Uncategorized | RED/ACCIÓN
Uncategorized | 12 de diciembre

Preguntale a Mariela Fumarola

Mariela Fumarola fundó Caminos Solidarios, un grupo de más de 100 voluntarios que asisten a personas en situación de calle con comida, abrigo y cualquier otra necesidad que puedan cubrir.

Uncategorized | 12 de diciembre

Preguntale a Mayra Arena

Mayra Arena tiene 26 años y es estudiante de Ciencia Política; en su charla TedX “¿Qué tienen los pobres en la cabeza?” compartió su propia experiencia de nacer y crecer en un barrio pobre.

Uncategorized | 12 de diciembre

Preguntale a Catalina Hornos

Catalina Hornos es presidenta y fundadora de la Asociación Civil Haciendo Camino que trabaja para mejorar la calidad de vida de niños y familias en situación de vulnerabilidad en el Norte Argentino.

Uncategorized | 6 de diciembre

prueba libro





El ciclo de la ilusión y el desencanto

Pablo Gerchunoff y Lucas Llach

Crítica

El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

Nombre
Autor
Editorial

El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos.

Recibí GPS AM

Lo que tenés que saber antes de salir de casa. De lunes a viernes a las 8 am, por Tristán Rodríguez Loredo.

Ver todas las newsletters

El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

Recibí GPS PM

Lo que tenés que entender cuando volvés a casa. De lunes a viernes a las 7 pm, por Iván Weissman.

Ver todas las newsletters

Recibí OXÍGENO

La newsletter de Juan Carr. Todos los lunes, una mirada constructiva que busca cambiar la realidad.

Ver todas las newsletters

Recibí FUTURO

La tecnología que viene hoy. Todos los viernes, por Axel Marazzi.

Ver todas las newsletters

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters

Recibí CHILLAX

Lo mejor de la comida, bebida y cultura de Buenos Aires, todos los jueves. Por Lucía Wei He.

Ver todas las newsletters

Uncategorized | 29 de octubre

El desafío de calcular el impacto económico del cambio climático

La semana pasada ocurrieron dos hechos importantes que inciden directamente en el debate internacional sobre el cambio climático y el modo de enfrentarlo. El primero fue la publicación de un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IPCC por la sigla en inglés), que expone con precisión lo que hay que hacer para alcanzar los objetivos del acuerdo de París sobre el clima (2015). El segundo fue el anuncio de que William Nordhaus, economista de la Universidad Yale, recibirá el Premio Nobel de Economía de este año por su trabajo para “integrar el cambio climático al análisis macroeconómico a largo plazo”.

El primer hecho debería ser un llamado de atención para la comunidad internacional. El informe del IPCC exhorta a los gobiernos a tomar medidas urgentes para lograr una reducción considerable de las emisiones de gases de efecto invernadero durante la próxima década. Advierte que si se permite un aumento de la temperatura global media superior a 1,5 °C –o en el peor de los casos, 2 °C– por encima de los niveles preindustriales, las consecuencias pueden ser catastróficas, y comenzarán a sentirse ya en 2040.

Peor aún, el informe muestra que las “contribuciones determinadas a nivel nacional” (NDC), que los países firmantes del acuerdo de París determinan en forma voluntaria, son muy insuficientes. Incluso si se las cumple, la media de temperaturas globales habrá aumentado más de 3 °C en 2100, y seguirá subiendo después de eso. Es evidente que llegado el momento de revisar las metas acordadas, las autoridades deberán aumentarlas considerablemente.

Los análisis tradicionales subestiman el costo e impacto

Pero se necesitan acciones sustanciales mucho antes de 2030. De lo contrario, el mundo sufrirá daños irreversibles en la forma de aumento de nivel de los mares, pérdida de biodiversidad y deterioro de ecosistemas terrestres y marinos, incluida la posible extinción de los arrecifes de coral de todo el mundo. Estos hechos tendrán un grave impacto sobre los suministros de agua y los estándares de vida y sanitarios de la población mundial. Y no hace falta decir que a mayor calentamiento, peores serán los efectos.

