Cómo multiplicar la ternura, esa caricia que todos necesitamos - RED/ACCIÓN

Cómo multiplicar la ternura, esa caricia que todos necesitamos

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

La ternura puede formar parte de nuestra cotidianeidad. Por eso, estamos organizando el Congreso Nacional de la Ternura.

Cómo multiplicar la ternura, esa caricia que todos necesitamos

Intervención: Victoria Guyot.

¡Buenas tardes! Hoy queremos reflexionar sobre la ternura, un concepto que suena abstracto, pero que puede formar parte de nuestra cotidianeidad. Por eso, estamos organizando el Primer Congreso Nacional de la Ternura.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

Intervención: Julieta de la Cal.

Hay personas acostumbradas a mirar la realidad, a ver qué cosas hacen falta alrededor de sí mismas. A veces descubren que a una persona le falta un abrigo, a otra 10 dadores de sangre, a otra un medicamento. En otros casos, una escuela necesita una biblioteca nueva. A veces, una Provincia necesita incrementar la cantidad de donantes de órganos. O una organización solicita más voluntarios para asistir a personas en situación de calle durante los inviernos. En general, hacen falta estas cosas.

Lo curioso es que, evidentemente, hay otra cosa que hace falta, aunque no reparemos en ello. Una deficiencia, un llamado que se escucha alrededor de la comunidad cercana, es posiblemente una demanda global: todos estamos necesitando ternura. Esta necesidad de ternura se registra en el tránsito, en las oficinas, las escuelas, los trabajos, las obras sociales, en la guerra y en la paz. También en las redes sociales: donde hay cierta asperidad. Existe una manera de expresarse muy fuerte, en el límite de la agresión. O, a veces, con toda intención, agrediendo, lastimando.

Claro que la mayoría de la gente es buena y busca construir un mundo mejor. Pero en estos tiempos hay una necesidad concreta, obvia, pero a la vez inasible. Que es la necesidad de la ternura. Y para saber o tratar de saber qué es, dónde se busca, dónde se encuentra y cómo se multiplica, estamos organizando el Congreso Nacional de la Ternura. Alguien dijo que se trata de algo “tan absurdo, casi ridículo, como maravilloso”. Por supuesto, toda la humanidad está invitada.


2

Vamos entonces con algunos intentos de definición de la ternura. Es una expresión serena, firme y muy bella del amor. Está constituida por el respeto, el reconocimiento hacia el otro, el cariño. Tiene gestos visibles como la caricia. Se expresa en detalles sutiles: en el regalo inesperado, en una mirada cómplice para el bien, en el abrazo definitivo, sincero, entregado.

Otra: podemos decir que la ternura implica confianza, seguridad. Primero, en quien la trata de ejercer.  Sin ternura no hay entrega. Y lo más complejo o difícil de explicar si buscáramos ser académicos sería que la ternura no es ostentosa, no hace ruido, no destella. Paradójicamente y lógicamente, así es la ternura: la de los pequeños detalles, la escucha al otro, el gesto atento, mostrar interés por los demás. La ternura que ahora queremos visibilizar, que buscamos darle brillo, no es ostentosa ni lo será nunca. Es puro detalle.

Última definición: la ternura es el amor expresado en voz baja. Es la caricia cuando alcanza al corazón del otro, que sana heridas, termina con los miedos. Y es una cualidad de las personas fuertes, de los valientes. ¿En qué consiste esta fortaleza o valentía? Que son las personas que se animan a descubrirse necesitados de otros, vinculados a otros, ligados a otros.

3

¿Quiénes están invitados al Congreso de la Ternura? Toda persona, por ser persona, que habite cerca nuestro o un poco más lejos, en cualquier lugar del mundo. Después veremos cómo se organiza.

Seguramente el Congreso tenga lo que tiene todo Congreso: expositores, puestas en común y conclusiones.

¿Dónde se encuentra la ternura? ¿En qué lugares de la sociedad hace falta? Si pudiéramos conseguirla, si fuera asible (que no lo es), ¿cómo se distribuye? ¿Existe una pedagogía de la ternura? Personas y comunidades que encarnen la ternura. Organizaciones que la usen como herramienta cotidiana de su trabajo. Textos, contenidos, libros sobre el tema. De todo eso se tratará el Congreso.

Y también de un mundo de palabras cercanas que habrá que analizar. No son ternura, pero se acercan: sensibilidad, abrazo, sonrisa, mirada, amabilidad humildad, calidez, hospitalidad, dulzura, cariño, afecto, delicadeza, caricia, respeto, tierno. ¿Podremos cerrar este Congreso con una suerte de manifiesto? Quizás con una suerte de “Manual práctico de la ternura”, o “tratado de la ternura”. O “la ternura en nuestra vida cotidiana”.

4

Gran noticia: los autos eléctricos costarán lo mismo que los autos convencionales, con motores de combustión interna, para 2024 y una aceleración en el abandono de los vehículos de combustibles fósiles puede ser inminente.

El costo adicional de fabricar automóviles eléctricos con batería en comparación con sus equivalentes de combustibles fósiles disminuirá a solo US$ 1,900 por automóvil para 2022 y desaparecerá por completo para 2024, según una investigación del banco de inversión UBS. La investigación se basa en un análisis detallado de las baterías de los siete mayores fabricantes.

Alcanzar la paridad de costos con el motor de combustión interna (ICE) se considera un hito clave en la transición del mundo para dejar de quemar combustibles fósiles.

5

Se realizó la primera muestra de memes para personas ciegas bajo la consigna “Meme braille, diversión para todos”. La muestra se diseñó especialmente para que se pueda tocar, escuchar y entender lo que es un meme, respondiendo a la creencia de que lo que nos divierte, tiene que ser para todos.

[Vía Lado H]

Cuidate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un gran abrazo.

Juan y David