Lina Yassin. Cuando la juventud se involucra activamente | RED/ACCIÓN

Lina Yassin. Cuando la juventud se involucra activamente

Con 18 años, Lina Yassin obtuvo una beca de Climate Tracker (una iniciativa que capacita y mentorea a jóvenes alrededor del mundo para comunicar sobre cambio climático) para escribir artículos sobre esa temática en su país, Sudán. Esa experiencia cambió su perspectiva: conoció un mundo nuevo de procesos y evidencia científica, y advirtió que su país no estaba haciendo lo suficiente. 

Cuando fue invitada a hablar en un evento, y ante la presencia del ministro de ambiente local, Yassin no se calló: criticó la falta de representación juvenil en la delegación ante las conferencias. 

En diciembre pasado, con 21 años, formó parte de la delegación sudanesa en la conferencia climática (COP25) en Madrid y se sentó en las mesas de negociación sobre finanzas climáticas. El logro no fue personal. Tras su reclamo, cada año el país africano incorpora más jóvenes a su delegación. Hoy, Yassin se desempeña como directora de la región de Medio Oriente y Norte de África en Climate Tracker.

¿Qué estás estudiando en la Universidad de Jartum? 
—Estoy en el último semestre de ingeniería química, que está vinculada al ambiente. Mi plan al terminar es hacer una maestría en ingeniería ambiental y ciencia climática.

¿Por qué decidiste estudiar eso? 
—Porque en Sudán no tenemos muchos investigadores sobre cambio climático. Cada vez que escribo un artículo y quiero buscar detalles sobre cómo el cambio climático afecta a Sudán, resulta muy difícil de encontrar o la información está desactualizada. Quiero estudiar esto porque quiero tener la capacidad de hacer más investigaciones. Descubrí que, en lugar de esperar a que otras personas investiguen, ¿por qué no hacerlo yo misma? Quiero ser la persona que comience esto e inspire a otras.

Lina con parte del equipo de Climate Tracker en negociaciones climáticas.
Foto: Gentileza Lina Yassin

¿Qué desafíos encontraste por ser mujer? 
—Ser mujer en Sudán es un desafío en sí mismo. Yo soy afortunada porque vengo de una familia bien educada que me permite continuar con mi educación y mi mamá nos animó a hacer lo que quisiéramos, pero esa no es la realidad en Sudán. A la mayoría de las niñas sus familias las casan al terminar la secundaria. No tienen la oportunidad de seguir estudiando. E incluso si lo hacen, no se les permite hacerlo fuera del país. Utilizo cada plataforma disponible para visibilizar que ser mujer en Sudán no es fácil. 

¿Qué considerás clave en este 2020 para la acción climática? 
—Definitivamente, ¡más inclusión de mujeres! Es necesario impulsar la inclusión de género en las negociaciones climáticas y en la toma de decisiones. Es importante que las mujeres formen parte de la conversación.

¿Un mensaje para las niñas y jóvenes interesadas en ciencia climática? 
—Sigan haciendo lo que aman. Continúen luchando por sus derechos. Todas tienen derecho a hacer lo que quieran hacer. Sus voces son importantes. Ustedes son quienes pueden hacer un cambio en la comunidad climática. No se rindan.

Contactá a Lina en Twitter

EN PROFUNDIDAD