La grieta y la globalización: también estamos divididos en torno a abrirnos al mundo | RED/ACCIÓN

La grieta y la globalización: también estamos divididos en torno a abrirnos al mundo

La opinión pública argentina está fuertemente crispada en torno a los efectos de la globalización y su impacto en la economía local. La idea sobre el orden mundial y la integración de Argentina en el mundo cambia de acuerdo con la identificación política.

Un tercio de la población sostiene que la globalización ha tenido un efecto positivo para la Argentina, otro tercio le atribuye un impacto negativo y el restante tercio estima que directamente no ha influido en la economía del país.

Dentro de Cambiemos, un 50% considera que la globalización fue positiva. Ese porcentaje cae al 27% entre los adherentes al peronismo no K, y al 15% en el kirchnerismo.

Fuente: Poliarquía

Libre comercio. El 51% de los argentinos cree que es la mejor estrategia de desarrollo para el país pero hay una sólida minoría del 40% que prefiere cerrar fronteras y desarrollarse en base al consumo interno, políticas asociadas en general con el kirchnerismo.

Entre quienes simpatizan con Macri, el apoyo al libre comercio sube al 73%, mientras que entre sus opositores baja al 38%. Algo similar sucede con los tratados de libre comercio, que son vistos como una “oportunidad” entre los macristas (75%) y los peronistas (53%), pero calificados como una “amenaza” por el kirchnerismo (62%) y la izquierda (68%).

Fuente: Poliaquía

“La sociedad argentina no sólo muestra diferentes posturas sobre el tipo de liderazgo que quiere sino que también con las políticas públicas que deben implementarse”, sostiene el director de Poliarquía Consultores, Alejandro Catterberg, uno de los autores del estudio.

Trump, Bolsonaro y Maduro. La grieta también se traslada a la hora de evaluar líderes extranjeros.

Desde noviembre, la imagen positiva de Trump y Bolsonaro ha mejorado. Los segmentos en los que los que más fuerte creció la imagen de Donald Trump y Bolsonaro son los que simpatizan por Macri

Hay una pésima evaluación que hace en forma casi unánime la sociedad sobre Venezuela. La imagen positiva es de apenas el 10% y la negativa del 83%. Es el único de los 10 países evaluados que recoge mejor imagen entre los opositores de Macri.

Fuente: Poliarquía

Los países, según la identificación política de los encuestados. Se observa que Estados Unidos e Inglaterra son quienes generan opiniones más polarizadas. Inglaterra, país con el que Argentina mantuvo un conflicto militar hace 35 años, concitó una evaluación positiva del 56% y una negativa del 26%.

Alemania y Japón siguen encabezando la lista de países con mejor imagen, seguidos por Rusia y la Unión Europea.

Fuente: Poliarquía

El informe destaca que el triunfo de Mauricio Macri tres años atrás no resolvió el debate por el libre comercio y el impacto de la globalización en nuestro país, y las diferentes posturas persisten de cara a las próximas elecciones de octubre.

El estudio es parte del proyecto Argentina Pulse, un emprendimiento conjunto entre Poliarquía Consultores y el Woodrow Wilson Center de Estados Unidos. El objetivo es producir de forma sistemática, análisis y datos de opinión pública referidos a la percepción de los argentinos acerca del orden mundial, las relaciones internacionales y los problemas globales.

Hacete miembro y ayudanos a sostener nuestro Periodismo Humano.

QUIERO SER MIEMBRO

Empleos verdes: ¿qué son y por qué crean oportunidades para los trabajadores del futuro?

La Organización Internacional del Trabajo estima que se pueden crear 24 millones de puestos de trabajo vinculados a una economía más sustentable. Además, cómo crece el sector de las energías renovables y por qué los monopatines no son tan sustentables cómo parecen.

¿Aprenderá por fin el FMI con Argentina?

Aunque la evidencia de las deficiencias en el enfoque estándar del Fondo Monetario Internacional se ha ido acumulando durante años, los viejos hábitos evidentemente mueren lentamente. Pero ahora que Argentina está nuevamente en problemas bajo la supervisión del Fondo, ya no se puede ignorar la necesidad de una reforma institucional.