El envión viene desde el 2012, pero con la llegada de las aerolíneas Low Cost y una política más abierta, el crecimiento se ha disparado. Y ahora con un peso barato, se anticipa que el turismo y el transporte aéreo será uno de los sectores que más aportará a la economía. El tráfico de pasajeros creció el 6.4% en agosto

En 2017 el turismo representó el 10,3% del PBI total y se estima que en los próximos dos años la cifra estará por encima del 12%. El año pasado la industria de Viajes y Turismo en el país rebasó el crecimiento de manufactura, transporte, ventas al por menor, agricultura y servicios financieros. En la Ciudad de Buenos Aires, el 7% del empleo registrado corresponde al turismo y es la séptima actividad más relevante, por encima de la construcción.

Indicadores de transporte aéreo: carga y pasajeros (2005-2017)

GraficosIvan8

Ingrresos por turismo (2001-2016)

GraficosIvan9

La minería, un gigante que está despertando

Otro sector que hasta ahora ha sido un nicho en la Argentina es la minería. Pero el potencial es enorme. El año pasado las exportaciones mineras superaron los US$ 4.000 millones y crecerán 6,5% en 2018. Se espera que en 2018 el valor agregado de la minería aumente 23,3%.

De acuerdo al Gobierno, el sector minero argentino requiere 27 mil millones de dólares para concretar los proyectos mineros de litio, cobre, oro y plata con mayor potencial. Actualmente la minería representa el 1% del PBI argentino y podría pasar a ser de 3 a 4% en 2025, lejos todavía del 15% que representa en Chile.

Exportaciones mineras en dólares (2010-2016)

GraficosIvan6

Argentina es especialmente competitivo en el desarrollo de software y energía nuclear. Los economistas también ven un gran potencial en la agrotecnología, biotecnología, y servicios corporativos. Pero para eso hay que fomentar la productividad y aumentar la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D), que venía aumentando desde el 2006, pero que ajuste la frenó. Hasta el año pasado representaba tan solo el 0,6% del PBI, cuando los expertos dicen que para un país como Argentina la cifra debería ser cercana al 2%.

Inversión en Investigación y Desarrollo como porcentaje del PBI (2006-2015)

GraficosIvan7
Sustentabilidad | 28 de septiembre

Kris Tompkins: “Los parques nacionales deben ser una estrategia para cambiar el rumbo de la crisis de extinción y repensar la economía”

A tres años de la muerte de su marido Douglas, la ambientalista y filántropa norteamericana está enfocada en asegurar el legado en Argentina y en Chile. Dice que le gustaría ver que las comunidades alrededor de los parques nacionales entiendan que existe un vínculo entre un ecosistema saludable y una comunidad sustentable.

Tomkins Conservation es el nombre que engloba todos los proyectos de conservación de Kristine y Douglas Tomkins. La iniciativa de la pareja norteamericana comenzó en Chile hace 25 años, se expandió a la Argentina y ya acumula una inversión de 345 millones de dólares. Con esos fondos adquirieron 881.839 hectáreas para destinarlas a la conservación permanente. El compromiso siempre ha sido el mismo: crear parques, conservar la biodiversidad, restablecer especies ausentes o extintas, fortalecer el activismo ambiental y promover la agricultura ecológica.

Fueron ambientalistas y filántropos antes de que esos roles se pusieran de moda. A casi tres años de la muerte de su esposo, Kristine supervisa los proyectos y está atando cabos sueltos de la visión que compartió con Doug para asegurar el legado. En la Argentina, uno de sus proyecto más ambicioso es la creación del parque nacional de los Esteros del Iberá.

–Cuando ustedes comenzaron eran pioneros. Ahora la gente tiene más consciencia y el mundo ve un desarrollo sustentable, en armonía con el ambiente, como la única opción. ¿Es optimista sobre el camino en el que estamos?

–Debo decir que soy pesimista sobre este siglo pero optimista acerca del próximo.

–¿Por qué?

–Hace 40 años la economía global no estaba entrelazada. Todavía era una economía que no se había globalizado y habían pocas multinacionales. A eso se suma el factor tecnología, que hace que todo cambie más rápido. Además tenés ecosistemas que se están descomponiendo y estamos viviendo la extinción de especies más rápida y más grande de la historia; y por último, está el cambio climático. Y ni siquiera he mencionado que hay numerosas comunidades que viven en regiones marginales que se están desmoronando y con millones de personas sufriendo. Y sin embargo, hay un presidente en los Estados Unidos que está eliminando regulaciones y que quiere abandonar el Acuerdo de París. Y si uno mira a la historia de las civilizaciones en declive, la cultura siempre le ha ganado al sentido común. Eso es lo que siempre pasa, ¿verdad? Por eso soy pesimista.

–¿Pero no está mirando al vaso medio vacío?

–No estoy tan segura. Estamos siendo testigos de la mayor extinción de especies en la historia de la humanidad y de que la brecha entre los ultra ricos y los ultra pobres sigue creciendo. No existe el compromiso de hacer lo que sea necesario para cambiar esa realidad. Estamos en un mundo en el que la visión parece ser ‘sálvese quien pueda’. Entonces no, no soy muy optimista.

–¿Y qué tiene que cambiar?

–Para ser positivo, debe haber cambios fundamentales en la forma en que la gente piensa sobre su papel en la sociedad y lo que quiere para sí misma y su familia. Hace poco estuve con el decano de Harvard Business School y me preguntó: ‘¿Qué opinás de Harvard o Stanford?’. Mi respuesta fue que ‘creo que estás educando a empresarios para la década de los 80. Les estás haciendo un flaco servicio a la sociedad. Están pasando muchas cosas allá afuera. Y tú eres el líder en una de las universidades más influyentes del mundo’.

–¿No cree que ha habido un cambio en la mentalidad? Mal que mal algunas de las batallas que usted y Doug tuvieron que pelear ya las ganaron.

Sí, eso es cierto, pero eso es el 0,000001% de los casos. Pero tenés que mirar el efecto neto y ahí no ha cambiado mucho.

-Bueno, le doy un ejemplo. En la banca, un acuerdo de fusiones y adquisiciones o una oferta de bonos no puede ocurrir sin que se pida un estudio de impacto ambiental adecuado de la operación. Ese es un cambio positivo, ¿no?

-Lo es, pero ¿podés decir honestamente hoy que tus hijos y tus nietos heredarán un mundo mejor?  No quiero deprimirte, pero tiene que haber cambios tectónicos en el sistema y una de las medidas para esto son los patrones de migración humana. Y esos patrones pintan un futuro sombrío.

¿Por qué sucedió Brexit? O, ¿por qué ganó Trump? ¿Por qué crece el nacionalismo en Europa? Para mí, todas estas son macro tendencias que son el resultado de la escasez y la sequía, que han generado una migración gigante. Hay millones que se están muriendo de hambre en ciertas áreas del mundo. Y esas no son tendencias que queremos ver. No queremos ver migraciones masivas de humanos. Entonces, tiene un cambio mucho más rápido para comenzar a ver una reversión de estas tendencias. Eso es todo lo que estoy diciendo.

tomkinsconservation

–Ustedes están atando todos los cabos sueltos de los 25 años de trabajo en Sudamérica. ¿Cuál es el legado que quiere dejar?

–Me gustaría ver la restauración de pastizales y bosques; que la vida silvestre dentro de los parques sea abundante; y ver que los animales abundan y se reproducen en forma sustentable. Que las comunidades alrededor de estas áreas –junto a los gobiernos regionales y nacionales– entiendan que la sustentabilidad de su futuro se debe en gran medida a ese ecosistema saludable; y que existe un vínculo entre un ecosistema saludable y comunidades sustentables.

Tompkins Conservation en números

  • 881.839 hectáreas adquiridas para conservación permanente.
  • 5 nuevos parques nacionales declarados y 1 expansión de parque existente.
  • 25.000 ovejas mudadas de la estancia Valle Chacabuco para comenzar el proyecto Parque Nacional Patagonia.
  • 33% es el porcentaje anual de crecimiento de la población en peligro de venados de las pampas de Iberá y 6 las comunidades asesoradas en desarrollo económico en ecoturismo.
  • 2210 becas entregadas a organizaciones sin fines de lucro que trabajan para la protección de la Tierra.
Salud | 27 de septiembre

En Argentina comienza a discutirse quién pagará en el futuro la salud de los jubilados

Es la pregunta que desvela a médicos, economistas y expertos de la salud en la Argentina, aunque el problema es global. El país invierte 10% del PBI en salud y se estima que más de la mitad se destina a gente mayor de 60 años. Es que hay una población que envejece y que vive más tiempo mientras los medicamentos y tratamientos cada vez son más caros y los recursos limitados. La industria pone sus expectativas en la nueva Agencia de Evaluación de Tecnología Sanitaria (AGNET) que se discute en el Senado.

En 2009, el Instituto Nacional de Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE) anunció que el Servicio Nacional de Salud no podía ofrecer algunos medicamentos costosos para ciertos tipos de tratamientos para combatir el cáncer. ¿La razón? El costo era demasiado alto para los beneficios que generaban y se decidió que los fondos se podían usar más eficientemente en otros tratamientos.

La decisión provocó enojo en la población, pero fue defendida por el instituto como parte de los difíciles cambios, aunque necesarios, para racionar los recursos y establecer prioridades en medio de un escenario de recursos finitos.

El reto que el Estado británico comenzó a enfrentar hace 9 años es ahora una realidad para todos los sistemas de salud del mundo y muchos siguen su ejemplo, implementando algún tipo de control en los costos. La mayor preocupación es cómo se va a financiar el costo de la salud para los jubilados. Y la Argentina no es una excepción.

Ese desafío fue uno de los temas principales en la agenda de la Conferencia Anual de la Salud que se celebró en Mendoza hace dos semanas. El Gobierno y la industria de la salud concentran sus expectativas en la creación de la Agencia de Evaluación de Tecnología Sanitaria que está en los planes de este Gobierno.

El problema es el siguiente: la población envejece y vive más tiempo.

Argentina tiene un promedio de esperanza de vida de 76,6 años y ha venido aumentando a un ritmo de 10 meses cada cinco años. Al mismo tiempo, al vivir más tiempo, la población necesita más medicinas y hay mayor demanda por nuevos tratamientos, pero los nuevos medicamentos y las nuevas tecnologías terapéuticas surgen mucho más rápido, son cada vez más caros y exceden a los recursos financieros que se agregan al sector.

Según datos del Censo 2010, la población de 65 años o más representan el 10,2% del total y la de 60 años o más, el 14,3%, haciendo que la Argentina sea el tercer país con más expectativas de vida en América Latina después de Uruguay y Cuba. A su vez, con el correr de las décadas, se nota un paulatino descenso de la población de entre 0 a 14 años, representando el 25,5% en 2010, por debajo del 28,3% de 2001.

La pirámide de población (2010) confirma la tendencia al aumento del peso relativo de la población adulta mayor y, a la vez, da cuenta de menores niveles de natalidad. Esto último se refleja en el achicamiento de la base de la pirámide.

El desafío es tanto para el sistéma público cómo para el privado. Y los expertos dicen que las presiones políticas las sentirán ambos. En el caso Argentino, el sistéma público sufre una presión adicional con los jubilados, ya que una mayoría pasa directamente al PAMI.

Fuente: INDEC. Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010.


Fuente: INDEC. Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010.

Las cifras son contundente: en Argentina la inflación médica es mucho mayor que la inflación general, algo que también sucede en el resto del mundo, pero todos sabemos que la inflación acá es una de las mayores del mundo y eso hace que la inflación médica también lidere los rankings.

El informe anual de la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI), una de los organizadoras del congreso de Mendoza, reveló que en 2017 la inflación médica estuvo 2,9 puntos porcentuales por encima de la inflación oficial, que de acuerdo al Indec fue de 25%. O sea la inflación médica bordeó el 30%.

Los economistas de la salud describen la inflación médica como al aumento, a nivel general, del costo de la salud, en donde se incluyen los honorarios médicos, hospitales, tratamientos médicos y el tiempo que dura la enfermedad, entre otros factores.

Hugo Magonza, presidente de la ACAMI, dice que esto “prueba la necesidad de políticas que combatan ineficiencias en los sistemas de salud, entre ellas el modelo de remuneraciones de los servicios de salud, los criterios de costo-efectividad para la incorporación de nuevas tecnologías, indicadores de calidad para avalar hospitales y otros prestadores de servicios, entre otros”. Y agregó que el sistema está “bajo mucha presión”.

En el congreso de Mendoza se puso mucho énfasis en la necesidad de progresar en la discusión de la creación de la Agencia de Evaluación de Tecnología Sanitaria en Argentina (AGNET), donde se tomarán las decisiones sobre la adopción y uso de medicamentos, procedimientos, modelos de atención o equipamiento, y busca su uso racional en un contexto real. La ven como una política clave para impulsar mejoras en el sistema y hacerlo más eficiente.

La AGNET ocupará un rol fundamental, ya que será la encargada de realizar los estudios y evaluaciones de medicamentos, productos médicos e instrumentos tecnológicos destinados a prevenir, tratar o rehabilitar la salud, a fin de determinar su uso apropiado y modo de incorporación al conjunto de prestaciones cubiertas por el sector público y el Programa Médico Obligatorio (PMO). Los que impulsan el proyecto afirman que e dará transparencia y legitimidad.

Tanto desde el sector público como el privado abogan para que las evaluaciones económicas giren en torno de la excelencia clínica, con personal idóneo y liberado de presiones políticas. Y que eso ponga freno al “desmedido crecimiento” de los procesos judiciales tendientes a la cobertura de prestaciones médicas que le ponen una presión adicional al sistema.

El proyecto de ley para la creación de la AGNET está actualmente en la Comisión de Salud del Senado de la Nación.

tecnologiasmedicas

El secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, fue el invitado de honor en Congreso. En una conversación con RedAcción dejó en claro el desafío: “Los recursos que tenemos son limitados. En la región somos los que invertimos más en salud, pero no es suficiente. Sin racionar tendremos un tremendo problema de equidad. Los cambios implican decisiones políticas complejas porque los recursos no alcanzan y habrá que decidir cómo priorizar”.

Rubinstein dice que la clave será desarrollar formas más eficientes de gestionar el gasto y encontrar consensos de cómo financiarlo. “Hay que asegurar la disponibilidad, accesibilidad y equidad al acceso a medicamentos y nuevas tecnologías de una manera que sea sustentable”, dijo Rubinstein.

Algunos datos para ilustrar el desafío

  • Casi un tercio del gasto que una persona hace a lo largo de su vida lo hace durante la mediana edad (de 40 a 60 años) y más de la mitad durante los años siguientes a esa edad. Y para los que llegan a los 85 años, más de un tercio de sus gastos de por vida se acumularán en sus años restantes.
  • En general, el gasto per cápita a lo largo de una vida es un tercio más para las mujeres que para los hombres. Dos quintos de esta diferencia se debe a la mayor esperanza de vida de las mujeres.
  • Al fenómeno demográfico, en Argentina hay que sumar el hecho que el sistema de salud es extremadamente desigual y segmentado. Está compuesto por los sectores público, privado y del seguro social. A eso hay que sumar que cada una de las 23 provincias retiene su autonomía y responsabilidad constitucional para ejercer las funciones de rectoría, financiamiento y prestación de los servicios de salud.
  • Argentina gasta el 10% del PBI en salud. Dos tercios corresponden al gasto público y de seguridad social y el otro tercio es inversión privada.
  • El 20% más pobre tiene 15 veces menos cobertura que el 20% de mayores ingresos.
  • El sistema se financia a través de aportes de 6,8 millones de trabajadores a obras sociales provinciales; otros 15,1 millones a obras sociales nacionales; 5 millones de jubilados al PAMI; y 6 millones de personas que contratan prepagas.

Un dilema complicado

En Argentina el derecho al acceso a la salud es universal. La Secretaría de Salud de la Nación lo describe como la capacidad de utilizar los servicios de salud sin que existan barreras administrativas, organizacionales, geográficas, financieras, culturales o de género.

El médico Gabriel Novick, CEO de Swiss Medical, uno de los exponentes en el congreso de Mendoza, dice que el sistema de salud argentino enfrenta un dilema: una población que envejece, costos que suben y recursos disponibles limitados. Afirma que la solución pasa por cómo priorizar, ya que los recursos “no alcanzan y sin racionar tenemos un tremendo problema de equidad, no solo para los jubilados, sino que para todo el sistema. Es por eso que la evaluación de tecnología y la creación de la AGNET son un paso indispensable en ese sentido”.

Conclusiones

El economista Keneth Arrow, Premio Nobel de Economía 1972, advirtió que “en salud, la sola aplicación de las fuerzas de mercado hace a los enfermos y los grupos desfavorecidos, aún más enfermos y vulnerables” y que “en salud es muy difícil distinguir entre bienes públicos y privados”.

Dado el rápido envejecimiento de la población, es urgente comprender y abordar la interacción entre el envejecimiento y el gasto en atención médica. Todos los países, ricos y pobres, tienen el desafío de obtener los fondos necesarios para pagar los servicios sanitarios que sus poblaciones necesitan o demandan, pero esas cosas no siempre son lo mismo. Y en el caso de los jubilados, ese dilema es aún más profundo.

Tanto en Argentina como en el resto del mundo, hay un consenso de que ningún país, al margen de su riqueza, puede ofrecer a su población entera todas las tecnologías o intervenciones que puedan mejorar la salud o prolongar la vida.

La Agencia de Evaluación de Tecnología Sanitaria es una respuesta, aunque no suficiente por sí sola. En la industria de la salud tienen claro que una reforma más amplia al sistema requiere consensos muy amplios.

“Decidir en salud es priorizar, afrontar la amarga tarea de juzgar entre alternativas con presupuestos limitados y bajo presiones varias”, escribieron en Clarín hace unas semanas Rubén Torres, rector de la Universidad ISALUD, y Andrés Freiberg, coordinador ejecutivo de la misma universidad.

En una columna en la que dieron sus opiniones acerca de cómo debería ser la AGNET, explicaron que “en un país federal, de grandes inequidades y extrema fragmentación, la integridad de esta agencia no deberá verse afectada por una fuerza en particular ni construida sólo para un objetivo único. Nos pondrá a prueba en demostrar si somos capaces de construir instituciones que trasciendan a individuos y entender que salud es el mejor argumento para empezar a cerrar grietas y hacer un país mejor. Debemos cuidarla y ayudarla a crecer. La agencia nacional sólo sucede una vez”.

La Organización Mundial de la Salud dice que las opciones para los países incluyen que los gobiernos den mayor prioridad a la salud en sus asignaciones presupuestarias, recauden los impuestos o aumenten las cotizaciones obligatorias de manera más eficiente y reúnan fondos adicionales a través de los distintos tipos innovadores de financiación.

Los impuestos sobre productos perjudiciales como el tabaco y el alcohol son una de esas opciones: reducen el consumo, mejoran la salud y aumentan los recursos que los gobiernos pueden gastar en la salud.

A pesar de estas innovaciones, la mayoría de los países más pobres tendrán que aumentar las contribuciones de los donantes durante un periodo considerable de tiempo.

Foto: Municipalidad de San Isidro

Actualidad | 19 de septiembre

Promover un nuevo contrato social está entre las ideas que se debatirán en la Cumbre de Líderes del G20

Es una de las recomendaciones que los representantes del T20 reunidos esta semana en Buenos Aires le entregaron a Mauricio Macri. El documento también incluye el futuro alimentario, la equidad de género y la educación en la era digital.

La imprescindibilidad de una gobernanza multilateral fue quizás una de las conclusiones más contundentes de la reunión del T20, el grupo de afinidad del G20 que agrupa a los Think Tanks más importantes del mundo.

Promover un nuevo contrato social para reducir las desigualdades, el futuro del trabajo y rediseñar el sistema de comercio liderarán la agenda de la Cumbre de Líderes que tendrá lugar en Buenos Aires el 30 de noviembre y el 1 de diciembre. En el documento del T20 también se puso énfasis en la irrupción de la digitalización y la inteligencia artificial, la igualdad de género y cómo combatir los efectos del cambio climático. Por primera vez en la historia, Educación estuvo en la agenda.

“Los problemas globales demandan respuestas cooperativas e instituciones capaces de generar compromisos estables. En el contexto actual, con múltiples desafíos, pero sin una urgencia que reduzca las diferencias entre los actores y facilite la cooperación, las instituciones multilaterales muestran dificultades para alcanzar soluciones globales”, dice el documento con recomendaciones que le entregaron el lunes al presidente Mauricio Macri.

En el encuentro participaron más de 1.000 académicos, líderes de opinión y expertos de más de 65 países. T20 es el grupo de afinidad del G20 que agrupa a los Think Tanks más importantes del mundo. En Argentina los más influyentes son el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) y el Consejo Argentina para las Relaciones Internacionales (CARI).

Lo que se dijo

Sin lugar a dudas el expositor más esperado era el economista Jeffrey Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia.

Las otras dos conferencias más importantes fueron la del experto norteamericano en filosofía y educación, Nicholas Burbules; y la de la economista argentina Nora Lustig, profesora de la Universidad de Tulane en Estados Unidos y experta en temas de desigualdad.

44688271712_0c4365a690_h

Por parte del Gobierno, además de Macri, dijeron presente el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el Jefe de Gabinete, Marcos Peña.

  • Mauricio Macri: “Ustedes nos acercan a la sociedad civil. Es importante que sus aportes sean concreto y orientados a la acción porque es la única manera de tener impacto positivo en la realidad. Porque las soluciones globales requieren del compromiso y la acción no solo de los gobiernos, sino de todos los sectores de la sociedad”.
  • Nicolás Dujovne hizo referencia a la actualidad argentina: “Sabemos que estamos en una coyuntura con muchos desafíos, en el plano internacional y en el local. Desde hace dos años, el gobierno asumió tomar un nuevo rumbo: crecer sostenidamente, pagando los costos que haya que pagar. Para esto, el equilibrio fiscal es fundamental, y lo vamos a lograr”.
  • Marcos Peña: “Entendimos desde el primer día que el FMI tenía miedo de que lo fuéramos a culpar por nuestros problemas, pero el Fondo intenta ayudarnos no es un chivo expiatorio para exculpar nuestra irresponsabilidad fiscal histórica o nuestra historia de default”.
  • Jeffrey Sachs hizo una contundente defensa del multilateralismo y la cooperación global: “En un mundo multipolar, la noción de reglas universales es lo que necesitamos para mantener a salvo al mundo. Los problemas globales no se pueden resolver a nivel local”. Tuvo palabras duras contra las noticias falsas y la posverdad: “Como académicos, nuestro compromiso central debe ser con las cosas que sabemos que son correctas”.
  • Nicholas Burbules advirtió acerca de lo que estamos viviendo. “La única certeza en este mundo cambiante es que el cambio nunca va a volver a ser tan lento como lo fue antes”.
  • Nora Lustig y su brillante presentación sobre la desigualdad: “Hace 30 años, el tema de la desigualdad estaba en los márgenes. Ahora, la preocupación por la desigualdad está en todas partes”.
  • Mark Graham, profesor de geografía de Internet del Oxford Internet Institute, sobre el futuro del trabajo: “Actualmente se dan cuatro factores: tenemos superávit de trabajadores, hay más humanos conectados a la Internet que desconectados, hay nuevos trabajos que son necesarios para que el capitalismo funcione y se está estandarizando el trabajo lo que lleva a la plataformización del trabajo”. Y agregó: “La plataforma asume muy poca responsabilidad por el empleado y no invierte en el trabajador, lo que a su vez genera una presión hacia abajo de los salarios”.
  • Svetlana Sabarwal, economista del Banco Mundial: “Un nuevo contrato social debería incluir tres elementos: inversión en capital humano de base para todos, la expansión de la red social de contención y, en tercer lugar, ver cómo se pagará esto. Tenemos que actualizar los sistemas tributarios para alinearlos al mundo digital”.
  • David Buckingham, académico de la Universidad Loughborough en Inglaterra, y la educación en la era digital: “Tenenos que repensar la Educación. El foco tiene que estar en capacitar a nuestros educadores para que tengan un entendimiento crítico de lo que nuestros hijos tienen que saber. Hay que escuchar a los que están en la sala de clases”.

Fotos: Prensa G20 Argentina 2018

Sociedad | 17 de septiembre

Agustín Salvia: “Los países que redujeron la pobreza lo hicieron con más empleo e inversión social y menos inflación”

Entrevista WhatsApp – El director del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA dice que el aumento de la pobreza no es todo culpa del actual Gobierno, pero afirma que una vez más el país no ha aprovechado una oportunidad histórica.

salviawhatsapp
Salud | 14 de septiembre

Los desafíos del Estado para darle mayor equidad al sistema de salud en la Argentina

El nuestro es un sistema extremadamente desigual y segmentado. Por ejemplo, el 20% más pobre tiene 15 veces menos cobertura que el 20% de mayores ingresos. Revertir esa injusticia no es fácil, especialmente con recursos limitados. Para discutir posibles soluciones se reunieron en Mendoza agentes del sector privado y público de la salud y abrieron el debate.

“No se puede dejar un bien común en manos del mercado”. Así describe el problema que enfrenta el sistema de salud argentino Gabriel Novick, director médico corporativo de Swiss Medical.

En Argentina el derecho al acceso a la salud es universal. La Secretaría de Salud de la Nación lo describe como la capacidad de utilizar los servicios de salud sin que existan barreras administrativas, organizacionales, geográficas, financieras, culturales o de género.

Igual de importante que tener acceso a los servicios de salud es la cobertura efectiva que reciben los argentinos. Y eso implica la continuidad de atención, integralidad y la coordinación de cuidados con efectividad, equidad y calidad.

En Argentina, tanto el acceso como la cobertura es extremadamente desigual.

Algunos ejemplos

  • Argentina gasta el 10% del PBI en salud. Dos tercios corresponden al gasto público y de seguridad social y el otro tercio es inversión privada.
  • El sistema se financia a través de aportes de 6,8 millones de trabajadores a obras sociales provinciales; otros 15,1 millones a obras sociales nacionales; 5 millones de jubilados al PAMI; y 6 millones de personas que contratan prepagas.
  • El 20% más pobre tiene 15 veces menos cobertura que el 20% de mayores ingresos.
  • En la ciudad de Buenos Aires hay 10,2 médicos y 7,3 camas por cada 1.000 habitantes, frente a 1,2 y 1,1, respectivamente, para la provincia de Misiones.
  • Una provincia de altos ingresos gasta en salud casi 11 veces más que una de bajos ingresos ($ 3.200 contra $ 300).
  • La tasa de mortalidad infantil (TMI) en las provincias con mayor gasto es de 6 cada 1.000 nacidos. Mientras que en las de menor gasto, la tasa es 15 de cada 1.000 nacidos. Algo parecido pasa con la tasa de mortalidad materna: 12,3 versus 1,5.
  • El 85% de las mujeres de entre 50 y 70 años de las provincias con mayor inversión en salud acceden a estudios de mamografías (preventivos del cáncer). En las provincias de menor gasto, esa relación baja al 39%.
  • En las provincias con mayor gasto, el aporte nacional implica un incremento de 4%. Para las de menor gasto ese aporte implica un aumento de 77%.

Combatir esa injusticia no es fácil, especialmente con recursos limitados. Pero un sistema así es insostenible. Esa fue una de las conclusiones del Congreso Argentino de Salud que tuvo lugar esta semana en Mendoza.

El secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, fue el invitado de honor en Congreso. Y dejó en claro el desafío: “Combatir esa injusticia no es fácil, especialmente con recursos limitados. En la región somos los que invertimos más en salud, pero no somos los que mejores resultados tenemos”.

Cómo funciona el sistema

El sistema de salud de Argentina no solo es desigual, además es extremadamente fragmentado y segmentado. Está compuesto por los sectores público, privado y del seguro social. A eso hay que sumar que cada una de las 23 provincias retiene su autonomía y responsabilidad constitucional para ejercer las funciones de rectoría, financiamiento y prestación de los servicios de salud.

El sector público está conformado por los ministerios nacionales y provinciales, y la red de hospitales y centros de salud públicos que prestan atención gratuita a toda persona que lo necesite, especialmente a personas de los sectores de ingresos más bajos, sin seguridad social ni capacidad de pago.

De acuerdo a cifras del Gobierno, actualmente 15,7 millones de argentinos tiene acceso exclusivo a la salud a través del sistema público, ya sea Nacional, Provincial o Municipal. Mientras que 26 millones (60% del total) están contenidos dentro de las obras sociales y el PAMI. El resto, 2 millones (5%), son parte del sistema privado.

Organizar y solucionar esto requiere esfuerzos enormes y soluciones políticas complejas para alinear a actores muy diversos tras objetivos comunes. Rubinstein dice que se requieren grandes esfuerzos para que la cooperación de las diversas áreas sea más eficiente y efectiva y se logre materializar el derecho a la salud para todos sin distinción.

¿Por dónde empezar?

Novick, director médico corporativo de Swiss Medical, dice que las políticas públicas tienen el potencial de cambiar la vida de los más necesitados. Sin embargo, en Argentina se implementan de manera desigual y eso limita el acceso a bienes y servicios esenciales. Y agrega que las soluciones pasan por cómo priorizar, ya que los recursos “no alcanzan y sin racionar tenemos un tremendo problema de equidad”.

El secretario de Salud dice que el objetivo es sentar las bases para que las políticas perduren en el tiempo. Y que para eso es clave generar eficiencia del gasto y ponerse de acuerdo como país para definir cómo lo vamos a financiar.

En el Congreso, Rubinstein aprovechó para reiterar que el cambio de ministerio a secretaría no implicará reducciones en el gasto público.

Explicó además que la estrategia del Gobierno es ampliar la cobertura territorial, cobertura prestacional y cobertura informática. Y clave para eso es el plan de Cobertura Universal de Salud (CUS).

“El objetivo es la optimización de la salud pública gratuita para brindar mejores servicios y en forma equitativa”, dice Rubenstein, con una mayor rectoría del Estado para garantizar la salud.

El objetivo es la efectivización de los derechos y la legitimación social de las prestaciones, ya que eso define los servicios, quién los brinda y cómo deben brindarse.

El secretario hizo hincapié en que la iniciativa del Gobierno no significa la privatización de la salud pública, ni el e retiro del Estado ni la disminución de los derechos.

Novick dijo que la sociedad argentina tiene que entender que declarar un derecho no lo hace efectivo. “Pero es una pelea asimétrica, ya que en la práctica la Justicia lo está haciendo obligatorio, pero sin ninguna consideración sobre la habilidad de financiarlos”, consideró el titular de Swiss Medical.

Y advirtió que no hay que confundir equidad con igualdad. “El sistema debe aportar a la equidad. Equidad es dar al que no le alcanzan las herramientas y apoyos para que le alcance. Es repartir a cada uno lo que necesita, ni más ni menos. También involucra el trato igualitario para todos tomando en cuenta sus diferencias y respetando cada una de ellas”. Y concluyó que es ahí donde el Estado tiene un rol clave.

Foto: Télam

Actualidad | 10 de septiembre

Jaime Pérez-Seoane y el ajuste: “Para que las cosas funcionen, debe acompañarse de una estrategia de diversificación productiva”

Entrevista WhatsApp – El director regional de la consultora Oxford Business Group, que aterrizó en Argentina hace dos semanas, dice que el problema de Argentina es la baja competitividad, pero es optimista ya que “es un país maravilloso con potencial en muchos nichos”.

perezseoanewhatsapp2
Cultura | 6 de septiembre

El feminismo toma protagonismo en el desembarco de Art Basel en Buenos Aires

Una impresionante obra de la artista estadounidense Bárbara Kruger pintada sobre los silos de la antigua Junta Nacional de Granos, al pie del Puente de la Mujer, será una de los trabajos imperdibles de la edición inaugural de la feria suiza de arte contemporáneo.

Art Basel Buenos Aires finalmente es una realidad. Desde hoy hasta el 12 de septiembre, la feria suiza de arte contemporáneo Art Basel desembarca finalmente en Buenos Aires, su primer destino latinoamericano.

Y uno de los trabajos imperdibles será una impresionante obra de la artista estadounidense Bárbara Kruger pintada sobre los silos de la antigua Junta Nacional de Granosolos, al pie del Puente de la Mujer.

Pintado con los colores de la bandera argentina, el mural tiene la leyenda “No podés vivir sin nosotras / poder / placer / propiedad / igualdad / empatía / independencia / duda / creencia / mujeres”. Abajo, la pregunta: “¿Quién posee qué?”

El mensaje es una muestra de solidaridad de la artista  hacia el activo movimiento de mujeres en la Argentina.

La obra es parte de una serie de intervenciones urbanas que los organizadores quieren destacar del evento, que busca posicionar el arte argentino a nivel mundial.

En conjunto con Art Basel, se lanza también la primer edición de Gallery Weekend Buenos Aires 2018. En su edición inaugural GWBA ofrecerá una experiencia de arte y ciudad con un programa especial de exposiciones en más de 40 galerías de arte, visitas a talleres de artistas, performances y charlas.

Los organizadores pondrán a disposición buses gratuitos por circuito, junto a guías especializados guiarán los recorridos sugeridos por referentes de la escena del arte local. La obra de Kruger será una de las paradas obligadas.

Actualidad | 5 de septiembre

Cómo perder US$ 1.200 millones en tres semanas invirtiendo en deuda argentina

Eso le pasó a Franklin Templeton, una de las administradoras de fondos más grandes del mundo y que está entre los cinco mayores acreedores de la deuda en dólares que emitió el gobierno de Mauricio Macri.

Perder US$ 1.200 millones en menos de 3 semanas no es fácil y no pasa desapercibido. Por ejemplo, es el equivalente a un tercio del presupuesto que el Gobierno destinó a las 57 universidades públicas para este año.

Pero esa es la cifra que perdió Franklin Templeton, uno de los mayores administradoras de fondos del mundo, por invertir en bonos de deuda argentina. Hasta el momento las pérdidas son de papel y si la crisis se da vuelta, podrían revertirse.

La historia nos señala

En el Banco Mundial hay una lista que muestra que en los últimos 70 años sólo el Congo ha tenido más recesiones que la Argentina.

El dato no es menor para entender la osadía de Franklin Templeton, que junto a BlackRock y Alliance Berstein, apostaron fuerte a la deuda Argentina justo cuando empezó la crisis cambiaria en mayo.

Templeton invirtió cerca de US$ 2.500 millones para darle una mano a Luis Caputo, llevándose un alto porcentaje de los Bonos del Tesoro (BOTEs) que emitió el Ministerio de Finanzas el 15 de mayo pasado para ayudarlo a frenar el inicio de una corrida cambiaria. El objetivo era que el dólar no superara los $25. La operación coincidía con un súper vencimiento de Lebac

Los BOTES fueron a tasa fija de 20% anual en pesos y con vencimiento en 2023 y 2026. Eso quiere decir que Templeton recuperaría el capital invertido recién en esas fechas y en el medio sacaría como rentabilidad anual un 20% en moneda local Asumiendo que el peso se estabilizaría entre 20 y 25 por dólar, era una inversión prometedora, aunque arriesgada.

En el mercado dicen que a fines de junio, Franklin Templeton tenía alrededor de US$ 5.000 millones de dólares en bonos argentinos.  Según el Cronista, en junio era dueño del 44,7% de los BOTE 2023 en circulación y del 57,32% de los BOTE 2026.

Los resultados

Pero la apuesta no salió como estaba planeado. Ni para el Gobierno ni para Templeton. El peso no ha parado de caer (ya ha perdido más de la mitad de su valor este año) y la decisión de Argentina de aumentar las tasas de interés a 60% anual para frenar el dólar, arruinó los planes. La agencia crediticia Standard & Poor’s advirtió el viernes que podría rebajar aún más la calificación crediticia de Argentina por temor de que la caída del peso ponga en peligro el programa económico del Gobierno.

De acuerdo a cálculos del mercado, respaldadopor datos de Bloomberg , tan solo por el desplome del peso de las últimas semanas esa inversión ya le ha costado a Franklin Templeton más de US$ 900 millones.

A eso se le suma que el precio de mercado de los BOTEs se ha desplomado (-8,3% desde mayo), lo que hace que Templeton acumule perdidas de US$ 1.300 millones. Los principales vehículos a través de los cuales invirtió en Argentina son su fondo insignia Global Bond Fund, (en agosto cayó un 4,2%), y el Global Total Return, (-4,3% en agosto). Fue el peor mes para ambos fondos en casi cuatro años.

Según cálculos que hizo el Financial Times, tres fondos que administra Franklin Templeton han perdido US$ 1.230 millones en las últimas 3 semanas por sus inversiones en Argentina.

El cerebro detrás de invertir en deuda Argentina es Michael Hasenstab, una estrella en el mundo de los mercados emergentes y que ha hecho fortunas invirtiendo en deuda de países en dificultades, como Irlanda. Dichos fondos también invierten en deuda de países como India, Ghana, Indonesia, México, Corea, Colombia, e incluso hasta en los bonos del Tesoro de EE.UU.

Hasenstab no es el único golpeado por la crisis de Argentina. Según Bloomberg, además de Templeton, los principales tenedores de la deuda argentina son Pimco, BlackRock, Goldman Sachs Asset Management y Fidelity.

Qué es un fondo de inversión y cómo funciona

Un fondo mutuo de bonos invierte en instrumentos de deuda emitidos por gobiernos y / o empresas. La mayoría de estos fondos están diseñados para proporcionar ingresos de intereses a los accionistas en forma de dividendos, que representan los pagos totales de intereses realizados por todos los bonos en la cartera del fondo.

Quién es Franklin Templeton

Templeton es uno de los administradores de activos más grandes del mundo. Al cierre de 2017 tenía US$ 800 mil millones bajo administración. Gestiona parte de los fondos de jubilación de algunas de las instituciones más grandes del mundo, incluyendo el de las AFP chilenas (AFJP)

El vínculo con el Gobierno

El socio en Argentina de Franklin Templeton es el fondo SBS y cuyo socio y director era el actual vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero.

Sociedad | 3 de septiembre

El desafío de construir ciudades inclusivas para combatir la pobreza

En Argentina los pobres viven en ciudades. Es ahí donde predomina la informalidad, la exclusión social y donde se manifiesta de la manera más cruel la desigualdad. Ahora, con el país nuevamente en crisis, el dilema ya no es cómo reducir la pobreza, sino cómo evitar que haya más pobres.

Por enésima vez en los últimos 50 años la Argentina enfrenta una crisis económica. Y cómo en todas las crisis, los que quedan más expuestos son los pobres. Este fin de semana, Agustín Salvia, director de Investigación del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), sostuvo: “hasta hace poco discutíamos sobre cómo reducir la pobreza. Hoy sobre cómo evitar que haya más pobres”.

Muchas veces, explicó Salvia, lo urgente supera lo importante y la coyuntura nos impide ver lo estructural. En ese sentido, Salvia estima que para octubre el nivel de pobreza volverá a estar en 30%, cifra similar a la que heredó el Gobierno de Mauricio Macri en 2016.

En Argentina, el 93% de la población vive en ciudades y es ahí donde está la mayoría de los pobres. La cifra viene de la Secretaría de Infraestructura Urbana del Ministerio del Interior. Y es en las ciudades donde predomina la informalidad, la exclusión social y donde se manifiesta de la manera más cruel la desigualdad.

Mariana Barrera, directora de Desarrollo Sostenible del ministerio, lo pone en números: “En Argentina hay 6300 áreas precarias, muy fragmentadas, de las cuales alrededor del 80% está en 5 ciudades”. En esas áreas viven cerca de 3,6 millones de familias que no tienen agua, el 45% carece de cloacas y en su gran mayoría no tienen acceso a viviendas de calidad.

También revela que ahí la tasa de homicidio es 6 veces mayor al promedio nacional y la esperanza de vida es 10 años menor al resto de la Argentina. “No es lo mismo nacer en un área de riesgo urbano que en una rural. En muchos sentidos, las condiciones en un contexto urbano son mucho más precarias”, dice Barrera, que la semana pasada participó en la Conferencia Internacional de la Asociación sobre Desarrollo Humano y Capacidades (HDCA), que fue organizada por la UCA, en colaboración con Flacso.

En la Villa 31, de Buenos Aires, viven cerca de 40.000 personas. Ahí el 76% de las personas no completó la educación secundaria, el 74% no tiene cobertura médica y el 64% obtiene ingresos informales.

Lo que revela la funcionaria y las cifras oficiales son consistentes con el tema que dominó la agenda del encuentro de la UCA, en el que participaron más de 400 expertos de alrededor del mundo: para combatir la pobreza hay que atacarla en el contexto urbano y es clave construir ciudades inclusivas.

Pero hacer obras no basta para integrar barrios marginales. “Hay que definir qué significa ser pobre y qué pobreza queremos erradicar”, dice Barrera. “Es un desafío garantizar la permanencia de las mejoras que hacemos y las infraestructura que construímos”.

Un ejemplo es el tema de la violencia. Para los que viven en villas o favelas, el impacto de una mejora en infraestructura se ve opacado si viven en un clima de inseguridad. Varios de los participantes dicen que hay que implementar políticas transversales que vayan más allá de la infraestructura, especialmente para los nuevos desarrollos urbanos.

