Actualidad | RED/ACCIÓN
Actualidad | 21 de enero de 2019

Ilustración: Pablo Domrose

¿Somos más delincuentes los argentinos en España que los extranjeros en nuestro país? Sí.

La proporción de extranjeros detenidos en las cárceles argentinas es del 6%, una relación que se mantiene así desde hace 13 años. Actualmente hay en el país 4.943 presos que no son argentinos. Son el 0,22% de los extranjeros que viven en el país. ¿Qué pasa si analizáramos la población de argentinos presos en otros países? En España, por ejemplo, esa relación escala al 0,57%.

Por qué es importante. El Gobierno y líderes de la oposición insisten en la necesidad de acelerar el proceso de expulsión de extranjeros que hayan delinquido. Pero organizaciones de derechos humanos advierten que ese discurso contribuye a estigmatizar al inmigrante y distorsionar la realidad. Y que son dos maneras de generar consenso para promover leyes que provoquen incertidumbre en los 2,2 millones de extranjeros que viven en el país.

Cómo evolucionó la población carcelaria. Desde 2002 a 2005, el porcentaje de extranjeros sobre el total de presos aumentó de un 5% a un 6%. Desde entonces se mantuvo en esa proporción, según un informe de la Procuración Penitenciaria de la Nación. Es decir, van 13 años sin cambios.

Si se toman sólo las cárceles del servicio penitenciario federal, a donde se aloja el 14% de los presos del país y donde derivan a la mayoría de las personas acusadas o condenadas por tráfico o comercialización de drogas, la relación de extranjeros crece. Pero aunque pasó de un 15% en 2003 a un 22% en 2007, luego de ese año la relación bajó y se estabilizó en torno al 20%.

Desde su trabajo cotidiano en las cárceles del país, el análisis de Ariel Cejas Meliare, director General de Protección de Derechos Humanos de la Procuración Penitenciaria de la Nación, coincide con lo que reflejan los datos. Es decir, “no hay un problema actual y específico vinculado a los extranjeros y el delito. La proporción de extranjeros presos es una variable que se mantiene estable en los últimos años”.

Meliare agregó además que la mayor proporción dentro de las cárceles federales está vinculado con delitos por drogas, en la mayoría de los casos protagonizados por personas en situación de muchísimas vulnerabilidad social y económica, por lo que se ven de alguna manera “obligados” a pasar droga por la frontera o dedicarse al narcomenudeo, algo que es aún más marcado entre las mujeres.

¿Y si analizamos la población de argentinos presos en otros países?

En todo el mundo hay 1.715 argentinos presos en cárceles de todo el mundo. La población más grande está en España, donde hay 412 presos.

Si tomamos en cuenta que según el Instituto Nacional de Estadística de España, hoy viven 72.190 argentinos en ese país, la relación entre población argentina y argentinos presos es muy alta: 0,57%.

Es decir que la tasa de presos argentinos en España es un 159% más alta que la de extranjeros presos en la Argentina.

Los riesgos de endurecer el discurso contra inmigrantes que delinquen

En línea con los argumentos esgrimidos por la Procuración, Diego Morales, experto en migrantes y director de litigio del Centro de Estudios Legales y Sociales, remarcó: “Cuando se sancionó la actual ley de Migraciones, en 2004, la proporción de extranjeros presos en cárceles argentinas era prácticamente la misma que hoy. Por lo que no es verdad que exista ahora un problema nuevo”.

Para Morales, endurecer el discurso sobre los extranjeros que delinquen tiene esencialmente dos consecuencias: “Por un lado, puede estigmatizar al inmigrante y generar un efecto sobre el trabajo de las fuerzas de seguridad y funcionarios de salud, educación y otras dependencias”. Es decir, puede aumentar la discriminación.

“Finalmente, hay un segundo riesgo y es que la asociación entre migración y delincuencia contribuya a crear condiciones para entender que es necesario promover normas más restrictivas. Lo que provocaría mucha incertidumbre en las comunidades de inmigrantes en el país”, concluyó Morales.

Es decir, pueden instaurarse reglas que afecten a 2.200.000 extranjeros radicados en el país sólo basados en que un 0,22% de ellos está preso por cometer un delito. Si analizamos de igual manera a toda la población argentina, el porcentaje de argentinos presos en nuestro país es del 0,18%.

Cuál es el porcentaje de presos extranjeros en otros países

El Instituto de Investigación de Política Criminal de la Universidad de Londres estudia la población carcelaria del mundo y releva el porcentaje de extranjeros presos en cada país.

De un total de 185 países relevados y ordenados de mayor a menor proporción de extranjeros presos en sus cárceles, Argentina se encuentra en el puesto 85, por debajo de la mayoría de los países europeos, pero con mayor proporción que la mayoría de los países de América Latina.

Caracterización de los extranjeros presos en Argentina

Si contemplamos la nacionalidad de los 4.943 extranjeros detenidos en 2017 dentro del total de la población carcelaria argentina (85.283), el 83% provienen de países limítrofes y Perú.

Fuente: Procuración Penitenciaria de la Nación

Esa concentración de detenidos provenientes de países de la región se explica principalmente en que exactamente la mitad de los extranjeros detenidos están acusados o condenados por tráfico, microtráfico, y comercialización de drogas. Es decir, delitos que muchas veces son detectados en pasos fronterizos y cometidos por personas que no necesariamente están radicadas en la Argentina.

Principales delitos que se les imputan a los extranjeros presos:

Fuente: Procuración Penitenciaria de la Nación
Actualidad | 21 de enero de 2019

Foto: Eitan Abramovich / AFP

Desigualdad en aumento: la brecha entre ricos y pobres en el mundo sigue creciendo

Las 26 personas más ricas del mundo concentran más del 50% de la riqueza mundial y el año pasado su fortuna aumentó en un 12%, el equivalente a US$ 2.500 millones diarios, mientras la de la mitad más pobre de la población mundial se redujo en un 11%.

Las cifras las revela el informe anual de Oxfam Internacional que coincide con el inicio del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, donde están reunidos los principales líderes políticos y económicos del mundo, y se publica en medio de un intenso debate global acerca de la desigualdad y la justicia tributaria. El informe dice que la creciente brecha entre ricos y pobres está alimentando la indignación de los ciudadanos en todo el mundo y son una amenaza a la estabilidad social.

El informe, titulado “Bienestar público o beneficio privado”, muestra cómo la creciente brecha entre las personas ricas y pobres está poniendo en peligro la lucha contra la pobreza, perjudicando nuestras economías y alimentando la indignación de las ciudadanas y ciudadanos en todo el mundo.

El informe advierte que los Gobiernos están exacerbando la desigualdad al no dotar los servicios públicos, como la educación y la salud, de la financiación necesaria, al conceder beneficios fiscales a las grandes empresas y las personas más ricas, y al no frenar la elusión fiscal. El informe también afirma que la creciente desigualdad afecta especialmente a las mujeres y las niñas.

Fuente: Oxfam

Algunas cifras relevantes:

  • Desde la crisis económica de 2008, el número de multimillonarios se ha duplicado y en tan solo el último año su riqueza aumentó en US$ 90.0000 millones.
  • La riqueza está cada vez más concentrada: en 2018, 26 personas poseían la misma riqueza que 3.800 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad; en 2017, esta cifra era de 43 personas.
  • La fortuna de Jeff Bezos, fundador de Amazon y el hombre más rico del mundo, se disparó y el 1% de su fortuna equivale a la totalidad del presupuesto sanitario de Etiopía, un país donde viven 105 millones de personas.
  • Si el 1% más rico pagase solo un 0,5% más de impuestos sobre su riqueza, podría recaudarse más dinero del necesario para escolarizar a los 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso a la educación, y proporcionar asistencia médica que podría salvar la vida de 3,3 millones de personas.
  • En 2015, tan solo cuatro centavos de cada dólar recaudado a través de impuestos correspondían a impuestos sobre la riqueza, el impuesto sobre sucesiones o sobre la propiedad. Estos tipos de impuestos se han reducido o incluso eliminado en un gran número de países ricos y apenas se aplican en los países en desarrollo.
  • También se han reducido drásticamente los tipos impositivos aplicables a las grandes empresas y a las grandes fortunas. Por ejemplo, en los países ricos, el tipo marginal máximo en el impuesto sobre la renta personal se ha reducido, pasando del 62% en 1970 al 38% en 2013. En los países en desarrollo, el tipo marginal máximo en el impuesto sobre la renta personal se sitúa, en promedio, en el 28%.
  • En algunos países, como Brasil, el 10% más pobre de la población dedica al pago de impuestos un porcentaje mayor de sus ingresos que el 10% más rico.
Fuente: Oxfam

La realidad de América Latina

  • El equipo de Oxfam también realizó cálculos para América Latina y el Caribe, donde mientras aumentó la riqueza de los multimillonarios, la pobreza extrema continuó creciendo, alcanzado su nivel más alto desde 2008 y afectando a 62 millones de personas (10,2% de la población).
  • La fortuna acumulada de los mutimillonarios de la región asciende a US$ 414.000 millones, un monto mayor al PIB de casi todos los países de la región, excepto Brasil, México y Argentina.
  • El 10% de los más ricos paga solo un 4,8% de impuesto sobre la renta, aunque debería pagar en promedio un 28%.
  • Con el dinero que las empresas dejan de pagar cada año por beneficios fiscales en el impuesto sobre la renta, se podría contratar a 93.000 médicos en Guatemala o 349.000 en Brasil, construir 120.000 viviendas en República Dominicana o 70.000 en Paraguay, y contratar a 94.000 docentes en Bolivia o 41.000 en El Salvador.

El informe también señala que los servicios públicos sufren un déficit crónico de financiación o se subcontratan a empresas privadas que excluyen a las personas más pobres. En muchos países, los servicios de educación o salud de calidad se han convertido en un lujo que solo se pueden permitir las personas ricas.

Actualidad | 21 de enero de 2019

Foto: World Economic Forum

Davos 2019: la irrupción de los millennials, la emergencia del trabajador precario y la agenda de género dominarán el debate

El tema central de la reunión de este año es la Globalización 4.0: crecimiento económico con inclusión social y la emergencia de una nueva clase social: el precariado. En juego está la gobernabilidad.

El desafío es cómo hacer para que la globalización funcione para todos, no solo para unos pocos. Los votantes están cada vez menos dispuestos a aceptar los excesos. Un informe de Oxfam publicado ayer revela que la fortuna de los multimillonarios aumentó en un 12% en el último año, el equivalente a US$ 2.500 millones diarios, mientras la de la mitad más pobre de la población mundial se redujo en un 11%. 

En el debate de los próximos días también estará la agenda de género, el calentamiento global, los ataques al multilateralismo y las sombrías perspectivas económicas que harían más difícil tomar acciones colectivas para hacer frente a crisis graves y urgentes.

La organización también se hizo cargo de la irrupción de los millennials. Este año reclutó a seis jóvenes líderes como co-presidentes del evento de este año. Eso si, a pesar del esfuerzo, la demografía general del evento todavía es mayor. El promedio es de 54 años para los hombres y 49 para las mujeres, de acuerdo a cálculos de Bloomberg.

Este Davos también marca el tercer año consecutivo en que la mayoría de las co-presidentes del Foro Económico Mundial (WEF) son mujeres, un claro compromiso de diversidad pero que no ha movido la aguja para el evento en su conjunto. La proporción general de mujeres asistentes sigue siendo menos de una de cada cuatro personas, de acuerdo al informe de Bloomberg.

Quienes estarán en Davos. Alrededor de 3.000 poderosos hombres y mujeres de negocios, políticos, líderes de sociedad civil, arte, cultura y medios. Por una semana el centro de esquí en los alpes suizos se convierte en un refugio para políticos y ejecutivos que buscan un respiro de un 2019 que apenas tiene semanas y ya está demostrando ser turbulento: la desaceleración de China, el desenlace de Brexit y el cierre del gobierno de los EE. UU.

Brillarán por su ausencia este año los presidentes Donald Trump (EE.UU.), Emmanuel Macron (Francia), Xi Jinping (China) y la primera ministra de Inglaterra, Theresa May. Sí estará Jair Bolsonaro, el polémico nuevo presidente de Brasil. También asistirán tres jefes de gobierno del Grupo de los siete países más industrializados: Shinzo Abe (Japón), Angela Merkel (Alemania) y Giuseppe Conte (Italia).

Delegación argentina. Es la primera vez que desde que llegó a la Casa Rosada el presidente Mauricio Macri no asistirá. Si dirá presente el equipo económico liderado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Además de mantener una reunión con la directora del FMI Christine Lagarde, los dos funcionarios ratificarán el rumbo económico ante inversores y continuarán las negociaciones con Brasil para un nuevo acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea.

También dirán presente, de acuerdo a la lista oficial del WEF, los empresarios Sebastián Bagó (Grupo Bagó), Alejandro Bulgheroni (Bridas), Marcos y Juan Martín Bulgheroni (Pan American Energy), Martín Eurnekian (Corporación América), Victor Dosoretz (Cámara Argentina de Comercio, Eduardo Elsztain (IRSA) y Saúl Zang (Banco Hipotecario).

Actualidad | 18 de enero de 2019

Ilustración: Mana Le Calvet

Detectives con ADN: el Gobierno planea crear un banco genético de delincuentes

A las próximas sesiones legislativas extraordinarias, de febrero, el Gobierno pretende llegar con un proyecto que ha preparado para ampliar las investigaciones criminales con ADN. ¿Cómo lo haría? Agrandando el banco genético de violadores (que funciona desde 2018 y que fue impulsado por Isabel Yaconis, cuya hija, Lucila Yaconis, fue asesinada en 2003). Así, abarcaría a condenados por homicidios, robos y otros delitos dolosos.

Hasta hoy, Mendoza es la única provincia donde existe un sistema tan amplio. El año pasado, por ejemplo, gracias a un cotejo de ADN en una lista con 25.870 registrados se supo que M.A.M., detenido tres veces por robo, era también el autor –hasta entonces desconocido– de algunos ataques sexuales. Pero la creación de un banco de ADN para todos los condenados trae un debate: ¿debe el Estado administrar nuestros datos más íntimos?

“El proyecto está listo”, dice Fernando Soto, director de Ordenamiento y Adecuación Normativa de las Fuerzas Policiales y de Seguridad, del Ministerio de Seguridad de la Nación. “No sólo abarca a condenados, sino también a imputados por cualquier delito doloso”.

Imagen: www.argentina.gob.ar

Se trata de un proyecto que saldrá del Ministerio de Seguridad de la Nación, tendrá el apoyo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, y la colaboración del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. “Trabajamos en conjunto con el Ministerio de Justicia por una cuestión registral y porque el software que usamos es provisto por el FBI al Ministerio de Seguridad”, dice Soto, quien tiene a su cargo el contacto con el FBI para instalar el software CoDIS (Combined DNA Index System). Mendoza, Córdoba, la Policía Federal y Gendarmería ya lo están usando.

El proyecto apunta a modificar la ley 26.789, que ha ordenado el funcionamiento del actual Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual (que también usa CoDIS). Esa ley -sancionada en 2013, pero reglamentada en 2016- también refiere al funcionamiento de los laboratorios, y al almacenamiento y la sistematización de las muestras ADN.

“El Registro es una herramienta para los investigadores”, dice Martín Casares, jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. “En el futuro, en una causa sin imputado se verá si el ADN de la escena del crimen hace match con algún ADN incluido en el Registro”.

Algunos criminalistas dicen que en el año 2019 un equipo de investigación no puede carecer de un genetista: el ADN revolucionó las pesquisas, su utilidad se disparó en los últimos diez años y en el mundo ya hay 59 países que tienen un programa como el que el Gobierno quiere aplicar.

El ADN que se utiliza en las investigaciones criminales es extraído de restos biológicos hallados en la escena del crimen o en el cuerpo de la víctima: saliva, sangre, semen, fluidos, pelos. Incluso tocando algo podemos dejar nuestro ADN: desprendemos células epiteliales de la piel de nuestras manos. Todo se recoge con hisopos o con cinta adhesiva, se guarda en frascos o en tubos de plástico, y a su vez se coloca en un sobre. Luego, con una cadena de custodia, la muestra llega a los laboratorios.

“Con un banco de ADN se puede construir y analizar la evolución en el modus operandi de un sujeto, y ver si va desinhibiendo ciertos rituales”, dice la perfiladora criminal María Laura Quiñones Urquiza, que colaboró en la investigación de cientos de delitos. “Aparece su comportamiento a lo largo del tiempo”.

El caso de Ángeles Rawson, por ejemplo, se resolvió cuando los peritos confirmaron, con estudios de ADN, que los restos de piel que la adolescente había rasguñado pertenecían al portero Jorge Mangeri.

“Un banco de datos siempre te acerca a la verdad más rápido”, agrega Fernando Castelli, jefe de la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial de la provincia de Misiones, consultado acerca del proyecto del Gobierno.

“Pero hay una cuestión muy delicada con el ADN”, sigue. “Si su infalibilidad es del 99,99%, ¿a quién se le da el acceso a la información y cómo? Con una prueba de ADN en contra, ya te presumen culpable: sería complicado dejar esto al arbitrio de las fuerzas de seguridad y debería existir contralor judicial”.

Houria Moumni y Cassandre Bouvier, en Salta, en 2011.

Sin embargo, a veces el ADN se discute. Por ejemplo, en el caso de Houria Moumni y Cassandre Bouvier, las dos francesas asesinadas en Salta en 2011. Los informes de ADN que se hicieron en Francia indican que hay tres perfiles genéticos (encontrados en el cuerpo de una de las víctimas) que aún hoy son desconocidos: las muestras podrían haberse contaminado perjudicando a uno de los condenados, cuya sentencia ahora la Corte Suprema de la Nación debe revisar .

“Las discusiones se dan por la manera en que se hace la prueba”, explica Gustavo Penacino, el director de la Unidad de Análisis de ADN del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal, donde se procesan hasta 200 muestras por día, para casos criminales o de paternidad. “No todos los laboratorios tienen protocolos contra la contaminación o los errores humanos. El ADN se puede contaminar muy fácilmente”.

Mientras tanto, en el marco del trabajo actual con el Registro Nacional de Datos Genéticos de agresores sexuales, el Ministerio de Ciencia está inspeccionando laboratorios a lo largo del país para sumarlos a este sistema.

El Registro Nacional de Datos Genéticos recolecta muestras de ADN en estos frascos. Foto: twitter.com/jorgedotto

Pero algunos se oponen al plan del Gobierno. “Este proyecto merece severas objeciones constitucionales”, afirma el abogado Néstor Oroño, ex presidente del Instituto de Derecho Penal y Procesal Penal del Colegio de Abogados de Santa Fe. “Bajo la idea de eficientizar las investigaciones penales, se pretendería etiquetar, con el rango de sospechosos o de enemigos sociales, a un universo de sujetos que podrían haber cometido un delito. No se advierte la utilidad de una prueba genética en la investigación de un delito cualquiera: ¿qué relación puede tener la producción de una prueba de ADN en un delito contra la administración pública?”.

El Registro Nacional de Datos Genéticos está en funcionamiento desde hace pocos meses. En esta primera etapa hay un equipo de abogados que está mandando notas a los jueces para pedirles que envíen las muestras biológicas (hisopados bucales tomados en 30 segundos) de 11.000 condenados por agresiones sexuales. Se trata de la mitad de los 22.000 que existen, entre los presos y los que ya cumplieron su condena. “Las muestras están en camino”, dice el genetista Jorge Dotto, director del Registro. “Algunas personas se negaron a que se les tomaran las muestras. En esos casos, informamos a la Justicia para que el juez decida qué hacer”.

“Los perfiles genéticos que almacenamos son archivos digitales: información en números”, sigue Dotto. “Siguiendo los estándares del FBI, tenemos información de 20 marcadores de los cromosomas, con dos números por cada uno de los 20 marcadores. No hay información del color de piel, ni del color de ojos, ni de las enfermedades. Sólo lo justo y necesario para identificar a las personas”.

El actual Registro empieza con casos ocurridos hace diez años y cada ADN que entra, va a ser conservado durante 100 años.

El primer perfil cargado en el Registro fue el del hombre que intentó violar y finalmente asesinó a Lucila Yaconis. Aún no se sabe quién es: es un ADN sin nombre, pero los genetistas esperan que un cotejo con otra muestra permita, algún día no muy lejano, llegar a su identificación.

Actualidad | 18 de enero de 2019

Oliver Stuenkel: “Hay más que divide a Macri y Bolsonaro que lo que los une”

El profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas es considerado uno de los analistas más influyentes de Brasil. Su lectura de la primera reunión entre Mauricio Macri y Jair Bolsonaro es que los dos líderes van ignorar sus diferencias porque saben que se necesitan.

Stuenkel, que escribe regularmente para El País de España, dice que más allá de las posturas del nuevo presidente, el vecino más importante de Brasil siempre será Argentina. Y advierte que hay grupos organizados muy poderosos que van a luchar contra la agenda liberal de Bolsonaro para proteger sus privilegios.

Actualidad | 16 de enero de 2019

Cumbre Macri – Bolsonaro: por qué es tan importante que la relación funcione

Qué pasó. Mauricio Macri y Jair Bolsonaro apuestan a ser mejores amigos luego del primer encuentro bilateral en la que se presentaron oficialmente. Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno y la reelección de Mauricio Macri.

La relación en números. Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada 3 puntos que crece el PBI de Brasil, el de Argentina crece 1 punto, según la Unión Industrial Argentina. Cifras del INDEC muestran que a noviembre de 2018 la Argentina había exportado poco más de US$ 10 mil millones a Brasil, lo que representa el 18% del total de las exportaciones y es una leve mejora sobre 2017. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante en el mundo.

Por su parte, la Argentina importó casi US$ 15 mil millones de productos brasileños, lo que representa un 24% de las importaciones totales. Para Brasil, la Argentina es la tercera socia comercial más grande y representa el 6% de la suma de sus exportaciones e importaciones.

En 2017 casi la mitad de las exportaciones nuestras a Brasil estaban relacionadas con la industria automotriz y de transporte. Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba son las tres provincias que más exportan al país vecino.

Economía Brasileña en cifras. La economía de Brasil es la mayor economía de América Latina, la segunda de toda América (después de Estados Unidos) y la novena a nivel mundial, según el FMI. Tiene una población de 208 millones de habitantes y es el quinto país más poblado del planeta.

Actualidad | 16 de enero de 2019

Foto: twitter.com/nicolasmaduro

La crisis política de Venezuela, en 5 puntos

Qué pasó. La Asamblea Nacional de Venezuela, que es el parlamento y tiene una mayoría opositora, acordó “declarar formalmente la usurpación de la Presidencia” por parte de Nicolás Maduro. La crisis comenzó el 10 de enero, cuando Maduro asumió como presidente de Venezuela por segunda vez.

Por qué es importante. La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea, Estados Unidos y varios otros países de América consideran que las elecciones presidenciales de Venezuela (llevadas a cabo en mayo de 2018) fueron ilegítimas.

Contexto. Las elecciones presidenciales fueron ordenadas por la Asamblea Constituyente (de corte oficialista) y tuvieron una abstención del 52%, la mayor de la historia venezolana. Maduro fue reelegido con 68% de votos.

En detalle. La crisis en Venezuela se ha pronunciado desde que Maduro llegó al poder en 2013. Las reservas del país disminuyeron de 35.000 millones de dólares en 2009 a 10.300 millones en 2018. El Fondo Monetario Internacional prevé una hiperinflación del 10.000.000% para 2019 y una pérdida del 60% de la riqueza per cápita para el período 2013-2023. Esta crisis ha llevado a unos 4 millones de venezolanos a migrar a otros países, incluyendo la Argentina.

Qué sigue. Ahora, siguiendo lo establecido en la Constitución para casos como éste, los opositores ven al presidente de la Asamblea Nacional, el antichavista Juan Guaidó, como una alternativa para tomar el mando del país. Guaidó está en la mira de Maduro: fue detenido el domingo pasado durante unas horas.

Mientras tanto, se espera una manifestación de oposición masiva para el 23 de enero y Maduro contraatacó aumentando en un 300% el salario mínimo (equivalente a casi 21 dólares).

Juan Guaidó. Foto: twitter.com/jguaido

Lo que no se sabe. La gran pregunta es: ¿cómo va a hacer Guaidó para arrebatarle el poder a Maduro, que cuenta con el apoyo de los militares? No la tiene fácil y el líder opositor Henrique Capriles lo advirtió con este tweet:

Actualidad | 15 de enero de 2019

El alza de precios golpeó con fuerza el poder adquisitivo de los argentinos

Qué pasó. Los precios minoristas subieron un 2,6% en diciembre, confirmando la tendencia a la baja que comenzó en octubre. Con las cifras de diciembre, la inflación en 2018 cerró en 47,6%, la cifra más alta en 27 años, cuando llegó a 84% y Carlos Menem estaba en el poder.

Cuáles fueron los factores claves. La devaluación y los ajustes en las tarifas de servicios públicos fueron los factores que más influyeran en que la inflación se disparara. Los sectores que más subieron en el año: Transporte (66,8%), Comunicación (55,3%) y Alimentos (51,2%). Lo que menos subió fue Bebidas Alcohólicas y Tabaco (28,3%). En 3 años de Cambiemos se acumula una inflación de 158,4%. Mauricio Macri llegó al poder con la promesa de bajar la inflación anual a un dígito.

El impacto en los salarios reales. El gran perdedor del brote inflacionario fue el poder adquisitivo de la gente, porque se estima que en los últimos tres años, el salario real cayó un 17,3%, la baja más profunda desde la crisis de 2001. La reapertura de las grandes paritarias en el último cuatrimestre de 2018 atenuó en parte la caída del salario real. Se estima que para todo el año habría quedado, en promedio, cerca de 12% por debajo de la inflación.

Ránking. Una inflación de 47,6% deja a la Argentina entre los cinco países con la mayor aceleración de precios en el planeta. La inflación argentina es sólo superada por Venezuela (2.500.000%, según el FMI), Sudán del Sur (94%) y Sudán (64%), mientras que Irán tiene una cifra (47,8% según estima el FMI) similar a la nuestra.

Las proyecciones para 2019. Las consultoras estiman que la inflación será entre 1,7% y 2,1% en enero. La promesa del Gobierno al FMI es que para 2019 la inflación termine ubicándose en alrededor de 23%. La suba de tarifas generalizadas anunciadas para el primer cuatrimestre de 2019 pondrán presión a ese objetivo.

Actualidad | 14 de enero de 2019

Foto: Alfredo Leiva / Télam

Hantavirus: qué medidas se tomaron en Epuyén para contener el brote

Qué pasó. Diez personas murieron en Chubut como consecuencia de un brote de hantavirus y ya son 28 los casos confirmados en esa provincia patagónica. El brote genera miedo en la población e incertidumbre respecto a qué se está haciendo para contener el problema.

Qué se hizo. El 14 de noviembre se confirmó el primer caso de hantavirus en Epuyen y el 5 de diciembre, con la existencia de más casos, el Ministerio de Salud de Chubut declaró la existencia del “brote”. Luego, el 19 de diciembre, el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación emitió una alerta epidemiológica. Desde entonces se tomaron una serie de medidas que resumimos en esta nota.

La situación actual

  • Si bien Epuyén no está cerrado ni aislado, por orden judicial y por recomendación sanitaria hay una orden de aislar en sus casas a 94 pobladores que estuvieron en contacto con personas que contrajeron el virus. Esa medida se mantendría por 30 días.
  • Para resguardar que se cumpla esa medida, hay 40 efectivos recorriendo el pueblo. La orden judicial también establece que el estado provincial garantice las necesidades cotidianas de esas personas que deben permanecer aisladas.
  • A nivel provincial, hubo giro de fondos adicionales para los hospitales de la región que están atendiendo los casos.
  • El pueblo, esencialmente turístico, vive una crisis económica importante porque el grueso de los visitantes canceló las reservas y decidió no ir a Epuyén. Estiman que 120 mil visitantes pasan cada verano por el pueblo y unos 40 mil duermen en el lugar, según narra Clarín.

Las primeras medidas

  • Se conformó un Comité de Contingencia provincial y una Mesa Multisectorial de Trabajo formada por el Ministerio de Salud de Chubut y la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación.
  • Se realizaron charlas y recomendaciones de prevención a la comunidad educativa y a la comunidad de la localidad de Epuyén.
  • Se realizó el trampeo de roedores en las viviendas de los casos y otros posibles lugares de infección, resultando negativo la captura de roedores. Se continuará con dicha actividad.
  • Se realiza el estudio epidemiológico pertinente, con las entrevistas de los casos confirmados y sus contactos. Se encuentra en proceso la caracterización clínica y epidemiológica de los casos.
  • Se visitan e inspeccionan los ambientes eco-epidemiológicos de riesgo relacionados con los casos.
  • Se realizan conferencias y partes de prensa diarios.
  • Se participa desde la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación en las acciones de terreno en Epuyén y en el procesamiento de las muestras de los pacientes.
  • Se postergaron las fiestas de la Fruta Fina (El Hoyo), Artesanos (Epuyén), Tren a Vapor (El Maitén) y Del Bosque (Lago Puelo).

Qué medidas tomar si viajás a la zona

Claves para entender el brote

La gravedad del brote. Entre 2013 y 2018, en Argentina hubo 111 fallecimientos confirmados por hantavirosis, con una letalidad del 18,6 %. El brote actual en Chubut eleva la letalidad al 35,7 %.

Se trata del brote más grave y letal, ya que en las últimas tres décadas (1988-2018) en Chubut se habían registrado 107 casos con 35 fallecimientos como consecuencia de esta enfermedad viral que transmiten los ratones. Además es un brote “inusual” porque incluye la transmisión entre personas.

A nivel nacional, el brote de Chubut también resulta muy significativo, ya que en los últimos seis años las víctimas fatales por hantavirus fueron 111, a razón de 18,5 por año, pero contabilizando brotes en 11 provincias.

Qué es el hantavirus. Es una enfermedad viral aguda grave causada por el virus Hanta que ataca los pulmones del ser humano.

Cómo se contagia. Los ratones silvestres lo transmiten a las personas, eliminando el virus a través de la saliva, las heces y la orina. Al secarse se combinan con el polvo y se transportan por el aire. También se puede contagiar por mordeduras o contacto directo con estos roedores.

Contagio entre personas. El Ministerio de Salud de Chubut explicó que se trata de un brote “inusual y extraordinario” porque la relación entre los casos identificados y los resultados de la investigación en el terreno les permitió “concluir que la vía de transmisión de este brote sería de persona a persona”.

Cuáles son los síntomas. Se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos y dolor abdominal. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como síndrome cardiopulmonar por hantavirus.

Actualidad | 14 de enero de 2019

Foto: G20

Pedro Villagra Delgado: “Si no se dan respuesta a los temas sociales no habrá estabilidad ni gobernabilidad”

Ya pasó más de un mes desde la Cumbre del G20 de Buenos Aires. Para la Argentina dejó un saldo positivo como país anfitrión por el éxito de la organización y por los acuerdos bilaterales de inversión que firmó Mauricio Macri. Para el resto del mundo el análisis no fue tan optimista: Estados Unidos siguió sin aceptar el acuerdo de París para la protección del clima, no se tocó el tema migratorio y no hubo una condena explícita al proteccionismo.

En una larga charla con RED/ACCIÓN, Pedro Villagra Delgado, el ex vicecanciller de Susana Malcorra y el sherpa argentino del G20, habla de lo que nos dejó la cumbre, sus impactos en la vida cotidiana de la gente, y los logros que se alcanzaron en temas de género, futuro del trabajo, y más.

– Arranquemos con las críticas: no se avanzó en el tema de cambio climático y Estados Unidos bloqueó las críticas al proteccionismo en el documento final, lo que dejó estancada la agenca colectiva.

“El último año había sido muy malo para el multilateralismo. En ese contexto, la Argentina consigue que tengamos un G20 que sale bien. Tuvimos un documento de consenso. En algunos temas el consenso fue modesto, pero instalamos en la agenda temas que son prioritarios para la Argentina”. El ex vicecanciller se refiere a las tres prioridades argentinas que forman parte del documento final: el futuro del trabajo, la igualdad de género y un futuro alimentario sostenible.

–La versión final de los documentos parece reflejar el movimiento hacia un capitalismo más inclusivo, dando a entender que se discute en el G20 no son sólo cosas de tecnócratas y de la élite global …

–La gente que viene de finanzas a veces pide que el G20 debería volver a ocuparse sólo de temas financieros y macroeconómicos. Yo creo que la respuesta a eso es que si vos no das cuenta de alguno de los temas sociales y políticos, no vas a tener estabilidad ni gobernabilidad. Es decir, no vas a tener economía. Si te empieza a estallar el mundo como está pasando ahora en partes de Europa y vos no atendés los reclamos de la gente, la economía simplemente va a colapsar. Mal que mal, la economía en definitiva está inserta en un contexto humano.

–¿Había conciencia entre los miembros del G20 de que estamos viviendo una cierta crisis de legitimidad del sistema?

–Creo que precisamente eso es lo que ha hecho la agenda Argentina. La gente no se pone a leer el G20 ni sus anexos, pero la gente común de la calle sabe que las obras de infraestructura son fundamentales, que el futuro del trabajo es un problema y sabe que hay tecnologías que le están por quitar ese trabajo, a través de la automatización. Y saben que la educación es crucial para eso.

Tener abordada la cuestión de igualdad de género o la lucha contra la corrupción, esos sí son temas que están en la agenda diaria de la gente . Y ese era uno de los elementos que nosotros empujábamos cuando decían “estos temas no son del G20”. Porque si vos querés mantener la estabilidad, la gobernabilidad financiera macroeconómica, tenés que tener estabilidad social y política, sino se va todo al carajo. La crisis del 2008 creó el G20: la gente perdió sus casas, y había que hacer algo o se incendiaban también los EE.UU.

–¿Cómo le explica los beneficios al argentino de la calle?

–No es que porque vos hacés el G20 vienen inversiones y negocios, pero vos en el G20 lo que estás tratando de hacer es que globalmente se tenga en cuenta, no solamente la parte financiera y macroeconómica, que es la razón de ser del G20, sino que además tenga temas políticos y sociales que también afecta a la macroeconomía y a las finanzas. Por ejemplo el futuro del trabajo, la cuestiones de género, que tienen un efecto importante en la gente o temas vinculados al cambio climático.

–Toda esa agenda, el futuro del desarrollo sustentable, el tema de la inversión en infraestructura como herramienta de desarrollo, todos esos temas los puso la Argentina y son temas que van a impactar eventualmente en la Argentina. No va a pasar mañana, pero todo eso genera un sistema global que sea más amigable al crecimiento con mayor interacción con otros países. Ahí va a empezar a impactar de manera directa, que no es tan tangible. La Argentina, haciendo una de estas cosas bien, como creo que consiguió hacer, creo que se presenta frente al mundo como un país más serio y más confiable. En la Argentina se pueden hacer negocios, cosas y proyectos, entonces creo que  eso también tuvo un impacto muy grande.

Uno de los temas que más se trabajó fue el de la globalización y el futuro del trabajo, algo que genera mucha inseguridad …

–Lo que está claro es que en este mundo, le guste o no a alguna gente, el mundo está globalizado. Es una realidad. Vos tenés que adaptarte a que esas nuevas tecnologías, van a hacer desaparecer puestos de trabajo, van a aparecer otros nuevos y tenés que preparar a la gente para que puedan tener trabajos de calidad, trabajos dignos que les permitan insertarse en la una economía. Hay profesiones y oficios que van a desaparecer.

Y en la cumbre hubo acuerdo de la necesidad de generar nuevas capacidades, mejorar los sistemas educativos y que además, el trabajo sea inclusivo. También en la necesidad de implementar la portabilidad de los beneficios, las transversalidad de los sistemas de protección social.

Y esto no es un problema sólo de países pobres. Los países que realmente podés decir que tienen más o menos resuelto temas de desarrollo inclusivo, género, trabajo etc. etc. etc. son bolsones chiquitos. Serían los Nórdicos, Japón, Australia (donde viví varios años), Nueva Zelanda y Corea. ¡Eso es todo! En el resto, todos tenemos problemas. Y creo que eso es algo que hay que dar una respuesta colectiva. No en el sentido de que va a venir un gobierno mundial a imponer lo que hay que hacer, sino concertada, que sepamos qué es lo que queremos hacer y cada cual lo va a haciendo en la medida de sus posibilidades, en la medida de que sus políticas les vayan permitiendo manejarlo.

–A nivel práctico, ¿qué implicó presidir el G20?

–Existía la duda si la Argentina lo podía hacer, por la magnitud del país. Nosotros, dentro del G20 somos el país más chico, junto con Sudáfrica, en PBI, en tamaño de la economía, en impronta. Y además, venimos de 12 años complicados, no particularmente vinculados al mundo. Entonces, a pesar de que el G20 durante los Kirchner estuvimos todo el tiempo presentes, ahora, la realidad era otra. Para nosotros era muy importante. El G20 es el único organismo top ten donde estamos sentados. Entonces obviamente no es un tema menor para nosotros preservar el G20 como un mecanismo de concertación con el resto del mundo.

Argentina le puso mucho énfasis en el tema a la inversión en infraestructura como un instrumento de desarrollo. ¿Por qué?

–Conseguimos que haya una hoja de ruta para que se vayan generando criterios para que los proyectos de infraestructura se conviertan en clases de activos en la que es seguro para los inversores invertir. Para eso había que estandarizar sistemas de garantías y los sistemas de préstamos que se van a aplicar. La infraestructura no es sólamente infraestructura pesada como puertos, rutas, aeropuertos, sistema de electricidad, sino también conectividad, es fundamental. Si hoy en dia vos no tenés un buen sistema de conectividad, podés tener los mejores puertos del mundo y todo lo demás, pero como economía de alto impacto en el mundo de hoy, no vas a funcionar.

¿Qué se logró en el tema de género y por qué el Gobierno dice que fue uno de los avances más importantes de la Cumbre?

–El tema de género ya no está simplemente en un párrafo que hablaba del  empoderamiento de la mujer, que es muy importante, pero era un cuestión casi de nicho. El tema de la mujer tiene que ser transversal y estar presente en toda la agenda del G20. Hay que tener en cuenta que tenés países que son muy disímiles en su legislación, pero lo cierto es que hay que ir avanzando.

La Argentina no es uno de los países que está peor. Es más, te diría que en algunos casos estamos bastante bien. Un ejemplo: en las delegación del G20 argentino, en las presidencias de los grupos de trabajo, había un montón de mujeres. Vicky Costoya, en Desarrollo Social; Laura Jaitman, en Finanzas y que fue la negociadora principal – ahí las tres principales negociadoras eran mujeres. Lo mismo pasaba en medio ambiente con Soledad Aguilar. En todos los grupos, teníamos mujeres en posiciones de decisión, eso es lo más importante, eso no fue hecho exprofeso, no fue que fuimos armando la delegación para el hecho de la foto, para que no quedemos flojitos de género. No, simplemente fue así porque eran mujeres muy capaces que estaban ocupando esos puestos y fue casi una cuestión casual, pero que estaba muy alineada a lo que estábamos diciendo.

–¿Cuál fue el rol del presidente Mauricio Macri en que la cumbre llegara a buen puerto?

–Creo que durante la cumbre hubo consenso que en cierta forma terminó siendo providencial que Argentina justo este año tuviera la presidencia del G20. Hacía falta alguien que se ponga en la posición de referí y eso Macri lo hizo muy bien. Siempre estuvo en la posición equidistante. Y ahí nuevamente fue clave la relación amistosa con que tiene con los otros líderes. Eso no fue secundario. Y eso fue muy importante durante la crisis financiera nuestra porque eso le permitió a Nico (Dujovne) estar todo el tiempo en contacto con Lagarde y con todos los ministros de economía del mundo. Es más, el hecho de que China haya apoyado el acuerdo con el FMI es insólito. China en general jamás se pronuncia sobre estas cosas, pero con Argentina fue diferente.

–¿Tuvieron temores de que la cumbre terminara en desastre dada la crisis interna que vivía el país?

–Algunos países tenían sus dudas. Creo que no es menor que en medio de ese tremendo quilombo interno que estábamos, pudimos mantener la calma y supimos mantener esa situación controlada y mostrar que la Argentina puede. Otro logro es que pudimos implementar una agenda que es de interés global y no la nuestra solamente, Nos propusimos ser ambiciosos.

Actualidad | 11 de enero de 2019

Intervención: Mana Le Calvet

Carlos Gervasoni: “Que la democracia argentina siga sólida pese a todo, ya es un éxito”

Para el profesor de Ciencia Política de la Universidad Di Tella, la sociedad argentina aún debe encontrar consensos básicos sobre políticas de desarrollo para hacer sustentable el sistema reinaugurado en 1983.

Los 35 años de reinstalación de la democracia están teñidos por crisis, hiperinflación, tensiones, asonadas militares, revueltas, encanto y desilusión. El politólogo e investigador de la Universidad Di Tella, Carlos Gervasoni, en esta entrevista sostiene que la mayor asignatura pendiente de la democracia es la incapacidad de generar un proceso sostenido de crecimiento económico y paralela mejora social que permita crear y distribuir riqueza y bienestar, y el hecho de que Cambiemos ha elegido una estrategia política que choca con sus objetivos económicos. Aquí, la entrevista.

–Hace poco celebramos 35 años de la vuelta de la democracia. ¿Qué balance podés hacer al respecto?
–Uno muy positivo. Quizás se podría pensar que con las muchas crisis económicas, cimbronazos políticos, casos de corrupción, y otras cuestiones negativas que marcaron estos 35 años, el balance debería ser negativo, pero justamente lo que se evalúa es la vuelta de la democracia a la Argentina después de 53 años de inestabilidad, de idas y vueltas entre autoritarismos y regímenes electorales. Que la democracia argentina siga estando sólida y firme, aún después de las crisis 1989, 1995 y 2001-2002, es un progreso para la historia argentina.

–¿Qué aspectos te parece vale la pena recordar del contexto de 1983 y el actual para entender mejor este proceso?
–El primero y más obvio el profundo fracaso del gobierno militar que legó, luego de más de 7 años en el poder, una crisis económica tan grave como la que enfrentó cuando llegó, que ejecutó e intentó ocultar una política de represión como Argentina nunca había visto antes, y que añadió a eso el descrédito de una guerra perdida. El único logro que podría mostrar y que representaba una demanda de la mayoría de la sociedad argentina -el restablecimiento de la paz y el orden alterados por los movimientos guerrilleros y las bandas paramilitares de gobierno peronista- quedó empañado por aquéllos fracasos y por lo brutal e ilegal de los métodos usados para conseguirlo. Ese fracaso es, en una medida significativa, una de las explicaciones de la resiliencia de nuestra democracia del ‘83 en adelante.
El segundo aspecto de 1983 es la derrota del PJ, que nunca había ocurrido en Argentina en elecciones libres. Seguramente explicado por el estallido económico, el caos político y el auge de violencia que el país experimentó en 1974-76. Así, Balbín saca apenas más que 20% de los votos en 1973, mientras que Alfonsín supera el 50%, número que la UCR no conseguía desde la década del ‘20.
Del momento actual, destacaría que, a pesar de que ese viejo sistema de partidos dominado por el PJ y la UCR está acabado (gobierna el PRO, un partido muy nuevo), el sistema se mantiene democrático y capaz de procesar nuevos desarrollos tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda política.

–Se habla de asignaturas pendientes o deudas del proceso democrático. ¿Cuál creés que con los más relevantes?
–Las resumiría en tres, muy vinculadas entre ellas. En primer lugar, la generación de un desarrollo económico y social. Con la excepción de algunos pocos años a comienzos de los ‘90 y del 2000 el país fue incapaz de generar un proceso sostenido de crecimiento económico y paralela mejora social que permita crear y distribuir riqueza y bienestar. Ese país todavía pujante y “de clase media” que la Argentina era en la década del ‘60, colapsa a partir de los ‘70 y nunca logra regresar. Hemos fracasado donde otros países más pobres regularmente tienen éxito.
Luego, la corrupción, que explica en buena medida el fracaso de todos los modelos en Argentina. Las mediciones existentes, la información informal que revelan medios, expertos e involucrados, y más recientemente el caso de los cuadernos, muestran que el nivel de corrupción política y administrativa en Argentina es altísimo, muy superior al de países comparables en lo cultural y económico como Chile y Uruguay.
Finalmente, la calidad del Estado. La corrupción es parte de este problema, pero es más general. El Estado es el botín de políticos, funcionarios y sindicalistas. Hay poco profesionalismo, poca tecnocracia, poca excelencia. Las islas de eficiencia que sí existen -como el INDEC, el INVAP o el cuerpo diplomático-. se encuentran constantemente amenazadas por el embate de la política que intenta ver que puede obtener allí. Lo del INDEC 2007-2015 es tan indignante como aleccionador. Estas cosas se retroalimentan: un Estado ineficiente y corrupto no logra implementar políticas públicas efectivas que logren crecimiento y bienestar, el fracaso económico disminuye los recursos fiscales que crónicamente faltan en nuestro. La corrupción como forma de ingreso desincentiva a los políticos a mejorar el estado. Son círculos viciosos.

–Has estudiado en profundidad la relación de fuerzas de las provincias con el poder central. ¿Cómo te parece que evolucionó ese eje?
–De una forma en algún sentido inesperada, con las provincias adquiriendo cada vez más poder, más recursos y más atribuciones. Es parte de un proceso más general -mundial- de descentralización, pero también producto de las crisis políticas y fiscales del Estado nacional, y de la desnacionalización del sistema de partidos. Hoy el PJ o la UCR son muy poco, algo así como una superestructura de dirigentes provinciales. Pero la base de poder real está en las provincias, las carreras políticas pasan en buena medida por ser legislador provincial, intendente, gobernador, senador. “Los que mandan” son, en buena medida, los gobernadores de cada partido y sus principales senadores.

–Hay actores políticos que en estos 35 años han crecido, mantenido o desaparecido en su capacidad de influencia. ¿Hay algún caso que te llama más la atención?
–El cambio más radical en este sentido es la pérdida de poder de las FF.AA., centrales en la Argentina de 1930 a 1983 y aún hasta los cuartelazos de Rico y Seineldín. El sindicalismo industrial ha perdido peso, pero ha sido reemplazado por el sindicalismo de servicios de transporte y empleados públicos, y en particular el de los maestros. Creo que la Iglesia Católica también ha perdido poder, en parte por tendencias seculares y por el avance del evangelismo que es común a muchas partes del mundo y en parte por errores propios. El hecho de que hoy la Iglesia no sea un actor político central a pesar del hecho Bergoglio es un síntoma de esta pérdida de poder. En algún sentido complejo, los medios han ganado poder, en forma colectiva, aun si individualmente ningún medio tiene tanto como cuando había cinco canales de televisión y no existía internet. Y sin duda, los movimientos sociales de desocupados, desde mediados de los ‘90 para acá, se han convertido en un factor de poder importante. No son poderosísimos y tienen muy baja valoración en la opinión pública, pero tienen poder de agenda, de desestabilización y de movilización popular y electoral. Finalmente y también como parte de un proceso global, “el capital” se ha fortalecido, esto es, el poder de los que manejan flujos de inversión financiera y real, de los argentinos y extranjeros. La fragilidad macroeconómica de nuestro país han dado más poder a ese factor.

–Finalmente, ¿creés que la democracia argentina no supo encontrar un consenso básico acerca de las políticas económicas sustentables en el tiempo o es una exigencia desmesurada?
–Es un pronóstico muy difícil de hacer. Creo que estos tres años de Cambiemos nos han dado una lección: el país se ha hecho tan poco confiable para ese capital del que hablaba, que ni siquiera con un gobierno muy amigable hacia la inversión privada están dispuestos a tomar nuevamente el riesgo de hundir capital en la Argentina. Lo que los inversores vienen pidiendo son garantías de que no volverá el “populismo”, de que no volverá el kirchnerismo, Moreno, la ruptura de contratos, el cambio arbitrario del régimen impositivo. Y nadie puede garantizar eso, porque depende de cómo votemos.
Yo coincido con un análisis que ha circulado mucho en estos tiempos: Cambiemos ha elegido una estrategia política que choca con sus objetivos económicos. En la medida que ha intentado mantener vivo el fantasma del populismo K, que ha buscado no acorralar a Cristina y desinflar alternativas del PJ moderado, quizás logre mejores resultados electorales (y eso mismo es dudoso), pero genera constantemente la imagen de que en cualquier momento un tropezón (como el macroeconómico de este año) haga que lo que sería una derrota ajustada del populismo se transforme en un triunfo ajustado del populismo.
Entonces, económicamente hubiera sido más racional buscar un interlocutor macroeconómicamente confiable en la oposición, algo más para el lado del PJ Federal, Massa, o la mayoría de los gobernadores, y eso se hubiera acercado a garantizar un consenso sobre cuestiones muy básicas como el equilibrio fiscal, la competitividad del tipo de cambio o la estabilidad del régimen impositivo y de inversiones. Pero aún este Gobierno, más “market-friendly”, no eligió ese camino.

–¿Podemos ser optimistas?
–Creo que es mejor ser realistas. Nuestro optimismo ha sido decepcionado una vez tras otra. Creo que el progreso es más probable si asumimos que somos un país que, aún si ha triunfado en mantener su democracia, viene fracasando en casi todo lo demás. Partir de un punto de partida crudo y real, de un diagnóstico de que estamos mal y que casi nada que intentamos funciona. Quizás el realismo hoy sea más creíble y más esperanzador para muchos argentinos que el optimismo craso de “estamos condenados el éxito”. No lo estamos.

Recibí GPS AM

Lo que tenés que saber antes de salir de casa. De lunes a viernes a las 8 am, por Tristán Rodríguez Loredo.

Ver todas las newsletters

Actualidad | 10 de enero de 2019

Foto: Juan Mambromata / AFP

Argentina sigue siendo una democracia “con defectos”

La reconocida revista inglesa The Economist publicó el Índice de Democracia 2018 y ubicó a la Argentina en el puesto 48 sobre un total de 167 países, un lugar por encima del ranking de 2017. Esto iguala la puntuación de 2015, el último año de los gobiernos kirchneristas y la más alta que ha tenido la democracia argentina en las 11 ediciones del ranking.

Argentina mejoró su calificación en “Libertades Civiles”, pero empeoró en el area de “Cultura Política” y donde sigue siendo más deficitaria la democracia local es en el “Funcionamiento de las Instituciones”.

Fuente: The Economist Intelligence Unit

La situación en otros países. A nivel global, el ranking lo lideran Noruega, Islandia y Suecia. Uruguay, Costa Rica y Chile siguen encabezando la medición en América Latina. Argentina quedó en el sexto puesto a nivel regional.

Fuente: The Economist Intelligence Unit

Cómo funciona el índice. El índice clasifica a 167 países según 60 indicadores en cinco categorías amplias: proceso electoral y pluralismo, el funcionamiento del gobierno, la participación política, la cultura política democrática y las libertades civiles.

La tendencia global. Este año, el informe da cierto espacio para ser optimista. La democracia al menos dejó de disminuir y el puntaje global se mantuvo estable por primera vez en tres años. Solo 42 países mostraron un descenso, en comparación con 89 en 2017, y 48 democracias mejoraron.

La otra mirada. Lo negativo es que solo 20 países, entre ellos Uruguay y Costa Rica, tienen una “democracia plena”. Dentro de ese grupo se encuentran también Alemania, el Reino Unido y España. Eso equivale al 4,5% de la población mundial. Argentina está entre las 55 “democracias imperfectas”. En el ranking hay 39 regímenes híbridos y 53 gobiernos autoritarios, entre ellos Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Actualidad | 9 de enero de 2019

El brote de hantavirus en Chubut es el más grave, letal e inusual de su historia

Qué pasó. Nueve personas murieron en Chubut como consecuencia de un brote de hantavirus en esa provincia patagónica. Mientras que los casos confirmados se elevan a 24, según difundió hoy el Ministerio de Salud local.

Por qué es importante. Se trata del brote más grave y letal, ya que en las últimas tres décadas (1988-2018) en Chubut se habían registrado 107 casos con 35 fallecimientos como consecuencia de esta enfermedad viral que transmiten los ratones. Además es un brote “inusual” porque incluye la transmisión entre personas.

A nivel nacional, el brote de Chubut también resulta muy significativo, ya que en los últimos seis años las víctimas fatales por hantavirus fueron 111, a razón de 18,5 por año, pero contabilizando brotes en 11 provincias:

Qué es el hantavirus. Es una enfermedad viral aguda grave causada por el virus Hanta que ataca los pulmones del ser humano.

La letalidad. Entre 2013 y 2018, en Argentina hubo 111 fallecimientos confirmados por hantavirosis, con una letalidad del 18,6 %. El brote actual en Chubut eleva la letalidad al 37,5 %.

Cómo se contagia. Los ratones silvestres lo transmiten a las personas, eliminando el virus a través de la saliva, las heces y la orina. Al secarse se combinan con el polvo y se transportan por el aire. También se puede contagiar por mordeduras o contacto directo con estos roedores.

Contagio entre personas. El Ministerio de Salud de Chubut explicó que se trata de un brote “inusual y extraordinario” porque la relación entre los casos identificados y los resultados de la investigación en el terreno les permitió “concluir que la vía de transmisión de este brote sería de persona a persona”.

Cuáles son los síntomas. Se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos y dolor abdominal. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como síndrome cardiopulmonar por hantavirus.

Qué medidas tomar en zonas rurales

Qué medidas tomar si vas a un camping

Conocé las medidas preventivas si vivís o vas a viajar a Chubut

Actualidad | 9 de enero de 2019

Foto: Unicef Argentina / Pepe Mateos

Cómo se criaron los jóvenes de 16, 17 y 18 años que están presos en la Argentina

El Gobierno anunció que busca impulsar cambios en el Código Penal para bajar a 15 años la edad de imputabilidad para delitos graves, actualmente limitada a los 16 años.

Unicef considera que la reforma del sistema penal juvenil no requiere bajar la edad de punibilidad sino que para prevenir el delito se necesitan políticas que promuevan la educación, el deporte y la salud de los adolescentes. Una forma de argumentar esa hipótesis es detallar cuál fue la trayectoria de los jóvenes de 16, 17 y 18 años que están presos en cárceles para jóvenes.

En el estudio “Las voces de las y los adolescentes privados de libertad”, publicado en octubre de 2018, Unicef encuestó a 508 adolescentes, lo que representa el 40% de los 1.305 detenidos del país que atraviesan algún conflicto con la ley penal.

Cuál es la trayectoria de los adolescentes. El informe es concluyente respecto a que las detenciones recaen sobre quienes durante su infancia y adolescencia fueron vulnerados en sus derechos elementales.

  • La mitad no iba a la escuela cuando los encerraron.
  • 1 de cada 3 chicos encerrados llegó a vivir en la calle.
  • Un 14% pasó por un hogar porque sufrió maltrato en su casa.
  • En promedio, empezaron a trabajar a los 13,9 años de edad.
  • La mitad de los chicos consumió cocaína y pastillas. Y 23%, pasta base.
  • 1 de cada 4 adolescentes tiene al menos un hijo a cargo.
  • El 60% dijo no haber recibido ayuda del Estado en la casa donde se crió.

La postura de Unicef es clara: “El mayor encarcelamiento de adolescentes no mejora la seguridad pública”. Y de hecho, elaboró una campaña en redes saliendo a exponer esa tesis:

El estudio de Unicef también releva testimonios de adolescentes que están en prisión y que ayudan a reconstruir sus trayectorias:

Mariano, 16 años. Provincia de Buenos Aires.

“Cuando mis papás se separaron nos fuimos a vivir debajo de un puente, ahí por Parque Patricios, estuvimos un mes, pedíamos para comer”.

Brian, 16 años. Mendoza

“Dejé en primer año de secundario porque tenía que ayudar a mi mamá. Mi papá estaba preso en ese momento y yo salí a trabajar”.

Con este diagnóstico, las recomendaciones que finalmente hace Unicef para prevenir el delito juvenil son varias:

  • Incrementar la oferta de servicios de salud para el tratamiento de consumo de drogas, alcohol y tabaco.
  • Promover la educación sexual y políticas de cuidado en salud sexual y reproductiva en niños, niñas y adolescentes.
  • Erradicar el trabajo infantil.
  • Fortalecer las capacidades del sistema educativo.

Conocé los argumentos de Unicef para oponerse a la baja de la edad de imputabilidad

¿Qué ocurre en el resto de la región?

Actualidad | 7 de enero de 2019

El Grupo de Fundaciones y Empresas quiere promover negocios inclusivos

La filantropía no ha tenido la mejor prensa más por desconocimiento que por su naturaleza. Es lógico que en un mundo de cambios también se replantee la interacción entre el mundo de la producción, en constante cambio de paradigma tecnológico y la globalización como un hecho incontrastable.

Por eso el Grupo de Fundaciones y Empresas (GDFE), una asociación civil conformada por fundaciones y empresas (47 en total) comprometidas con el desarrollo sostenible se replanteó su misión para adecuarla a los desafíos de los tiempos que corren.

“A lo largo de estos años pusimos a disposición de la sociedad un sinnúmero de publicaciones, brindamos a nuestros socios diferentes espacios de aprendizaje e intercambio de experiencias, conformamos grupos de afinidad y realizamos encuentros y seminarios de gran representatividad en el sector”, expresa su director ejecutivo, Javier García Moritán.

En la última jornada anual de la institución “Una nueva economía para el bien común”, en lugar de solemnes ponencias, el maestro Ángel Mahler ofreció a los asistentes en la cúpula del CCK una muestra cabal de lo que significa la sinergia del esfuerzo individual bajo una idea común con un ejercicio simple pero contundente. Primero tocaban en solitario sus instrumentos los concertistas del quinteto de cuerdas y luego bajo la batuta del director, aunaban esas melodías y conseguían el objetivo de convertirlas en una potente pieza musical. El mensaje es claro: la idea rectora ayuda a coordinar el esfuerzo mancomunado de todos, el bien común supera en sostenibilidad y en efectos sobre toda la comunidad que las “utilidades” individuales.

María Julia Díaz Ardaya (Gerente de Sustentabilidad del grupo Telecom) explicó que el GDFE llevó adelante una propuesta en la que reconoce cómo la agenda de la Inversión Social Privada y la sustentabilidad lograron instalarse con fuerza en nuestro país. “Sin embargo, hoy es necesario lograr mayor escala y velocidad, frente a los desafíos sociales que enfrentamos como colectivo”, señaló Díaz Ardaya, en la apertura.

En la Jornada, por ejemplo, la invitación fue la de “repensar el rol de las instituciones en la sociedad” proyectando que el Estado, las empresas y la sociedad civil están interpeladas para indagar cómo contribuyen al bien público. El austríaco Christian Felber, líder de la Economía del Bien Común; la canadiense Joey Adler, con su visión unificadora de la filantropía y los negocios y el local Rubén Pesci, fundador del Foro Latinoamericano de Ciencias Ambientales, fueron los oradores.

FOTO: Gentileza GDFE

Díaz Ardaya agrega un interrogante sobre el rol de integrar el bien público en el día a día de una institución. ¿Es de la persona que se ocupa del capítulo Ética y Compliance? ¿De quién tiene a cargo la RSE? ¿O es una tarea transversal, de todos en la organización? Y propuso la asunción de una integridad con mayúsculas y sin excusas, para que el sector privado pueda hacer su verdadera contribución.  

Como proponía Adler, “aliviar el estrés” de sus equipos de trabajo en la empresa es una forma de despertar el potencial humano de cada una de las personas que la rodean. El objetivo es el de optimizar el impacto ético, social y ambiental, a través del desarrollo de modelos comercial y financieramente viables. Y también poder integrar cadenas de valor globales con foco en el impacto social positivo y la tecnología, y procesos productivos virtuosos pensados desde la sustentabilidad. Sin sustentabilidad, no hay responsabilidad social que trascienda, el impacto sólo es en el corto plazo y se puede volver hasta contraproducente.

El propósito del GDF es el de avanzar en la idea de los negocios inclusivos, no como una categorización sino como algo integral que se oriente al bien común. Una mirada en la que integralidad de los abordajes y lo sistémica, sea la norma.  Este enfoque implica buscar socios para generar programas innovadores como facilitadores, no como ejecutores clásicos. Además, ya que existen demandas sociales que no son abordados por nadie, ¿por qué no lideramos estas iniciativas?

El GDFE seguirá trabajando en las tres dimensiones destacadas: el diagnóstico sobre la realidad sobre la que se desea intervenir, la capacidad de transformación de las instituciones cuando identifican el bien público como su fin esencial y la manera en que las personas, formadas y acompañadas, pueden impulsar las transformaciones necesarias. En particular, a través de tres programas prioritarios para 2019:

  1. Articulación de políticas públicas para el desarrollo. Trabajo en ciudades (Sunchales, Lules, Rincón de los Sauces y Comodoro Rivadavia) invitados por socios que aterrizan allí para abordar un tema. No sólo para generar una mesa de negociación sino para plataforma de políticas públicas. Una forma de democracia más extendida para hacer surgir iniciativas financiadas por los socios.
  2. Bregar por un marco regulatorio para que se promuevan mejores conductas empresariales. Reportes para “economía del bien común” para poder obtener esos “beneficios”, con la metodología elaborada por Michael Fellner
  3. Empoderamiento de agentes de cambio. Porqué no generar un espacio para empoderarse, impregnar estas ideas y fortalecerse como gestores de cambio.
Actualidad | 7 de enero de 2019

Ilustración: Mariana Le Calvet

Cuáles son las provincias con más desigualdad de género en sus legislaturas

El porcentaje de legisladoras va del 0% de mujeres en el Senado de Catamarca a un máximo de 55% en el de San Luis. De los 24 distritos políticos de la Argentina, solo 10 cumplen con su cuota.

Todas las provincias tienen Ley de cupo o Ley de Paridad, pero sólo 3 de cada 10 legisladores provinciales son mujeres. ¿Cómo se traduce la presencia de las mujeres en términos de leyes y en las demás esferas de la vida ciudadana?

En 1991 la Argentina fue el primer país del mundo en incorporar por ley el “cupo femenino” o “cuota de género”. Fue con la sanción de la Ley 24.012, que agregó al artículo 60 del Código Nacional Electoral (artículo 60 bis) un párrafo donde obliga a los partidos políticos a incorporar “al menos” un 30% de mujeres en sus listas.

Como herramienta institucional ha demostrado ser clave en torno al problema de la escasa representación de la mujer en los puestos de decisión política. Pruebas al canto: en 1983 había 5% de legisladoras en el Congreso de la Nación. En 2011, llegó a casi un 40%. Hoy, se mantiene en torno a ese número (uno de los más altos en las legislaturas del mundo, por cierto). Y a partir de 2019, por ley, debe regir la paridad (50 y 50)

En las legislaturas provinciales, la cosa cambia. Nada que aplaudir: en promedio, hay 3 mujeres cada 10 legisladores. Con grandes disparidades, que van de un 0% de mujeres en el Senado de Catamarca y 5% en el de Santa Fe hasta la paridad total 50 y 50 en la legislatura de Santiago del Estero, o máximo de 55% en el Senado de San Luis. De los 24 distritos políticos de la Argentina, solo 10 cumplen con su cuota propuesta.

Así lo indica un reciente informe presentado por la Escuela de Gobierno, Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Austral acerca de cuál es el lugar y la representatividad que tiene la mujer en puestos clave de la dirigencia social como son las legislaturas provinciales.

El estudio, que dirigí, analiza, entre otros aspectos, qué tanto cumplen los partidos y movimientos políticos con esta igualdad de género legislativa. El partido político que cuenta con más legisladoras provinciales es Cambiemos, con 35,38%. Le siguen el PJ, el FPV y la Izquierda, en ese orden. Cierre de lista: Frente Renovador, con apenas el 22% de legisladoras en todas las provincias argentinas.

El paneo sirve para dar un aprobado a San Luis, Santiago del Estero o Tierra del Fuego (esta última provincia, con ley de 30% de cupo, la cumple en un 155% con 46,6% de legisladoras) o darle un reprobado a Salta, San Juan, La Rioja, Entre Ríos, Santa Cruz (todas, con 20% o menos de legisladoras). Pero también, para preguntarnos si existe algo más detrás del número. ¿El cupo cuantitativo es garantía para resolver la dimensión cualitativa de la equidad de género? El planteo es sustancial.

Y la respuesta es sí y no.

Sí, desde la siguiente perspectiva: las mujeres legisladoras ponen foco en áreas donde la mirada masculina (el ojo de los legisladores varones) no había profundizado tanto, especialmente en la promoción y defensa de los derechos humanos: violencia familiar, violencia contra la mujer, igualdad de género, derechos de las personas trans a tener trabajo, regulación de horarios y funcionamiento de locales de diversión nocturna, cambios en las definiciones legales de vejámenes sexuales y de trata de personas, procreación responsable, perspectivas educativas, minoridad, ancianidad, sistemas de adopciones, o cuota alimentaria.

Entre los temas concretos extraídos de proyectos parlamentarios presentados por mujeres, aparecen además el medio ambiente (leyes sobre ecoagricultura, ordenamiento de guardaparques y guardabosques, regulación del uso de agroquímicos y sustancias de pulverizado en el agro, declaración de áreas naturales y régimen de bosque nativo), ordenamiento de cooperativas de trabajo, uso medicinal de cannabis. La nueva mirada de las mujeres enriquece toda la agenda pública.

Pero no.

Si las leyes son las que ordenan las relaciones comunitarias, la vida en sociedad, esa apertura y crecimiento de la agenda lograda por las legisladoras, ¿ha generado un nuevo ordenamiento social? ¿Hasta dónde, la gestión real de las políticas públicas acompaña los cambios de la gestión legislativa? ¿Qué provincias pueden exhibir cambios concretos?  

Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ONU mujeres y el Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional) en julio de 2017, la cantidad de mujeres en algunos estamentos de la vida institucional argentina era “excesivamente baja”.

El informe de PNUD también destaca que “la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres continúa siendo un desafío y se observa que la representación política de las mujeres ha encontrado un techo que parece difícil de superar sin producir nuevas reformas paritarias”. Y recomienda “mecanismos para acelerar la participación política de las mujeres” a fin de “contribuir al logro de la paridad política”.

Falta.

Argentina es pionera a nivel mundial, es cierto. La ley contra la explotación sexual (Ley Palacios, 1913), la reglamentación del trabajo femenino e infantil en 1925, y un año después, los derechos civiles de la mujer. Más recientemente la Ley de cupo (1991), del #NiUnaMenos (2015). Mucho agregamos a través de la historia, como las muy recientes Ley Brisa y Ley Micaela. Tenemos Ley de Paridad de Género en la representación legislativa a nivel nacional (a cumplirse a partir de 2019). Todos los distritos del interior tienen, además, Ley de cupo o Ley de Paridad. Ahora, hace falta que estas leyes se apliquen en toda su extensión, y que la igualdad proclamada no sea solo igualdad sentida sino equidad ejercida y respetada.

Actualidad | 28 de diciembre de 2018

Foto: Ali Burafi – AFP

No solo hay más adolescentes y niños pobres en la Argentina, sino que también aumentaron los que pasan hambre

Qué pasó. El porcentaje de adolescentes y niños que experimentó hambre en los últimos 12 meses pasó de 9,6% a 13%. Eso quiere decir que más de 1,5 millón de chicos tienen hambre en la Argentina. La cifras vienen del último relevamiento de 2018 del Observatorio de la Deuda Social de la Infancia que publicó la UCA.

El impacto de la crisis. La inflación pudo más que el aumento de los programas sociales que implementó el Gobierno para ayudar a los más vulnerables a paliar la recesión. El estudio revela que además del aumento en el número de chicos que pasan hambre, en el bienio 2017-2018 la proporción de niños/as y adolescentes en hogares que tuvieron dificultad para acceder a los alimentos en cantidad y calidad por problemas económicos pasó de 21,7% a 29,3%.

El informe de la UCA dice que el aumento de la inseguridad alimentaria “tiene lugar en un contexto socioeconómico adverso, caracterizado por el alza de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo de los hogares”.

Un problema estructural. El informe afirma que la evolución de la inseguridad alimentaria total da cuenta de un empeoramiento significativo de las condiciones de vida que atravesó a la infancia y adolescencia de la estructura social del país.

Cabe recordar que en diciembre, la UCA publicó dos informes que revelaron el costo humano de la recesión: un tercio de los argentinos y la mitad de los niños son pobres.

Este año el porcentaje de argentinos que vive por debajo la línea de la pobreza se disparó 5,4 puntos y llegó al 33,6% de la población. Eso quiere decir que hay 13,6 millones de pobres en el país; 2,2 millones más que en 2017. Es la cifra más alta en diez años.

El salto más fuerte fue en la pobreza e indigencia entre los menores de 17 años. Subió del 44 al 51,7%. Es decir, uno de cada dos niños y adolescentes de la Argentina viven en hogares que no pueden comprar los bienes y servicios básicos.

Diferencias regionales. Entre 2017 y 2018 la proporción de niños/as en hogares con inseguridad alimentaria total se incrementó en todas las regiones urbanas del país. En el conurbano bonaerense, más de 3 de cada 10 chicos vivían en hogares en los que se redujo la dieta por razones económicas; en el otro extremo, sólo 1 de cada 10 niños/as de la Ciudad de Buenos Aires se encontraban en dicha situación.

Conclusiones. El estudio de la UCA dice que las cifras muestran que la inseguridad alimentaria de los chicos y adolescentes es un fenómeno persistente en la Argentina de la última década y que se ha profundizado en el último período.

Y agrega que si bien, las acciones de ayuda alimentaria directa a través de comedores, bolsones de comida y viandas “han estado presentes y se han intensificado en la etapa reciente, no lograron expandir de modo suficiente su cobertura en las poblaciones más vulnerables y alcanzar plena cobertura en las mismas”.

Actualidad | 21 de diciembre de 2018

Fuente: WEF

El costo de la corrupción en América Latina y algunas propuestas concretas para combatirla

Hay un consenso de que la corrupción amenaza con erosionar los cimientos de gran parte del bienestar económico y la estabilidad política de la región. El apoyo de los ciudadanos de América Latina al sistema democrático cayó al 48% este año, el peor indicador en casi 20 años. Los beneficios de combatir la corrupción no son sólo políticos. El beneficio económico de combatirla en países emergentes se estima que podría llegar en 30 mil dólares per cápita.

Es una de las tantas conclusiones de un estudio que hizo un equipo de 8 expertos para el Banco Interaméricano de Desarrollo (BID). Para la Argentina adquiere aún mayor relevancia dada la crisis económica que está viviendo y el reciente pedido de prisión preventiva en el caso de los cuadernos de las coimas a la expresidenta Cristina Kirchner.

El costo económico. La magnitud del impacto económico de la corrupción se puede medir a partir de sobornos pagados cada año tanto en economías avanzadas como en mercados emergentes. Según una estimación reciente, el costo anual del soborno equivale aproximadamente al 2% del PBI global. Los costos económicos y sociales probablemente sea aún mayores, ya que los sobornos constituyen solo un aspecto de las formas posibles de corrupción.

El informe establece que a nivel mundial, las mejoras en los niveles de gobernanza y lucha contra la corrupción se asocian a un aumento de tres veces el ingreso per cápita a largo plazo y es una gran oportunidad perdida para la mayoría de los países de la región.

El costo político. El informe del BID dice que existe considerable evidencia y amplio consenso en cuanto a que la corrupción y la falta de transparencia afectan negativamente el normal funcionamiento del Estado y debilitan la confianza en las instituciones públicas.

Otros efectos negativos: 

>>La corrupción afecta negativamente la asignación eficaz del gasto público, fomenta la evasión fiscal y aumenta los costos de la deuda soberana y los gastos transaccionales del sector privado. Además reduce los incentivos para la inversión, frena la productividad y la innovación privada.

>>En 2016, uno de cada tres usuarios de servicios públicos en la región dice haber pagado sobornos al menos una vez en el año para acceder a servicios esenciales, como justicia, educación o salud.

Las recomendaciones:

  • Reconstruir el Estado de derecho, incluyendo un Poder Judicial independiente, con tribunales justos, imparciales y transparentes.
  • Garantizar una organización política y una economía competitiva, que incluyan incentivos para la ética en los negocios y reformas en las empresas estatales.
  • Regenerar el interés público para la gestión de los recursos públicos, las adquisiciones y contratos, incluyendo las infraestructuras e industrias extractivas.
  • Transparentar y regular el flujo de la financiación política y aplicar regulaciones de conflictos de intereses.
  • Terminar con el anonimato sobre la propiedad de las compañías y fuentes de financiamiento.
  • Adoptar medidas innovadoras como las sentencias acordadas, la tecnología y soluciones basadas en evidencias.
  • Abrir el gobierno a las voces, ojos y experiencia de la ciudadanía, adoptando plenamente un enfoque participativo para luchar contra la corrupción.
Actualidad | 21 de diciembre de 2018

Foto: Twitter Yael Bendel

#MiraComoNosPonemos en el Poder Judicial

Qué pasó. Juezas, defensoras, fiscales, secretarias y otras mujeres del Poder Judicial celebraron el encuentro Mujeres de la Justicia para debatir sobre las prácticas, los procesos y los abordajes que podrían garantizar una justicia con perspectiva de género ante la ola de denuncias de maltrato y de abuso sexual.

Fue en una reunión convocada por la asesora general tutelar del Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires, Yael Bendel, quien luego tweeteó: “La sociedad está hablando, y nosotras, las#MujeresDeLaJusticia, estamos escuchando”.

El contexto. El encuentro se da en el marco de las masivas denuncias por acoso, abuso y violación que alcanzaron un auge luego de que la actriz Thelma Fardin señalara a Juan Darthés. Al mismo tiempo, la Línea Nacional contra el Abuso Sexual Infantil registró un aumento del 240%: de 16 llamadas a 55 por día.

La jueza Inés M. Weinberg de Roca (de verde) en el encuentro. Fuente: twitter.com/yaelbendel

Cómo hacerlo. Las mujeres reunidas buscan que el proceso de justicia sea práctico en los casos de violencia de género y que la coordinación del trabajo juegue a favor de la víctima.

“El proceso que lleva a una víctima a denunciar es absolutamente personal, cada uno lo hará cuando esté preparado, cuando esté fortalecido, cuando sienta que es el momento correcto”, escribió la asesora general tutelar Bendel en el diario Perfil. “Y nosotros, como Poder Judicial, debemos dar respuesta de manera ágil y sin revictimizaciones para penalizar los abusos”.

Actualidad | 20 de diciembre de 2018

Ilustración: Pablo Domrose

Denuncias de abusos: la catarsis colectiva se expande y miles se animan a hablar

Luego de la acusación de la actriz Thelma Fardin contra Juan Darthés, las denuncias por abuso sexual se dispararon en todo el país. La Línea Nacional contra el Abuso Sexual Infantil registró un aumento del 240%: de 16 llamadas a 55 por día. La línea 137, que acompaña a víctimas de violencia familiar y sexual en Buenos Aires, tuvo un aumento del 18%: de 626 a 736 llamadas por día.

Muchos de esos casos habían permanecido silenciados durante años, incluso el que denunció Thelma Fardin. Y las expertas coinciden en que hay algo terapéutico o sanador en levantar la voz junto a otras personas.

