Medicina social: abrazar también es parte del tratamiento - RED/ACCIÓN

Medicina social: abrazar también es parte del tratamiento

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

En vísperas del Día de la Medicina Social (será este viernes), queremos homenajear a aquellos médicos que entienden que el ejercicio de su profesión no se limita a fármacos o indicadores biológicos, sino que debe contemplar al ser humano como parte de una comunidad.

Medicina social: abrazar también es parte del tratamiento

Intervención: Marisol Echarri.

¡Buenos días! ¡Feliz día de la Independencia! En vísperas del Día de la Medicina Social (será este viernes), queremos homenajear a aquellos médicos que entienden que el ejercicio de su profesión no se limita a fármacos o indicadores biológicos, sino que debe contemplar al ser humano como parte de una comunidad.

Compartí esta newsletter o suscribite.

1

Intervención: Marisol Echarri.

En la primera década del siglo hay un gran descubrimiento científico: la revelación del genoma humano. La especie humana comenzó a conocer su código genético. Fue una verdadera revolución. Cuatro décadas más atrás Watson y Crick habían descubierto qué era el ADN.

Ahora se sabe de qué están hechas las células humanas. En una conferencia de prensa que brinda uno de los médicos protagonistas del descubrimiento le preguntan si es cierto que ahora, con el nuevo hallazgo, se podrían saber mejor las tendencias de cada persona a ciertas enfermedades. El médico respondió: “Ahora podemos saber mucho más de las patologías a las que las personas están predispuestas. Pero aún por varias décadas para la salud humana va a ser mucho más importante, por mucho tiempo, el código postal que el código genético”.

El lugar donde nacemos y donde crecemos sigue siendo mucho más importante que aún el código genético que nos señale lo que vamos a tener al futuro.

2

La medicina social se manifiesta en muchas formas. Por ejemplo, en un trabajador de la salud (médicos, enfermeros, administrativos en hospitales), que recuerda que una persona que fue atenderse no sabe leer o escribir. O que recuerda que la señora con problemas de salud vive sola. O que desde las 3 de la mañana hace cola para su turno. La medicina social contempla el entorno del paciente.

Se da también con un dentista que ve cierta malformación en la boca de un niño o niña y se le ocurre pensar que puede tener que ver con problemas que la mamá haya tenido en el embarazo. Y pregunta por las condiciones en las que vive. Y estudia otros posibles problemas de salud derivados de ese contexto.

En el encuentro entre el profesional y el paciente hay una patología, pero también se considera el ambiente que produjo la patología y a la hora de buscar alternativas.

Medicina social es la tarea del vacunador que está inmunizando para evitar una neumonía. Implica prevenir una patología. Y es pensar en comunidad, porque inmunizando a una persona se evitan múltiples contagios. Se piensa en una persona inmersa en un medio, en un ambiente. Esto va más allá de un paciente y una enfermedad concreta.

Medicina social es el médico, medica, enfermero o enfermera, que mira al paciente, lo escucha. Presta enorme atención. Es el médico que abraza como parte del tratamiento.

Posiblemente, la medicina social la haya sido encarnada como nadie por René Favaloro. Él decía que era incompatible un universitario y la falta de compromiso social.

Este médico admirable dejó un rastro visible. Tanto cuando se asentó en un pequeño pueblo de La Pampa para atender las necesidades de esa comunidad como más tarde, cuando se especializó en medicina cardíaca de altísima complejidad.

Favaloro nació un 12 de julio de 1923. En su honor se estableció el 12 de julio como el Día de la Medicina Social, para valorar el trabajo de aquellos médicos que abordan su profesión con un enfoque comunitario.

3

La medicina social tiene en el campo teórico una importancia clave. Porque analiza el origen social de la enfermedad. Una muerte temprana tiene que ver con lo social, con el entorno. Las relaciones del paciente, su contexto político, económico y cultural, todo esto influye. Es necesaria una mirada integral además de medicamentos específicos.

Es necesario ver si un paciente entiende la importancia del medicamento. Si podrá continuar el tratamiento. Si podrá comprar la próxima caja de remedios.

Es imposible frenar las enfermedades sin una mirada más abarcativa. Que incluya el factor humano.


Pan American Energy busca ser un promotor activo en el desarrollo de las comunidades en las que opera. Por ello, lleva a cabo acciones de triple impacto para crear valor económico, social y ambiental a través de la articulación público-privada. Su trabajo en Sustentabilidad se basa en cuatro ejes estratégicos: educación y cultura, salud y deporte, desarrollo local y ambiente. En el último año, con sus más de 100 programas, la compañía alcanzó a más de 300.000 personas.

Conocé más en pan-energy.com/sustentabilidad

4

A propósito de médicos comprometidos, hace pocos días, el 4 de julio, fue en la Argentina el Día del Médico Rural. Nuestra compañera Elizabeth Maier habló con dos de ellos, quienes nos contaron cómo es su tarea brindando salud lejos de las grandes ciudades.

“Es duro el día a día de estar en el campo, el estar lejos de la familia. Es un choque cultural. Las necesidades son totalmente diferentes, por ejemplo, el agua, la luz, internet. Aunque no tanto como antes, muchos pacientes siguen sin saber leer, escribir, no saben su número de documento ni su fecha de nacimiento”, contó Francisco “Pancho” Pinol, quien atiende en el departamento de Malargüe, Mendoza.

Por su parte, Alan Gauna, un médico que trabaja en Recalde, una localidad bonaerense de 300 habitantes, comparte una hermosa lección que aprendió de su profesión: “Dependemos de las otras personas para que nuestra salud esté bien, nadie puede estar sano solo”.

Leé la nota completa acá.

5

Seguimos buscando a Loan. Puede estar muy cerca nuestro, muy cerca tuyo.

Por eso nos queremos hacer eco de lo que pintaron en un mural de Chaco junto al rostro del niño: "No dejen de buscarme".

El silencio, en estos casos, es una tragedia. Pongamos atención.


Cuidate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un gran abrazo.

Juan y David