En Estados Unidos, los plutócratas están ganando | RED/ACCIÓN

En Estados Unidos, los plutócratas están ganando

La política estadounidense se ha convertido en un juego dominado por los intereses corporativos, con recortes de impuestos para los ricos, desregulación para los contaminadores y calentamiento global para el resto de nosotros. El mundo merece algo mejor.

Los alborotos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, contra programas sociales y regulaciones ambientales son en parte producto de su ignorancia y narcisismo. Pero también representan algo más: la corrupción del sistema político estadounidense.

La política estadounidense se ha convertido en un juego de, por y para poderosos intereses corporativos, con recortes de impuestos para los ricos, desregulación para los contaminadores y guerra y calentamiento global para el resto de nosotros. Trump no es más que un síntoma, aunque chocante y peligroso, de un malestar político mucho más profundo.

Las políticas de Trump incluyen prioridades ampliamente respaldadas por los republicanos en el Congreso de los Estados Unidos: reducir los impuestos para los ricos a expensas de los programas para los pobres y la clase trabajadora; aumentar el gasto militar a expensas de la diplomacia; y permitir la destrucción del medio ambiente en nombre de la "desregulación".

Divergencia de intereses entre el poder y la ciudadanía

Pero estas no son las prioridades compartidas por la mayoría de los estadounidenses, ni siquiera cerca. La mayoría quiere cobrar impuestos a los ricos, ampliar la cobertura de salud, detener las guerras de Estados Unidos y combatir el calentamiento global. Trump y sus cómplices se oponen a la opinión pública, no la representan.

Lo están haciendo por una razón: el dinero. Las políticas de Trump sirven a los intereses corporativos que financian campañas electorales y administran efectivamente el gobierno de los Estados Unidos. Hoy en día, las compañías mega-contaminantes ya no necesitan presionar; Trump les entregó las llaves del Departamento de Estado, la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Energía. Los expertos de la industria también ocupan cargos de personal superior del Congreso.

Gran parte del dinero corporativo puede ser rastreado; el resto fluye de forma anónima, como "dinero oscuro" que evita el escrutinio público. La mayor fuente de dinero oscuro son los hermanos Koch, David y Charles, quienes, con un valor neto combinado de unos $ 100 mil millones, han gastado libremente durante décadas esencialmente para comprar el sistema político de los Estados Unidos. Sus esfuerzos están teniendo éxito.

Un partido Republicano cooptado

Cuando se trata de política fiscal y cambio climático, el Partido Republicano está casi completamente en manos de los hermanos Koch y sus amigos de la industria petrolera. Su objetivo inmoral es simple: reducir los impuestos corporativos y desregular el petróleo y el gas, independientemente de las consecuencias para el planeta. Su maldad es escalofriante, pero es real. Y Trump es su factotum.

Ahora es tarea del resto del mundo decir no a la temeraria avaricia corporativa de los Estados Unidos y a los propios estadounidenses reclamar sus instituciones democráticas mediante la eliminación del dinero oscuro y la malevolencia corporativa que suscribe. Los estadounidenses, y el mundo, merecen algo mejor.

Jeffrey D. Sachs, Profesor de Desarrollo Sostenible y Profesor de Política y Gestión de Salud en la Universidad de Columbia, es Director del Centro de Desarrollo Sostenible de Columbia y de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

© Project Syndicate 1995–2018 | Foto: Nicholas Kamm - AFP

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Opinión

Foto: The Conversation

Las recetas de los Nobel de Economía para reducir la pobreza

El premio reconoce los aportes que han realizado estos economistas en el campo de la pobreza, un asunto que hoy sigue siendo uno de los principales problemas en el mundo.

La importancia de las llamadas telefónicas por sobre los mensajes de WhatsApp

Un estudio revela que hablar por teléfono tiene algo que los mensajes de WhatsApp no: nos hacen más felices. Además, te cuento la última movida de la precandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos contra Facebook.

Educación

Intervención: Pablo Domrose

Directores de escuelas: pueden hacer la diferencia pero en qué ocupan la mayor parte de su tiempo

Son quienes establecen el rumbo de la escuela. Pueden hacer de ella un espacio de desarrollo para los docentes, y de crecimiento y creatividad para los alumnos. Pero en barrios vulnerables, ¿cuánto tiempo realmente le pueden dedicar a esos objetivos?