Economía circular: clave para la recuperación pospandemia | RED/ACCIÓN

Economía circular: clave para la recuperación pospandemia

La Coalición de Economía Circular - América Latina y el Caribe es una plataforma que sirve para intercambiar las mejores prácticas y promover la cooperación Sur-Sur y Norte-Sur. Además, en esta edición, tres preguntas a Gonzalo Roqué, Director del Programa de Reciclaje Inclusivo de Fundación Avina

¡Hola! La Fundación Ellen MacArthur es parte del grupo de organizaciones líderes que presentaron una coalición para apoyar a la región de América Latina y el Caribe en la transición hacia la economía circular.

A medida que la región se enfrenta a los impactos económicos de la pandemia del Covid-19, esa transición ofrece nuevas y mejores oportunidades de crecimiento para construir una recuperación económica resiliente y con bajas emisiones de carbono.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

América Latina es, en materia de recursos, una de las más abundantes del mundo, pero su dependencia excesiva de las actividades extractivas de poco valor y de los mercados volátiles en materia de productos básicos, le impidieron lograr un crecimiento duradero, crear empleos calificados y reducir las desigualdades. La región tiene ahora la oportunidad de construir una nueva ola de desarrollo y prosperidad basada en un modelo económico que beneficie a la sociedad, a las empresas y al medio ambiente. 

  • ¿Qué es la Coalición de Economía Circular - América Latina y el Caribe? Es una plataforma que sirve para intercambiar las mejores prácticas y promover la cooperación Sur-Sur y Norte-Sur, además de destacar los beneficios de lograr un enfoque de economía circular. La Coalición que fue anunciada en febrero cuenta con el apoyo de un grupo de ocho socios estratégicos: el Centro y Red de Tecnología del Clima (CTCN), la Fundación Ellen MacArthur, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Konrad Adenauer Foundation (KAS), la Platforme for Accelerating the Circular Economy Coalition (PACE), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y el Foro Económico Mundial (WEF). 
  • “Hay países, cómo Brasil, que están estresando aún más el modelo lineal para su recuperación, poniendo el esfuerzo en los combustibles fósiles o actividades de desforestación. Para la pospandemia, es importante posicionar a la economía circular como la nueva ola de desarrollo para generar más valor y hacer frente a las cuestiones sociales que son serias en es esta región”, dice Luisa Santiago, Líder para América Latina de la Fundación Ellen MacArthur. Ella se incorporó a la Fundación en 2015 para ayudar a establecer la primera oficina fuera de Europa, ubicada en Brasil.
  • La economía circular se basa en tres principios fundamentales, previstos desde el diseño: eliminar los desechos y la contaminación, mantener los productos y materiales en uso y regenerar los sistemas naturales. Aborda las causas fundamentales de los desafíos globales como la pérdida de biodiversidad, la contaminación y el cambio climático. Si bien las discusiones actuales sobre el clima se centran en gran medida en dar el salto hacia las energías renovables y maximizar la eficiencia energética, la investigación de la Fundación Ellen MacArthur y Material Economics identificó que este proceso solo abarca el 55% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, en el mundo. Por eso, la transición a una economía circular es necesaria para abordar el 45% restante de emisiones, que derivan de la fabricación y uso de productos, así como de la producción de alimentos. 
  • Para Santiago es importante juntar distintas organizaciones, trabajar con una mirada continental y pensar en una agenda regional común. “No hay que generar competencias o esfuerzos que sean divergentes dentro de la región. Se necesita escala y que las reglas de juego sean alineadas”, dice.
  • ¿Cómo lograr escala? La fundación Ellen MacArthur establece cinco objetivos universales para políticas de economía circular, en torno a los cuales los gobiernos y las empresas pueden alinearse para lograr sus objetivos comunes. Siendo aplicables en todos los sectores y contextos locales, estos objetivos de políticas pueden, en conjunto, ayudar a los gobiernos a apoyar una recuperación económica más saludable y a reducir el coste de la transición para las empresas. Los objetivos son: estimular el diseño para la economía circular; gestionar recursos para preservar el valor; crear las condiciones económicas para la transición; invertir en innovación, infraestructura y competencias; promover la colaboración para cambiar el sistema.
  • ¿Qué sucede con el financiamiento? En el informe “Financiación de la Economía Circular: Aprovechando la Oportunidad” de la Fundación Ellen MacArthur se destaca el rápido crecimiento de la inversión y otras actividades de servicios financieros en la economía circular. Desde principios de 2020, los activos gestionados en fondos públicos de capital con la economía circular como foco de inversión único o parcial se han multiplicado por 6, pasando de $300 millones a más de $2 mil millones. Una investigación publicada por la Fundación en septiembre de 2019 mostró que si se adoptara la economía circular en solo cinco sectores clave (acero, aluminio, cemento, plástico y alimentos), las emisiones anuales de gases de efecto invernadero podrían disminuir en 9.300 millones de toneladas de CO2e en 2050, equivalente para eliminar todas las emisiones del transporte a nivel mundial.

2

Tres preguntas a Gonzalo Roqué, Director del Programa de Reciclaje Inclusivo de Fundación Avina y Director de Latitud R, una iniciativa que agrupa a empresas de consumo y de producción de plásticos, organismos multilaterales de cooperación, recicladores de base organizados y a la sociedad civil. El objetivo de Latitud R es enfrentar los desafíos respecto al manejo de residuos, así como potenciar el impacto del Reciclaje Inclusivo y su aporte al desarrollo de una Economía Circular en América Latina.