Diego Fernández, secretario de Integración Social y Urbana del Gobierno de la Ciudad dice que uno de los desafíos es ganar la confianza de la comunidad. “La integración debe producirse en ambos lados de la ciudad. No es que tenemos que arreglar un solo lado. Esto lleva mucho tiempo, pero hemos dado pasos que nos muestran que estamos en una dirección promisoria”.

Carole Megevand, experta del Banco Mundial que participó en la conferencia de Buenos Aires de la semana pasada, dijo que “el principal desafío es lograr que los asentamientos informales no sean islas y que la integración no sea solo espacial, sino también social y económica”.

El ejemplo de La Palito

Una de las historia de éxito de integración en Argentina es La Palito (ahora también conocida como Barrio Almafuerte). Es una historia que Lucía Wei He contó hace un mes en RED/ACCIÓN: en las últimas dos décadas, gracias al trabajo de los vecinos, logró convertirse en un modelo de integración socio-urbana que superó los intereses políticos. Tiene 10.000 habitantes y es uno de los barrios populares más grandes de La Matanza, en el conurbano bonaerense.

En esos 20 años las construcciones de barro y chapa fueron reemplazadas por más de 1.300 casas coloridas y de ladrillo. Casi todo el barrio tiene calles asfaltadas y veredas. Debajo del asfalto se construyeron redes cloacales y de agua potable; y por encima, tendido eléctrico seguro que llega a todo el barrio.

El éxito del proceso confirmó que para atacar el problema es necesario un enfoque multidimensional y no quedarse con las obras. La iniciativa para hacer los cambios nació de los vecinos, pero el barrio también creó instituciones que permitieran la integración y para eso tuvo la colaboración del Estado. Hoy cuenta con dos jardines de infantes, una escuela primaria y secundaria, una orquesta para niños, y un centro de formación profesional donde se ofrecen cursos de soldadura, carpintería, y panadería, entre otros.

Enfocar el debate a nivel ciudad en vez de a nivel nacional, puede hacer milagros, dice Avner De-Shalit, un experto de Israel que dio una de las presentaciones más anticipadas acerca del papel que las ciudades pueden jugar en superar la pobreza y en la inclusión de los inmigrantes. “El 95% de los migrantes van a las ciudades. El sentido de lugar es importante para la identidad, tanto para los migrantes como para quienes migraron”, explica y destaca que en su gran mayoría los inmigrantes son pobres.

El desafío de medir los diferentes tipos de pobreza

Uno de los expositores destacados del encuentro de la UCA fue Santiago Levy, politólogo y economista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Levy dijo que hay consenso sobre que el PBI no mide el bienestar de una población y que el Estado tienen que tener un rol clave en asegurarse que los más pobres tengan acceso a una educación de calidad, comida, salud y agua. Y también proveer un seguro para que tengan una vejez digna. Esos son todos desafíos en los que las ciudades tienen que jugar un rol clave, ya que ahí es donde reina la informalidad, pero también donde es más factible intervenir y medir la dimensión del problema.

Ravi Kanbur, académico de la universidad de Cornell, en Estados Unidos, y ex alto funcionario del Banco Mundial, dice que es muy importante saber medir lo que queremos combatir. Barrera, la funcionaria del Ministerio del Interior, dice que ese es uno de los problemas en Argentina. Los datos son limitados. Algunos son del censo del 2010.

Salvia dice que no hay consenso acerca de qué dimensiones incluir y qué estadísticas están faltando. Es que ya sea en el censo o en la encuesta de la UCA, es clave entender que la pobreza no es sólo un problema económico y desde ahí poder definir qué es ser pobre en una sociedad como la Argentina.

Foto: Eitan Abramovich – AFP

Actualidad | 29 de agosto

Diego Ocampo y el impacto de los cuadernos: “Cuanto más rápido se determinen involucramientos y sanciones, más claro queda el panorama”

Entrevista por WhatsApp – El analista de la agencia calificadora de riesgo S&P Global dice que el impacto del escándalo en el sector corporativo argentino afectará la capacidad comercial y la posibilidad de refinanciar deudas. Y dice que la idea del Gobierno de armar un fideicomiso es una buena estrategia para minimizar el riesgo de los sponsors de los proyectos en cuestión.

DiegoOcampoWhatsapp
Mujeres | 28 de agosto

Estamos siendo testigos del fin del patriarcado

La economía del conocimiento favorece al matriarcado. Hay consenso de que las mujeres están en menor riesgo que los hombres a ser reemplazadas por robots y de hecho podrían beneficiarse de un aumento en las oportunidades de empleo. Una docena de lectoras de RED/ACCIÓN dieron su testimonio y a partir de su experiencia contribuyeron a elaborar una radiografía de la realidad en Argentina.

El mundo está viviendo una revolución feminista sin precedentes. 10 mil años de historia están cambiando en frente de nuestros propios ojos. Las ventajas comparativas que desde la época de las cavernas favorecían al hombre, están quedando obsoletas. La economía del conocimiento y la nueva forma de relacionarnos como sociedad parecen favorecer las ventajas comparativas de la mujer. Pero el cambio es lento y en Argentina aún más. Acá las mujeres ganan en promedio un 27% menos que los hombres, están poco representados en puestos de liderazgo y en el ranking del Foro Económico Mundial (WEF) Argentina está en el puesto 111 entre 144 países en términos de participación en la economía y oportunidades.

PatriarcadoQuote
PatriarcadoQuoteMb

La tercera ola feminista

El feminismo es en su mayor parte igualitario, aspira a remover las ventajas conferidas a los hombres en razón del género.

La movilización de miles de mujeres este año ha sido un vendaval de energía y pasión que está impulsando un cambio cultural que implica incorporar toda la fuerza y creatividad femenina que hoy se desperdicia.

El movimiento ha estado presente durante gran parte del siglo pasado, ganó fuerza en la década de los 60 y 70 como un actor político, pero en los últimos años se instaló en el centro del debate sobre derechos, igualdad y desarrollo económico.

En Argentina, el repudio a la violación y asesinato de una joven en Rosario, en 2015, resultó el nacimiento del movimiento Ni Una Menos.

Dos años después se dio un segundo hito, con las denuncias por abusos sexuales en contra de Harvey Weinstein, productor de cine de Hollywood, que tuvo eco alrededor del mundo y también acá en la Argentina. Las denuncias parecieron despertar a un gigante dormido y generaron una campaña viral en redes sociales para denunciar en todo el mundo con miles de adherentes: #MeToo (Yo También).

Recientemente, el proyecto de ley para la legalización del aborto que se debatió en el Congreso y que fue rechazado en el Senado, sacó a cientos de miles de mujeres a la calle y abrió una nueva conversación acerca del rol y los derechos de la mujer.

PatriarcadoQuote1
PatriarcadoQuoteMb1a

¿Diferencias innatas o adquiridas?

La psicología evolucionista dice que no hay que pensar en la igualdad en términos de que todos somos exactamente lo mismo. Pero afirma que hay algo que realmente es muy diferente entre hombres y mujeres: la fuerza en la parte superior del cuerpo. Los hombres tienen más y la diferencia es extrema.

Esa mayor fuerza es uno de los factores clave para entender el dominio del patriarcado y la brecha del género. Le daba ventajas como cazadores, guerreros y en cualquier actividad en que la fuerza física era un factor. La revolución industrial trajo una división del trabajo y los hombres salieron a las fábricas y las mujeres se quedaron manteniendo el hogar. Cuando las mujeres tenían trabajo fuera del hogar, tendían a abandonarlo al casarse. Sus salarios eran considerados como remanentes o suplementarios de un ingreso masculino.

Claudia Goldin, economista laboral de Harvard, dice que la economía se organizaba en el contexto del patriarcado, que enseña competencia, individualismo, entre otras cosas. Y eso no había cambiado mucho, hasta ahora.

La revolución digital y la economía que se viene favorece al matriarcado: empatía, colaboración, horizontalidad, apañe. Y entre los expertos, hay consenso de que las mujeres están en menor riesgo que los hombres a ser reemplazadas por robots y de hecho podrían beneficiarse de un aumento en las oportunidades de empleo.

PatriarcadoQuote2
PatriarcadoQuoteMb2a

La visión de una economista

Mercedes D´Alessandro, una conocida economista argentina que vive en Nueva York y autora de “Economía feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria (sin perder el glamour)”, dice que en las condiciones actuales muchos trabajos van a desaparecer, en particular los proceso repetitivos y los físicos. Los menos reemplazables son los que se necesitan habilidades blandas. “Algunas de esas habilidades han sido sociabilizadas a mujeres y esas son más difícil de reemplazar”.

Aunque advierte que todavía las mujeres no están ocupando posiciones de liderazgo. Y las que llegan a estos roles se tienen que masculinizar.

Y agrega que “hay un agujero negro cuando las mujeres son madres. Tener hijos sigue siendo penalizado. Hasta los 27 años, las mujeres ganan igual o más que los hombres. Pero a partir del segundo hijo se estancan y los hombres las pasan. Después de los 40, la brecha es demasiado grande”.

D’Alessandro dice que donde está ocurriendo el cambio es con las nuevas generaciones. “Estamos viviendo un revolución y eso se ve en los movimiento sociales. Estas cosas contagian. Tenemos una situación de empresas dinosaurias. Pero las empresas más jóvenes se dan cuenta y lo capitalizan”.

Dice que en Argentina están habiendo muchos cambios y que desde 2015 estamos viviendo una transformación dramática. Da como ejemplos la paridad en las listas de representación política y el reciente debate sobre el aborto. Pero critica que la sociedad y la política en Argentina están en deuda con los temas económicos.

Por ejemplo, apunta que estudios internacionales revelan que incluir más mujeres en directorios y puestos de liderazgo trae beneficios. “Tener mujeres en el directorio evita ciertas crisis, o incluso tienen menor índice de quebrantos”.

Un reciente estudio del Foro Económico Mundial (WEF) revela que las mujeres están sobrerrepresentadas en industrias y sectores que requieren altos niveles de habilidades blandas y empatía.

El informe explica que tradicionalmente eso se reflejaba en el sector docente, trabajo socialy de la salud. Pero la economía del conocimiento ahora necesita de esas habilidades para funcionar. Empresas como Google, Facebook, e incluso las firmas de Wall Street, buscan no solo ingenieros genios, sino que con la misma urgencia buscan empleados y líderes con empatía, que den prioridad al trabajo en equipo, que escuchen, que sepan delegar. Y en general, esas personas terminan siendo mujeres.

El estudio del WEF dice que cuando se habla del impacto de la inteligencia artificial en el trabajo, ese tipo de habilidades, que contienen un alto nivel de emoción, serán difíciles de reemplazar con robots y automatización. Y muestra que las mujeres en las economías desarrolladas, tienen en promedio un nivel de educación y habilidades digitales superiores a los hombres, lo que les da una ventaja comparativa en un mercado laboral que está continuamente transformándose por innovaciones tecnológicas.

No todo es color de rosa

A pesar de que la brecha de género en la participación laboral se ha reducido en las últimas décadas, las mujeres todavía están un 27% por debajo de los hombres. Incluso hoy, el 55% de las mujeres de todo el mundo no tienen ingresos propios.

Y aunque la imagen es mucho mejor en los países del G20, ninguno de ellos ha logrado cerrar la brecha de género en la participación en la fuerza de trabajo, a pesar del compromiso de reducirla en un 25% para 2025.

Un estudio de la consultora McKinsey dice que si las mujeres participaran en la economía al mismo nivel que lo hacen los hombres, habría un crecimiento del 26% en el PBI mundial para esa fecha.

PatriarcadoQuote3a
PatriarcadoQuoteMb3

La realidad de Argentina

En Argentina las mujeres ganan en promedio un 27% menos que los varones. Esta diferencia se registra en todas las categorías ocupacionales, y es aún mayor para los cargos de jefatura, donde la diferencia llega hasta un 30% en promedio.

De acuerdo al Foro Económico Mundial, Argentina se ubica en el lugar 34 de 144 países en el ranking global de brecha de género salarial. Pero en el ranking de “participación económica y oportunidad”, el país tiene resultados bastante peores, ocupando el lugar 111 en la lista.

Hasta el año pasado, en el sector privado había sólo una mujer CEO y ninguna vicepresidenta en las 25 empresas más grandes del país.

Una ejecutiva de una multinacional que opera en Argentina, que prefirió mantener su identidad y el nombre de su empresa en reserva, dice que en su empresa la realidad es muy diferente a lo que sucede en las compañías locales.

“Es muy difícil pensar en un rol o empleo que una mujer no pueda hacer igual o mejor que un hombre. En mi empresa el tema de equidad de género está muy presente. Se busca paridad, hacen coaching y te incentivan a que te empoderes”, dice la ejecutiva. Pero advierte que fuera de su oficina, en otras empresas argentinas, la historia es diferente. “Hay un machismo terrible. Me preguntan ‘cuándo puedo hablar con tu jefe’”.

Su empresa, que es una líder mundial del sector tecnológico, explica que mucha gente se tiene que resetear cuando entra a trabajar ahí. “Tienen que dejar atrás el cinismo, que la organización no es jerárquica. No es una jungla, nadie te quiere sacar el laburo. Es un mundo mucho más transparente y horizontal. A los chicos más jóvenes les cuesta menos y lo tienen más asumido que el mundo cambió”.

El Presidente Mauricio Macri prometió que la agenda de género cruzará todos los temas que se traten en el G20 este año y que tendrá un rol protagónico en la cumbre de noviembre que tendrá lugar en Buenos Aires.

La persona responsable de que eso suceda es la empresaria y ex diputada Susana Balbo. Ella es la presidenta del W20, el grupo que reúne a organizaciones de mujeres de la sociedad civil y de emprendedoras, con el objeto de visibilizar diversos temas con perspectiva de género y lograr que el trabajo tenga una influencia real en las políticas públicas de los países que conforman el G20.

Balbo dice que en esta nueva economía, “si bien es cierto que hay un rol predominante de mujeres en trabajos que requieren habilidades y características que no son son ‘robotizables’, eso no se traduce necesariamente en una seguridad de empleabilidad”.

“Estas habilidades, culturalmente ligadas a las características de las mujeres, van a  tener que convivir necesariamente con la integración a la tecnología, y en este sentido hay un gran trabajo por hacer”, explica Balbo. “La empatía, la capacidad de escucha, las características tradicionalmente ligadas a las mujeres no valen por sí solas sino integradas en armonía con la habilidad digital”.

Dice que Argentina es un país con una realidad muy variada. Las conversaciones que tenemos todavía están atascadas en el marco de desigualdades estructurales de las que no hemos logrado salir triunfantes”.

Lo positivo, dice Balbo, es que Argentina tiene “una oportunidad de avance enorme y muchos espacios que deben ser considerados para trabajar”.

Cabe recordar que en marzo, el Gobierno envió al Congreso un proyecto de ley que propone “igualdad salarial estricta”, un principio ya presente en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional, donde se establece “igual remuneración por igual tarea”.

Lo que dicen las mujeres lectoras de REDACCIÓN

11 lectoras respondieron a una pequeña encuesta que les hicimos y en general reflejan la nueva realidad de la Argentina.

Ante la pregunta, “Te sentiste discriminada en alguna entrevista laboral por ser mujer? Seis dijeron que no y cinco respondieron que sí.

“Si, escucharon la opinión de un hombre sobre la mía por la misma respuesta”, fue una de las respuestas.

Dos respondieron que se sintieron más discriminada por su clase sociales que por ser mujer.

Ante la pregunta si hay conciencia de la problemática de la brecha salarial en sus trabajos, sólo dos respondieron afirmativamente. Una reconoció que los hombres defienden más fácilmente sus honorarios y otra reconoció que una vez que protestó, la equipararon con los otros sueldos.

Con respecto a si creen que las habilidades de la mujer tiene ventajas competitivas y aportan un diferencial en las organizaciones, las 11 participantes coincidieron que la respuesta es sí.

“Si, las mujeres son muy organizadas en múltiples tareas. Somos conciliadoras por naturaleza y entendemos más lo que le pasa al otro ser humano con el que trabajamos”, fue una de las respuestas.

“Liderazgo empático, destreza comunicativa, sensibilidad, astucia e identificación del detalle”, respondió otra.

En general destacaron a su capacidad de trabajar en equipo, capacidad organizativa y que acogen mejor las diferentes características de otros trabajadores.

El cambio llegó para quedarse

Pero para las generaciones más jóvenes, la paridad de género como concepto y estilo de vida llegó para quedarse. El principio legitimador de la sociedad moderna es la meritocracia, y las nuevas generaciones se toman en serio este ideal.

Foto: Juan Mabromata / AFP

Actualidad | 23 de agosto

A soybean field is fumigated near Urdinarrain, Entre Rios province, Argentina, on February 8, 2018. Soybean fields in Argentina are often fumigated with glyphosate, a herbicide which is probably carcinogenic according to the World Health Organization (WHO), but which is needed to maintain crops of transgenic seeds. The first trial for the possible effects of Round Up -Monsanto’s polemic herbicide containing gliphosate- starts on July 9 in the US. / AFP PHOTO / IVAN PISARENKO

En tres gráficos explicamos por qué el déficit que más complica a la Argentina es el exportador

Somos uno de los países que menos exporta en relación al tamaño de nuestra economía. Esa es una de las razones claves por las cuales tenemos una relación traumática con el dólar. Un estudio del economista Marcelo Elizondo lo analiza.

Hasta abril de este año la economía argentina venía bien. En la segunda mitad de 2016 comenzó a repuntar y hasta el primer trimestre de este año, mostraba un crecimiento de alrededor del 3%. Uno de los factores positivos de este repunte era el dinamismo y la diversificación que mostraban las exportaciones a pesar de la sequía que padecía el campo. Pero llegó la crisis cambiaria y la economía se frenó. En los primeros seis meses de 2018, las exportaciones aumentaron 5,5% respecto de igual período del año anterior, pero se debió principalmente a que aumentaron los precios, no a un mayor volumen.

Grafico1IvanA

Un estudio del economista Marcelo Elizondo de la consultora DNI destaca que la Argentina es una de las economías que menos exporta en relación al tamaño de su economía y en la cual el rol del comercio internacional (suma de importaciones y exportaciones), no ha acompañado la dinámica mundial de los últimos 50 años.

Este gráfico ilustra la diferencia entre la curva de evolución del ratio comercio internacional en relación al PBI en Argentina y en Latinoamérica, desde 1960 hasta la fecha.

Grafico2Ivan

El informe de Elizondo dice que el comercio internacional – la suma de exportaciones e importaciones de bienes y servicios- equivale en Argentina a solo al 25% del PBI. Se trata de uno de los ratios más bajos del mundo y por debajo el promedio mundial. Mirando solo al componente exportaciones, de acuerdo a la cifras del Banco Mundial, en 2017 Argentina fue una de las economías con menores exportaciones en relación a su PBI del mundo (el sexto peor).

Grafico3Ivan

El actual gobierno quiere hacer de la Argentina una economía más competitiva y abierta al mundo, apostando a las exportaciones de bienes y servicios para balancear la dependencia en campo.

El trabajo no es fácil cuando el mundo, liderado por Donald Trump, se está cerrando. El ratio exportaciones / PBI en Argentina es de alrededor de la mitad que el de Uruguay o Perú, mientras que el de Chile es alrededor de una vez y media mayor. Según el FMI, en 2017 Argentina exportó 58.427 millones de dólares en bienes.

El estudio de Elizondo estima que Argentina debería aumentar sus exportaciones en 120.000 millones de dólares (más del doble que hoy) para equiparar el ratio de la región.

  • Para empatar el ratio de Chile, debería duplicar lo que exportó el año pasado.
  • Si pretendiera equiparar el ratio de Bolivia debería aumentar las exportaciones en casi un 150%.
  • Y para equiparar a Brasil, que es junto a la Argentina una de las dos economías de la región con menos exportaciones en relación al tamaño del PBI, debería aumentarlas en un 10%.

El economista Sebastián Galian dice que en Argentina hay solo 11 empresas que exportan más de 1.000 millones de dólares anuales. Solo 57 exportan más de 100 millones. Y solo 95 empresas exportan más de 50 millones anuales. La competencia internacional exige más a las empresas. Y en general las economías que exportan más generan empleo de mayor calidad.

Que las exportaciones tengan un rol tan bajo en la economía es una de los principales factores que expone a la Argentina a mayor volatilidad cambiaria, ya que la obliga a depender de dólares financieros para suplir los déficits comerciales.

¿Querés más información?

