Comunicadores en números - RED/ACCIÓN

Comunicadores en números

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Cada tribu tiene lo suyo. También la de los profesionales de las Comunicaciones y los Asuntos Públicos. Un reporte que mide indicadores del talento de grandes compañías en los Estados Unidos arroja resultados interesantes, muchos extrapolables a la Argentina.

Comunicadores en números

Intervención: Marisol Echarri.

¡Buenos días! Cada tribu tiene lo suyo. También la de los profesionales de las Comunicaciones y los Asuntos Públicos. Un reporte que mide indicadores del talento de grandes compañías en los Estados Unidos arroja resultados interesantes, muchos extrapolables a la Argentina.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

Intervención: Marisol Echarri.

Medición. El área de Comunicaciones y Asuntos Públicos creció más que cualquier área funcional en los últimos cinco años. Los stakeholders esperan de las organizaciones cada vez más y, cuando están insatisfechos, lo expresan cada vez con más elocuencia. Y todo esto, al final, impacta en el Chief Communications Officer (CCO), cuya importancia estratégica parece ir en aumento en las grandes empresas. Eso es lo que arroja el último reporte de Patino Associates, una consultora estadounidense especializada en la búsqueda de profesionales de la comunicación.

Todo tiene sus matices. A la tribu comunicadora le gusta pensar que su rol es cada vez más estratégico pero los datos no siempre lo confirman, al menos en el mercado argentino. Los hechos parecen mostrar que las empresas de sectores con mayor riesgo reputacional y complejidad regulatoria invierten más, en general, en las áreas de PR. Tiene lógica: se juegan su supervivencia. Y que las compañías con menos apremios se contentan con equipos de menor calibre, con remuneraciones más modestas y sin participación en la mesa chica. Sentido común.

El cualquier caso, el estudio de Patino Associates arroja resultados interesantes que admiten algún análisis:

  • Rotación en baja. Después del súper-ciclo de rotación de los dos años anteriores —15,2 % en 2021 y 17 % en 2022—, 2023 muestra una caída al 8 %. Algunos especialistas lo interpretan como una variación cíclica natural, reforzada por el hecho de que la rotación de los CEO muestra una curva similar: cuando cambia el líder de la organización, es frecuente que meses después parte de su equipo directivo se modifique. Los CCO empiezan a quedarse más quietos, al menos por un tiempo.
  • Crecimiento interno. El 50 % de los CCO llegan a esa posición por promoción interna, después de haber tenido un rol de menor responsabilidad en la misma empresa. Un porcentaje algo menor (42,9 %) se verifica en el mundo de los Chief Financial Officer (CFO), y bastante más bajo en el de los CEO: 21,7 %. El lado bueno: en el mundo de la comunicación y los asuntos públicos se valora y promociona al talento propio. El no tan bueno: las empresas están dispuestas a invertir buscando el mejor candidato del mercado en el caso del CEO o el CFO. No tanto en el caso del CCO.
  • Alto porcentaje de mujeres. Gran disparidad de género: solamente el 10,4 % de los CEO y el 18,5% de los CFO son mujeres. El universo de la comunicación, en cambio, está liderado por una amplia mayoría de mujeres: 66 %. De nuevo, doble interpretación: en muchos casos, talento femenino puro y duro que justifica el crecimiento. En otros, necesidad de cumplir con el cupo: prioridad a candidatas mujeres en áreas soft —Comunicaciones es una de ellas— para compensar el desbalance masculino en las hard. Triste pero real.

Toda conquista es transitoria. También la del área de Comunicaciones y Asuntos Públicos: a cada avance le sigue un retroceso… y después un nuevo avance. Pero los que logran sentarse en la mesa de los grandes parecen repetir una y otra vez la misma fórmula: conocimiento del negocio, capacidad para interpretar y navegar el contexto político, despliegue de habilidades sociales. En el orden que cada uno quiera.

2

Tres preguntas a Carmen de Carlos. Es una periodista española, redactora jefe de Internacional en el diario El Debate. Fue corresponsal en América Latina del periódico ABC de 1995 a 2018, y coordinadora de foros políticos internacionales para Vocento de 2018 a 2022. Ha entrevistado a 42 presidentes.

—¿Cómo ves la situación actual de Francia, después de las últimas elecciones?
—Emmanuel Macron ha convertido el país de la V República en una parodia de sí mismo. La decisión de convocar elecciones legislativas anticipadas, tras su batacazo en las europeas, ha puesto patas arriba la Asamblea Nacional, a su vulnerable Gobierno y su presidencia. El triunfo de Jean-Luc Mélenchon, sin tener mayoría absoluta, simboliza la decadencia de un país ingobernable. Las primeras palabras del líder de la Francia Insumisa advierten del caos que se podría armar si lograra, misión prácticamente imposible, formar Gobierno. El resultado lo ha “empoderado” y se siente con la suficiente fuerza para exigir que se aplique en exclusiva su programa y reclamar el nombramiento, por decreto, de un hombre suyo como primer ministro.