“Cuando las víctimas sienten el acompañamiento de la sociedad, se animan a contar lo que les pasó”, dice Ada Rico, la presidenta de La Casa del Encuentro, una ONG que lucha contra toda forma de violencia hacia mujeres, niñas y niños. “Las consultas de acoso, abuso y violación que nos llegan se multiplicaron y superaron nuestra capacidad normal: esto es un aluvión, un hito”.

Las actrices Araceli González, Reina Reech, Eva de Dominici y Mery del Cerro; las periodistas Romina Manguel, Fernanda Iglesias y María Julia Oliván; y la bailarina Magui Bravi también denunciaron acosos y abusos en estos días. Además, los senadores Juan Carlos Marino (UCR) y Jorge Romero (FPV) fueron incriminados en otros episodios. Y, en el punto más trágico de esta ola nacional, Luis María Rodríguez, un funcionario de San Pedro, se quitó la vida luego de ser acusado de una violación.

Para Eleonor Faur, doctora en Ciencia Sociales y autora del libro Mitomanías de los sexos (junto a Alejandro Grimson), este episodio masivo de denuncias y testimonios marca un antes y un después. “Se empezó a desnaturalizar este tipo de prácticas”, dice. 

En las redes sociales los testimonios fueron y siguen siendo masivos, especialmente bajo los hashtags #MiraComoNosPonemos y #NoNosCallamosMás, y también con la frase “Hermana, yo sí te creo” (que también tiene su versión en hashtag). Es lo que algunos llaman “el #MeToo argentino” (en referencia a la ola de denuncias y testimonios que siguió al caso de Harvey Weinstein en Estados Unidos).

La cocinera Tefi Russo, por ejemplo, compartió el primero de esos hashtags en su perfil de Instagram y escribió “Solo pone ‘YO’ acá abajo si alguna vez sufriste abuso. Solo para que entiendan, la magnitud de lo que vivimos por ser mujeres… HASTA AHORA. #noesno”. Recibió más de 34.000 comentarios.

Este tweet, con el que la propia Thelma Fardin agradeció todo el apoyo que recibió, tuvo más de 130.000 likes:

Y desde que ella denunció a Juan Darthes, las búsquedas de sus nombres en Google se dispararon exponencialmente:

“Hay algo muy terapéutico en poder encontrar que nuestro dolor es compartido por otras”, dice la psicóloga Antonella Dalessio, fundadora de la Red de Profesionales Feministas (de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires). “No es lo mismo ser la única víctima de violación que saber que esto es algo muy común. De ese modo, al sabernos acompañadas en el dolor, entendemos nuestra biografía dentro de una trama sociohistórica en la cual podemos, muchas veces, dejar de lado la culpa que nos causa no haber podido frenar un ataque sexual”.

El caso de Thelma Fardin es paradigmático en más de un sentido. No sólo porque quedará en la historia como iniciador de algo grande e importante, sino también porque a esta actriz le llevó diez años juntar el valor necesario para contar públicamente su calvario.

Las esperas pueden ser eternas. En febrero de este año, cuando el movimiento #MeToo ya llevaba unos meses de historia, Stephanie Sigman, una actriz mexicana, contó que cuando tenía 22 años y estaba haciendo fila para entrar al baño en una fiesta, un director de cine muy conocido (cuyo nombre no reveló) la agarró del pelo, la empujó y la metió con su esposa a un cuarto oscuro, donde la comenzaron a tocar.

Cuando, algunos días después, le preguntaron por qué había esperado tanto para hacer la denuncia, Sigman respondió con un tweet y 12 argumentos. No son mexicanos, son universales:

Son incontables las razones por las cuales es difícil hablar de abusos, acosos y violaciones. “Son hechos traumáticos que involucran algo muy íntimo: la sexualidad humana”, dice Dalessio. “La posibilidad de hablar también está obturada porque las violaciones se dan, en la mayoría de los casos, de un modo distinto al que nos muestran los medios de comunicación y entonces la culpa recae sobre las víctimas: a dónde estaban, por qué no dijeron nada, por qué no gritaron. La realidad es que el cuerpo se paraliza y muchas veces las mujeres intentan, al menos, negociar el uso del preservativo o convencer al varón de que no es necesario forzar la situación. Todo esto, más la culpabilización y el circo de los medios y la Justicia, logra que el silencio permanezca por años”.

El Índice Nacional de la Violencia Machista, realizado por el colectivo Ni Una Menos en noviembre de 2016, señala que el 70% de las mujeres y mujeres trans que sufrieron algún tipo de violencia de género no hicieron la denuncia. Y el 97% respondió que se sintió víctima de algún tipo de acoso en espacios públicos o privados.

Por otro lado, según los datos relevados por La Casa del Encuentro, hubo 225 asesinatos por odio de género en la Argentina entre enero y noviembre de 2018 (o sea, un femicidio cada 32 horas) y sólo 16 de las víctimas habían realizado una denuncia antes (es decir, el 7%).

Si necesitás ayuda, conocé La Casa del Encuentro

Luego de contar en Showmatch que el encargado de un edificio abusó de ella cuando tenía 11 años, Mery del Cerro dijo algo más en el programa Los especialistas del show, que conduce junto a Marcelo Polino: “Fue algo que borré de mi cabeza”. Agregó que no supo qué le pasó después de la denuncia de Thelma Fardin, pero durante dos días le tembló el cuerpo y sintió frío en las manos. Durante 22 años había callado ese mal recuerdo.

“Contarlo sana el dolor y concientiza”, posteó en Instagram, “y es este punto donde me sentí obligada de hacerlo público”.

View this post on Instagram

Ayer luego de 22 años de no poder contarlo me salió animarme a decirlo Estos últimos dos dias fueron muy duros, todo lo que había tapado mucho tiempo se me vino encima Los casos cercanos y todo lo que está pasando me removieron todo Creí y creo, que era y es el momento, no callarlo más, poder contar y soltar. A raíz de eso miles y miles de mensajes me mandaron contando que ellas también lo sufrieron. Contarlo sana el dolor y concientiza, y es este punto donde me sentí obligada de hacerlo público. Hoy, siento Mamá, veo la importancia de cuidar y prevenir para que ninguna mas sufra abusos. Si era el lugar o no, no lo sé. Me salió así, todo pasa muy rápido y hace dos días que me venía callando sin poder hacer mi vida normalmente. No podía ensayar, en el programa me quebraba, en el día me faltaba el aire, me costaba concentrarme. En el momento que me dieron el puntaje y me empezaron a decir que me veían cara de pánico y como ida, se me empezaron a aflojar las piernas. Y así y todo seguía dudando de contarlo. Lo mire a Meme dos veces buscando el apoyo y aval para contarlo y El como siempre acompañándome y sabiendo lo que venía, me dijo que haga lo que sienta. Gracias a Dios tengo una persona al lado que me apoya en todo, y que con fuerza me dijo que me apoyaba si sentía contarlo. Luego de haber mal dormirlo toda la noche, hoy me levante con mucha fuerza, con ganas de ir para adelante, ensayar, bailar, ir al programa. Pareciera que me saque una mochila de 500 kilos y que ese peso que tenía encima ya no pesa tanto. No puedo dejar de Agradecer la cantidad de mensajes que recibi en redes, de amigos, de familia, el apoyo de todos. También la contención de mi equipo @Facumazzei y @lanzicar, de La Flia desde @Marcelotinelli , @Hoppefede y @elChatoprada @gfernandezok y todo el equipo. Mis compañeros que estaban ahí todos, las Parejas que bailaban ayer, el Jurado, Var, La bailarinas y todos ,a mi agencia @multitalentoficial @paulgarcianavarro @willygarcianavarro y @vanepellizzeri @caritoando por la contención , Me sentí muy respaldada y contenida por todos GRACIAS! A nuestro Sueño y todos los que apoyaron vamos para adelante. Con más fuerzas que nunca! ❤

A post shared by Maria del Cerro (@merydelcerrok) on

El propio sistema judicial puede llegar a conspirar contra las víctimas y eso se vuelve otra razón para callar. “Algunas policías mujeres tienen una actitud condenatoria sobre las denunciantes: ser mujer no significa de por sí tener una mirada de género”, dice la psicoanalista Miriam Maidana.

“Por otro lado”, agrega, “cuando el abuso se da en la infancia puede quedar reprimido mucho tiempo y aparecer después como un trauma que rompe la cadena del olvido generalmente en la adolescencia. A veces, esto tiene que ver con que el abusador esté ligado a una figura de amor: un abuelo, un tío, etcétera. Y, además, el abusador infantil amenaza a la víctima”.

Mientras el tema se convierte en un océano de declaraciones, nuestra sociedad aprende a hablar de algunos tabúes. “Salir de este silencio ha sido reparador a nivel colectivo”, dice Eleonor Faur. “Vimos que el silencio no era algo individual, sino que nadie hablaba porque había un sistema de silenciamiento. Los abusos fueron miles”.

Actualidad | 19 de diciembre de 2018

Foto: Justin Sullivan / AFP

El plan del Gobierno para que las PyMEs argentinas exporten por Amazon

Qué pasó. El Gobierno lanzó un programa para ayudar a las PyMEs argentinas a vender sus productos, sin distribuidor y sin intermediarios, a través de la plataforma Amazon.com en Estados Unidos, Canadá y México.

El acuerdo con el gigante de comercio online se hizo a través de las Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI).

Cómo funciona. La agencia ofrece a las empresas el acompañamiento gratuito de un consultor especializado, que las ayudará durante todo el proceso de formación y aprendizaje en el uso de la plataforma, y también para obtener financiamiento si requieren certificaciones para vender en esos mercados. El programa combina herramientas de capacitación y formación, asesoramiento, financiamiento, logística y posventa.

A quién está dirigido. Está dirigido especialmente a empresas que fabrican productos de nicho o muy diferenciados con diseño o alto valor agregado. Los sectores que más se favorecerán serán los de indumentaria, cosmética, perfumería, maquillaje, conservas de alimentos, productos orgánicos, bebidas sin alcohol y equipamiento médicos.

“Actualmente, los productos argentinos tienen muy baja presencia en los portales de e-commerce en el exterior; nuestro objetivo es lograr que las PyMEs locales incluyan al comercio electrónico en su plan de negocio y estrategia de exportaciones. Con este nuevo programa las ayudamos a explorar este canal para desarrollarlo y aprovecharlo como una herramienta para aumentar sus ventas en el exterior”, expresó Alejandro Wagner, director de comercio internacional de la AAICI.

Los detalles. Desde la AAICI explican que los productos se pueden enviar al centro de distribución de Amazon en Estados Unidos vía Exporta Simple, y una vez que la mercadería llega a destino, Amazon se ocupa de la logística, distribución y atención al cliente por una tarifa muy competitiva (US$ 40 mensuales) que incluye desde la gestión de pedidos y entregas a domicilio, hasta la comunicación post venta con el consumidor final.

Cómo sumarte al programa

Actualidad | 19 de diciembre de 2018

Fuente: Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena

Uno de cada 10 presos del país está condenado o acusado por violación

La cantidad de personas encarceladas crece desde hace una década, pero hay un delito por el que se encierra a miles de personas que crece muchísimo más que la propia población carcelaria y que cualquier otro delito: las violaciones.

En los últimos 11 años, entre 2006 y 2017, la cantidad de personas presas condenadas o a las que se le imputa una violación pasaron de ser 3.124 a alcanzar las 9.919. Es decir, aumentaron en un 217%, cuatro veces más que la suba del 57% que tuvo la población carcelaria, que en el mismo lapso pasó de 54.000 detenidos a 85.283.

De estas cifras oficiales surge un dato por lo menos alarmante: al 11,63% de los presos alojados en cárceles federales y provinciales argentinas se les imputa o fueron condenado por una violación. Algo así como uno de cada 10 presos. Hace 11 años, eran el 5,78% o uno cada 20. 

La información se desprende del último informe oficial de la Dirección de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Al mismo tiempo, el delito de violación es el cuarto más recurrente entre los presos del país. El primero es robo y tentativa de robo, que recae sobre 32.554 presos. Le siguen delitos vinculados a la Ley de Drogas, que incluye tenencia, comercialización y tráfico y suma 12.279 menciones. Mientras que los homicidios dolosos recaen sobre 11.567 personas privadas de la libertad.

Cantidad de personas privadas de la libertad, según el tipo de delito y cómo evolucionó desde 2006:

Fuente: Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena

La semana pasada, la actriz Thelma Fardin denunció por violación al actor Juan Darthés. La actriz lo acusa de haberla violado hace nueve años en una habitación de un hotel de Nicaragua, a donde había ido por una gira del programa televisivo Patito Feo. El caso desencadenó durante los días siguientes denuncias públicas de otras mujeres por delitos sexuales al propio Darthés, a políticos y otras personalidades.

Fardin difundió la denuncia acompañada del colectivo de Actrices Argentinas. Y ocurre tres años y medio después del surgimiento de Ni Una Menos, un movimiento que logró imponer en la agenda pública Argentina la violencia contra la mujer y su consecuencias más graves: el femicidio, las violaciones y los abusos.

¿Pudo haber influido esa situación en la proporción de encarcelados por violaciones?

“La mayor visibilidad que tiene el tema pudo haber disminuido lo que se denomina la cifra negra, que son los delitos que no se denuncian. Pero no podemos asegurar que el hecho de que haya aumentado la cantidad de personas detenidas acusadas o condenadas por violaciones implica que hay más violaciones”, analiza Paula Litvachky, directora del área de Justicia y Seguridad del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Lo que sí puede afirmarse es que después de que se masificara la lucha de miles de mujeres en todo el país por visibilizar la violencia que sufren, las denuncias por violaciones crecieron. De hecho, en 2017 se registró la tasa más alta de los últimos tres años: 8,9 denuncias de violaciones cada 100.000 habitantes.

Víctimas de violaciones cada 100.000 habitantes:

Fuente: Sistema Nacional de Información Criminal.
Actualidad | 18 de diciembre de 2018

Foto: Daniel García / AFP

Qué significa el fallo de la Corte Suprema a favor de los jubilados

Qué pasó. El Tribunal Supremo declaró inconstitucional el índice que utiliza la ANSES para calcular las jubilaciones y pidió al Congreso un nuevo sistema para calcular el haber inicial. La consecuencia es que el Estado deberá pagarle con una fórmula más beneficiosa al litigante que la que proponía originalmente (ISBIC). Esto será hasta que el Congreso legisle sobre el tema, por lo que aumenta la presión sobre un sistema de pensiones que los expertos dicen que está desfinanciado.

Por qué es importante. Según el consenso de especialistas, el sistema jubilatorio es uno de los programas que más fondos requiere del Estado y en consecuencia más presiona al déficit fiscal. Ese gasto crece a una tasa cuatro veces superior al aumento del resto de las erogaciones.

Cuál sería el impacto. El fallo favorece solo al reclamo planteado por el jubilado Luis Orlando Blanco, pero el texto sienta un precedente del que se podrán aferrar los otros 150 mil jubilados que están en una situación similar a la de Blanco. Cabe recordar que entre 2008, 2009 y 2010 se incorporaron entre 4 y 5 millones de jubilados, y un millón de pensionados, que no habían hechos los aportes correspondientes.

Cómo fue el fallo. El voto fue de 4 a favor y 1 en contra. Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, votaron juntos, mientras que Elena Highton de Nolasco firmó un fallo propio. El voto disidente vino del Presidente del Máximo Tribunal, Carlos Rosenkrantz. La Corte dictó que el proceso por el cual el Congreso deberá establecer el nuevo índice debe darse dentro de un “plazo razonable”.

La reacción del Gobierno. El Ministerio de Hacienda y el propio ministro de producción, Dante Sica, relativizaron el impacto del fallo, sobre todo si su implementación se da de manera escalonada y no en catarata, como implicaría una acción colectiva.

Actualidad | 18 de diciembre de 2018

Foto: Guillermo Arias / AFP

Las claves detrás de la polémica del nuevo Pacto Mundial sobre Migración

Que se acordó. El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular fue aprobado la semana pasada en Marruecos por 164 países, entre ellos la Argentina. El acuerdo fue calificado como una acción “histórica” por Naciones Unidas para “prevenir el sufrimiento y el caos” de los inmigrantes. Es el primer acuerdo global para ayudar a aprovechar los beneficios de la migración y proteger a los inmigrantes indocumentados.

A pesar de no ser vinculante y respaldar el derecho de los Estados a decidir su propia política migratoria, el pacto está generando una fuerte polémica. Una docena de países, entre ellos Estados Unidos, Chile, Italia, Austria, Hungría e Israel lo rechazaron. Brasil anunció que se saldrá del pacto en enero, cuando Jair Bolsonaro asuma la presidencia del país.

Por qué es importante. Según las Naciones Unidas, en el mundo hay 250 millones de migrantes, que representan un 3,4% de la población global. Estos migrantes contribuyen un 9% del PIB mundial, generando casi 7 trillones de dólares al año. En los últimos años, más de 68 millones de personas se han visto forzadas a desplazarse de su país de origen, originando crisis de inmigración desde Europa hasta Centroamérica. Hoy se celebra el Día Internacional del Migrante y la ONU aprovechó a destacar los beneficios del acuerdo para los migrantes del mundo.

La polémica. El principal argumento en contra es que el acuerdo es incompatible con la soberanía de los países y que podría también tener un efecto de incitación de la inmigración ilegal. Estados Unidos y Chile fueron explícitos en decir que el acuerdo entra en conflicto con el derecho soberano de cada país de fijar sus reglas de migración, aunque la ONU hace hincapié en que el documento no es vinculante. Algunos expertos legales explican que el documento destaca correctamente el derecho humano de migrar, pero deja la puerta abierta a que se interprete que todos los países que lo firmen tienen la obligación de aceptar a cualquier inmigrante.

Qué más establece el pacto. El documento contempla 23 objetivos e incluye medidas contra la trata y el tráfico de personas y la separación de las familias de los migrantes. El pacto también incluye un compromiso a usar la detención de migrantes sólo como última opción y reconoce el derecho de migrantes indocumentados a recibir salud y educación en su país de destino. Los países firmantes del pacto también se comprometen a mejorar la cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes.

Contexto. El pacto comenzó a gestarse en 2016, cuando los estados miembros de la ONU reconocieron “una responsabilidad compartida para gestionar grandes movimientos de refugiados y migrantes”. La aprobación definitiva se produjo el 17 de diciembre en Nueva York.

Actualidad | 18 de diciembre de 2018

Foto: Diego Izquierdo / Télam

La Ley Micaela García, en 5 puntos

De qué trata. El proyecto de ley establece la capacitación obligatoria en temas de género y violencia contra las mujeres de todas las personas que se desempeñan en la función pública en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Por qué ahora. Una semana después de que la actriz Thelma Fardín denunciara a Juan Darthés por violación, el presidente Mauricio Macri decretó que el Congreso de la Nación trate en sesiones extraordinarias la “Ley Micaela García”. El proyecto será discutido este martes por la Cámara de Diputados, en la misma sesión especial que tratará la iniciativa contra los barrabravas.

Por qué importa. En Argentina se realizan 6 denuncias por violencia de género cada hora. En los últimos 5 años, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) reunió en el Registro Único de Casos de Violencia contra las Mujeres un total de 260.156 denuncias. A veces, estos casos pueden ser fatales. Según los últimos datos relevados por La Casa del Encuentro, en lo que va del 2018 ocurrieron 225 asesinatos por odio de género en el país.

Los detalles. Según el texto del proyecto, la capacitación de las autoridades estaría a cargo del Consejo Nacional de las Mujeres y el Ministerio de Modernización. Todos los años, los funcionarios deberán cursar y aprobar una capacitación en gestión con perspectiva de género, la cual será un requisito necesario para la promoción a niveles superiores.

Contexto. El proyecto fue presentado en mayo de 2017 en homenaje a Micaela García, la joven de 21 años asesinada en Gualeguay, Entre Ríos en abril de ese año. La iniciativa obtuvo dictamen de comisiones pero no llegó a ser tratada en el recinto durante las sesiones ordinarias. La semana pasada, diputados de diferentes partidos políticos reclamaron al presidente a través de una carta pública que el proyecto se incluya en el temario de las sesiones extraordinarias.

“Motiva esta solicitud la relevancia, vigencia del tratamiento de una política pública para el fortalecimiento de la democracia, la equidad y la igualdad en cuanto a la prevención de la violencia de género (…) El actual caso de Thelma Fardín es una evidencia más de la urgencia del tratamiento de este proyecto”, establecieron los diputados en la carta.

Actualidad | 17 de diciembre de 2018

Fuente: UCA y CEDLAS

Pobreza: por qué aumenta en la Argentina y cae en la región

Costo humano de la recesión. La semana pasada el Observatorio de la Deuda Social de la UCA reveló el costo humano de la recesión: un tercio de los argentinos y la mitad de lo niños son pobres. El porcentaje de argentinos que vive por debajo la línea de la pobreza se disparó 5,4 puntos y llegó al 33,6%.  Es la cifra más alta en diez años.

Argentina vs. América Latina. El Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata destaca que en los últimos 10 años, Argentina se encuentra entre los países de la región con peor desempeño en cuanto a reducción de la pobreza. Y llevamos 8 años sin mejoras que se sostengan en el tiempo. En 1993, en América Latina la tasa de pobreza era del 46% y en el 2003 era del 42%. Mientras que en 2017 cerró en el 25%.

En países como Chile, Uruguay, Bolivia, Costa Rica e incluso Brasil, la reducción ha sido significativa. Millones de familias lograron salir de la pobreza. 

La receta de nuestros vecinos. Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, explica que los países con más éxito en reducir la pobreza lo han hecho gracias a tres factores: aumentar el empleo en el mercado interno; reducir la inflación, lo cual genera una mejora en las remuneraciones y las capacidades de ahorro de los hogares; y, por último, multiplicar la inversión social. Todo ello implica apuntar a un crecimiento más equilibrado en materia social.

Lo positivo. Argentina junto a Uruguay es una de las economías menos desigual de la región gracias a los planes sociales como la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Actualidad | 17 de diciembre de 2018

Una paradoja global: la economía crece, pero los sueldos no

Jayati Ghosh es secretaria ejecutiva de International Development Economics Associates e integrante de la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional.

Nuevos estudios de la Organización Internacional del Trabajo muestran que los trabajadores de muchas economías avanzadas y emergentes continuaron perdiendo los beneficios del crecimiento en 2017 y sus salarios están estancados. En lugar de culpar a los sospechosos habituales como la globalización y la tecnología, es hora de mirar a la política.

Ya es oficial: en todo el mundo los trabajadores se están quedando rezagados. Según el último Informe Mundial sobre Salarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con excepción de China, en 2017 el salario real (ajustado por inflación) creció a un ritmo anual de sólo el 1,1%, en vez de 1,8% como en 2016. Es el crecimiento más lento desde 2008.

En las economías avanzadas del G20, el salario real promedio creció apenas un 0,4% en 2017, contra 1,7% en 2015. El salario real creció un 0,7% en Estados Unidos (contra 2,2% en 2015), pero se estancó en Europa, donde pequeños aumentos en algunos países fueron contrarrestados por caídas en Alemania, España, Francia e Italia.

La desaceleración de “casos de éxito” como Alemania y Estados Unidos es particularmente sorprendente, en vista del creciente superávit de cuenta corriente del primer país y de la reducción del desempleo con estrechez del mercado laboral en el segundo.

América Latina entre las economías más rezagadas

En los mercados emergentes, el crecimiento salarial promedio en 2017, del 4,3%, fue más veloz que en las economías avanzadas del G20, pero sigue siendo inferior al del año anterior (4,9%). Asia obtuvo el mayor crecimiento del salario real, debido en buena medida a China y a unos pocos países más pequeños como Camboya, Sri Lanka y Myanmar. Pero en general, el crecimiento salarial en las economías asiáticas se desaceleró en 2017. Y en América Latina y África, varios países experimentaron disminución del salario real.

Además, el informe de la OIT señala que en 2017 se mantuvo una amplia divergencia entre crecimiento salarial y productividad laboral. En muchos países, la participación de los trabajadores en el producto nacional sigue por debajo de los niveles de principios de los noventa.

Se plantea una pregunta obvia: en vista de la recuperación de la producción mundial en años recientes, ¿por qué las condiciones laborales en la mayoría de los países no tuvieron una correspondiente mejora?

La globalización no es la culpable

La culpa no es enteramente atribuible a ninguno de los dos sospechosos usuales (el comercio internacional y la tecnología). Es verdad que la profundización de la integración con el mercado global de las economías con grandes excedentes de mano de obra, combinada con un aumento del uso de la automatización y de la inteligencia artificial, debilitó el poder de negociación de los trabajadores y trasladó la demanda de mano de obra a sectores muy específicos y limitados. Pero estos factores no alcanzan para explicar la falta de progreso material para la mayoría de los trabajadores.

La verdadera razón del trato injusto obtenido por los trabajadores no es tanto económica cuanto institucional y política. En muchos países, decisiones legislativas y judiciales están limitando derechos laborales reconocidos hace mucho tiempo.

La respuesta está en la política

Por ejemplo, gobiernos que sólo piensan en mejorar la “flexibilidad del mercado laboral” han seguido políticas que privilegian los intereses de los empleadores por sobre los de los trabajadores, en particular quitando a estos últimos capacidad de organizarse. La obsesión con la consolidación fiscal y la austeridad impidió el tipo de gasto social capaz de aumentar el empleo público y mejorar las condiciones de los trabajadores. Y el actual entorno regulatorio está aumentando la capacidad de las grandes corporaciones para ejercer poder en forma irrestricta, lo que se traduce en un aumento de su renta monopólica y de su poder de negociación.

En síntesis, la captura intelectual de la política económica por parte del neoliberalismo en muchos países está dando lugar a que la mayoría de los asalariados queden excluidos de las ganancias del crecimiento económico. Pero no era inevitable. Al fin y al cabo, China obtuvo un veloz crecimiento salarial, y la participación de sus trabajadores en el producto nacional está en aumento, pese al énfasis del país en el comercio internacional y en el empleo de tecnologías que provocan un veloz reemplazo de la mano de obra.

El ejemplo chino

Tal vez el éxito de China le dé la razón a un modelo propuesto por el difunto premio Nobel de Economía W. Arthur Lewis, que explica de qué manera el empleo en nuevos sectores más productivos puede absorber el excedente de mano de obra y generar un aumento general de salarios. Pero más concretamente, China amplificó este efecto por medio de políticas estatales sistemáticas pensadas para mejorar las condiciones laborales.

Por eso el salario mínimo nominal promedio en China casi se duplicó entre 2011 y 2018, y los salarios de los trabajadores de empresas estatales crecieron incluso más rápido. Al mismo tiempo, el gobierno amplió otras formas de protección social para los trabajadores, sin dejar de aplicar políticas industriales que estimulan la innovación y el crecimiento de la productividad y de tal modo ascienden al país en la escala global de valor.

Es cierto que la economía política de China es inusual. Podría ser que la preocupación del gobierno por el bienestar de los trabajadores sólo obedezca a la necesidad del Partido Comunista de China de asegurar su posición política interna. En tal caso, ha forjado un contrato social fáustico típico de las autocracias del este de Asia.

Sin embargo, si China puede ir contra la tendencia del estancamiento salarial, otros países también pueden. Pero antes, las autoridades económicas de todo el mundo tendrán que librarse del paradigma neoliberal, que las volvió incapaces de imaginar políticas alternativas. Como proyecto político, el neoliberalismo está agotado. Para que los trabajadores vuelvan a participar de las ganancias del crecimiento, es necesario que los gobiernos comiencen a adoptar políticas alternativas más progresistas.

Felizmente, la OIT y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, lo mismo que algunos políticos en Estados Unidos, el Reino Unido y otros países, han comenzado a promover un debate en torno de políticas más razonables. Pero para lograr una economía al servicio de toda la sociedad se necesitará un esfuerzo concertado mucho mayor.

Traducción: Esteban Flamini

Jayati Ghosh es profesora de Economía en la Universidad Jawaharlal Nehru en Nueva Delhi, secretaria ejecutiva de International Development Economics Associates e integrante de la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional.

© Project Syndicate 1995–2018

Actualidad | 11 de diciembre de 2018

El día que Trump le mandó un cheque volador a Macri para su campaña

Es una historia que pocos conocen, y la reveló hace un par de días Axios, un medio influyente de los EE.UU. dedicado a la política y la economía. Según los periodistas Jonathan Swan y Alayna Treene, la contó el propio presidente argentino en agosto de 2016 durante una conversación informal con el entonces Secretario de Estado de Barack Obama, John Kerry. Fue unos meses antes de las elecciones de 2016, cuando Donald Trump todavía era un candidato impensado para alcanzar la Casa Blanca.

La anécdota se conoció así: Macri recibió a Kerry y varios oficiales de alto rango de los Estados Unidos en la Casa Rosada, cuando Hillary Clinton tenía una amplia ventaja en las encuestas por sobre Trump.

De acuerdo a tres fuentes que cita el medio Axios, dos de las cuales participaron de la reunión, Macri habría contado que cuando estaba en campaña para llegar a la Rosada recibió una llamada de Trump: “Este es Donald Trump”, explicó Macri a la gente que estaba en la sala, imitando la voz del futuro presidente: “Te he estado observando. Te recuerdo con cariño a ti y a los negocios que hice con tu familia”, personificó Macri. Según las mismas fuentes, el presidente argentino le respondió sonriendo: “¿Con cariño? ¿Con cariño, hijo de fruta?”, acaso pensando en la disputa comercial que Trump tuvo con su padre, Franco Macri, por un negocio inmobiliario en Nueva York.

A continuación Trump le dijo a Macri que lo ayudaría en la campaña. Y a los pocos días, un sobre de FedEx llegó por correo con un cheque de Trump para la campaña de Macri. Una fuente dice que el cheque era de US$ 500; otra dice que era de US$ 5000.

El remate: según las fuentes Macri le dijo a Kerry y a los presentes que cuando su equipo fue a depositarlo, el cheque rebotó.

Axios dice que la Casa Rosada negó el incidente y que la Casa Blanca no quiso comentar. Pero el medio, influyente en la política de los Estados Unidos, insiste en que la conversación ciertamente tuvo lugar y que verificó toda la historia con tres fuentes, dos de las cuales participaron de la reunión con Macri y Kerry.

Cabe mencionar que durante la corrida financiera que azotó a la Argentina, Trump jugó un rol clave para que el FMI saliera al rescate, y cuando Mauricio Macri lo recibió en la cumbre del G20 en Buenos Aires, se trataron como grandes amigos.

Actualidad | 11 de diciembre de 2018

Foto: Osvaldo Fanton / Télam

Cada 23 horas una persona muere por la actuación de las fuerzas de seguridad

El nuevo reglamento de uso de armas de fuego para las fuerzas federales de seguridad sumó respaldos y cuestionamientos tanto en el interior del Gobierno como en la oposición. Quienes criticaron el protocolo fueron las organizaciones de derechos humanos; entre ellas, la Correpi (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional), que lleva un registro de muertes ocurridas como consecuencia de la acción de las fuerzas estatales.

Según esa base de datos, en la Argentina muere una persona cada 23 horas por acciones de policías, gendarmes, prefectos, agentes del servicio penitenciario y fuerzas armadas. El trabajo expone que hace 10 años era una persona cada 41 horas. Y marca que la mitad de los fallecidos tenía menos de 25 años.

A través de una resolución, el Ministerio de Seguridad de la Nación aprobó la semana pasada un nuevo reglamento para el uso de armas para los efectivos de Policía Federal, Gendarmería, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria. El punto que causa más polémica es el que autoriza a los agentes a disparar sin necesidad de dar primero la voz de alto. También pueden abrir fuego cuando el sospechoso “se fugue luego de haber causado, o de haber intentado causar, muertes o lesiones graves”.

Para la abogada María del Carmen Verdú, titular de la Correpi, los cambios “amplían al infinito las hipótesis de uso del arma”.

Más allá de ese cuestionamiento, el registro de la organización expone que las muertes por intervención de fuerzas estatales vienen creciendo desde 1996 y acumulan 5.462 casos.

Al analizar las muertes ocurridas durante las últimas cinco gestiones de gobierno, se advierte un incremento muy significativo, al pasar de 0,65 casos por día durante la presidencia de Fernando de la Rúa, a 1,01 en la de Mauricio Macri.

Si los casos se agrupan por la fuerza de seguridad que participó de esas muertes, más de la mitad de las muertes fueron producidas por policías provinciales. Mientras que los agentes penitenciarios son responsables del 27%. La Policía Federal, con el 9,78%, es la fuerza federal con más víctimas.

Las principales causas de muerte, siempre de acuerdo al relevamiento que hace la Correpi, es el gatillo fácil, en el 44% de los casos. Mientras que un 40% de las muertes ocurrió mientras las personas estaban detenidas.

La edad de las personas muertas es uno de los datos más alarmantes: el 50% tenía menos de 25 años.

Respecto a la distribución geográfica, el 46% de los casos ocurrió en la provincia de Buenos Aires, el 10,8% en Santa Fe, el 7,5% en Córdoba, y el 6,8% en la ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, si los casos se ponderan en relación a la cantidad de habitantes de cada jurisdicción, Tierra del Fuego, Santa Fe y Buenos Aires son los que más casos registran cada un millón de habitantes.


Cómo hacen el registro. La CORREPI incluye todo caso que por aplicación de política represiva estatal y la utilización de los recursos del aparato estatal tenga como resultado una muerte.

¿Querés saber más sobre cómo se hace el registro de la Correpi?

Actualidad | 10 de diciembre de 2018

Con la urbanización se construyeron calles asfaltadas, permitiendo el acceso de autos, ambulancias, y patrulleros.

El informe que más preocupa al Gobierno: el impacto de la crisis en la pobreza

Este jueves se publica el informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA que mostrará cuánto aumentó la pobreza y la desigualdad en el tercer trimestre de este año.

La semana pasada Unicef publicó un informe que revela que casi la mitad (48%) de los chicos en la Argentina son pobres. La pobreza estructural afecta a 6,3 millones de menores, ya que no tienen garantizado uno o dos de los derechos más elementales, como vivienda y educación.

Lo que se anticipa del informe

El estudio de Unicef encendió la alarma en el Gobierno sobre el informe que publicará este jueves la UCA. Las cifras que se barajan es que la pobreza habría aumentado alrededor de cuatro puntos porcentuales y rozaría el 32% a septiembre de 2018, mientras que para fin de año podría estar en casi el 35%.

La combinación de una economía en recesión y un inflación por arriba del 40% ha generado una situación compleja. La UCA hace una medición multidimensional y no considera solo los ingresos, que es la forma que lo mide el INDEC.

El índice de pobreza llegó, al término del primer semestre del año, al 27,3%, por debajo del 28,6% de igual período del año pasado pero con un crecimiento respecto del 25,7% del segundo semestre de 2017, según las cifras oficiales del INDEC.

Lo importante

Cuando llegó al poder Mauricio Macri, aceptó “ser evaluado” por los resultados de este indicador. Y en el primer año su Gobierno logró una baja de casi cinco puntos hasta el arranque de la recesión, ya que terminó 2017 con alrededor del 28% de pobreza. En cuanto a la pobreza estructural se estima que sigue siendo de un 25%,

Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, dice que mucho de los que salieron de la pobreza el año pasado están volviendo a caer. Las encuestas revelan que esa clase media trabajadora es la que en gran parte votó a Macri y por eso las cifras que se publicarán el jueves son tan importantes para la Casa Rosada.

Lo que no sabemos

Entre los que estudian la pobreza hay consenso de que el fenómeno no es solo un problema de ingresos, sino también de factores subjetivos. Ahí radica la importancia de poder medirlos. El desarrollo de mediciones alternativas y en múltiples dimensiones amplía la información disponible y permite una mejor definición de la pobreza en toda su complejidad, lo que ayuda a construir mejores soluciones.

Actualidad | 6 de diciembre de 2018

Foto: Lagos Candelaria

Bienes Personales, barras bravas y el financiamiento de la política, las razones detrás de las sesiones extraordinarias

Este miércoles comenzaron las sesiones extraordinarias del Congreso que convocó el Poder Ejecutivo para tratar una agenda de 40 proyectos de ley, tres de los cuales son una prioridad política para Mauricio Macri.

Los tres proyectos de urgencia:

  • Bienes Personales: la reforma del Impuesto a los Bienes Personales es una prioridad del oficialismo y el PJ ya que los recursos están incluidos en el Presupuesto 2019 que se aprobó el mes pasado. Con la modificación que negoció el senador Miguel Ángel Pichetto, quedarán exentas las viviendas que se destinen a vivienda única familiar y no excedan un valor de 18 millones de pesos. La medida fue la primera en aprobarse en la sesión de ayer en Diputados.
  • Financiamiento político: aprobar una nueva ley para el financiamiento de los partidos políticos es clave para la campaña electoral del 2019. El kirchnerismo, que se resiste a la idea, pero luego del escándalo de los cuadernos, el oficialismo y un sector amplio de la oposición estarían dispuestos a apoyar un proyecto en el que se permita que las empresas puedan hacer aportes a las campañas de los partidos políticos. La clave para que se apruebe es que también se incluya la bancarización de todos los aportes.
  • Ley de barras bravas: el proyecto de ley que apunta a penar a los violentos del fútbol –la ley de barras bravas– adquirió urgencia política después del escándalo de la Superfinal de la Libertadores entre Boca y River.
  • Este miércoles también se aprobó en Diputados la ley que convierte en parque nacional una gran parte de los Esteros del Iberá.

