Max Rashbrooke: "Solo si los ciudadanos se involucran en las decisiones que los afectan, vamos a tener los políticos que necesitamos" | RED/ACCIÓN

Max Rashbrooke: "Solo si los ciudadanos se involucran en las decisiones que los afectan, vamos a tener los políticos que necesitamos"

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Es periodista y escritor neozelandés, especializado en temas relacionados con la inequidad económica y la participación democrática. También da clases en Victoria University, en la ciudad de Wellington. Esta entrevista es un fragmento de su intervención en el TEDxAukland, en noviembre de 2019.

Max Rashbrooke: "Solo si los ciudadanos se involucran en las decisiones que los afectan, vamos a tener los políticos que necesitamos"

¿Cómo definirías la situación actual de la democracia?
—Los antiguos griegos se reunían en el ágora de Atenas para tomar decisiones. Que gente común pudiera decidir sobre temas importantes sin delegarlo en alguien por encima de ellos era una idea revolucionaria. Ese sistema de convivencia tenía su tecnología. Si avanzamos hasta el siglo XIX, otro momento estelar de la democracia, vemos que hubo otra tecnología para la democracia representativa: había que elegir a unos señores que defendieran nuestros intereses, y se hacía así porque no se podía poner a toda la comunidad en el mismo lugar físico. En el siglo XIX estamos viviendo lo que llamamos la crisis de la democracia, pero yo creo que es más bien la crisis de la democracia representativa. Esto se materializa de maneras diferentes en distintos países: el Reino Unido parece ingobernable, Hungría o Turquía tiene líderes autoritarios, en Nueva Zelanda una enorme cantidad de gente decide no votar.

¿Por qué crees que se produce esta crisis de la democracia representativa?
—Esta crisis tiene muchas causas, pero yo creo que una de ellas es que no tenemos la tecnología adecuada para la democracia actual. Seguimos usando el sistema que teníamos en los siglos XIX y XX. Muchas investigaciones muestran que la gente dice que no siente que tenga la participación justa en la toma de decisiones sobre los temas importantes. No creemos que el sistema sea el adecuado: exigimos más que nunca estar involucrados en las decisiones políticas, y somos más irrelevantes que nunca. La democracia moderna no está teniendo en cuenta las expectativas de la gente ni las posibilidades que ofrece la tecnología del siglo XXI. Necesitamos un upgrade del sistema. No cambiarlo todo, porque siempre necesitaremos quien nos represente para ciertos temas complejos, pero hace falta un poco más de Atenas y un poco menos de Inglaterra victoriana. Es lo que llamamos “democracia diaria”. Hacer sentir a la gente que no solo vive la democracia cuando vota, cada tantos años, sino cada día.

—¿Cuáles son las características de la “democracia diaria”?
—Son dos. La primera es participación: solo si los ciudadanos se involucran lo más posible en las decisiones que los afectan, vamos a tener los políticos que necesitamos, los que se ocupan del bien común. La segunda es la deliberación, que es una manera cool de referirse a la discusión pública de alta calidad. Esto es posible si somos capaces de escucharnos unos a otros, tomamos contacto con la evidencia, revisamos nuestros propios puntos de vista, y llevamos a la superficie la sabiduría de las ideas que de otra manera permanecería aislada. Sólo así la multitud se hace más inteligente que el individuo. Lo bueno es que esto ya sucede de manera aislada en algunos lugares del mundo.

Las preguntas a Max Rashbrooke están tomadas de su intervención en el TEDxAukland en noviembre de 2019. Para acceder a su presentación completa podés hacer click acá.

***

Este contenido fue publicado originalmente en la newsletter DircomsNet. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.