Foto: IVAN PISARENKO / AFP

Sociedad | 21 de agosto

Economistas por un festejo responsable: en la UBA y la Universidad de Córdoba quieren fiestas de egresados sin huevos ni harina

La iniciativa está levantando vuelo y ya se sumaron la facultades de Ciencias Económicas de la Universidad de La Plata, del Litoral y la del Nordeste (Corrientes). La idea es que los familiares y amigos de los egresados opten por un cotillón colorido, que les da la facultad, a cambio de comida en buen estado que serán destinados al Banco de Alimentos.

Nadie dijo que los economistas sean el alma de la fiesta. Pero en este caso, en lugar de parar una celebración, se propone un festejo responsable. Se trata de una iniciativa que lanzaron hace 3 años las facultades de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y de la Universidad de Buenos Aires (UBA) para cambiar el ritual de los flamantes universitarios argentinos de festejarlos tirándoles huevos, yerba y harina.

En dicha práctica se ensucia un espacio público y se desperdician alimentos. La idea es que los familiares y amigos de los egresados opten por un cotillón colorido, que les ofrece la facultad, a cambio de comida en buen estado que serán destinados al Banco de Alimentos. La iniciativa está tomando impulso y ya se sumaron la facultades de la Universidad de La Plata, del Litoral y del Nordeste (Corrientes).

Cambiar una tradición

Matías Lingua, secretario de Asuntos Estudiantiles de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC dice que de a poco los estudiantes están aceptando la propuesta. “Es un proceso, no hay un cambio total sino que cada vez se van incorporando más chicos. Nosotros lo implementamos en mayo la primera vez y ya en junio logramos juntar 200 kilos de alimentos. Casi el 80% de los graduados participó del programa”, dice Lingua.

Además del Banco de Alimentos, la iniciativa de Festejos Responsables tiene el apoyo de la Red Solidaria que ya el año pasado retiró cerca de una tonelada y media de alimentos que fueron recolectados por el programa de la UBA a lo largo del primer semestre y el curso intensivo de invierno de 2017. El año pasado, la Legislatura porteña realizó una Declaración para que el programa pueda implementarse en todas las entidades educativas de la Ciudad de Buenos Aires.

Más información por si te querés sumar:

Actualidad | 20 de agosto

Sebastián Edwards: “Argentina se ve particularmente frágil y vulnerable”

Entrevista por WhatsApp – El execonomista jefe para América Latina del Banco Mundial critica el comportamiento errático del Banco Central, dice que hay incertidumbre fiscal y expectativas perversas, y advierte que la susceptibilidad a las malas noticias implica que Macri y Dujovne no tienen espacio para errores.

SebastianEdwardsChat
Sociedad | 13 de agosto

Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores – CTEP

La importancia de hacer visible el lado invisible de la pobreza

Es la única forma de diseñar buenas políticas públicas para combatir la desigualdad y la exclusión. El Semáforo de la Pobreza es una iniciativa que está mostrando buenos resultados en lograr una mejor definición del fenómeno. Permite a las propias familias medir su nivel de pobreza e identificar estrategias personalizadas para solucionar carencias específicas.

“Todas las familias ricas son iguales; pero cada familia pobre lo es a su propia manera”. Esta afirmación tan contundente está inspirada en el inicio de la novela Ana Karenina, del escritor ruso León Tolstoi. La original se refiere a la felicidad, no a la pobreza, y es sin duda una de las frases más famosas de la literatura universal. Martín Burt, fundador del Semáforo de Eliminación de Pobreza, la usa porque está convencido de que es la manera más precisa de explicar lo complejo que es para los gobiernos diseñar políticas públicas para combatir la desigualdad y la pobreza.

Burt fue uno de los protagonistas del Foro Pobreza y Desigualdad ‘Escondida’ que organizó hace dos semanas el Observatorio de la Deuda Social de la UCA. Allí, el objetivo fue buscar las mejores herramientas para medir la pobreza y así poder desarrollar mejores políticas para reducirla y ayudar a la gente a salir de la exclusión.

Entre los que estudian la pobreza hay consenso de que el fenómeno no es solo un problema de ingresos, sino también de factores subjetivos. Ahí radica la importancia de poder medirlos. El desarrollo de mediciones alternativas y en múltiples dimensiones amplía la información disponible y permiten una mejor definición de la pobreza en toda su complejidad, lo que ayuda a construir mejores soluciones.

“Avanzar sobre la definición y estimación de medidas de pobreza alternativas, multidimensionales y directas es prioritario para evitar los importantes sesgos que se producen en el diseño y criterio de elegibilidad de los programas sociales orientados únicamente por medidas de pobreza monetarias o criterios basados en aspectos laborales”, sostuvo el equipo que organizó el encuentro en la UCA.

La buena noticia es que los encargados de diseñar las políticas públicas de la región, reunidos en este Foro, coincidieron en que para que las políticas sean efectivas, los nuevos ejercicios de medición tienen que tener en cuenta y adaptarse a las particularidades de las diferentes sociedades y poblaciones. Y para ello es indispensable mirar factores como la salud (tanto física como mental), vivienda, saneamiento y educación, entre otras.

La cruda realidad argentina

Agustín Salvia, anfitrión del encuentro y director del Observatorio de Deuda Social de la UCA, lleva años tratando de explicar a la sociedad que la pobreza no es sólo un problema de ingresos. “La exclusión social y la desigualdad son problemas tan importantes o iguales que el de ser pobre”, dice.

“Queremos mostrar los aspectos más escondidos de la pobreza. Hay aspectos básicos como tener agua, cloacas, trabajo. Pero tener eso no es todo para mejorar y salir de la exclusión y la desigualdad”, agrega.

Para los pobres, tan importante como tener ingresos suficientes es tener un trabajo decente y digno, seguridad, habilidad de ir por la vida sin sentir vergüenza o humillación, y no sentirse estigmatizados por ser pobres.

Un informe que presentó Salvia muestra algunos de los problemas ocultos de ser pobre en la Argentina. El más preocupante es el alto costo psicológico. Según ese estudio en promedio los pobres son más infelices, viven estresados y experimentan mayores niveles de inseguridad.

Bienestar subjetivo según pobreza por ingresos

La Encuesta de la Deuda Social, que apunta a medir los aspectos invisibles de la pobreza, revela que la infelicidad y el malestar psicológico prácticamente se duplican entre los indigentes y los pobres cuando se los compara con el de la población de 18 años o más considerada “no pobres”.

El “malestar psicológico” llega al 35% en los indigentes y al 30% en los pobres. Entre los no pobres es el 15%.

Entre los más pobres (indigentes), el 14% dice sentirse “nada o poco felices en su vida” contra el 6% de quienes no se encuentran en la pobreza y el 7% de la población total.

Déficit en la estimulación emocional e intelectual

Grafico2UCAIvan

Salvia señala que tener asistencia psicológica es de suma importancia pero es visto como un lujo en materia de salud pública.

Otra cifra desoladora es que a casi la mitad de los niños más pobres (48%) jamás le contaron un cuento. Casi un tercio (29%) comparte cama o colchón, más de la mitad (55%) no tiene libros infantiles en casa y al 30% de los chicos entre 1 y 12 años no le celebraron su último compleaños.

El estudio de Salvia muestra que el bienestar subjetivo varía de acuerdo a los niveles de carencias (cloacas, agua, luz, trabajo, acceso a transporte público, etcétera).

  • Por ejemplo, entre los que sufren tres o más carencias, el malestar psicológico llega al 30%, contra el 11% de quienes no sufren carencias.
  • La infelicidad llega al 11% entre los más carenciados, contra el 3% de los que están mejor.
  • El “bienestar subjetivo” en la población no sólo difiere de acuerdo a los niveles de pobreza. También varía por género. El malestar psicológico es mayor en las mujeres (22%) que en los varones (15%), y es mayor entre quienes viven en una villa (30%) y quienes no (17%).

El malestar psicológico y la infelicidad también aumenta entre quienes no realizan actividades físicas, no tiene amigos y están lejos de un familiar cercano.

  • Alrededor del 22% de los que no hacen actividad física dicen sentir malestar psicológico y poca satisfacción con la vida, versus el 13% de los que hace algo al menos una vez por semana.

La manera tradicional de medir la pobreza y la desigualdad

En Argentina, el INDEC mide la pobreza en base a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Y define que son pobres aquellos que tienen un ingreso familiar inferior a la Canasta Básica Total (CBT), que está compuesta por la Canasta Básica de Alimentos y por un componente no alimentario (vestimenta, transporte, educación, salud, etc.).

Según el último informe del INDEC, el índice de pobreza en la Argentina fue de 25,7% al cierre del segundo semestre de 2017. Esa cifra fue la más baja en décadas. Pero lamentablemente la mejora no va a durar. De acuerdo a cálculos preliminares de la UCA, a raíz de la crisis económica que estalló en mayo, hay al menos 1,5 millones de personas que están en riesgo de caer nuevamente en la pobreza.

Salvia estima que la pobreza estructural en la Argentina, aquella que no baja a lo largo de los años, es del 25%.

En términos de desigualdad, la realidad es un poco mejor. Argentina sigue estando entre las economías menos desiguales de la región y el índice GINI, que mide la desigualdad en la distribución de los ingresos, se ha mantenido relativamente estable desde 2010 en un promedio de alrededor 0,42.

El indicador toma en cuenta cómo se reparte la totalidad de los ingresos por persona. Es un indicador que varía entre 0 y 1. Cuanto más cercano a 1, mayor es la desigualdad en la distribución del ingreso y pasa lo contrario cuando se acerca a cero (igualdad absoluta).

La desigualdad tiene una relación directa con la reducción de la pobreza. Si la inequidad se mantiene estable, la pobreza puede disminuir solamente por el aumento de los ingresos, pero si cae, potencia el efecto del aumento de los ingresos, lo que hace que la pobreza disminuya aún más. De hecho, una mejora en la distribución puede reducir la pobreza, aunque no aumenten los ingresos.

Desigualdad en países de América Latina (Índice de Gini)

PobrezaIndiceGini1

Una nueva herramienta de medición

Una de las iniciativas que está mostrando los mejores resultados en hacer visible el lado desconocido de la pobreza es el Semáforo de Eliminación de Pobreza que fundó Martín Burt.

El Semáforo es un instrumento que permite a las propias familias medir su nivel de pobreza e identificar estrategias personalizadas para solucionar carencias específicas.

En el foro de la UCA, Burt explicó que el Semáforo desafía los índices de pobreza y permite a cada familia tener un plan específico acorde a sus necesidades.

El Semáforo define qué significa “no ser pobre” a través de seis dimensiones: ingreso y empleo, salud y medioambiente, vivienda e infraestructura, educación y cultura, organización y participación, motivación e interioridad. Cada dimensión a su vez se divide en 50 indicadores, cada uno con tres niveles simples que representan lo que es ser pobre extremo (rojo), pobre (amarillo) y no pobre (verde). Las familias se autoevalúan con la ayuda de un sistema que refleja los tres niveles posibles.

Por ejemplo, una de los indicadores que se mide es de “Ahorros familiares”. La familia elige el nivel que mejor refleja su realidad actual. Si logra ahorrar el 20% de sus ingresos mensuales en una cuenta bancaria, la familia apuntaría a la luz verde. Si está ahorrando de manera informal e inconsistente, la luz es amarilla. Y si la familia está usando “la alcancía” y gastando más de los que ingresa, entonces la luz es roja.

El Semáforo de eliminación de pobreza

SemaforoDeLaFamilia

Burt, que fue alcalde de Asunción en Paraguay y es considerado una de las personas que más sabe sobre educación y el diseño de políticas públicas para combatir la desigualdad y la pobreza en el mundo, explica que el Semáforo es una innovación social que tiene a las familias como protagonistas. “La pobreza es multidimensional y afecta a cada familia de forma diferente”.

Burt es crítico de las mediciones y estudios de pobreza tradicional, “ya que no saben incorporar a los pobres en la medición y es por eso que es necesario un enfoque integral”.

El Semáforo permite que cada familia autodiagnostique su nivel de pobreza y desarrolle su propia estrategia personalizada para salir del problema en forma permanente. Además, sostiene este apasionado emprendedor social, el sistema quiebra el concepto de la pobreza en problemas manejables que pueden ser solucionados a través de las propias acciones de las familias, “haciendo visible lo invisible” en forma de indicadores y dimensiones.

“Para los tomadores de decisiones y los propios afectados, tener ‘feedback’ y un diálogo constante con las familias es esencial. La pobreza no se puede medir en una sola dimensión”, explica Burt. Y remata diciendo que “para que la gente cambie, tiene que creer que puede cambiar. Por eso es tan importante que los pobres sean parte de la solución”.

En Paraguay, casi 4 mil familias han logrado salir de la pobreza medida por los 50 indicadores, 26 mil familias han superado la pobreza de ingresos y más de 90 empresas han incorporado el Semáforo a su gestión interna. A nivel global, 58 organizaciones en más de 20 países, incluyendo Argentina, están implementando el Semáforo.

El desafío para las autoridades

Guillermo Cruces, asesor de políticas económicas del Ministerio de Hacienda, también estuvo en el foro de la UCA. Concuerda con que el ingreso sólo no es una buena medida de pobreza, aunque hace hincapié en que los índices tradicionales son indispensables para generar acción. “Sirven para empujar y comunicar políticas públicas”, explica.

Soledad Cubas, directora nacional de Sistema de Información, Evaluación y Monitoreo de Programas Sociales, dice que es indispensable tener buenos instrumentos de medición de la pobreza y concuerda con que tener una mirada multidimensional “es una herramienta central para desarrollar buenas políticas públicas”.

En lo que todos estuvieron de acuerdo es en lo que dijo Emilio Inzaurraga, miembro de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Argentina: “La pobreza es de todos. Es un problema para el que la vive y es una vergüenza para toda la sociedad argentina”.

Foto apertura: Facebook Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores – CTEP

Actualidad | 10 de agosto

Pablo Secchi y el caso de los cuadernos: “Este sistema judicial es el mismo que miró para otro lado durante los últimos 15 años”

Entrevista por WhatsApp – El director Ejecutivo del Capítulo Argentino de Transparencia Internacional dice que el Poder Judicial es parte del problema, advierte que hay que tener mucho cuidado con la figura del arrepentido, lamenta que “la grieta” impida una debate honesto sobre la corrupción y aprovecha de dar un breve resumen de donde está parada la institucionalidad argentina en términos de corrupción y transparencia.

SecchiWhatsApp1
Sociedad | 3 de agosto

El alto costo psicológico de ser pobre en Argentina

Son más infelices, viven estresados y experimentan mayores niveles de inseguridad. A casi la mitad de los niños más pobres jamás le contaron un cuento. Son algunos de los resultados de un informe sobre los problemas ocultos de la pobreza que se presentó en el marco del Foro Pobreza y desigualdad “escondida”.

“Ser indigente o pobre tiene un alto costo psicológico”, dice Agustín Salvia, director de Investigación del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA. Y es una de las conclusiones de un nuevo informe que presentó ayer sobre los problemas ocultos de la pobreza.

La Encuesta de la Deuda Social, que apunta a medir los aspectos invisibles de la pobreza, revela que la infelicidad y el malestar psicológico prácticamente se duplican entre los indigentes y los pobres cuando se los compara con el de la población de 18 años o más considerada “no pobres”.

El “malestar psicológico” llega al 35% en los indigentes y al 30% en los pobres. Entre los no pobres es el 15%.

Entre los más pobres (indigentes), el 14% dice sentirse “nada o poco felices en su vida” contra el 6% de los no pobres y el 7% de la población total.

Bienestar subjetivo según pobreza por ingresos

Los indicadores invisibles de la pobreza infantil arrojan cifras aún más desoladoras: a casi la mitad de los niños más vulnerables (48%) jamás le contaron un cuento, casi un tercio (29%) comparte cama o colchón, más de la mitad (55%) no tiene libros infantiles en casa y al 30% de chicos entre 1 y 12 años no le celebraron su último compleaños.

Mirando a los indicadores de déficit en el espacio de la información, la encuesta de la UCA muestra que el 77% de los chicos más pobres no tiene una biblioteca en casa, el 75% no tiene acceso a internet y dos tercios (67%) ni siquiera tiene una computadora.

Para comparar, en los estratos medios profesionales, el 80% tiene biblioteca en casa, casi el 100% tiene una computadora y el 98% tiene acceso a internet.

Déficit en la estimulación emocional e intelectual

Grafico2UCAIvan

Otras cifras relevantes

El bienestar subjetivo según la pobreza multidimensional varía de acuerdo a los niveles de carencias (cloacas, agua, luz, trabajo, acceso a transporte público, etc. etc. etc.).

  • Por ejemplo, entre los que sufren tres o más carencias, el malestar psicológico llega al 30%, contra el 11% de quienes no sufren carencias.
  • La infelicidad llega al 11% entre los más carenciados, contra el 3% de los que están mejor.
  • El “bienestar subjetivo” en la población no sólo difiere de acuerdo a los niveles de pobreza. También varía por género. El malestar psicológico es mayor en las mujeres (22%) que en los varones (15%) y es mayor entre quienes viven en una villa (30%) que los que no (17%).
  • Las mujeres también son más infelices (19%) que los hombres (17%)

El malestar psicológico y la infelicidad también aumenta entre quienes no realizan actividades físicas, no tiene amigos y están lejos de un familiar cercano.

  • Alrededor del 22% de los que no hacen actividad física dicen sentir malestar psicológico y poca satisfacción con la vida, versus el 13% de los que hace algo al menos una vez por semana.

La manera tradicional de medir la pobreza

Los gobiernos y organismos internacionales en general miden la pobreza en términos de ingresos. En Argentina, el INDEC mide la pobreza en base a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Y define que son pobres aquellos que tienen un ingreso familiar inferior a la Canasta Básica Total (CBT), que está compuesta por la Canasta Básica de Alimentos y por un componente no alimentario (vestimenta, transporte, educación, salud, etc.).

Para calcular la incidencia de la pobreza se analiza la proporción de hogares cuyo ingreso no supera el valor de la CBT; para el caso de la indigencia, la proporción cuyo ingreso no superan la Canasta Básica de Alimentos.

Según el último informe del INDEC, el índice de pobreza en la Argentina fue de 25,7% al cierre del segundo semestre de 2017.

Lo importante

El informe que presentó Salvia es parte de una esfuerzo del Observatorio de Deuda Social de explicar a la sociedad que la pobreza no es sólo un problema de ingresos, sino que también de factores subjetivos. “Queremos mostrar los aspectos más escondidos de la pobreza. Hay aspectos básicos como tener agua, cloacas, trabajo. Pero tener eso no es todo para mejorar y salir de la exclusión y la desigualdad”, dice Salvia.

Y agrega que tener asistencia psicológica es más importante para los pobres, pero es visto como un lujo en materia de salud pública.

Las conclusiones las presentó en el marco del Foro Pobreza y desigualdad ‘escondida’ que organizaron junto al Banco de desarrollo de América Latina (CAF). El objetivo es buscar las mejores herramientas para medir la pobreza, dado que es un fenómeno complejo que exige nuevas formas de abordar el problema, lo que es un desafío para el desarrollo de buenas políticas públicas.

¿Querés saber más?

Foto: Red de Comunidades Rurales

Actualidad | 30 de julio

Marcos Ayerra: “Vivimos momentos de mucha tensión”

Entrevista por WhatsApp – El presidente de la Comisión Nacional de Valores dice que el mercado de capitales ayudó a suavizar el impacto de la crisis y destaca que el financiamiento a las Pymes siguió creciendo. Afirma que la nueva Ley del Mercado de Capitales es una buena herramienta para avanzar en la inclusión financiera, pero reconoce que hace falta crecer fuerte en la bancarización ya que afecta a los más humildes.

WhatsAppAyerra1
Actualidad | 13 de julio

La buena cosecha que podría recoger el campo argentino por la guerra comercial que gatilló Trump

Los aranceles que China impuso a la soja de Estados Unidos se traducirían en 816 mil toneladas más producidas en Argentina por un aumento de 235 mil hectáreas en el área sembrada. Por otro lado se espera un aumento de US$ 6,50 por tonelada en el precio de la soja argentina, lo que equivale a un alza de 2,4% sobre el precio actual.

El campo argentino podría ser uno de los grandes beneficiados de la escalada en la guerra comercial que detonó Donald Trump, ya que China y la Unión Europea buscarán alternativas a la soja y otros productos derivados que hasta ahora importaban de Estados Unidos.

Estados Unidos impuso un impuesto del 25% a importaciones chinas a productos que representan un total de US$34.000 millones, desencadenando lo que China la semana pasada ha llamado “la mayor guerra comercial de la historia económica”. Pekín respondió de inmediato con aranceles a la soja, la carne y los vehículos estadounidenses.

