Feria del Libro: la edición 2019 va más allá de la literatura | RED/ACCIÓN

Feria del Libro: la edición 2019 va más allá de la literatura

Con menos figuras internacionales que en otras ocasiones, el gran encuentro de las letras encuentra una oportunidad para una expansión más allá de las fronteras de la literatura.

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires es la fiesta de las letras, pero la mayoría de los autores que exploran las formas y las historias no son los que llenan las salas para más de mil personas, un privilegio sólo reservado a los escritores best-sellers y a algunas figuras que se mueven en los bordes del oficio, como booktubers o actores. Ésta no es necesariamente una obviedad: festivales como el FILBA (de literatura), el BAN y el Azabache (ambos de género negro) o incluso el reciente Basado en Hechos Reales (BaHR, de periodismo) han generado filas de personas que quieren ver a caras nuevas.

En cambio, el público de la Feria del Libro (que este año puede llegar a más de 1.200.000 personas) es heterogéneo; a veces, ni siquiera es muy lector. Por eso este encuentro, que llega a su edición número 45 en un año de crisis y caída de ventas, ahora se reinventa: con menos figuras internacionales que en otras ocasiones (Arturo Pérez-Reverte y Rosa Montero, dos potentes best-sellers, son los invitados estrella) hay una oportunidad para una expansión más allá de las fronteras de la literatura.

Así, la Feria ofrece un Encuentro Internacional de Booktubers (con la participación de los mexicanos Claudia Ramírez y Alberto Villarreal), una Convención Blogger (con entrevistas públicas a Antonio Santa Ana y a Sara Búho) y un Encuentro Bookstagrammer (con la autora Pamela Stupia). No es la primera vez que la Feria mira a estas tribus, pero 2019 concentra más actividades que nunca.

La es un fenómeno de masas que atrae a más de un millón de personas. Foto: Fundación El Libro.

Además, por segundo año la Feria contará con Orgullo y Prejuicio, un espacio dedicado a la diversidad sexual. Según el comunicado oficial, cuenta con “una librería especializada en cuestiones de género, culturas de la disidencia sexual y feminismos, más un auditorio con una programación diaria propia”. Y por primera vez se desarrollará un lugar de Diversidad Funcional y Discapacidad, con stands de libros y un auditorio.

Barcelona será la Ciudad Invitada de Honor, con más de 100 actividades culturales y una comitiva de 56 autores e ilustradores, 8 especialistas del mundo de la literatura y 14 artistas, entre los que se destacan Héctor Lozano (creador y guionista de la serie Merlí, que vendrá acompañado por el actor Carlos Cuevas), Carlos Zanón, Paula Bonet, Marina Garcés, Eva Baltasar y Maite Carranza.

“Indudablemente”, dice Oche Califa, el director institucional y cultural de la Fundación El Libro, “apelaciones como éstas, muy visibles y para públicos específicos, tienden a mejorar el resultado promocional y comercial de los libros”.

Para el mercado editorial, 2019 es un año poco feliz: la industria ha caído en ventas (entre un 10 y un 12%, en unidades, en comparación con el primer trimestre de 2018, según la Cámara Argentina de Publicaciones) y en producción (25% es la cifra no oficial que, en promedio, afecta a las grandes editoriales, y algunos de sus sellos vieron recortes de hasta un 50%). Pero la Feria será, según Califa, “un fenómeno de masas”: “El 80 por ciento de nuestro público vino a la Feria tres veces o más, y otro gran porcentaje no frecuenta las librerías, pero después de venir a la Feria quizás entra a alguna”.

Sumado a eso, las editoriales grandes pagan precios muy altos por los stands y las salas, por el salario de los vendedores que contratan y por las horas extra que cumplen sus propios empleados cuando se suman a esos stands (una persona de Random House-Mondadori que habló con RED/ACCIÓN, por ejemplo, hizo 70 horas extra en la edición 2018 de la Feria). “La inversión es imposible de recuperar”, dice en reserva una fuente de la industria. “Con suerte, las editoriales grandes salen empatadas. Pero la Feria es una gran vidriera y alcanza a esa gente que lee un libro por año”. Las editoriales más pequeñas comparten stands y casi no contratan vendedores: mandan a sus empleados. Así pueden generar ganancia.

