Agustín Frizzera | RED/ACCIÓN

Regeneración Democrática

Este domingo se va a las urnas. En Argentina, aún con opciones limitadas, vota el 80% de la población. Votamos con sofisticación, ningún partido es dueño de los votos. Tenemos, además, un sistema que garantiza una competencia plural, en elecciones limpias. Todo esto no es menor: si pensamos las elecciones como el inicio de un camino, estos elementos abren las ventanas para legitimar una regeneración democrática.

Viejos símbolos, nuevos errores

El eslogan es directo, conciso y memorable. En campaña, cumple una función: diferenciar a una candidatura del resto. Los eslóganes de las elecciones legislativas en Argentina parecen fuera de contexto. Y hay mucho ensayo y error. Los problemas de verosimilitud son evidentes, sí, pero hay algo peor. El contraste que buscan generar los eslóganes no es político, es moral y, en general, tiene que ver con el estilo. No hay acciones, no hay tareas, no hay contrato, no hay responsabilidad.

Promesas, Promesas, Promesas

En esta segunda columna de cara a las eleciones, el director de Democracia en Red argumenta que las promesas son indispensable en la política ya que son el contrato electoral de un partido o movimiento con sus votantes.

Un sachet de leche y 4 kilos de Democracia

En esta columna el director de Democracia en Red argumenta contra la visión de las elecciones como concurso de popularidad, del voto castigo, de los cambios en la relación con la autoridad y, ya que estamos, nos sumerge en una comparación entre el sistema democrático actual y la democracia como estilo de vida.