3 preguntas a Alicia Caballero sobre los desafíos que tiene el nuevo gobierno para bajar la pobreza y atender la crisis | RED/ACCIÓN

3 preguntas a Alicia Caballero sobre los desafíos que tiene el nuevo gobierno para bajar la pobreza y atender la crisis

La decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCA, doctora en Economía y master en Finanzas, afirma que para reducir la pobreza Alberto Fernández debe convocar a expertos. Sobre el presidente saliente, dice que su principal logro fue generar una nueva coalición de gobierno.

Foto: Prensa UCA

El presidente electo lanzó hace algunas semanas el Consejo Federal Argentina Contra el Hambre. ¿Qué definiciones debería tomar el nuevo gobierno para lograr un impacto significativo en la reducción de la pobreza?
—En la  Argentina, tanto la pobreza como uno de sus flagelos derivados que es el hambre (no olvidar la desnutrición y la malnutrición), son problemas estructurales. Esto implica que la primera definición es abordarlos de manera interdisciplinaria y como política de Estado. En otras palabras, ser conscientes que nos llevará muchos años y mucha perseverancia el erradicarlos. La segunda definición es ponerlo en manos de los expertos, porque son quienes más saben los que seguramente recorrerán el camino más eficiente hacia la reducción y erradicación del problema. El conocimiento y la experiencia (incluyendo los fracasos) son esenciales para diseñar y ejecutar programas que logren mayor impacto, utilizando menor cantidad de recursos.
La situación es tan grave y compleja que requiere de equipos multidisciplinarios con alto nivel de especialización. Los errores no sólo cuestan caros en términos económico financieros, sino que además derrochan tiempo. Y ese tiempo se traduce en cantidad de vidas. Cuando uno tiene que operar a un hijo del corazón, simplemente averigua quién es el mejor cardiocirujano. Entendiendo por “el mejor” quien combina conocimiento científico y experiencia concreta. No nos importan sus preferencias en materia futbolística o literaria, tampoco si es liberal, socialista o anarquista. Ninguno de nosotros sabe acerca de todo. Claramente todos podemos tener opiniones sobre temas diversos. Ahora bien, si tenemos que erradicar un problema de semejante envergadura, convoquemos a expertos.
La tercer definición es utilizar todo lo que ya existe en materia de diagnóstico, y poner manos a la obra en trabajar en las soluciones. Dado que es un camino largo, porque la pobreza y sus derivados surgen y a su vez impactan en dimensiones económicas, sociales, culturales, sanitarias, ambientales, y hasta familiares, “argentinos a las cosas”. Proyectos concretos, claros y  medibles y controlados a través de una metodología probada en el mundo como es la evaluación de impacto.

Desde hace décadas la Argentina se enfrenta a crisis cíclicas que impiden su desarrollo ¿Qué tiene en particular la actual crisis? ¿Cuál es el desafío más complejo de resolver? 
—Cada crisis es peor que la precedente, porque la sociedad que la padece está en una condición más vulnerable (mayor pobreza, peor nivel de educación, etcétera), el stock de capital físico y humano es más bajo, y la brecha de crecimiento con países lejanos  y vecinos se agranda. Si tomamos el período 1960-2018, la tasa de crecimiento de PBI per cápita para Argentina fue de 1,1 % anual. Para Brasil fue 2,1% Chile 2,6 % y países de la OCDE 2,2 %. Las crisis cíclicas han afectado severamente el crecimiento sostenido. Y si no hay crecimiento, tampoco es posible el desarrollo sustentable y la mejora en la calidad de vida de la gente. Nuestras crisis siempre giran en derredor del descontrol inflacionario, la deuda interna y externa, los problemas de balance de pagos, la caída en el nivel de actividad y el crecimiento del desempleo y la precarización laboral. Manifestaciones económicas de profundas debilidades institucionales y fracturas sociales. El desafío más complejo es definir un proyecto de Nación y hacer de la Argentina un país razonablemente predecible. Quizás sería más fácil resolver varios problemas si no intentáramos recurrentemente desafiar la ley de gravedad.

¿Cuál fue el mayor logro y la mayor deuda pendientes del gobierno de Mauricio Macri? 
—Su mayor logro fue político: terminar un período presidencial y generar una coalición que, más allá de las diferencias, es una voz alternativa a la que predominó en la escena argentina de los últimos 50 años. En cuanto a lo pendiente, claramente el derrotero de las variables económicas estuvo muy lejos de las expectativas. Y creo que la forma en la que se diseñó el gabinete económico y su dinámica de funcionamiento no fueron ajenos a lo que ocurrió. La economía requiere una mirada integral, sistémica: en medio de una tempestad, jamás dejaría un barco en manos de varios capitanes, y de alguien que, desde la orilla, les da instrucciones. 

La sección “3 preguntas a…” se incluye en El Reporte de los Lunes, un panorama semanal sobre la política y la economía que reciben los miembros de RED/ACCIÓN”.

Recibí GPS PM

Lo que tenés que entender cuando volvés a casa. De lunes a viernes a las 7 pm, por Iván Weissman.

Ver todas las newsletters

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

La socialdemocracia le gana al socialismo democrático

Los socialistas democráticos contrastan su sistema imaginado con la marca de estilo soviético. El suyo, sostienen, se puede lograr plenamente por medios democráticos. Pero la mayoría de los intentos recientes de socializar la producción (en América Latina) han dependido de acuerdos antidemocráticos.

Viví en tu celular lo que siente una mujer cuando su novio la acosa

Tu teléfono se convertirá en el de una joven a la que su pareja cela y trata con violencia. La conversación fue recreada a partir de diálogos reales reunidos por Spotlight en talleres para adolescentes y jóvenes. Según un estudio de OXFAM, seis de cada 10 varones de 15 a 19 años en América Latina piensan que celar es una demostración de amor.

Por qué somos tantos los que esquivamos las noticias

Casi la mitad de los argentinos elude a los medios de comunicación, y siete de cada diez estadounidenses se sienten agotados por las noticias. ¿Es desconectarse completamente una solución adecuada? Consultamos a miembros y lectores de RED/ACCIÓN para que nos contaran cómo se informan.