No estás prestando atención, pero realmente deberías | RED/ACCIÓN

No estás prestando atención, pero realmente deberías

Cómo realmente empezar a prestarle atención al mundo alrededor tuyo.

Lo sé, lo sé, todos lo hemos escuchado antes: la tecnología nos está volviendo ciegos al mundo que nos rodea. En 2019 este es un cliché muy usado, una idea que resumimos en las reflexiones de "En los viejos tiempos..." y "La televisión pudre tu cerebro".

Pero en serio … Es cierto.

A ver: A principios de este año, el New York Times informó que "el tiempo que pasamos en nuestros teléfonos está interfiriendo con nuestro sueño, autoestima, relaciones, memoria, capacidad de atención, creatividad, productividad y capacidad de resolución de problemas y toma de decisiones". Genial, genial, bueno.

Siempre he sido capaz de ensalzar las virtudes de la conectividad constante, pero tomarse el tiempo para alejarse de todo y comprometerse con el mundo que te rodea es una manera invaluable, pero infra-utilizada, de hacerle frente a la vida moderna. (Si no estás convencido, leé "El arte de no hacer nada", una de mis historias favoritas de Smarter Living).

O.K., probablemente estés pensando, pero ¿cómo podemos hacer esto? Una cosa es creer que todos debemos reducir la velocidad, pero ¿cuáles son los pasos prácticos para hacerlo?

Para averiguarlo, llamé a Rob Walker, autor de "El arte de darse cuenta". En su libro, Walker escribe: "Mantenerse curioso, conectarse, encontrar interés en lo cotidiano, notar lo que todos los demás pasan por alto: éstas son habilidades vitales y nobles metas. Hablan entre mirar y ver, entre escuchar y oír, entre aceptar lo que el mundo presenta y darse cuenta de lo que es importante para vos".

Una vez más, mucho más fácil decirlo que hacerlo. Entonces, ¿qué podemos hacer para observar mejor a los navegantes del mundo moderno sobreestimados y subentendidos?

"En un nivel más profundo, solo se trata de tratar de forjarse y darse permiso para tener este momento en el que está sintonizando con las cosas, escuchando su propia curiosidad y viendo a dónde lo lleva", dice Walker, quien escribe un columna de consejos de trabajo para Lifehacker. "No tenemos mucho espacio para eso en la cultura ahora".

Añadió: "Si tenés un momento libre, alguien lo quiere".

Parte de lo que surge en este tema es la gestión de la atención. Todo lo que nos rodea exige nuestra atención, por lo que la forma de defendernos es prestar atención a lo que nos importa y preocuparnos por lo que le estamos prestando atención, dice Walker. ¿Merece realmente la pena dedicar tiempo a obsesionarse por peleas entre estrellas de YouTube, o lo que es tendencia en Twitter? Tal vez lo sea, tal vez no, pero deberías saber la respuesta.

Para que quede claro: este consejo no es lo mismo que abogar por un "estilo de vida desenchufado", una idea tonta que es una solución poco práctica para un problema práctico. Más bien, el punto es notar tu entorno, ser consciente del mundo que estás navegando y darte permiso para frenar y simplemente … observar.

Por ejemplo, Walker dice que una de sus formas favoritas de disminuir la velocidad y notar el mundo es la búsqueda del tesoro personal. Esto es cuando, durante una tarea o tarea mundana, pasas tiempo buscando algo que nadie quiere que mires. ¿Vas a un local? Caminá hasta todos los rincones del edificio y mirá lo que mirés. ¿Al médico? Mantenéte alejado de tu teléfono en la sala de espera y, de una manera que no sea espeluznante, por supuesto, observá a las personas que te rodean. Son estas actividades simples y de bajo riesgo las que pueden abrirte el mundo. La idea es que durante estos momentos de inactividad intencional, te estés enfocando en lo que estás haciendo, en lugar de enfocarte en lo que te estás negando. Siempre habrá tiempo para revisar Instagram, pero ¿cuántas oportunidades podrás observar y ser conscientes del mundo?

Otra de mis tácticas favoritas: registrá 10 observaciones sin metáforas sobre el mundo esta semana. Esto es engañosamente simple: ¿quién no podría ver 10 cosas esta semana y escribirlas? El truco es el gancho sin metáforas. Solo estás notando, no comparando, analizando o haciendo referencias. Te ves obligado a frenar y contemplar verdaderamente el mundo que te rodea, en lugar de pasear pasivamente por él.

Recordá: es mirar, no ver. Escuchar, no oír. Aceptar lo que el mundo presenta y notar lo que te importa.

"No hay nada más importante que las cosas que notas que nadie más hace", dice Walker. "Ahí es donde comienza cada innovación individual; ahí es donde comienza toda creatividad. Es honrar lo que notas, lo que sintonizas y lo que te importa ".

© 2019 The New York Times