Violencia y bromas pesadas en el colegio: dos casos actualizan las preguntas en torno a un viejo problema | RED/ACCIÓN

Violencia y bromas pesadas en el colegio: dos casos actualizan las preguntas en torno a un viejo problema

En un colegio de Zárate un niño le pegó una patada a un compañero que luego murió en el hospital. En El Palomar un alumno apuntó con un arma a un profesor. ¿Cuál es el límite entre la travesura y la violencia? ¿Son los padres o las escuelas los responsables? ¿Debe primar el castigo o la reparación del daño?

La semana pasada circuló un video en el que se ve a un alumno de quinto año apuntándole con un arma a un profesor, por la espalda, mientras este enseña a resolver una ecuación. El episodio ocurrió en el colegio Emaús, de El Palomar, en el partido de Morón, y el video se hizo viral.

Dos días después, en otra escuela del conurbano bonaerense, un niño de 11 años recibió una patada de un compañero. El nene murió en el hospital y Justicia investiga si ese golpe le pudo haber causado la muerte. Esto pasó en la escuela número 35 José Hernández, de Zárate. Del chico sólo se publicó su nombre de pila: Lautaro. “Tres veces me preguntaron en el hospital si Lautaro había recibido un golpe”, dijo su madre. “Yo no tenía idea, les dije que no”. Nadie en el colegio le había contado que su hijo había recibido una patada en el pecho.

Uno de estos casos ocurrió en una escuela privada y religiosa; el otro en una estatal y laica. Uno en la secundaria; el otro en la primaria. Uno en el primer cordón del conurbano oeste; el otro en el tercer cordón del conurbano norte.

El contexto está dado por el abandono masivo de la secundaria por parte de los alumnos. “Los chicos no le encuentran demasiado sentido al secundario”, dice Manuel Álvarez Trongé, el fundador de la asociación civil Educar 2050. “Pasan muchas horas con muchas materias, estudiando temas de otra época. Eso hace que el alumno no le encuentre sentido al secundario”. En tiempo y forma, se recibe el 51% de los estudiantes.

“El problema del secundario amerita un cambio copernicano”, sigue Álvarez Trongé, “porque el alumno se siente bastante extraño en el ámbito escolar y eso, mezclado con las características de la edad, puede dar lugar a la violencia”.

El colegio Emaús resolvió sancionar a cuatro estudiantes y prohibirles la matriculación en 2020. “Se llevó a cabo el protocolo de actuación de acuerdo a las normas en la provincia de Buenos Aires”, dijo el representante legal del colegio, Rafael Matozzo, “entre ellas, la constitución de un consejo de convivencia integrado por padres, alumnos y docentes. Ellos realizaron la investigación del caso”.

En su descargo, los alumnos aseguraron que lo que hicieron fue una broma y que no quisieron incomodar al profesor. De hecho, le pidieron disculpas en forma escrita y oral. Luego quedó claro que el revólver utilizado era una réplica y aunque el profesor Eduardo Seco no hizo ninguna denuncia, se abrió una investigación de oficio en la fiscalía de menores número 1 de Morón.

Lo que pasó en Zárate es diferente. “La violencia era algo de todo los días”, aseguró la madre de Lautaro a Clarín. “Muchos chicos sufrían agresiones de otros chicos y sus madres iban al colegio a quejarse. Lautaro me había hablado de peleas en el aula, de insultos que terminaban con agresiones físicas. Yo ya había ido a hablar por ese tema. Después de lo que pasó ya no confiamos, no queremos que sus hermanos sigan yendo a esa misma escuela. ¿Cómo sé que me los van a cuidar?”.

Según un estudio de UNESCO de 2015, Argentina ocupaba el primer puesto en el ranking latino del bullying: 4 de cada 10 estudiantes secundarios admitía haber sufrido acoso escolar y el 70% de los chicos tenía conocimiento de peleas. De las Pruebas Aprender 2018 se desprende que uno de cada cinco alumnos de sexto grado de las primarias escuelas bonaerenses sufrió situaciones de violencia, bullying y discriminación.

Resultados pruebas Aprender 2018 a nivel país.

Para Ximena Tobias, la fundadora de MABA (Movimiento Anti-Bullying Argentina), “la escuela no es ajena a la sociedad”. Sigue: “Es un espacio donde se repiten el tipo de vínculos y relaciones que existen afuera. La violencia siempre escala si no se trata y se disponen los medios para su prevención: cada vez es más virulenta y escuchamos más casos. Son síntomas de un tejido social dañado que a nosotros, como sociedad, debería interpelarnos más de lo que nos interpela”.

Las tres preguntas que surgen

De estos dos casos se desprenden algunas preguntas. La primera es qué hacer. “Reparar y no castigar”, dice Tobias, de MABA. “Cuando nos enteramos de este tipo de situaciones sabemos que no hubo prevención y que algunas instancias fallaron. Sería importante trabajar en la prevención. Es necesario transformar la escuela e incluir la educación emocional como parte intrínseca del aprendizaje y no como un complemento de lo académico; hay que prevenir el bullying, hay que formar a padres, docentes y alumnos en estas cuestiones; incluir  programas que se ocupen de estas cuestiones y que sean sostenidos en el tiempo; y además hay que tener protocolos de acción que incluyan el seguimiento y la resolución del caso”.

En San Isidro y en Pergamino, por ejemplo, el Poder Judicial ha avanzado sobre este tema con dos programas de Justicia Juvenil Restaurativa para adolescentes de entre 16 y 18 años: se trata de sistemas de contención e inclusión para dejar de castigar y, en cambio, hacer reflexionar a los jóvenes sobre su responsabilidad en los delitos y su chance de seguir un camino diferente en la vida.

MABA tiene un programa de innovación educativa llamado INTERh. “Es un programa anual que sin cambiar la currícula interviene en las áreas de bullying, educación emocional y clima escolar”, se lee en una presentación. “INTERh quiere decir interdependencia humana. Alude a un modelo de relaciones basadas más en la interdependencia que en la competencia. Los modelos basados en la competencia excluyen las diferencias y eso favorece el bullying”. (El programa funciona en un colegio de Corrientes, está próximo a implementarse en el instituto Caldenes, en General Pico, y en otras escuelas de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires).

Una segunda pregunta es cuál es el límite entre la travesura y la violencia. Por ejemplo, el apoderado del colegio Emaús, Rafael Matozzo, dijo que el comportamiento del alumno que usó la pistola réplica “no es un delito, sino un acto de indisciplina grave”.

“No me asombra tanto lo que pasó en el Emaús: yo he vivido cosas similares en el colegio”, dice Álvarez Trongé. “Es casi una repetición updated de lo que vivimos nosotros en la secundaria hace algunas décadas”.

“Infringir un daño de manera calculada en otra persona no es una broma si le causo daño físico emocional o psicológico o si denigro de alguna manera su condición”, agrega Tobias. “Existe, además, el problema de la falta formación e información para saber qué es broma, qué es bullying, qué se tolera y qué no. Los límites se van corriendo y se justifican situaciones que terminamos por normalizar”.

Y una tercera pregunta es por la responsabilidad: ¿es de los padres o de la escuela? “En primer lugar, la responsabilidad la tienen los padres”, opina Álvarez Trongé, refiriéndose al caso del colegio Emaús. “Acá hay que tener muy claro que el responsable del aprendizaje, cuando se trata de menores de edad, es el padre, que no puede tercerizar su obligación depositando al chico en una fábrica que se llama ‘escuela’ y desinteresarse del tema. Los padres deben tener un rol más protagónico y si bien nadie nos enseña a ser padres, hay una serie de movimientos de padres comprometidos que profundizan un poco más en esta responsabilidad de socialización primaria”.

“Pero suceden muchas cosas en el aula que los padres no saben”, agrega, sobre el caso de Zárate. “Es como una caja negra donde los padres no tienen la más mínima novedad ni de cómo le enseñan, ni de qué comen, ni de si hay violencia. Hay una especie de desconexión con lo que sucede en esa caja”.

Recibí Reaprender

Una comunidad comprometida con la educación mejora el mundo, por Stella Bin.

Ver todas las newsletters

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Combatir el cambio climático a través de la innovación

La única forma de adelantarse a una crisis tan grande como el cambio climático es mediante la innovación tecnológica innovadora en energía limpia y tecnologías bajas en carbono. Y eso, a su vez, requerirá esfuerzos para mitigar los riesgos de inversión para los actores del sector privado, de quienes no se puede esperar que ignoren sus propios resultados.

Rita e Isidoro: cómo salieron de la soledad que sienten muchos adultos mayores

Casi 7 millones de personas tienen 60 años o más en nuestro país y un alto porcentaje de ellos dice sentirse solo. La importancia de las redes de amistad con personas de su edad y la inserción social son fundamentales para cambiar ese sentimiento y vivir una vejez confortable, aseguran.

Alcohol cero: ¿qué lograron las provincias que ya no permiten manejar después de haber tomado alcohol?

La inseguridad vial es la principal causa de muerte entre los jóvenes y el consumo de alcohol uno de los factores que causa más accidentes. Siete provincias y cuatro ciudades ya definieron que no se puede conducir después de haber bebido sin importar cuánto. ¿Lograron bajar las muertes en siniestros? ¿Podría replicarse en todo el país esa restricción?

Violencia y bromas pesadas en el colegio: dos casos actualizan las preguntas en torno a un viejo problema

En un colegio de Zárate un niño le pegó una patada a un compañero que luego murió en el hospital. En El Palomar un alumno apuntó con un arma a un profesor. ¿Cuál es el límite entre la travesura y la violencia? ¿Son los padres o las escuelas los responsables? ¿Debe primar el castigo o la reparación del daño?