Un estudio de la Fundación del Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI) publicado esta semana estima que de mantenerse los aranceles chinos a la soja de Estados Unidos, habría 1,7 millones de toneladas menos de poroto de soja producidas en Estados Unidos, y 816 mil toneladas más producidas en Argentina. Esto debido a un aumento de 235 mil hectáreas en el área de soja sembrada. Y a mediano plazo, el precio de la soja argentina aumentaría 2,4%, o US$ 6,5 por tonelada (que hoy cotiza alrededor de US$ 300).

China es destino del 11% de las exportaciones agroindustriales de Argentina, por un valor de US$ 4.167 millones. A más del 50% de las potenciales exportaciones agrícolas argentinas se les abriría un mayor acceso al mercado del gigante asiático.

El origen de la disputa

  • Donald Trump está obsesionado con reequilibrar su balanza comercial con China. El año pasado la mitad del déficit comercial total de Estados Unidos fue con este país.
  • La soja ha sido un producto clave en la escalada de las tensiones entre los dos países, ya que China es el mayor importador del mundo y el principal cliente de Estados Unidos. En 2017, Estados Unidos exportó soja a China por U$S 12.356 millones, cifra que representa el 63% de las ventas de productos agrícolas a ese país y el 57,3% del total de exportaciones estadounidenses de soja (U$S 21.600 millones).
Crédito: Bloomberg


Crédito: Bloomberg

La oportunidad vendrá a fines de 2018

El impacto se comenzaría a ver a partir de la cosecha 2018/2019 (Oct-Sep). Debido a los aranceles sobre la soja de Estados Unidos, China deberá importar de destinos alternativos, procesar otro tipo de oleaginosas o importar harina de soja.

Brasil, que es principal productor del mundo, con 48% del mercado, podrá cubrir sólo parte del déficit.

Cabe mencionar que Estados Unidos tiene el 39% del mercado y Argentina ocupa el tercer lugar, con 8%.

  • Federico Di Yenno, economista de la Bolsa de Comercio de Rosario, dice que es una oportunidad para aumentar la penetración en el mercado chino a largo plazo. Afirma que el futuro dependerá no sólo de la reacción de los precios y de los desvíos de los importadores chinos hacia proveedores no estadounidenses sino del futuro de la política agroalimentaria china. Y ahí hay una oportunidad para que Argentina aumente sus exportaciones de los derivados de la soja ya que China puede decidir aumentar las importaciones de aceites y harinas de soja, o mediante la importación directa de carne.

Consultá el informe de la Fundación INAI

Brasil, el principal beneficiado al corto plazo

  • Un estudio de la Universidad de Tennessee estima que el arancel generará una caída de las compras chinas de soja a Estados Unidos de U$S 4.500 millones y el gran beneficiado al corto plazo será Brasil, que es el principal exportador del poroto de soja a China.
  • Ese fenómeno ya se ve reflejado en los precios. Datos de Bloomberg muestran que en Estados Unidos, los precios promedio de contado ya cayeron y están al nivel más bajo en casi una década. En Brasil los exportadores viven un momento de auge. La soja para cargar en agosto se disparó y los precios muestran la mayor brecha desde que comenzaron a registrarse los datos en 2014. La prima se ha triplicado con creces desde fines de mayo.

Qué es el proteccionismo

El proteccionismo es la política económica de restringir las importaciones de otros países a través de métodos tales como aranceles sobre los bienes importados, cuotas de importación y una variedad de otras regulaciones gubernamentales, encareciendo así dichos bienes de modo que no sea rentable.

Consultá el informe que publicaron los economistas de la Universidad de Tenessee

Lo que no sabemos

  • Es difícil predecir cuánto durará la disputa entre los EE.UU y China, y si Trump está dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias. Analistas dicen que es temprano para hablar de un ganador, si es que hay uno. El conflicto genera incertidumbre, porque no se sabe a ciencia cierta qué es lo que podría suceder en el mediano plazo. A largo plazo todos pierden ya que la economía global sufre y el comercio cae.
Actualidad | 9 de julio

César Litvin: “No hay tolerancia a la suba de impuestos”

Entrevista por WhatsApp – El tributarista dice que Macri tiene poco espacio en el presupuesto para 2019 para cumplir su compromiso con el FMI de recortar el déficit y que la economía crezca 2%. Y advierte que hay una asignatura pendiente para seducir inversores: la reforma laboral.

EntrevistaLitvin

Tecnología | 11 de junio

Todos locos por Fortnite

El videojuego ya es un fenómeno global: más de 50 millones de personas lo juegan alrededor del mundo. Aunque es gratuito genera varios negocios millonarios, y su modo más popular, el Battle Royale, alcanzó en febrero el récord de 3,4 millones de jugadores simultáneos online. Sus coreografías se volvieron virales y en la Argentina tiene una legión de jugadores, aunque genera críticas por su efecto adictivo. Acá te explicamos el fenómeno y compartimos lo que dicen los lectores de RED/ACCIÓN.


De qué se trata

En el Fortnite Battle Royale 100 jugadores conectados online “aterrizan” en una isla (sólos o en equipo de hasta cuatro personas) y mientras se “cazan” entre sí buscan armas, armaduras y recursos para hacer estructuras defensivas. La última persona o equipo que queda en pie, gana la partida, que puede durar entre 15 y 20 minutos aproximadamente.

Su brevísima historia

La primera versión del juego, conocida simplemente como Fortnite, se lanzó en julio de 2017 y era paga. Pero la versión Fortnite Battle Royale lanzado gratuitamente en septiembre de 2017 catapultó los jugadores y el tiempo de permanencia.

La estrategia multiplataforma

Una de las particularidad del Fortnite es su carácter multiplataforma: puede jugarse en PlayStation, Xbox, o apps para Android y Apple, y los jugadores de distintas plataformas pueden jugar simultáneamente entre sí.

Fortnite Battle Royale es el spin-off multijugador de Fortnite. | Foto: Epic Games


Fortnite Battle Royale es el spin-off multijugador de Fortnite. | Foto: Epic Games

El negocio

Más allá de que su versión más popular sea gratuita, Epic Games, la empresa que creó el juego, genera millonarios ingresos con ventas mediante las compras dentro de las apps. En marzo generó ingresos de US$ 223 millones, lo que lo puso al tope del ranking de videojuegos en términos de ingresos digitales. Hace pocas semanas Epic Games anunció u$s 100 millones para un fondo de premios en el primer año de juego competitivo.

El baile viral

El baile “Take the L de Fortnite: Battle Royale” se ha convertido en un fenómeno de masas. Antoine Griezmann, el delantero francés del Atlético Madrid y de la selección de Francia, es uno de los muchos jugadores de las ligas europeas que lo usan para celebrar sus goles. Entre las de 50 millones de personas lo juegan alrededor del mundo hay varios celebrities: rapperos, estrellas de la Premier League y pilotos de Fórmula 1.

Los bailes de Fortnite en el fútbol. Canal de YouTube: ItsAlex

Ninja, el jugador estrella

El “Leo Messi” de Fortnite es Ninja. En la plataforma Twitch genera ingresos mensuales de u$s 350.000. A eso hay que sumar los 4 millones de suscriptores que tiene en YouTube y sus contratos con marcas. En abril logró pasar a la primera posición como el deportista con más interacciones en redes sociales, dejando en segundo lugar a Cristiano Ronaldo, de acuerdo a cifras de la industria.

Ninja junto a Braddley Cooper. | Twitter: @ninja


Ninja junto a Braddley Cooper. | Twitter: @ninja

Otras datos del fenómeno

Fortnite está rompiendo todo tipo de récords en YouTube y Twitch, la popular plataforma de streaming. Superdata estima que ya es el más grande juego de consola de todos los tiempos en términos de ingresos y usuarios activos mensuales.

Se anticipa que este año Fortnite va a ganar diez veces más dinero en un año que todo el cine español.

La versión móvil del juego para iPhones recaudó 15 millones de dólares en menos de un mes. En mayo los usuarios móviles estaban gastando alrededor de u$s 1 millón diarios.

Usuarios del iPhone en Estados Unidos pasan más tiempo en la aplicación de Fortnite que en ninguna otra, incluyendo Instagram y Tinder. La única excepción es Netflix.

La BBC dice que se ha creado una microindustria alrededor del juego, con jugadores exitosos cobrando hasta u$s 30 la hora haciendo de guardaespalda y entrenadores a jugadores novatos.

El "punchface" es un golpe famoso de Fortnite | Foto: EpicGames


El “punchface” es un golpe famoso de Fortnite | Foto: EpicGames

Lo que dicen los lectores de RED/ACCIÓN

Para saber por qué Fortnite es el juego del momento, RED/ACCIÓN le preguntó a la comunidad si conocían el juego, qué les atrae o divierte, con quiénes y cuántas horas pasan con el videojuego y por qué es diferente a los otros juegos.

¿Cómo conociste el juego? La mayoría conoció el juego por amigos pero algunos mencionaron a los youtubers, que suelen subir videos donde prometen ayudar a mejorar las destrezas para las batallas.

¿Por qué jugás? Porque puede jugarse con amigos, es gratis y porque es muy divertido. Estos fueron los conceptos que más se repitieron cuando se les preguntó por qué el juego es atractivo. Otros resaltaron las coreografías.

¿Qué es lo que más te gusta del juego? César tiene 19 años y juega todos los días entre dos y tres horas días. Dice que le gusta la dinámica del juego y “su curva de aprendizaje”: “Me resulta atractivo el sentir que cada hora que paso jugando me perfecciono en batallas 1 a 1, y controlo mi habilidad de construcción y puntería”.

¿Qué te gusta menos? Los “celos” aparecen al tope del ranking. “Mi novio se la pasa día y noche jugando diossssss mio”, se descarga una novia despechada. “El juego por el que Lucas me cambia”, se descarga Zoe. Quizás hay un aprendizaje latente en encontrar el equilibrio lógico en cualquier proceso. O es un catalizador de lo que ya no funciona…

¿Qué sensaciones vas descubriendo? Son muchas y variadas, pero algunos ven en el juego un sendero de aprendizaje, un impulso a perfeccionarse cada día más, encontrar nuevos desafíos e ir descubriendo habilidades que se creían dormidas. Peo sobre todo, es casi un simulador del vértigo ciudadano que se hace rutina y termina siendo un objetivo buscado, como reconoce Manuel, de 16 años, sobre “la adrenalina que genera encontrarte con un rival”

¿Qué vas aprendiendo? Tomar decisiones con efectos instantáneas, además de motivador también enseña a vincular causa-efecto

¿Cómo te conectás con los demás en el juego? El atractivo de elegir cómo y con quién jugar: con amigos para delinear estrategias comunes y poder ejecutarlas coordinadamente. Incluso algunos, como Carlos, de 21 años, también valoran que se pueda jugar aun con gente que no se conoce hasta el juego.

¿Qué otras cosas te atraen del juego? Además de la adrenalina del combate, muchos aprecian, como Cintia, la simpleza y color de los gráficos, además de sus ingeniosos bailes característicos, que alienta a “para seguir metido en el juego aún cuando no lo estén jugando”.

¿Qué te sorprende? Se valora que para no dejar todo inmóvil, se introducen cambios constantes. La relación entre Epic Games y la comunidad es considerada como siempre atenta al pedido de los usuarios, que proponen cosas nuevas o quieren mejorar cosas existentes en el juego.

La estrategia para colarse en Rusia 2018

Este mes, con la atención del planeta enfocada en Rusia, donde el jueves comienza la Copa del Mundo de fútbol, Epic Games no quiso que Fortnite estuviera ausente de la fiesta. De acuerdo al medio deportivo español, El Desmarque, en las próximas semanas el juego introducirá un estadio de fútbol en el mapa, gradas incluidas. También habrá nuevos skins con colores futboleros. Cuatro chicos y cuatro chicas aparecerán con banderas de algunas de las selecciones que estarán en el Mundial (aunque se cuelan otras de equipos populares que no estarán en la cita rusa).

Actualidad | 1 de junio

Natalia Zuazo: “La política dejó de ser valiente con respecto a la tecnología”

Acaba de publicar un nuevo libro, Los dueños de internet, en el que afirma que hay cinco monopolios que dominan el mundo y que a pocos le importa. En esta entrevista dice que estamos en el peor momento de la relación entre la política y la tecnología, y habla del dilema ético de depender de los algoritmos, pero se muestra optimista por la conciencia de que algo tiene que cambiar.

Hace 10 años que Natalia Zuazo escribe sobre la tecnología y su relación con el poder. Durante ese tiempo esta periodista y politóloga ha venido advirtiendo sobre el control que vienen acumulando empresas como Google, Facebook y Microsoft, y el resto de los gigantes que han llegado a dominar internet.

En 2015 escribió Guerras de Internet, un libro que apuesta a explicar cómo funciona la tecnología, quiénes tienen el poder y qué están haciendo las empresas y los gobiernos con nuestros datos.

Zuazo acaba de publicar un nuevo libro: Los dueños de internet. Ahí argumenta que estamos ante una realidad en que cinco monopolios tecnológicos dominan el mundo. Lo llama “el nuevo imperialismo digital”. Le indigna que a pocos le importe. En esta entrevista habla sobre la cobardía de la política respecto a la tecnología y afirma que la revolución digital está generando más perdedores que ganadores, pero dice ser optimista porque se está creando conciencia de que algo tiene que cambiar.

¿Que te hizo escribir este libro?
Todavía hay un respeto acá en Argentina algo reverencial a las grandes empresas y por otro lado hay un doble standard de esas empresas respecto a relacionarse con el mundo cuando quieren promocionar sus productos. No son transparentes. El otro motivo es que cuando yo empecé a escribir este libro, a fines de 2016, ya había algunos cuestionamientos acerca del poder de estas empresas. Yo siempre me hago una pregunta: ‘¿Que pasa acá?’. Cómo Microsoft, Google, Facebook, Uber, las grandes plataformas, se relacionan con nosotros. Si no, siempre nos estamos haciendo las preguntas de otros.

¿Ejemplos?
Uber. ¿Por qué se puede regular en otros países y no vemos lo que sucede acá? A mí, por ejemplo, cuando estaba escribiendo el capítulo de Uber, me sorprendió para bien la charla que tuve con el secretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, Juan José Méndez. Él tiene una idea negativa de Uber, pero una idea positiva sobre otras empresas tecnológicas con las cuales trabaja. Cabify es legal y Uber no. Entonces mi intención es darle luz a esos grises y mostrar que no tenemos que comprar necesariamente el paquete tal como viene. Que se puede cuestionar. Y qué preguntas tenemos que hacernos nosotros en Argentina para cuestionar ese paquete.

La pregunta de Google es otra: ¿Dejamos que las empresas que tienen los datos automaticen todas las decisiones sobre nuestras vidas? Incluyendo a qué escuela vamos a ir o si nos van a dar un préstamo en el banco, aunque lo necesitemos. ¿O dejamos que todo eso lo decida el mercado y entonces compramos algoritmos que no sabemos como funcionan pero toman todas las decisiones por nosotros?

Sugerís que es una lucha de poder en la cual la política ha estado ausente…
Me parece que hay una pregunta que también recorre todo el libro, que es por qué la política dejó de ser valiente con respecto a la tecnología. La política pasó a ser un súbdito rendido ante el monarca tecnológico. Y por qué dejó de preguntarse para qué la quiere. Es decir, cuando entraron los ferrocarriles había un proyecto, no quiero decir que el proyecto de Sarmiento era mejor, pero había un proyecto de ferrocarriles para conectar una parte productora con una parte exportadora (porque el proyecto de este país es la exportación). Entonces, hay que preguntarse cómo se va a diseñar esa tecnología para que contribuya a nuestro proyecto de país, cómo politizamos la tecnología. Y mi libro habla de eso. Cuando hablo de Microsoft, pregunto qué educación queremos. Nos comemos el verso de que no sabemos nada respecto al futuro y que los chicos tienen que aprender lo básico o profundizamos en lo que dice la gente que de verdad sabe de educación. Para mí, esa pregunta es relevante. Es importantísima.

¿Quienes son los dueños de Internet?
A mí siempre me pareció importante ponerle nombre a las cosas. Porque está lleno de historias contadas con miedo. Una parte de los dueños de internet son los dueños de la infraestructura; o sea, de los caños y de los servidores. De eso hablé en mi primer libro (Guerras de Internet). Y en este segundo libro hablo de los otros dueños: Google, Microsoft, Facebook, Amazon y Uber.

Que tienen en común estos dueños: son plataformas. Punto uno: las plataformas generan mercados en los cuales si alguien domina una tecnología -por ejemplo, el procesamiento de datos y la inteligencia artificial- se puede quedar con ese mercado. O lo mismo que Uber. Si domina una tecnología para conectar conductores con pasajeros, bueno, domina un mercado. Lo segundo que los caracteriza es que la riqueza de todos reside en los datos de los usuarios.

(Entre Google y Facebook se reparten más del 80% de la publicidad digital en Estados Unidos y Europa. Amazon captura la mitad de cada dólar que los norteamericanos gastan en internet.)

Decís que los datos son el oro del siglo XXI, que antes la riqueza estaba en el petróleo y ahora lo que vale son los bits…
Mientras más datos tienen estas empresas, más ricas son. Porque el cúmulo de información sobre una persona es importante si te puede decir quién es esa persona, dónde vive, qué le gusta, qué cosas compra. Pero es mucho más valioso si te puede decir eso en tiempo real y puede predecirlo. Anticipan tus deseos. Si yo hoy busqué un vestido y una dieta, estoy queriendo estar más flaca para ponerme ese vestido. Las empresas que toman la punta en una tecnología se van quedando con un mercado y por eso todo el mundo las elige. Por que es natural: si Google puede decirte en cuánto tiempo vas a llegar a Caballito, vos le preguntás a Google.

Pero eso tiene implicancias…
Eso nos encierra en un problema, ya que al final las empresas son cada vez más poderosas por su utilidad efectiva. No es magia. Son útiles y entonces como son tan útiles cada vez le damos más datos sin preguntar por qué. Como todo poder grande, si vos tenés mucho poder, podes abusar con ese poder. Sobre todo si nadie te pregunta qué estas haciendo con ese poder.

¿Cual debe ser el rol del Estado?
Te respondo como politóloga. El poder no es un absoluto, es una relación. Las relaciones de poder se modifican constante y complejamente. No hay un momento en que la tecnología nos va a liberar y otro en que nos va a esclavizar. Podemos vivir con la idea de que estamos en el mejor de los mundos y darle todo ese poder. Pero también podemos hacer cosas que cuestionen ese orden establecido. Yo lo que creo es que cuando hay una injusticia hay que levantar la voz. No es que va a cambiar de un día para el otro, pero a mí la idea de relajarse y someterse a lo establecido me parece una idea tristísima. No estamos en el mundo para eso.

¿Regulación versus autorregulación?
Las empresas tecnológicas tienen la norma de la autorregulación. Es lo que vienen haciendo en Estados Unidos. “Las normas las fijamos nosotros y no tenemos que consensuar con nadie lo que hacemos”. Pero eso me lleva a otra pregunta: ¿Por qué la política tiene que dar cuenta de sus acciones y las empresas y corporaciones no?

¿Hay compañías que lo están haciendo bien?
Ya existen rankings de cómo se comportan las empresas en términos de protección de datos y rendición de cuentas en términos de transparencia. The Electronic Frontier Foundation tiene un estudio que aquí replicó, en parte, ADC. Se fija en qué empresas del mercado ofrecen reglas claras a sus usuarios y las cumplen, con qué nivel de transparencia y frecuencia informan a sus usuarios sobre lo que están haciendo, y hace un ranking corporativo. De hecho hay ya muchas empresas en Estados Unidos que están haciendo marketing desde el punto de la privacidad y eso hace que muchos clientes las elijan. En algún momento será lo normal.

¿El mercado los va a forzar?
¡Claro! Estamos en el peor momento de la relación entre la política y la tecnología. Eso va a cambiar.

¿Hay un antes y un después de caso Facebook-Cambridge Analytica?
Yo trabajo hace 10 años en estos temas y definitivamente no pude dormir en la semana de Cambridge Analytica. Esa semana fue una locura y generó preocupación. Cambiar una elección es un componente que nos puede aterrar y creo que hay por lo menos un poquito más de miedo. Lo que pasa con este tema, y otros, es que requiere que nos ocupemos.

