Radiografía del mal de época: el cansancio | RED/ACCIÓN

Radiografía del mal de época: el cansancio

La sociedad del cansancio
Byung - Chul Han
Herder

Selección y comentario por Alejandro Melamed, Doctor en Ciencias Económicas, Director Gral Humanize Consulting, Autor de El Futuro del Trabajo y El Futuro del Trabajo, entre otros. Speaker Internacional y Consultor Innovación Disruptiva en RRHH.

Uno (mi comentario)

Byung-Chul Han es uno de los filósofos más destacados del pensamiento contemporáneo. Nacido en Corea del Sur y educado en Alemania (donde también enseña) tiene un estilo muy personal y particular de describir el mundo actual y cómo las personas nos comportamos en el contexto del Siglo XXI. En La Sociedad del Cansancio se focaliza en las consecuencias negativas del exceso de positividad y cómo ello ha generado una serie de nuevas enfermedades “neuronales” como la depresión, el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, trastorno de límite de personalidad y el síndrome de desgaste emocional. En esta dirección describe la violencia neuronal que se materializa en el agotamiento, la fatiga y la asfixia. (...)

(sigue mi comentario)

Para diferenciar de la teoría de la disciplina (en la que un “otro” nos marcaba los límites), analiza la sociedad del rendimiento, en la que somos cada uno de nosotros los que nos autoimponemos metas cada vez más altas, desafiantes y difíciles de cumpiir, convirtiéndonos en nuestros propios jefes que nos generamos obligaciones ya sea en el gimnasio, en el avión, en la oficina o en centro comercial. La excesiva presión por el rendimiento que nos autoimponemos desemboca en infartos psíquicos, con almas agotadas y quemadas. Somos verdugos y víctimas a la vez. Tal vez la mejor síntesis del libro es que la autorealización se transforma en la autodestrucción, por lo que estamos demasiado vitales para morir, pero demasiado muertos para vivir. Un texto corto (118 páginas) pero de lectura lenta, porque cada párrafo tiene una profundidad llamativamente impactante, que invita a la reflexión y revisión de múltiples paradigmas de la vida moderna.

Dos (la selección)

Toda época tiene sus enfermedades emblemáticas. Así, existe una época bacterial que, sin embargo, toca a su fin con el descubrimiento de los antibióticos. A pesar del manifiesto miedo a la pandemia gripal, actualmente no vivimos en la época viral. La hemos dejado atrás gracias a la técnica inmunológica. El comienzo del siglo XXI, desde un punto de vista patológico, no sería ni bacterial ni viral, sino neuronal. Las enfermedades neuronales como la depresión, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el trastorno límite de la personalidad (TLP) o el síndrome de desgaste ocupacional (SDO) definen el panorama patológico de comienzos de este siglo. Estas enfermedades no son infecciones, son infartos ocasionados no por la negatividad de lo otro inmunológico, sino por un exceso de positividad. De este modo, se sustraen de cualquier técnica inmunológica destinada a repeler la negatividad de lo extraño.

Tres

La violencia de la positividad, que resulta de la superproducción, el superrendimiento o la supercomunicación, ya no es «viral». La inmunología no ofrece acceso alguno a ella. La repulsión frente al exceso de positividad no consiste en ninguna resistencia inmunológica, sino en una abreaccíón digestivo-neuronal y en un rechazo. El agotamiento, la fatiga y la asfixia ante la sobreabundancia tampoco son reacciones inmunológicas. Todos ellos consisten en manifestaciones de una violencia neuronal, que no es viral, puesto que no se deriva de ninguna negatividad inmunológica. Por eso, la teoría baudrillardesca sobre la violencia carece de claridad argumentativa, puesto que intenta describir la violencia de la positividad, o mejor dicho, de lo idéntico, que no implica ninguna otredad, desde claves inmunológicas.

