El último teorema de Fermat, comentado por Diego Golombek | RED/ACCIÓN

El último teorema de Fermat, comentado por Diego Golombek

Un especialista invitado comenta un libro de no ficción y elige los seis párrafos de ese libro que más le hayan llamado la atención.

El último teorema de Fermat
Simón Singh
Cía. Naviera Ilimitada

Uno (mi comentario). 

Aunque no lo parezca ni por su título ni por su temática, esta es definitivamente una novela de aventuras. Sí, de esas de Sandokan al abordaje, de piratas y tesoros enterrados, de Phileas Fogg pensando que llega tarde a su apuesta. Tiene todos los ingredientes: un misterio imposible de desentrañar por más de tres siglos, genios de pelo rebelde encerrados en su ático y llenando pizarrones con cuentas extrañas, duelos a la luz del amanecer, locuras, pasiones, éxitos y fracasos. Tan es así que no se puede dejar de leer, y uno se pasa de la parada de colectivo tratando de seguir la trama que –convengamos – a veces se vuelve un poco complicada para los que somos duros de números aunque, gracias a la maravillosa pluma de Simon Singh, siempre se puede seguir adelante y de una manera muy disfrutable. Pero recordemos el argumento:  a mediados del siglo 17, el matemático (“príncipe de los aficionados”) Pierre de Fermat nos dejó el enigma de que la ecuación xn+yn=zn no tiene solución para n>2.  Mírenla de nuevo: el caso más conocido es el de n=2, que todos tuvimos que aprender a la hora del teorema de Pitágoras (y no digan que lo recuerdan: está escrito a fuego en nuestro cerebro). Pero elevar esos números al cubo o más parece hacer imposible la cuenta. La gracia del asunto es que Fermat dejó anotado a mano en el margen de un libro que tenía una maravillosa solución al enigma pero que no le alcanzaba ese espacio para anotarla. Y ahí quedó: el último – y hasta hace poco eterno – teorema de Fermat que, más que teorema, debía llamarse conjetura hasta que alguien lo demostrara. Y este libro es la increíble historia de esa demostración, de cómo héroe tras héroe lo fue intentando y abandonando, pero dejando huellas en el camino que hábilmente recogió Andrew Wiles, quien debió juntar todo lo conocido – e inventar lo desconocido - de la teoría de números para resolverlo. Aun cuando todo pareció tambalear en muchas ocasiones – sobre todo hacia el final, cuando se encuentra un error en la demostración que resulta un escollo aparentemente insalvable – lo maravilloso de la historia, y del libro, es contagiar la pasión, la curiosidad por saber, por querer ir más allá, por no bajar la guardia aun frente a un enemigo formidable.  Como pidió el matemático David Hilbert que inscribieran en su lápida: “Debemos saber, sabremos” – y este libro nos da ganas de saber. Al ataque, mis valientes.

Dos (la selección)

La historia del último Teorema de Fermat está inextricablemente vinculada a la historia de las matemáticas. Toca todos los temas centrales de la teoría de números. Nos da una excelente idea de aquello que impulsa a las matemáticas y quizás, lo que es más importante, sobre lo que inspira a los matemáticos. El Último Teorema está en el vórtice de una apasionante saga de coraje, intrigas, astucia y tragedia que involucró a todos los grandes héroes de las matemáticas.

Tres

Los matemáticos de mediana edad con frecuencia pasan a un segundo plano y dedican el resto de sus años a la enseñanza o a la administración, en lugar de investigar.  En el caso de Andrew Wiles nada podía estar más alejado de tal aseveración. Aunque había llegado a la gran edad de los cuarenta años, había pasado los últimos años trabajando en forma completamente secreta, tratando de resolver el problema individual más importante de las matemáticas. Mientras algunos sospechaban que su inspiración se había agotado, Wiles estaba logrando progresos fantásticos, inventando nuevas técnicas y herramientas que ahora estaba preparado para revelar. Su decisión de trabajar en absoluto aislamiento era una estrategia de alto riesgo y sin precedentes en el mundo de las matemáticas.