Que se haya elegido a Nordhaus para recibir el Premio Nobel es auspicioso. Pero aun así, hay que señalar que su metodología para estudiar el cambio climático tiende a ser bastante conservadora, es decir, gradualista. Nordhaus se basa en el análisis económico tradicional, que “descuenta” el valor actual del consumo futuro según la tasa de rendimiento del capital (tipo de interés). Es decir, cien dólares dentro de medio siglo pueden valer quince dólares, diez o incluso menos hoy, según el tipo de interés usado. Pero cualquier iniciativa para combatir el cambio climático supone costos en el presente, que son necesariamente superiores a valores actuales. Eso lleva a recomendar que esos costos se vayan abonando lentamente.

El problema de esta metodología es que es injusta hacia las generaciones futuras (que no pueden incidir en las decisiones actuales), porque por definición, calcula su bienestar a un valor descontado. Si nos tomamos en serio la equidad intergeneracional, el principal factor que debemos tener en cuenta es el grado de mejora de las tecnologías futuras respecto de las actuales. Es decir, la tasa de descuento socialmente adecuada debería ser la tasa de cambio tecnológico, que es mucho menor que los tipos de interés del mercado.

Además, puede decirse que el análisis económico tradicional es injusto no sólo hacia las generaciones futuras, sino también hacia los individuos: preguntémosle a un anciano que tenga una pensión inadecuada (o inexistente) si su bienestar actual vale menos que su consumo pasado.

Alternativas más realistas

Una metodología mucho mejor la desarrolló Nicholas Stern, de la London School of Economics. En su ahora famoso informe sobre la economía del cambio climático, ya en 2006 Stern pedía acelerar las acciones para combatirlo. En su opinión, el costo de un calentamiento global descontrolado superaría con creces el gasto de enfrentarlo a tiempo.

Otra alternativa la desarrolló Martin Weitzman, de la Universidad Harvard. Weitzman se basa en herramientas analíticas similares a las que usa Nordhaus, pero su trabajo también tiene en cuenta los riesgos catastróficos asociados con el cambio climático. En tal sentido, su metodología es similar a la del IPCC y a la del Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), que concluyeron que un calentamiento global superior a ciertos niveles tendrá efectos realmente desastrosos.

En mi opinión, el Comité del Nobel tendría que haber reconocido no sólo a Nordhaus sino también a algunos de estos otros economistas del cambio climático, en particular Stern. El hecho es que la humanidad no puede permitirse encarar esta cuestión gradualmente. El Informe Stern, el último informe del IPCC y el PNUMA coinciden en que es necesario incrementar sustancialmente los esfuerzos actuales de reducción de las emisiones. Esto implica acelerar la transición global a tecnologías de energía limpia (incluido el sector transporte), mejorar la eficiencia en la producción y el consumo de energía, revertir la deforestación, mejorar el uso de la tierra y promover innovaciones tecnológicas que faciliten todos estos procesos.

El mensaje del informe del IPCC es claro. Todos los países deben incrementar sus metas de reducción de emisiones y reforzar sus compromisos conforme al acuerdo de París. Y el país que es históricamente responsable de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero –Estados Unidos– debe volver al acuerdo y mostrar liderazgo en la cuestión una vez más.

José Antonio Ocampo es integrante de la junta directiva del Banco de la República (banco central de Colombia), profesor en la Universidad de Columbia y presidente del Comité de Políticas de Desarrollo del Consejo Económico y Social de la ONU.

© Project Syndicate 1995–2018

Uncategorized | 11 de octubre

Latinoamérica busca garantizar la participación de los ciudadanos en temas ambientales

Hace dos semanas, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), se abrió a la firma el Acuerdo de Escazú. Ya lo firmaron 15 países que ahora deberán ratificarlo en sus Congresos. Su propósito: garantizar la participación ciudadana, el acceso a la información y la justicia en asuntos ambientales.