Lo que quedó afuera:

La polémica ley de Alquileres no fue incluída en el temario de sesiones extraordinarias. El proyecto era uno de los favoritos del Gobierno para aliviar el costo de la recesión de las sietemillones de personas que pagan un alquiler mensual y que son el corazón de la clase media argentina que votó a Macri en el 2015. Macri prefirió postergar el asunto ante la presión de la inmobiliarias y el temor que la oferta de propiedades se retraiga

Otro tema que quedó fuera de la agenda es la designación del Defensor del Niño, pendiente desde hace más de 13 años.

Qué son las sesiones extraordinarias:

La Constitución establece que el Congreso sesiona entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre de cada año. El Presidente puede convocar sesiones extraordinarias o prorrogar su extensión.​ En el primer caso es el presidente quien determina los temas a tratar, mientras que en el segundo el Congreso tiene libre iniciativa.

Actualidad | 5 de diciembre de 2018

Sybil Rhodes: Argentina puede traducir su defensa de los DD.HH. en un “soft power”

Para la directora del Departamento de Relaciones Internacionales de la UCEMA y presidente de la fundación CADAL, el G20 le da una oportunidad al país mejorar su posicionamiento en su objetivo de atraer inversiones trabajando en las asignaturas pendientes.

Actualidad | 5 de diciembre de 2018

Foto: Juan Mabromata / AFP

Las razones por las que el gobierno lanza en este momento el polémico nuevo reglamento de uso de armas de fuego

Al aprobar la nueva normativa para las fuerzas federales (Policía Federal, Gendarmería, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria), la Casa Rosada gatilló un fuerte debate sobre la política de seguridad.

La posición oficial del Gobierno es aclarar la normativa y dar certezas con el nuevo Código Penal a las fuerzas para el uso de las armas de fuego. Aseguran que no hay un cálculo político e insisten en que el nuevo reglamento es consistente con el derecho internacional y lo que se hace en otros países.

Además, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, responsable de avanzar con la iniciativa, deslizó que detrás del timing no hubo un cálculo político al explicar que la medida es parte de un compromiso “que nosotros tomamos con nuestro electorado: la lucha contra el narcotráfico, la lucha para tener mejor seguridad y la lucha para que la figura central sea la víctima y no el victimario”.

La mirada política a la nueva doctrina

El timing del nuevo reglamento da lugar a una lectura política. “Hay tres razones que se combinaron: dos contextuales y una estratégica”, dice el politólogo Andrés Malamud, de la Universidad de Lisboa.

“Las contextuales son la victoria de Jair Bolsonaro en Brasil, que amplió el rango de lo aceptable, y el éxito del G-20, que dejó ‘dulce’ al gobierno y a la sociedad, reduciendo los anticuerpos ante medidas polémicas. Patricia Bullrich es la ministra más popular y efectiva del gobierno y la que, al mismo tiempo, polariza mejor. Hasta que maten a un inocente, esta política será popular. Y quizás después también”.

Malamud también ve una razón estratégica: “La necesidad de colocar una medida política popular en medio de la recesión económica”.

El timing según el Gobierno

Según fuentes del gobierno, estaba planeado tratar el tema en el marco de la reforma del Código Penal, pero ésta se demoró. Para no seguir esperando, el Ministerio de Seguridad lanzó la reforma ahora. “Es una derivación de una política que venimos llevando adelante”, dijo a RED/ACCIÓN una fuente oficial. “Buscamos mayor capacitación, formación y empoderamiento para las fuerzas de seguridad. Por otro lado, hicimos muchas consultas con jueces y encontramos que pedían una reglamentación clara para los hechos en los que hubiera fuerzas de seguridad involucradas”.

Desde el gobierno aseguran que el momento del anuncio de la medida no tiene relación con los problemas del partido entre River y Boca, ni con el operativo exitoso del G-20. Y, aunque este tipo de decisiones tienen un impacto fuerte en la opinión pública, los funcionarios niegan que haya un cálculo político.

“No hicimos encuestas para medir la aceptación”, dijo a RED/ACCIÓN la fuente. “Esto estaba en estudio hace bastante”. Pero, por ejemplo, una encuesta de Latinobarómetro para el PNUD indica que un 19% de los latinoamericanos señala que la delincuencia es el problema más importante de su país (la segunda posición, luego de los problemas económicos).

La polémica al interior de Cambiemos

Ayer Elisa Carrió tweeteó: “La reglamentación para fuerzas de seguridad dictada por la ministra Bullrich viola los derechos humanos fundamentales. Nosotros no vamos a ir al fascismo”.

También se opusieron públicamente a la que llaman “doctrina Chocobar” organizaciones como CELS, CORREPI y Abuelas de Plaza de Mayo. Y el ex juez federal de La Plata Carlos Rozansky denunció a Bullrich por los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público.

Actualidad | 4 de diciembre de 2018

Foto: Ivan Pisarenko / AFP

La estadística nos alertó que la agresión de hinchas de River al micro de Boca “tenía” que suceder

La final de la Libertadores fue suspendida porque hinchas de River le tiraron piedras y botellas al micro en el que el plantel de Boca llegó al Monumental. Varios jugadores resultaron heridos y la Conmebol decidió suspender el partido y que se juegue este domingo pero en Madrid.

Más allá del fracaso del operativo de seguridad que derivó en la renuncia de un funcionario porteño, la estadística sobre hechos de violencia en el fútbol expone que lo que sucedió fue algo que está dentro de lo probable e incluso “tenía” que suceder: el promedio de los últimos 12 años marca que por mes hay una agresión de hinchas a jugadores.

El dato surge de un relevamiento hecho por los investigadores Diego Murzi y Fernando Segura Trejo, miembros de la asociación Salvemos al Fútbol, una ONG que asiste a víctimas de hechos violentos en el fútbol argentino, analiza las actuaciones de los responsables de la seguridad y busca inspirar soluciones.

El trabajo recopila los episodios que incluyeron violencia física entre 2006, cuando nació la ONG, y 2017. En ese período, los hechos documentados se duplicaron al pasar de 32 a 70, con un pico de 82 en 2014.

Cuando se analiza el tipo de incidente, al tope quedan las peleas entre hinchas del mismo equipo (154), peleas entre hinchas de equipos rivales (121) y agresiones de hinchas a jugadores (113).

Si tomamos los ataques de hinchas a jugadores, vemos que en 12 años hubo un promedio por año de casi 10 agresiones similares a las ocurridas el 24 de noviembre pasado en la esquina de Libertador y Quinteros.  Y si se tiene en cuenta que al año, la actividad oficial de los equipos de fútbol se concentra en 10 meses, no es exagerado pensar que en noviembre, cuando sucedió la agresión al micro de Boca, ese episodio “debía” ocurrir para “respetar” la estadística de un incidente de este tipo por mes.

“La idea de que un partido que cruza a los dos equipos más convocantes del país, definiendo el torneo más importante a nivel continental, pudiese ocurrir sin que la violencia se hiciera presente era algo difícil de creer”, escribió en Perfil el sociólogo Diego Murzi, autor del trabajo. 

Estos son ocho de los casos más relevantes de agresiones a jugadores:

  • En mayo de 2009, unos 30 miembros de la “barra” de Deportivo Morón ingresaron al vestuario de su equipo con armas blancas y golpearon a los jugadores, amenazándolos con matarlos si no clasificaban a la siguiente fase del torneo.
  • En octubre de 2010 fue arrojada una piedra desde la tribuna de Independiente que impactó en la cabeza del arquero de Defensor Sporting de Uruguay, Martin Silva.
  • En abril de 2013, “barras” de Deportivo Español ingresaron al vestuario visitante y golpearon a los jugadores de Berazategui.
  • En febrero de ese mismo año, el micro que trasladaba a los jugadores de Excursionistas fue baleado en las inmediaciones del estadio de El Porvenir.
  • En septiembre de 2014, el arquero de Boca Agustín Orión recibió el impacto de un proyectil arrojado desde la tribuna de Rosario Central.
  • En 2015 un jugador de Lanús, Matías Fritzler, fue golpeado por un hincha, sin relación alguna con la “barra”, cuando daba una entrevista luego de una derrota.
  • En mayo de ese año, un hincha de Boca tiró gas pimienta a los jugadores de River cuando estos salían a disputar el partido, provocando un escándalo de dimensiones internacionales que terminó con la descalificación del equipo de la copa Libertadores.
  • En marzo de 2017, la “barra” de Gimnasia y Esgrima de Jujuy golpeó, robó y amenazó a sus propios jugadores.

El trabajo también hace foco en los casos en los que la hinchada de River estuvo involucrada. Si bien la mayoría de los 40 incidentes registrados entre 2006 y 2017 tiene que ver con peleas internas de la hinchada, en cinco oportunidades hubo agresiones a jugadores o árbitros.

Lógicamente, en muchos casos los episodios terminan con víctimas fatales. El trabajo remarca que entre 1984 y junio de 2017 murieron en Argentina 210 personas por episodios vinculados con el fútbol.

En los 62 años que pasaron desde el registro de las primeras víctimas en el fútbol (1922) hasta 1983, murieron 2 personas por año en promedio. Desde 1984 hasta 2017 esta ratio se elevó a 6.

Actualidad | 3 de diciembre de 2018

Foto: G20

El cambio climático tuvo su “consenso” en el G20 con un Trump aislado

“Agree to disagree”. “Estamos de acuerdo en no estar de acuerdo”. El diccionario de Collins define esta popular frase en inglés como la situación en la que dos partes deciden dejar de discutir porque ninguna cambiará su opinión. Ello fue lo que ocurrió en el G20 con uno de sus temas más desafiantes: el cambio climático.

El consenso alcanzando en la Declaración Final al respecto fue el único posible: la inevitable repetición de las dos posturas encontradas. Por un lado, 19 partes del Grupo reafirmaron que el Acuerdo de París es “irreversible”. Por otro, Donald Trump reiteró su decisión de salirse de dicho acuerdo.

Lejos del consenso global que la presidencia argentina del G20 buscaba lograr sobre la temática, el apartado referido a clima dejó varios elementos por analizar, tanto por los avances celebrados como los desafíos por enfrentar. Pero para los analistas, el aislamiento de Trump manda una fuerte señal hacia la COP 24, la conferencia que arrancó hoy en Polonia y que es considerada decisiva para hacer frente a la crisis climática mundial.

Los avances

Para comprender los avances es necesario considerar el proceso previo a la Declaración Final. Desde un principio se supo que el cambio climático era uno de los temas más difíciles en las negociaciones por la conocida postura de Donald Trump en favor de los combustibles fósiles. En las últimas conversaciones con la prensa, previo al consenso final, el propio canciller argentino, Jorge Faurie, reconoció que “aún se estaba trabajando en la redacción del apartado sobre clima”.

Los rumores vislumbraban el peor escenario: un lenguaje débil más en favor de la postura de la actual administración norteamericana que del resto del planeta, la falta de mención al Acuerdo de París y la no consideración de los últimos informes científicos. La Declaración Final terminó por sorprender de manera positiva a la comunidad internacional.

La acción climática tuvo su clara manifestación en el documento -al menos por parte de algunos de sus miembros- y con algunas menciones que superaron las tristes expectativas que se tenían previamente.

Los países del G20 tomaron nota del último Informe Especial del Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) sobre un calentamiento global de 1.5°C como límite. “El informe del IPCC se sumó a la urgencia de abordar el cambio climático y se ha reflejado claramente en las conclusiones de la reunión.

Espero que esta urgencia se traduzca a la reunión de negociadores en Polonia de esta semana”, expresa Christiana Figueres, representante de la iniciativa Mision 2020 y ex directora ejecutiva de la Convención Marco en Naciones Unidas en Cambio Climático (CMNUCC), y subraya: “Es triste que la Administración Federal de los Estados Unidos, un país que está sintiendo cada vez más la fuerza de los impactos climáticos, siga negándose a escuchar la voz objetiva de la ciencia. El resto del G20 no sólo ha entendido la ciencia, sino que también está tomando medidas para prevenir los mayores impactos y fortalecer sus economías”.

En este sentido, el documento también reconoce la importancia de considerar a aquellos países más vulnerables de la región a los efectos del cambio climático, como las islas del Caribe. “Incluso en estos tiempos difíciles para el multilateralismo, está claro que todavía se puede avanzar en el importante tema de abordar el cambio climático.

Está claro que los esfuerzos diplomáticos concertados de la Unión Europea y China fortalecieron el resultado, y esta cooperación ahora debe convertirse en una forma de liderazgo climático positivo y ambicioso”, aseguró Laurence Tubiana, directora la European Climate Foundation y ex embajadora de Francia en la COP21.

A lo largo del año, se discutieron estrategias a largo plazo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs, por sus siglas en inglés). Situación no menor, si se considera que los países del G20 representan el 80% de esas emisiones globales.

Enrique Maurtua Konstantinidis, asesor senior en cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), analiza: “El cambio climático es un tema que ya no se puede sacar de la agenda geopolítica. El que lo quiera sacar, no está queriendo ver la realidad. Las declaraciones que se hacen en el G20, por más sencillas y vacías que parezcan, representan un mensaje para inversores, empresarios y otros gobiernos. Es una declaración política de los 2/3 de la economía mundial. Si la aplican, su impacto es enorme”.

Los desafíos

Con la exclusión de los Estados Unidos, el resto de los miembros del G20 explicitaron su compromiso por continuar con la implementación del Acuerdo de París. La presidencia argentina había manifestado desde un inicio su intención que no se repitiera la exclusión ocurrida el año pasado en Alemania. Pero la fuerte defensa de los países europeos a la continuidad de la acción climática versus una decisión trumpista que parece no tomar conciencia, condujeron al único consenso posible en el tema: ese “estar de acuerdo en que no estamos de acuerdo”.

Esta exclusión continuará siendo un enorme desafío para la política climática internacional, considerando el breve tiempo que según los científicos queda para que se pueda revertir la situación. Por ello, los ojos del mundo se trasladaron de inmediato a Katowice, Polonia, donde desde ayer se celebra la 24° edición de la Conferencia de las Partes (COP24), la conferencia anual en cambio climático más importante. “Esperamos tener resultados positivos en la COP24”, citan los países en la Declaración Final. Allí, sus propias delegaciones tendrán el difícil trabajo de definir las reglas para implementar el Acuerdo de París. Es decir, para que todas esas detalladas palabras del documento se traduzcan en una acción concreta.

Mientras 19 partes del Grupo reafirman el Acuerdo de París, se sabe que sus propuestas de reducción de esas emisiones contaminantes aún no son suficientes para alcanzar los objetivos del acuerdo.

Mientras las organizaciones sociales celebran la no mención de los combustibles fósiles en la Declaración Final, según el último reporte Brown to Green el 82% de la energía de los países del G20 procede de la explotación de carbón, petróleo y gas. Mientras los líderes se reúnen en múltiples reuniones con diferentes posturas, los científicos nos exponen semana a semana el estado de alerta en el que se encuentra el planeta. Después de las bellas palabras, las declaraciones y las conferencias de prensa, ahora es tiempo de la verdadera acción.

Actualidad | 3 de diciembre de 2018

Foto: AFP

El balance del G20: éxitos, fracasos y curiosidades de la Cumbre

Con malabares, diplomacia y un poco de suerte, Mauricio Macri puede decir que la Cumbre del G20 fue un éxito para la Argentina. El saldo más destacado:

  • Se consiguió que todos los líderes firmaran la Declaración Final.
  • Estados Unidos y China pactaron una tregua en su guerra comercial.
  • Las 17 reuniones bilaterales que tuvo Macri en el marco de la cumbre arrojaron inversiones concretas: US$ 3.000 millones y promesas de varios de miles de millones más.
  • La cumbre sirvió de marco para la firma del acuerdo del nuevo NAFTA entre México, Estados Unidos y Canadá.
  • La organización y la seguridad fueron un éxito.

Si bien Macri puede sentirse muy satisfecho con la Cumbre, en el resto de los líderes hay satisfacción, pero no euforia.

  • Trump mantuvo su rechazo al calentamiento global.
  • El resto de los líderes se inclinaron ante sus demandas respecto a la necesidad urgente de reformar la Organización Mundial de Comercio.
  • No hubo acuerdo sobre la crisis migratoria, que recibió sólo una referencia superficial.
  • El presidente de Francia, Emmanuel Macron, lo dijo clarísimo: “el sistema multilateral está en crisis”.

Las negociaciones fueron tensas y hasta último momento no había certeza de que se lograra el consenso necesario para la firma del documento final.

Aquí, los 10 puntos saliente de la Cumbre de Líderes del G20 que terminó ayer en Buenos Aires.

Foto: G20

1. El cambio climático obtuvo el consenso posible

El tema más complicado de resolver fue incluido en la Declaración Final de la única forma posible: marcando la diferencia ya conocida. Por un lado, 19 líderes reafirmaron el Acuerdo de París en cambio climático y lo consideraron “irreversible”. Por el otro, Donald Trump reiteró su decisión de salirse de dicho acuerdo.

Organizaciones ambientalistas globales sin embargo celebraron el apartado referido a clima porque consideran que:

  • Reafirma el compromiso de la mayoría de los países en continuar con la acción climática.
  • Destacan que el documento confirma el rol crucial de promover la transición hacia energías renovables para reducir emisiones contaminantes.
  • Y la ausencia de toda referencia a combustibles fósiles.

“Tenemos que acelerar la acción ante el cambio climático y darle cumplimiento al Acuerdo de París en la COP24”, expresó Macri. Los países del G20 declararon esperar resultados exitosos en la conferencia en cambio climático que inicia hoy en Katowice, Polonia, con el enorme desafío de definir las reglas para implementar el acuerdo. Así, los ojos del mundo se trasladan hoy desde Buenos Aires a la ciudad polaca. Allí estará Tais Gadea Lara cubriendo el encuentro para RED/ACCIÓN

Foto: G20

2. Trump y Xi Jinping firmaron la tregua más esperada

Si Mauricio Macri celebró el éxito general de la cumbre, la tregua pactada entre China y Estados Unidos en su guerra comercial posiblemente lo puso eufórico. Para las repercusiones en la prensa mundial, la tregua se convirtió en el título más destacado de todo lo que ocurrió en Buenos Aires durante el fin de semana.

Anoche, luego de una cena de más de dos horas en el Palacio Duhau, Estados Unidos decidió suspender “por 90 días” la aplicación de nuevos aranceles a las importaciones de China, prevista para el 1 de enero. “Si al cabo de ese lapso, las partes no logran un acuerdo, los aranceles que se ubican en 10% pasarán a 25%”, explicó la Casa Blanca en un comunicado al finalizar el encuentro. Xi Jinping se comprometió a comprar más bienes de EE.UU. para reducir el déficit comercial.

Analistas afirman que el mercado va a celebrar la tregua el lunes. Y estiman que le pondrá un freno al dólar y será un estímulo a los activos de mayor riesgo, incluidas las monedas y acciones de mercados emergentes.

Foto: G20

3. El saldo político y las prioridades de Argentina

“Una cumbre increíblemente perfecta” fue como el Presidente la describió a un periodista de La Nación. “Todo salió bien, tal vez mejor de lo que estaba planificado. No hubo incidentes y hubo un reconocimiento del mundo hacia Argentina”, fue el comentario de un importante funcionario a Clarín. La foto de Macri y Juliana Awada sonrientes en el Colón recibiendo a los líderes del G20 y sus acompañantes es reveladora. Ahora el objetivo del Gobierno es que el éxito del evento sirva para darle un envión político de cara a las elecciones de 2019.

Al cerrar la cumbre, Macri, también celebró que la declaración final incluyera dos prioridades de la presidencia Argentina del G20: el futuro del trabajo y la igualdad de género.

» El futuro del trabajo
El G20 hizo un llamado por un escenario laboral “inclusivo, justo y sostenible” a futuro, destacando que las nuevas tecnologías transformarán el mundo del trabajo.

» La igualdad de género
El G20 volvió a comprometerse en la reducción de la brecha de género en el mundo del trabajo en 25% para 2025. Asimismo, sus integrantes harán mayores esfuerzos para mejorar la educación de las niñas.

Foto: G20

4. La Argentina cosechó su éxito en las reuniones bilaterales

Macri sostuvo 17 y se tradujeron en cerca de US$ 3.000 millones en inversiones concretas y promesas de varios de miles de millones más. Los fondos serán para proyectos de obras públicas, energía y trenes. Vaca Muerta fue la estrella en los foros de inversores. Entre las reuniones más importantes para la Argentina estuvieron:

  • Los 15 minutos con Theresa May, la primera ministra del Reino Unido, ya que fue la primera visita de un jefe de gobierno británico a Buenos Aires desde la guerra de Malvinas. Se celebró el anuncio de un nuevo vuelo entre Córdoba y Puerto Argentino y ambos gobiernos declararon que “este es un primer encuentro para seguir generando relaciones a futuro”.
  • El encuentro con la titular del FMI, Christine Lagarde, quien luego felicitó al presidente Mauricio Macri por la cumbre: “Todos tenían temores, creían que sería un fiasco por distintos motivos y terminó siendo uno de los mejores G20 que he visto”.
  • De Donald Trump recibió apoyo a las políticas económicas y al acuerdo con el FMI. Más importante, durante los tres días, el presidente de Estados Unidos dio numerosas muestras de tener un afecto genuino de amistad con Macri.
  • Entre las otras reuniones con jefes de Estado que tuvo el Presidente, se destacan las que mantuvo con Vladimir Putin (Rusia), Emmanuel Macron (Francia) y Pedro Sánchez (España).
  • Esta mañana se reunía con el líder chino Xi Jinping y del encuentro saldrán nuevos acuerdos comerciales e inversiones.

5. Angela Merkel llegó tarde pero marco su agenda: visitó Don Julio

La Canciller de Alemania dio un nuevo ejemplo de sencillez antes de volver a su país: fue a comer un asado a un parrilla de Palermo. Eso sí, no una cualquiera: Don Julio, la parrilla que este año fue elegido entre los 100 mejores restaurantes del mundo. El gesto se suma al del viernes, cuando se bajó del avión y se fue derecho a la gala del Colón. Anoche, al salir fue ovacionada por los otros comensales y los vecinos del barrio.

6. El GIF: Putin y bin Salam se dieron el saludo más viral

El príncipe heredero de Arabia Saudita y el jefe de Estado ruso fueron dos de los líderes más polémicos de la Cumbre del G20. Mohamed bin Salman, por su rol en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en su embajada en Turquía, y Vladimir Putin, por el conflicto que desató con Ucrania. El efusivo saludo le dio un respiro al acorralado heredero saudí, la figura más controvertida de la cumbre, y dio vueltas al mundo.

@juanabbaok

7. En Instagram, orgulloso de su trabajo

Juan Abba, artista plástico y grafitero, celebró su obra en Instagram. Fue el responsable de la instalación de la “Plenaria en flor“ en la sala principal en la que se reunieron los líderes en la Cumbre de G20. Quiso una foto para inmortalizar su pequeño aporte a un evento que quedará en la historia de la Argentina.

9. El instante más emocionante, la catarsis personal y la autoestima social

El momento de mayor emoción de la cumbre ocurrió en el Teatro Colón, luego de la función de Argentum, cuando el presidente Macri se emocionó hasta las lágrimas tras los aplausos de todos los asistente al grito “Argentina, Argentina”. El instante posiblemente funcionó como catarsis personal por la tensión de los últimos meses, pero también como espejo luminoso para la autoestima social lastimada por la recesión y el violento escándalo del River-Boca.

8. Los especialista hablan de “una cumbre exitosa”

John Kirton fue noticia porque el martes pasado fue víctima de un asalto en Puerto Madero. El académico canadiense es fundador y director del G20 Research Group, el think tank que evalúa el grado de cumplimiento de los compromisos asumidos en cada encuentro anual del G20. En el mejor informe técnico sobre la cumbre conocido hasta el momento, Kirton tituló: “G20 Buenos Aires 2018: una cumbre exitosa”

9. La tentación de una reina, porque todos somos humanos

A Máxima de Holanda le salió la Argentina que tiene adentro y la noche del viernes no pudo evitar pasar por una heladería de Recoleta después de la gala del Teatro Colón. La foto no es la más dramática ni la más artística, pero es un gran ejemplo de que al final del día, somos todos humanos.
Los resultados de la Cumbre del G20 seguirán siendo analizados durante las próximas semanas. Hasta aquí, la mirada de nuestro periodismo humano, en esta edición especial de GPS.

Actualidad | 30 de noviembre de 2018

Foto: Alejandro Santa Cruz / Telam

Galería de fotos: Yoga en el G20

En el marco de su visita por el G20, el Primer Ministro de India, Narendra Modi, condujo una clase de yoga en la Rural. El mandatario indio es un referente mundial de la práctica del yoga, impulsó el Día del Yoga en Naciones Unidas y creó un Ministerio del Yoga en su país. El encuentro, del que participaron más de 5000 personas, fue organizado por El Arte de Vivir. El Primer Ministro de la India expresó que “El yoga nos da buena salud, física y mental, fortalece nuestro cuerpo y nuestra mente. Es un regalo de la India y su significado es la unión. Disminuye la distancia entre la India y la Argentina y nos une en una relación llena de sentimiento”. Foto: Alejandro Santa Cruz / Telam

Foto: Alejandro Santa Cruz / Telam
Foto: Alejandro Santa Cruz / Telam
Foto: Martin Bernetti / AFP
Foto: Alejandro Santa Cruz / Telam
Foto: Martin Bernetti / AFP
Foto: Martin Bernetti / AFP
Actualidad | 29 de noviembre de 2018

Foto: Martin Bernetti / AFP

Todo lo que tenés que saber del G20 pero no te animás a preguntar

Hoy comenzó la Cumbre de Líderes del G20. Durante dos días, los jefes de Estado y Gobierno de las principales economías del mundo debatirán sobre los temas más relevantes de la agenda global.

Esta mañana, a 24 horas del cierre de la cumbre aún no hay acuerdo sobre la Declaración Final. La guerra comercial entre China y Estados Unidos, más el rechazo por parte de Donald Trump a aceptar la existencia del cambio climático anticipan debates de los más tensos que se han dado en estos encuentros.

¿Qué es el G20?

El Grupo de los 20 es el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política: aborda los grandes desafíos globales y busca generar políticas públicas que los resuelvan.

Está compuesto por la Unión Europea y 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía.

Además, España es un invitado permanente de las reuniones del grupo; y todos los años el país que preside el foro también elige a otros invitados. En esta oportunidad, Argentina invitó a Chile y a Holanda.

¿Por qué es importante el G20?

El G20 es lo suficientemente pequeño como para permitir discusiones presenciales concretas que se adapten a los nuevos desafíos de la agenda internacional y es lo suficientemente grande como para representar a la gran mayoría de la economía mundial.

En conjunto, los miembros del G20 representan el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial, el 75% del comercio internacional y el 80% de las inversiones globales. Las decisiones que se toman ahi van a afectar a millones de personas.

¿En qué año se creó?

El G20 comenzó en 1999 como un foro de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales. Fue creado en una reunión de ministros de Finanzas del G7 (un grupo aún más exclusivo conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido).

A partir de 2008, año en el que comenzó la crisis financiera internacional, las cumbres del G20 empezaron a incluir también reuniones a nivel de presidentes y jefes de Estado. Y la agenda temática también se amplió.

Empezó siendo un grupo técnico para hablar de finanzas, pero la agenda ha cambiado y ahora se discuten temas como la participación de la mujer en el mercado del trabajo, el desarrollo sostenible, la salud global, la lucha contra el terrorismo y los emprendimientos inclusivos.

¿Qué hacen los Sherpas?

La palabra “sherpa” viene del nombre que se les da a los pobladores de las regiones montañosas de Nepal, en el Himalaya, que son conocidos por guiar las dificultosas expediciones occidentales al Everest.

Cada líder de G20 es representado por un sherpa durante las reuniones preparatorias, cuya tarea es coordinar la política del G20 en el país, asesorar al líder y negociar en su nombre. El sherpa argentino es Pedro Raúl Villagra Delgado. Fue vicecanciller de Susana Malcorra y luego fue designado secretario de Relaciones Exteriores en diciembre de 2016.

¿Qué otras conversaciones se dan en el marco de la cumbre?

En paralelo a la cumbre se dan una serie de reuniones bilaterales. En esta ocasión, el presidente Macri se reunirá con Donald Trump, el lider chino, Xi Jinping, Emmanuel Macron de Francia, Vladimir Putin de Rusia y Ángela Merkel (Alemania), entre otros.

Pero el gran evento de la cumbre será la reunión bilateral que tendrá lugar el sábado por la noche entre Trump y Xi Jinping. El mundo entero espera que sirva para solucionar las tensiones comerciales entre ambas potencias que están golpeando el crecimiento mundial.

¿Cuáles son los temas polémicos de la agenda?

Cambio climático, comercio internacional y el tema migratorio. Nuevamente Trump es el discolo y tiene una posición contraria al consenso de los 19 países restantes.

¿Qué asuntos importantes se han definido en otros G20?

Se han definido temas como: la mejora en las regulaciones de las economías cuyos problemas condujeron a la crisis de 2008 y la creación de redes de seguridad para prevenir esos problemas en el futuro. 

Este año se está haciendo un esfuerzo por incorporar el desarrollo inclusivo y sustentable que ha sido el foco del liderazgo de Argentina.

¿Por qué está Argentina en el G20?

Argentina entró al G20 a pesar de no tener una de las mayores economías del mundo debido a que en el 2008, después de la crisis financiera mundial, la organización buscó ser más representativa sumando economías emergentes. 

¿Qué busca Argentina?

Según la postura oficial, el Gobierno busca construir un consenso que permita que todos los países se comprometan con un desarrollo equitativo y sostenible que genere oportunidades para todos.  Y en línea con las preocupaciones y las aspiraciones de la región: aprovechar el gran potencial económico de Latinoamérica y el Caribe para avanzar hacia la erradicación de la pobreza.

Además, desde el Gobierno apuntan a cerrar de manera oficial más de 100 acuerdos de cooperación, inversión y otros tipos de avances en materia de comercio bilateral con distintos países del mundo.

Los más anticipados son los que anuncie con China luego de la reunión bilateral entre el presidente Macri y su par Xi Jinping, el domingo.

También hay interés en lo que se anuncie en el marco de la reunión que Macri tenga con Donald Trump. Se anticipa que se anunciarán inversiones que podrían llegar a los 20 mil millones de dólares.

Actualidad | 28 de noviembre de 2018

Foto: IDEA

El mea culpa de los empresarios y su visión para cambiar la Argentina

En la víspera del G20 y en medio de una recesión, cerca de 2000 CEOs, consultores y altos ejecutivos de empresas se reunieron en la Usina del Arte para el primer Evento Anual de Management de IDEA, que agrupa los principales ejecutivos del país. El objetivo fue conversar y sacar conclusiones acerca de los desafíos de la transformación para la Argentina.

Hubo consenso de que en la Argentina lo que está primando es la desconfianza y que se viene un año electoral complicado. También hubo acuerdo de que es urgente un cambio cultural de empresas y personas. El economista Eduardo Levy Yeyati fue quizás el más claro: “estamos en un espiral negativo que puede hacer que Argentina llegue a ser un país fallido”. Y agregó que “el concepto de cambio social como un movimiento hacia un equilibrio de cooperación es esencial para aplicar a nuestra realidad económica”

El director de IDEA, Gastón Remy, sentó el tono en el arranque del evento: “Hay una responsabilidad y este es nuestro momento, el de dejar nuestros sesgos, de tener nuevas miradas, perspectivas, de dejar de mirar el partido desde la tribuna y jugarlo a dentro de la cancha”.

Levy Yeyati dijo que el rol principal de las empresas para salir del lugar negativo que le pone la sociedad “es entender que el mayor valor que tienen para crear es el de capital humano”.

Y advirtió que el gran enemigo del cambio en la Argentina “es la posverdad y la polarización. Porque te impide ver lo esencial”. Criticó que el empresario aún no acepte el concepto de “inversión social” por considerarlo “caro e innecesario”. Pero hizo hincapié en que son necesarios consensos mínimos para generar un verdadero cambio cultural. “Sin un consenso, los empresarios invertirán menos y los sindicatos y los trabajadores estarán menos dispuestos a la conversación de la productividad. Tener ciudadanos frustrados, desencantados y enojados por mucho tiempo es caldo de cultivo para el populismo. El desafío es encontrar consensos”.

Como tema país, los ejecutivos presentes coincidieron en que la falta de competitividad, la informalidad del trabajo, la mala calidad de la educación y la crisis de la Justicia son los problemas que hay que atacar.

Federico Procaccini, CEO de Openbank Argentina y expresidente del 55º Coloquio de IDEA, apuntó a la educación como un agente de clave indispensable. “La clase media privatizó el problema al abandonar la educación pública. El rol de integración social que tenía la escuela pública se perdió”.

Rosario Altgelt, gerente general de LATAM Argentina, dijo que hay que “pensar y soñar el país que queremos. Es importante pensar y creer que podemos hacerlo”.

“La sociedad está demandando que los empresarios cambien”, dijo Nerio Peitiado, CEO de Banco Supervielle.

El primer coffee break de ayer tuvo un toque de terapia de grupo. Alberto Bethke, CEO y socio fundador de la consultora OLIVIA, con una performance que cualquier predicador le envidiaría, apuntó al lado humano de la transformación organizacional e instó a los presentes a atreverse al cambio y no tener miedo a equivocarse.

Argentina 2019

El año que se viene será complicado, coincidieron todos. La elecciones tendrán lugar en un clima de desconfianza.

Los consultores Juan Germano y Guillermo Oliveto presentaron algunas cifras:

-Más del 40% de los argentinos nació post Perón. Una mayoría no cree en los partidos políticos y estiman que el sector privado lo hace mejor que el Estados

-Clave para las elecciones será la situación del empleo. El temor a perder el empleo este año pasó de 15% a 28%. Germano dijo que esa cifra debería ser un llamado de atención para el Gobierno, ya que en general el trabajador formal con empleo tiende a votar por el gobierno de turno.

Según un relevamiento de IDEA, el 95% de los jóvenes piensa que la justicia no funciona de forma independiente ni eficiente y el 97% afirma que hay impunidad en los casos de corrupción en Argentina”.

La oportunidad de ser anfitrión del G20

Para el economista Levy Yeyati, la Cumbre de Líderes es una oportunidad de reinstalar tópicos de la agencia global en Argentina, más allá del dólar y las tasas. “El G20 nos trae a un mundo muy distinto. Entender que el mundo que nosotros pensamos está allá afuera ya es una realidad”.

En el cierre de la jornada habló el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y dijo “que nos hayan dado la presidencia del G20 es un gesto de confianza y significa que tenemos para dar un aporte en el debate global”.

Peña cerró destacando que “estamos en uno de los momentos de mayor aceleración de la humanidad, revolución de las comunicaciones, de la globalización, estamos viviendo en el medio de una transformación veloz y muy desafiante”.

Actualidad | 26 de noviembre de 2018

Foto: Oxfam

Oxfam sugiere que las políticas públicas de América Latina generan desigualdad

Mientras en los países desarrollados las transferencias directas en efectivo a los más pobres, el impuesto sobre la renta y los aportes a la seguridad social reducen la desigualdad de ingresos un 36%; en América Latina solo la reducen un 6%.

Es una de las conclusiones de un estudio de Oxfam (una confederación internacional de 17 organizaciones no gubernamentales que realizan labores humanitarias en 90 países) publicado la semana pasada en conjunto con CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales) que busca generar conciencia sobre la eventual captura de las democracias por intereses privados.

El apoyo de los ciudadanos de la región al sistema democrático cayó al 48% y un 64% no está satisfecho de cómo la democracia está funcionando, el peor registro desde el 2001, de acuerdo a la última encuesta de Latinobarómetro, un prestigioso sondeo que desde hace 23 años registra las percepciones políticas de la población.

Y de acuerdo al estudio de Oxfam, el 75% de la población latinoamericana piensa que se gobierna para unos cuantos grupos poderosos y eso quiere decir que sienten que el sistema no los ayuda.

Fuente: Oxfam/Clacso

“La captura del Estado es el ejercicio de influencia abusiva por parte de élites económicas y políticas, para que las leyes y los gobiernos funcionen de acuerdo a sus intereses. Estas acciones profundizan la desigualdad y perjudican la democracia”, dice el documento.

El informe revela que en seis países de la región, la política fiscal, en la práctica, aumenta la pobreza. Eso quiere decir que después de que el Estado recauda impuestos y los gasta en políticas públicas, hay más personas en situación de pobreza que antes de que el Estado interveniera

Oxfam dice que un ejemplo claro que las políticas públicas en la región son deficientes para combatir la pobreza es que las desigualdades de ingresos que produce el mercado son similares en los países desarrollados y en América Latina. Pero después de aplicar instrumentos de política fiscal en los países desarrollados la desigualdad de ingreso se sitúa entre las más bajas del mundo mientras en la región nos dejan siendo la región más desigual del mundo:11 países de América Latina se encuentran entre los 20 más inequitativos del planeta.

Fuente: Oxfam/Clacso

El informe concluye que este desequilibrio “sólo es posible enfrentarlo asegurando una mayor participación social y política de la ciudadanía y una mejor representación de los intereses ciudadanos”.

