A Francisco le publicarán su novela y ahora sueña con que llegue a la tele y él pueda actuar | RED/ACCIÓN

A Francisco le publicarán su novela y ahora sueña con que llegue a la tele y él pueda actuar

La semana pasada Francisco Acuña contó su historia en RED/ACCIÓN. Tiene parálisis cerebral, pero eso no le impidió terminar la escuela en una primaria común y escribir una novela de amor. Una editorial leyó su trabajo y ahora quiere publicarlo. "Mi felicidad es que la gente se enteró de todas las cosas que puedo hacer", dijo.

Foto: Rodrigo Mendoza

Cuando Francisco Acuña empezó a escribir su primera novela, en 2014, tenía 12 o 13 años. Apenas tuvo la idea le puso nombre: La Remisería del Amor. La terminó en 2018, aunque la siguió revisando y mejorando hasta hoy. En todos estos años nunca se imaginó que podía publicarla. Pero todo cambió en la última semana, después de contar su historia en RED/ACCIÓN.

Al enterarse de que Francisco había escrito esta novela, Belén Marinone se contactó con él. Ella es editora de Indie Libros, un sello que publica libros digitales. Y le ofreció a Francisco publicar su novela.

–¿Qué sentiste cuándo te enteraste de que querían publicar La Remisería del Amor?
Mucha emoción. Nunca pensé que iba a ser así. Sentí emoción por la posibilidad de que se publique, que le llegue a una productora de televisión y que pueda actuar mi novela.

El gran sueño de Francisco es actuar y actuar en telenovelas. Son su gran pasión. De hecho, nos contó que para escribirla, se inspiró en Dulce amor, una novela que emitió Telefé entre 2012 y 2013. También en sus amigos de la sala. “No me inspiré en cosas que a ellos les pasaron, sino en ellos como personas. En base a ellos armé los personajes”.

Francisco con sus compañeros y maestras, en Aedin / Foto: Rodrigo Mendoza

–¿De qué se trata la novela?
Es una historia policial de amor, de amor de pareja.

–¿Qué correcciones le estás haciendo ahora al texto?
Desde el viernes, cuando me enteré que podría ser publicada, comencé a revisar partes que hoy siento que están inconclusas.

A la relectura del libro, Francisco la está haciendo en parte con sus compañeros de Aedin (Asociación en Defensa del Infante Neurológico), que es la escuela en la que estudia. Es que ellos fueron sus primeros críticos.

“La historia es larga y me emocionó cada palabra del libro”, dijo Rodrigo Pérez, uno de sus compañeros.

“Desde 2014, vimos cómo Francisco escribía la novela. Es increíble”, agregó Alejo Pelliza.

Para los que a esta altura ya tengan ganas de leer la novela, que hoy tiene unos 40.000 caracteres, Francisco aceptó compartir un breve adelanto:

Luis, ya harto de su suegro, le manda al Negro, un amigo, para que le de un buen susto y se haga pasar todo como un asalto. Pero Pancho logra escapar sin un rasguño ayudado por su amigo el Hawaiano, un personaje excéntrico que conoció hace algunos años en uno de sus viajes.

Y si querés escucharla leída por el sistema computarizados con el que se comunica Francisco, podés darle play a este audio:

Por un problema técnico, durante la entrevista Francisco no pudo usar su sistema y recurrió a la ayuda de su maestra, Sabrina Casal, y de sus compañeros de sala. Les fue dictando lo que nos quería decir: seleccionó las letras en un cartón que contenía el abecedario al mismo tiempo que ellos tipeaban en su tablet. Así pudimos grabar la voz computarizada que reproduce el texto.

De esa forma también escribió la primera parte de la novela, dictándole a su madre, Carla Melillo, las oraciones que se le ocurrían. “Siempre la pensó como un guión para telenovela, creó a los actores, se imaginó las locaciones”, recuerda Carla.

Con el tiempo, Francisco aprendió a escribir solo, por medio de un dispositivo que tiene en la misma silla de ruedas. Con su cabeza pulsa un gran botón o switch que tiene en la cabecera y con él que va tipeando las palabras que luego un software reproduce con una voz computarizada.

Belén Marinone, responsable de Indie Libros, editorial que comercializa sus contenidos en Bajalibros.com, entendió que la novela de Francisco puede tener un gran potencial editorial luego de leerlo y verlo contar su propia historia en RED/ACCIÓN:

–¿Vas a publicar la novela de Francisco Acuña?
Sí, quiero publicar la novela en nuestro sello digital. Pero es un proceso y primero quiero conocer a Francisco, conversar con él y su familia. Prometo contarles más detalles en breve.

Para quienes conforman Aedin, acompañar a Francisco en esta aventura es un desafío que se han propuesto abrazar.

“Contar su historia y que una editorial diga que está interesada en publicar su novela es un estrés enorme para Francisco. Para él esto era un sueño inalcanzable que se está haciendo realidad. Es su momento. Los editores harán su trabajo y nosotros estaremos sosteniendo a Fran y a su familia”, cuenta Ivana Ponce, directora general del Centro de Educación Terapéutica y directora del Área Jóven de Aedin.

Como a cualquier persona, a Francisco y a sus compañeros de sala –Candela, Alejo, Sofía, Rodrigo y Camila los hace muy felices que la gente los mire a la cara. Sin detenerse en su silla de ruedas, descubriendo de lo que son capaces y cada uno de sus talentos. Parece que eso explica en parte la felicidad de Francisco.

–¿Qué te pasó desde que contaste tu historia la semana pasada?
Sentí mucha emoción. El momento de más felicidad fue cuando la gente se enteró de todas las cosas que yo hago.

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Reformar el sistema económico global y combatir la crisis climática, las dos prioridades a las que hay que apuntar

Hoy comienzan las reuniones anuales del Banco Mundial y el FMI y a pesar de que no faltan asuntos urgentes para discutir, no deben desviar la atención de los desafíos aún más apremiantes a largo plazo: frenar el cambio climático y reformar el capitalismo.

Actualidad

Foto: Télam

La educación, el empleo, la inclusión y la sustentabilidad toman la agenda del Coloquio de IDEA

El encuentro anual que reúne a 900 empresarios con políticos, académicos y líderes de organizaciones sociales en Mar del Plata tendrá a la política en un segundo plano. El objetivo de este año es lograr acuerdos sobre los temas que se consideran prioritarios para un desarrollo social y económico sostenible. RED/ACCIÓN cubrirá las jornadas.