Para el mercado editorial, 2019 es un año poco feliz: la industria ha caído en ventas y en producción. Foto: Fundación El Libro.

Entre las 992 actividades que tiene el programa oficial de la Feria, Matías Gómez (conocido en YouTube como Matías G.B., autor del blog Cenizas de papel) estará en cuatro: firmará Esos raros relatos nuevos, una antología de la cual es parte junto a otros seis autores (su cuento se llama “La sombra negra”); conducirá un taller sobre redes sociales; dará junto a @alvinbooks, un bookstagrammer, una charla; y participará del Encuentro Internacional de Booktubers. “A ese evento siempre van unas mil personas, se llena de lectores y es una buena experiencia”, dice.

Matías G.B., que tiene 21 años, entró a la comunidad de la literatura juvenil (que el mercado cataloga como young-adult) a sus 15, pero él ya leía desde los 11. “Fuimos creciendo y fue mutando lo que leemos”, dice. “Primero fueron los bloggeros, después los booktubers y por último, los bookstagrammers. Todo esto está muy bueno porque pudimos conseguir amigos en Internet para compartir lecturas”. Acaba de terminar El adulto, de Gillian Flynn, y está leyendo 14/7, una trilogía de Pamela Stupia, pero explica que hoy no hay ningún libro que esté de moda entre los influencers, como ocurría con Bajo la misma estrella, de John Green; Las ventajas de ser invisible, de Stephen Chbosky; o Los juegos del hambre, de Suzanne Collins. “Esa era una literatura juvenil que tenía mucha presencia cuando todos empezamos”, dice.

Rodolfo Reyna, presidente de la Cámara Argentina de Publicaciones (que reúne a 68 miembros; entre ellos, las editoriales grandes y las cadenas de librerías), se autodefine como “un defensor de la Feria porque siempre es buena”. Y explica que los influencers “son nuevos canales de comunicación… y después algunos se convierten en autores”.

De hecho, la industria los mira y los contrata. “Cada etapa de las tres Bs (y quién sabe cuántas más habrá) revolucionó el mundo del libro”, dice –respecto de booktubers, bloggers y bookstagrammers– Federico Valotta, booktuber y blogger (lleva adelante el blog Atrapado en la lectura); y miembro del equipo de marketing de una editorial grande. “De hecho, cuando los booktubers estaban en un boom, ya había varios bloggers que estaban trabajando en editoriales. Hoy en día que ya cada ‘boom’ ha pasado, encontramos gente de cualquiera de las tres categorías en las editoriales”.

La Feria del Libro muta, como muta su industria: mañana el encuentro será inaugurado a las seis de la tarde por la antropóloga feminista Rita Segato y entonces el mundo de los libros se expandirá todavía un poco más.

Hacete miembro y ayudanos a sostener nuestro Periodismo Humano.

QUIERO SER MIEMBRO

Empleos verdes: ¿qué son y por qué crean oportunidades para los trabajadores del futuro?

La Organización Internacional del Trabajo estima que se pueden crear 24 millones de puestos de trabajo vinculados a una economía más sustentable. Además, cómo crece el sector de las energías renovables y por qué los monopatines no son tan sustentables cómo parecen.

¿Aprenderá por fin el FMI con Argentina?

Aunque la evidencia de las deficiencias en el enfoque estándar del Fondo Monetario Internacional se ha ido acumulando durante años, los viejos hábitos evidentemente mueren lentamente. Pero ahora que Argentina está nuevamente en problemas bajo la supervisión del Fondo, ya no se puede ignorar la necesidad de una reforma institucional.