Algunos datos:

  • Con los impuestos que dejan de pagar las empresas cada año gracias a privilegios fiscales se podría construir 120.000 viviendas en República Dominicana y 70.000 en Paraguay.
  • Contratar unos 94.000 docentes en Bolivia o 41.000 en El Salvador
  • Contratar unos 93.000 médicos/as en Guatemala o 349.000 en Brasil
  • Escolarizar de 8 a 10 veces los niños y niñas que no asisten a la escuela primaria en Perú u Honduras.
  • Con los US$ 163 millones que Odebrecht confiesa haber ganado de manera ilícita, sólo en República Dominicana gracias a obornos, se podría construir 9.140 viviendas sociales o multiplicar por 8 la inversión en Seguro Nacional de Salud en tratamientos como el cáncer, garantizando el acceso a medicamentos en el país
Actualidad | 23 de noviembre de 2018

Foto: Eitan Abramovich / AFP

Los argentinos siguen creyendo en la democracia en medio de una fuerte caída del apoyo en América Latina

El apoyo de los ciudadanos de la región al sistema democrático cayó al 48%, el peor indicador desde el 2001. El apoyo también bajó en Argentina, pero la última encuesta de Latinbarómetro, un prestigioso sondeo que desde hace 23 años registra las percepciones políticas de la población, muestra que estamos entre los países de la región donde sigue siendo un sistema de gobierno que una amplia mayoría sigue prefiriendo.

En el mundo hay retrocesos de la libertad, la justicia y la equidad en pueblos que habían logrado avanzar en ello y América Latina no es una excepción, pero en Argentina, que experimenta una crisis económica, la gente sigue creyendo en las urnas como la mejor forma de decidir cómo gobernarnos. Estos 4 gráficos ilustran el estado de salud de la democracia en la Argentina.

El sondeo de Latinbarómetro muestra que en la región el apoyo a la democracia cayó cinco puntos este año. En 2010, el índice de apoyo democrático alcanzó su valor más alto con el 61%, pero desde entonces los gráficos muestran una curva descendente, no abrupta pero sí constante. En ocho países de la región la mayoría de la ciudadanía no considera que la democracia sea preferible a otras formas de gobierno.

Fuente: Latinbarómetro

Pero las cifras muestran que el 59% de los argentinos cree que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno. Es una apoyo 9 puntos menor al de 2017, pero en la región solo en Venezuela, Costa Rica y Uruguay hay un respaldo mayor.

Fuente: Latinbarómetro

Con respecto al nivel de satisfacción con la democracia, también viene cayendo de manera  constante en la región, de un 44% en 2008 hasta un 24% en 2018. En ningún país de América Latina hay una mayoría satisfecha, sólo en tres países este resultado se acerca a tener uno de cada dos ciudadanos satisfechos: Uruguay con 47%, Costa Rica con 45% y Chile con 42%.

En la Argentina, que experimenta una crisis económica, disminuye de 38% a 27% en el mismo período. Es una baja dramática, pero cifra lo pone entre los cinco países de la región más satisfechos.

Fuente: Latinbarómetro

El apoyo a la democracia no esconde que los argentinos no sean realistas: el país con la menor expectativa económica futura es Argentina con 33%. Y el 59% dice que la situación económica actual es “mala” o “muy mala”.

Fuente: Latinbarómetro

El informe concluye que la legitimidad del sistema democrático se resiente cuando los ciudadanos perciben que este sirve para resolver los problemas de los ciudadanos. Afirma que en numerosos países latinoamericanos “existen motivos más que sobrados para percibir las carencias de dicho sistema”. La corrupción sigue siendo un grave problema. Y sumado a  la desigualdad económica y social, genera polarización política.

El sondeo muestra que los pueblos de América Latina quieren prosperidad y desarrollo, pero no hay evidencia de una demanda de autoritarismo, aunque si hay evidencia de que quieren orden y ausencia de violencia.

Los autores del estudio dicen que quienes interpretan la demanda de mano dura como una demanda de autoritarismo contra la violencia, “le están regalando el camino a la derecha radical que está separada por una línea muy fina del autoritarismo”.

Actualidad | 16 de noviembre de 2018

Foto: Javier Tovar / AFP

La esperanza resiste entre el fuego de California

“Voy a seguir buscando y esperar a que pase lo mejor”, dice Jhonathan Clark. Es la primera vez que Clark visita el lugar desde que hace una semana, cuando un incendio forestal devastó, como un tsunami, toda esta zona del norte de California. Ahora camina por el mar de escombros en el que se convirtió su casa en Paradise.

Su gran preocupación es encontrar a su hermano Maurice, su cuñada y su sobrino de seis años, de los cuales no ha tenido noticias desde que comenzó el infierno: “odio pensar que es una de las víctimas”. Las llamas se extendieron tan rápido que cientos de residentes no pudieron escapar. Hasta la fecha los incendios forestales en California han terminado con la vida de al menos 63 personas y 631 siguen desaparecidas.

 Lo primero que encontró Jhonathan al entrar a la propiedad fue el cadáver de su yegua Jadis, que no logró sacar cuando evacuó a su familia.
Foto: Javier Tovar / AFP

Jhonathan tenía la esperanza de ver una señal de su hermano entre las ruinas de la casa en la que ambos crecieron. Buscaba algo que dijera que Maurice y su familia estaban incomunicados, pero vivos: “Mi papá está empezando a perder la esperanza; sabe que Maurice no desaparecería de la faz de la tierra sin decirle nada a nadie. Haremos lo que sea para encontrarlo, vivo o muerto, porque eso es lo que hacemos los Clark, nos cuidamos los unos a los otros”, dijo a la AFP Jhonathan, que tiene una bebé de cuatro meses con su novia de toda la vida. Ambas están a salvo.

Foto: Javier Tovar / AFP

Su casa es una de los 12.000 inmuebles destruidos por las llamas. Clark entiende que todo es material y desde ya dijo que reconstruiría su casa y ayudaría a sus vecinos a hacer lo mismo. Hoy solo quiere encontrar a su hermano.

Actualidad | 16 de noviembre de 2018

Advierten que hay más comisarías bonaerenses clausuradas que de todos modos alojan detenidos

Seis hombres que estaban presos en una comisaría de Esteban Echeverría murieron como consecuencia de un incendio ocurrido ayer. Familiares y organismos de derechos humanos afirman que el fuego se inició en reclamo de mejores condiciones de alojamiento y la policía insiste en que fue tras un intento de fuga.

Más allá de las causas que originaron el fuego, hay un dato revelador: los calabozos estaban clausurados desde marzo y había una orden para trasladar a los detenidos porque el lugar incumplía condiciones de seguridad y habitabilidad. Ese contexto se da en gran parte de la provincia: 1.269 personas están encerradas en 109 comisarías con sus celdas inhabilitados, según datos de la Comisión Provincial por la Memoria.

La prohibición de alojar presos en la comisaría 3° de Esteban Echeverría regía desde marzo. El fallo es del Juzgado de Garantías N°2 de Lomas de Zamora, que además ordenó trasladar a los detenidos, que eran 27 y estaban encerrados en calabozos preparados para 10 personas.

Pero el Ministerio de Seguridad bonaerense, de quien dependen las comisarías, y el de Justicia, a cargo del servicio penitenciario provincial, no hicieron cumplir la orden. Independientemente de la investigación que se inició y las responsabilidades que se determinarán, alrededor de cien comisarías están en condiciones similares.

El informe presentado este año por la Comisión Provincia por la Memoria señala que en territorio bonaerense hay 109 comisarías inhabilitadas por orden judicial o administrativa que violan la ley y se usan para alojar a 1.269 personas.

Mientras que oficialmente, la provincia de Buenos Aires reconoció ayer que hay 3.910 detenidos en 137 comisarías con capacidad para 1011 personas. Es decir, con una sobrepoblación del 290%.

Finalmente, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) advirtió que al 31 de octubre pasado las personas encerradas en calabozos de comisarías bonaerenses eran 4.052, lo que representa un récord en los últimos diez años.

Una de las principales causas por las cuales las comisarías aumentaron la cantidad de presos en sus calabozos es que en los últimos años las detenciones aumentaron más que las plazas que sumó el Gobierno provincial en las cárceles bonaerenses, donde la sobrepoblación alcanza también porcentajes récord.

La última cifra, difundida hoy, marca que en las cárceles bonaerenses hay 41.746 presos, unos 12.500 más que la capacidad habilitada. Es decir, tiene una sobrepoblación del 43%.

Las seis personas muertas son Jeremías Rodríguez, de 19 años; Elías Soto, de 20 años; Jorge Ramírez de 30 años; Miguel Ángel Sánchez, de 31 años; Juan Lavarda, de 59 años; y Eduardo Ocampo, de 60.

De aquí al fin de su mandato, en diciembre de 2019, el Gobierno provincial tiene como plan ampliar la capacidad del servicio penitenciario en 2331 plazas o el 8% de la capacidad actual.

De ese proyección, 1.718 plazas ya están en obra:

Mientras que las obras para sumar otras 613 plazas comenzarán en 2019:

Actualidad | 15 de noviembre de 2018

Animación por Pablo Domrose

A un año de la desaparición del ARA San Juan: una conversación entre Marta Vallejos y Juan Carr

La hermana de Ceslo Vallejos, uno de los 44 tripulantes a bordo del submarino, habla con RED/ACCIÓN sobre cómo vivió este último año, y por qué es importante para los familiares que siga la búsqueda y que avance la investigación de las responsabilidades.

Actualización: con fecha 16 de noviembre de 2018, la Armada Argentina informó vía Twitter que identificaron al #AraSanJuan a 800 metros de profundidad.

Actualidad | 14 de noviembre de 2018

Foto: Romero José / Télam

Presupuesto 2019: ¿qué obras públicas mantendrá Nación y en qué provincias las hará?

El Presupuesto 2019 obtuvo esta madrugada la aprobación del Senado. La propuesta enviada por el Gobierno establece recortes en partidas sensibles como Educación y Cultura; Salud; y Ciencia y Técnica. Incluso, la inversión en obras y gastos de capital también cae: un 16% o un 62%, si se toma en cuenta que la inflación oficial prevista para el próximo año es de 34,8%.

A pesar del recorte, la inversión en obras públicas que Nación prevé ejecutar en el país, sin mediación de las provincias, se mantiene con relación al presupuesto de este año. En ese escenario, hay provincias, como Tucumán, que triplican la inversión que recibirían. Y otras, como La Pampa, que perderían un 30%, sin descontar la inflación.

Los datos surgen del proyecto de presupuesto enviado por el Ejecutivo al Congreso. En ese material, el Gobierno señala que prevé invertir $ 74.900 millones o el 1,79% del presupuesto en obras públicas que ejecutará directamente la administración Nacional. Para 2018, la previsión fue de $ 50.323 o el 1,73% del presupuesto.

Fuente: Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP)

En total, la apuesta de Nación es hacer 912 obras en todo el país. Son 163 menos que las proyectadas para este año. Las siguientes son las principales obras que incluyó el equipo económico de Hacienda en el presupuesto: 

Fuente: Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP)

Qué áreas podrían perder fondos. Si el presupuesto fuera aprobado tal cual fue enviado al Congreso, varias de las funciones más sensibles sumarían nuevos ajustes, ya que su participación en el presupuesto total viene en descenso desde 2016, cuando asumió la nueva gestión.

En esa línea se encuentra la inversión en Educación y Cultura; Salud; Ciencia y Técnica; Vivienda y Urbanismo; Agricultura; Industria; y Ecología y Medio Ambiente. Todas estas áreas perderían participación en el presupuesto total: bajarían entre un 20% y un 67% en relación a lo que le adjudicaron en 2015.

En cambio, si bien la participación de los fondos destinados a Promoción y Asistencia Social bajaría respecto a este año, se mantendría un 2,5% arriba respecto a lo destinado en 2015.

En contrapartida, la proporción de fondos destinada a pagar deuda pública crecería un 133% también en relación a 2015.

Actualidad | 8 de noviembre de 2018

Recortan el número de jardines de infantes que se construirán en 2019

El ajuste que impulsa el Gobierno para el presupuesto 2019 hará que el plan para construir jardines pierda financiamiento y los objetivos que Cambiemos se había planteado para ampliar la cobertura del nivel inicial se diluyan.

Del plan original de hacer 3.000 jardines durante los cuatro años de gestión, el Ministerio de Educación de la Nación reconoció que al término de su mandato habrá podido sumar 877 jardines.

En concreto, el Gobierno apuesta a construir durante 2019 exactamente 768 aulas y aumentar la capacidad de los jardines. Para este año, en cambio, había pautado sumar 3.043 aulas. Estos últimos datos fueron transparentados por el Ministerio de Hacienda en el proyecto de presupuesto que el Senado convertiría en ley el miércoles de la semana que viene.

El ajuste es empujado por una quita de fondos en el programa de “Fortalecimiento Edilicio de Jardines de Infantes”: mientras que para este año fueron asignados $ 6.063 millones, la inversión para 2019 cae a $ 2.528 millones. Es decir, sufre un reducción nominal del 41% y una caída real del 69%, contemplando la inflación del 34,8% que estima el Gobierno en el presupuesto.

“Preocupa la reducción del gasto en estos programas y la ausencia de razones explícitas que la justifiquen, sobre todo en un contexto de profundización de la desigualdad y de las brechas en el acceso al derecho a la educación”, advirtió Julieta Izcurdia, abogada del área de derechos económicos, sociales y culturales de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), que analizó el gasto público en infraestructura y equipamiento escolar.

Fuente: www.presupuestoabierto.gob.ar y proyecto de presupuesto 2019.

Otro aspecto preocupante es que de acuerdo a los datos actualizados al 5 de noviembre, de la partida para construir jardines este año sólo se usó un 29%, por lo que en lo que va del año hay una subejecución del programa. 

Cómo se ajustó la promesa de los 3.000 jardines

Durante la campaña presidencial y en los primeros meses de gobierno, Mauricio Macri prometió construir 3.000 jardines para alcanzar una “cobertura universal de las salas de tres, cuatro y cinco años de edad”.

Esa propuesta luego se ajustó a crear 10.000 salas, sin contemplar si eran nuevos jardines o ampliaciones de edificios. Pero ahora y según detallaron por escrito fuentes del Ministerio de Educación, el objetivo “alcanzable” es llegar a fines de 2019 con 2.087 salas construidas, lo que equivaldría a “877 jardines promedio”.

De alcanzar ese número, representaría un aumento del 4% de la oferta, ya que en 2016 había 20.428 jardines, según datos de la Dirección de Información y Estadística Educativa.

El principal argumento por el que los objetivos fueron recortados es que hubo incumplimientos de las empresas contratistas que llevaron a rescindir contratos en varios puntos del país, como en La Pampa, por ejemplo.

Por esa razón muchas obras fueron descentralizadas y ahora las llevan adelante las provincias, pero con financiamiento nacional. En el informe escrito, el Ministerio de Educación resalta incluso que “no es bueno que el Ministerio de Educación se dedique a construir (jardines) y distraiga su función esencial”.

El nuevo objetivo, pese a ser menos ambicioso, también aparece difícil de cumplir. De acuerdo a los informes oficiales de ejecución presupuestaria, en 2017 se construyeron 25 jardines. Mientras que en los primero seis meses 2018 se hicieron 121 salas, 47 estaban en obras y 105 habían sido contratadas.

Más allá de ese diagnóstico, el Observatorio Argentinos por la Educación analizó el crecimiento de la oferta de jardines entre 2011 y 2016, y expuso que en esos seis años se crearon 959 jardines, entre públicos y privados. Sin especificar cuántos de ellos son estatales.

La falta de jardines afecta más a las familias pobres

En los últimos cinco años, la matrícula que más creció es la del nivel inicial, principalmente porque en los niveles primario y secundario están mucho más universalizados y en consecuencia hay menos margen para que crezcan: 99% y 88% de los chicos, respectivamente, van a la escuela. En cambio, para el inicial (de 3 a 5 años) esa tasa es hoy del 74%.

Fuente: Observatorio Argentinos por la Educación.

Pero más allá de que la cobertura creció casi 7 puntos porcentuales, el Observatorio Argentinos por la Educación señala que los niños y niñas que van a jardines privados son proporcionalmente muchos más que en lo que ocurre en la primaria y la secundario de todo el país, donde tres de cada 10 chicos van a colegios privados.

Eso ocurre principalmente por la falta de jardines públicos. Algunos ejemplos: en la sala de bebés de 45 días a un año, sala de 2 y sala de 3, el 50,2% de los niños matriculados va a jardines privados. En sala de 4 es del 30,1% y en la de 5 es del 28,1%, trayectos que por ley son obligatorios y por eso el Estado ofrece más opciones.

“Lo que dicen estas cifras es que al faltar vacantes en salas de 45 días a tres años, las familias deben recurrir al sector privado”, le explicó a RED/ACCIÓN Rut Kuitca, vicepresidenta de la Organización Mundial para le Educación Preescolar, y remarcó que en las familias pobres no pueden pagar una cuota y desisten de mandarlo a un jardín, lo que “abre una desigualdad de oportunidades a edad temprana”.

Actualidad | 8 de noviembre de 2018

Foto: Fabrice Coffrini / AFP

Davos 2019: Un nuevo mundo se nos viene encima y no estamos preparados

Los desafíos de la globalización 4.0 será el foco de la próxima Reunión Anual del Foro Económico Mundial. El mundo está experimentando una agitación económica y política que no cesará pronto. Las fuerzas de la Cuarta Revolución Industrial han introducido una nueva economía y una nueva forma de globalización, que exigen nuevas formas de gobierno para salvaguardar el bien público.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional aunó esfuerzos para construir un futuro compartido. Hoy en día, debe hacer esto de nuevo. Debido a la lenta y desigual recuperación durante la década tras la crisis financiera mundial, una parte sustancial de la sociedad se ha visto atrapada por la insatisfacción y la amargura; y, no sólo con respecto a la política y los políticos, sino también con relación a la globalización y todo el sistema económico que esta sustenta. En una época de inseguridad y frustración generalizadas, el populismo, se ha tornado como una opción cada vez más atractiva, como una alternativa al status quo.

Sin embargo, el discurso populista elude – y a menudo confunde – las distinciones sustantivas entre dos conceptos: globalización y globalismo. La globalización es un fenómeno impulsado por la tecnología y el movimiento de ideas, personas y bienes. El globalismo es una ideología que prioriza el orden global neoliberal sobre los intereses nacionales. Nadie puede negar que estamos viviendo en un mundo globalizado. No obstante, afirmar que todas nuestras políticas deberían ser “globalistas” es muy discutible.

La globalización necesita una nueva estructura

Al fin y al cabo, este momento de crisis ha planteado preguntas importantes sobre nuestra arquitectura de gobernanza global. Teniendo en cuenta que cada vez más y más votantes exigen “recuperar el control” de las manos de las “fuerzas globales”, el desafío que se enfrenta es la restauración de la soberanía en un mundo que necesita de la cooperación entre partes. En lugar de cerrar las economías a través del proteccionismo y la política nacionalista, debemos forjar un nuevo pacto social entre los ciudadanos y sus líderes, para que todos se sientan lo suficientemente seguros dentro de su propio país como parar permanecer abiertos al mundo en general. Si esto falla, la continua desintegración de nuestro tejido social podría, en última instancia, provocar el colapso de la democracia.

Además, los desafíos asociados con la Cuarta Revolución Industrial (4IR) coinciden con el rápido surgimiento de restricciones ecológicas, el advenimiento de un orden internacional cada vez más multipolar y una creciente desigualdad. Estos sucesos integrados están marcando el comienzo de una nueva era de globalización. Si esta nueva era va a mejorar la condición humana dependerá de si la gobernanza corporativa, local, nacional e internacional se puede adaptar a estos sucesos, a tiempo.

De manera paralela, un nuevo marco para la cooperación público-privada global ha ido tomando forma. La cooperación público-privada consiste en aprovechar el sector privado y los mercados abiertos para impulsar el crecimiento económico para el bien público, teniendo siempre en cuenta la sostenibilidad ambiental y la inclusión social. Sin embargo, para determinar lo que comprende el bien público, primero debemos identificar las causas de la desigualdad.

Por ejemplo, si bien los mercados abiertos y la mayor competencia ciertamente producen ganadores y perdedores en el ámbito internacional, también pueden tener un efecto aún más pronunciado sobre la desigualdad a nivel nacional. Es más, la creciente brecha entre quienes forman parte del precariado y los privilegiados se está reforzando con los modelos de negocios de la Cuarta Revolución Industrial (4IR), que a menudo hacen que las ganancias sean para quienes son dueños del capital o de la propiedad intelectual.

El capitalismo necesita recuperar la confianza de la gente

Cerrar esa brecha requiere que reconozcamos que estamos viviendo en un nuevo tipo de economía impulsada por la innovación, y que se necesitan nuevas normas, estándares, políticas y convenios globales para salvaguardar la confianza del público. La nueva economía ya ha perturbado y recombinado innumerables industrias, y ha desplazado a millones de trabajadores. Esta nueva economía desmaterializa la producción a medida de que aumenta la intensidad del conocimiento en la creación de valor. A su vez, también aumenta la competencia dentro de los mercados nacionales de productos, capitales y trabajo, así como entre los países que adoptan diferentes estrategias de comercio e inversión. Y, aviva la desconfianza, en especial con relación a las empresas de tecnología y la forma como estas administran nuestros datos.

El ritmo sin precedentes del cambio tecnológico significa que nuestros sistemas de salud, transporte, comunicación, producción, distribución y energía – sólo para nombrar unos pocos – se transformarán completamente. Gestionar ese cambio requerirá no sólo de nuevos marcos para la cooperación nacional y multinacional, sino también de un nuevo modelo de educación, complementado con programas específicos para enseñar nuevas habilidades a los trabajadores. Recurriendo a avances en robótica e inteligencia artificial en el contexto del envejecimiento de las sociedades, tendremos que pasar de una narrativa de producción y consumo a una de compartir y cuidar a las personas.

La globalización apenas ha comenzado; pero, ya estamos muy poco preparados para ella. Aferrarse a una mentalidad obsoleta y llevar a cabo pequeños ajustes a nuestros procesos e instituciones existentes, no será para nada suficiente. En cambio, debemos rediseñar estos procesos e instituciones desde cero, con el propósito de poder aprovechar las nuevas oportunidades que nos esperan, mientras paralelamente evitamos el tipo de perturbaciones que presenciamos hoy.

A medida que desarrollamos un nuevo abordaje para dirigirnos hacia la nueva economía, debemos recordar que no estamos jugando un juego de suma cero. Este no es un tema de dicotomías: libre comercio o proteccionismo, tecnología o empleos, inmigración o protección de los ciudadanos, crecimiento o igualdad. Todas esas dicotomías son falsas, y las podemos evitar desarrollando políticas que favorezcan la palabra “y”, haciendo que prevalezca sobre la “o”, permitiendo que se pueda ir tras la consecución de la totalidad de los mencionados intereses, de manera paralela.

Los nuevos desafíos no se solucionan sin cooperación

Sin duda, los pesimistas argumentarán que las condiciones políticas se interponen en el camino de un diálogo global productivo sobre la Globalización 4.0 y la nueva economía. Pero, los realistas utilizarán el momento actual para explorar las brechas en el sistema actual e identificar los requisitos para un futuro abordaje. Y, los optimistas se aferrarán a la esperanza de que las partes interesadas con visión de futuro crearán una comunidad de intereses compartidos y, en última instancia, un propósito compartido.

Los cambios que están en curso hoy en día no son cambios aislados que afectan a un país, una industria o un problema en particular. Son cambios universales; y, por lo tanto, requieren de una respuesta global. La no adopción de un nuevo abordaje cooperativo sería una tragedia para la humanidad. Con el propósito de elaborar un plan para una arquitectura de gobernanza global compartida, tenemos que evitar quedarnos atascados en el momento actual de gestión de crisis.

Específicamente, esta tarea requerirá dos cosas de la comunidad internacional: un compromiso más amplio y una mayor imaginación. El compromiso de todas las partes interesadas en un diálogo sostenido será crucial, al igual que la imaginación para pensar de manera sistémica, y más allá de las propias consideraciones institucionales y nacionales cortoplacistas.

Estos serán los dos principios organizativos de la próxima Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos-Klosters, que se reunirá para considerar el tema “Globalización 4.0: Configuración de una arquitectura global en la era de la Cuarta Revolución Industrial”. Estemos listos o no, un nuevo mundo se nos viene encima.

Traducción por Rocío L. Barrientos.

Klaus Schwab es presidente ejecutivo y fundador del Foro Económico Mundial.

© Project Syndicate 1995–2018

Actualidad | 8 de noviembre de 2018

Fotos: Nicolas Asfouri y Ted Aljibe / AFP

A cinco años del peor tifón de su historia, Filipinas avanza en su reconstrucción

En la madrugada del 8 de noviembre 2013 Filipinas se vio azotada por el Tifón Yolanda, el más mortífero que haya tocado tierra, causando 7.360 muertos y desaparecidos. A cinco años de la tragedia, el país sigue su reconstrucción, amenazado por nuevos fenómenos climáticos. En la foto, Elsie Indic, una sobreviviente del tifón, durante una procesión religiosa en memoria de las víctimas. A continuación, una galería de fotos que muestran el daño provocado por el tifón, y algunas imágenes de la reconstrucción.

Foto: Ted Aljibe / AFP

La foto superior fue tomada el 10 de noviembre de 2013. Muestra a  residentes caminando en medio de casas destruidas y cadáveres por una calle de la ciudad de Tacloban, en la isla oriental de Leyte, a los dos días de que el tifón azotara la ciudad. La segunda foto fue tomada una semana antes y muestra a automovilistas a lo largo de la misma calle, disfrutando el panorama.

Foto: Ted Aljibe / AFP

La foto de arriba muestra a residentes de Tacloban caminando entre escombros y casas destruidas después de que el tifón golpeó la ciudad. La segunda foto muestra la misma esquina, pero una semana antes. 

Foto: Ted Aljibe / AFP

La foto de arriba fue tomada el 14 de noviembre de 2013 y muestra a un barco anclado junto a una serie de casas destruidas después de que fue arrastrado a tierra por el tifón. La segunda foto muestra la misma calla con automovilistas la semana antes de que la tormenta azotará a la ciudad.

Foto: Ted Aljibe y Nicolas Asfouri / AFP

La primera foto muestra a personas del barrio que caminan junto a los escombros causados por el tifón en la ciudad de Tacloban. La segunda foto fue sacada dos semanas antes y muestra la misma calle con automovilistas que pasan en frente al templo chino en la ciudad..

Foto: Ted Aljibe / AFP

Esta combinación de fotos muestra el aeropuerto de Tacloban antes y después del tifón. La primera muestra a sobrevivientes haciendo cola para recibir artículos de socorro y la segunda foto es una vista general del edificio de la terminal tomada el 1 de noviembre de 2018. 

Foto: Ted Aljibe / AFP

Residentes de la ciudad de Tacloban caminando en medio de casas destruidas y cadáveres por una calle de la ciudad, dos días después de que el tifón golpeó la isla. La segunda foto fue tomada una semana antes  y muestra a un residente caminando por la misma calle.

Actualidad | 5 de noviembre de 2018

Ilustración por Pablo Domrose

Las elecciones parlamentarias de Estados Unidos en tres gráficos

Es el tercer socio comercial de la Argentina y la principal fuente de inversión directa. En momentos en que el Gobierno de Mauricio Macri apuesta a las exportaciones para salir de la crisis, una victoria de los demócratas este martes pondría freno a los impulsos nacionalistas y anti globalización de Donald Trump y daría un impulso al comercio global.

El 6 de noviembre se celebran los comicios de mitad de término en Estados Unidos, en los que se elige a la totalidad de los miembros de la Cámara de Representantes y a un tercio del Senado, este último compuesto por 100 escaños. Desde las elecciones presidenciales de 2016 ambas cámaras son de mayoría republicana.

Ha sido la campaña electoral más cara de la historia por unas elecciones legislativas en Estados Unidos. El consenso es que el resultado de este martes arrojará un Congreso dividido en el que los demócratas se quedarían con el control de la Cámara de Representantes y los republicanos retendrían el del Senado.

Lo que dicen las encuestas

Los sondeos y analistas electorales apuntan a que los demócratas podrían obtener el martes los 23 escaños que necesitan para recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes, lo que les permitiría frenar la agenda legislativa de Trump e investigar a su administración.

Por su parte, los republicanos podrían conservar su pequeña mayoría en el Senado, actualmente de dos escaños, con lo que mantendrían el poder para aprobar el nombramiento de los jueces de la Corte Suprema.

Actualmente, los republicanos controlan con un escaso margen de 51-49 el Senado, pero los demócratas enfrentan una ecuación extremadamente difícil: deben ganar 26 de los 35 escaños en juego, incluidos varios en los estados que votaron por el republicano Trump en 2016.

Relevancia para la Argentina

Para la Argentina, el resultado de las elecciones es relevante: Estados Unidos es el tercer socio comercial de la Argentina y la principal fuente de inversión directa. En momentos en que el gobierno de Mauricio Macri apuesta a las exportaciones para salir de la crisis, una victoria de los demócratas este martes pondría freno a los impulsos nacionalistas y anti globalización de Donald Trump y dar un impulso al comercio global.

Lo que está en juego

Para los 435 escaños de la Cámara de Representantes, que serán renovados por dos años, la pelea se concentra de hecho en unas 60 circunscripciones, pues el resto están sólidamente ancladas a uno u otro bando.

En el Senado están en juego 35 de los 100 escaños, para mandatos de seis años. Por el azar del calendario, esos 35 estados están en zonas tradicionalmente conservadoras, lo que dificulta una reconquista demócrata.

Los estadounidenses votarán también por gobernadores en 36 estados.

Crédito: AFP

Niveles de participación

Estas elecciones parecen beneficiarse de una movilización inédita para una cita que habitualmente convoca a 40%-45% del electorado, contra 60% en las presidenciales.

Más de 32 millones de electores ya votaron por correspondencia. Eso ya representa un 20% más que el conjunto de votos anticipados en las elecciones de medio mandato de 2014, según el experto.

Crédito: AFP

Si se confirma lo de las encuestas y los demócratas se quedan con la Cámara de representantes, el vuelco electoral iría en sintonía con lo sucedido en la historia moderna de Estados Unidos: solo Bill Clinton y George W. Bush consiguieron aumentar el número de escaños de su partido en los comicios legislativos de mitad de periodo frente a los presidenciales.

Crédito: Statista
Actualidad | 1 de noviembre de 2018

¿Puede un país acelerar su crecimiento endeudándose en el extranjero?

A propósito del debate en la Argentina, que un país se endeude en el extranjero no es necesariamente malo. Si se hace responsablemente, se fomenta el crecimiento. Ese endeudamiento ha permitido que países como Corea del Sur y Singapur se desarrollen. Pero es necesario cambios profundos de las reglas del juego internacionales de modo que los países que se endeudan para invertir no queden a merced de los caprichos de los mercados internacionales de capital. El tema será debatido en la Cumbre G20 de Buenos Aires.

“Hoy día, es pecado incurrir en un déficit de cuenta corriente, lo que es una locura”, lamentó el Vice Primer Ministro de Singapur, Tharman Shanmugaratnam, en la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial sostenida en Bali a principios de octubre. Los ministros que pudieron, se jactaron del equilibrio de sus cuentas corrientes, mientras que las autoridades de países con déficits fueron tratadas como herejes. No obstante, Tharman recordó ante el público, países como Corea del Sur y Singapur “crecieron incurriendo en déficits de cuenta corriente en las etapas tempranas del desarrollo, para poder así invertir y hacer posible el crecimiento mientras acumulábamos ahorros”.

La teoría económica concuerda plenamente con Tharman. Para adquirir una casa, una familia no necesita esperar que el monto de sus ahorros equivalga al valor del inmueble. Por el contrario, es razonable pedir un préstamo mientras los padres son jóvenes y tienen ingresos relativamente bajos, y repagarlo más adelante cuando su situación económica es más sólida. Esta misma lógica se aplica a un país en desarrollo, el cual, para salir de la pobreza, debería incurrir en un déficit y endeudarse cuando todavía es pobre.

Endeudarse como estrategia de desarrollo

En un país pobre, el capital –ya sean fábricas, infraestructura o escuelas– es escaso, de modo que la tasa de retorno de una inversión nueva es alta. Es precisamente la brecha entre la rentabilidad de su inversión y la tasa de interés de sus deudas lo que permite que un país pobre prospere. Esta es la estrategia que hizo ricas a Singapur, Corea del Sur y otras naciones exitosas.

A los países que incurren en déficits se les trata como pecadores, porque al hacerlo pasan a depender del tristemente impredecible capital extranjero. Endeudarse en el exterior puede fomentar el crecimiento económico de un país, pero al mismo tiempo lo deja vulnerable frente a las crisis.

Los riesgos de financiar el crecimiento con deuda

Todo marcha bien siempre que los inversores extranjeros sigan prestando y el país siga invirtiendo. Pero si los inversionistas se espantan, la resultante “parada súbita” en los flujos de capital exige que, de la noche a la mañana, el país disminuya importaciones clave, gatillando una recesión.

En ese momento, los inversionistas asustados no solo pueden negarse a otorgar nuevos préstamos, sino que también pueden exigir el repago de los previos. En ese caso, la banca y las empresas locales se ven obligadas a liquidar inversiones. Pero si hay muchos vendedores y pocos compradores, los precios de los activos solo pueden bajar bruscamente, lo que se traduce en quiebras y una profunda crisis financiera. Con ello se reivindican las expectativas pesimistas iniciales de los inversionistas.

El ejemplo de Argentina

Esto es exactamente lo que ha sucedido en numerosas economías emergentes durante el último cuarto de siglo. Es también lo que sucedió en Argentina no hace mucho: luego de una freno súbito en los flujos de capital, el peso perdió la mitad de su valor y la economía cayó en recesión (menos mal que una crisis financiera generalizada no fue la consecuencia). No sorprende, entonces, que los déficits de cuenta corriente parezcan pecaminosos.

Los países emergentes que comprenden estos riesgos suelen hacer una de dos cosas: aplicar políticas fiscales y monetarias tan estrictas que los déficits de cuenta corriente son imposibles, o mantener amplios stocks de reservas internacionales. La primera estrategia equivale a que una familia prescinda de todo préstamo al adquirir una casa propia. La segunda equivale a endeudarse solo en la misma cantidad que ya se tiene ahorrada. Ninguna de las dos estrategias es muy razonable desde el punto de vista de la eficiencia.

La propuesta al G20

Volvamos a Tharman, quien presidió un grupo nombrado por los gobiernos del G20 para proponer reformas financieras internacionales (yo fui uno de sus integrantes). En un informe que presentó a los ministros de hacienda y a los presidentes de los bancos centrales reunidos en Bali, el grupo sostiene que es posible que los países se beneficien de préstamos desde el extranjero sin correr el riesgo de crisis ni de una excesiva volatilidad de los mercados. Pero esto requiere de cambios profundos en los marcos de las políticas locales y globales.

El informe comienza por reconocer que las economías emergentes deberían desarrollar sus mercados financieros locales. Una parte del financiamiento de las inversiones tiene que provenir de fuentes locales, del mismo modo que la cuota inicial del pago de una casa debe provenir de los ahorros de una familia prudente. Además, los préstamos locales suelen ser en la moneda nacional, lo que protege a los deudores del riesgo cambiario.

El rol de un red de seguridad financiera global

El informe también propone un mecanismo mejorado de vigilancia global. El hecho de que algunas crisis financieras sean causadas por el pesimismo autocumplido no debería ocultar la realidad de que otras obedecen a políticas erradas. Si se identifican y corrigen estos errores antes de que sea demasiado tarde, el mundo tiene una probabilidad más alta de evitar la próxima ronda de colapsos. Y puesto que las crisis financieras contagian e imponen costos a otros países con buenas políticas, una vigilancia más efectiva significa que los chicos “bien comportados” del vecindario también gozarán de mayor seguridad.

En su aspecto más crucial, el informe propone crear una red de seguridad financiera global muy mejorada, que asegure a los países una buena protección frente a la volatilidad excesiva de los flujos de capital y a los pánicos autocumplidos en los mercados financieros.

La red de seguridad financiera global se ha ampliado desde la crisis de hace una década. El informe indica que en 2006, el 90% de los recursos de la red provenía del FMI, pero en 2016 este organismo proveía solo un tercio de dichos recursos, mientras que el resto provenía de acuerdos financieros regionales y de convenios de canje bilaterales.

Sin embargo, los acuerdos regionales no existen en todos los continentes, y solo un número limitado de bancos centrales tiene acceso a convenios de canje. Todavía más, según el informe, estos nuevos mecanismos de financiamiento “no han sido probados en una crisis”, “están sujetos a las condiciones que imperan en los países que los proporcionan”, y “no cubren” varias economías de importancia “sistémica”. Por último, pero no por ello de menos peso, “el sistema en general carece de la coordinación necesaria”.

A fin de asegurar que los países tengan acceso oportuno a ayuda pasajera durante las crisis de liquidez, es preciso conectar los diversos componentes de la red de seguridad financiera global. Y el corazón de una red mejorada debería estar constituido por una nueva línea permanente de liquidez en el FMI. Para garantizar que este financiamiento adicional sea suficiente para enfrentar crisis de liquidez semejantes a la de 2008-2009, el FMI necesitará acceso a mayores recursos, ya sea a endeudándose directamente en el mercado o por otros medios.

Los escépticos señalarán que los intentos previos por establecer líneas permanentes de liquidez en el FMI han fracasado porque acceder a ellas era demasiado engorroso o estigmatizante. Pero esa no es una razón para no volver a intentarlo, especialmente dado que cada vez hay más evidencia de que las crisis de liquidez fácilmente se transforman en problemas de solvencia que con rapidez traspasan fronteras regionales y nacionales. Las pérdidas resultantes en los ámbitos del empleo y la producción causan gran sufrimiento humano que se habría podido evitar si hubiesen existido las políticas adecuadas.

Para hacer frente a las objeciones de siempre sobre el riesgo moral, la nueva línea exigiría que los países precalificaran demostrando que tienen políticas internas sólidas. Y, precalificar para la ayuda del FMI también implicaría acceso al acuerdo financiero regional relevante, de existir, con lo que se contribuiría a integrar el sistema en general.

