Adentro de la Bresh, la fiesta digital que junta 650k | RED/ACCIÓN

Adentro de la Bresh, la fiesta digital que junta 650k

Desde un departamento en Colegiales, DJ Bröder y Ruidito se convirtieron en la sensación de la temporada y hacen bailar vía Instagram a más de medio millón de personas. Cómo organizaron una discoteca virtual y cuáles son sus próximos pasos.

Este contenido contó con participación de miembros y lectores de RED/ACCIÓN

Muy pasada la medianoche del último sábado estaba sonando “Hablando a tu corazón”, esa canción de Charly García y Pedro Aznar con sintetizadores serpenteantes, y la gente empezó a escribir comentarios encendidísimos porque inyectar en una fiesta llena de reggaetón y trap un poco de ese pop (que todos llevamos guardado en algún rincón del inconsciente) es una buena sorpresa.

Bröder, el DJ, bailaba y saltaba detrás de la bandeja Pionner junto a su novia, Ruidito, cubiertos los dos con lentes negros. En el living de un séptimo piso de Colegiales --donde viven con un gato llamado Homero-- habían armado una discoteca con muy pocos recursos y eran magnéticos: simplemente no podías soltar el teléfono ni dejar de mirarlos.

Durante cinco horas animaron una fiesta que, desde un vivo de Instagram con full dembow, viene convirtiéndose en la sensación de la cuarentena: la Bresh. El sábado pasado, en su cuarta edición online, tuvo más de 650.000 personas conectadas (con picos de casi 70.000 en simultáneo). La mayoría, desesperadas por salir de fiesta... y entonces, al toque de “Hablando a tu corazón”, Bröder enganchó “Pobre diabla”, de Don Omar, y el beat del reggaetón nos tomó de rehenes: no había ninguna pista ahí pero si hubiera habido una, este hubiera sido definitivamente uno de esos momentos de éxtasis que te hacen la noche.

La Bresh desbordó su propio circuito y salió del universo de Niceto Club (convocaba a 1.300 personas hasta que se impuso la cuarentena) para llegar, con sus 650k, a la pantalla de TN y a los diarios como una noticia más.

El sábado pasado tuvo el auspicio de Pedidos Ya y se conectaron para verla (y dejaron sus comentarios) varias figuras sub-27: la legisladora de la Ciudad de Buenos Aires Ofelia Fernádez; el músico (y cocreador de la fiesta) Louta; el performer (e hijo del Presidente de la Nación) Estanislao Fernández (más conocido como @dyhzy); el influencer Agustín Battioni; las actrices Ángela Torres y Malena Ratner; y los cantantes Ramiro Bueno y Alan Madanes, entre otros. Mientras Bröder ponía música, un comunity manager iba fijando comentarios y seteando filtros.

“¿Qué cambió musicalmente entre una fiesta normal y una fiesta digital?”, dice ahora Bröder. “En las primeras dos horas de pico máximo de audiencia es donde tenés que concentrar la energía de baile. El reggaetón, la cumbia, la electrónica, el pop y el trap, en ese orden, son realmente los protagonistas”.

Bröder es Alejandro Saporiti, un activista anfibio de esta escena sub-27 que, en su vida diurna, trabajó como editor web. Además de pasar música en la fiesta, tiene un disco de pop electrónico (Bröder, que recuerda un poco a Hot Chip) y está por sacar el segundo. Empezó a mezclar cuando estaba en cuarto año de la secundaria y su amigo @jua.n.e (Juan Ernesto Rodríguez, también cocreador de Bresh) apareció con un controlador. Ahora, diez años después y convertido en el DJ de la temporada, dice que mezclar a Charly García con Don Omar, a Jimena Barón con Benny Benassi o a Duki con la Lambada no es un plan, sino improvisación. Sostener la adrenalina con puros hits, vengan de donde vengan, es el estilo Bresh.

