¿Cómo abordar la pérdida de biodiversidad y el cambio climático? | RED/ACCIÓN
- Cómo las organizaciones interactúan con sus públicos -  Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

¿Cómo abordar la pérdida de biodiversidad y el cambio climático?

Resumimos propuestas, tanto aquellas que debieran promoverse como otras que pueden complicar el propósito final de proteger al ambiente y a la sociedad.

¿Cómo abordar la pérdida de biodiversidad y el cambio climático?

Es la pregunta a la que buscaron dar respuesta 50 científicos especializados en ambas problemáticas. Aquí resumimos sus propuestas, tanto aquellas que debieran promoverse como otras que pueden complicar el propósito final de proteger al ambiente y a la sociedad.

Compartí esta newsletter o suscr ibite

1

Fotos: Gentileza IPBES | Intervención: Denise Belluzzo

Biodiversidad y cambio climático. Así, sin mayores descripciones en un título. Así, tan simple como complejo. Biodiversidad y cambio climático es el nombre que lleva el reporte presentado la semana pasada por la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). El propósito del reporte es dar herramientas sobre cómo se deben abordar las dos grandes crisis de nuestro tiempo: la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. Hagamos un repaso analítico de lo que allí se presenta.

  • Lo que viene ocurriendo erróneamente. ¿Se viene trabajando ante ambas problemáticas? Sí, pero ya sabemos que no con la ambición y urgencia que requieren. ¿Se vienen trabajando en conjunto? No, sino que las políticas que se han ido implementado abordan las problemáticas de manera independiente. Y eso da pie al siguiente punto, con principal conclusión a la que arriban los científicos.
  • Lo que debe empezar a cambiar en la acción. Conforme lo anterior, ninguna de ambas problemáticas -vaya aclaración: impulsadas por las actividades humanas que generan cambios sin precedentes en la biodiversidad y el clima- se podrá resolver con éxito, a menos que se aborden en conjunto. Eso. EN CONJUNTO. Y lo pongo en mayúsculas porque es a lo que los tomadores de decisión y los organismos de trabajo en ambas áreas debieran de prestar atención de aquí en adelante. Es síntesis: la pérdida de biodiversidad y el cambio climático no pueden seguir siendo tratados como dos crisis separadas, pues están interrelacionadas en sus causas, efectos y la acción que requieren.

    Incluso, este reporte marca la primera vez que ambos órganos intergubernamentales -IPBES e IPCC- especializados en las dos temáticas por separado trabajan conjuntamente.
  • Cómo la acción climática incide en la biodiversidad. El profesor Hans-Otto Pörtner, co-presidente del Comité Directivo Científico del workshop del que se desprende el reporte, explicó: "El cambio climático causado por el ser humano amenaza cada vez más a la naturaleza y sus contribuciones a las personas, incluida su capacidad para ayudar a mitigar el cambio climático. Cuanto más cálido se pone el mundo, menos comida, agua potable y otras contribuciones clave puede hacer la naturaleza a nuestras vidas, en muchas regiones".
  • Cómo el deterioro de la biodiversidad contribuye al cambio climático. "Los cambios en la biodiversidad afectan el clima, especialmente a través de impactos en los ciclos del nitrógeno, el carbono y el agua", describió el profesor demostrando el vínculo de reciprocidad entre ambas problemáticas y justificando la imperiosa necesidad de abordarlas juntas.

    De hecho, en conferencia de prensa se señaló que la pérdida de naturaleza ha sido vista como algo lejano de nosotros, seres humanos; que los esfuerzos de conservación no han sido suficientes y que el equivalente de la ambiciosa meta de calentamiento de 1,5°C para la biodiversidad es dejar de deteriorarla desde hoy.
  • Una observación importante sobre el reporte. El reporte es el resultado de un workshop de cuatro días que se celebró de forma virtual en diciembre pasado y que contó con la participación de 50 expertos seleccionados por el Comité mencionado. Pero el informe no fue sometido a la revisión de IPBES e IPCC, es decir, no pasó la etapa de aprobación de sus conclusiones por parte de gobiernos.

