La importancia de no compartir imágenes de violencia infantil

Aunque de buena fe uno puede compartir un video o imágen de un niño siendo víctima de violencia infantil, es fundamental no hacer circular ese tipo de material. Unicef Argentina comenzó una campaña para generar conciencia sobre esto y acá te explicamos por qué.

Por Joaquín Sánchez Mariño

30 de agosto de 2018

cory-woodward-485315-unsplash

Muchas veces creemos, al recibir un video o foto de un chico siendo víctima de violencia infantil, que si lo compartimos estamos haciendo un bien, difundiendo un contenido doloroso para generar conciencia. Sin embargo, aunque sin saberlo, estamos profundizando la herida de ese chico o chica.

Por eso, Unicef Argentina lanzó una campaña para que dejemos de compartir ese tipo de material. A través de un video, el organismo internacional explica los motivos por los cuales un niño es re-victimizado a través de estas prácticas. Este es uno de los tuits de la campaña, con el video explicativo.

El principal motivo por el que no hay que compartir estos materiales es porque una vez ya consumado el hecho de violencia, reproducirlo hace que la víctima pueda quedar asociada a esas imágenes. Eso se llama re-victimización. A su vez, estos videos violan el derecho a la privacidad y al cuidado de la imagen de los niños. Además, si otros niños ven el contenido puede impactar de manera negativa.

A su vez, este tipo de contenidos no suelen aportar información sobre los derechos de los niños, no dan información para hacer la denuncia ni ayudan a prevenir casos de violencia. En cambio, lo que sí se puede compartir es esta información. Podés retuitear el mensaje anterior o compartir el video aquí abajo.

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial