Se triplican las consultas sobre el rol que pueden tomar las empresas para contribuir con la sociedad | RED/ACCIÓN

Se triplican las consultas sobre el rol que pueden tomar las empresas para contribuir con la sociedad

El director ejecutivo de Sistema B Argentina Francisco Murray señala que en 2020 la organización realizó un 20% más de certificaciones B que en 2019. La Empresa B utiliza el poder del mercado para dar soluciones concretas a problemas sociales y ambientales.


¿La pandemia aceleró el crecimiento de las empresas B? ¿Cómo impactó?
— Cuando arrancó la pandemia teníamos miedo de que las empresas decidieran cortar el proceso para certificar hasta que hubiera una mayor previsibilidad. Finalmente, de marzo a mayo certificaron todas las proyectadas. En 2020, certificaron 30 empresas, un 20% más que en 2019.
En estos meses, se triplicaron la cantidad de mensajes que nos llegan. Muchos nos llaman para entender de qué se trata el propósito o cómo la empresa puede ayudar a la sociedad. Con la pandemia, la primera reacción de todos fue salir a ayudar y caímos sin darnos cuenta en lógica altruista. Las organizaciones que laburamos en la nueva economía, sustentabilidad y triple impacto, intentamos llevar esa voluntad altruista hacia la lógica del negocio.


¿En qué áreas Sistema B va a focalizar sus esfuerzos este año
— Siempre el foco está puesto en la incidencia. Queremos posicionar el valor que tienen las empresas B en el mercado; promover la medición de impacto porque es importante basarse en cosas concretas; y lanzar fuerte el protocolo de compras de impacto, que desarrollamos con el consejo empresario de Sistema B. También queremos seguir impulsando la ley BIC, que no se logró que saliera.


El proyecto de Ley sobre Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (BIC) se presentó en 2018 por segunda vez para dar entidad formal a las empresas de triple impacto. Si bien la aprobación en la Cámara de Diputados a fines del año 2018 fue un impulso para la Ley BIC, el debate en el senado se vio obstaculizado y volvió a perder estado parlamentario en 2020. ¿Cuál es la expectativa de Sistema B en relación a esta legislación?
— Queremos volver a poner el tema en agenda. Muchas veces, la política pública es la última en llegar. Viene a regular lo que ya existe, como pasó con la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Este año, vamos a trabajar fuertemente a nivel político, que fue una cuenta pendiente nuestra. Esta legislación no impacta solo en empresas B, también en una cooperativa que trabaja todos los días para generar empleabilidad local. Es para todas las empresas de impacto.


Este contenido fue publicado originalmente en Otra Economía, la newsletter sobre economía circular, inclusiva y de triple impacto que edita Florencia Tuchin. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.