La historia de las escuelas que multiplicarán un arbusto patagónico en Chaco para ayudar a frenar la desertificación en Neuquén | RED/ACCIÓN

La historia de las escuelas que multiplicarán un arbusto patagónico en Chaco para ayudar a frenar la desertificación en Neuquén

Son dos centros de formación laboral públicos. El neuquino enviará a Resistencia plantas madres de una especie muy útil para evitar la erosión de los suelos. La institución de Chaco, especializada en biotecnología, las reproducirá in vitro y las enviará de vuelta a la Patagonia para forestar.

Intervención: Pablo Domrose

Los más de 1900 kilómetros que separan al Centro de Formación Profesional Agropecuaria (CFPA) Nº1 de Plottier, en Neuquén, de la Escuela de Jardinería N°13 de Resistencia, en Chaco, no fueron un impedimento para que puedan concretar un acuerdo de colaboración muy ambicioso y particular: juntos, buscan recuperar plantaciones autóctonas de la Patagonia que se ven desplazadas por el desmonte, los incendios, la degradación del suelo, las actividades petroleras y los sobrepastoreos.

En una primera instancia, comenzarán a multiplicar la jarilla, un arbusto ramificado y resinoso, con pequeñas flores amarillas, que alcanza los dos metros de altura. La importancia de esta planta tiene que ver con que se utilizará para la remediación del suelo y puede usarse con fines medicinales.

La desertificación es el principal problema ambiental, social, económico y ecológico de la Patagonia, zona que representa aproximadamente un tercio de la superficie continental del país. El deterioro del ecosistema patagónico es producto del uso inadecuado de sus recursos naturales como el pastizal y sus bosques.

El CFPA Nº1 de Plottier está orientado a personas de más de 18 años que hayan terminado o no la escuela secundaria y quieran formarse como emprendedores en producción primaria, ya sea en hortícolas, frutícolas o aromáticas. Dan 24 cursos por años.

Emprendedores del CFPA Nº1 de Plottier

La Escuela de Jardinería N° 13 de Resistencia también es de formación profesional agropecuaria y su laboratorio de biotecnología es reconocido internacionalmente. “Nuestro laboratorio se caracteriza por hacer mucho trabajo de investigación. Tenemos muchos estudios realizados sobre las especies nativas de nuestro parque chaqueño. Perfectamente bien podemos transpolar nuestra experiencia para llevar adelante planes de investigación y desarrollo productivo de otras provincias. La intención es que aprovechen la capacidad instalada que tenemos”, cuenta Ruchesi.

En Plottier detectaron que la jarilla es una planta difícil de multiplicar y acordaron con la escuela de Chaco enviar por avión 2 plantas madre, de las cuales se van a obtener los brotes, que se van a multiplicar en el laboratorio. El proyecto colaborativo está siendo financiado por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET). “En Chaco tienen un centro de investigación con tecnología de punta y hay técnicos nuestros que se están capacitando ahí en la multiplicación in vitro”, comenta el coordinador del CFPA N° 1, Daniel Cortés. 

La multiplicación in vitro permite generar miles de plantas genéticamente iguales a las plantas madre. De este modo, se reproducen ejemplares libres de patógenos, ausencias de plagas y con la posibilidad de reproducirlas en cualquier época del año, con una producción homogénea y con la posibilidad de mejorar su genética.

“Ahora estamos por mandar las plantas madre, unas de características vigorosas, de buen desarrollo, a Chaco. Los primeros meses van a ser de aclimatación para lograr los brotes. Luego, hay una etapa de prueba y error, donde la clave es encontrar el protocolo de hormonas y sales minerales que permitan la multiplicación”, explica Cortés. Cuando las plantas alcancen los dos centímetros van a poder enviarlas nuevamente a Neuquén para cubrir la demanda necesaria para revertir la degradación del suelo, o realizar actividades productivas, sin deforestar. La expectativa es que se envíen 2000 plantas a Plottier.

“La Jarilla es una planta nativa del monte de la patagonia. Es muy buscada por las petroleras para remediar el desgaste del suelo. También, la buscan de la industria farmacéutica para hacer remedios y cremas. Es una planta medicinal”, señala Cortés.