¿Se está dando esa conversación?
Nosotros, los usuarios conscientes, siempre vamos a ser una minoría. Yo sé que nunca voy a ser una mayoría. Pero sé que los cambios se producen; primero por una preocupación individual, y después se suma lo colectivo. Si el reclamo no se convierte en algo colectivo no va a pasar nada. Eso es así y lo dice la historia. Hay un punto punto muy importante, que es que los políticos y los legisladores empiezan a tomar consciencia de que esto es parte de otro derecho que hay que defender. El derecho a la privacidad es fundamentalmente el derecho a ser dejado solo. Ese derecho que durante los últimos años perdimos mientras estábamos pensando en otra cosa, debemos volver a recuperarlo.

La nueva regulación europea que entró en efecto la semana pasada, ¿es un avance?
En Europa reformaron una ley que ya existía y la hicieron más estricta. Es un gran paso. Fue una toma de conciencia de los europeos. De decir: “Este tema es un tema que nos tiene que competer”. Hay que poner multas efectivas a las empresas que no cumplan. Las empresas no invierten en seguridad. Las empresas a las que uno le da su confianza y les da su dinero, porque uno les paga, no invierten en seguridad. Si yo pago algo tan estúpido como una membrecía en Match.com para conseguir pareja (lo pongo en casos cotidianos), confío mi intimidad a ese sitio y pago dinero para que me consiga una pareja, que es lo más normal del mundo. ¿Por qué esa empresa no va invertir en mí, si gana plata conmigo y yo le estoy dando mi dinero?

Creo que Cambridge Analytica tocó un poco eso. Tocó: “Che, y si nos pueden cambiar una elección, ¿que onda?”.

¿Qué costo estamos dispuestos a pagar para las mejoras en la calidad de vida que nos está dando la tecnología?
El camino es difícil. Hay que consensuar qué sociedad queremos tener. Yo pago mis impuestos todos los meses aunque se utilicen mal.

Una famosa tapa de la revista Wired decía que en internet todo iba a ser grátis y se apostaba a que la tecnología sería una herramienta para derrotar la desigualdad…
La sociedad necesitaba creer en mitos y ese es uno de los mitos en que en un momento se creyó. Es un mito con el que yo no estoy de acuerdo.

¿Nunca te compraste ese mito de que la tecnología era el camino a una sociedad más justa, menos desigual?
Ojalá. Yo sería feliz si no viviera cuestionando.

¿No te parece que existe ese potencial de que la revolución tecnológica, bien regulada, sea una herramienta poderosa para un mundo mejor?
No hay una relación causal por la cual la tecnología vaya a mejorar nuestra vidas y nuestra sociedad. Eso no existe. Sí creo que la tecnología está ayudando en ciertas iniciativas ciudadanas de apertura de datos, de decisión de presupuestos participativos, en la cual los ciudadanos pueden ver cuál es la recaudación de esa ciudad y cuánto se necesita para los gastos corrientes, y pueden decidir cómo pueden utilizar el resto de la plata. Eso se está haciendo. Lo que quiero decir es que hay formas de usar la tecnología para mejorar la vida en concreto. Y ahí están las soluciones. Pero eso requiere largo plazo, paciencia y no creer en la magia. Hay un componente mágico de nivel religioso con la tecnología.

Yo nunca digo que la tecnología no nos puede mejorar la vida, pero lo que creo es en hacer de a poquito. Porque la idea de que el cambio tiene que ser de arriba, grande y para todos es una idea que le conviene a los que tienen el poder.

¿Hay una masa crítica que se está formando para que se rompan estos que vos tildás de monopolios?
No va a pasar así. Pasará de a poco. Con pequeños cambios. Hay que mirar al movimiento feminista. Fue de a poco. Hay que generar conciencia. Pequeños pasos. Que alguien que ayer no se lo preguntaba, hoy se lo pregunte. Hoy te hace ruido que no haya mujeres en la televisión hablando de política.

¿Optimista o pesimista?
No hay optimismo sin consciencia. No hay cambios sin consciencia.

Actualidad | 1 de junio

La política, el nuevo campo de batalla para Google, Facebook, y el resto de los gigantes que dominan internet

El escándalo de Cambridge Analytica fue la gota que colmó el vaso: entre otras cosas generó un debate urgente acerca de la relación que tenemos con la tecnología y el rol del Estado. Europa ya decidió limitar su poder y la industria, consciente de que enfrenta un nuevo escenario, está gastando millones en lobby para evitar una mayor regulación.

En 2017 Google fue la empresa que más gastó en lobby para influenciar el nuevo gobierno de Donald Trump y al Congreso de Estados Unidos. Fue la primera vez que una empresa de tecnología se llevó el trono y lo hizo gastando 18 millones de dólares.

Pero Google no fue la única: Facebook, Amazon y Apple también aumentaron su gasto en forma dramática para ganar influencia en Washington. En total, los cuatro gigantes gastaron alrededor de 50 millones de dólares, de acuerdo al CRP, el centro de estudios de EE.UU. que publica las cifras desde 1998.

La gota que colmó el vaso

La fuerte apuesta de Silicon Valley al lobby no es casualidad. Al contrario, es un reconocimiento de que el nuevo campo de batalla para Google, Facebook, Amazon y el resto de los gigantes que dominan internet es la política. Saben que su potencial ejercicio de “abuso de su poder” de mercado está atrayendo el escrutinio de los reguladores.

El escándalo de Cambridge Analytica fue la gota que colmó el vaso. Generó un debate urgente acerca de la relación que tenemos con la tecnología y el rol del Estado. Europa ya decidió limitar su poder y es precisamente por eso que la industria, consciente de que enfrenta un nuevo escenario, está gastando millones en lobby.

En su nuevo libro, “Los dueños de internet”, Natalia Zuazo, la periodista especializada en tecnología, dice que internet se ha convertido en un club que dominan cinco monopolios -Google, Facebook, Apple, Amazon y Microsoft- que generan desigualdad.

En un diálogo con RED/ACCIÓN, Zuazo explica que “como todo poder grande, si vos tenés mucho poder, podés abusar con ese poder. Sobre todo si nadie te dice nada sobre lo que estás haciendo con ese poder. Las empresas tecnológicas tienen la norma de la autorregulación. Es lo que vienen haciendo en Estados Unidos”, señala. Y dice que la política dejó de ser valiente. “Estamos en el peor momento de la relación entre la política y la tecnología. Pero eso va a cambiar”.

Zuazo afirma que el nuevo reglamento de protección de datos europeo que entró en vigencia la semana pasada (GDPR por su sigla en inglés) es un gran paso. “En Europa reformaron una ley que ya existía y la hicieron más estricta. Fue una toma de conciencia de los europeos”.

Los reyes de Silicon Valley: Zuckerberg, Cook, Pichai y Bezos.


Los reyes de Silicon Valley: Zuckerberg, Cook, Pichai y Bezos.

Europa toma la delantera

La nueva regulación europea exige que empresas como Google, Facebook y Netflix obtengan el consentimiento de los consumidores para los datos que recogen, incluidas las cookies que rastrean a qué lugares acceden los usuarios online.

En Estados Unidos la presión regulatoria no es tan fuerte como en Europa, pero en los últimos 10 meses medios como The Economist, el New York Times y The Atlantic han puesto en la agenda la pregunta de si es hora de limitar el poder de los gigantes de la tecnología.

Entre Google y Facebook se reparten más del 80% de la publicidad digital en Estados Unidos y Europa. En un viernes por la noche promedio, Netflix usa un tercio de la banda ancha de Estados Unidos. Y de acuerdo al libro de Zuazo, Amazon captura la mitad de cada dólar que los norteamericanos gastan en internet.

Amar Bhidé, académico de la Universidad Tufts, acusó recientemente a Google y Facebook de ser “infomonopolios”. Dijo que aunque han creado “un valor inédito para los consumidores”, están sujetos a muy pocas trabas regulatorias y ese poder crea oportunidades de abuso.

Hace un poco más de un mes estuvo en Argentina Mitch Lowe, uno de los cofundadores de Netflix, la empresa que está destruyendo el modelo de negocios de la televisión, el cable y desafiando al del cine.

En una conversación con RED/ACCIÓN, Lowe dijo que la revolución digital -al contrario de lo que prometía- está acentuando las desigualdades y dejando a millones en el camino. Y creen que el escándalo de Facebook exige un debate urgente acerca de la relación que tenemos con la tecnología y el rol del Estado.

“Estamos ante un desafío. Cuando la tecnología no se distribuye por igual pasa lo mismo que con el dinero: continúa haciendo que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Y si eso no cambia y la tecnología no se distribuye ampliamente, las personas con mayor acceso y conocimiento dejarán atrás a las personas sin tecnología”, expone el cofundador de Netflix.

“El gobierno está allí para proteger a las personas esencialmente de ellos mismos”, dice Lowe. “Las empresas muchas veces no tienen claro lo que harán con los datos de la gente. Y en un escenario en el que lo ocultan, creo que es el papel perfecto para el gobierno exigirles que lo expliquen. Sabemos que Facebook es gratis, pero también sabemos que están recopilando una gran cantidad de datos, vendiendo todo eso y monetizando. Lo que debería pasar es que los consumidores tomen control de sus datos y que la gente empiece a pensar quién sabe qué acerca de ellos, y si eso les importa o no”, agrega.

Lowe no está solo en apuntar que son precisamente los usuarios y sus datos los que dan valor a Facebook y Google.

En Argentina hay organizaciones como la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) que está tratando de generar conciencia y tener un rol más vigilante en lo que se refiere a la protección de datos personales.

Ojo con el resultado de una mayor regulación

No todos concuerdan que una mayor regulación solucionará todos los problemas.

Una nota de Bloomberg revela que desde que entró en vigencia la nueva regulación de datos en Europa, el porcentaje del negocio de publicidad digital que se lleva Google aumentó casi el doble.

Dos días antes de que la ley entrara en vigor, los anunciantes europeos enviaron aproximadamente la mitad de su dinero de marketing digital a Google, según las cifras publicadas por AppNews. El viernes, primer día de vigencia del GDPR, la cifra fue casi el 95%.

Era algo que habían advertido rivales de Google ya que para cumplir con la nueva regulación, la empresa le dijo a los clientes de su servicio de compraventa de publicidad que tuvieran cuidado con terceras compañías que ofrecen herramientas de marketing o rastrean a los usuarios online. Google les advirtió que no podía verificar que contaran con el consentimiento de sus clientes. La nueva ley incluye abultadas multas por las infracciones, por lo que las empresas están siendo conservadoras.

Según el reportaje, hubo varios actores de la industria que venían advirtiendo que la nueva regulación europea ayudaría a Google y Facebook a dominar aún más el mercado de publicidad digital.

El influyente emprendedor y periodista, John Battelle, dice que la GRDP será un antídoto a la innovación. “Mi opinión es que apesta para la gran mayoría de compañías de internet, excepto para las más grandes”.

Tecnología | 15 de mayo

Bluesmart, el unicornio argentino que no pudo ser

En 2014 inventaron la primera valija inteligente. Obama, Macri, Bolt y Manu Ginóbili tenían una. En 5 años levantaron cerca de US$ 20 millones en capital y proyectaban una valuación de US$ 200 millones a tres años. Pero hace dos semanas tuvieron que cerrar. Esta es la historia en la voz de sus fundadores e inversores.

“Tenemos noticias amargas para compartir. Los cambios en las políticas anunciadas por varias aerolíneas importantes a fines del año pasado -la prohibición del equipaje inteligente con baterías no extraíbles- ponen a nuestra compañía en una situación financiera y comercial irreversiblemente difícil. Después de explorar todas las opciones posibles para pivotar y seguir adelante, la compañía finalmente se vio obligada a cerrar sus operaciones y explorar opciones de disposición, incapaz de continuar operando como una entidad independiente”.

Con ese comunicado el sueño de dos emprendedores argentinos llegó a su fin hace dos semanas. El emprendimiento era Bluesmart y en 2014 sus fundadores habían lanzado la primera valija inteligente.

9 de cada 10 emprendimiento fracasa. Esta es la historia de uno de esos que pintaba para ser parte de los poquísimos que triunfa y así sumarse a historias de éxito argentino como MercadoLibre, Globant, OLX y Despegar.com, que se han convertido en unicornios tecnológicos (empresas con un valor de US$ 1.000 millones), celebrados en Palermo, Wall Street y Silicon Valley.

Los fundadores e inversores originales del proyecto tienen claro que Bluesmart no iba a ser un unicornio, pero se estimaba que en tres a cinco años la empresa de valijas inteligentes podría llegar a valer entre US$ 200 y US$ 250 millones. Aunque hay algunos que fueron parte del proyecto que dicen que la cifra es exagerada. A través de una serie de conversaciones y correos electrónicos con ellos, pudimos construir el relato de cómo nació el startup, cómo vivieron su rápido crecimiento y la lecciones aprendidas al tener que cerrarlo.

Publicidad de lanzamiento de la primera Bluesmart. Canal de Bluesmart en YouTube

El origen del sueño

La historia arranca en 2013 en un café de Nueva York. Ahí se juntaron los argentinos Diego Saez-Gil (34) y Tomás Pierucci (34) y pusieron en papel la idea de crear una valija inteligente con GPS y Bluetooth que pudiera ser localizada con un smartphone. Era la solución para uno de los grandes problemas de la industria de viajes: los 25 millones de equipajes que se pierden por año.

Pero antes de ese café, los dos argentinos habían sostenido varias reuniones virtuales. “Vivíamos en diferentes partes del mundo y no teníamos otra opción”, revela Pierucci.

El primer producto fue una valija de mano. Además de poder ver la locación del equipaje en cualquier parte, el sistema incluía un puerto USB para cargar teléfonos, tablets y computadoras, y la habilidad para bloquear el candado y pesar el equipaje.

Casi de inmediato las reacciones fueron unánimemente positivas. La BBC describió la valija como el “iPhone de las valijas”, luego ganó el prestigioso premio “Red Dot Design” y fue destacada en la tienda del Museo de Arte Moderno (MoMA) en Nueva York.

En 2014 lanzaron su primera versión. Obama, Macri y Manu Ginóbili tenían una. Susana Giménez dijo por twitter ser una fan. La leyenda de la NBA Shaquille O´Neal y Usain Bolt le dieron su visto bueno. Y Tony Hawk, el mejor “skater” del mundo les hizo una publicidad prácticamente gratis.

En 5 años levantaron cerca de US$20 millones en capital, US$5 millones en crowdfunding (vía Indiegogo) y llegaron a tener 70 empleados, 40 de ellos en Argentina. En el país invirtieron $100 millones y el gobierno de Mauricio Macri los destacó como un ejemplo.

A fines del año pasado se lanza la segunda generación de productos, con modelos que se venden entre US$250 y US$500.

La Series 2 de Bluesmart fue prohibida por las aerolíneas el 15 de enero de 2018. Foto: Bluesmart


La Series 2 de Bluesmart fue prohibida por las aerolíneas el 15 de enero de 2018. Foto: Bluesmart

Los fundadores, dos emprendedores seriales

Saez-Gil nació en Tucumán, y estudió en la Universidad Nacional de la misma provincia para luego completar un MBA en Stanford. Ya había tenido éxito con su primer emprendimiento: WeHostels, una aplicación para dispositivos móviles que permite a estudiantes y jóvenes mochileros viajar y encontrar hoteles de bajo presupuesto. La vendió en 2013 a StudentUniverse,el popular servicio de internet de viajes y turismo para estudiantes.

Tomás Pierucci es otro emprendedor serial. Nació en Buenos Aires y estudió marketing en la UCES, pero no terminó. Fundó Little Blue, que se convirtió en el mayor diseñador y proveedor de ropa para estudiantes en América Latina. En 2007 fundó Big Blue, una compañía que diseña y desarrolla productos de marketing, packaging y merchandising para empresas globales. Entre sus clientes están Disney y Coca Cola.

Pierucci (centro) y Saez-Gil (derecha), junto a Michael Seibel, CEO de Y Combinator. Crédito: Tomás Pierucci


Pierucci (centro) y Saez-Gil (derecha), junto a Michael Seibel, CEO de Y Combinator. Crédito: Tomás Pierucci

Con Bluesmart todo indicaba que Pierucci y Saez-Gil estaban en camino al éxito, pero en menos de dos meses, y por razones que escapan a la empresa o sus fundadores, tuvieron que cerrar.

Conversando con Pierucci uno no nota enojo, sino más bien una sensación de frustración. “Cometimos un millón de errores. Habernos mudado tanto fue un error (se mudaron 5 veces). Apostar a Silicon Valley como base de operaciones fue otro. Costaba armar el equipo, todo era muy caro, pero nada se compara con la frustración de ver un proyecto caerse por algo fuera de tu control. Pero es la vida del emprendedor”.

A través de un correo electrónico, Saez-Gil dice que es “lamentable” que la única razón por la que “se pudrió todo” fue una regulación que, analizada en detalle, no tiene una lógica convincente.

La tecnología y el sistema que desarrolló la empresa cumplía originalmente con todos los requisitos de los reguladores de la industria de la aviación y transporte en Estados Unidos (FAA, DOT y TSA, por sus siglas en inglés). Pierucci dice que tenían las cartas y los informes de las autoridades que lo confirman.“Se los llevamos a American Airlines, pero no hubo caso de convencerlos”.

El consenso en el mercado era que el producto era muy bueno, la tecnología era de primera y el equipo ejecutivo muy eficiente. Ariel Arrieta, fundador de NXTP Labs, un fondo de inversión que se especializa en aportar “capital semilla” a startups, fue uno de los inversores originales en el proyecto y un admirador de Pierucci y Saez-Gil. “Tuvieron mala suerte. Era un proyecto que ya había resuelto todo lo difícil. El equipo trabajaba muy bien y Bluesmart estaba en vías a ser un negocio rentable”.

Una evaluación similar hace otro de los inversores originales del proyecto, pero que prefiere mantener su identidad en reserva. “Estaban a tres años de ser un negocio muy apetecible para ser adquirido. No era el tipo de emprendimiento que daba para abrirse en bolsa. No tenía ese tipo de escala para ser unicornio, si una muy buena inversión”, es como lo explica.

Agrega que es muy destacable lo que hicieron en el poco tiempo que operaron. “Lo que lograron con el capital que levantaron es notable. Diseñaron un proyecto que el mercado aceptó y le gustó. Diego es un emprendedor que trabaja muy duro y con disciplina. Tomás tiene una gran capacidad de ejecución”. Y para enfatizar su punto, hace hincapié en que su fondo invertiría sin ningún reparo en cualquier nuevo proyecto que los dos decidan armar en el futuro. “La empresa estaba encarrilada a convertirse en una marca de lujo con tecnología”.

En mayo de 2017 la revista de American Airlines promocionaba los productos de Bluesmart.


En mayo de 2017 la revista de American Airlines promocionaba los productos de Bluesmart.

¿Qué pasó para que el proyecto se descarrilara?

Todo comenzó a descarrilarse en enero de este año. Fue entonces cuando a raíz de una recomendación de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), más de 280 aerolíneas comenzaron a prohibir las valijas inteligentes del tipo que producía Bluesmart, diseñadas con baterías no extraíbles. El argumento de IATA era que las baterías eran un riesgo de explosión en los vuelos.

Esa prohibición fue la causa por la cual en menos de cuatro meses Bluesmart tuvo que cerrar. Al momento de la recomendación de IATA, la empresa estaba aceptando pedidos para la segunda generación de sus valijas, la demanda era fuerte y reinaba el optimismo.

“El timing fue terrible. Aún no éramos rentable, pero no estábamos muy lejos. Necesitábamos crecer y hacer economía de escala para ser más productivos y bajar los costos. Y justo ahí nos cambian las reglas del juego”, explica con una pizca de bronca Pierucci.

Saez-Gil es incluso más directo: “fue justamente por razones de seguridad y de regulación” que hicieron el sistema con una batería no removible. Fueron las propias autoridades de Estados Unidos (FAA y DOT) las que “nos sugirieron que las hiciéramos no remisibles de modo de poder protegerlas con una caja plástica protectora para evitar golpes”.

Y para poner énfasis, Pierucci dice que las baterías son las mismas que utiliza Apple en sus productos, producidos por la misma fábrica en China. “Eran las mejores y las más caras. Si las aerolíneas aceptan iPhones y iMacs, porque no Bluesmart”, se pregunta.

If you remove the battery from the check luggage, how I track it if you lose it? And believe me, you lose a lot of suitcases.
Also, do you request to remove batteries as well from phones or laptops?

— Tomi Pierucci (@tomipierucci) 22 de enero de 2018

Voces críticas: ¿podrían haber anticipado el problema?

Hay inversores que critican que la empresa no haya pensado en la opción de hacer las baterías removibles como parte del modelo de negocios. Otros critican a los fundadores no haber decidido adaptar el diseño para acomodar la nueva normativa.

