Doce historias que amamos contar en 2018 | RED/ACCIÓN

Doce historias que amamos contar en 2018

En nuestros primeros ocho meses de vida publicamos unas 750 piezas periodísticas originales, y contamos más de 350 historias de personas y organizaciones que están enfrentando nuestros más urgentes desafíos sociales.

Fundamos RED/ACCIÓN con el sueño de hacer un periodismo humano, abierto a la participación, con propósito e impacto. Y recorremos este camino con enorme agradecimiento a nuestra creciente comunidad, integrada por miembros, lectores, colaboradores y sponsors. A todos ellos, nuestro profundo agradecimiento.

Aquí, la lista de 12 historias que amamos contar en 2018.

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

La necesidad de no perder la perspectiva en la lucha contra la pobreza

Si bien los ensayos controlados aleatorios y los tipos de programas específicos que evalúan pueden desempeñar un papel en la lucha contra la desigualdad, la herramienta más poderosa para reducir la pobreza es el crecimiento económico.

Sociedad

Foto: Leti Galeano | Intervención: Pablo Domrose

Guardianas del monte paraguayo: la lucha de las mujeres que quieren seguir viviendo en el campo

Por el avance de los cultivos de soja y la ganadería, miles de familias paraguayas abandonan sus tierras y migran a las ciudades. Es un fenómeno que ocurre en varios países de América Latina. En Paraguay, las mujeres campesinas e indígenas son las que lideran la pelea para evitar la deforestación de bosques y detener las fumigaciones. Además, trabajan de manera cooperativa para seguir viviendo de sus huertas, la cría de animales y las artesanías.

Sociedad

Ilustración: Pablo Domrose

A la hora de buscar trabajo y planificar el futuro, ¿qué diferencia a los jóvenes argentinos?

Conseguir una buena vida familiar, tener éxito en el trabajo y ahorrar para el futuro siguen siendo las ambiciones de los millennials y centenials del mundo. Pero para los jóvenes argentinos también es prioridad la posibilidad de vivir más experiencias. Y a diferencia del joven "promedio", se sienten más presionados a aceptar trabajos que no les gustan y creen que la apariencia es muy importante para conseguir empleo.