Martín Kohan: "Vivimos tiempos en los que el amor se ve bastante hostigado" | RED/ACCIÓN

Martín Kohan: "Vivimos tiempos en los que el amor se ve bastante hostigado"

En su nuevo libro, "Me acuerdo", el escritor hace una lista de muchos de sus recuerdos y cuenta su vida, pero escapa con este truco al formato típico de una biografía. En esta breve entrevista, habla de la cuarentena y de lo que un texto de Roland Barthes le hizo reflexionar sobre el amor.

¿Cuántos recuerdos hay en Me acuerdo y cuál es el más preciado?
—La verdad es que no lo sé. Los fui numerando mientras los escribía, pero haría trampa si fuese ahora a fijarme en el manuscrito. Notoriamente iba olvidando los recuerdos a medida que los escribía. De esa manera paradójica funcionó la cosa: al ocuparme de enumerar recuerdos (y no exactamente de desarrollarlos), el olvido ocupó un lugar fundamental. De hecho hay recuerdos que puse más de una vez (me di cuenta al pasar el texto a máquina), porque no me acordaba de que ya estaban. No podría responder con precisión, por lo tanto, cuál sería, de todos, el más preciado, porque ¡no me acuerdo! ¿El penal que Gatti le ataja a Vanderley está? Si está, elijamos ese.

¿La cuarentena da la chance de escribir más o no?
—A mí nunca me gustó demasiado estar en mi casa, en ninguna de las casas en las que viví. Siempre preferí salir, andar por la calle, estar en los cafés. La cuarentena me puso a prueba en ese sentido. Por lo mismo que llevo dicho, no tenía un lugar destinado a la escritura en mi casa. Tuve que inventarlo. Definido eso, con la resignación del caso, pude escribir más o menos como siempre. Ni más ni menos, ni mejor ni peor. Avancé mucho con un libro, que ya casi termino.

¿Qué fue lo mejor que leíste últimamente?
—Aprovecho la cuarentena para leer libros grandes, voluminosos, ya que no tengo que cargarlos y trasladarlos. Leí el seminario de Roland Barthes sobre el discurso amoroso, las clases que le sirvieron para preparar el libro Fragmentos de un discurso amoroso. Vivimos tiempos en los que el amor se está viendo bastante hostigado, desde un ideal que promueve el desapego, la indolencia, la prescindencia (no cuestiono esas variantes, discrepo con que se las proclame como un deber de sanidad antitóxica). La mirada de Barthes sobre el amor y su intensidad, además de suscitar mi admiración intelectual, llegó también, permítanme decirlo así, a emocionarme.

Este contenido fue publicado originalmente en la newsletter Sie7e Párrafos. Podés suscribirte en este link.

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo ??

¡CONOCÉ MÁS!

Guillermina Tiramonti / Foto: Gentileza Guillermina Tiramonti

Educación

Guillermina Tiramonti: "El aprendizaje basado en proyectos ayuda a que los alumnos entiendan la realidad"

La especialista en educación e investigadora habla sobre el modelo pedagógico de Aprendizaje Basado en Proyectos. Entre otras definiciones, dice que este sistema le permite a los chicos dialogar con la comunidad e incorporar habilidades que los prepara para aprender toda la vida.

Futuro

Zuckerberg hizo la vista gorda con Trump y sus empleados se quejan

En todo el mundo trabajadores de la red social se expresaron en Twitter sobre cómo Facebook no eliminó mensajes que incitan al odio publicados por el presidente de Estados Unidos. “El silencio es complicidad”, tuiteó uno de ellos.

Sustentabilidad

Previsión, solidaridad, interdependencia y ciencia: las enseñanzas del COVID-19 para enfrentar la crisis ambiental

La pandemia del coronavirus nos deja lecciones útiles para considerar en la agenda climática y ecológica. Representantes de ONU, el Ministerio de Ambiente, Cancillería Argentina, FARN, Fundación Avina y Jóvenes por el Clima participaron de una conversación virtual organizada por las Naciones Unidas y RED/ACCIÓN.

Animación: Pablo Domrose

Sociedad

El mensaje (animado) de una historietista que se cansó de que la condicionen por ser mujer

Camila, creadora del personaje Cami-Camila, expone en este audio, animado por RED/ACCIÓN, cómo el solo hecho de ser mujer puede ser un condicionante en el trabajo, en las decisiones, al momento de vestirse y hasta para hablar de sexo.