Una red de cooperativas está dando respuestas a los problemas estructurales del Líbano - RED/ACCIÓN

Una red de cooperativas está dando respuestas a los problemas estructurales del Líbano

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Tras muchas crisis, mujeres y hombres construyen alianzas comunitarias paso a paso: una red de agroecología, una programa de becas para estudiantes y espacios de arte autogestionados, algunas de las iniciativas.

Una red de cooperativas está dando respuestas a los problemas estructurales del Líbano

En el mercado de agricultores de Nation Station, George Tekle conversa con un cliente. (Crédito: Emmanuel Haddad)

George Tekle, exconductor de taxi, se dedicó durante la crisis a cultivar la tierra en su ciudad natal, Majdel Meouch, ubicada en la región de Chouf. “Necesitaba llegar a fin de mes”, le dijo a L’Orient-Le Jour. Pero el aumento de los costos de los fertilizantes importados afectó su presupuesto.

Afortunadamente, un día se encontró con un grupo de jóvenes apasionados por la agroecología. Estas personas formaban parte de una ONG llamada Jibal, que dirige un programa de apoyo para los agricultores que están en proceso de transición hacia la agroecología. El programa aprovecha los fondos de emergencia enviados tras la explosión de 2,750 toneladas de nitrato de amonio que ocurrió en el puerto de Beirut en 2020. Con la ayuda de Jibal, Tekle revitalizó la cooperativa local del pueblo. Otros tres agricultores también adoptaron el método integrado y redujeron su uso de pesticidas al mínimo.

“Mi perejil prospera únicamente con agua del río Damour”, dijo Tekle mientras entregaba a un cliente cuatro manojos frescos en Nation Station en Geitawi, Beirut, donde vende sus productos. Nation Station es una antigua estación de gasolina transformada en una cocina solidaria tras la explosión del puerto de Beirut en 2020. 

“La crisis presentó una oportunidad”, explicó Jad Awada, uno de los miembros del equipo de Jibal y exejecutivo de la firma de auditoría Deloitte. “Después de la explosión, un policía me disparó en la cara durante una manifestación”, le dijo a L’Orient-Le Jour en las oficinas de al-Beit al-Aam (“La casa común”) en Ashrafieh. Al-Beit al-Aam alberga diversas iniciativas y cooperativas. “Renuncié de la noche a la mañana. Trabajar para el sistema que causó la crisis ya no tenía sentido para mí”.

Actualmente, Jibal capacita a aproximadamente 15 agricultores en técnicas de agroecología y establecimiento de cooperativas y los ayuda a ingresar a nuevos mercados. Varios agricultores, incluyendo a Hadi Awada, el hermano de Jad, ya han adoptado las ventajas de la agricultura sostenible. Hadi inició una granja de lombrices. Desafortunadamente, enfrenta interrupciones debido al conflicto en curso entre Hezbolá, un partido político musulmán chiita y grupo militante con base en el Líbano, y el ejército israelí en la frontera sur. 

Aquellos que han adoptado la agricultura sostenible actualmente se encuentran en un dilema. Para acceder al mercado orgánico, que sigue siendo un nicho, deben obtener certificación de organizaciones como Libancert o el Instituto Mediterráneo de Certificación (IMC), lo cual lleva varios años. De lo contrario, venden sus productos a precios reducidos en el mercado mayorista. Por eso necesitan una alternativa: “Establecimos el ‘mercado de cosechadores’ en Nation Station [en Geitawi] el año pasado para mejorar la accesibilidad a la agroecología y proporcionar una plataforma para los productores en transición”, dijo Awada.

Creando un ecosistema autosostenible 

Sin embargo, ¿cómo se puede proporcionar comida de calidad a precios asequibles sin subsidios públicos? Karim Hakim, miembro de una tienda de comestibles cooperativa en el vecindario de Basta en Beirut, cree haber resuelto este aparentemente imposible rompecabezas a través de la tienda de comestibles Dikken al-Mazraa. 

La tienda cuenta con puestos que venden coles de Tekle, productos de limpieza naturales y productos de mouneh caseros (alimentos secos o conservados) de 40 productores libaneses comprometidos con prácticas agrícolas sostenibles. La tienda también tiene una característica única. “Cuando los clientes se registran con nosotros, pueden llenar un cuestionario que nos permite evaluar su capacidad y ajustar el precio de los productos según su categoría social”, explica Hakim. “Para mantenernos a flote, hemos introducido canastas de alimentos en Nation Station en colaboración con la asociación Mada”, dijo Hakim. 

“Estamos explorando fuentes de ingresos adicionales, como talleres y servicios de catering”. “Además, estamos contemplando iniciativas de reparto de costos con emprendimientos afines”, agregó.

El agricultor George Tekle lleva las verduras de un cliente al mercado de Nation Station. (Crédito: Emmanuel Haddad) 

Aunque Hakim reconoce que la tienda de comestibles Dikken al-Mazraa aún no ha descubierto el modelo ideal en los últimos tres años, Layal Boustani, directora de Mada, cree que la supervivencia de estos actores emergentes depende de su capacidad para establecer un ecosistema autónomo. Su sitio web indica que Mada es una ONG libanesa que tiene como objetivo reforzar la relación entre las comunidades locales y su entorno natural. 