  • ¿Qué nuevos desafíos trajo la pandemia a la plataforma Latitud R? Por un lado, la pandemia afectó muy fuertemente a la industria recicladora, bajando mucho los niveles de actividad de la misma. Esto por las restricciones para la continuidad de los programas de recolección y separación en casi todas las ciudades y países de la región, y también por las restricciones para operar en las plantas de separación y reciclaje. Como ejemplo, en Argentina durante los primeros meses de la pandemia, se redujo a un tercio el nivel de recuperación de materiales en las organizaciones con las que nosotros trabajamos. Para fines de 2020, se empezó a ver una recuperación, hacia niveles de un 70% de los valores pre pandemia. Particularmente en relación al trabajo de las organizaciones de recicladores de base, el impacto es muy fuerte porque son un sector donde la cultura y la disciplina de trabajo es un proceso permanente de construcción, y sin duda que la pandemia tuvo impacto en este plano, y ahora toca reconstruir las rutinas y esquemas de trabajo.
    Por otro lado, vemos una renovación y refuerzo del compromiso de muchos actores por abordar estos desafíos. Un indicador contundente de esto es que, a pesar del difícil contexto macroeconómico que la pandemia genera, ningún aliado co-financiador de Latitud R (Coca-Cola, Pepsico, BID, BID Lab) retiró o redujo su apoyo a la plataforma durante 2020, por el contrario, todos renovaron su compromiso, y se sumaron dos socios regionales a la plataforma (Dow Chemical y Nestlé).
  • ¿Qué estrategias implementan para potenciar el desarrollo de una Economía Circular en América Latina?
    Desde Latitud R, queremos aportar al desarrollo de modelos de Economía Circular Inclusiva en América Latina, y desde esta región aportar e incidir en todo el sur global. Estamos convencidos de que el Reciclaje Inclusivo tiene mucho para aportar en el eje de economía circular para residuos post-consumo. Entendemos por supuesto que no es ni puede ser la única estrategia para abordar de manera completa el problema de los plásticos en el mundo, pero es sin duda parte de la solución. Para esto, necesitamos mostrar con la mayor celeridad posible que los sistemas de reciclaje, basados en el trabajo organizado de recicladores de base, pueden mostrar resultados en términos de recuperación y aprovechamiento, similares a los de sistemas híper tecnificados como los que se implementan en otras regiones del mundo.
  • ¿Cuáles son los planes que tienen para este año para la plataforma?Para 2021 tenemos previsto un plan de acción ambicioso. Algunas de las acciones  a destacar en este plan: estamos desarrollando un mapeo regional de oportunidades de inversión en emprendimientos de economía circular en el marco de una alianza con la organización Circulate Capital; tenemos en cartera proyectos en 11 países para fortalecer sistemas de recuperación inclusiva de material, articulando con ministerios de ambiente, gobiernos locales, organizaciones de recicladores y otros actores; estamos terminando de montar la Unidad de Ciencia de Datos, para contar con una plataforma tecnológica para el manejo y procesamiento de información; estamos buscando apoyar al periodismo de la región, para el desarrollo de historias que cubran de manera integral la agenda del reciclaje inclusivo; y estamos implementando una herramienta elaborada por la GIZ, para estudiar los flujos de fugas de plásticos a océanos en municipios costeros en México y Colombia, de forma de identificar estrategias para interrumpir esos flujos. También trabajamos en alianza con los gobiernos nacionales de Colombia y Chile, para la implementación de marcos normativos REP ya aprobados en ambos países, y con el gobierno de Ecuador en el diseño de su ley nacional de economía circular. En Argentina, venimos dialogando con el gobierno y las empresas en torno a la formulación de una ley de envases.

3

La emprededora Carolina Hadad hizo un hilo de Twitter que le puede resultar útil a más de un lector de esta comunidad. "Yo durante casi toda mi carrera(excepto Google je) intenté trabajar en proyectos con impacto social, así que acá les cuento como me entero de estas oportunidades", dice Hadad y hace un listado de una serie de organizaciones, sitios, y perfiles que la ayudaron a la hora de buscar trabajos de impacto.

4

Oportunidades de participación. La revista estadounidense Time seleccionó a la directora nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, Mercedes D’Alessandro, como una de los 100 líderes emergentes con mayor influencia en el mundo. La próxima semana Stella Bin y Javier Drovetto van a conversar con ella. Compartiles tus preguntas por mail.

  • Por otro lado, desde Economía Feminista y la Organización Internacional del Trabajo están haciendo una encuesta sobre la demanda de cuidado en todo el país. ¿Se suman a responderla?

5

Para agendar. WeWork y SoftBank lanzan programa para acelerar el crecimiento de Startups Lideradas por Mujeres en Argentina. El programa seleccionará 60 startups lideradas o fundadas por mujeres en la región. En Argentina se seleccionarán 10 startups para brindarles mentorías y espacios de trabajo equipados para trabajar por un año sin costo. Te podés inscribir acá hasta el 31 de marzo.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

Hasta aquí llegamos hoy. Los leo en [email protected] 

Hasta el martes,
Flor.

Con el apoyo de

Recibí Otra Economía

Una economía circular, inclusiva y de triple impacto. Todos los martes en tu mail. Por Florencia Tuchin.

Ver todas las newsletters