2

Foto: Gentileza IPBES

Acciones con impacto positivo en ambas áreas. Entonces, si debemos abordar la pérdida de biodiversidad y el cambio climático de forma conjunta, ¿qué tenemos que hacer? Un cambio transformador, acciones largas y de largo alcance, un profundo cambio colectivo en nuestro vínculo con la naturaleza. Así lo ha descrito Pörtner, quien sugirió "alejarse de la concepción del progreso económico basado únicamente en el crecimiento del PBI, para pasar a una que equilibre el desarrollo humano con los múltiples valores de la naturaleza, sin sobrepasar los límites biofísicos y sociales". Veamos entonces algunas de las acciones propuestas en este sentido para abordar ambas crisis.

  • Reducir las emisiones procedentes de la explotación de combustibles fósiles. Clave. La acción primera. No sólo para hacer frente al cambio climático sino también para poder mantener la biodiversidad. La naturaleza hace su parte con, por ejemplo, los océanos absorbiendo CO2; pero a nosotros -seres humanos- nos toca la mayor responsabilidad. Es necesario transformar el actual sistema dependiente de los fósiles para estabilizar el clima y detener la pérdida de biodiversidad.
  • Eliminar los subsidios a actividades que dañan la biodiversidad. Tal sería el caso de la deforestación, la fertilización excesiva y la sobrepesca. Ello puede ir acompañado de la promoción de cambios en los hábitos individuales de consumo, como reducir la generación de basura y optar por dietas más basadas en vegetales.
  • Parar con la pérdida y degradación de ecosistemas ricos en carbono y especies. Es decir, proteger a los bosques, humedales, pastizales, sabanas y hábitats marinos. Esto no sólo es bueno para la biodiversidad, sino que también, por ser sumideros de carbono, contribuirían a la reducción de emisiones para hacer frente al cambio climático.
  • Restaurar ecosistemas y ecosistemas ricos en carbono y especies. En línea con lo anterior, los autores coinciden en que ésta es una de las actividades más rápida y barata para implementar. Y no sólo eso: puede crear trabajos y generar ingresos, con especial inclusión de las comunidades locales.
  • Incrementar prácticas de agricultura y silvicultura sostenibles. Esto es tan necesario y urgente para una región como América Latina que viene haciendo todo lo contrario: uso de la tierra intensivo. El reporte menciona que buenos ejemplos de esas prácticas serían la diversificación de cultivos y la agroecología.

3

Foto: Gentileza IPBES

Ojo! Acciones que pueden terminar siendo perjudiciales. Ay sí, todo es tan complejo como leen. Por algo todavía seguimos en este lío, no? Bueno, el informe subraya que algunas acciones que se vienen promoviendo para hacer frente al cambio climático pueden terminar siendo perjudiciales no sólo para la biodiversidad sino también, y en consecuencia, para todos los servicios ecosistémicos que nos brinda. Veamos dos ejemplos de ello.

  • "Llenemos el mundo de árboles para salvarlo". Mmm... digamos que si plantamos árboles en ecosistemas que históricamente no fueron bosques o reforestamos áreas con monocultivos, lejos estaríamos de salvar al planeta. Ni hablar si esas plantaciones se hacen con especies exóticas. El desequilibrio que pueden generar en el ecosistema es preocupante.
  • "Las acciones climáticas no tienen impacto". Error. Los expertos recomiendan que toda medida enfocada a reducir emisiones o adaptarse a los efectos del cambio climático debe tener una evaluación previa de sus beneficios y riesgos. ¿Un ejemplo? Que la mayor promoción de energías renovables genere un aumento de la actividad minera para abastecerse de las baterías y otros materiales. Ello podría compensarse buscando baterías alternativas y productos de larga duración, y promoviendo sistemas de reciclaje eficientes de los recursos minerales.

4

Foto: G7

¿Qué dejó la cumbre del G7 en materia climática? Mucho ruido y pocas nueces. El dicho popular aplica para el resumen de la cumbre del Grupo de los 7, es decir, de las siete principales economías desarrolladas que, ups!, también son las responsables de cerca del 20% de las emisiones globales de GEIs. Sus representantes se reunieron del viernes al domingo pasado en Cornwall, Reino Unido, para discutir lo que consideran temas importantes de agenda. Y el cambio climático no faltó.

¿Tres destacados de sus anuncios finales? Avanzar con sus políticas climáticas con el objetivo del 1,5°C como meta; un dato no menor porque hasta no hace poco tiempo los países desarrollados se agarraban más de los 2°C y hoy están tomando el objetivo más ambicioso y el de efectos del cambio climático menos dramáticos. Dejar, a fines de este año, de brindar apoyo gubernamental a la generación eléctrica por carbón y ayudar a los países en desarrollo para el mismo objetivo. Contribuir a la protección del 30% de áreas terrestres y marinas.

¿Y las pocas nueces? Los voceros de CAN Internacional -que agrupa a organizaciones climáticas de todo el mundo- coincidieron en que esta cumbre era la oportunidad para conocer cómo estas siete grandes economías iban a garantizar el compromiso del Acuerdo de París (al que ya se comprometieron junto con los otros países desarrollados) de movilizar 100.000 millones de dólares anuales hacia los países en desarrollo para que puedan implementar políticas de mitigación y adaptación. Eso debiera haber ocurrido desde el año pasado. Eso no ocurrió. Y la cumbre del G7 terminó siendo más un "nos comprometemos a lo que ya nos comprometimos" que una acción real del tan necesario financiamiento climático.

5

Foto: Gentileza Econautas Editorial

En agenda: una charla con Vandana Shiva. Una excelente oportunidad para escuchar a la filósofa y escritora india, fundadora del ecofeminismo, con motivo del lanzamiento de su más reciente libro Unidad versus el 1%. Vandana Shiva conversará con la periodista argentina Soledad Barruti este sábado 19 de junio a las 13 (hora argentina) en la cuenta de Instagram de Econautas Editorial.

6

Ilustración: Denise Belluzzo

Ser sustentables: e informarse sobre las bases del cambio climático. Hace unas semanas, Javier Drovetto -editor general de RED/ACCIÓN- me propuso que hiciéramos una guía sobre el cambio climático partiendo desde el inicio: ¿Qué es el cambio climático? Hablamos mucho sobre el principal desafío de este siglo, pero ¿sabemos que es realmente? ¿Es lo mismo clima que tiempo? ¿Cada cuánto se identifican los cambios en el clima? ¿Qué tiene que ver el efecto invernadero en todo esto? ¿Cuáles son las causas y efectos?...

Podría seguir con los interrogantes, pero mejor te recomiendo que vayas a la guía en mi atrevimiento de intentar responderlos. Por sobre todo, te invito a compartirlo para generar conversaciones, e incluso discusiones, formadas e informadas.

Aprovecho para agradecerte por ser parte de PLANETA. Al leer, participar y compartir esta newsletter, nos ayudás a hacer crecer esta comunidad comprometida con el desafío de (re)construir un planeta mejor. Si te gusta lo que encontrás acá, podés además sumarte como miembro Co-Responsable y ayudarnos a seguir haciendo un periodismo que no sólo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo. 

COP24 | Katowice, Polonia | Diciembre de 2018

Hoy me despido con esta foto porque sí, tengo una ansiedad de volver a cubrir negociaciones climáticas en persona, pero, también, como anticipo de lo que conversaremos el próximo miércoles: qué nos dejaron las negociaciones preparatorias (si nos dejaron algo) y cómo estamos rumbo a la COP26 (para la cual sólo faltan cuatro meses y medio).

Cuídense y vacúnense cuando sea su turno. ¡Hasta el próximo miércoles!

Tais

Recibí PLANETA

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters