Los países que invierten en políticas de cuidado de personas logran menor desigualdad de género | RED/ACCIÓN

Los países que invierten en políticas de cuidado de personas logran menor desigualdad de género

Suecia, Dinamarca y Noruega, por ejemplo, consiguen que cerca del 80% de las mujeres que realiza alguna tarea de cuidado consiga tener un empleo. Se debe a que invierten un alto porcentaje de su PBI en educación preescolar; prestaciones por maternidad, discapacidad o enfermedad; y servicios públicos para personas que necesitan que alguien las cuide.

Mural de Ailen Possamay

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra que en los países que invierten más en políticas de cuidado y donde existe una amplia protección de la maternidad, una licencia remunerada de paternidad, un fuerte acompañamiento a las familias por parte del Estado en cuanto a servicios de cuidado, y educación de la primera infancia, las tasas medias de empleo de las madres suelen ser más altas.

“Las políticas de cuidado transformadoras dan resultados positivos en términos económicos y en lo que respecta a la salud y la igualdad de género”, dice el informe El trabajo de cuidados y los trabajadores del cuidado para un futuro con trabajo decente, presentado en 2018 por la OIT.

Existe una relación directa entre las licencias de paternidad y el tiempo dedicado por los hombres al cuidado de niñas y niños: “Los países en los que los hombres dedican en promedio al menos el 60% del tiempo consagrado por las mujeres al trabajo de cuidados no remunerado también son aquellos en los que la licencia remunerada de paternidad es más larga. Estos beneficios son posibles si una parte de la prestación de cuidados asumida por las mujeres y la familia se reorienta al Estado o a servicios de mercado o sin ánimo de lucro subvencionados públicamente”.

Este gráfico muestra cómo los países (como Suecia, Dinamarca y Noruega, por ejemplo) que invierten un alto porcentaje de su PBI en educación preescolar; prestaciones por maternidad, discapacidad o enfermedad; y en servicios para públicos para personas que necesitan que alguien las cuide, consiguen que cerca del 80% de las mujeres que realizan alguna tarea de cuidado consiga de todos modos tener un empleo formal.

“Las políticas de cuidado transformadoras pueden dar resultados positivos en términos económicos y en lo que respecta a la salud y la igualdad de género, conduciendo unos mejores resultados para niñas y niños, el empleo de sus madres y la prestación de cuidados de sus padres, así como para las personas mayores y las personas con discapacidades”, asegura el estudio de la OIT.

Una simulación macroeconómica realizada para el año 2030 sobre 45 países que representan el 85% del PBI mundial muestra que el trabajo de cuidado de buena calidad y que promueva la igualdad de género es posible.

¿Qué son las políticas de cuidado? Son políticas públicas que destinan recursos a reconocer, reducir y redistribuir los trabajos de cuidados no remunerados, así como a mejorar los remunerados.

Estos recursos pueden ser dinero, servicios o tiempo, y están dirigidos a todas las personas que dedican buena parte de su jornada a cuidar niños y niñas, personas mayores o con problemas de salud, sean trabajadores y trabajadoras con responsabilidades familiares o de cuidado, o cuidadoras y cuidadores que no reciben salario a cambio de sus tareas; también incluyen a las personas que requieren esos cuidados.

Estas políticas proveen también infraestructura pertinente, lo cual disminuye los obstáculos que tienen algunas personas en los lugares en los que para poder hacer las tareas de cuidado es necesario recolectar agua, proporcionar servicios de saneamiento y de energía. Y comprenden normas laborales, como políticas relativas a las licencias y otras modalidades de trabajo que permiten compatibilizar el empleo remunerado con el trabajo de cuidados no remunerado y favorecen a las familias.

“Estas políticas son transformadoras cuando garantizan los derechos humanos, la autonomía y el bienestar tanto de las cuidadoras y cuidadores no remunerados (estén ocupados o no) como de los beneficiarios de cuidados”, señala el informe de la OIT.  

¿Qué hacer para tener sociedades en las que haya más políticas de cuidado, las tareas no remuneradas sean más equitativas entre hombres y mujeres, y las remuneradas no sean precarizadas?

El informe de la OIT plantea la necesidad de tener en cuenta las cinco “r”:

  • Reconocer, reducir y redistribuir el trabajo de cuidados no remunerado.
  • Recompensar a quienes se desempeñan desarrollando tareas de cuidado mediante el aumento del volumen y la calidad del trabajo.
  • Representar a las trabajadoras y los trabajadores de cuidado mediante el diálogo social, la protección sindical y la negociación colectiva.  
Fuente: OIT

Recién en 210 años los hombres dedicarían al cuidado de otras personas el mismo tiempo que las mujeres


Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Por qué Australia se está quemando

Muchos comentaristas han respondido a la severa temporada de incendios forestales de Australia haciendo sonar la alarma sobre el calentamiento global. Pero aunque la volatilidad climática ciertamente representa una amenaza para Australia, la causa más inmediata de los incendios masivos de este año es la mala gestión de la tierra y los bosques.

Mark Zuckerberg predice cómo será la próxima década tecnológica; llega el fin de las llamadas telefónicas

El fundador y CEO de Facebook suele todos los años ponerse nuevas metas, pero esta vez cambió. En su lugar habló de lo que quiere que pase y en lo que trabajará en los próximos 10 años.

Educación

Intervención: Pablo Domrose. Foto: Norma Martínez

Sandra y Norma, la historia de una mujer gitana que lloraba porque no sabía leer y la bibliotecaria que le cambió la vida

“No fui a la escuela porque en mi época íbamos de un lado a otro”, le dijo Sandra cuando le rogó que le enseñara a leer. Norma, de la biblioteca Gladys Smith de Mar del Plata, se conmovió y armó un plan de alfabetización. Otras mujeres de esa comunidad romaní se sumaron a las clases. Aprender a leer les significó desde poder tramitar el DNI hasta tomar el colectivo solas. Con los años, ese taller creció hasta convertirse en una escuela primaria para adultos.