Pero Saez-Gil y Pierucci rechazan ambos argumentos. Apuntan a que hubiesen necesitado una nueva ronda de financiamiento para levantar el capital necesario para costear los cambios al productos y desarrollar el nuevo sistema. Uno de los inversores estima que el costo habría sido por sobre US$3 millones y para un startup del tamaño de Bluesmart, eso equivaldría a cerca de un 20% de todo el capital que levantaron desde que lanzaron el proyecto. “Yo los hubiese apoyado, pero habría sido difícil para ellos”.

Sobre el rediseño del producto Pierucci apunta a algo obvio: “si hacemos la valija con una batería removible nos convertimos en una empresa de equipaje más. ¿Que diferencia ofrecemos? ¿Dónde estaría el valor agregado que nos daba el sistema que desarrollamos?”. En su opinión, no valía la pena hacer ese cambio.

Luego del cierre de la empresa, los activos de Bluesmart, incluyendo la tecnología, diseño, marca y la propiedad intelectual fueron vendidos a la empresa Travelpro, una de las líderes en la industria de valijas de alta gama.

Las lecciones aprendidas y lo que se viene

Tanto Saez-Gil como Pierucci no son del tipo que se lamentan. Ambos dicen que aprendieron muchas cosas y que siguen comprometidos con ser emprendedores.

Saez-Gil está agradecido del apoyo en Argentina: “Recibimos mucho aliento y reconocimiento de miembros del gobierno”.

– ¿Alguna lección para otros emprendedores?

– Muchísimas, que esperamos compartir con el ecosistema emprendedor argentino cuando lo necesiten. Lo primero que se me viene a la cabeza es la importancia del foco, no tratar de hacer tantas cosas al mismo tiempo. Y querer correr demasiado rápido tiene un costo alto, a veces vale más ir despacio y con firmeza. De cualquier modo, nos sentimos orgullosos de haber jugado en grande y de haber creado algo de impacto global. Esperamos que otros emprendedores se animen a eso. Desde Argentina podemos innovar a  nivel mundial. No siempre se ganará, pero siempre valdrá la pena.

Pierucci no tiene claro su próximo proyecto, pero está tremendamente orgulloso de Bluesmart. “El equipo era demasiado bueno para ser verdad. Tuve mucho apoyo. Era gente hermosa, laburadora”.

¿Una lección a partir de este fracaso? “Es la vida del emprendedor. No hay que creerse el cuento de que todo es brillante. Sólo se cuentan las historias de éxito y no se habla mucho de los fracasos. Pero los fracasos existen, y sirven para aprender”.

Actualidad | 9 de mayo

Foto: José Romero/Télam/ddc 09/05/2018

El trauma histórico de los argentinos con el dólar

El país tiene un dilema de casi 40 años: como controlar la inflación y generar confianza en el peso. La escalada cambiaria de la semana pasada forzó al gobierno a pedir ayuda al FMI e hizo que volvieran viejos fantasmas.

Dicen que la historia se repite dos veces, primero como tragedia y la segunda vez como comedia. Después de casi 20 años Argentina vuelve a acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar una crisis financiera.

El presidente Mauricio Macri anunció este martes que el Gobierno está en conversaciones con el Fondo luego del derrumbe del peso, que en los últimos días afectó los mercados de crédito y acciones.

El objetivo es blindar a la economía y ante una posible nueva escalada del dólar, tener los fondos del FMI para dar una señal de estabilidad.

En un mensaje al país, el presidente dijo que su gobierno optó por una política gradualista para equilibrar el desastre de las cuentas públicas que heredó, y que esa política “depende mucho del financiamiento externo”.

“Esto nos permitirá enfrentar el nuevo escenario global y evitar una crisis como la que enfrentamos antes en nuestra historia”, dijo Macri al explicar la decisión.

Fue en 1999, durante el gobierno de Fernando de la Rúa, que el gobierno pidió el último de cinco préstamos al FMI para salir de la aguda crisis económica y financiera de azotó a la Argentina a fines de los 90. Esa crisis había comenzado durante el gobierno de Carlos Menem. Hace 12 años, el gobierno de los Kirchner terminó de pagar la deuda y la relación se interrumpió. En septiembre de 2016, con la llegada de Macri a La Casa Rosada, la Argentina volvió a conversar con el FMI.

Los argentinos tienen una relación compleja con el Fondo y un trauma histórico con el dólar. El dilema es de casi 40 años: cómo controlar la inflación y generar confianza en el peso.

El trauma con el dólar

El año pasado 3,6 millones de personas compraron moneda extranjera por un total de US$ 24.400 millones. En su gran mayoría dólares, seguidos por euros y reales.

Si sumamos los que vendieron divisas, el total de personas que compraron o vendieron monedas extranjeras en 2017 llegó a 4,2 millones.

O sea menos del 10% de los argentinos -y en su mayoría hombres mayores de 50- compraron o vendieron dólares el año pasado, según los datos del Banco Central de la República Argentina.

Una encuesta de la consultora D’Alessio Irol, publicada en julio del año pasado, revela que 54% de los argentinos de clase media bancarizados compra dólares.

Sin embargo, el movimiento del dólar parece interesar a los 40 millones de argentinos: el país tiene un dilema histórico con esa moneda, que incluye cómo controlar la inflación y generar confianza en el peso.

Un ejemplo del rol que juega el dólar en la economía: En 2017 el volumen total de operaciones en dólares en el mercado representó más del 95% del PBI, cifra única en el mundo, según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otra cifra. A pesar del blanqueo récord, la gran mayoría de los depósitos en dólares en el exterior no fueron repatriados. O sea los argentinos prefirieron declarar la plata, pero dejarla en dólares y afuera.

Una historia amarga

Desde 1975 la sociedad argentina ha desarrollado una obsesión con la moneda norteamericana. Los historiadores responsabilizan al ajuste de 1975, cuando el entonces ministro de Economía, Celestino Rodrigo, implementó un ajuste que significó una devaluación de casi 200% que hizo que los precios se duplicaran, gatillando una severa crisis económica. La inflación entre 1975 y 1990 promedió 325%.

La relación probablemente tuvo su mejor momento durante el “uno a uno”. La Ley de Convertibilidad del Austral duró 11 años y fue una iniciativa del entonces Ministro de Economía de Menem, Domingo Cavallo. Establecía una relación cambiaria fija entre la moneda local y la norteamericana que llegó a un nivel en que un dólar estadounidense equivalía a un peso argentino. El objetivo era contener la inflación. Pero la crisis financiera global de fines de los 90 puso a prueba la política de Cavallo y terminó en una crisis que eventualmente resultó en que se implementara “el corralito”. Por diversos motivos, el experimentos de atar de manera artificial el valor de ambas monedas derivó en una de las más grandes crisis económicas y sociales de la historia Argentina.

En los gobiernos de los Kirchner se impuso el cepo cambiario y “precios cuidados” como políticas para evitar el desplome del peso y contener la inflación.

La obsesión de los argentinos con el dólar llegó a tal nivel que en 2015 la palabra “dólar” se convirtió en una de las más buscadas en Google para los argentinos, según un reportaje de Bloomberg.

El sacudón de la semana pasada

La semana pasada el fantasma del dólar y la amenaza de una inflación fuera de control volvió a apoderarse de la agenda política y de la tapas de los diarios.

El peso argentino se desplomó y las expectativas inflacionarias se dispararon. El viernes el gobierno se vio obligado a sacar los cañones y lanzó una respuesta coordinada junto al Banco Central para recuperar la confianza de los inversionistas y demostrar que el gobierno de Mauricio Macri se toma en serio la lucha contra la inflación y el déficit fiscal.

La reacción del mercado no fue exactamente lo que esperaba el gobierno y de ahí la decisión de acudir al FMI.

El peso está bajo presión desde diciembre ante la creciente preocupación de que el “gradualismo” de Macri está generando políticas incoherentes que no logren contender la inflación ni controlar en forma significativa el gasto fiscal.

Un reportaje de Bloomberg dice que las últimas semanas “ha sido una decepción para los inversionistas que vieron la elección del presidente Mauricio Macri en 2015 y sus promesas de brindar previsibilidad y atraer al capital extranjero como un punto de inflexión” para la economía argentina.

Clave habría sido la decisión de diciembre pasado del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, de flexibilizar la meta inflacionaria bajo presión de la Casa Rosada.

En enero, el banco recortó las tasas en 1,5 puntos porcentuales, aun cuando la inflación anual, que rondaba el 25 por ciento, no mostraba señales de disminuir. Desde entonces la inflación se ha acelerado.

Y ahora la realidad es que Argentina sigue con una inflación que está entre las más altas del mundo y con una tasa de política monetaria de 40%.

Pero la responsabilidad no es toda del gobierno. Hay factores externos que le han dado una renovada fortaleza al dólar y eso ha generado una salida generalizada de inversiones financieras de mercados emergentes.

Para los analistas extranjeros, el gobierno tiene un duro desafío por delante.

“Si bien prevemos que esas medidas ayudarán a reducir la volatilidad cambiaria, el reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para activos argentinos. Esto constituye un acontecimiento negativo en términos crediticios para Argentina, que depende de flujos de capital externos para financiar el déficit fiscal y el de cuenta corriente”, dijo Gabriel Torres, vicepresidente de Moody’s

Goldman Sachs, el influyente banco de inversión norteamericano, dice el gobierno debe restablecer su credibilidad tomando medidas audaces y comunicando una estrategia clara al mercado.

En un informe que envió a sus clientes el viernes por noche, Goldman señaló las metas inflacionarias del gobierno y el Banco Central han perdido credibilidad.

“El Banco Central aún enfrenta un escenario desafiante. Las medidas que tomó en los últimos días fueron audaces y van en la dirección correcta, pero no garantizan que serán suficientes para estabilizar las dinámicas del mercado cambiario.”

Señala que el costo de no haber hecho nada hubiese sido mayor. “Después de todo, la literatura económica ha establecido que las señales de política monetaria para ser creíbles deben ser relevantes, verificables y costosas.”

Desafío para Macri

Domar la inflación ha sido una prioridad del gobierno de Mauricio Macri desde que llegó a la Casa Rosada. El Presidente está entre los que coinciden que la inflación tiene un efecto desproporcionado sobre el nivel de vida de los más vulnerables.

En general los economistas coinciden que actúa como un impuesto que afecta el poder adquisitivo de los más pobres, ya que ellos destinan un mayor porcentaje de sus ingresos a comprar alimentos.

Cuando Macri llegó a la presidencia los precios aumentaban a un ritmo por sobre el 40% anual. El año pasado cerró en 24,8%. Pero en el mercado ya nadie cree la meta de 15% para 2018.

De acuerdo a las cifras oficiales, hasta hace 3 semanas el indicador M2, que rastrea el efectivo en circulación y los depósitos en cuenta corriente, está creciendo a casi el doble de ese ritmo. En una situación normal esa cifra debería expandirse ligeramente por encima de la meta oficial.

M2 es una de los datos que monitorean más de cerca los economistas para hacer sus estimaciones y para ellos el rápido crecimiento de la oferta dinero es una preocupación y lo ven como un problema para el objetivo de Macri de contener la alta inflación.

Una de las pocas certezas en la que la gran mayoría de los economistas acuerdan es que para frenar la inflación no hay secretos: hay que subir las tasas y ajustar los gastos. Pero esa receta no combina muy bien con el gradualismo. Podría haber llegado la hora de la verdad para el Gobierno.

Sociedad | 7 de mayo

El fin del chocolate: cómo una nota se viralizó y su desmentida científica pasó inadvertida

En diciembre de 2017 una nota que afirmaba que el chocolate dejaría de existir en 40 años se viralizó. Aunque la noticia era falsa y su desmentida científica pasó inadvertida, puso en agenda el reto de la sustentabilidad de la industria.

“El chocolate achica la ropa”

Nos encantaría que esa afirmación fuera cierta, pero es falsa. Casi tan falsa como este titular que fue replicado en cientos de tapas por decenas de medios alrededor del mundo a principios de año: “El chocolate está en camino a extinguirse en 40 años”.

El 31 de diciembre de 2017, Business Insider (BI), el influyente medio financiero digital por el cual la alemana Axel Springer pagó US$ 442 millones en 2015, publicó una nota con ese titular. Declaraba que el chocolate estaría en vías de extinción por los efectos del cambio climático.

El reportaje se basó en un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés). Pero el problema es que el informe no decía eso.

El chocolate no está en vías de extinción. La nota periodística exageró la amenaza del cambio climático y lo vendió con un titular sensacionalista. ¿La razón? Genera más clics.

Lo que decía el informe original de NOAA es que si no se desarrollan técnicas de cultivo alternativas, en 40 años el área de cultivo de chocolate se verá reducido en las dos principales regiones donde se produce actualmente. Es más, los autores del estudio citados en el reportaje de BI dicen que 40 años es tiempo suficiente para que la industria del chocolate se adapte a los desafíos climáticos.

Pero el desmentido científico de la nota pasó inadvertido. La historia se viralizó y fue replicada por decenas de medios alrededor del mundo, entre ellos TN acá en Argentina. Ni hablar del festín que se dieron los tabloides británicos.

Hasta ahora Business Insider no ha publicado una rectificación.

Esta no era la primera vez que se reportaba esta noticia falsa sobre el chocolate. Hace tres años una historia similar salió publicada en el Washington Post.

No deberíamos asombrarnos. Estamos en la era de la posverdad y de la tontera. Todo por un clic.

Un editorial de hace unos meses de El País de España lo pone más claro: “Cada vez con más frecuencia pensamos con una trama de datos e ideas facilitados por las redes. Creemos cualquier cosa que se presente con cierta contundencia; somos la población más informada de la historia, pero también la más vulnerable.”

No es casualidad que la noticia de la inminente extinción del chocolate se viralizó en momentos en que la industria de medios está sumergida en una profunda crisis.

Antonio Cramsci, filósofo italiano, definía una crisis como el proceso histórico donde “lo nuevo no acaba de nacer, y lo viejo no termina de morir”.

El modelo de negocios editorial basado en publicidad está en coma y el que lo reemplazará aún está en pañales.

Impacto colateral

El hecho de que la nota de BI se convirtiera en un hit tuvo efectos colaterales positivos: puso en la agenda el reto de la sostenibilidad de la industria del chocolate.

Mars, el gigante chocolatero que produce M&M y la popular barra “Snickers”, está invirtiendo cifras importantes para promover la sustentabilidad de la industria chocolatera y ayudar a las familias que dependen de su cultivo.

Pero parece que sus ejecutivos se tragaron el cuento de la nota de Business Insider.

Afirman que “las plantas de cacao podrían comenzar a desaparecer en 2050 debido a temperaturas más altas y condiciones climáticas más secas”. Y es por eso que se han asociado con científicos de la Universidad de California para tratar de salvar el cultivo “antes que sea demasiado tarde”. En sus declaraciones, citan al estudio de NOAA en el que se basó el artículo original de Business Insider.

Boom de consumo

Un problema más real que la amenaza de extinción es el creciente consumo de chocolate. La industria dice que para 2030 podría existir un déficit de cerca de 2 millones de toneladas métricas.

La industria está valorada en casi US$ 100 mil millones al año.

Jeff King, director de Sostenibilidad, Responsabilidad Social Corporativa e Innovación Social de la chocolatera Hershey, es enfático en que es urgente ayudar a producir cosechas de cacao más sustentable.

“La escala del desafío que enfrentamos es significativa. Para satisfacer la demanda anual de 7,2 millones de toneladas de chocolate, las multinacionales como Hershey’s dependen de millones de agricultores del cacao, en que cada uno cultiva un pequeñísimo terreno que suele ser de 1 a 2 hectáreas. Nuestras complejas cadenas de suministro llegan a algunos de los rincones más remotos del mundo. Para mantener el flujo de chocolates, necesitamos nuevos enfoques para ayudar a esos agricultores a cultivar el cacao de manera sostenible”.

Apenas dos países (Costa de Marfil y Ghana) producen la abrumadora mayoría del chocolate que comen los estadounidenses. Pero en esa región los árboles de cacao están envejeciendo y volviéndose menos productivos.

Los argentinos aman su chocolate

Argentina es el principal consumidor de chocolate de América Latina, de acuerdo a la Subsecretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria.

En promedio, cada argentino come tres kilos de chocolate por año. En total se venden más de 43 mil toneladas al año y el 50% se hace en los kioscos.

Aunque estamos lejos de Europa, donde el consumo promedio es tres veces más que en Argentina. Suiza lidera la tabla con 11 kilos al año.

Uncategorized | 3 de mayo

David Callaway: “No esperen que un periodista sea asesinado para protestar”

David Callaway: “No esperen que un periodista sea asesinado para protestar”

Hoy, 3 de mayo, es el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y este año es más importante que nunca. Las amenazas, intimidaciones e incluso asesinatos de periodistas por su trabajo van en aumento alrededor del mundo – desde Sudamérica hasta Europa y Asia.

por David Callaway

3 de mayo de 2018






El presidente Donald Trump y el ex director del FBI James Comey ya no concuerdan en muchas cosas.

Aunque, cerca del final del caótico mandato de Comey el año pasado, sí coincidieron en una visión alarmante. Fue durante un intercambio en el que Trump le sugirió que los periodistas podrían animarse a revelar sus fuentes “si pasaran un par de días en la cárcel”, según un memorando de Comey publicado como parte de su gira de presentación de su libro. Comey dijo que se rió ante la sugerencia.

La antipatía de Trump hacia los medios es bien conocida, pero ver la profundidad de su odio hacia los periodistas revelarse en un intercambio privado como este, con un funcionario oficial, sugiere que hay días más siniestros por venir.

Para los 262 periodistas que actualmente languidecen en las cárceles de países como Turquía, China y Egipto, según el Comité para la Protección de los Periodistas, el castigo del gobierno por informar la verdad no es cosa de risa.

Hoy es el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y este año es más importante que nunca.

Las amenazas, intimidaciones e incluso asesinatos de periodistas por su trabajo van en aumento alrededor del mundo, desde Sudamérica hasta Europa y Asia.

Este año se celebraran elecciones en algunos de los países más desafiantes para ejercer el periodismo, incluidos Myanmar, Indonesia y México. Un periodista mexicano, Emilio Gutiérrez Soto, ya está preso en los Estados Unidos. Se enfrenta a la deportación de Trump una década después de huir de México por miedo a perder su vida después de haber sido incluido en una lista de periodistas amenazados.

Como presidente del Foro Mundial de Editores, un grupo de periodistas internacionales vinculados a WAN-IFRA, una organización que agrupa a periodistas y editores alrededor del mundo, soy testigo de cómo colegas de todo el planeta luchan valientemente contra la opresión y las violaciones de la privacidad en sus países.

Ejemplos hay muchos: reportajes para revocar la corrupción en Sudáfrica; la profunda censura oficial en Pakistán, donde las organizaciones de noticias se ven obligadas a eliminar historias o dejar de informar por fuerzas desconocidas vinculadas al aparato de seguridad; investigaciones de medios digitales en India, donde los editores dicen que son intimidados rutinariamente por el gobierno del primer ministro Narendra Modi, a pesar de las garantías constitucionales de libertad de expresión.

Mi lista de grupos de editores de WhatsApp zumba a diario con cada nuevo desafío. Solo el miércoles, 13 periodistas más fueron encarcelados en Turquía, que tiene más de 70 actualmente tras las rejas. Trabajamos juntos para apoyarnos y presionar a los gobiernos lo mejor que podemos, pero sin el apoyo del público siempre es una lucha difícil.

Ese apoyo existe, cuando el público se irrita lo suficiente. Lo vimos hace dos meses en Eslovaquia, después de que el periodista Jan Kuciak y sus pareja fueron asesinados a tiros en su casa, aparentemente por la mafia local.

Las protestas públicas aumentaron en los días posteriores a los asesinatos, hasta el punto de que varios funcionarios del gobierno se vieron obligados a renunciar por presuntos vínculos con la mafia. Lo vimos después del asesinato de la periodista de Malta, Daphne Caruana Galizia, en octubre, que fue asesinada con una bomba en su automóvil cerca de su casa. Funcionarios europeos han ejercido presión sobre las autoridades maltesas para que resuelvan el asesinato en las últimas semanas.

Se han realizado arrestos en ambos casos, pero nadie cree que las personas que ordenaron los asesinatos estén cerca de pagar por sus crímenes. De hecho, más del 90% de los asesinatos de periodistas en todo el mundo han quedado sin resolver, según el CPJ (Comité de Protección de Periodistas por sus siglas en inglés).