Cuatro

La sociedad disciplinaria de Foucault, que consta de hospitales, psiquiátricos, cárceles, cuarteles y fábricas, ya no se corresponde con la sociedad de hoy en día. En su lugar se ha establecido desde hace tiempo otra completamente diferente, a saber: una sociedad de gimnasios, torres de oficinas, bancos, aviones, grandes centros comerciales y laboratorios genéticos. La sociedad del siglo XXI ya no es disciplinaria, sino una sociedad de rendimiento. Tampoco sus habitantes se llaman ya «sujetos de obediencia», sino «sujetos de rendimiento». Estos sujetos son emprendedores de sí mismos. Aquellos muros de las instituciones disciplinarias, que delimitan el espacio entre lo normal y lo anormal, tienen un efecto arcaico. El análisis de Foucault sobre el poder no es capaz de describir los cambios psíquicos y topológicos que han surgido con la transformación de la sociedad disciplinaria en la de rendimiento. Tampoco el término frecuente «sociedad de control» hace justicia a esa transformación. Aún contiene demasiada negatividad.

Cinco

El cambio de paradigma de una sociedad disciplinaria a una sociedad de rendimiento denota una continuidad en un nivel determinado. Según parece, al inconsciente social le es inherente el afán de maximizar la producción. A partir de cierto punto de productividad, la técnica disciplinaria, es decir, el esquema negativo de la prohibición, alcanza de pronto su límite. Con el fin de aumentar la productividad se sustituye el paradigma disciplinario por el de rendimiento, por el esquema positivo del poder hacer (Kónnen), pues a partir de un nivel determinado de producción, la negatividad de la prohibición tiene un efecto bloqueante e impide un crecimiento ulterior. La positividad del poder es mucho más eficiente que la negatividad del deber. De este modo, el inconsciente social pasa del deber al poder. El sujeto de rendimiento es más rápido y más productivo que el de obediencia. Sin embargo, el poder no anula el deber. El sujeto de rendimiento sigue disciplinado. Ya ha pasado por la fase disciplinaria. El poder eleva el nivel de productividad obtenida por la técnica disciplinaria, esto es, por el imperativo del deber. En relación con el incremento de productividad no se da ninguna ruptura entre el deber y el poder, sino una continuidad.

Seis

Visto así, el síndrome de desgaste ocupacional no pone de manifiesto un sí mismo agotado, sino más bien un alma agotada, quemada. Según Ehrenberg, la depresión se despliega allí donde el mandato y la prohibición de la sociedad disciplinaria ceden ante la responsabilidad propia y las iniciativas. En realidad, lo que enferma no es el exceso de responsabilidad e iniciativa, sino el imperativo del rendimiento, como nuevo mandato de la sociedad del trabajo tardomoderna.

Siete

La sociedad de rendimiento, como sociedad activa, está convirtiéndose paulatinamente en una sociedad de dopaje. Entretanto, el Neuro-Enhancement reemplaza a la expresión negativa «dopaje cerebral». El dopaje en cierto modo hace posible un rendimiento sin rendimiento. Mientras tanto, incluso científicos serios argumentan que es prácticamente una irresponsabilidad no hacer uso de tales sustancias. Un cirujano que, con ayuda de nootrópicos, opere mucho más concentrado, cometerá menos errores y salvará más vidas. Incluso un uso general de drogas inteligentes, según ellos, no supone ningún problema. Solo hay que establecer cierta equidad, de manera que estén a disposición de todos. Si el dopaje estuviera permitido también en el deporte, este se convertiría en una competición farmacéutica.


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

En ambientes más cálidos, las mujeres obtienen mejores resultados

Según un nuevo estudio de una revista científica, a medida que un ambiente se hacía más cálido, los puntajes de las mujeres en pruebas verbales y de matemática mejoraban significativamente.

Sociedad

Ilustración: Pablo Domrose

Chicas en Tecnología: cómo funciona la organización que busca cerrar la brecha de género en el mundo informático

Melina Masnatta, Carolina Hadad, Sofía Contreras y Mariana Varela trabajan juntas desde 2015 con un objetivo: que cada vez más mujeres desarrollen programas, aplicaciones y vean una carrera en tecnología como una opción.

Cómo renovar el contrato social

Los gobiernos democráticos enfrentan dos desafíos al tratar de revivir sus contratos sociales: garantizar una red de seguridad social sólida y eficiente para la era digital, y al mismo tiempo tomar medidas concretas para proporcionar bienes públicos globales, como la lucha contra el cambio climático.