Los desafíos del periodismo narrativo, según el Festival Basado en Hechos Reales | RED/ACCIÓN

Los desafíos del periodismo narrativo, según el Festival Basado en Hechos Reales

¿Es la escritura una categoría ética? ¿Dónde debemos pararnos los periodistas a la hora de hacer una entrevista? ¿Qué nos da derecho a contar ciertas historias? Durante tres días se discutieron algunas de esas preguntas que, aunque fundamentales para el periodismo, muchas veces nos olvidamos de hacer.

Fue en la segunda edición del Festival Basado en Hechos Reales, un encuentro dedicado a la no ficción. Sucedió durante el último jueves, viernes y sábado en el CCK. Hubo decenas de actividades entre talleres, charlas e intervenciones. Estuvieron presentes algunos de los mejores periodistas narrativos de nuestro país y el exterior. Y quedó una sensación en el aire: las mejores historias del mundo siguen estando en la realidad.

La Sala Argentina, en el CCK, minutos antes de la presentación de Casciari.

El Festival abrió el jueves a la mañana con un taller sobre podcasts, otro sobre periodismo de viajes y otro sobre la realidad como inspirador de la ficción. Pero el plato fuerte estuvo a la tarde, en la conferencia/cuento de Hernán Casciari. El escritor se se presentó en la Sala Argentina antes 500 personas y simplemente dejó a todos maravillados. O no a todos: en medio de la exposición dos personas se pararon levemente indignadas y se retiraron.

¿Por qué? Nadie lo supo porque era tal la atracción que generaba el relato de Casciari que nadie se levantó -o al menos yo no lo hice- para ir detrás de ellos a preguntarles su historia. La cuestión es que Casciari siguió hablando y nadie podía creer lo que contaba.

Resumen (con spoiler): se infartó en Uruguay hospedado en Airbnb, los dueños de la casa le salvaron la vida llevándolo al hospital, Casciari hizo una reseña emotiva y cómica que se hizo viral. Esa reseña llegó a las manos de Joe Gebbia, el creador de Airbnb, que sin la más mínima idea de quién es Casciari dio una charla TED en la que lee esa reseña. Este es el video de esa charla:

Después de esa charla entonces sí, comenzó la fiesta puramente periodística. En la cúpula del CCK se proyectó una emotiva entrevista con la periodista mejicana Elena Poniatowska, en la que reflexionó sobre el oficio. Luego, la cantante Cecilia Pahl y el periodista Diego Iglesias leyeron textos clásicos del periodismo, empezando por la misma Poniatowska y terminando con Rodolfo Walsh.

Los siguientes días todo se trató de las preguntas. Christina Lamb, biógrafa de Malala Yousafzai contó algunas otras historias emotivas que encontró en su carrera como corresponsal. Además de la historia de la activista pakistaní que ganó el Premio Nobel de la Paz, Lamb compartió varios testimonios más de un dramatismo impactante. Y entonces surgió uno de los principales dilemas: ¿quién nos da el derecho de contar esas historias?

Para Doménico Quirico, periodista italiano que fue prisionero del ISIS durante tres meses, la respuesta está en el compromiso del periodista. “¿Qué me da derecho? El hecho de estar ahí, en el mismo lugar que los protagonistas. Eso es lo que me habilita a escribir sus historias”, dijo, en un discurso encendido.

La inauguración del Festival en la Cúpula, el último piso del CCK.

Por su parte, el cubano Carlos Manuel Álvarez dio un taller en el que invitó a los periodistas a mirar primero para adentro. ¿Cómo justificamos con nosotros mismos las cosas que hacemos? ¿Cómo hacemos para diferenciar la mejor versión de una nota de la versión más complaciente? Fue un taller saludable en el que, por suerte, no hubo respuestas. Sí, en cambio, recomendaciones: leer Magnetizado de Carlos Busqued, leer a David Foster Wallace, leer la poesía de Joaquín Gianuzzi. Quedó claro parte el espíritu del Festival: no hay periodismo narrativo que no busque recursos en la literatura.

El sábado el Festival terminó con la entrevista abierta que le hizo María O’Donnell a Christina Lamb. Ahí también, más que soluciones, más que instrucciones para un oficio saludable y ganador, lo que hubo fueron más preguntas. ¿De qué otra cosa se trata, sino, esto del periodismo? Nadie gana, salvo en la siguiente nota.

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

El fin del amor, comentado por Emilia Erbetta

Anclada en su propia historia -la de una chica nacida en una comunidad judío ortodoxa-, en su primer libro de ensayos Tamara Tenenbaum aprovecha la mirada extrañada de su salida al mundo para preguntarse por el amor.

Opinión

Foto: Nik Shuliahin en Unsplash

Una política inteligente para la salud mental

Los costos de la enfermedad mental, en forma de discapacidad, pérdida de productividad y muerte prematura, a menudo se subestiman. Abordar el desafío requiere aprovechar las tecnologías de vanguardia como la inteligencia artificial.

Influencers: una oportunidad para que los mensajes de la marca no se vuelvan spam

El principal consejo de las autoras es construir relaciones a largo plazo con los influencers. Una buena estrategia es que ellos se sientan embajadores de la firma. Los casos de Asos y L’Oréal.

loading