El cambio climático debería ser el protagonista en esta campaña electoral | RED/ACCIÓN

El cambio climático debería ser el protagonista en esta campaña electoral

La acción climática exige ser tenida en cuenta en las propuestas políticas de los candidatos. Además, ser usuario y generador de energía, pasar 120 minutos semanales en contacto con la naturaleza y actuar, sin excusas.

Ilustración: Pablo Domrose

En la edición anterior analizamos por qué esta segunda mitad del 2019 es clave para la acción ante el cambio climático. En el contexto argentino, ello no puede dejar pasar por alto un evento importante en el calendario: las elecciones. Si la crisis climática exige acción urgente y ambiciosa a nivel global, en todos y cada uno de los países, el tema debe tener también su lugar entre las propuestas de los candidatos. Para reflexionar sobre ello, les propongo hacerlo a partir de esta imagen… 

1. ¿Por qué esta imagen debiera importarle a los candidatos políticos? 

Responder a este interrogante, implica añadir otro como complemento: ¿por qué a todos nosotros debiera importarnos este gráfico? Lo que parecen unas simples rayas de colores muestran el aumento de la temperatura media anual de Argentina desde 1901 a 2018. Cada raya representa un año. Los tonos celestes y azules corresponden a temperaturas más bajas, mientras que los anaranjados y rojos evidencian temperaturas más elevadas.

Si te mencionara este aumento histórico de temperaturas con cifras y estadísticas, seguramente el impacto no sería el mismo. La imagen es contundente: durante los últimos años el aumento de temperaturas se ha acelerado evidentemente. Y aquí vale recordar la fórmula que siempre menciono: aumenta la generación de emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs), aumentan las temperaturas. Las consecuencias ya las conocemos.

Si “una imagen vale más que mil palabras”, quizás esta sea suficiente para comprender por qué la acción climática debe ser uno de los temas centrales en las propuestas y los debates electorales. El cambio climático no distingue fronteras físicas, ni partidos políticos, ni posiciones económicas, nos afecta a todos, incluso en Argentina. Vayamos al primer interrogante: ¿por qué este gráfico debiera importarle a los candidatos políticos? Porque evidencia que es necesaria una transición urgente, ambiciosa y justa en el sector energético.

Nuestro actual sistema de producción y consumo se basa en la explotación de combustibles fósiles, principalmente petróleo y gas no convencional. El último informe de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) sobre subsidios a los combustibles fósiles en Argentina evidencia el rol que puede cumplir la política a este propósito (o cómo no lo está haciendo).

Conforme el reporte, los subsidios a los combustibles fósiles representaron, con respecto a la totalidad de los subsidios a la energía, un 97% en 2018, 95% en 2017 y 99% en 2016. Para el 2018, el total de los subsidios a los combustibles fósiles erogados representaron el 6,5% del presupuesto nacional. Y en 2019, los subsidios a los combustibles fósiles duplicarían lo que el Estado invirtió en Universidades Nacionales durante todo 2018.

Desde la organización analizan que, si bien hay una tendencia a la baja en estos subsidios, los motivos son puramente económicos y no garantizan la necesaria transición energética. Para FARN, “la única verdadera solución radica en generar lineamientos económicos y políticos que permitan consolidar una matriz baja en emisiones, diversificada, que favorezca tanto el acceso a la energía como el cuidado del ambiente”. 

Vayamos al segundo interrogante, complementario del anterior. ¿Por qué a todos nosotros debiera importarnos este gráfico? No sólo porque evidencia el impacto de nuestras acciones y la importancia de involucrarse, sino porque también nos interpela a involucrarnos como ciudadanos activos a la hora de elegir a nuestros candidatos. Y ser conscientes de nuestra elección. 

La propuesta del gráfico corresponde al científico climático y profesor de la Universidad de Reading (Reino Unido), Ed Hawkins. ¿La hizo pensando exclusivamente en las temperaturas de Argentina? Por supuesto que no. Desarrolló una plataforma digital que, a partir de una base de datos, te permite generar el gráfico a nivel global o del país que desees.

Su objetivo: “Los gráficos están diseñados específicamente para ser tan simples como sea posible, y para iniciar conversaciones sobre el calentamiento global y los riesgos del cambio climático”. Al momento, hubo alrededor de un millón de gráficos descargados en más de 180 países y más de 100 meteorólogos de televisión los utilizaron en sus transmisiones en vivo. 

Hoy SUSTENTABLES se suma a esa comunidad internacional difundiendo el caso Argentino para despertar conciencia sobre la necesidad de proponer políticas frente al cambio climático y sobre la importancia de nuestro rol como ciudadanos que eligen. Le consulté a Hawkins por qué este gráfico le parecía importante para candidatos y votantes en nuestro país, y ésta es su reflexión: "El planeta se calienta, y la Argentina también. Para detener el calentamiento se requerirá que cada nación reduzca sus emisiones de gases de efecto invernadero. Cuanto más rápido eso se logre, menores serán los riesgos futuros para las personas y los ecosistemas naturales".

Podés ingresar a la plataforma y observar el aumento de temperaturas en otros países aquí. Te recomiendo seguir el hashtag #ShowYourStripes en Twitter para ver cómo se han ido utilizando los gráficos (yo los he visto incluso en corbatas y tazas). 

2. ¡Que empiece la generación distribuida desde los hogares! 

Actuar frente al cambio climático es acelerar la transición energética hacia fuentes renovables. Y ello incluye también facilitar la generación distribuida. Este lunes Edenor dio a conocer que se realizó la primera instalación en el país a una cliente residencial que, desde ese momento, se convirtió en usuario-generadora de energía.

¿Cómo? Eugenia Jalil Pizarro tiene 12 paneles solares en su casa de Belgrano. A través de un medidor bidireccional, se mide la energía producida y consumida. El excedente de esa ecuación se devuelve o “inyecta” a la red. Es decir, Eugenia usa energía, pero también la genera. Y el plus: no sólo contribuye a reducir la huella de carbono, sino que además recibirá una compensación económica en su factura de electricidad. 

La acción fue posible en el marco de la Ley 27.424 de fomento a la Generación Distribuida. Su objetivo es promover el uso de energías renovables a través de la figura de “prosumidores”, usuarios que generan energía procedente de fuentes renovables para su autoconsumo y que inyectan el excedente de esa producción a la red eléctrica nacional.

Podés conocer más sobre generación distribuida y los requisitos para sumarte aquí. A tener en cuenta: previo a sumarte al régimen, hay que consultar con un proveedor de equipos o instalador calificado para que te asesore en energías renovables en función de tus necesidades y consumo energético. 

Yolanda Ortíz / Foto: Twitter PxP_LAC

3. El recuerdo y legado de Yolanda Ortíz

Muchos de los vinculados a la cuestión ambiental en el país la recordamos en redes sociales. La mayoría de los que trabajamos en esta temática tuvimos la oportunidad de verla, pero sobre todo de escucharla en algún evento. Todos reconocemos su aporte desde la política para el cuidado del ambiente. El fin de semana la querida Yolanda Ortíz falleció a los 94 años.

¿Por qué esta noticia se encuentra hoy en esta newsletter? Oriunda de Tucumán, doctora en Ciencias Químicas, Yolanda Ortiz fue la primera secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano de la Nación Argentina, cuando se fundó ese cargo durante la tercera presidencia de Juan Domingo Perón en 1973. Era la única mujer del gabinete de aquel entonces. Ello, además, la convirtió en la primera mujer en toda América Latina en ocupar un rol como autoridad ambiental.

Durante su desempeño, buscó promover el compromiso ambiental entre las industrias, algo que no parecía ir de la mano con la idea de desarrollo económico de la época. “No era posible que las empresas no considerasen el ambiente: si se llevaban las ganancias, no podían dejar arruinado el ambiente de donde sacaban las materias primas”, expresaba en una entrevista. 

Tuve la oportunidad de escucharla en vivo más de una vez. Palabras sencillas, sabias, que buscabandespertar acción en el público. En tiempos de campaña electoral, sería bueno recordar que, más allá de cualquier partido y aún siendo firme militante, su causa de lucha era una: el cuidado del ambiente. Si te interesa conocer un poco más sobre su vida y legado, te recomiendo leer esta conversación que tuvo con Página 12.

4. La receta mágica para la salud: vitamina N(aturaleza) 120 minutos a la semana 

120 minutos. 2 horas. Casi lo mismo que nos puede llevar trasladarnos entre ciudad y provincia de Buenos Aires. El promedio de lo que dura una película. 120 minutos. 2 horas. Ese es el tiempo que, por semana, debiéramos pasar en contacto con la naturaleza para percibir los beneficios que brinda a nuestra salud. Así lo afirma un estudio difundido en la revista Scientific Reports, según el cual el vínculo con lo natural contribuye a disminuir los niveles de estrés y la presión arterial, así como también a reducir el riesgo de asma y alergias, entre otros aportes. 

La receta médica es clara: 120 minutos en contacto con la naturaleza se asocian a una buena salud y mayor bienestar. ¿Sorprendido? No creo que tanto, ¿o acaso no te has sentido mejor después de una tarde junto al río o el pasear a tu perro por el parque? Dos horas a la semana. Incluso pareciera poco, ¿no? A comienzos de este año, conversábamos aquí en SUSTENTABLES sobre “el síndrome del déficit de naturaleza”, descrito por el escritor norteamericano Richard Louv como una enfermedad social en los niños producto de crecer lejos de lo natural, que genera depresión, obesidad, fatiga, estrés y déficit de atención. 

Lo interesante de este nuevo estudio es que no sólo los niños son los afectados por esa carencia de contacto, sino también los jóvenes y adultos, sin distinción de género, ingreso económico o etnia.

Lo positivo es que la solución la tenemos a disposición, y es gratis: caminar, pasar tiempo en un parque, hacer una escapada de fin de semana al aire libre. No hay que irse al bosque, puede empezar por esos pequeños espacios verdes más próximos. Podés conocer más sobre el reporte en esta nota publicada en RED/ACCIÓN. Ah! Allí donde vayas, recordá llevar tu botella reutilizable 😉 

5. Una imagen del pasado en una red social del presente para pensar el futuro 

Estos días estaba viendo fotos en Instagram cuando, de repente, me encontré con una que llamó mi atención. No era de un lugar natural paradisíaco, no era una técnica innovadora para hacer frente al cambio climático, no era una frase inspiradora para actuar. Era una imagen del pasado que nos invita a reflexionar sobre nuestro presente.

Compartida por la iniciativa “A waste free world” (“Un mundo libre de basura”), la fotografía nos invita a hacer un viaje a la década de los ’80 y nos sitúa en ese escenario tan cotidiano: el supermercado. 

Lo que sorprende no son las vestimentas de moda de la época ni los logos distintos de las marcas, sino ese compilado perfecto de botellas de vidrio ubicadas donde hoy vemos plástico, plástico y más plástico. ¿Es mucha la tecnología que necesitamos para mejorar los sistemas de producción y consumo? ¿O acaso es volver a viejos métodos ya conocidos? ¿Podemos usar la innovación actual para dar un paso más adelante, optar por alternativas reutilizables y ya no generar una basura innecesaria que perdura por años? 

Como el presente nos rebalsa de plástico descartable y nos urge a la acción, mañana se realizará en la Cámara de Diputados un conversatorio sobre la prohibición de plásticos de un sólo uso (botellas, sorbetes, bolsas, vasos, entre otros). El objetivo del encuentro, que reunirá a referentes locales del tema, es generar un espacio de reflexión para instrumentar una regulación. ¡Te mantendré informado!

6. En agenda: entre limpiar costas y planificar las vacaciones 

Mucho de ese plástico ya generado (y mal gestionado) se encuentra entre la arena o flotando en las aguas, es un lamentable protagonista de las costas alrededor del mundo, incluyendo las de Buenos Aires. Por eso, con la expectativa por alguna normativa que regule su uso o avance en su prohibición, mientras hay que “ensuciarse” las manos y… ¡limpiar! Este fin de semana se realizará una nueva limpieza en la Costa del Río de la Plata en Vicente López. La cita es el sábado 29 de junio a las 10 en Av. Gral. José de San Martín y el Río. Dos datos importantes: no es necesaria inscripción previa para participar y sí se suspende en caso de lluvia. Más info aquí

Y si estamos hablando hoy en SUSTENTABLES de pasar 120 minutos a la semana en contacto con la naturaleza, ¿qué mejor que ir considerando los distintos parques nacionales del país para las próximas vacaciones de invierno? Desde la Administración anunciaron que habrá descuentos para los parques nacionales en los que se cobra acceso (como los de Iguazú, Los Glaciares, Nahuel Huapi y Lago Puelo, entre otros). Tené en cuenta que el descuento aplica para las compras online de boletos que se realicen hasta el próximo 30 de junio, a ser utilizados desde el 1º de julio al 2 de agosto inclusive. Podés conocer más sobre el beneficio aquí

7. Ser sustentables: y no poner excusas

A lo largo de esta newsletter hemos conversado sobre diversos temas que incluyen desde cambio climático, política y energía hasta salud, consumo, plásticos y naturaleza. Todos tienen un elemento en común: la necesidad y posibilidad de acción. Por ello, recopilo en los siguientes tips algunas de las iniciativas cotidianas que podés emprender:

  • reducir tu huella de carbono: menos autos, más transporte público; menos carne, más verduras;
  • usar eficientemente la energía y, si es posible, empezar a incluir las fuentes renovables;
  • leer libros y/o ver videos sobre los referentes locales e internacionales sobre la temática;
  • pasar 120 minutos a la semana en contacto con la naturaleza: sea caminando al aire, disfrutando tiempo con amigos en una plaza, o visitando un parque nacional;
  • rechazar los descartables y optar por alternativas reutilizables, participar de actividades de limpieza;
  • ser ciudadano activo exigiendo conocer las propuestas climáticas y ambientales de tus posibles representantes. 

St. Gallen, Suiza. Un sábado de mayo de 2018. Habíamos pasado la mañana en un lugar cerrado debatiendo sobre el futuro del trabajo, mientras observábamos semejante paisaje del otro lado del ventanal. Era tan perfecto que parecía una obra de arte estática, pero era tan dinámico como real. Ese fue el lugar a donde todos nos tiramos durante el “break”, porque nunca mejor dicho un tiempo y espacio para el “descanso”. Allí terminamos haciendo entrevistas, teniendo reuniones, debatiendo sobre acción climática y el rol de todos los actores, desde la política hasta la ciudadanía. Allí no se sentía el estrés de estar trabajando un sábado. Allí todo parecía mejor en contacto con lo natural. Ese escenario, entre millones alrededor del mundo, son la inspiración por la cual actúo día a día para que se pueda seguir disfrutando de ese modo… y te invito a que vos también lo hagas. 

Un saludo y hasta el próximo miércoles,

Tais

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

Andrea Grobocopatel: “El contexto laboral sigue siendo machista”

Si bien trabaja para que las mujeres lleguen alto en las organizaciones y logren lo que se proponen, reconoce que hace poco aprendió sobre el empoderamiento. Criada en una familia patriarcal, durante años hizo lo que ”había que hacer” y se adaptó. Eso la condicionó, dice, pero no la hizo infeliz.

Redacción Abierta

Ilustración: Pablo Domrose

Médicos venezolanos: la odisea de escapar, salvar vidas en la Argentina y trascender al prejuicio

Ya son 500 los profesionales que lograron la convalidación de su título. Pero para muchos de ellos sigue siendo difícil ejercer su profesión. En el interior del país son indispensables para que algunos pueblos tengan al menos un médico fijo.