“Lo que sí me pareció importante”, explica, “fue organizarme para no quemar todas las canciones en las primeras tres horas y encontrarme después sin hitazos poderosos; por eso me dividí todas las canciones en el iTunes y con eso me fui organizando. Nunca me rindió mucho el orden porque uno se imagina que las cosas van a ser de tal o cual manera y cuando estás frente al público la energía que se vive es otra”. En total, pasó unos 200 temas y superó el desafío de no tener a la gente en frente, sino apenas un teléfono.

Bröder en una fiesta Bresh en Niceto.

Como la Bresh, otras fiestas online aparecen en cuarentena, como la Plop! o, en Estados Unidos, Club Quarantine, el vivo de D-Nice al que se conectan Drake, Rihanna, Michelle Obama y Joe Biden.

Nuestros lectores y seguidores de Instagram también están en la Bresh.

  • @_florm: “Está buena porque a la vez que escuchás lo que pone el DJ, podés hacer videollamadas con tus amigos. Entonces todos bailamos con lo mismo y te sentís más acompañadx!”
  • @florenciaalujan: “Invité al chico que me gustaba a la primera fiesta Bresh, y por comentarios le tiraba onda. Y él leía y respondía por WhatsApp. Ya a la segunda me invitó él, ja”
  • @lodemagui: “Fui a dos, es raro, obviamente estás bailando [email protected] en tu casa pero… es lo que hay”
  • @mbeleniglesias: “Sirve para diferenciar un sábado de un día de semana y la fiesta está + buena que el Chino Darín”
  • @natiiasuga: “Es algo distinto y divertido. Estás con otrxs a la distancia. Me visto para la ocasión y me compro cervezas”

El futuro de la Bresh

“En unas reuniones durante la semana, pensamos ideas y flasehamos cómo tener más interacción comunitaria”, dice ahora Juane, que además de cocreador es uno de los productores de la fiesta y otro de los DJs. “Yo flasheé una app, estamos abiertos a cualquier cosa”. Por ejemplo a hacer algo en un estudio, en un futuro no muy lejano, con más DJs en cámara.

La fiesta tuvo un crecimiento exponencial desde 2016. “Ya ahora se puede revelar: en ese momento Facebook era muy popular y dijimos ¿cómo hacemos para generar un efecto dominó?”, sigue Juane. “Empezamos a invitar gratis a alguna persona de nuestro entorno y le pedíamos que compartiera en Facebook el evento e invitara a 200 personas. Y así, multiplicado por 25, se fue haciendo una bola. Sumado el boca a boca, todo fue bastante orgánico en la red y también en la vida real”.

Una imagen nunca antes publicada: la Bresh en Beatflow, en 2016.

La primera fiesta fue en Beatflow. Hasta entonces, Juane, Bröder y algunos más armaban su propia fiesta en casa o iban a Invasión! y a Resistance, donde sonaba tecno pero faltaba reggaetón. Beatflow se llenó rápido, y de ahí saltaron a Niceto. Se sumaron amigos y hoy los DJs son ocho, y viajan por el país montando fiestas Bresh en paralelo a la original (el fin de semana de la cuarentena tenían fechas en San Luis, Córdoba, La Plata y Buenos Aires; y estaban planeando girar por México, España, Perú, Chile, Ecuador y Uruguay). “Siempre pensamos el siguiente paso”, dice Juane, “pero nos sorprende cuando sucede, que es lo que está pasando”.

Hoy a las 23:59 Bröder y Ruidito vuelven a encender la rave del medio millón. Online en @fiestabresh y desde un departamento de tres ambientes con vecinos que no se quejan. “De verdad que estoy agradecido con ellos”, dice Bröder, “estoy haciendo fiesta todos los sábados y ni una sola palabra, así que un golazo. No hay que olvidar que si viene un vecino molesto, hay que hacerse cargo de la situación”.


Guía para vivir en tiempo de coronavirus

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo ✊🏼

¡QUIERO SER CO-RESPONSABLE!