LGBTQ+: testimonios de personas trans, gays y lesbianas | RED/ACCIÓN

Mes del Orgullo: dos generaciones cuentan cómo es ser LGBTQ+

Félix Lauri, varón trans de 20 años, y Graciela Balestra, mujer lesbiana de 58, explican cómo fueron sus infancias y adolescencias. Hablan de los avances en las políticas públicas y en la conquista de derechos. Además analizan los desafíos adicionales que aún deben enfrentar las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans y queers.

Podés ver el video 👆 o leer la transcripción 👇

¿Cómo fue tu infancia y tu adolescencia?

Félix: "Mi infancia siento que fue bastante normal y común como la mayoría de les niñes. Ya a la edad de 12 años empecé un poco a cuestionar mi género. Un poco más grande, a eso de los 16 o 15 más o menos, ahí descubrí mi identidad".

Graciela: "Mi infancia fue como la de muchas personas lesbianas o gays, que tenía siempre como esa duda de "¿seré mujer? ¿seré varón?". Me enamoraba de chicas, de eso me di cuenta desde los 6 años. Y esto fue hasta los 30 y pico de años, y ahí sí pude hablar de esto que me pasaba y preguntar "¿Será que yo soy homosexual?". Esperando a que me digan que no, que me podían curar en realidad. Resultó que eso no se cura y que sí lo era, que tenía derecho y que estaba bien".

¿Cómo es para vos ser LGBTQ+ en Argentina?

Félix: "Siento que ser trans en Argentina lleva un montón de complicaciones pero al mismo tiempo tenemos el camino bastante allanado en comparación a otros países. Tenemos la Ley de Identidad de Género, que nos brinda como la herramienta y los derechos para poder más o menos vivir de una forma un poco mejor, un poco más normal como cualquier otra persona. Es muy complicado porque el acceso a la salud, el acceso a la educación, a la vivienda digna y las relaciones entre, amistades y la familia sigue siendo complicado. Los médicos tal vez no te aceptan, no te respetan o te maltratan, pero al menos tenés la herramienta".

Graciela: "Hace 50, 70 años atrás esto no era tan fácil. Este cambio se logró gracias al trabajo de 20 y pico de años de activistas que lucharon, pidiendo por nuestros derechos. El mundo cambió, nuestro país cambió. Yo coordino la organización Puerta Abierta a la Diversidad, con la cual hace 22 años que estamos trabajando también para cambiar el mundo de alguna forma. Todavía quedan muchas cosas para modificar, pero bueno, al menos hoy vivimos en un país distinto".

¿Crees que en Argentina se ha avanzado en los derechos de la comunidad LGBTQ+?

Félix: "Siento que se avanzó un montón con respecto a los derechos del colectivo LGBT en general, pero también como ahondando específico en el colectivo trans. Primero que nada por las leyes. Desde 2012 tenemos una ley que es híper avanzada con respecto a los derechos de las personas trans, y que es de las pocas leyes en el mundo que realmente no patologizan ni exigen cosas de más. El cupo laboral trans, que eso también avanzaría con más derechos para la comunidad porque se necesita el acceso al empleo. A nivel sociedad también ya se reconoce mucho más a las personas trans. A las mujeres trans, a los varones trans, y a las personas no binarias".

Graciela: "En Puerta Abierta hace 22 años ya que trabajamos con la comunidad LGBT. El motivo de consulta de mis pacientes hace 20 años era si eran gays, por ejemplo, o si estaban enfermos, o cómo se lo contaban a sus familias, o si tenían derecho a ser madres o padres siendo gays. Hoy cuando viene una persona joven, sobre todo adolescentes, ya la preocupación no es si son gays o lesbianas. Empiezan a cuestionar el género. Entienden que sólo la otra persona es la que puede decir cómo se siente y quién es. Nadie tiene derecho a decirles como tienen que vivir o de quién se tienen que enamorar".

¿Qué derechos crees que faltan conseguir todavía?

Félix: "Para la comunidad trans se necesita todavía garantizar el correcto cumplimiento de la Ley de Identidad de Género. También creo que es muy necesario garantizar el DNI para las personas no binarias, que eso es un problema. Si bien la Ley de Identidad de Género no habla de hombres ni de mujeres, así que en teoría se supone que incluye a las personas no binarias y que pueden tramitar su DNI, no se logra, y el RENAPER lo niega completamente. Creo que también es necesaria la reparación histórica para las personas trans mayores de 40 años. Creo que también es muy importante el reconocimiento de nuestras identidades y de nuestra historia, y cómo siempre fuimos parte de un montón de contextos. Creo que es necesario el correcto acceso a la salud, a la educación, a la vivienda. Que se empiece a reconocer a las identidades trans y que se empiece a tratar a las identidades trans con el respeto que merecemos como cualquier otro ser humano. Que la ESI incluya a las identidades trans porque hay muchas adolescencias trans en las escuelas, muchas infancias trans en las escuelas, y merecen poder transitar la adolescencia, que es una etapa que para todo el mundo es difícil, que hay muchos cambios. Merecen poder transitarla de una manera en paz".

Graciela: "Si bien hemos logrado muchas cosas, todavía hay algunos derechos que faltan y sobre todo todavía falta un cambio social. A veces las leyes llegan primero pero la sociedad todavía tiene que entenderlo. Todavía falta avanzar un montón en educación sexual integral, en hablar de diversidad, en educación sexual integral no sólo para los chicos sino también para los adultes mayores, porque la verdad es que son los que más discriminan. Fundamos hace unos años el primer centro de jubilados LGBT de la Argentina, que aún hoy sigue siendo el único y el primero de Latinoamérica también. Después hay que avanzar en una ley integral trans, para que las personas trans dejen de morirse a los 30 años y puedan salir de la prostitución y puedan tener un trabajo como cualquier otra, puedan estudiar con el nombre que sienten, el género y la identidad que ellas sienten. Todavía falta una ley antidiscriminatoria para todo el país que comprenda también a la orientación sexual, identidad de género".

¿Cómo te ayudaron las redes a vos a expresarte y a luchar por tus derechos?

Félix: "Siento que las redes sociales me sirvió bastante, porque ahí conecté con un montón de personas trans. Me enteré de eventos artísticos, de poesía en los que participaban personas trans, como también movidas de activismo".

Graciela: "Un adolescente solamente escuchaba solamente el discurso de sus padres y de su entorno pequeño. Hoy en día todos los adolescentes están conectados a las redes con lo cual se hablan entre ellos con chicos de todos los países. Es muchísima más la influencia que tienen de otros pares que solamente la de su familia. Han logrado luchar en comunidad, en conjunto".

___