“Estamos desarrollando un proyecto para un modelo agrícola alternativo que empoderará a alrededor de una docena de iniciativas similares para interactuar directamente con 20 agricultores, con el objetivo de agrupar los costos de transporte y reducir los gastos en ambos extremos de la cadena”, dijo Boustani. 

Mada, que colabora con Jibal en un proyecto de coalición nacional de agroecología, también está interesada en “formular la estrategia a largo plazo para estas iniciativas, muchas de las cuales han surgido espontáneamente en respuesta a la crisis”. Surgiendo después de la crisis, esta red de iniciativas, cooperativas y empresas de solidaridad social, algunas con mucho tiempo de gestación, se está fusionando en lo que Joan Chaker describió como “una masa crítica”.

Hace tres años, Chaker inscribió a su única hija Dunya en Horshna (“nuestro bosque” en árabe), una escuela al aire libre donde la asistencia mutua es un valor central. Alrededor de una docena de alumnos de 3 a 5 años se reúnen tres veces a la semana en el bosque de Baabda y dos veces a la semana en Horsh Beirut bajo la guía de educadores en educación alternativa, junto con su directora Dahna Abourahmeh. 

“Nuestro programa se adapta a las estaciones, y son los niños quienes lo moldean a través de sus observaciones, lo que lleva a la creación de juegos e historias”, dijo Abourahmeh. “Por ejemplo, durante el invierno, muchas historias se originan a partir de la exploración de hongos”.

Al igual que el micelio de los hongos, la red vital subterránea en la vida del bosque, los niños de diversos orígenes sociales están aprendiendo la importancia de la cooperación sobre la competencia. “Nos esforzamos por fomentar la empatía mezclando géneros y edades y respetando el ritmo de cada individuo”, explicó Abourahmeh. La directora de la escuela y las familias colaboraron para crear un sistema de redistribución para evitar el cierre debido a la disminución del poder adquisitivo.

“Cada uno paga lo que puede”, explicó Chaker. “Esto varía desde USD $8,000 al año para los más acomodados hasta $250 para las familias sirias con trabajos precarios”.

Dos niñas del programa escolar Horshna examinan un hongo con una lupa en el Pinewood. (Crédito: Emmanuel Haddad) 

Sarah al-Sharif, directora de la ONG Ruwwad al-Tanmeya en Trípoli, ya aprovechaba los beneficios de la colaboración desde mucho antes de la crisis. “Desde 2012, hemos estado ofreciendo becas de educación superior a jóvenes en Bab al-Tabbaneh y Jabal Mohsen, proporcionando una alternativa al conflicto que afecta a estos vecindarios empobrecidos. Reconociendo la necesidad de empleo para las mujeres, establecimos Atayeb, un servicio de catering, en 2014″, explicó. “¿Quién vino al rescate de nuestros becarios durante la crisis? ¡Estas cocineras! Mientras los fondos de los donantes estaban bloqueados en los bancos, Atayeb aseguró hasta el 65 por ciento de las becas estudiantiles”.

Hace un par de meses, la organización inauguró Beit al-Mina, una casa tradicional restaurada que sirve como restaurante en el distrito portuario de Trípoli. “La experiencia de la crisis enfatizó la necesidad de diversificar nuestras fuentes de ingresos para una mayor independencia”, dijo Sharif. “Este restaurante actualmente sostiene a 15 familias”. 

“En el futuro, también nos permitirá financiar las becas de nuestros estudiantes, y reducir nuestra dependencia de los donantes”, dijo mientras se sentaba en una mesa en el restaurante, donde Rozana Mohammad y Ali al-Ali, dos becarios de Ruwwad, llegaron a tomar su pedido. No muy lejos, en las alturas de Jabal Mohsen, Laurence Dergham trabaja en la empresa social Roof and Roots, fundada por la residente local Julia Abbas. Su esposo es trabajador jornalero. 

“Sin salario fijo, luchábamos por llegar a fin de mes para nuestras dos hijas, y no quería depender completamente de él”, dijo Dergham. Durante los últimos tres años, Dergham ha producido toallas sanitarias junto con quince empleados de los vecindarios más pobres de Trípoli. Este negocio, 100 por ciento propiedad de mujeres, ha recibido apoyo de ONU Mujeres y la ONG Acted, especialmente para la adquisición de máquinas.

 “Sin embargo, la mayor parte del tiempo son las ganancias de la empresa las que cubren los salarios [$100], por lo que no podemos depender únicamente de las ONG”, explicó Abbas. Y enfatizó la importancia de ajustar el precio de sus toallas: “Las vendemos a menor precio en los distritos vecinos que en el resto del Líbano”.

“Es lo que llamamos el efecto dominó”, dijo Charif. “Inviertes una vez en una beca estudiantil o en formación profesional, y esa inversión inicial crea un efecto dominó duradero”.

