David JP Phillips: "Contando las historias adecuadas, podemos elegir qué hormonas queremos estimular en los que nos escuchan y qué efecto lograr" | RED/ACCIÓN

David JP Phillips: "Contando las historias adecuadas, podemos elegir qué hormonas queremos estimular en los que nos escuchan y qué efecto lograr"

Es un speaker internacional, experto en autoliderazgo, comunicación y habilidades de presentación. En esta entrevista explica cómo una buena historia puede generar efectos similares al enamoramiento.

¿Por qué las historias son tan poderosas para comunicar?
—Creo que esto se ve con claridad con una historia precisamente: ¿cómo es que vamos al cine y pagamos para ver una película de James Bond, que no tiene nada real? Muchos disfrutamos de esas películas y salimos diciendo: me gustaría ser como James Bond, caminar como él, hablar como él… Y vamos a una relojería y compramos un Omega que vale US$ 10.000 que se le parece al que tenía Bond, y salimos sintiéndonos que somos un poco más parecidos a él. Somos engañados por algo tan simple como una historia. Y eso sucede porque estamos emocionalmente involucrados. Cuanto más lo estamos, somos menos críticos y objetivos. Y cuando más emocionalmente involucrados estamos es cuando estamos enamorados.

¿Cómo se produce el involucramiento emocional?
—Cuando nos enamoramos, nos gusta todo de la otra persona. Y cuando 13 meses más tarde (es un promedio), dejamos de estar bioquímicamente enamorados, empezamos a preguntarnos cosas. Lo que pasó en esos 13 meses es que nuestros neurotransmisores y hormonas inundaban nuestra corteza cerebral, bloqueando nuestra capacidad de observar objetivamente. Es lo mismo que pasa con el storytelling: producimos hormonas como la oxitocina, serotonina, la dopamina, las endorfinas y otras. Contando las historias adecuadas, podemos elegir qué hormonas queremos estimular en los que nos escuchan y qué efecto lograr.

¿Qué emociones produce cada hormona?
—La dopamina produce foco, motivación y memoria. ¿Y cómo se produce dopamina en una historia? Con suspenso y una buena resolución. La oxitocina es otra hormona, que lo que genera es generosidad, confianza y sentido de unión o camaradería. Con una historia adecuada, probablemente triste o dramática, se puede inspirar empatía, y la oxitocina es la mejor de las hormonas, porque gracias a ella nos sentimos humanos. La endorfina es otra hormona, que es la que hace reír a la gente. Con ella nos sentimos más creativos y relajados, y también más enfocados, como con la dopamina. Esto es lo que yo llamo el cocktail de los ángeles. La historia perfecta combina todo esto.

Las tres preguntas a David JP Phillips están tomadas de una presentación que hizo en el contexto de TEDxStockolm. Para ver la presentación completa, podés hacer click acá.

***

Esta entrevista fue publicada originalmente en DircomsNet, la newsletter sobre comunicación institucional y corporativa que escribe Juan Iramain. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.