En la reunión de Bali, el Banco Mundial develó su nuevo Índice de Capital Humano, en el que Singapur y Corea del Sur ocupan los primeros puestos. Las economías emergentes deberían apuntar a emular los logros en educación y salud de estos dos países y, al mismo tiempo, emular el modo en que Singapur y Corea del Sur financiaron todas sus escuelas y hospitales: endeudándose en el exterior e incurriendo en déficits externos cuando fue necesario. Pero ello será imposible sin tener políticas globales nuevas y audaces, que controlen la dañina volatilidad de los flujos de capital. El informe muestra cómo; ahora hace falta la voluntad política para hacer posible ese cambio.

Traducción de Ana María Velasco

Andrés Velasco, ex Ministro de Hacienda de Chile, es Decano de la Escuela de Políticas Públicas de la London School of Economics and Political Science. Es autor de numerosos libros y artículos sobre economía internacional y desarrollo, y ha sido catedrático de la Universidad de Harvard, de la Universidad de Columbia y de New York University.

© Project Syndicate 1995–2018 | Foto: Juan Mabromata – AFP

Actualidad | 31 de octubre de 2018

La receta para ciudades más inclusivas es apostar por la economía del conocimiento

Es la conclusión de un seminario que discutió cómo evolucionará el mercado laboral en América Latina y el impacto que tendrá en ciudades como Buenos Aires. América Latina es la región más urbanizada y la más vulnerable a la automatización del trabajo. Dos de cada tres chicos que ahora entran a la escuela van a terminar trabajando en empleos que hoy no existen.

El desafío

El 80% de la gente en la región vive en ciudades y si se quiere combatir la pobreza, disminuir la desigualdad y aumentar la inclusión, es ahí donde deben comenzar los cambios. Y la receta para desarrollar ciudades más inclusivas pasa por adaptarse a la economía del conocimiento

América Latina es la región más urbanizada y más vulnerable a la automatización del trabajo y dos de cada tres chicos que hoy entran a la escuela van a terminar trabajando en empleos que en el presente no existen. El Banco Mundial dice que el 57% de los trabajos en las economías desarrolladas están amenazados por la robotización y la inteligencia artificial y la automatización está creciendo a una tasa de 15% anual.

Qué está haciendo el Gobierno de la Ciudad

La buena noticia es que la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de las dificultades económicas, está haciendo lo que recomiendan los expertos: apostar a la economía del conocimiento invirtiendo en infraestructura y educación para luchar contra la exclusión social y la desigualdad.

IMG_7232

Dónde fue el debate

Un evento organizado por la influyente revista Americas Quarterly y la fundación Citigroup, del que participó el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, sirvió de marco para discutir cómo evolucionará el mercado laboral en América Latina y el impacto que tendrá en sus grandes capitales y centros urbanos.

Larreta destacó que 4 de los 6 “unicornios” regionales nacieron en Buenos Aires, como Mercado Libre y Globant, que ya tienen un valor de más de US$ 1.000 millones.

“Estamos apostando a la economía del conocimiento. Para ello creamos polos de desarrollo y por eso queremos vincular a la educación con la nueva economía y las industrias del futuro” dijo Larreta. Y agregó que es urgente “adaptar nuestro sistema educacional a la revolución tecnológica que estamos viviendo”.

Hay consenso de que las ciudades tienen que atraer capital humano para crecer y para ello es clave el atractivo cultural, la calidad del transporte público y la interconectividad. La combinación de esos tres factores tiene un impacto económico enorme. “La calidad de vida en la ciudad está fuertemente vinculada con la calidad del transporte público. La gente tiene que estar cerca de donde trabaja y de donde se divierte”, dijo el Jefe de Gobierno de la Ciudad. Brian Winter, el Editor en Jefe de Americas Quarterly, dijo que Buenos Aires está haciendo lo correcto y “lo está haciendo con poca plata, buena gestión y diálogo”.

IMG_7231

La mirada de un economista

El economista Eduardo Levy Yeyati Levy dijo que los trabajos que perduraran en el tiempo serán los que involucren creatividad, empatía y habilidades “blandas”. “La creatividad es más importante que el conocimiento y la empatía es la última trinchera de lo humano”, dijo el decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato De Tella. Pero advirtió que “el problema es que muchos de esos trabajos pagan mal”.

A modo de ejemplo, Marta Cruz, cofundadora y directora de NXTP Labs, un fondo de inversión que se enfoca en startups tecnológicas de América Latina, reveló que han invertido en 154 empresas que han creado directa o indirectamente 154 mil empleos de calidad.

Daniel Martínez, actual intendente de Montevideo, dice que estamos viviendo un momento de transición en el que lo antiguo no termina de morir y lo nuevo aún está naciendo. Y eso genera desconfianza social con gran impacto político” y el Estado tiene que tener un rol clave para generar inclusión social”.

El evento de este miércoles coincidió con el Día Mundial de las Ciudades, que se estableció con el objetivo de promover el interés en la urbanización y fomentar la cooperación entre los países.

Actualidad | 31 de octubre de 2018

El día de la democracia, los jóvenes contaron qué significa para ellos

En nuestro país se festeja cada 30 de octubre en conmemoración del día en que fue electo Raúl Alfonsín en 1983, cuando volvió la democracia a nuestro país. Para celebrar los 35 años de aquel evento histórico, le preguntamos a jóvenes qué es para ellos poder votar y vivir en democracia.

En nuestro país, el Día de la Democracia se celebra cada 30 de octubre. No es una fecha menor: ese mismo día en 1983 resultaba electo Raúl Alfonsín, primer presidente democrático después de los siete años de la última dictadura militar.

A 35 años de aquella jornada histórica, la democracia en nuestro país ha ido evolucionando, enfrentándose a nuevos desafíos. Por nombrar uno de los cambios: desde las elecciones legislativas de 2013 la edad mínima para votar pasó de ser los 18 a los 16 años. Sin embargo, recién a los 18 toma carácter obligatorio.

Para saber cómo entienden la democracia los jóvenes (esos justamente nacidos en democracia), salimos a hacerles algunas preguntas que depararon respuestas de todo tipo. Mirá los videos.

¿Qué es la democracia?

¿Cuándo fue la primera vez que votaste?

Voto Obligatorio vs Voto Optativo

¿Tuviste suficiente información para tu primer voto?

¿Qué no te gusta de este sistema democrático?

¿Cómo te gustaría que fuera nuestra democracia?

Actualidad | 30 de octubre de 2018

En Estados Unidos, los plutócratas están ganando

Los alborotos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, contra programas sociales y regulaciones ambientales son en parte producto de su ignorancia y narcisismo. Pero también representan algo más: la corrupción del sistema político estadounidense.

La política estadounidense se ha convertido en un juego de, por y para poderosos intereses corporativos, con recortes de impuestos para los ricos, desregulación para los contaminadores y guerra y calentamiento global para el resto de nosotros. Trump no es más que un síntoma, aunque chocante y peligroso, de un malestar político mucho más profundo.

Las políticas de Trump incluyen prioridades ampliamente respaldadas por los republicanos en el Congreso de los Estados Unidos: reducir los impuestos para los ricos a expensas de los programas para los pobres y la clase trabajadora; aumentar el gasto militar a expensas de la diplomacia; y permitir la destrucción del medio ambiente en nombre de la “desregulación”.

Divergencia de intereses entre el poder y la ciudadanía

Pero estas no son las prioridades compartidas por la mayoría de los estadounidenses, ni siquiera cerca. La mayoría quiere cobrar impuestos a los ricos, ampliar la cobertura de salud, detener las guerras de Estados Unidos y combatir el calentamiento global. Trump y sus cómplices se oponen a la opinión pública, no la representan.

Lo están haciendo por una razón: el dinero. Las políticas de Trump sirven a los intereses corporativos que financian campañas electorales y administran efectivamente el gobierno de los Estados Unidos. Hoy en día, las compañías mega-contaminantes ya no necesitan presionar; Trump les entregó las llaves del Departamento de Estado, la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Energía. Los expertos de la industria también ocupan cargos de personal superior del Congreso.

Gran parte del dinero corporativo puede ser rastreado; el resto fluye de forma anónima, como “dinero oscuro” que evita el escrutinio público. La mayor fuente de dinero oscuro son los hermanos Koch, David y Charles, quienes, con un valor neto combinado de unos $ 100 mil millones, han gastado libremente durante décadas esencialmente para comprar el sistema político de los Estados Unidos. Sus esfuerzos están teniendo éxito.

Un partido Republicano cooptado

Cuando se trata de política fiscal y cambio climático, el Partido Republicano está casi completamente en manos de los hermanos Koch y sus amigos de la industria petrolera. Su objetivo inmoral es simple: reducir los impuestos corporativos y desregular el petróleo y el gas, independientemente de las consecuencias para el planeta. Su maldad es escalofriante, pero es real. Y Trump es su factotum.

Ahora es tarea del resto del mundo decir no a la temeraria avaricia corporativa de los Estados Unidos y a los propios estadounidenses reclamar sus instituciones democráticas mediante la eliminación del dinero oscuro y la malevolencia corporativa que suscribe. Los estadounidenses, y el mundo, merecen algo mejor.

Jeffrey D. Sachs, Profesor de Desarrollo Sostenible y Profesor de Política y Gestión de Salud en la Universidad de Columbia, es Director del Centro de Desarrollo Sostenible de Columbia y de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

© Project Syndicate 1995–2018 | Foto: Nicholas Kamm – AFP

Actualidad | 29 de octubre de 2018

Foto: Sergio LIMA / AFP

Una radiografía de la victoria de Bolsonaro: su programa y los hombres clave que lo acompañarán

Su llegada al poder representa un realineamiento económico, social y diplomático de Brasil. Fue la elección más polarizada y trascendente desde el final del régimen militar, en 1985. Para la Argentina es de vital importancia: Brasil es, por lejos, nuestro principal socio comercial y pieza clave en la estrategia de Macri para su reelección.

Jair Bolsonaro ganó con facilidad la segunda vuelta presidencial con el 55% de los votos frente al 45% de Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores.

El exmilitar de 63 años llega al poder con un mensaje anticorrupción y con una plataforma derechista de privatizaciones y leyes laxas sobre tenencia de armas de fuego y seguridad. Además prometió una radical disminución del déficit fiscal y una ambiciosa reforma de las pensiones.

Será el octavo presidente del país desde el fin de la dictadura militar. Es el primer militar que llega al poder por medio de elecciones desde 1945.

El futuro presidente de Brasil lidiará con el Congreso más fragmentado del mundo. El nuevo parlamento tendrá 30 partidos representados y sin ninguna formación que cuente con más del 12 % de los votos.

001_1A79SF_JPEG

Programa de Gobierno

La principal prioridad de Bolsonaro es arreglar la economía. Los optimistas dicen que una vez al mando, atenuará su discurso incendiario y apuntará a crear una mayoría en el Congreso sin recurrir al clientelismo, como los gobiernos anteriores.

El futuro Ministro de Hacienda, Pablo Guedes señaló que intentarán disminuir el déficit fiscal, realizar una reforma al sistema de pensiones, mejorar el mercado laboral y revisar la estructura de impuestos.

001_1AB161_JPEG

Los hombres clave que lo acompañan

Generales en ministerios clave y un ultraliberal al frente de la economía, esos son los hombres que acompañarán a Bolsonaro. Su gabinete estará formado, en su mayoría, por hombres sin experiencia política.

– Paulo Guedes, economista de 69 años formado en el liberalismo de la Universidad de Chicago. Él será un “superministro” que tendría a su mando las carteras de Hacienda y Planificación, así como la Secretaría de Inversiones Públicas.

– Onyx Lorenzoni, el director de orquesta. Es diputado desde 2003 y considerado el cerebro de la campaña. Forma parte del partido de derecha Demócratas (DEM) y es reconocido por sus iniciativas anticorrupción. Será el jefe de gabinete.

– Augusto Heleno Ribeiro. Este general cuenta con la admiración de Bolsonaro y fue su instructor en la Escuela Militar en los años 70. Será su ministro de Defensa.

– Oswaldo Ferreira, el general “verde oliva”. Es mencionado como posible ministro de Transportes. Fue el encargado de diseñar el programa presidencial de infraestructura y medioambiente.

– Marcos Pontes, el astronauta. El piloto de la Fuerza Aérea fue el primer brasileño en viajar al espacio, en 2006, a bordo de la nave Soyuz, que lo llevó a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde pasó una semana. Este héroe nacional podría asumir la cartera de Ciencia y Tecnología.

001_1AE522_JPEG

La relación con Argentina

Para la Argentina, el resultado de ayer resulta de vital importancia: Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil, después de tres años malos, depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno.

En Bolsonaro Mauricio Macri tiene un socio político alineado con la derecha. Anoche lo llamó y resaltó a Brasil como “un socio estratégico indiscutible de la Argentina, lo que se refleja en la variedad y relevancia de los temas que componen la agenda común”. Aunque anoche Guedes anticipó que la relación con Argentina y el Mercosur no será prioridad para Bolsonaro.

Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada tres puntos que aumenta el PBI de Brasil, el de Argentina crece un punto, según la Unión Industrial Argentina.

En 2017, como ocurre desde hace décadas, Brasil fue el principal destino de nuestras exportaciones. Las ventas de productos y servicios argentinos a ese mercado llegaron a US$9.316 millones. Cifras oficiales muestran que hoy Brasil recibe el 16% de las exportaciones argentinas, aunque en 2013 la cifra era 21%.

Brasil es también el origen de la mayoría de nuestras importaciones. El año pasado el déficit bilateral para Argentina (exportaciones menos importaciones) fue de US$8.555 millones y representó casi el 90% del déficit comercial total. Aunque la fuerte devaluación del peso de este año hizo que en los primeros 8 meses las exportaciones argentinas terminaran creciendo 23,2% al tiempo que las importaciones prácticamente se frenaban.

Es importante resaltar que las exportaciones de origen industrial a Brasil, las de mayor valor agregado, se proyectan con un aumento del 31% a diciembre con respecto al año pasado. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante del mundo.

Actualidad | 26 de octubre de 2018

Qué significa para América Latina la llegada de Bolsonaro a la presidencia de Brasil

Bolsonaro es sin duda una amenaza a las democracias liberales de la región. Muchos observadores argumentan que la ola de populismo de derecha que ha envuelto a Estados Unidos y gran parte de Europa se dirige a América Latina. Pero si uno mira a Macri en Argentina y Piñera en Chile, existen diferencias clave entre el contexto latinoamericano y el de Europa y los Estados Unidos.

El 7 de octubre, aproximadamente el 46% del electorado brasileño votó por Jair Bolsonaro por presidente. Esto significa que casi 50 millones de brasileños respaldaron a un político que propugna una retórica populista radical de derechas, marcada por el autoritarismo, la xenofobia y la misoginia. ¿El éxito de Bolsonaro augura una nueva era de política radical de derecha en América Latina?

El resultado de las elecciones brasileñas es ciertamente motivo de preocupación. Aunque Bolsonaro, quien proviene del mundo militar, fue el favorito, pocos pensaron que lograría más del 40% de los votos en la primera vuelta. En lugar de un resultado ajustado entre Bolsonaro y Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores (PT), que terminaría con la victoria de Haddad, todo indica que Bolsonaro será el próximo presidente de Brasil.

Las diferencias con Trump y Brexit

Muchos observadores argumentan que la ola de populismo de derecha que ha envuelto a Estados Unidos y gran parte de Europa se dirige ahora hacia América Latina, donde existen las condiciones propicias para que prosperen políticos populistas. Pero si bien esta preocupación tiene ciertos fundamentos, existen diferencias clave entre el contexto latinoamericano, e incluso el brasileño, y el de Europa y Estados Unidos.

En Europa, el principal problema que alimenta el apoyo a la derecha radical es la inmigración, tema que escaló a lo alto del debate público por la afluencia masiva de refugiados que alcanzó su punto álgido en 2015. Sin embargo, en América Latina los ciudadanos están mucho más preocupados por la prosperidad económica y la seguridad pública que por la inmigración.

En cuanto a los Estados Unidos, la agenda del presidente Donald Trump, al igual que su victoria electoral, depende de la lealtad partidista. Los líderes republicanos pueden tener sus problemas con el estilo de Trump, pero su apoyo ha sido vital para los logros de su administración. Un ejemplo de esto es la confirmación para la Corte Suprema de Brett Kavanaugh, cuya respuesta a las acusaciones de agresión sexual durante el proceso de confirmación lo hubieran descalificado bajo circunstancias menos partidistas.

Por el contrario, Bolsonaro no tiene una poderosa maquinaria partidista para respaldarlo, aunque se rija por las reglas y normas. Es miembro del Partido Social Liberal, que ha cambiado gran parte de su plataforma – abrazando políticas sociales más conservadoras – desde que Bolsonaro se unió este año.

Macri y Piñera no son Bolsonaro

El fenómeno Bolsonaro ni siquiera es representativo de la política latinoamericana más amplia, que últimamente se ha desplazado hacia la derecha, pero sigue siendo moderada. Tanto Mauricio Macri en Argentina como Sebastián Piñera en Chile, elegidos en 2015 y 2017 respectivamente, han gobernado como líderes de centro-derecha.

Teniendo en cuenta esto, parece claro que el surgimiento de Bolsonaro es el resultado directo de las circunstancias particulares de Brasil, que incluyen una devastadora recesión económica y revelaciones de escándalos de corrupción masiva que han manchado el PT y a toda la clase política del país. Pero el hecho de que una presidencia de Bolsonaro no formaría parte de una ola populista de derecha más amplia en América Latina no hace que la perspectiva sea menos peligrosa para Brasil.

Estas condiciones son muy similares a las que facilitaron, a fines de la década de 1990, el auge del venezolano Hugo Chávez, quien implementó reformas institucionales radicales que le dieron un poder prácticamente ilimitado para subvertir los procesos democráticos. Esas reformas son una razón clave por la cual el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, ha podido convertir al gobierno de Venezuela en un régimen autoritario.

¿Podría una presidencia de Bolsonaro representar una amenaza similar para la democracia de Brasil? La respuesta corta es sí, precisamente porque, al igual que a Maduro, sería difícil para Bolsonaro gobernar de otra manera.

Para gobernar legítimamente, Bolsonaro necesitaría asegurar un amplio apoyo público y entre las élites políticas y empresariales. Sin embargo, aunque el nuevo Congreso de Brasil es más conservador que el anterior, está muy fragmentado, con partidos de izquierda y de derecha que han perdido apoyo. Esto dificultará que el próximo presidente continúe con su programa legislativo, a menos que logre asegurar el apoyo de una amplia coalición.

Por su parte, la comunidad empresarial está dividida sobre la agenda económica de Bolsonaro. Muchos expresan serias dudas acerca de la sostenibilidad de las reformas neoliberales propuestas por su equipo económico.

Además, si el país elige a Bolsonaro, es posible que tenga dificultades para mantener el apoyo popular, dado los desafíos que enfrentará para cumplir sus promesas de campaña. Si no puede producir resultados rápidamente, grandes segmentos de la población podrían volverse en su contra, especialmente dado que el PT conserva una gran base de apoyo que se puede esperar genere una resistencia concertada a una administración de Bolsonaro.

Bolsonaro es una amenaza a la democracia liberal

Bajo estas circunstancias, Bolsonaro y sus aliados militares bien pueden recurrir a socavar la democracia de Brasil, como lo hizo Chávez en Venezuela. Esto podría incluir no solo gobernar por decreto y purgar instituciones estatales, sino también silenciar a los medios de comunicación y reprimir a la sociedad civil. Esto sería irónico: durante la campaña, Bolsonaro a menudo advirtió que un gobierno del PT transformaría a Brasil en Venezuela con sus políticas izquierdistas, aunque las administraciones anteriores del PT no lo hayan hecho.

Como lo ha indicado el ex presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, puede que no sea una amenaza realista, pero ha ayudado a Bolsonaro a movilizar a los votantes que ya estaban enfadados con el PT – y con el sistema político en general – por su participación en escándalos de corrupción masivos. Si esta (comprensible) ira nubla el juicio de los brasileños hasta el punto de elegir a Bolsonaro, sus peores temores pueden hacerse realidad. Su país será arrojado al tumulto, al igual que Venezuela, debido a la rápida erosión de las instituciones democráticas.

En resumen, América Latina en general no se enfrenta a una ola populista de derecha. Pero esto no hace que la amenaza que Brasil enfrenta sea menos potente. Para enfrentarla, los principales partidos de derecha e izquierda tendrán que tomar una posición fuerte y efectiva en defensa de la democracia liberal.

Cristóbal Rovira Kaltwasser es profesor en la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales (Santiago de Chile). Es coautor con Cas Mudde de Populism: A Very Short Introduction y uno de los editores de The Oxford Handbook of Populism.

© Project Syndicate 1995–2018 | Mauro Pimentel – AFP

Actualidad | 25 de octubre de 2018

Quién es Alejandro Roisentul, el odontólogo argentino que podría ser postulado al Premio Nobel de la Paz

Desde que comenzó la guerra civil en Siria, más de 15.000 médicos han abandonado ese país y hasta el 80% de sus instalaciones sanitarias han sido dañadas. Por eso el trabajo persistente de un cirujano maxilofacial argentino, Alejandro Roisentul, que atiende a los heridos sirios en el hospital israelí Ziv (situado en la zona de Safed, cerca de la frontera entre Israel y Siria), ha destacado a tal punto que una fundación llamada Friends of Ziv lanzó en septiembre una campaña global para postular a Roisentul y a sus colegas al Premio Nobel de la Paz.

Roisentul, que tiene 53 años y egresó de la carrera de Odontología de la Universidad de Buenos Aires en 1986, es ahora el director de la Unidad de Cirugía Maxilofacial del hospital. Ha atendido, desde 2013 y junto a su equipo, a unos 4.000 sirios gravemente heridos, de los cuales el 17% eran niños. Lo ha hecho sin importar que Siria e Israel sean enemigos históricos. “La medicina es el antídoto al odio”, afirma la fundación Friends of Ziv.

Ver esta publicación en Instagram

Empezando otro día de trabajo en la sala de cirugía Starting a new day at the surgical room @doctor.story @docsclub #oralandmaxillofacialsurgery #oralandmaxillofacialsurgeon #cirugiaoralymaxilofacial

Una publicación compartida por Alejandro Roisentul (@alejandroroisentul) el 10 de Oct de 2018 a las 11:48 PDT

“Yo he jurado el juramento Hipocrático cuando me recibí en la UBA muchos años atrás”, dijo Roisentul a Radio Jai, “y aprendí que uno tiene que tomar las decisiones no sólo en favor personal, sino que hay que pensar en la comunidad y el bien general de la humanidad. Mucho no hablamos con los pacientes, pero existe el lenguaje de los ojos, ese que es más fuerte y que no miente”.

Actualmente hay 331 candidatos para el Premio Nobel, entre los que se cuentan 216 personas y 115 organizaciones. “Me siento súper orgulloso de poder, de alguna manera, representar el arduo trabajo de muchos enfermeros, paramédicos y médicos”, dijo Roisentul, “que desde hace ya años están brindando asistencia médica a niños, adolescentes, mujeres y jóvenes que han escapado de los horrores de la guerra civil de Siria”.

Actualidad | 24 de octubre de 2018

Claves para entender la designación del Defensor del Niño y cómo sigue el proceso

Qué pasó. Los 14 candidatos finalistas para ocupar el cargo a Defensor o Defensora de Niñas, Niños y Adolescentes presentaron ayer, ante una Comisión Bicameral del Congreso Nacional, sus planes de trabajo. Es la última etapa del proceso de selección para la designación del defensor.

Por qué importa. En 2005, el Congreso Nacional sancionó una ley creando la figura del defensor con el fin de asegurar el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes del país. Hoy, 13 años después, todavía se encuentra pendiente su designación.

Quiénes son los candidatos. Los 14 postulantes quedaron como finalistas luego de haber aprobado un examen escrito el pasado 28 de septiembre. Fueron seleccionados dentro de un grupo de 68 candidatos que se habían postulado originalmente a la convocatoria abierta. Son 10 mujeres y 5 hombres, la mayoría de ellos abogados, y provenientes de distintas provincias, incluyendo San Juan, Tucumán, Buenos Aires y Río Negro.

Cuáles fueron algunas de las ideas de los candidatos compartidas por Twitter.

“El rol del #DefensorDelNiñoYa será potenciar las voces de los niños y niñas que hoy se encuentran silenciadas. De esta forma se colabora en la realización de una sociedad más justa e igualitaria pero sobretodo más humana”, cierra así su exposición Marisa Herrera @herreramarisa12

— Infancia en Deuda (@infanciaendeuda) October 23, 2018

“Es importante que el #DefensorDelNiñoYa considere la creación de instituciones específicas para el consumo problemático en adolescentes” menciona la candidata Roxana Contreras.

— Infancia en Deuda (@infanciaendeuda) October 23, 2018

“El Defensor debe realizar una articulación permanente con los defensores provinciales. En aquellas provincias que aún no han sido nombrados, debe impulsar su designación” Gustavo Álvarez Pereira, candidato para ocupar el cargo de #DefensorDelNiñoYa

— Infancia en Deuda (@infanciaendeuda) October 23, 2018

Cómo sigue el proceso. La Comisión Bicameral hará la selección final del defensor en los próximos días y esperan anunciar la decisión antes del 20 de noviembre. Luego, el o la candidata final deberá ser aprobada por la Cámara de Diputados y Senadores.

¿Querés saber más? Leé esta nota en profundidad o mirá el video completo de la audiencia pública (Parte I, Parte II).

Actualidad | 23 de octubre de 2018

Presupuesto 2019: qué ajustes se prevén en las partidas para educación, ciencia, salud, vivienda, ambiente, industria y agricultura

El proyecto de presupuesto 2019 avanza en el Congreso y mañana obtendría media sanción en la Cámara de Diputados.

Según la argumentación que envió al legislativo, el Ministerio de Hacienda prevé una inflación de 23% y un dólar a $40,10 para el año próximo. Además, estima una caída del PBI del 0,5%.

En ese contexto, la previsión marca una tendencia al ajuste, algo que de hecho ya se está dando este año: el Gobierno bajó el déficit primario un 47% en los primeros nueve meses del año y lo redujo al 1,1% del PBI.

¿Qué áreas podrían perder fondos?

Si el presupuesto fuera aprobado tal cual fue enviado al Congreso, varias de las funciones más sensibles sumarían nuevos ajustes, ya que su participación en el presupuesto total viene en descenso desde 2016, cuando asumió la nueva gestión.

En esa línea se encuentra la inversión en Educación y Cultura; Salud; Ciencia y Técnica; Vivienda y Urbanismo; Agricultura; Industria; y Ecología y Medio Ambiente. Todas estas áreas perderían participación en el presupuesto total: bajarían entre un 20% y un 67% en relación a lo que le adjudicaron en 2015.

En cambio, si bien la participación de los fondos destinados a Promoción y Asistencia Social bajaría respecto a este año, se mantendría un 2,5% arriba respecto a lo destinado en 2015.

En contrapartida, la proporción de fondos destinada a pagar deuda pública crecería un 133% también en relación a 2015.

Foto apertura: Juan Mabromata – AFP

Actualidad | 23 de octubre de 2018

El alto costo de las altas finanzas para el desarrollo económico

Mientras siguen trabadas las negociaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, otros países europeos están usando el período de incertidumbre respecto de la futura regulación de los mercados financieros del continente para intentar atraer empresas y actividades que hoy operan en Londres hacia centros rivales. Los franceses han sido particularmente activos en la promoción de París, pero Frankfurt no quedó muy atrás (pese al tibio apoyo del gobierno en Berlín). Y otras ciudades, por ejemplo Luxemburgo, Dublín y Ámsterdam, también se mostraron dispuestas a dar la bienvenida a las finanzas. Hacía una década o más que los banqueros no eran tan queridos.

Pero ¿deberían otras ciudades tratar de convertirse en centros financieros internacionales a la manera de Londres? ¿Saben lo que es bueno para ellas y para las economías nacionales de las que forman parte?

La crisis financiera global de 2008 llevó a cierta reconsideración de los pros y los contras. No hay duda de que tener en la ciudad un centro financiero importante beneficia a los concesionarios de Porsche, a los restoranes de lujo y a los bares con show erótico. Pero algunos sostienen que el efecto perjudicial para el resto de la economía es demasiado serio para ignorarlo.

Andy Haldane, economista principal del Banco de Inglaterra, describió a la industria bancaria como un “contaminante”, al menos en parte. Según Haldane: “El riesgo sistémico es un subproducto nocivo” que “puede poner en riesgo a espectadores inocentes en el resto de la economía”. Algunos países (el RU entre ellos) siguen cargando “los costos sociales que tienen las crisis bancarias para el público en general”.

Alguno dirá que el riesgo de incurrir en esos costos se ha reducido considerablemente con las reformas regulatorias, en particular el gran incremento de los requisitos de capital instituido por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea para los bancos con importancia sistémica. Está comprobado que cuando el ratio de “capital de nivel 1” supera el 13%, el riesgo de crisis bancaria se reduce marcadamente. Aunque nunca es posible eliminarlo por completo, las pruebas de resistencia que hacen las autoridades regulatorias muestran que hoy la mayoría de los bancos importantes podrían sobrevivir a perturbaciones económicas extremas. El Banco de Inglaterra tiene modelos con un 4,7% de contracción del PIB y 33% de caída de precios inmobiliarios, y hasta ahora los bancos han sobrevivido.

El rol distorsivo de las finanzas en el mercado laboral

Pero otros estudios señalan que hospedar un sector financiero demasiado grande conlleva otros efectos perjudiciales. Por ejemplo, Stephen Cecchetti y Enisse Kharroubi (del Banco de Pagos Internacionales, BPI) sostienen que es malo para la productividad y el crecimiento.

Uno de los motivos es la distorsión en la asignación de talento. El sector financiero, que por lo general paga sueldos más altos, priva de mano de obra altamente capacitada y escasa a otras áreas de la economía en las que podría aportar más a la productividad. Cuando yo era director de la London School of Economics, me desconcertaba el hecho de que en una institución con una amplia oferta formativa en ciencias sociales y humanidades, no sólo finanzas y economía, más del 30% de los graduados de algunos años terminaban trabajando en finanzas. Muchos ingenieros salidos del London’s Imperial College aceptaban ofertas de bancos de inversión que les pagaban sumas cuantiosas para que inventaran complicadas estructuras financieras en vez de puentes o máquinas.

El capital financiero prefiero ladrillos a la innovación

Un segundo efecto negativo según Cecchetti y Kharroubi surge de la preferencia de los bancos por invertir en el sector inmobiliario (donde existen garantías) antes que en empresas tecnológicas, donde la inversión es más difícil de evaluar. Los cálculos de los autores sugieren que un alto grado de financierización de la economía (incluso muy inferior al nivel del RU en años recientes) puede ser un obstáculo al crecimiento.

Otros estudios sugieren que los efectos negativos comienzan a sentirse cuando el crédito al sector privado supera el 80‑100% del PIB. Durante la crisis financiera, en el RU ese ratio rondaba el 180%, y ya llevaba algún tiempo muy por encima del 100%. Y otros autores sostienen que un sector financiero voluminoso puede fortalecer el tipo de cambio y así restar competitividad a otras exportaciones.

La Universidad de Sheffield publicó hace poco una investigación más controvertida que va más lejos e intenta estimar el costo económico para el RU de haberse especializado en altas finanzas. Para el período que va de 1995 a 2015, los autores llegan a una cifra de 4,5 billones de libras (5,9 billones de dólares), equivalente a dos años de PIB a valores de 2018.

Si el análisis es correcto, tendríamos que fletar trenes Eurostar para mandar banqueros a París (bien cerrados, no sea que intenten saltar del tren antes de llegar al túnel del Canal). Trasladar Lombard Street al Boulevard Haussmann podría resultar un modo más eficaz de perjudicar a nuestros vecinos que todo lo que probamos los ingleses a lo largo de los siglos.

Pero ¿son cálculos suficientemente sólidos? Hay cierto dejo de credibilidad en el argumento de que en finanzas (lo mismo que en bienes de lujo) hay cosas buenas de las que es mejor tener menos que más. Pero el cálculo del presunto impacto sobre el crecimiento depende del supuesto de que si el sector financiero se va a otra parte, algunos de los profesionales despedidos tomarán puestos en otros sectores de la economía, en vez de irse siguiendo a los empleos financieros donde vayan. Nada garantiza que sea así, o que la pérdida de empleo en el sector financiero se compensará con crecimiento en otra parte. La actividad financiera no es la única causa del mal desempeño del sector fabril británico; también influyen una gestión deficiente y un mal clima de relación laboral.

Pero todo indica que el RU está a punto de embarcarse en un experimento real que pondrá a prueba estas teorías. A menos que en las negociaciones para el Brexit surja un avance sorpresivo que produzca un futuro régimen de libre comercio para servicios además de bienes, veremos con el tiempo un importante traslado de actividades financieras al continente y a Irlanda. Cuando suceda, si sucede, esperemos que los economistas del BPI (de los que todos se burlaban en Londres cuando estaba en la cima) tengan algo de razón.

Traducción por Esteban Flamini

Howard Davies es presidente del Royal Bank de Escocia.

© Project Syndicate 1995–2018 | Drew Angerer – Getty Images North America – AFP

Actualidad | 22 de octubre de 2018

Santiago Kovadloff: “Pesimistas y optimistas son igual de cobardes, los que importan son los esperanzados”

Brindo mi gratitud a los organizadores de este encuentro, que ya son veteranos de la búsqueda. Yo llamaría “Idea, empresa consagrada a la exploración”. Querría dar inicio a estar intervención breve con un epígrafe, que es de la presidenta de este encuentro. Ella dijo: es indispensable que tengamos el coraje de soñar. En principio este verbo, el soñar, aparece como verso, la antitesis social del realismo, de tener los pies en la tierra, de saber dónde se está. El sueño parece ser una claudicación ante la realidad.

Ahora bien, vamos a caracterizarlo en consonancia con lo que si duda ella quiso decir, para que sepamos a lo largo de este encuentro, cuál es el costo de la disociación entre sueño y realidad. Soñar no es abstraerse de la realidad, es ir a su encuentro desde un repertorio de ideales. Los hombres que tienen ideales no provienen del pasado. El pasado condiciona el presente en el caso de nuestra Argentina con una pasión dominante, que es la monotonía de la repetición. Soñar es venir desde el futuro hasta el presente con ideales que uno aspira a que insida sobre el presente y permitan transformar lo monótono en sinfónico. Lo sinfónico implica que se ha encontrado una melodía común que solo puede interpretarse a través de distintos instrumentos complementarios. Hay sinfonía donde todos tocan lo mismo sin ser iguales.

Soñar, en suma, es estar desvelado por un presente mejor, y no por un futuro mejor. Solemos incurrir, el corazón es débil, en la idea de que queremos un mundo mejor para nuestros hijos y para nuestros nietos. Generación tras generación queremos un mundo mejor para nuestros nietos… Yo he sido hijo, he sido nieto, yo también quiero para mis hijos, para mis nietos… Acá también hay monotonía mis amigos. ¿Quién no adora a sus hijos y a sus nietos? Pero yo no quiero un mundo venidero mejor para ellos, yo quiero que ahora ellos vivan en un mundo mejor. Porque ahora están vivos, y porque yo estoy vivo con ellos. Y porque es con ellos que quiero que el mundo en que vivamos evidencie que hemos entablado una relación de complementación y no de melancólica esperanza.

Empecemos con lo evidente: la Argentina es un país que está hipotecado con el fracaso en la medida en que tiene deudas contraídas e impagas desde el momento fundacional. Los ideales del federalismo estaban vivos en Belgrano, y siguen predominantemente incumplidos. Los ideales de la integración hemisférica estaban vivos en San Martín, y siguen siendo más materia de sospecha y disidencia que de acuerdo y sostenibilidad.

Vivir en el marco de la ley, haber supeditado el poder político a la ley para que la política sea política sigue siendo una hipoteca con la que aún no hemos cumplido.

Y podríamos seguir enumerando porque hay una fascinación extraordinaria en el relevamiento de lo que no se pudo hacer. Hay un gran consuelo: fíjense ustedes que buena parte del realismo está asociado a la tendencia a decir que dado que todo es como es, todo será como ha sido. Esto es una claudicación del pensamiento, es una renuncia a asumir el desafío del tiempo. Es una negativa a hacer tarea. El hombre es una tarea, no ha venido a este mundo a realizarla en el sentido de consumarla de una vez por todas. Ha venido para ponerla en movimiento: más y más y más y más. ¿Hasta cuándo? Hasta nunca. La tarea no es para terminar, es para perfeccionar. Infinitamente. Un hombre se realiza, una mujer se realiza cuando muere en tarea. Porque hay dos manera de nacer y convendría que hubiese una sola de morir. Nacemos dos veces: una, obviamente paridos por nuestra madre. Y la segunda por nuestros proyectos. Y es conveniente morir una sola, es decir, con nuestros proyectos y no después de la muerte de ellos. Porque es terrible durar. Durar es haber sobrevivido a los propios proyectos.

Está en nosotros decidir si seremos un mundo de espectros, muy parecidos a gente que está viva. O seremos un mundo de realizadores, es decir, de seres apasionados por lo inconcluso, por lo que nació para ser progresivamente desarrollado y nunca terminado. ¿O hay finalización en un vínculo amoroso? O uno alcanza en la amistad ese nivel de desarrollo que le permite decir: “no, nosotros ya somos amigos, ya está, no tenemos más que reiterar la calidad de lo alcanzado”. ¿O uno, con uno, tienen una relación tal que no necesita, al mirarse al espejo, tratarse cada tanto de usted? Es conveniente desconocerse. Pero para desconocerse hacen falta preguntas. Pero no las preguntas surgidas del interés, nacidas de la conciencia de estar hipotecados con el fracaso.

