Menos noticias y mejor información (o cómo lidiar con sus excesos) | RED/ACCIÓN

Menos noticias y mejor información (o cómo lidiar con sus excesos)

¿Cómo navegar el aluvión de noticias en tiempos de pandemia? Aquí, 10 recomendaciones para moderar nuestra dieta informativa y para que estar informado no signifique atentar contra nuestra salud mental.

Imagen: Mat Reding / Unsplash

La incertidumbre despierta la necesidad de lo que falta. Entre tantas carencias en una crisis como la de 2020 lo que más nos faltan son certezas. Por eso aumenta el interés en las noticias en tiempos de pandemia. Pero un atracón de medios y redes sociales no es lo recomendable para afrontar con mesura y calma esa realidad. El escritor Richard Watson propone un filtro inteligente para distinguir lo importante de lo intrascendente. El decálogo que publicó Quartz puede adaptarse a estos tiempos de pandemia y de infodemias, donde los mensajes se viralizan más rápido incluso que la enfermedad. 

  1. Practicar la ignorancia selectiva como medida profiláctica del pánico informativo. Mientras la información crece exponencialmente, nuestra atención sigue siendo secuencial. Saber elegir a qué se le presta atención y qué merece ser ignorado es una habilidad vital en tiempos de emergencia.
  2. Dejar entrar a la burbuja informativa nuevos autores y medios para sacudirnos de la comodidad del sentido común. Así como en cuarentena es todo un desafío variar la comida, también hay que diversificar el menú informativo. El interés público de la pandemia hizo que muchos medios internacionales abrieran sus suscripciones y muchos autores estén compartiendo libremente sus obras. La confinación hogareña no impide salir de la burbuja de los que seguíamos en las redes y preguntarnos qué gente nueva conocimos.
  3. Seguir a gente curiosa ayuda al punto anterior, porque las personas interesantes suelen ser las más interesadas en tendencias y novedades. Se detectan con la inquietud que puede llegar a ser incomodidad que generan sus pensamientos. Las personas notables están unos pasos delante de nuestro paisaje.
  4. Viajar nos hace comprender que hay otras realidades más allá de la que vive nuestra manada. Mientras el virus confina ciudades enteras a quedarse en casa, museos de todo el mundo invitan a su web para visitas guiadas, filarmónicas comparten sus conciertos para todo público. Se puede viajar con las fronteras cerradas.
  5. Fuentes confiables ahorran tiempo y brindan certidumbres en tiempos turbulentos. Los nodos más activos son los que aportan más información que comentarios y conocimientos que subsisten más allá de la actualidad perecedera de los “último momento”. El cineasta Juan Manuel Cotelo nos invita a inspirarnos en lo que hacen los héroes en las películas de catástrofes: no se dedican a quejarse de lo que está mal, sino que son quienes se paran a pensar y ofrecen soluciones. Busquemos esas fuentes heroicas.
  6. Calma ante todo, que no hace falta ni es muy útil estar todo el tiempo detrás de las noticias. Más cuando minuto a minuto cambian las previsiones y los contextos. Gran parte de las novedades y discusiones que nos amargaron un día, cambiaron al siguiente. Dice Watson que “si las noticias son importantes nos van a encontrar”.
  7. La lectura necesita tiempo para aprovecharse. Bill Gates se volvió el gurú de esta epidemia por haber anticipado en una charla TED la amenaza de los virus. Pero el secreto de cómo lo sabía está develado en su documental de Netflix donde muestra los libros de epidemiología a los que dedicó parte de sus retiros de lectura.
  8. El silencio es condición para el pensamiento. El ruido cotidiano nos obliga a enfocar la reflexión en lo inmediato. Para pensar más allá hay que apagar las noticias y animarse a sacarse auriculares que nos impiden encontrar el silencio que caracteriza los lugares reverenciales.
  9. Menos cháchara social. Las redes y chats grupales son el bastión del sentido común más reaccionario, ese que abona los prejuicios y los preconceptos. Los descubrimientos, la innovación, suelen aparecer en los márgenes de las tendencias de Twitter o los videos viralizados.
  10. Apagón de pantallas por las noches, o incluso un día completo a la semana, colaboran a salirse de las urgencias de la actualidad. No aparecen ideas renovadas cuando nuestra atención está pendiente de campanitas indiscretas, que una vez que descubren que son atendidas a deshoras, entienden que pueden ser inoportunas. 

La información es esencial pero no toda la que circula por ahí es de buena calidad y aporta a la orientación que piden estos tiempos. La pandemia nos recordó que lavarse las manos no es lo mismo que ponerlas unos instantes bajo el agua.

Informarse también requiere demorarse en un mensaje por lo menos esos 20 segundos que exige la higiene de las manos. La recomendación de la OMS nos hizo comprender que es un montón de tiempo. Y es cinco veces más el tiempo de lectura que usualmente necesitamos para compartir algo o darle un like. Dedicar medio minuto a leer una noticia cambiaría sustancialmente nuestra protección con los virus de la información.

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo 💪🏼

QUIERO SER MIEMBRO

Sie7e párrafos newsletter

Borges, Bioy Casares y la cuarentena como un nuevo 'Diario de la guerra del cerdo'

Borges le decía irritado a Bioy que detestaba a la gente que se burlaba de los viejos. Ahora pareciera que los que se burlan y se creen inmortales son los viejos. Aquí explico por qué.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Coronavirus

Pensar la crisis: 15 reflexiones en torno a la pandemia del coronavirus

Una selección de lo que han escrito filósofos, escritores y periodistas en los principales medios del mundo. Aquí, la voz de Alain Touraine, Hamurabi Noufouri, Judith Butler, Frank Snowden, Elvira Lindo, Alain Badiou, Michael Marder, Alan Rusbridger, Yuval Noah Harari, Gabriel Palumbo, Slavoj Zizek, Luigi Zoja, Robin Wright, Beatriz Sarlo y David Whyte.

Opinión

Josep Borrell: cuatro prioridades para una estrategia mundial contra la pandemia

El Vicepresidente de la Comisión Europea afirma que el coronavirus debe ser considerado el enemigo común del mundo. Aunque esto no sea una guerra, es necesaria, no obstante, una movilización de recursos «al modo bélico».

Intervención: Pablo Domrose. Foto: Unsplash

Actualidad

Cómo sobrellevan el encierro las personas con autismo y por qué se enfrentan a mayores riesgos

Muchos niños y niñas con este diagnóstico pueden entrar en crisis por el aumento de la ansiedad que provoca la cuarentena y el cambio de rutinas. En España y Chile se les permitió salir de sus casas por períodos cortos y en la Argentina se intentó hacer algo similar, pero no tuvo éxito por ahora. ¿Cuáles son los consejos para transitar este momento?

Ilustraciones: Pablo Domrose

Actualidad

Qué cuidados tengo que tener cuando entro a casa, en dos imágenes

Si por una excepción tenés que salir de tu casa, en estas placas te damos 18 tips para que tu regreso al aislamiento sea seguro para vos y los que comparten tu vivienda.