—¿Quiénes ganaron y quiénes perdieron con estos resultados?
—Mélenchon se siente dueño del Nuevo Frente Popular pese a que éste es una alianza variopinta de partidos de izquierdas, de corte socialista, comunistas y verdes. Por las bravas, ha decidido canibalizarlo, pero hay que tener mucho estómago para digerir ese atracón y el postre que demanda quedarse con todo. Además, no le dan las cuentas. La Cámara Baja, a falta de conocer el escrutinio oficial que arroje el reparto exacto de escaños, es una torre de Babel sin una voz que pueda alzarse para poner orden. Marie Le Pen y Jordan Bardella duplicaron el número de diputados, pero no lograron alcanzar el sueño que pronosticaban las encuestas hace quince días. Es un fracaso a medias. El rotundo, el demoledor, es el de Macron. Mientras tanto, Gabriel Attal no ha dudado en anunciar su dimisión y se retira a los cuarteles de invierno, en pleno verano, para analizar la situación y tomar una decisión.

—¿Qué puede pasar en las próximas semanas?
—Si se tratar de España, Pedro Sánchez hablaría de días de reflexión, pero el francés, por las filtraciones del Eliseo, se tomará el tiempo que necesite una vez que tenga los resultados a la vista y una vez que decida qué hacer en este escenario. Gabriel Albiac habla en una columna del fin de la V República y Zoe Valdés resume en dos palabras el cataclismo: “Francia, hundida”. La selección nacional francesa de fútbol que lleva días atizando a Agrupación Nacional festejó el gol en propia puerta de Macron, algo insólito. Ahora sólo falta esperar que pasen las horas o los días y ver hacía donde chuta el todavía primer ministro. Sus opciones son pocas, pero quizás, la más potable sea dejar que Mélenchon intente formar Gobierno, dejarlo a su suerte y cuando pinche, convocar en simultáneo elecciones presidenciales y legislativas y entonces, que sea lo que Francia decida. Total, él no tiene nada que perder, porque ya lo ha perdido todo.

Las tres preguntas a Carlos de Carlos se tomaron del artículo titulado “Francia ya no es lo que era ni lo que fue”, publicado originalmente el 7-7-2024 en El Debate. Para acceder a la nota completa podés hacer click acá.

3

IA y creatividad. Las áreas de Marketing y Publicidad parecen estar aprovechando sólo un pequeño porcentaje de lo que la IA tiene para ofrecer. No sustituye a nadie, sino que mejora su productividad y eficiencia en la generación de ideas y contenidos. Este artículo destaca este hecho y los tipos de barreras o desafíos que enfrenta este mundo: tecnológicos y analíticos; operacionales y de modelo de gobierno; culturales y gestión del cambio; y legales y éticos. Cada empresa incorpora la IA a su ritmo: automatización básica de tareas repetitivas, personalización de contenidos, generación de contenido original y anticipación de tendencias mediante deep learning. Para todos los gustos.

4

Academia. El lanzamiento de ChatGPT generó infinitos textos en su momento. Unos más y otros menos, la preocupación por a dónde puede llevarnos la IA parecía ser el común denominador. Este artículo de José Manuel Velasco, ya referido anteriormente, pone el acento en lo que queda de lado al enfocarnos en la superficie que rodea a los nuevos algoritmos: no hablamos de valores, de las grandes motivaciones que mueven al espíritu humano porque nos enfocamos en cuánto nos facilita la vida la IA y los riesgos que traen consigo las nuevas herramientas: “Si a la facilidad y a la superficialidad sumamos la tendencia a la concisión, corremos el riesgo de crear una sociedad compuesta por pensamientos simples, cortos y escorados hacia las emociones en detrimento de los hechos”. Interesante.

5

Oportunidades laborales

¡Hasta el próximo miércoles!

Juan

Con apoyo de

Comunicadores en números Comunicadores en números

Media Partner

* El contenido de Comms no necesariamente representa la posición institucional del Círculo DirComs. El Círculo de Directivos de Comunicación (DirComs) es una asociación civil que busca promover el intercambio de conocimiento y experiencias entre los máximos responsables de comunicación corporativa, relaciones institucionales, asuntos públicos y gubernamentales de las principales empresas del país. *