¿Es hora de que una mujer esté al frente del Ministerio Público Fiscal? | RED/ACCIÓN

¿Es hora de que una mujer esté al frente del Ministerio Público Fiscal?

La persona elegida será la que dirija y organice todas las fiscalías de la Ciudad de Buenos Aires. Organismos sociales y de derechos humanos sostienen que la perspectiva de género es central para quien ocupe el cargo.

Ilustración: Pablo Domrose

¿Qué está pasando? En pocos días comenzará a debatirse en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el nombramiento de quien estará a cargo del Ministerio Público Fiscal. Desde su creación, hace más de dos décadas, todos sus titulares han sido varones y, para esta nueva gestión, el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, vuelve a proponer un hombre. Para pedir “una mayor perspectiva de género en el proceso de designación”, un grupo de organismos sociales y de derechos humanos lanzó un comunicado exigiendo reconsiderar esa candidatura y que esta vez sea una mujer la que se haga cargo del Ministerio.

¿Por qué es importante que haya una mujer al frente?  

La persona elegida será la que dirija y organice todas las fiscalías de la Ciudad, determinando el acceso a la justicia; por lo tanto, los organismos sostienen que la perspectiva de género es central para quien ocupe el cargo en cuestión. “La persecución de los femicidios, lesiones y amenazas producidas en contextos de violencia de género –entre otros delitos– quedarán a cargo de estas fiscalías, cuya orientación dependerá de las políticas que implemente la persona designada”, afirma el comunicado que publicaron los organismos.

En diálogo con RED/ACCIÓN, Clara Lucarella, integrante del equipo del Área de Fortalecimiento de Instituciones Democráticas de ACIJ, agregó que “así como en organismos representados por varias personas tiene que existir igualdad de género en los cargos, en los casos en que sea una sola persona debe haber una alternancia que en el Ministerio Público Fiscal no existe y nunca existió”. “La perspectiva de género debería estar hoy en todos los organismos y fiscalías. Tiene que ser una cuestión a considerar a la hora de elegir el candidato o la candidata”.

Otro punto del comunicado que emitieron los organismos y destacó Lucarella es que deben cumplirse “las obligaciones que establecen los tratados y organismos internacionales de derechos humanos” acerca de la participación de las mujeres en la justicia y en cargos jerárquicos. “Se deben eliminar los obstáculos que se les impone. Esta es la oportunidad para que eso suceda en la Ciudad”, asegura.

Quien esté al frente del organismo “va a ser quien defina, diseñe y ejecute la política criminal en la Ciudad de Buenos Aires. Va a decidir qué casos se van a perseguir y cómo, qué políticas se van a desarrollar, qué respuestas se les va a dar a las víctimas de los delitos en la Ciudad”, dijo en una entrevista para radio La Tribu, Aldana Romano, la directora del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP), uno de los organismos que participa de esta iniciativa -junto al Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Fundación Mujeres en Igualdad, la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer y la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ)-.

¿Quién es el candidato de Larreta?

El Jefe de Gobierno de la Ciudad propuso para el cargo a Juan Bautista Mahiques, subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y representante del Poder Ejecutivo Nacional ante el Consejo de la Magistratura de la Nación. Lo que rebaten los organismos que impulsan la iniciativa para que su candidatura sea reconsiderada es que, además de ser otra vez un varón, lo cual no permite la alternancia, Mahiques es un actor más que cercano al oficialismo y sin ninguna formación en materia de género.

“Dos cosas son esenciales en quien se haga cargo del Ministerio: imparcialidad e idoneidad  -asegura Lucarella-, y los vínculos de Mahiques, su influencia en el Poder Ejecutivo, claramente indican que puede haber una falta de imparcialidad. La sola posibilidad de que eso suceda es suficiente para decir que el candidato no es apto. En cuanto a la idoneidad, posiblemente no tiene los antecedentes que uno imagina que serían los ideales en el o la fiscal de la Ciudad de Buenos Aires”.

¿Cómo se escoge al titular del Ministerio Público Fiscal?

La elección del fiscal general de la Ciudad se lleva a cabo del mismo modo en el que se escogen los miembros del Tribunal Superior de Justicia: el candidato o candidata es postulado por el Poder Ejecutivo y debe ser, luego, aprobado o aprobada por la Legislatura porteña.

“Previo a esto -explica Lucarella- hay una audiencia pública en la que se presentan las impugnaciones de quienes no estén de acuerdo con la postulación. Es la oportunidad de las organizaciones y la sociedad civil de argumentar y decir por qué están en contra de tal o cual candidato”.

Si bien la audiencia es pública y cualquier persona puede asistir, para tener el derecho de hablar y participar en esa instancia es necesario que las impugnaciones sean presentadas con anticipación, por escrito. Será a partir de esas presentaciones que se organizará la audiencia para después pasar a la instancia de votación. Para designar a el o la titular se requiere la aprobación de dos tercios del total de los miembros de la Legislatura.

“En caso de que, luego de la audiencia, la candidatura se descarte se abrirá, probablemente, una nueva instancia para debatir e intentar que sea una mujer”, dice Lucarella.

La audiencia se celebrará el próximo 17 de mayo.

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

La amenaza de la criptomoneda de Facebook: lecciones de Argentina

Libra es poco más que un tablero de divisas glorificado, similar a lo que hizo Argentina en los 90 y que terminó en 2001 con mayor default de deuda soberana que el mundo haya visto jamás.

Qué sucede cuando los directivos desahogan su estrés con los empleados

El desgaste de las personas en su trabajo puede relacionarse directamente con aquellos que dirigen la empresa. La autora brinda consejos para escuchar a su entorno y ayudarlos a trabajar mejor.