Hacer del fracaso una fuente de aprendizaje es el punto de partida para la reconstrucción de otro sentido del horizonte: ni optimistas, ni pesimistas. Optimistas no, porque el optimista es igual al pesimista, ya lo hemos dicho muchas veces, los dos creen que las cosas son así, uno dice: se van a arreglar; el otro dice: no se van a arreglar. Los dos saben, ya lo entendieron… Son miserables, son cobardes. El hombre y la mujer que importan son el hombre y la mujer esperanzados. Los que ven matices que impiden tener una visión uniforme de la realidad, monotemática. Monocorde. Esos que dicen: sí pero no. Allí donde todo parece igual demos un matiz que nos diga que las cosas son distintas. Allí donde todo parece previsible, demos a irrumpir el viento saludable de lo imprevisible. ¿Y dónde está ese viento imprevisible en la Argentina de hoy? ¿Dónde lo vemos? Lo vemos en la justicia. En el esfuerzo que la justicia en la Argentina de hoy está haciendo para que la política se supedite a la ley, para que volvamos a ser un país constitucional, un país donde la palabra ordena los límites de la acción política. Un país donde el poder no es nunca sinónimo de absoluto. Donde no sea posible ir por todo, donde las instituciones sean complementarias y se fijen límites mutuos para poder trabajar en colaboración.

Se me dirá que esto es muy difícil. ¿Pero qué razonamiento es ese? ¿Por qué tendría que ser fácil? ¿De dónde sacamos que tiene que ser fácil? ¿Lo llamamos a Sarmiento para preguntarle qué fácil le resultó la escuela pública? ¿A Belgrano a dirigir el ejército del norte? ¿A San Martín a cruzar los andes? ¿A Vélez Sarfield a trabajar con la ley en la mano? ¿Al fiscal Nisman le vamos a decir qué es lo fácil? Esos dos tiros están acá. Y sepamos que están ahí. Y sepamos lo que hemos pagado por desoír la ley. Se me dirá que quienes hoy están empujando el esclarecimiento de lo sucedido son hombres también sospechosos porque vienen de un pasado oscuro. Señores, el amor es sucio. Lo que importa en el que lleva adelante una tarea es si la lleva. El arrepentimiento es posible y necesario. ¿O los hombres que nos dieron a nosotros la emancipación eran ángeles? Sepamos advertir que hoy la justicia en la Argentina está cambiando. Estamos en una situación de riesgo, y la cobardía vuelve a preguntar: ¿pero usted cree que se va a llevar hasta el final? ¡Miserables! Corramos el riesgo de llevarlo a fondo, y si fracasamos fracasemos pero a fondo. Seamos alguna vez dignos de la Constitución Nacional.

Actualidad | 22 de octubre de 2018

Muerte perinatal, el duelo no permitido

“Un día me levanté llorando y se me prendió la chispa: ‘¿Por qué todo el mundo tiene fotos de sus hijos y en mi casa no hay nada?’”. Luego de hacerse la pregunta, Verónica Álvarez agarró un pendrive y, “con el nudo en la garganta”, salió a imprimir las ecografías que guardaba de las dos hijas que, en los tres años anteriores, habían fallecido en su vientre. Ese día de 2013, cuenta, comenzó a sanar una herida tan profunda que la había llevado a sopesar la idea del suicidio.

Según la Organización Mundial de la Salud, la muerte perinatal se refiere a la muerte del feto o recién nacido entre las 22 semanas de embarazo y la primera semana de vida. En base a esta definición, según los datos más recientes, en Argentina hubo 8.724 muertes perinatales en 2015 (unas 11,4 por cada 1.000 nacidos vivos con más de 7 días). Sin embargo, al hacer el duelo, muchas de las madres que pierden embarazos antes de la semana 22 comparten los problemas de quienes lo hacen en las semanas posteriores. Octubre es el mes internacional de la concientización sobre esta problemática.

Por ese 2013 Verónica también comenzó a nombrar a Milagros (su primer bebé, quien murió en 2006 con 6 semanas de gestación, de ese embarazo no tenía ecografía), Aixa (2010, 6 meses de gestación) y Zoe (2012, 6 meses) gracias al espacio de desahogo que le ofrecía la fundación Era en Abril. No era algo menor. No solo su entorno le impedía mencionar a sus hijas muertas: el nombre de quienes fallecen en el vientre materno no figura en ningún certificado de defunción. Y el mensaje, para muchas madres y padres, es claro: “ustedes nunca tuvieron un hijo”.

Si la muerte ocurre antes de la vigésima semana o si el feto pesa menos de medio kilo, sus padres no se llevan ningún papel que compruebe la defunción y sus restos se desechan como residuos patológicos. Para los bebés que mueren en el útero con más de 20 semanas y 500 gramos, el tratamiento no es mucho más sutil: una bolsa -como las de basura- con el cuerpo y un certificado que lo trata como si nunca hubiese sido, ya que dice “NN” en lugar del nombre elegido por sus padres.

A su vez, al intentar mitigar el dolor, muchas veces el entorno minimiza la pérdida con frases como “ya vas a buscar otro” o “mejor que pasara antes de que naciera”.

“Las madres en esta situación sienten que están locas. Lloran algo que los demás desestiman. Hay una falta de validación de la emoción que hace que muchas mujeres sufran en silencio”, explica la psicóloga Carolina Mora, quien acredita un posgrado en psicología perinatal del Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Psicología Matemática y Experimental del CONICET.

Los padres varones, en tanto, también sufren, aunque en general no lo exteriorizan. “Ellos crecen con el mandato de que llorar no es de hombres, de que es un signo de debilidad. Y sienten que deben sostener a la mujer”, apunta Mora.

El proyecto para cambiar las cosas

Era en Abril, con 80 mil miembros conectados virtualmente en el mundo, trabaja desde hace 11 años en el acompañamiento terapéutico de quienes perdieron a su hijo durante el embarazo o al poco tiempo de nacer. La fundación impulsa el primer proyecto de Ley de Identidad de América Latina para bebés fallecidos en el vientre materno. El mismo fue presentado en marzo de 2018 por segunda vez, en ambas ocasiones por María Emilia Soria, diputada del Frente Para la Victoria.

La iniciativa tiene tres ejes: que los padres tengan la opción de reconocer con nombre y apellido a su hijo fallecido antes del parto; optimizar el registro de muertes intrauterinas para generar estadísticas que ayuden a prevenir muertes evitables; y que se entregue el cuerpo a los padres con fines póstumos, sin importar el peso o la edad gestacional.

Actualmente, el proyecto tiene estado parlamentario y giro a las comisiones de Legislación General y de Acción Social y Salud Pública (esta última nunca lo puso en agenda tras su primera presentación, en 2016). En 2018, ninguna de ambas comisiones programó tratarlo aún.

Por su parte, la senadora  Silvina García Larraburru (Frente para la Victoria), preparó un proyecto para que el 15 de octubre se convierta en el día nacional del duelo por muerte perinatal y gestacional.

Mientras tanto, Chile está cerca de convertirse en pionero en la región. El Presidente Sebastián Piñera promueve el proyecto de la Ley Mortinato, iniciativa muy similar a la argentina.

El proyecto de ley

“El registro del chico con nombre y apellido es el primer paso para que la muerte de un hijo comience a ser validada en la sociedad”, considera Agostina Bianconi, abogada y vicepresidenta de Era en Abril, quien perdió a Sofía, su hija de 3 meses. Con esto no buscan dar al bebé fallecido el carácter de “persona”, explica, sino que se respete su derecho a la identidad (más allá de su edad gestacional). Así, a su vez, aclaran que su iniciativa nada tiene que ver con el debate sobre el aborto legal.

“Duele mucho ver el ‘NN’, es desgarrador. Es una negación de su vínculo con el ser”, explica Mora. “Algunos te dicen: ‘ya se murió, ¿para qué querés el papel?’ Pero no es un papel: es el símbolo de que mi hijo tenía su nombre. Estuve 9 meses buscándoselo”, reclama Lorena Rodríguez, quien perdió a Teo Gabriel tras 38 semanas de embarazo. “Era un bebé de casi 9 meses, de 3,4 kilos, me parecía una bestialidad que no lo reconocieran”, recuerda.

Según Verónica Pingray, investigadora obstétrica del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), “en los certificados de nacimiento el 50% de los casos no tienen causa o tienen una muy poco específica (hipoxia intrauterina)”. Verónica Álvarez sufrió este déficit: recién tras perder tres embarazos fue diagnosticada con trombofilia. Hoy, consciente de los cuidados que debe tener, espera gemelas.

Para la revista científica The Lancet, que estudió a nivel global el tema en 2015, “la mayoría de las muertes fetales son prevenibles mediante un adecuado cuidado de la salud durante del embarazo, el parto y el inmediato control del recién nacido”. Verónica erigió un altar con las ecografías y otros símbolos alusivos a sus hijas. En sus momentos más duros, miraba aquel rincón y se alentaba: “Me tengo que levantar. Por ustedes, un día más”.

Junto al proyecto de ley, Era en Abril redactó un protocolo médico para casos de muerte perinatal. Uno de sus 13 puntos es “crear recuerdos agradables”, como fotos del bebé solo y con la familia.

“La sensación más espantosa es salir del hospital con los brazos vacíos”, apunta Jessica Ruidiaz, fundadora y presidenta de Era en Abril y counselor especializada en duelo perinatal. Mora, a su vez, destaca: “Es muy difícil el duelo por alguien que nunca se vio o que solo se vio en una ecografía”. La psicóloga también explica que los rituales de despedida “ayudan a validar que la persona existió y fue importante”.

El problema en números

La reglamentación argentina exige registrar con causa todas las muertes intrauterinas (en cualquier momento del embarazo). Según Pingray, aunque el país “tiene un muy buen nivel de estadísticas vitales, cuanto menor es la edad gestacional al nacer aumenta el número de casos no registrados”, sobre todo antes de las 28 semanas. “Las cifras reportadas podrían no reflejar apropiadamente la realidad”, concluye.

En este contexto, en 2015 el Ministerio de Salud registró 6.164 muertes intrauterinas (en cualquier momento del embarazo). Desde las 22 semanas de embarazo fueron 5.038; desde la semana 28, 3.785.

Este último dato es cercano al estimado por The Lancet para 2015. Con 3.500 muertes de bebés de más de 28 semanas en el vientre y un 0.45% sobre el total de nacimientos, Argentina fue el 43° país con mejor índice entre los 186 estudiados por la revista científica.

El rol clave del personal médico

La investigación de The Lancet señala que “el comportamiento del equipo de salud (…) es crucial y puede contribuir enormemente para aliviar el trauma vivido por los padres”.

Sin embargo, según destaca Mora: “Las instituciones, en su mayoría, no tienen protocolos para estos casos. Cada médico lo maneja como le parece, con más o menos tacto. Las mujeres se encuentran en escenarios muy desoladores”. “Las enfermeras ni miraban la historia clínica y me decían ‘¿tu bebé dónde está?’”, cuenta Lorena sobre la pesadilla que vivió en un hospital de Once.

Noelia Severo, como muchas otras, pasó las horas posteriores a su pérdida en una sala llena de mamás con sus hijos recién nacidos. Allí, una enfermera, señalando “un tacho como de esos de helado de tres litros”, le preguntó a la doctora: “Tengo material de Severo ¿querés que te lo traiga o lo preferís en un tacho nuevo?”. Más tarde, otra enfermera llevó la ironía al extremo al preguntarle: “¿Ya te sentís mejor?”

Cuando, 3 meses después, pidió el cuerpo de su hijo, la secretaria le contestó:  “No, esos fetitos van a parar a la basura”. “Me lo dijo como si hablara de tirar un papel higiénico”, recuerda Noelia. Ella dice que se sintió un “bicho raro”.

Duelo y soledad

“Vivimos en una cultura en la que parece que, a más tiempo compartido con el ser querido, hay más razones para demostrar tristeza o angustia”, explica la psicóloga Mora. “Yo sentía la necesidad de recordarlo, de aprender de lo que pasó, pero mi familia, mis amigos, y hasta mi marido me decían: ‘ya está, seguí con tu vida, vas a tener otros hijos’”, cuenta Noelia. Y se descarga: “Como si los hijos se reemplazaran con otros”.

“Volví a casa y tuve que desarmar la cuna. Tuve ganas de suicidarme. Sufría en silencio. Necesitaba nombrar a mis hijas y que mi familia me contuviera”, recuerda Verónica a quien, años después, su familia contiene. A su vez, Ruidiaz, cuya hija Sofía murió con 45 días, aprendió que “en el camino de la recuperación, a veces se rompen vínculos”.

En su consultorio, Mora conoció a muchas mujeres que se acercaban años después de perder un bebé en su vientre. En Era en Abril cuentan que reciben “mamás cuyos hijos murieron hace 30 o 40 años”.

Para Mora, el proceso de duelo es muy personal y es esperable que lleve meses. Pero, además, “está marcado por vaivenes emocionales”: una persona puede aparentar haber dejado atrás la muerte de un hijo pero en fechas especiales rompe en llanto y angustia.

En estos casos, las experiencias de quienes pasaron por Era en Abril enseñan que la escucha es el mejor tratamiento. “Comencé a desahogarme y darme cuenta de que no era la única con un problema así”, recuerda Lorena, quien tras poder abrirse comenzó a colaborar en la fundación y contener a otros. Además, con el padre de su hijo fallecido, sigue un ritual terapéutico: en cada aniversario de la muerte de Teo Gabriel, reparten ropa y pañales a distintos hospitales. Ella resume el pensamiento de muchas:  “Me propuse transformar el dolor en algo más positivo”.

Actualidad | 17 de octubre de 2018

181010-A-AY405-0021

Los Cascos Blancos participarán en una misión humanitaria para asistir a los migrantes venezolanos

El buque hospital USNS Comfort, de la Armada de los Estados Unidos, partió el pasado 10 de octubre de la Estación Naval de Norfolk, Virginia, para llevar a cabo una nueva misión: dar asistencia sanitaria a los migrantes venezolanos en Ecuador, Perú, Colombia y Honduras. El barco, que aún está navegando con rumbo sur, tiene 894 pies (272 metros) de eslora y cuenta con 12 quirófanos, un tomógrafo computarizado y máquinas de rayos X. La misión durará 11 semanas, tratará a unos 750 pacientes por día y realizará hasta 20 cirugías diarias a bordo. En la primera etapa de esta misión del Comfort, participan cinco voluntarios de Cascos Blancos.

Vale destacar que Cascos Blancos es una iniciativa de ayuda humanitaria creada por la Argentina, que depen del del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, y avalada por la ONU y la OEA.

Los cinco argentinos abordo son: una médica pediatra, una odontóloga, un odontólogo, una psicóloga y una enfermera. Todos ellos trabajarán integrados al equipo multidisciplinario de los Estados Unidos.

El Embajador Alejandro Daneri, presidente de la Comisión de Cascos Blancos, saluda al capitán del barco USNS Comfort en Virginia. Foto: Cancillería Argentina.

El Embajador Alejandro Daneri, presidente de la Comisión de Cascos Blancos, saluda al capitán del barco USNS Comfort en Virginia. Foto: Cancillería Argentina.
Los voluntarios de Cascos Blancos y el Embajador Alejandro Daneri, antes de zarpar, en Virginia, Estados Unidos. Foto: Cancillería Argentina.

Los voluntarios de Cascos Blancos y el Embajador Alejandro Daneri, antes de zarpar, en Virginia, Estados Unidos. Foto: Cancillería Argentina.

“Los Cascos Blancos están formados por voluntarios civiles”, explica el Embajador Alejandro Daneri, presidente de Cascos Blancos (una organización netamente argentina), que estuvo en Norfolk cuando la nave zarpó. “Somos una red de redes entre las que hay agencias nacionales, internacionales, organizaciones públicas y privadas, universidades, clubes y más”. Sus acuerdos con entidades van desde la ONU hasta la UBA, por ejemplo.

Gracias a los @CascosBlancos de Argentina que serán parte de la misión humanitaria de EEUU que brindará asistencia sanitaria a migrantes de #Venezuela https://t.co/5AGpNzWTcY

— EmbajadaEEUUArg (@EmbajadaEEUUarg) 11 de octubre de 2018

En la última década, el USNS Comfort ha visitado 18 países en el Caribe, América Central y América del Sur, dando tratamiento médico (con más de 6.000 cirugías) a casi 390.000 personas. El barco puede recibir 200 nuevos pacientes al día, tiene la misma capacidad operativa de un hospital y en esta nueva misión busca aliviar la presión sobre los sistemas sanitarios de los países que reciben el flujo de los migrantes venezolanos.

Las estimaciones indican que entre 1 millón y 5 millones de personas han emigrado de Venezuela en los últimos dos años, lo que representa entre el 3% y el 16% de la población de ese país. El gobierno colombiano indicó que unos 400.000 venezolanos regularizaron su situación en Colombia, donde la cifra de atención de urgencias viene creciendo desde 2015.

Los voluntarios de Cascos Blancos en Cúcuta, en el puesto argentino de asistencia para migrantes en la frontera entre Colombia y Venezuela.

Los voluntarios de Cascos Blancos en Cúcuta, en el puesto argentino de asistencia para migrantes en la frontera entre Colombia y Venezuela.

En total, la Argentina enviará a la misión del USNS Comfort a 18 voluntarios, repartidos en cinco grupos. Como ellos, todos los miembros de los Cascos Blancos desarrollan sus actividades a través de la cooperación, la solidaridad y la participación comunitaria.

“Es un organismo enteramente civil, que actúa a solicitud de un Estado afectado o en el marco de un llamamiento internacional bajo los principios de imparcialidad, neutralidad, independencia y humanitarismo”, sostiene Daneri. Los Cascos Blancos ya han participado, desde 1994, en más de 420 misiones a lo largo de 81 países, en los cinco continentes: principalmente en África, Asia, Sudamérica y el Caribe.

En los últimos dos años, por ejemplo, dieron apoyo (en coordinación con ACNUR) a los refugiados sirios en el campamento Jarahiye, en la zona de Bekaa occidental, a 55 kilómetros de Beirut y prestaron asistencia médica (en coordinación con la ONU) en Haití luego del huracán Matthew. En junio de este año, los Cascos Blancos instalaron una unidad sanitaria en la ciudad colombiana de Cúcuta, justo en el paso de frontera con Venezuela, que asistió a más de 3.000 migrantes venezolanos.

“Los Cascos Blancos, siendo líderes en la región, actuamos en la asistencia humanitaria, la gestión integral del riesgo, la resiliencia y la rehabilitación y reconstrucción”, resalta Daneri. Y conluye: “Por eso nos embarcamos en esta nueva misión”.

Actualidad | 17 de octubre de 2018

La gran mentira del blockchain

Ahora que las criptomonedas como Bitcoin se han desplomado con respecto a las absurdamente altas valoraciones del año pasado, el mito tecno-utópico sobre las tecnologías de contabilidad distribuida debería ser el próximo a caer. La promesa de curar los males del mundo a través de la “descentralización” fue solo una artimaña para separar a los inversores minoristas de su dinero real ganado con tanto esfuerzo.

Con la reducción del valor del bitcoin en alrededor de un 70% respecto del pico alcanzado a fines del año pasado, estalló la madre de todas las burbujas. Más en general, las criptomonedas han ingresado a un no tan críptico apocalipsis. El valor de las líderes, como Ether, EOS, Litecoin y XRP, se redujo en todos los casos más de 80%, miles de otras monedas digitales se derrumbaron entre un 90 y un 99%, y las restantes quedaron expuestas como simples fraudes. No debería sorprender a nadie: cuatro de cada cinco “ofertas iniciales de monedas” (ICO, por la sigla en inglés) fueron estafas desde el primer momento.

Enfrentados al espectáculo público de la debacle del mercado, los impulsores de la tecnología huyeron al último refugio del criptosinvergüenza: la defensa del “blockchain”, el software de registro de transacciones distribuido en el que se basan todas las criptomonedas. Se lo proclamó como la posible solución de todo, desde la pobreza y el hambre hasta el cáncer, pero en realidad, es la tecnología más hiperpromocionada (y menos útil) de la historia de la humanidad.

En la práctica, el blockchain no es más que una hoja de cálculo con título de nobleza. Pero se ha vuelto sinónimo de una ideología libertaria que trata a gobiernos, bancos centrales, instituciones financieras tradicionales y monedas del mundo real como malvadas concentraciones de poder que es preciso destruir. El mundo ideal de los fundamentalistas del blockchain es uno donde toda actividad económica e interacción humana estaría sujeta a una descentralización anarquista o libertaria; donde la totalidad de la vida social y política acabaría en registros públicos, presuntamente accesibles a cualquiera (sin necesidad de permisos) y confiables en sí mismos (sin necesidad de intermediarios creíbles, por ejemplo bancos).

Pero en vez de iniciar una utopía, el blockchain ha generado una forma muy familiar de infierno económico. Unos pocos actores interesados, hombres y blancos (pues prácticamente no hay mujeres ni representantes de minorías en el universo del blockchain), haciéndose pasar por mesías de las masas empobrecidas, marginadas y no bancarizadas del mundo, pretenden haber creado de la nada miles de millones de dólares de riqueza. Pero basta considerar la masiva centralización del poder de las criptomonedas en sus “mineros”, plataformas de intercambio, desarrolladores y dueños de riqueza para ver que el blockchain no tiene nada que ver con la descentralización y la democracia, y sí con la codicia.

Por ejemplo, un pequeño grupo de empresas (en su mayoría situadas en bastiones de la democracia como Rusia, Georgia y China) controlan entre dos tercios y tres cuartos de toda la actividad de criptominería, y todas suben rutinariamente los costos de transacción para aumentar sus abultados márgenes de ganancias. Al parecer, los fanáticos del blockchain pretenden que confiemos en cárteles anónimos no sujetos a legalidad alguna, en vez de bancos centrales e intermediarios financieros regulados.

Algo similar se ha dado con el comercio de criptomonedas. Hasta el 99% de todas las transacciones se realiza a través de plataformas de intercambio centralizadas que son blanco de “hackeo” en forma periódica. Y a diferencia del dinero real, una vez hackeadas, las criptomonedas se pierden para siempre.

Además, la centralización del desarrollo de criptomonedas (por ejemplo, los fundamentalistas otorgaron al creador de Ethereum, Vitalik Buterin, el título de “dictador benevolente vitalicio”) ya desmintió aquello de que “el código es ley”, como si el software en el que se basan las aplicaciones de blockchain fuera inmutable. Lo cierto es que los desarrolladores tienen poder absoluto para actuar como juez y jurado. Cuando alguno de sus pseudocontratos “inteligentes” (y llenos de errores) falla y se produce un hackeo a gran escala, se limitan a cambiar el código y “bifurcar” (fork) la moneda que fracasó para convertirla en otra por obra de mero arbitrio, lo que revela que todo el sistema “confiable” era indigno de confianza desde el inicio.

Finalmente, en el criptouniverso la riqueza está incluso más concentrada que en Corea del Norte. Usando el coeficiente Gini (donde 1,0 quiere decir que una sola persona controla el 100% de los ingresos o la riqueza de un país), la puntuación de Corea del Norte es 0,86; el bastante desigual Estados Unidos tiene un 0,41; y la puntuación de Bitcoin es nada menos que 0,88.

Debería quedar claro que la pretensión de “descentralización” es un mito propagado por los pseudomultimillonarios que controlan esta pseudoindustria. Ahora que los inversores minoristas que entraron engañados al mercado de criptomonedas perdieron hasta la camisa, los vendedores de humo que quedan están sentados sobre pilas de riqueza falsa que desaparecerán al instante en cuanto intenten liquidar sus “activos”.

En cuanto al blockchain en sí, no hay institución alguna bajo el sol (banco, corporación, organización no gubernamental u organismo público) dispuesta a poner su balance o su registro de transacciones, negocios e interacciones con clientes y proveedores en sistemas de registro públicos, descentralizados, horizontales (peer‑to‑peer) y accesibles a cualquiera sin permisos. No hay ninguna razón valedera para registrar en forma pública información privada que es sumamente valiosa.

Además, las “tecnologías de registro distribuido” (DLT) corporativas que algunas empresas usan en la práctica no tienen nada que ver con el blockchain. Son sistemas privados, centralizados y mantenidos en una pequeña colección de registros controlados. Para acceder a ellos se necesitan permisos, que sólo se otorgan a personas calificadas. Y tal vez lo más importante, se basan en autoridades confiables que han sentado su credibilidad con el tiempo. Es decir, son “blockchains” sólo de nombre.

Es elocuente que todos los blockchains “descentralizados” terminen convertidos en bases de datos centralizadas y de acceso restringido en cuanto se los pone en práctica. En tal sentido, el blockchain ni siquiera es una mejora respecto de la habitual hoja de cálculo electrónica, que se inventó en 1979.

Ninguna institución seria entregaría jamás la verificación de sus transacciones a un cártel anónimo que operara desde las sombras de las cleptocracias autoritarias del mundo. Por eso no sorprende que cada vez que se hicieron pruebas piloto de sistemas “blockchain” en entornos tradicionales, al final se los descartó o terminaron convertidos en una base de datos privada con acceso restringido: una mera hoja de cálculo Excel o base de datos con otro nombre.

Traducción por Esteban Flamini

Nouriel Roubini es director ejecutivo de Roubini Macro Associates y profesor de economía en la Escuela Stern de Administración de Empresas de la Universidad de Nueva York.

© Project Syndicate 1995–2018

Actualidad | 16 de octubre de 2018

El impacto político del aumento del número de jubilados es un fenómeno global

El populismo de derecha que ha surgido en muchas democracias occidentales en los últimos años podría terminar siendo mucho más que un incidente en el paisaje político. Más allá de la Gran Recesión y de la crisis migratoria, que crearon un campo fértil para los partidos populistas, el envejecimiento de la población de Occidente seguirá alterando la dinámica del poder político en favor de los populistas.

Resulta ser que los votantes de más edad son bastante simpatizantes de los movimientos nacionalistas. Los británicos de más edad votaron desproporcionadamente a favor de abandonar la Unión Europea, mientras que los norteamericanos de más edad le entregaron la presidencia de Estados Unidos a Donald Trump. Ni el partido Ley y Justicia (PiS) en Polonia ni Fidesz en Hungría estarían en el poder sin el respaldo entusiasta de la gente mayor. Y, en Italia, la Liga ha triunfado en gran medida al explotar el descontento de la gente de edad avanzada en el norte de Italia. Entre los populistas de hoy, sólo Marine Le Pen de Reagrupación Nacional de Francia (anteriormente el Frente Nacional) –y posiblemente Jair Bolsonaro en Brasil- tiene una base de votantes más jóvenes.

El próximo test será en la primavera europea

La próxima primavera, este patrón de votación relacionado a la edad podría decidir el resultado de la elección del Parlamento Europeo. Según estudios recientes, los europeos de más edad –especialmente los que tienen un menor nivel de educación- sospechan más del proyecto europeo y confían menos en el Parlamento Europeo que los europeos más jóvenes. Esto es sorprendente, porque las generaciones de más edad deberían tener más frescos los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial y su legado. Sin embargo, su escepticismo frente a las instituciones democráticas de la Unión Europea puede explicar su inclinación por líderes autoritarios.

La atracción del populismo

Muy probablemente una creciente sensación de inseguridad esté empujando a los adultos mayores a los brazos de los populistas. Dejando de lado las peculiaridades específicas de cada país, todos los partidos nacionalistas prometen contener las fuerzas globales que afectarán desproporcionadamente a la gente mayor.

Por ejemplo, la inmigración tiende a generar más miedo entre los votantes de más edad, porque estos suelen estar más vinculados a valores tradicionales y comunidades autónomas. De la misma manera, la globalización y el progreso tecnológico suelen alterar las industrias tradicionales o heredadas, donde es más probable que haya empleados trabajadores de más edad. El ascenso de la economía digital, dominada por gente de veintitantos y treinta y tantos años, también está empujando a los trabajadores de más edad a los márgenes. Pero, a diferencia de lo que sucedía en el pasado, los sistemas de pensiones que se desmoronan ya no pueden absorber estas sacudidas del mercado laboral. La consecuencia es que los trabajadores de más edad que pierden su empleo están condenados a un desempleo de largo plazo.

Es más, los jubilados ahora tienen motivos para preocuparse sobre las amenazas a sus beneficios de retiro de parte de sus propios hijos. La gente joven, frustrada por los sistemas socioeconómicos que claramente están inclinados a favor de los jubilados, cada vez más reclaman una redistribución intergeneracional más justa de los recursos escasos. Por ejemplo, el Movimiento Cinco Estrellas de Italia, que gobierna en una coalición con la Liga, recientemente reclamó una “renta ciudadana” disponible para todos los desempleados sin importar su edad. De manera que, mientras que los populistas de derecha han atraído a votantes de más edad, los populistas de izquierda han ganado seguidores entre las generaciones más jóvenes.

La derecha les ofrece un retorno a un pasado que nunca existió

Al respaldar a los populistas de derecha, los votantes de más edad esperan regresar a una época en la que los asuntos domésticos estaban aislados de las fuerzas globales y las fronteras nacionales eran menos porosas. En el centro de la política nacionalista de hoy existe una promesa de preservar el status quo –o inclusive restablecer un pasado mítico.

De ahí que los políticos nacionalistas recurran con frecuencia a una retórica nostálgica para movilizar a sus seguidores de más edad. Por su parte, Trump ha prometido recuperar los empleos en el Cinturón Manufacturero norteamericano, alguna vez el centro de la industria y economía de Estados Unidos. De la misma manera, no podría existir un símbolo más claro de la resistencia al cambio que el muro que Trump propuso construir en la frontera entre Estados Unidos y México. Y las medidas enérgicas contra la inmigración ilegal y la prohibición a los viajeros de países predominantemente musulmanes marca su compromiso con una nación norteamericana “pura”.

De la misma manera, en Europa continental, los populistas de derecha quieren regresar a una época anterior a la adopción del euro y del sistema Schengen de viajes sin pasaporte dentro de gran parte de la UE. Y suelen apelar directamente a los votantes de mayor edad prometiendo bajar la edad de jubilación y expandir los beneficios de pensiones (dos políticas emblemáticas de la Liga).

En el Reino Unido, la campaña a favor de “Brexit” prometió una reivindicación para aquellos que han quedado rezagados en la era de la globalización. No importa que también pregonara la idea de una “Gran Bretaña Global” libre e independiente. Los defensores del Brexit no son conocidos por su consistencia.

En cualquier caso, en la medida que la ola populista de hoy esté impulsada por la demografía, es poco probable que llegue a su punto más alto en lo inmediato. En las sociedades que envejecen, el peso político de los adultos mayores crecerá de manera sostenida; y en las economías de rápido cambio, su capacidad de adaptación decaerá. Como consecuencia de ello, los votantes mayores exigirán más y más seguridad socioeconómica, y los populistas irresponsables estarán esperando entre bastidores para complacerlos.

Es urgente un nuevo contrato social

¿Se puede hacer algo? Para frenar la ola nacionalista, los partidos tradicionales necesitan con urgencia diseñar un nuevo compacto social que aborde la creciente sensación de inseguridad entre los votantes de más edad. Necesitarán encontrar un mejor equilibrio entre la apertura y la protección, entre la innovación y la regulación; y tendrán que hacerlo sin caer en una trampa populista regresiva.

La respuesta no es sofocar a las fuerzas globales, sino hacerlas más tolerables. Los ciudadanos de todas las edades necesitan estar equipados para enfrentar las disrupciones actuales y futuras. En este sentido, es mejor empoderar a la gente mayor que simplemente protegerla. La mayoría de las economías avanzadas no pueden afrontar el enorme volumen de nuevos beneficios para un grupo de interés sobredimensionado. Y, además, una política que haga que la gente dependa de alguna forma de respaldo externo es, cuando menos, moralmente cuestionable.

En cambio, los gobiernos deberían centrarse en mejorar las habilidades de los trabajadores de más edad, creando más oportunidades para que las generaciones mayores y más jóvenes trabajen juntas, y responsabilizando a los agitadores por las consecuencias socioeconómicas que generan. Los subsidios a los más vulnerables deberían seguir siendo un último recurso.

En muchos sentidos, el encaprichamiento de los votantes de más edad con los populistas es un grito de ayuda. Corresponde a los políticos esclarecidos encontrar una respuesta constructiva.

Edoardo Campanella es un miembro Future of the World en el Centro para la Gobernanza del Cambio en la Universidad IE de Madrid.

© Project Syndicate 1995–2018

Actualidad | 16 de octubre de 2018

Claudio Zuchovicki y el origen de la crisis: “Fue más una crisis política que una crisis económica”

Entrevista por WhatsApp – El economista dice que el problema de la Argentina es que nunca hemos tenido la madurez política para hacer las reformas estructurales que se necesitan, critica la soberbia del Gobierno y da su visión de cómo se sale de la pesadilla que estamos viviendo.

ZuchoWhatsApp
Actualidad | 12 de octubre de 2018

¿Por qué hay que pagar impuestos?

Son un elemento indispensable del contrato social. El estado necesita que ciudadanos y empresas contribuyan a sostener bienes públicos como la educación, la salud y el cuidado del medio ambiente.

Existe un conjunto de bienes y servicios que los economistas clasificamos como de consumo no excluyente (no existen medios para impedir que se disfrute de él) y, por tanto, dado que no existen incentivos para que el mercado los ofrezca, es el estado quien lo hace.

Nos referimos a la educación y la sanidad públicas, la atención a dependientes, las infraestructuras, la seguridad colectiva, el cuidado del medio ambiente, la conservación del patrimonio común, etc.

Para ello, y dado que serán quienes los disfrutarán, el estado necesita que ciudadanos y empresas contribuyan a su sostenimiento a través del pago de impuestos.

Cuanto mayor es el nivel de servicios públicos que ofrece, mayor es la presión fiscal que el gobierno ejerce sobre sus contribuyentes, si bien en la mayoría de los países se aplica el principio de progresividad: los tributos han de crecer más que proporcionalmente en relación con la capacidad económica del sujeto fiscal. Este principio encaja perfectamente con otro de los objetivos a los que también contribuye la política fiscal: la redistribución de la renta y la igualdad de oportunidades.

Sin embargo, una cosa es que surja la obligación de contribuir y otra es que se cumpla. Hay ciudadanos y empresas que intentar escapar a esa obligación y, por tanto, la ley prevé mecanismos de inspección y de sanción para evitar el fraude y la evasión fiscal.

Frecuentemente conocemos que se busca evitar o reducir el pago de impuestos a través de opciones que sin ir directamente contra la ley, tienen una difícil justificación. Por ejemplo, se aprovecha que el tipo del impuesto de sociedades es menor que el del impuesto de la renta de las personas físicas para rentas elevadas para crear empresas ficticias que canalizan dichas rentas o se buscan domicilios fiscales que ofrecen determinadas ventajas aun cuando la residencia efectiva es más que dudosa.

Sin duda, conseguir que estas prácticas se erradiquen también debería ser uno de los objetivos a perseguir por los gobernantes como elemento de mejora de la política fiscal.

Objetivo: mejorar la economía

Otro objetivo de la política fiscal consiste en mejorar el funcionamiento de la economía a través de promover determinados comportamientos en los agentes económicos (por ejemplo, los impuestos sobre la gasolina buscan reducir los niveles de contaminación) pero también en suavizar los efectos de las crisis. De hecho, ahora que nos acercamos a los 20 años del nacimiento del euro y con una política monetaria inexistente a nivel nacional y limitada a nivel europeo por los bajos valores del tipo de interés, este segundo aspecto se ha convertido en mucho más relevante de lo que había sido hasta entonces.

Desde esta perspectiva, se acostumbra a distinguir entre dos componentes de la política fiscal: los estabilizadores automáticos y las medidas discrecionales.

Los estabilizadores automáticos actúan de manera inmediata ante un cambio en la coyuntura: por un lado, en un período de recesión los ingresos impositivos se reducen debido a la caída de la actividad económica y el consiguiente cierre de empresas y pérdida de puestos de trabajo y, por otro lado, el gasto público aumenta al hacer frente a un mayor número de prestaciones por desempleo y otras ayudas sociales vinculadas a la caída de renta de los ciudadanos.

Déficit público y nuevos impuestos

Cuando los gastos superan los ingresos aparece el temido déficit público y la necesidad de endeudarse para hacer frente a los compromisos adquiridos.

En cambio, en un período de expansión ocurre lo contrario: los gastos se reducen y los ingresos aumentan, facilitando así el equilibrio de las cuentas públicas.

Sin embargo, los gobiernos también pueden intentar adoptar medidas puntuales como, por ejemplo, la creación de nuevos impuestos, la modificación de los tipos impositivos o la reducción o eliminación de determinados subsidios con el objetivo de alterar de manera deliberada el funcionamiento de los estabilizadores automáticos en un sentido o en otro. Éstas son las medidas discrecionales.

A principios de 2008 la mayoría de gobiernos (y el español de manera muy clara) adoptaron medidas discrecionales expansivas con el objetivo de hacer frente a una crisis que suponían menos grave de lo que acabó siendo. Como bien saben, esta situación se tradujo en aumentos del déficit público y de la deuda pública (y de la prima de riesgo) que posteriormente hubo que corregir a través de las conocidas como “medidas de austeridad”.

Las medidas anticrisis

En este sentido, existe hoy en día un interesante debate académico sobre porqué no funcionaron las medidas expansivas adoptadas al inicio de la crisis y cuál es el valor “real” multiplicador del gasto público, es decir, la capacidad del gasto público para generar demanda sobre otros sectores de la economía y que a su vez impulsan otras actividades.

Otros autores, en cambio, argumentan que existen otros factores a tener en cuenta.