El coordinador del CFPA N° 1 señala que comenzaron con la jarilla porque vieron la necesidad del sector socioproductivo de multiplicarla. “Luego, tenemos la intención de continuar con otras plantas nativas como hortícolas o frutícolas”, destaca.

Cómo comenzó la articulación entre Neuquén y Chaco

La posibilidad de colaboración entre el CFPA de Plottier y la Escuela de Jardinería de Chaco surgió el año pasado en la Mesa Federal Permanente de Educación Técnica Profesional, organizada por la Dirección Técnica del INET, que abarca todas las escuelas de formación profesional y escuelas medias técnicas. En ese encuentro participaron centros de formación de todas las provincias y allí se plantearon diversos aspectos relacionados a las demandas de los sectores socioproductivos del país, sosteniendo que la educación técnica los tiene que tener en cuenta.

Uno de los temas destacados de aquella reunión fue la biotecnología moderna, la cual se ocupa de modificar la información genética en plantas para resolver, por ejemplo, problemas de la producción agrícola. La biotecnología se implementa para elevar el rendimiento y darle más estabilidad a algunas producciones. También para mejorar la resistencia a plagas, sequía y frío. En este sentido, se busca el desarrollo de la propagación in vitro, la técnica que, a partir de tejido de plantas seleccionadas, genera una descendencia uniforme, con características deseadas, logrando una multiplicación de plantas en forma rápida.

Siendo que la demanda actual en el agro es incrementar la productividad y el producto bruto, se pretende desarrollar conocimientos en técnicas in vitro para el desarrollo de mejoramientos genéticos y multiplicación de plantas. Con este panorama, desde el INET concluyeron el encuentro fomentando los acuerdos con centros biotecnológicos para capacitar recursos humanos y, de esta forma, multiplicar experiencias que les sirvan a los alumnos para que puedan desarrollar sus propios emprendimientos.

Para el centro de Neuquén esta es la primera experiencia de articulación con otra institución de otra provincia. La Escuela de Jardinería de Chaco está más acostumbrada a este tipo de experiencias. Allí, funciona un Centro de Biotecnología Agroforestal, inaugurado en octubre de 2014, donde se desarrollan plantas transgénicas, ornamentales y cultivos industriales que apuntan a potenciar el desarrollo productivo chaqueño. El laboratorio, por ejemplo, ya había generado alianzas con el Conicet y con la Universidad Nacional de Santa Fe para producir algodón modificado genéticamente para que sea resistente a la sequía.

Instalaciones de la Escuela de Jardinería en Chaco.

También tienen acuerdos de cooperación en temas ambientales con ciudades chinas como Beijing y Shanghai. “Estamos promocionando árboles de la Patagonia y del norte del país para que los coloquen en la vía pública. Estamos avanzando mucho en la investigación para que las plantas puedan adaptarse”, comenta José Alberto Ruchesi, director de la Escuela de Jardinería e Ingeniero Agrónomo.

Además, la cooperadora de la escuela de jardinería comercializa un millón de plantas por año. Administra la producción y realiza inversiones para  llevar adelante trabajos de investigación. Tener un presupuesto propio les permitió capacitar a mas personas e invertir en más proyectos de investigación.

“Tenemos un potencial humano extraordinario y hay que desarrollarlo al máximo, formando a las nuevas generaciones con conocimiento y así aprovechar mejor los recursos. Tenemos muchos recursos naturales, que no están estudiados como corresponde. Por lo tanto, no estamos haciendo el mejor uso de esos recursos”, acota Ruchesi.

Recibí PLANETA

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Mi casa se inunda: sentí en tu celular la desesperación de un vecino inundado

Durante 4 minutos, tu teléfono se convertirá en el de Fer, una vecina del conurbano bonaerense que sufrió las inundaciones de octubre pasado. Con fotos, videos y audios reales, recreamos su situación y la de otros vecinos que colaboraron con este especial de RED/ACCIÓN. Ellos viven en algunos de los 4.416 barrios populares del país. El 62% de esas villas o asentamientos se inunda cada vez que llueve.

Diego Ruete y Melina Masnatta, dos emprendedores que quieren mejorar el mundo a través de la tecnología y la cocina

Contaron sus experiencias en un encuentro que reunió en Buenos Aires a empresarios sociales de América Latina con inversores y líderes de negocios. Intercambiaron historias de éxito, aprendizajes y estrategias para mejorar la inclusión y el cambio social.