Olivier Marchon: “Tengo preferencia por los territorios que calificaría de abandonados” | RED/ACCIÓN

Olivier Marchon: “Tengo preferencia por los territorios que calificaría de abandonados”

El autor francés cuenta cómo escribió un libro sobre geografía extravagante.

Olivier Marchon: “Tengo preferencia por los territorios que calificaría de abandonados”

Parisino y físico de formación, hace cine y escribe unos libros muy curiosos. El nuevo es Rarezas geográficas, donde examina territorios enclavados, simbólicos, en disputa, especiales y utópicos. Es un libro de geografía extravagante y resulta, al final, una muestra de la naturaleza humana.

Entre los lugares geográficos raros, ¿cuál es tu favorito?
—¡Es muy difícil responder porque los amo a todos! Pero creo que todavía tengo preferencia por los territorios que calificaría de “abandonados” como Bir Tawil, que ni Sudán ni Egipto quieren, o Neutral Moresnet, cuyos habitantes han sido considerados apátridas durante un siglo. También me gusta mucho el Hotel Arbez, en la frontera franco-suiza, por la mentalidad idealista que subyace, ¡y que no es fingida! A través de su acción en la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, el propietario del hotel ha demostrado que el idealismo no es solo un sueño. Y lo admiro.

¿Cómo hiciste el trabajo de poner todos estos sitios juntos en un libro?
—Mi trabajo empezó un poco por casualidad. Soy curioso por naturaleza y siempre estoy atento a temas que están fuera de lo común. Me encontré con una de estas historias un día, encontré una segunda, luego una tercera mientras buscaba un poco más. A partir de ahí, me pregunté si era posible una colección. Cuando tuve suficiente, comencé a investigar cada rareza más seriamente. Es obvio que Internet ha sido de gran ayuda; la investigación ha comenzado allí. Pero obviamente hay que volver a los libros. La parte más difícil de este trabajo es clasificar lo verdadero, lo falso, la historia o la leyenda. Los errores son posibles. Pero he elegido una posición que no es la del historiador o del especialista: me permito hablar de la leyenda (haciéndote entender por supuesto que lo es) si avanza mi relato. Porque mi objetivo contar historias. De hecho, existe un equilibrio entre la verdad histórica, por un lado, y el significado de la historia, el ritmo y el lugar del narrador por el otro, que no siempre es fácil de encontrar.

—¿Qué fue lo mejor que leíste últimamente?
—Acabo de terminar María Antonieta, la biografía de la famosa Reina de Francia, guillotinada durante la Revolución, escrita por Stefan Zweig. Más allá del extraordinario destino de este personaje histórico, a quien Zweig describe como “ordinario”, este libro es una manera muy agradable de visitar este período tan importante en la historia francesa, occidental y mundial. De hecho, Zweig tiene esta capacidad para hacernos experimentar eventos con una agudeza incomparable. Como conocedor del alma humana, sabe contar la sombra, pero siempre de forma luminosa, con mucha generosidad y con un estilo elegante y accesible. Admiro mucho a Zweig. También leí recientemente Cognitive Apocalypse, del sociólogo Gerald Bronner, que explica cómo la liberalización de la industria de los medios, que de hecho es Internet, lleva a quienes producen contenido a utilizar nuestros instintos primarios (incluida la violencia) para captar nuestra atención.

Este contenido fue publicado originalmente en la newsletter Sie7e Párrafos. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.