El imperativo electoral

Por un lado, la incapacidad de los gobiernos para “diagnosticar” de manera adecuada la situación real en la que se encuentra su economía. En un mundo en el que el big data está cambiando la manera de funcionar de consumidores y empresas, el sector público debería también incorporar herramientas de este tipo para conocer mejor el estado de la economía y poder tomar medidas de política económica adecuadas a esa situación.

Por otro lado, otros autores argumentan que el problema real es que el ciclo electoral interfiere de manera clara en las decisiones de los gobiernos a la hora de adoptar medidas discrecionales: se piensa más en términos de votos que en lo que realmente es importante para el país a medio y largo plazo.

Raul Ramos Lobo es profesor Titular de Universidad – Economía Aplicada, Universitat de Barcelona

Actualidad | 11 de octubre de 2018

Tres unicornios globales redoblan su apuesta en la Argentina a pesar de la crisis

Son Rappi, WeWork y la exitosa startup agrodigital de Estados Unidos Indigo. Tienen en común que todas valen ya más de US$ 1.000 millones y no le temen a la incertidumbre por la que está atravesando la economía.

Rappi, WeWork e Indigo son de las startups globales más exitosas de los últimos tiempos. Le tienen fe a la Argentina y planean inversiones millonarias para crecer en el país y expandirse en la región, a pesar de la crisis.

Sus CEOs participaron hoy en un panel donde compartieron sus planes para la Argentina y donde revelaron no temerle a la actual incertidumbre.

WeWork: 10 proyectos en construcción
WeWork, la empresa fundada en Nueva York que ofrece espacios de trabajo compartidos, planea abrir al menos 4 edificios en los próximos 6 meses y 10 en los próximos 2 años. Ya cuenta con dos edificios abiertos en Buenos Aires y está pronto a abrir otro en el emblemático edificio Enrique Butti de Retiro, la torre donde estuvo por muchos años las oficinas de IBM en Argentina. En febrero debería abrir uno en el barrio Las Cañitas de Buenos Aires y está construyendo o negociando sumar al menos 6 proyectos más.

Pato Fuks, el argentino que es CEO de WeWork Latam, reveló que Adam Neuman, el co-fundador de la empresa, le dio la luz verde para seguir la expansión. Esta semana la empresa recaudó alrededor de US$ 15.000 millones para financiar sus planes de expansión

Rappi: expansión a Córdoba y Rosario
Rappi es la aplicación colombiana de delivery que copó las calles de Buenos Aires y ganó miles de clientes en pocos meses. Los planes de la startup son igual de agresivos. Matías Casoy, General Manager que Rappi Argentina, dijo que están abriendo un HUB tecnológico en Buenos Aires y se están expandiendo a Córdoba y Rosario. Casoy se refirió a la polémica que ha generado su modelo de negocios y las críticas acerca de las condiciones laborales precarias de los repartidores. “Sabemos que estamos planteando un desafío a la forma tradicional a la que están acostumbrados a hacer las cosas. Queremos encontrar una forma y una regulación que se adapte a esta nueva forma de hacer negocios y trabajar”.

Y reveló que están en conversaciones “con todos los actores y stakeholders, en especial los gubernamentales, para encontrar un nuevo marco” para desarrollar la empresa.

Indigo: expandirse a latinoamerica desde Argentina
Indigo, es la startup agroindustrial más exitosa de EE.UU., llegó hace un años a la Argentina y tiene grandes planes. Indigo eligió a Buenos Aires como su base para expandirse en la región. Ya han levantado más de US$ 650 millones en financiamiento y tienen un valor de más de 1.500 millones de dólares.

Ellos apuesta a transformar la industria agrícola del mundo y han desarrollado una tecnología para tratar al poroto de soja que lo hace más tolerante a las diferentes condiciones climáticas. Carlos Becco, CEO de Indigo Argentina dice que el equipo local es el mejor de la empresa y es de donde se van a expandir hacia la región.

Actualidad | 10 de octubre de 2018

(Photo by HECTOR RETAMAL / AFP)

Cómo un escándalo de corrupción despertó a los jóvenes haitianos (son el 70% de la población y se movilizan por su futuro)

DESDE PUERTO PRÍNCIPE – Cuando Stevenson Moïse tenía 19 años, su sueño por estudiar y jugar al básquet profesional lo llevó a mudarse de su Haití natal a un país hasta entonces para él desconocido: Argentina.

“No sabía nada del país, solo conocía algunas cosas de fútbol, como Maradona, Boca y River”, dice Moïse con una sonrisa y un castellano completamente argentino.

Aunque su sueño de jugar profesionalmente al básquet nunca se concretó, en sus 12 años en Argentina Moïse completó una carrera en comercio y una maestría en marketing, se enamoró de una argentina, se casó y tuvo dos hijos.

“Vivíamos muy bien, teníamos todo lo que necesitábamos”, cuenta Moïse, que a pesar de la vida que logró construir en Argentina, decidió volver a Haití a principios de este año.

“Dentro mío había algo que me angustiaba. En las noticias veía imágenes de Haití, de los niños que no tenían para comer, de los escándalos de corrupción. Y me pregunté para qué vivía: si era para tener cosas o para ayudar”.

Junto con otros jóvenes profesionales, Moïse fundó el grupo Nuevo Haití, un espacio que milita por un cambio político en Haití.


Junto con otros jóvenes profesionales, Moïse fundó el grupo Nuevo Haití, un espacio que milita por un cambio político en Haití.

Hoy Moïse es parte de un creciente grupo de jóvenes haitianos que en los últimos años, y en particular los últimos meses, se ha empezado a movilizar e involucrar en distintos movimientos sociales para demandar un cambio en el sistema político del país.

Entre sus demandas más urgentes se encuentran el fin a la impunidad de los corruptos, un sistema democrático más transparente y justo, y mayor igualdad de género.

“Haití es un país difícil, estamos haciendo un experimento con la democracia desde 1986,” dice Yvenique Bathard, coordinadora de Jóvenes para la Participación Ciudadana, un grupo que organiza talleres y charlas sobre temas de democracia. “Siempre se habla de democracia. Pero si uno ve nuestro país todavía no puede hablar de una democracia verdadera, porque no se respetan los derechos humanos, no hay libertad de expresión y no tenemos elecciones justas ni transparentes”.

En julio de este año, Bathard participó por primera vez de una marcha, en el marco de las protestas ocurrieron por el “PetroCaribe Challenge”, un escándalo de corrupción en el que se acusa al gobierno haitiano de malversar miles de millones de dólares provenientes del programa venezolano de petróleo PetroCaribe. Las protestas, que fueron lideradas principalmente por jóvenes, culminaron con la renuncia del primer ministro Jack Guy Lafontant.

“Fue una experiencia única. Éramos todos jóvenes, compañeros de universidad, vecinos, que salimos a la calle por una misma razón: demandar que el gobierno rinda cuentas, que nos diga qué hizo con los fondos que deberían haber ido a la gente”.

“Todavía no puede hablar de una democracia verdadera, porque no se respetan los derechos humanos, no hay libertad de expresión y no tenemos elecciones justas ni transparentes”

– Yvenique Bathard –

Jovenes_Haiti_4

La reciente activación de la juventud haitiana representa un cambio en un grupo históricamente ajeno a los temas políticos.

“La mayoría de los jóvenes en Haití no votan ni se involucran en la política porque no hay confianza en el sistema democrático del país. Hay un sentimiento generalizado de que la política es un lugar para corruptos, para gente a la que solo le interesa enriquecerse”, explica Hans Tippenhauer, director de Fondation Espoir, una organización haitiana que desde 1995 trabaja para promover la participación ciudadana de los jóvenes haitianos.

“Pero si uno ve las movilizaciones que han surgido contra la corrupción en los últimos meses, la mayoría de los participantes son jóvenes. Eso es muy importante, porque Haití es un país extremadamente joven y son los jóvenes quienes tienen el poder de generar un cambio transformador”, dice Tippenhauer.

Según los últimos datos poblacionales, hoy casi el 70% de la población haitiana tiene menos de 35 años (mientras que en Argentina este grupo etáreo representa el 55% de la población). En paralelo, en las últimas elecciones presidenciales de 2016, sólo el 17% de la población se presentó a votar, lo que representa la tasa de participación más baja en la historia haitiana.

“En los últimos años, la violencia electoral, la manipulación de votos, la impunidad, el desapoderamiento y la repetida intervención extranjera en las elecciones han cultivado una profunda desilusión política”, explican desde la National Lawyers Guild, una asociación de abogados estadounidense que auditó las últimas elecciones.

Para muchos jóvenes haitianos, el escándalo de PetroCaribe fue el punto de inflexión que los llevó a salir de manera masiva a las calles para reclamar por sus derechos. Pero desde hace unos años, un grupo más pequeño de jóvenes ya estaba saliendo a las calles para reclamar por un derecho en particular: el de la igualdad de género.

“Las mujeres representamos el 60% de la economía haitiana, pero sufrimos de constante violencia de género y falta de representación en el gobierno y en roles de liderazgo”, dice Pascale Solages, que a sus 20 años es la coordinadora general de Neges Mawon, una organización feminista que reúne a estudiantes y jóvenes profesionales de todo el país.

Desde el 2016, Neges Mawon organiza un festival feminista anual en el que jóvenes se juntan a tratar temas de igualdad de género a través de talleres y demostraciones en las calles. Además, la organización trabaja en escuelas y universidades para sensibilizar sobre los derechos de las mujeres y discutir potenciales soluciones a las distintas problemáticas de género en el país.

“Es muy difícil porque la sociedad haitiana es muy conservadora. Acá, si decimos que somos feministas, piensan que somos lesbianas, o que queremos deshacer familias”, sostiene Solages. “Pero desde que empezamos el festival, veo que las cosas están cambiando de a poco. Hay una llama en los jóvenes que quieren lograr un cambio, y creo que vamos a poder lograrlo, poco a poco, ya sea en cinco años o en diez”.

“Hay una llama en los jóvenes que quieren lograr un cambio, y creo que vamos a poder lograrlo, poco a poco, ya sea en cinco años o en diez”

– Pascale Solages –

Jovenes_Haiti_1

Sentado en una mesa bajo densos árboles, en una calurosa mañana en Puerto Príncipe, Stevenson reflexiona sobre el futuro del movimiento que iniciaron los jóvenes haitianos este año en el marco del caso PetroCaribe.

“Los políticos han hecho mucho daño a nuestro país. Somos un país muy rico en recursos, pero seguimos siendo el más pobre de la región. Es por eso que tantos jóvenes deciden irse de Haití. Generalmente los que se van son los que pueden trabajar, los que terminaron la escuela. Pero para que verdaderamente haya un cambio, necesitamos que vuelvan. Que los jóvenes haitianos que estén en Argentina o en Chile crean de vuelta en su país. Solamente ahí podremos avanzar”.

Fotografía: Lucia Wei He / Hector Retamal (AFP)

Actualidad | 9 de octubre de 2018

Defendiendo la esencia de la democracia

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, afirmando la visión de que “la voluntad del pueblo” –democracia- debería ser la base de cualquier gobierno. Pero siete décadas después, las democracias del mundo están en peligro. Después de que se cuadruplicara la cantidad de democracias entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y el año 2000, ahora estamos en un período sostenido de regresión política. Las sociedades alguna vez abiertas están virando hacia una dictadura y, en muchos países, las tendencias despóticas se están afianzando.

Estas tendencias se pueden revertir, pero sólo si nos ponemos de acuerdo sobre las causas de la regresión democrática y diseñamos nuestros objetivos en consecuencia.

Ahora bien, es más fácil de decir que de hacer. En su ensayo de 1967 “Verdad y política”, la filósofa Hannah Arendt observó que “la libertad de opinión es una farsa si no se garantiza la información objetiva y no se aceptan los hechos mismos”. Desafortunadamente, la farsa de Arendt se ha vuelto nuestra realidad.

Para que toda democracia sea relevante, su pueblo necesita tener acceso a información confiable producida en un entorno libre y pluralista. Pero este requisito básico se está poniendo a prueba como nunca antes. En todo el mundo, los oligarcas están comprando medios de comunicación para promover sus intereses y aumentar su influencia, mientras que los periodistas que informan sobre cuestiones como la discriminación y la corrupción son víctimas de intimidación, violencia y asesinato. ¿Cómo podemos garantizar la libertad de opinión en esas condiciones?

El desafío de democrático en la era digital

Se suponía que las tecnologías de la información y de la comunicación nos darían más libertad, no menos. La Internet incipiente democratizó las noticias y terminó con el predominio de los editores tradicionales y de los conglomerados pro-gobierno. Pero esta promesa inicial ha dado lugar a una “jungla informativa”, donde predadores con grandes recursos superan tácticamente a un público modesto. Hoy, los gobiernos libran guerras de información, los políticos utilizan las redes sociales para difundir mentiras y los lobistas corporativos diseminan contenido engañoso con facilidad. Como determinó recientemente un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts, las noticias falsas se propagan online más rápido que las noticias verdaderas –muchas veces de manera significativa.

Dicho de manera simple, la globalización de la información ha inclinado la balanza a favor de quienes ven en la falsedad una herramienta de control. Los dictadores exportan fácilmente sus ideas a las sociedades abiertas, mientras que el contenido producido en condiciones de libertad rara vez avanza en la dirección opuesta. Este desafío se ha visto magnificado por el crecimiento de las empresas multinacionales de tecnología, que han llegado a dictar la arquitectura de la esfera pública.

En la historia de la democracia, los mecanismos han evolucionado para mejorar la precisión y la ética del periodismo. Aunque imperfectas y muchas veces invisibles, estas protecciones regulatorias han aportado muchos beneficios a usuarios y productores por igual. Pero el ritmo del cambio en la industria de los medios –por ejemplo, entre la televisión y las ediciones impresas, o noticias y publicidad- ha desdibujado las claras distinciones sobre las que se basaban originariamente estas reglas.

El rol del periodismo es más importante que nunca

Proteger los ideales democráticos en este entorno conflictivo es una tarea vital e histórica. Es por eso que Reporteros Sin Fronteras (RSF) se suma a premios Nobel, especialistas en tecnología, periodistas y activistas por los derechos humanos para lanzar la Comisión de Información y Democracia. Como copresidentes de esta iniciativa independiente, nuestro objetivo es volver a focalizar la atención global en el valor de “un espacio público libre y pluralista”, y ofrecer soluciones que les permitan a los periodistas trabajar sin miedo a las represalias y, a la población, acceder fácilmente a información precisa.

En las próximas semanas, redactaremos una Declaración Internacional sobre Información y Democracia y, en coordinación con líderes de varios países democráticos, trabajaremos para garantizar el respaldo de los gobiernos en todo el mundo. Nuestros esfuerzos se acelerarán a mediados de noviembre, cuando los líderes globales se reúnan en París para conmemorar el centésimo aniversario del Día del Armisticio y asistir al Foro de la Paz y al Foro de Gobernanza de Internet.

La democracia, con sus raíces en los ideales de libertad y razón de la Ilustración, debe ser defendida. Los gobiernos y los ciudadanos democráticos no deben ser víctimas de las noticias falsas, de los “trolls” y de los caprichos de los déspotas. La Declaración Internacional sobre Información y Democracia está destinada a fortalecer la capacidad de las sociedades abiertas para combatir las fuerzas autoritarias.

Todos tenemos la buena fortuna de vivir en un período de extraordinario potencial tecnológico. Pero también tenemos la responsabilidad de asegurar que las nuevas maneras de compartir información no se transformen en herramientas de opresión. Como declara sucintamente el comunicado de la misión de nuestra comisión: “La supervivencia de la democracia está en riesgo, porque la democracia no puede sobrevivir sin un debate público informado, abierto y dinámico”.

Shirin Ebadi es premio Nobel y abogada de derechos humanos. Christophe Deloire es secretario general de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

© Project Syndicate 1995–2018 | Miguel Schincariol – AFP

Actualidad | 8 de octubre de 2018

Foto: Juan Casas

Timothy Garton Ash: “Vivimos un período de cyber pesimismo, y todos coincidimos en que se debe hacer algo”

El historiador inglés Timothy Garton Ash visitó nuestro país por primera vez. Analizó con entusiasmo la realidad Argentina y arrojó diagnósticos inquietantes sobre el estado del mundo: “Estamos siendo testigos de una contrarrevolución. La libertad de expresión está siendo atacada en todos lados”, dice. 

En tres días conversó con diputados, economistas, funcionarios del gobierno, miembros del Consejo Argentino de Relaciones Internacionales, alumnos de la Universidad Di Tella, del Instituto del Servicio Exterior de la Nación y se entrevistó con el presidente Mauricio Macri. Invitado por el Programa Argentina 2030, dirigido por Iván Petrella, el historiador y analista inglés Timothy Garton Ash confiesa sentirse gratamente sorprendido por la Argentina. Es profesor de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford, habitual columnista de los principales medios del mundo, autor de más de diez libros, y un férreo defensor de la libertad de expresión.

Esta es su primera visita a nuestro país y en los últimos días ha asistido a varias reuniones y ha hablado con gente del Gobierno y con participantes del T20. ¿Cuáles son sus primeras primeras impresiones sobre la Argentina?
Mi primera gran impresión es que me parece estar en mi propia Europa. Y no sólo por las calles sino también por la gente y las conversaciones. Muy estilo Roma, Madrid, sólo que más europeo, más católico y con menos inmigración extranjera desde el mundo musulmán. Una impresión agradable, por cierto. En segundo lugar, este país es un ejemplo único del paso por el populismo y los intentos por dejarlo atrás. Así que es un caso muy interesante en el siguiente sentido ¿qué podemos aprender de un país que está saliendo del populismo? En tercer lugar, siempre pensé que Latinoamérica debería mirar a Occidente, pero hoy China es una fuerza tan grande que escucho a gente en el Gobierno que dice “ya no podemos darnos el lujo de poner toda nuestra atención en la canasta de Occidente, también debemos mirar al Este”.

¿Y eso qué significa?
En términos de valores significa que uno tiene una historia menos poderosa que contar sobre la Argentina. Me encantaría contar la historia de cómo los valores de Europa Oriental y Occidente están siendo amenazados en los Estados Unidos, en Gran Bretaña, en Europa, pero defendidos en América Latina. Que es, de hecho, lo que el gobierno de Macri está tratando de hacer según mi parecer. Pero veo que hay resistencia para lograrlo.

Sin embargo la crisis financiera de los últimos meses erosiona esa narrativa.
Absolutamente. Claro, y de forma masiva.

¿Así se interpreta desde Europa?
Es lo que ve el mundo. Una de los motivos de la crisis financiera de 2008 fue creer que la economía es una ciencia como la física. Y que los mercados son racionales y eficientes. No lo son. Los mercados son totalmente emocionales, como el fútbol o la ópera. Así que la actual reacción del mercado hacia la Argentina tiene mucho que ver con la vieja historia de este país en torno a defaults masivos, contextos impredecibles, inestabilidad y populismo. Y esto, realmente, afecta a la narrativa.

Sin embargo a diez años de la última gran crisis financiera internacional, ¿cree que las instituciones globales de hoy están mejor preparadas para evitar una nueva crisis?
Creo que no hemos aprendido ni cambiado lo suficiente. En un sentido, estamos mejor preparados porque se hicieron muchas cosas para asegurar que los bancos cuenten con más exigencias y controles. Por otro lado, en 2008 fuimos salvados porque hubo una respuesta keynesiana masiva y la Reserva Federal y el Banco Central Europeo después, dijeron que iban a hacer todo lo que fuera necesario. Además, por más crítico que soy respecto del populismo, hay muchos populismos que son legítimos. Gente que votó por Trump, o el Brexit, o Le Pen, se explica porque nosotros los contribuyentes les pagamos a los bancos y ellos todavía reciben bonificaciones multimillonarias. Eso es cierto.

Timothy-Garton-Ash-foto-b--Juan-Casas-_7
Foto: Juan Casas

Una parte de las promesas incumplidas de nuestras democracias liberales.
Este es el gran tema. Si me remonto por un momento a 1999 y a las nacientes democracias de Europa Oriental, ellas tenían esa increíble y simple historia que contar: “¡queremos ser un país normal!”. Y todos lo entendían. Muy, pero muy simple. Hoy el modelo global está en crisis, y Trump o el Brexit son un síntoma. Así que lo que tenemos que hacer es reinventar nuestros modelos. Ahora bien, ¿cuál fue la última vez que hicimos esto? En 1945. ¿Cómo lo hicimos? Nos llevó diez años aprender las lecciones de la Gran Depresión de los años 30. Primero fue John Maynard Keynes que nos dio su Teoría General. Luego inventamos un nuevo modelo democrático, que fue fantásticamente exitoso, pero hoy muestra signos de agotamiento.Tenemos que volver a hacer algo parecido otra vez, y el problema es que lleva tiempo.

Mencionó al Brexit: ¿nos estamos encaminando el año próximo a la concresión final del Brexit? ¿O todavía puede pasar algo en ese proceso?
En los próximos seis meses voy a trabajar mucho con mis amigos en Gran Bretaña para lograr que haya un segundo referendo que revierta el Brexit. Lo cual es una posibilidad. Hubo una cumbre de la UE, que fue una enorme y humillante bofetada en la cara. Así que en los próximos seis meses, hasta el 29 de marzo, fecha en la que tenemos que irnos, vamos a estar muy activos.

Pero, más allá de las instituciones y los políticos, es la gente común la que ha votado. ¿Por qué cree que el resultado podría cambiar?
Ya cambió. Es lo que marcan las encuestas de opinión. En primer lugar, la gente está recibiendo el mensaje de que el Brexit no significa ventajas políticas y económicas automáticas. En segundo lugar, algo por cierto muy sombrío, uno de nuestros grandes aliados es la demografía: los votantes jóvenes están a favor de permanecer en Europa, y desde la votación del Brexit algo más de 1,7 millones de votantes han muerto, y hay alrededor de 1,2 millones nuevos.

Sorprendente. Hace dos años publicó un extenso libro sobre la libertad de expresión en el mundo. Desde entonces, ¿cree que la situación mejoró o empeoró?
En todos lados, sin excepción, la situación empeoró. La libertad de expresión está siendo atacada en todos lados. Estamos siendo testigos de una contrarrevolución. Ya sea Xi JinPing en China, o Vladimir Putin en Rusia, o Erdogan en Turquía, Viktor Orban en Hungría, o Donald Trump en EE.UU. Hay una contrarrevolución que hace retroceder muchos derechos, entre ellos el de la libertad de expresión.

Y a las habituales amenazas del autoritarismo, esa libertad enfrenta hoy nuevos desafíos, por ejemplo el modo en que las grandes plataformas tecnológicas modelan la conversación social.
Absolutamente. En este sentido, lo que hace Facebook es mucho más importante que lo que hace Francia. Porque las decisiones de Facebook sobre lo que la gente puede hacer o decir, ver o no ver en su plataforma afecta a 2000 millones de personas. Y esas decisiones no son transparentes ni apelables. Los algoritmos están teniendo consecuencias realmente negativas e inesperadas. Todas las investigaciones muestran que las noticias falsas y la desinformación tienen más alcance que la información precisa. ¿Por qué? Porque las noticias falsas son sexies y por ende, la gente hace click en ellas. Usted  sabe que los diarios deben hacer un importante ejercicio de equilibrio entre atender al bien común de servir a la sociedad con información y al mismo tiempo tener alcance para hacer dinero. Y la pregunta es ¿pueden hacer un buen equilibrio entre ambas cosas?

Timothy-Garton-Ash-foto-b--Juan-Casas-_13
Foto: Juan Casas

Sin embargo, a raíz de cierta presión de parte de algunos gobiernos las plataformas están reconociendo la gravedad del problema. Tengo entendido que usted estuvo involucrado en algunas conversaciones al respecto.
Exacto. Muy involucrado. De hecho, estuve hace un par de días en Silicon Valley en donde participé de debates profundos con equipos de Facebook. Que es una super potencia privada. Y es como lidiar con un gobierno: usted sabe muy bien que en Washington nunca hay una sola opinión. Entonces hay gente en Facebook que realmente quiere abordar las consecuencias políticas, y gente que sólo se fija en el dinero. Así que es complejo. Le voy a dar un ejemplo. Lo que realmente necesitan hacer es tener más seres humanos altamente calificados que revisen el contenido. En países como Myanmar, Filipinas o Sri Lanka, el contenido que pasó por Facebook fue directamente responsable de asesinatos, violencia, violaciones y otras cosas terribles. ¿Por qué? Porque no hubo gente que viera a tiempo lo peligroso que un comentario podía ser. La inteligencia artificial y los algoritmos son más eficientes en identificar un pezón que en identificar al lenguaje del odio. Supongamos entonces que Facebook necesita unas 20.000 personas para revisar contenido. Esa es una enorme inversión, inclusive para Facebook. ¿Sabe por qué las acciones de Facebook sufrieron hace poco una fuerte caída?

No.
Fue después de que Mark Zuckerberg habló con inversores y su principal funcionario financiero dijera que el margen de ganancias de la empresa se reduciría, entre otras cosas, porque tienen que contratar revisores de contenidos. Existe una tensión entre lo que deberían hacer por el bien de la democracia y la libertad de expresión, y su margen de ganancias.

Después de defender la libertad de expresión durante tantos años ¿cómo considera la idea de que un poder privado deba administrar contenidos?
A ver. Todos vivimos un primer tipo de excitación en el que Internet era visto como algo que iba a liberar a todos… Ahora vivimos un período de cyber pesimismo, y todos coincidimos en que se debe hacer algo. Los políticos escuchan “se debe hacer algo” y entonces piensan en aprobar una ley. Alemania ya la tiene, Francia está avanzando, pero a mí todo esto me parece un precedente muy peligroso. Es peligroso para la democracia que los gobiernos se metan en el negocio de regular el discurso político, decidiendo qué es cierto y qué no, qué se puede decir y qué no. Y los autoritarismos aman esto.

¿Entonces?
Personalmente pienso que hay que buscar un camino que obligue a las plataformas a comportarse de una forma más responsable. Tal como los periodistas aprendieron a hacerlo a través de la historia. En el siglo XVIII y principios del XIX había periodistas con prácticas terribles, pero con el tiempo ustedes aprendieron a ser actores más responsables. Además hay que promover una mayor competencia, porque las plataformas actúan de manera monopólica. En parte se deben al famoso efecto de las redes, que les provee un enorme crecimiento natural. Lo que no es natural es que Facebook, además sea dueña de Instagram y de WhatsApp. Pero Europa se está moviendo en la dirección correcta, con leyes antimonopólicas. De modo que la clave es obligar a las plataformas a la autorregulación responsable.

¿Contamos con las instituciones globales que puedan gestionar esta discusión?
Por supuesto que no. Algunos países como China y Rusia reclaman y promueven la “soberanía informativa”, un discurso muy atractivo para un buen número de países con pasado de dominación colonial. Pero es un discurso que amenaza el poder liberador de internet, que permite que una persona en Rusia pueda emitir su opinión para que sea leída en la Argentina, y esa es una libertad que no deberíamos descuidar.

Respecto a esta relación entre las plataformas y la libertad de expresión ¿es usted optimista o pesimista respecto al futuro próximo?
Yo creo que la contrarrevolución global antiliberal tiene mucha fuerza. Venimos de la mayor revolución liberal de la historia, de modo que no debería sorprendernos esta contrarrevolución… Así que en general soy pesimista. En cuanto a la cuestión específica de las plataformas, si la gente correcta dentro de Facebook y Google gana la pulseada, creo que encontraremos la forma de cuidar la libertad de expresión y contener las consecuencias negativas de sus excesos.

Una última pregunta. En sus 40 años como historiador y escritor usted ha conocido decenas de políticos ¿quién es el líder que más le impresionó?
Conocí una buena cantidad… Lo primero que debo decir es que la mayoría de los líderes políticos son en persona mucho menos interesantes que en televisión. Hay un famoso diálogo entre Scott Fitzgerald y Ernest Hemingway en el que Fitzgerald le dice a Hemingway “ellos no son como nosotros” y Hemingway le responde “sí, ellos tienen más dinero”.

Es decir…
Que la mayoría de los líderes son como nosotros, pero tienen más poder. Aunque es cierto que conocí algunos excepcionales. Juan Pablo II, a quien tuve el privilegio de entrevistar en polaco, me resultó tremendamente impresionante. Debo decir que Helmut Kohl, el canciller alemán, generalmente subestimado, también fue un líder excepcional. Pero por cierto el que más me impresionó fue Vaclav Havel, el ex presidente checoslovaco. Lo más impactante es que él integraba dos virtudes muy grandes, la tolerancia y el coraje. En mi experiencia, esas dos cualidades rara vez se dan juntas. Conozco gente muy valiente pero poco tolerante. Y gente muy tolerante que no es muy corajuda. Vaclav Havel, además de todo su encanto, su humor, su trabajo como escritor, combinó un enorme coraje y una gran tolerancia.

Actualidad | 5 de octubre de 2018

La política, la naturaleza humana y el desafío para una vida ética

¿Existe una naturaleza humana? La respuesta tiene implicaciones para todo aquel a quien interese la ética. En una era definida por un liderazgo político amoral y la erosión de los valores sociales, pensar en la esencia de la humanidad es más importante que nunca.

El concepto filosófico de “naturaleza humana” tiene una larga historia. En la cultura occidental, su estudio comenzó con Sócrates en el siglo V a. C., pero fue Aristóteles quien sostuvo que la naturaleza humana se caracteriza por atributos únicos, en particular, la necesidad de socializar y la capacidad de razonar. Para los estoicos de la Grecia helenística, la naturaleza humana daba significado a la vida, y contribuyó a su adopción del cosmopolitismo y la igualdad.

Antiguos filósofos chinos como Confucio y Mencio creían que la naturaleza humana es innatamente buena, mientras que Xunzi pensaba que es malvada y carente de brújula moral. En las tradiciones judeo‑cristiano‑islámicas, se considera que la naturaleza humana está fundamentalmente corrompida por el pecado, pero que podemos redimirnos aceptando a Dios, a cuya imagen hemos sido creados.

Un debate centenario

Los filósofos occidentales modernos que escribieron en los siglos XVII y XVIII ampliaron estas ideas. El filósofo inglés Thomas Hobbes sostuvo que nuestro estado natural conduce a una vida que es “solitaria, pobre, desagradable, brutal y breve”; por eso necesitamos una autoridad política centralizada fuerte (el así llamado Leviatán).

En cambio, Jean-Jacques Rousseau creía que la naturaleza humana es maleable, pero que en nuestro estado original no tenemos razón, lenguaje o comunidad. Concluyó que la inadecuación entre la condición primitiva y la civilización moderna es la causa de nuestra infelicidad, y propugnó un regreso a la naturaleza en sentido literal. El siempre razonable y moderado David Hume propuso que los seres humanos se caracterizan por una combinación de altruismo y egoísmo, y que esa combinación se puede moldear parcialmente para bien (o para mal) mediante la cultura.

Las investigaciones de Charles Darwin a mediados del siglo XIX volvieron insostenibles muchas de las primeras visiones “esencialistas” de la naturaleza humana. La idea de que los seres humanos poseemos una reducida serie de rasgos exclusivos no se condice con el lento y gradual avance de la evolución darwinista. Aunque el Homo sapiens evolucionó como una especie particular dentro de los primates, eso no implica un quiebre claro entre nuestra biología y la de otras especies.

El debate filosófico sobre la naturaleza humana continúa, actualizado con los hallazgos de la biología. Hoy algunos filósofos interpretan a Rousseau y Darwin en el sentido de que la naturaleza humana misma es inexistente, y que aunque la biología ponga límites al cuerpo, no restringe la mente ni la volición.

Los psicólogos evolutivos, e incluso algunos neurocientíficos, dicen que eso es absurdo. El mensaje que extraen de Darwin (y en parte de Rousseau) es que estamos mal adaptados a un contexto moderno: básicamente, somos monos del Pleistoceno que de pronto nos encontramos equipados con teléfonos móviles y armas nucleares.

Debatir en cuál la esencia de la humanidad es más importante que nunca

Como biólogo evolutivo y filósofo de la ciencia, mi visión es que la naturaleza humana sin duda existe, pero que no se basa en ninguna clase de “esencia”, sino que nuestra especie, igual que cualquier otra especie biológica, se caracteriza por un conjunto de rasgos dinámico y en evolución, que son estadísticamente típicos de nuestro linaje pero ni están presentes en todos sus miembros ni ausentes en todas las demás especies.

¿Qué importancia tiene esto para alguien que no sea científico ni filósofo? Se me ocurren al menos dos buenas respuestas. Una es personal; la otra es política.

En primer lugar, la interpretación que hagamos de la naturaleza humana tiene amplias implicaciones para la ética, en el antiguo sentido grecorromano de un estudio sobre cómo hay que vivir. Alguien que sostenga una visión judeo‑cristiano‑islámica de la naturaleza humana estará naturalmente inclinado a adorar a Dios y guiarse por los preceptos religiosos. En cambio, alguien que siga una filosofía existencialista según los lineamientos de Jean‑Paul Sartre o Simone de Beauvoir pensará que puesto que “la existencia es anterior a la esencia”, somos radicalmente libres para moldear nuestras vidas según nuestras propias elecciones, y no necesitamos la ayuda de Dios en el proceso.

Además, las ideas sobre la naturaleza humana afectan las concepciones éticas. Y en la actualidad, nuestra situación ética es un desastre. Un estudio reciente en Estados Unidos calificó la presidencia de Donald Trump como la “más antiética” de la historia estadounidense; y la encuesta anual de Gallup en el mismo país sobre cuestiones éticas habla de una erosión permanente de los valores morales. Si todos nos tomáramos un momento para analizar dónde nos situamos en el debate sobre la naturaleza humana, podríamos obtener una valiosa comprensión de nuestras creencias, y por extensión, de las creencias ajenas.

Personalmente, me inclino hacia la ética naturalista de los estoicos, para quienes la naturaleza humana limita y sugiere –sin determinar rígidamente– lo que podemos y debemos hacer. Pero cualquiera sea la orientación religiosa o filosófica de cada uno, la reflexión sobre quiénes somos –en sentido biológico y en general– es un buen modo de hacernos más dueños de nuestras acciones, un ejercicio que (no hace falta decirlo) le vendría bien a más de uno.

Traducción por Esteban Flamini

Massimo Pigliucci es profesor de Filosofía en la cátedra K. D. Irani del City College of New York y autor de Cómo ser un estoico: utilizar la filosofía antigua para vivir una vida moderna. Escribe un blog en patreon.com/PlatoFootnotes.

© Project Syndicate 1995–2018

Actualidad | 5 de octubre de 2018

Las elecciones en Brasil y lo que se juega Argentina en el resultado

Es por lejos nuestro principal socio comercial. Un repunte en su economía es parte de la apuesta de Macri a que la Argentina esté creciendo cuando se presente a la reelección el próximo año. La de hace unas semanas fue la elección más polarizada y trascendental desde el final del régimen militar en Brasil.

El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

Los dos candidatos tienen visiones dramáticamente opuestas sobre cómo arreglar la economía de Brasil: Haddad quiere aumentar el gasto y ofrecer crédito barato, mientras que Bolsonaro quiere privatizar todas las empresas públicas y llevar a cabo reformas de los sistemas de pensiones y tributario.

Bolsonaro es el claro favorito de los empresarios y los inversionistas. En los últimos días la bolsa brasileña, los bonos y el real se han disparado luego de la publicación de encuestas que lo muestran ampliando su ventaja sobre el candidato que reemplazó a Lula, que está preso y la Justicia no le permitió presentarse.

El ultraderechista es un candidato controversial y hay grandes grupos que lo rechazan por sus declaraciones contra las mujeres y los homosexuales.

Screen Shot 2018-10-04 at 3.18.24 PM

Argentina y Brasil en números

Para la Argentina, el resultado del domingo es de vital importancia: Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil, después de tres años malos, depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno.

Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada 3 puntos que crece el PBI de Brasil, el de Argentina crece 1 punto, según la Unión Industrial Argentina.

En 2017, como ocurre desde hace décadas, Brasil fue el principal destino de nuestras exportaciones. Las ventas de productos y servicios argentinos a ese mercado llegaron a US$ 9.316 millones. Cifras oficiales muestran que hoy Brasil recibe el 16% de las exportaciones argentinas, aunque en 2013 la cifra era 21%.

Brasil es también de donde vienen la mayoría de nuestras importaciones. El año pasado el déficit bilateral (exportaciones menos importaciones) fue de US$ 8.555 millones de dólares y representó casi el 90% del déficit comercial total. Aunque la fuerte devaluación del peso este año hizo que en los primeros 8 meses las exportaciones argentinas crecieran 23,2% al mismo tiempo que las importaciones prácticamente se frenaron.

Es importante resaltar que las exportaciones de origen industrial a Brasil, que son las de mayor valor agregado, aumentarán 31% a diciembre respecto al año pasado. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante en el mundo.

Lo que están mirando los inversores

De acuerdo a un informe de Bloomberg, el consenso en el mercado es que el buen resultado de Bolsonaro será celebrado por los inversores. Las acciones de las empresas estatales como Petrobras, Banco do Brasil y Electrobras subirán con fuerza ante la idea de que serán privatizadas. El margen de la victoria podría profundizaría ese alza.

De hecho, en la última semana las acciones de Electrobras, Petrobras y Banco do Brasil subieron más del 12% a medida que Bolsonaro avanzó en las encuestas.

Economía Brasileña en cifras

  • La economía de Brasil es la mayor economía de América Latina, la segunda de toda América (después de Estados Unidos) y la novena a nivel mundial, según el FMI.
  • Tiene una población de 208 millones de habitantes y es el quinto país más poblado del planeta.
brasil