Mirando la situación en Estados Unidos, mientras más agita el tema Trump, más se vuelven sus seguidores en contra de la prensa. Nuestros colegas que cubren al Presidente informan amenazas de muerte y “trolling” en redes sociales a diario, incluido un horrible acoso verbal contra reporteros. La idea de encarcelar a los periodistas puede haber sido una broma compartida entre el presidente y Comey, pero no es broma para una industria que lucha por su vida en una creciente lista de países. Estados Unidos cayó dos lugares este año en el Índice Mundial de Libertad de Prensa de 2018, elaborado por Reporteros sin Fronteras. Se colocó en el número 45 entre 180 países, por encima de Italia y detrás de Rumania. Piénsenlo. ¡Rumania!. La culpa es de Trump.

La violencia verbal conduce a la violencia real. Podemos verlo frente a nosotros. Las cárceles en Turquía y el acoso en India están sucediendo en tiempo real. No den por sentada la libertad de expresión, y no esperen que un periodista sea asesinado para protestar. Donde quieran que estén, incluso en EE.UU.. También puede suceder ahí. Y está sucediendo.

David Callaway
Presidente, World Editors ForumCEO,
The Street, Estados Unidos

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

100 MUJERES

4

María Angélica Pivas

“La Justicia no escapa a la sociedad en la que vivimos, que es machista”

Por Mercedes Funes


VER NOTA

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Tecnología | 19 de abril

Mitch Lowe y Jimmy Wales

Jimmy Wales y Mitch Lowe: “Hay que repensarlo todo”

Conversamos con los fundadores de Netflix y Wikipedia sobre Facebook, el futuro del trabajo y el rol del Estado en el mundo digital

¿Cuantas noches hemos pasado en vilo viendo una serie en Netflix, sabiendo que no es sano y que nos hará llegar cansado y con ojeras a la oficina?

Casi 120 millones de nosotros estamos experimentando ese placer culposo de forma regular. Y el culpable es Mitch Lowe, uno de los cofundadores de Netflix, la empresa que está destruyendo el modelo de negocios de la televisión, el cable y desafiando al del cine.

Esta semana estuvo en la Argentina junto a Jimmy Wales, el creador de Wikipedia, otro emprendedor que también está abofeteando al establishment, rompiendo esquemas y desafiando el orden establecido.

Wales y Lowe son unos convencidos de que hay que romper con los viejos paradigmas para encarar la vida y los negocios.

“Una vez hablamos con Blockbuster porque queríamos que fueran nuestros socios. Se rieron de nosotros. Querían proteger sus ingresos y tuvieron miedo de innovar. Les ofrecimos vender la mitad por US$ 50 millones y lo rechazaron. Hoy generamos cerca de US$ 100 mil millones en ingresos y Blockbuster no existe”, cuenta Lowe.

La importancia de su plataforma no solo se mide en ingresos sino también en el cambio de hábitos que ha generado. Para dar un pantallazo, Lowe menciona dos datos.

1: A una ciudad mediana le tomaría 40 mil años ver todo el contenido que tiene Netflix.

2: Un viernes por la noche promedio, Netflix usa un tercio de la banda ancha de Estados Unidos.

Según él, las claves para el éxito de Netflix tuvieron que ver con dos decisiones: que el próximo capítulo de un serie comience en forma automática al final del que estás viendo, y dar la opción de saltarse los créditos. “Ayuda a reducir la fricción transnacional, que es el factor más importante de cualquier negocio que quiere generar lealtad y membresía”, dice.

Jimmy Wales por su parte afirma que Wikipedia es ya parte de la infraestructura del mundo y dice que la tecnología más disruptiva que está a punto de masificarse es la del auto autónomo.

Ambos emprendedores han estado en el epicentro de la revolución digital y se hicieron millonarios en el proceso, pero ahora creen que es hora de repensarlo todo.

En una larga conversación con RED/ACCIÓN, coinciden en que la revolución digital -al contrario de lo que prometía- está acentuando las desigualdades y dejando a millones en el camino. Y creen que el escándalo de Facebook exige un debate urgente acerca de la relación que tenemos con la tecnología y el rol del Estado.

“Estamos ante un desafío. Cuando la tecnología no se distribuye por igual pasa lo mismo que con el dinero: continúa haciendo que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Y si eso no cambia y la tecnología no se distribuye ampliamente, las personas con mayor acceso y conocimiento dejarán atrás a las personas sin tecnología”, expone el cofundador de Netflix.

“Yo diría que la gente está reexaminando su relación con la tecnología y las redes sociales. Pensando qué tipo de expectativas y demandas tienen como consumidores respecto de sus datos y su privacidad. Y creo que Facebook debería tomarlo en serio porque hay muchas personas muy enfadadas. Nunca antes había visto gente diciendo que iba a dejar Facebook”, dice Jimmy Wales.

¿Cómo regular al Gran Hermano?

Tanto Lowe como Wales coinciden en que hay que replantear la relación que tenemos con la tecnología y el mundo digital, pero no tienen una posición definida respecto a si debería ser por medio de una mayor intervención del Estado.

Empresas como Google, Facebook, Amazon y Netflix tienen hoy una gran cantidad de información. Si es cierto que la información es el petróleo del siglo XXI, ¿no habría que regularla de manera más estricta?

Jimmy Wales es escéptico en este aspecto. “Creo que aún no sabemos realmente cómo sería una buena regulación, ni siquiera cómo regularíamos Facebook, qué significaría realmente eso. No olvidemos que una gran parte del funcionamiento de Facebook, lo que nos encanta como consumidores, requiere de que compartamos datos con ellos. Es decir, Facebook necesita saber quiénes son mis amigos porque esa es la base fundamental de su negocio, que es conectar amigos. Entonces, cualquier tipo de regulación torpe -y he visto muchas de ese tipo en el espacio de internet a través de los años- podrían causar mucho daño”, dice.

Cuidadoso, se pregunta quién pagará verdaderamente los costos de un cambio abrupto: “Una de las cosas que la gente olvida es que Facebook es una gran compañía con mucho dinero y muchos recursos, y cualquiera sea la regulación seguramente pueda arreglárselas para cumplirla. Pero ¿qué hay de las nuevas empresas? Si imponemos un régimen regulatorio muy complejo, es muy difícil para las personas innovar en este espacio y podemos terminar en una situación rígida. Es un tema complicado”, advierte.
Lowe es un poco más flexible. “El gobierno está allí para proteger a las personas esencialmente de ellos mismos”, dice. “Las empresas muchas veces no tienen claro lo que harán con los datos de la gente. Y en un escenario en el que lo ocultan, creo que es el papel perfecto para el gobierno exigirles que lo expliquen. Sabemos que Facebook es gratis, pero también sabemos que están recopilando una gran cantidad de datos, vendiendo todo eso y monetizando. Lo que debería pasar es que los consumidores tomen control de sus datos y que la gente empiece a pensar quién sabe qué acerca de ellos, y si eso les importa o no”, agrega.

¿Qué hacer con los desplazados?

La revolución digital y el boom tecnológico están cambiándolo todo, pero en un mundo globalizado hay millones de trabajadores que no solo no ven el fruto positivo de esos cambios, sino que temen la desaparición de sus trabajos. Entonces, ¿cuál es la respuesta?
Para Lowe la clave es la educación. “No podemos detener la tecnología ni evitar que las cosas se vuelvan cada vez más eficientes, mejores y más rápidas. Entonces debemos hacer un mejor trabajo para que la gente pueda mantenerse a la vanguardia”, dice.

Los programas para reeducar a los trabajadores desplazados por robots en general no han tenido éxito. Son esos trabajadores lo que en Gran Bretaña votaron por el Brexit y los que en EE.UU. votaron por Trump. Sienten que las elites los olvidaron, que la globalización les juega en contra…
Lowe: Tienes razón, absolutamente. Como ya dije, uno de los mayores problemas en el mundo es que los ricos se están haciendo más ricos y los pobres se están empobreciendo. Y eso significa que muchas cosas están quedando atrás con la tecnología. Por lo tanto, es definitivamente más fácil para alguien como yo pensar que la solución es realmente simple: invierte o que el gobierno cree un programa. Pero estás en lo correcto, no ha funcionado. Debo aceptar la realidad de que nunca vamos a resolver todo. Y pienso que solo se pueden hacer pasos incrementales. La pregunta -pero no sé la respuesta a esto- es si hace 50 años estábamos peor. ¿Lo estábamos o el mundo está mejorando? Es cosa de mirar los datos.

¿Creen en la capacidad de la tecnología para cambiar el mundo?
Lowe: Dijeron en su momento que la información e internet iban a cambiar el mundo para mejor porque daría más libertad de empoderar a las personas. Y lo que vemos es que algunas de las cosas que han resultado no son tan bellas. Deberíamos dar un paso atrás y recordar que efectivamente parte de la promesa de la revolución tecnológica sigue siendo cierta. Ha habido un cambio sorprendente en la vida de las personas, aunque es cierto que el control gubernamental de la información es menor que nunca.

¿Cuáles son los grandes aportes de la tecnología?
Lowe: Es una increíble revolución que las personas puedan aprender todo lo que quieran con la punta de los dedos, puedan organizarse para juntarse y crear movimientos sociales, incluso movimientos populistas que pueden no ser siempre populares entre el establishment. Sigue siendo posible que las personas cambien el mundo.

¿Qué piensa de las nuevas generaciones?
Lowe: Los millennials son fascinantes. Los admiro mucho, aunque también soy crítico. Admito que han puesto la calidad de vida y la calidad de su futuro por encima de trabajar duro y ganar dinero. Al mismo tiempo, a veces parece que no tienen la misma ética de trabajo que las generaciones anteriores. Pero como empresario eso significa que tienes que ser mucho más sensible y estar más cerca del consumidor y de tus trabajadores para saber lo que quieren. Todos desean cosas diferentes y lo desean exactamente a su manera. Y si usted en su negocio no puede personalizar su producto o servicio, tendrá dificultades para conseguir a los millennials. Y si no lo haces, te van a destruir en las redes sociales de forma inmediata.

De Wikipedia a WikiTribune

La esperanza de Jimmy Wales está puesta en su nuevo proyecto: WikiTribune, su antídoto contra las noticias falsas. Es una plataforma de noticias que junta a periodistas con una comunidad de voluntarios y se asegura de que los artículos tengan información verificada y mejorada.

El objetivo es publicar noticias con un impacto real en eventos locales y globales. “Las redes sociales y buscadores están diseñadas para que leas y escuches lo que quieres leer y escuchar. Los algoritmos de noticias están diseñados para confirmar lo que ya crees”, dice Wales.

¿Por qué surge WikiTribune?
Wales: Una de las cosas que más me ha molestado del último tiempo es ver cuántos periodistas han perdido sus trabajos en los últimos 10 años. Los periódicos locales de todo el mundo están siendo destruidos. Y no han sido reemplazados por otra cosa. El modelo comercial no funciona, ese es el problema por el que estoy realmente preocupado, y creo que tenemos que experimentar con nuevos modelos de negocios y nuevos modelos de producción. Debemos buscar cómo involucrar al público de una manera constructiva para que podamos permitirnos contratar a más periodistas.

¿Este periodismo puede sobrevivir como un negocio viable y generar información independiente?
Wales: Creo que sí. O eso espero. Una de las tendencias actuales más emocionantes que he visto es que la gente finalmente está empezando a suscribirse y a pagar por el periodismo.

Lowe y Wales coincidieron en el “Innovation Week”, evento organizado por Papelera Del Plata.

Sociedad | 19 de abril

NEW YORK, NY – MAY 20: Daniel Ek, Founder and CEO, Spotify speaks onstage at Spotify Press Announcement on May 20, 2015 in New York City. (Photo by Michael Loccisano/Getty Images for Spotify) *** Local Caption *** Daniel Ek

Spotify resucitó la industria de la música, pero su negocio tiene un talón de Aquiles

Es el servicio de ‘streaming’ musical más exitoso del mundo, pero en 2017 perdió US$1.500 millones. ¿La razón? Los sellos se llevan 75 centavos de cada dólar que ingresa. El mercado argentino entre los Top 10.

La música tiene la capacidad de inspirar y genera pasión. Una canción o simple melodía puede despertar las emociones y sentimientos más fuertes. Y en un mundo cada día más globalizado, la música tiene la capacidad de hacernos sentir individuos. Oscar Wilde decía que “el arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos”.

Hace 10 años esa industria tenía sentencia de muerte. Acarreaba una racha de 15 años consecutivos en que las ventas caían y el consenso era que el pirateo de música que la tecnología de empresas como Napster hacía posible, acabaría con un negocio que en ese entonces generaba ingresos de alrededor US$ 20.000 millones alrededor del mundo.

Y fue ahí cuando apareció Spotify para resucitar y revolucionar el negocio. En 10 años se convirtió en el servicio de ‘streaming’ musical más famoso y exitoso del mundo, pero el año pasado perdió US$ 1.500 millones a pesar de generar ingresos de US$ 5.000 millones. Y lleva tres año seguidos en que las pérdidas han aumentado. ¿La razón? Los sellos discográficos se llevan 75 centavos de cada dólar que ingresa.

Distribución de los ingresos - Quartz


Distribución de los ingresos – Quartz

El 2 de abril pasado la empresa debutó en bolsa en una operación inusual que dejó a la compañía con un valor de mercado de casi US$ 30.000 millones y dejó a sus fundadores sentados en una fortuna de US$ 5.8000 millones, convirtiéndolos en las dos personas más ricas de Suecia. De acuerdo a cifras de Bloomberg, el paquete de acciones que controla Daniel Ek, CEO de Spotify, alcanzó un valor de US$ 2.400 millones. Representa el 9% de la empresa. El 12% que aún controla su socio y cofundador, Martin Lorentzon, representa una fortuna de US$ 3.400 millones.

Entre los que también sacan cuentas alegres hay inversionistas argentinos. Participaron a través del Fondo de Inversión NXTP Labs que es considerado uno de los líderes de capital de emprendedor de tecnología en la región.

Ariel Arrieta, co-fundador y director del fondo, explica que NXTP les permitió a inversores locales invertir en Spotify en el mercado secundario “un par de años atrás”. Los que invirtieron doblaron y hasta triplicaron su inversión una vez que se abrió en bolsa el mes pasado, asegura Arrieta. Y agrega que el suyo no fue el único fondo en Argentina que participó.

Arrieta dice que Spotify fue muy transparente en las diferentes rondas de financiamiento y en la forma que se abrió a cotizar en bolsa, lo que hizo más fácil que inversores no institucionales participaran en la operación. Los controladores nunca impusieron restricciones o cláusulas preferentes a sus empleados o a los inversores originales.

Spotify en Argentina

Argentina es uno de los mercados más importantes a nivel global para Spotify.

Cifras a diciembre de 2016 muestran que es el tercer mercado en América Latina después de México y Brasil. Estos dos últimos están entre los 5 más grandes del mundo y la región es donde los ingresos más crecen.

Un estudio de mercado realizado por Carrier y Asociados en 2016 revela que Spotify es utilizado por el 23% de los usuarios de internet en Argentina. La versión paga equivale al 43% del total de los usuarios. Y de esos, en su mayoría son millennials.

Una encuesta que hizo Spotify con TNS para Argentina en 2016 muestra que ya en ese entonces semanalmente más de 83 millones de canciones son reproducidas semanalmente.

El promedio de escucha por día por usuarios en el país es 148 minutos y dos tercios de los usuarios tienen entre 18 y 34 años.

Los desafíos

Pero a pesar del optimismo de Wall Street, hay dudas acerca de la habilidad de la empresa de ser rentable en el corto plazo si no cambia los términos en que se relaciona con los sellos. Y a eso hay que sumar la amenaza que representa Apple Music, You Tube y el servicio gratis de Amazon.

Una mirada a los estados financieros de Spotify revela que a enero de este año el servicio de música online tenía 71 millones de usuarios pagos, está presente en 65 mercados y cuenta con 156 millones de usuarios activos en todo el mundo.

Sus proyecciones son que a finales de 2018 tendrá alrededor de 20 millones de usuarios activos y entre 92 y 96 millones de usuarios pagos. Eso se debería traducir en ingresos totales de alrededor de US$6.000 millones, un alza de más del 20%. Pero seguiría perdiendo plata, más de US$ 300 millones, según sus propias proyecciones.

Spotify seguirá perdiendo plata - Quartz


Spotify seguirá perdiendo plata – Quartz

Nadie disputa que Spotify revivió a la música. Entre 1999 y 2015 los ingresos de la industria se desplomaron 40%. En 2015, con Spotify ganando relevancia, esa tendencia comenzó a revertirse. Ese año los ingresos aumentaron 3%, en 2016 el alza fue de 6% y los que venían de “streaming” se dispararon un 60%. De acuerdo cifras de la industria, las plataformas de música en ‘streaming’ ya representan más del 50% de todos los ingresos de la industria a nivel mundial.

Spotify revolucionó la forma en que se vende y consume la música y streaming se convirtió en el formato dominante de la industria alrededor del mundo. Los optimistas afirman que el formato aún está en pañales y que tiene todo para convertirse en el Netflix de la música.

“Estamos convencidos que la universalidad de la música nos da la oportunidad de llegar a muchos más de los 3.600 millones de personas que navegan por internet en forma regular alrededor del mundo”, afirma la empresa.

Actualmente Spotify tiene alrededor del 42% del mercado global de streaming. Sus mercados más grandes son Estados Unidos, el Reino Unido y Brasil. En Suecia, donde juegan de local, controlan más del 95%.

%
del mercado de streaming mundial
%
del mercado de streaming de Suecia

Pero la paradoja es que a pesar de las cifras abrumadoras, el consenso en el mercado es que si no cambia su relación con los sellos, convertirse en un negocio rentable a corto plazo se ve complicado.

Desde su lanzamiento hace 12 años, Spotify ha pagado cerca de US$ 10.000 millones en royalties a los sellos discográficos y artistas. De acuerdo a QZ, el influyente medio de economía e información financiera norteamericano, prácticamente todo lo que ingresa a Spotify se transfiere a los sellos. Y si eso no cambia, la empresa tendrá un futuro complicado.

Los más escépticos en el mercado afirman que si Spotify no mejora sus márgenes le será difícil sobrevivir por su cuenta.  El desafío parece tenerlo claro Ek, uno de los fundadores, que previo a la apertura en bolsa se reunió con los tres gigantes de la industria – Sony, Universal y Warner- para proponer contratos más “amigables” a Spotify.

En una entrevista con Bloomberg, Matt Pincus, fundador de la editorial de música, Songs Music Publishing, dijo que la clave es que Spotify llegue un nivel de control del mercado que los sellos y artistas tendrán que rendirse ante su poder de mercado.

Y para eso Ek y Lorentzon tienen que seguir apostando a que el algoritmo que permite que Spotify adivine tu próxima canción favorita y que todos los lunes sus usuarios reciban 30 canciones que parecen un regalo de un amigo siga convenciendo a que cada día más y más de los usuarios activos se conviertan en usuarios pagos. Y además que una pedazo cada vez mayor de la torta publicitaria que va a la radio, decida ir al servicio gratis de Spotify.

Mientras más grande sea Spotify, más indispensable será para la industria y será mayor su influencia para presionar mejores márgenes.

Fotografía: Spotify Press

REDACCION | 14 de abril

Iván Weissman / Editor senior

Curioso. Economista y Cientista Político de profesión, pero periodista de oficio. Nacido en Estados Unidos, criado en Chile, pero el corazón me trajo a Argentina. Antes de enamorarme del periodismo pasé por la política y el mundo de las finanzas. También tuve un paso corto por el rugby profesional. Contar historias es lo mío.

Aprendí a ser periodista en la escuela anglosajona. Ahí donde la rigurosidad importa, el oficio es visto como un verdadero servicio público y donde hay un compromiso romántico con la idea de que el periodismo puede ayudar a cambiar el mundo. Un mundo que está cambiando a velocidad de la luz, que presenta grandes oportunidades para tener un mundo mejor, pero que para millones de personas genera angustia. Son cambios que dejan ganadores y perdedores. De los ganadores se habla mucho, de los perdedores poco. Y su historia hay que contarla.

Aprendí el oficio en NBC News en Nueva York, donde había que balancear la rigurosidad editorial con las presiones comerciales. Años después salté el Atlántico y aterricé en Londres con Bloomberg News. Ahí fui testigo de la energía que puede generar en un proyecto tener una cultura corporativa clara y contundente. Y aprendí a contar las historias detrás de los números. Se hacía periodismo de datos antes que existiera el formato. “Sigan la huella del dinero y siempre encontrarán una buena historia”, era el lema.

Mi última aventura antes de aterrizar en RED/ACCIÓN me llevó a Chile, donde me uní a un proyecto digital de nicho, pero ambicioso: El Mostrador. Ahí rompimos todas las reglas, pero en el camino forzamos a cambiar algunas.