Dos ideas argentinas, finalistas del concurso que busca cambiar la historia | RED/ACCIÓN

Dos ideas argentinas, finalistas del concurso que busca cambiar la historia

Se eligieron los 10 finalistas del programa de History Channel que busca encontrar las mejores ideas con impacto social. El reality (que cuenta con Juan Carr entre sus jurados), es recordado por ser el que premió el proyecto de Gino Tubaro, que se presentó con su impresora 3D para realizar prótesis a bajo costo.

Aquella fue la única vez en que un argentino resultó ganador. En esta, la quinta edición de “Una idea para cambiar la Historia”, dos proyectos presentados vienen de nuestro país. Son los de Facundo Noya y María Belén di Gregorio.

El primer premio se llevará 60 mil dólares, el segundo 40 y el tercero 20. Por supuesto, el dinero debe ser destinado a llevar a cabo el proyecto. La votación cierra el 27 de noviembre y se debe elegir entre 10 ideas que fueron seleccionadas de entre 7.900 proyectos. En el minuto a minuto de la votación (que se puede ver en la página), el proyecto de Noya va segundo.

Si querés entrar a conocer todos los proyectos y votar, lo podés hacer acá:

Votá acá

Los proyectos argentinos

Facundo Noya tiene 25 años y es de Feliciano, Entre Ríos. Estudió Ingeniería Bioquímica en Córdoba. Su proyecto nació en febrero de 2016. Mientras acompañaba a su padre en en el hospital de Concordia, vio que a una señora debían amputarle una pierna porque tenía una chinche clavada en el pie hacía cinco días y no se había dado cuenta y se le infectó. La señora tenía diabetes y la pérdida de sensibilidad en los pies es uno de los efectos de la enfermedad.

“Íbamos a hacer una media primero pero era muy compleja de lavar y cambiar porque necesitábamos poner electrónica dentro”, cuenta Facundo a Red/Acción. “Los médicos nos decían que era muy difícil tratar porque no llegan los antibióticos a esa zona porque se destruyen los vasos sanguíneos. Por lo que hay que evitar la lesión, entonces pensamos una plantilla que tuviera sensores que mida todo. Monitorea la temperatura, la presión y la humedad”, explica.

Su proyecto se llama Ebers. Ya tiene 20 plantillas realizadas que están probando en hospitales. Según el feedback que recibió de los médicos, funcionan muy bien y arrojan mucha información sobre los pacientes que la usan. “Le devolvimos el control del pie al paciente”, resume Facundo, que al cierre de esta nota estaba segundo en la votación con 8771 votos. Si querés votar por su proyecto, podés hacerlo acá. Solo tenés que entrar, registrarte con tu Facebook o Google y dar el voto.

El proyecto de María Belén di Gregorio se llama Creando Luz y recuerda a la primera historia que publicamos en Red/Acción. Se trata de una iniciativa de pelucas lúdicas para chicos en situación oncológica. De algún modo, trata de paliar el impacto negativo que tiene en los niños la caída del pelo a causa de la quimioterapia. Si querés votar por ella, podés hacerlo acá.

Los cuatro proyectos más votados por el público pasarán a la final, donde History Channel elegirá los ganadores, que se darán a conocer el 6 de diciembre.

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

El fin del amor, comentado por Emilia Erbetta

Anclada en su propia historia -la de una chica nacida en una comunidad judío ortodoxa-, en su primer libro de ensayos Tamara Tenenbaum aprovecha la mirada extrañada de su salida al mundo para preguntarse por el amor.

Opinión

Foto: Nik Shuliahin en Unsplash

Una política inteligente para la salud mental

Los costos de la enfermedad mental, en forma de discapacidad, pérdida de productividad y muerte prematura, a menudo se subestiman. Abordar el desafío requiere aprovechar las tecnologías de vanguardia como la inteligencia artificial.

Influencers: una oportunidad para que los mensajes de la marca no se vuelvan spam

El principal consejo de las autoras es construir relaciones a largo plazo con los influencers. Una buena estrategia es que ellos se sientan embajadores de la firma. Los casos de Asos y L’Oréal.

loading