CongressTech

La política, el nuevo campo de batalla para Google, Facebook, y el resto de los gigantes que dominan internet

El escándalo de Cambridge Analytica fue la gota que colmó el vaso: entre otras cosas generó un debate urgente acerca de la relación que tenemos con la tecnología y el rol del Estado. Europa ya decidió limitar su poder y la industria, consciente de que enfrenta un nuevo escenario, está gastando millones en lobby para evitar una mayor regulación.

Por Iván Weissman

1 de junio de 2018

En 2017 Google fue la empresa que más gastó en lobby para influenciar el nuevo gobierno de Donald Trump y al Congreso de Estados Unidos. Fue la primera vez que una empresa de tecnología se llevó el trono y lo hizo gastando 18 millones de dólares.

Pero Google no fue la única: Facebook, Amazon y Apple también aumentaron su gasto en forma dramática para ganar influencia en Washington. En total, los cuatro gigantes gastaron alrededor de 50 millones de dólares, de acuerdo al CRP, el centro de estudios de EE.UU. que publica las cifras desde 1998.

La gota que colmó el vaso

La fuerte apuesta de Silicon Valley al lobby no es casualidad. Al contrario, es un reconocimiento de que el nuevo campo de batalla para Google, Facebook, Amazon y el resto de los gigantes que dominan internet es la política. Saben que su potencial ejercicio de “abuso de su poder” de mercado está atrayendo el escrutinio de los reguladores.

El escándalo de Cambridge Analytica fue la gota que colmó el vaso. Generó un debate urgente acerca de la relación que tenemos con la tecnología y el rol del Estado. Europa ya decidió limitar su poder y es precisamente por eso que la industria, consciente de que enfrenta un nuevo escenario, está gastando millones en lobby.

En su nuevo libro, “Los dueños de internet”, Natalia Zuazo, la periodista especializada en tecnología, dice que internet se ha convertido en un club que dominan cinco monopolios -Google, Facebook, Apple, Amazon y Microsoft- que generan desigualdad.

En un diálogo con RED/ACCIÓN, Zuazo explica que “como todo poder grande, si vos tenés mucho poder, podés abusar con ese poder. Sobre todo si nadie te dice nada sobre lo que estás haciendo con ese poder. Las empresas tecnológicas tienen la norma de la autorregulación. Es lo que vienen haciendo en Estados Unidos”, señala. Y dice que la política dejó de ser valiente. “Estamos en el peor momento de la relación entre la política y la tecnología. Pero eso va a cambiar”.

Zuazo afirma que el nuevo reglamento de protección de datos europeo que entró en vigencia la semana pasada (GDPR por su sigla en inglés) es un gran paso. “En Europa reformaron una ley que ya existía y la hicieron más estricta. Fue una toma de conciencia de los europeos”.

Los reyes de Silicon Valley: Zuckerberg, Cook, Pichai y Bezos.
Los reyes de Silicon Valley: Zuckerberg, Cook, Pichai y Bezos.

Europa toma la delantera

La nueva regulación europea exige que empresas como Google, Facebook y Netflix obtengan el consentimiento de los consumidores para los datos que recogen, incluidas las cookies que rastrean a qué lugares acceden los usuarios online.

En Estados Unidos la presión regulatoria no es tan fuerte como en Europa, pero en los últimos 10 meses medios como The Economist, el New York Times y The Atlantic han puesto en la agenda la pregunta de si es hora de limitar el poder de los gigantes de la tecnología.

Entre Google y Facebook se reparten más del 80% de la publicidad digital en Estados Unidos y Europa. En un viernes por la noche promedio, Netflix usa un tercio de la banda ancha de Estados Unidos. Y de acuerdo al libro de Zuazo, Amazon captura la mitad de cada dólar que los norteamericanos gastan en internet.

Amar Bhidé, académico de la Universidad Tufts, acusó recientemente a Google y Facebook de ser “infomonopolios”. Dijo que aunque han creado “un valor inédito para los consumidores”, están sujetos a muy pocas trabas regulatorias y ese poder crea oportunidades de abuso.

Hace un poco más de un mes estuvo en Argentina Mitch Lowe, uno de los cofundadores de Netflix, la empresa que está destruyendo el modelo de negocios de la televisión, el cable y desafiando al del cine.

En una conversación con RED/ACCIÓN, Lowe dijo que la revolución digital -al contrario de lo que prometía- está acentuando las desigualdades y dejando a millones en el camino. Y creen que el escándalo de Facebook exige un debate urgente acerca de la relación que tenemos con la tecnología y el rol del Estado.

“Estamos ante un desafío. Cuando la tecnología no se distribuye por igual pasa lo mismo que con el dinero: continúa haciendo que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Y si eso no cambia y la tecnología no se distribuye ampliamente, las personas con mayor acceso y conocimiento dejarán atrás a las personas sin tecnología”, expone el cofundador de Netflix.

“El gobierno está allí para proteger a las personas esencialmente de ellos mismos”, dice Lowe. “Las empresas muchas veces no tienen claro lo que harán con los datos de la gente. Y en un escenario en el que lo ocultan, creo que es el papel perfecto para el gobierno exigirles que lo expliquen. Sabemos que Facebook es gratis, pero también sabemos que están recopilando una gran cantidad de datos, vendiendo todo eso y monetizando. Lo que debería pasar es que los consumidores tomen control de sus datos y que la gente empiece a pensar quién sabe qué acerca de ellos, y si eso les importa o no”, agrega.

Lowe no está solo en apuntar que son precisamente los usuarios y sus datos los que dan valor a Facebook y Google.

En Argentina hay organizaciones como la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) que está tratando de generar conciencia y tener un rol más vigilante en lo que se refiere a la protección de datos personales.

Ojo con el resultado de una mayor regulación

No todos concuerdan que una mayor regulación solucionará todos los problemas.

Una nota de Bloomberg revela que desde que entró en vigencia la nueva regulación de datos en Europa, el porcentaje del negocio de publicidad digital que se lleva Google aumentó casi el doble.

Dos días antes de que la ley entrara en vigor, los anunciantes europeos enviaron aproximadamente la mitad de su dinero de marketing digital a Google, según las cifras publicadas por AppNews. El viernes, primer día de vigencia del GDPR, la cifra fue casi el 95%.

Era algo que habían advertido rivales de Google ya que para cumplir con la nueva regulación, la empresa le dijo a los clientes de su servicio de compraventa de publicidad que tuvieran cuidado con terceras compañías que ofrecen herramientas de marketing o rastrean a los usuarios online. Google les advirtió que no podía verificar que contaran con el consentimiento de sus clientes. La nueva ley incluye abultadas multas por las infracciones, por lo que las empresas están siendo conservadoras.

Según el reportaje, hubo varios actores de la industria que venían advirtiendo que la nueva regulación europea ayudaría a Google y Facebook a dominar aún más el mercado de publicidad digital.

El influyente emprendedor y periodista, John Battelle, dice que la GRDP será un antídoto a la innovación. “Mi opinión es que apesta para la gran mayoría de compañías de internet, excepto para las más grandes”.

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial