Mujeres, dejen de voluntariarse para las tareas domésticas de oficina | RED/ACCIÓN

Mujeres, dejen de voluntariarse para las tareas domésticas de oficina

Ilustración: Franziska Barczyk / The New York Times

Soy una persona entusiasta, ferviente y hambrienta, muerta de hambre, para aprender todo lo que pueda en el trabajo y en la vida. Seguramente esta disposición me impulsaría en mi carrera, ¿verdad? No tan rápido, según una nueva investigación publicada en Harvard Business Review. El estudio descubrió que ofrecerse como voluntario para lo que se denominan "tareas no promocionables" en la oficina puede llevar a su carrera marcha atrás.

El informe mostró las personas que dicen que sí a las tareas ingratas, como la planificación de las fiestas de fin de año o el reemplazo de colegas ausentes, son 48 por ciento más propensas a ser mujeres.

Las profesoras de economía que lo escribieron, Linda Babcock, Maria P. Recalde y Lise Vesterlund, también encontraron que a las mujeres se les pedía que asumieran esas tareas con mayor frecuencia y que las mujeres tenían más probabilidades de decir que sí que los hombres.

Los investigadores llaman a estas tareas "trabajo doméstico de oficina": trabajo que no genera ingresos y que conlleva un bajo riesgo y una baja recompensa, pero puede requerir un compromiso de tiempo considerable.

Interesantemente, el estudio mostró que los hombres tenían más probabilidades de ser voluntarios para tales tareas dentro de un grupo de hombres que uno mixto. En los grupos mixtos, las mujeres también recibieron un 44 por ciento más de solicitudes de trabajo voluntario que los hombres, incluso cuando la jefa era una mujer.

"Tanto los gerentes masculinos como los femeninos tenían más probabilidades de pedirle a una mujer que se ofreciera como voluntaria que un hombre", notaron las investigadoras. "Aparentemente, esta es una decisión acertada: las mujeres también tienen más probabilidades de decir que sí".

Los hombres aceptaron solicitudes el 51 por ciento de las veces; las mujeres, el 76 por ciento de las veces.

Jessica Bennett, editora de género de The New York Times y mi nueva jefa, escribió sobre esto en su libro, "Club de Lucha Feminista".

"Lo sabemos, decir que no puede ser difícil", dice. "Pero aquí hay una cosa que no lo es: no ofrecerse en primer lugar".

© 2019 The New York Times

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

Salud

Ilustración: Pablo Domrose

La muerte de una fiscal en Uruguay provoca un debate sobre el exceso de trabajo

Susana Rivadavia falleció en su despacho: el episodio impactó a sus colegas, que dicen que el nuevo Código de Proceso Penal, de 2017, trajo una sobrecarga de tareas. Días antes, la Organización Mundial de la Salud había definido al estrés laboral crónico como una enfermedad.

Sociedad

Foto: Rodrigo Mendoza

A Francisco le publicarán su novela y ahora sueña con que llegue a la tele y él pueda actuar

La semana pasada Francisco Acuña contó su historia en RED/ACCIÓN. Tiene parálisis cerebral, pero eso no le impidió terminar la escuela en una primaria común y escribir una novela de amor. Una editorial leyó su trabajo y ahora quiere publicarlo. "Mi felicidad es que la gente se enteró de todas las cosas que puedo hacer", dijo.

Sociedad

Sofía, Francisco, Rodolfo, Alejo y Candela / Foto: Rodrigo Mendoza

Ser youtuber, kinesióloga y jugador de fútbol, las metas que persiguen los amigos y las amigas de Francisco

Para Rodrigo Pérez, Camila Bandi, Alejo Pelliza, Candela Martínez y Sofía Sarina, tener parálisis cerebral no es un impedimento para desarrollarse en lo que sueñan. Francisco Acuña, su compañero, ya trabaja en la publicación de su primera novela.

Educación

Foto: Municipalidad de Santa Fe

Mejoró el acceso a la educación inicial, pero es muy bajo en niños y niñas de menos de 4 años

Entre 2010 y 2016, las tasas de matriculación de las salas de cuatro y tres años pasaron del 73% al 85% y del 36% al 41%, respectivamente. Pero no ha crecido la cobertura para los niños de dos años, la cual se mantuvo en apenas un 4%. Lo revela un informe de UNICEF y CIPPEC.