Cuatro

Con la tiza en la mano, enfrentó el tablero por última vez. Las últimas líneas del argumento completaban la demostración. Por primera vez en más de tres siglos, se resolvía el reto de Fermat. Otras pocas cámaras fotográficas dispararon para capturar el momento histórico. Wiles escribió el enunciado del último teorema de Fermat, se dirigió a la audiencia y modestamente dijo; “Creo que me detendré aquí”. Doscientos matemáticos aplaudieron y celebraron con regocijo. Aun aquellos que habían anticipado el resultado sonreían incrédulos. Después de tres décadas, Andrew Wiles creía haber cumplido su sueño, y después de siete años de aislamiento podía revelar su cálculo secreto. Sin embargo, al tiempo que la euforia llenaba el Instituto Newton, la tragedia estaba a punto de estallar. Mientras que Wiles estaba disfrutando el momento, él y todos los presentes ignoraban los horrores que estaban por venir.

Cinco

Más de 1.500 cifras decimales del valor de p.

141592653589793238462643383279502884197169399375105820974944592307816406286208998628034825342117067982148086513282306647093844609550582231725359408128481117450284102701938521105559644622948954930381964428810975665933446128475648233786783165271201909145648566923460348610454326648213393607260249141273724587006606315588174881520920962829254091715364367892590360011330530548820466521384146951941511609433057270365759591953092186117381932611793105118548074462379962749567351885752724891227938183011949129833673362440656643086021394946395224737190702179860943702770539217176293176752384674818467669405132000568127145263560827785771342757789609173637178721468440901224953430146549585371050792279689258923542019956112129021960864034418159813629774771309960518707211349999998372978049951059731732816096318595024459455346908302642522308253344685035261931188171010003137838752886587533208381420617177669147303598253490428755468731159562863882353787593751957781857780532171226806613001927876611195909216420198938095257201065485863278865936153381827968230301952035301852968995773622599413891249721775283479131515574857242454150695950829533116861727855889075098381754637464939319255060400927701671139009848824012858361603563707660104710181942955596198946767837449448255379774726847104047534646208046684259069491293313677028989152104752162056966024058038150193511253382430035587640247496473263914199272604269922796782354781636009341721641219924586315030286182974555706749838505494588586926995690927210797509302955

Seis

Los matemáticos puros simplemente adoran el reto. Adoran los problemas sin resolver. Durante la creación matemática se da esa gran sensación. Uno comienza con un problema que simplemente lo deja perplejo. No lo puede entender, es tan complicado que no logra ni siquiera saber dónde tiene la cabeza y dónde la cola. Pero cuando finalmente uno lo resuelve, tiene esta increíble sensación de lo bello que es y de cómo todo encaja de una manera tan elegante. Los más engañosos son los problemas que parecen fáciles pero resultan ser extremadamente complicados. Fermat es el más hermoso ejemplo. Simplemente parecía que tenía que tener una solución y, claro, es muy especial porque Fermat dijo que él tenía una.

Siete

Se trata básicamente de pensar. Con frecuencia uno escribe algo para aclarar sus pensamientos, pero no es necesario. En particular, cuando uno se tropieza con un verdadero punto muerto, cuando hay un problema real que uno quiere superar, el pensamiento matemático rutinario no sirve para nada. En el camino hacia esa nueva idea tiene que haber un período largo de tremenda concentración en el problema, sin ninguna distracción. Uno no puede pensar en nada distinto al problema; solo concentrarse en él. Luego uno se detiene. Después hay algo así como un período de relajación durante el cual el subconsciente parece hacerse cargo, y es durante ese interregno cuando surgen algunas nuevas ideas.


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters

Hacete miembro y ayudanos a sostener nuestro Periodismo Humano.

QUIERO SER MIEMBRO

¿Aprenderá por fin el FMI con Argentina?

Aunque la evidencia de las deficiencias en el enfoque estándar del Fondo Monetario Internacional se ha ido acumulando durante años, los viejos hábitos evidentemente mueren lentamente. Pero ahora que Argentina está nuevamente en problemas bajo la supervisión del Fondo, ya no se puede ignorar la necesidad de una reforma institucional.

Educación

Intervención: Pablo Domrose

Dónde buscan información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos los adolescentes argentinos

Los amigos, Google y las redes sociales son sus principales fuentes de información. Los profesionales de la salud y la escuela, que a través de ESI debería incorporar la temática a sus contenidos, aún no cumplen ese rol.

Sustentabilidad

Crédito: AFP

RED/ACCIÓN se suma a una iniciativa internacional para comunicar sobre cambio climático

Seremos uno de los más de 250 medios del mundo que la integran. El objetivo es fortalecer el enfoque de los medios en la crisis climática y en los importantes eventos que tendrán lugar estas próximas semanas en Nueva York, donde será la Cumbre sobre la Acción Climática de Naciones Unidas. RED/ACCIÓN tendrá una enviada especial en esa ciudad.