Recuperando el control 

En Beirut, las ondas de Mansion, un espacio de arte público autogestionado, continúan extendiéndose a pesar de su cierre el pasado septiembre. “Era un espacio vital que nos permitía albergar numerosos talleres y reuniones gratuitos, lo que llevó a la formación de varias cooperativas”, dijo Rasha Ghanem, quien estaba sentada en un sofá en Beit al-Aam, uno de los nuevos lugares que asumieron el legado de Mansion. 

El otro es Hostel Beirut, un albergue juvenil dañado en la explosión de Beirut. Ghanem es miembro de las iniciativas de Beit al-Aam y Hostel Beirut. “El propietario había cerrado [Hostel Beirut], pero no estábamos dispuestos a dejar que el lugar pereciera”, dijo Ghanem. “Junto con un colectivo, recaudamos fondos para renovarlo, y lo hemos estado operando de manera cooperativa desde su reapertura hace tres años.” 

Un empleado de Roof and Roots hace toallas sanitarias en Jabal Mohsen. (Crédito: Emmanuel Haddad) 

Hostel Beirut se ha transformado en un centro de eventos gratuitos, con exposiciones de arte, noches de cine y cenas colectivas, una bienvenida variedad de actividades en una ciudad cada vez más inaccesible para sus residentes. 

En Beit el-Aam, se creó una nueva cooperativa de artes escénicas, Baah. Ghanem también es miembro allí. “Los artistas están atrapados en un sistema competitivo donde todos compiten por fondos y lanzan sus proyectos”, dijo Ghanem. “A través de la cooperativa, todos contribuimos a las tareas administrativas, logísticas y creativas.” 

“Las cooperativas nos empoderan para recuperar el control sobre cómo queremos vivir”, añadió. Sin embargo, la mayoría de las cooperativas que surgen después de la crisis operan de manera informal. “Es casi imposible registrar una cooperativa, especialmente si no está relacionada con la agricultura”, dijo Ghanem. 

Con una ley cooperativa que data de la década de 1960, una dirección de cooperativas marginada dentro del Ministerio de Agricultura a principios de la década de 2000, y el mal uso de este estatus por parte de empresas políticamente conectadas que buscan exenciones fiscales, abundan los desafíos. “El sector cooperativo actual está sofocado por marcos legales deficientes, brechas significativas de financiamiento y politización cínica”, afirmó un informe de 2020 del Triangle Research Center, revelando que 300 cooperativas habían sido cerradas ese año debido a la inactividad.

“El sistema está bloqueado”

Pero Alaa Sayegh, cofundador de Daleel Tadamon en 2020, una organización que apoya cooperativas y empresas sociales, se mantiene optimista. “Convencidos de que necesitábamos una economía diferente al sistema que nos llevó directamente a la pared, nos acercamos a la dirección de cooperativas”, dijo. “Sorprendentemente, ¡no tenían ningún contacto para nosotros!” 

“Así que, durante tres meses, viajamos por el Líbano para compilar una lista de unas 1,000 cooperativas existentes, especificando aquellas que estaban inactivas y aquellas que necesitaban apoyo”, explicó Sayegh. Puso la lista a disposición de la dirección y del público en el sitio web de la organización, que ayuda a las cooperativas en dificultades y apoya a las personas que buscan establecer nuevas. Cuando el economista Jad Chaaban inició Shreek (en árabe para “socio”), el primer banco cooperativo del Líbano, en 2021, que ahora está paralizado, enfrentó desafíos para obtener el estatus oficial.

Sin embargo, como otros, perseveró en lanzar esta iniciativa y proporcionó préstamos en dólares a microempresas que luchaban con la falta de crédito. “Durante dos años, demostramos que existía una alternativa, pero también encontramos obstáculos”, comentó. 

Shreek fue sometido a un escrutinio inmediato por la comisión del banco central, responsable de supervisar el sector de microcréditos desde la adopción de la Circular No. 93 del Banque du Liban (BDL) en 2004. “El sistema está bloqueado”, dijo Chaaban, investigador y activista político. “Hay numerosas soluciones en el Líbano, pero el sistema corrupto les permite existir solo mientras no perturben los monopolios establecidos.” 

Los niños de Horshna en el parque Bois des Pins en Beirut. (Crédito: Emmanuel Haddad) 

Mientras tanto, las iniciativas continúan surgiendo de manera informal, abordando necesidades prácticas en lugar de aspiraciones grandiosas. “En este momento, estoy movilizando una red de personas influyentes para abordar casos de emergencia, especialmente cuando un refugiado sirio enfrenta la deportación o una trabajadora doméstica es amenazada por sus empleadores”, dijo Ghassan Halwani, padre de la pequeña Dunya y cofundador de Mansion. “La prevalencia de crisis nos obliga a buscar soluciones caso por caso.” 

Este artículo fue publicado originalmente en francés en L’Orient-Le Jour. El Líbano. Traducción de Sahar Ghoussoub. Se republica dentro del programa de la Red de Periodismo Humano, apoyado por el ICFJ, International Center for Journalists.