DESDE NUEVA YORK – Dos caras de una misma moneda. América Latina y el Caribe es una de las regiones más ricas del mundo en biodiversidad, pero también la que reúne mayor cantidad de activistas ambientales asesinados. De allí que el Acuerdo de Escazú busque garantizar el acceso a la información, la participación pública y la justicia en asuntos ambientales. En definitiva, garantizar los derechos sociales y ambientales olvidados.

Sólo en Sudamérica se encuentra el 40% de la biodiversidad de la Tierra y más de una cuarta parte de sus bosques, según el Programa de ONU para el Medioambiente (PNUMA). Eso despierta el interés de las compañías que priorizan las ganancias por sobre el cuidado del ambiente y sus comunidades. Según la organización Global Witness, el 60% de los asesinatos del 2017 ocurrieron en la región, ubicándose Brasil en el podio internacional con 57 homicidios.

Entre los asesinatos del 2016, el de Berta Cáceres no pasó desapercibido. Mujer, líder indígena y activista ambiental. Defendió los recursos naturales de su Honduras natal y a sus habitantes. El 3 de marzo de 2016 fue asesinada en su propia casa. Entre los acusados hay sicarios, ex militares y responsables de la empresa hidroeléctrica que denunciaba. Aún se espera justicia. Su legado y su lucha se hacen sentir en las páginas del Acuerdo de Escazú.

Carole Excell, directora en funciones del World Resources Institute, y Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), la recuerdan con emoción, demostrando la importancia que el Acuerdo de Escazú se haya abierto a la firma el pasado jueves 27 de septiembre en el marco de la 73° Asamblea General de ONU en Nueva York, Estados Unidos, y que ya haya sido firmado por 15 países, incluyendo la Argentina. Un acuerdo regional que busca garantizar tres ejes en asuntos ambientales: acceso a la información, participación pública y acceso a la justicia.

Un acuerdo participativo. “La sociedad civil participó desde sus inicios hace más de seis años y pudo incorporar muchas de sus propuestas, como los derechos de los defensores ambientales”, explica Aída Gamboa, de la organización Ambiente y Recursos Naturales. El objetivo del acuerdo es contundente: garantizar la participación de las personas en los procesos de toma de decisiones ambientales.

Consultá el Acuerdo de Escazú

Enrique Martua Konstantinidis, asesor de Política Climática de Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), ejemplifica con el caso argentino: “Muchas de las comunidades no tienen acceso, y no se les da la posibilidad de tomar decisiones previamente informadas y participar de audiencias donde puedan expresarse. Hay momentos de conflictividad donde los derechos de las comunidades argentinas se ven vulnerados por proyectos, en su mayoría de la industria extractiva”.

Un acuerdo por la información. “¿Quién tiene el derecho de contaminar y no dar información al respecto? Para algunos, está mal. Para quienes tienen poder, está bien. El Acuerdo de Escazú busca igualar”, de esta manera Andrew Steer, presidente del World Resources Intitute, subraya el rol de la información. Escrita o visual, registrada o sonora, cualquier dato sobre los riesgos o impactos que puedan afectar al ambiente y a la salud humana deberán ser de acceso público.

En diálogo con RED/ACCIÓN, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL -organismo responsable del acuerdo-, explica: “El sector privado puede ser llamado por parte del gobierno para dar información. Al transformarse en legislación nacional, no sólo los gobiernos, sino también los poderes legislativo y judicial tendrán que garantizar el derecho a la información. La presión de la propia sociedad civil será fundamental”.

En esta línea, el defensor ambiental y activista peruano Lizardo Cauper le suma una distinción: “La información tiene que llegar de forma transparente, completa y con el mismo lenguaje que usa el pueblo para que se entienda”.

Un acuerdo para hacer justicia. “A las comunidades les quitan sus tierras y alimentos. Son víctimas de violencia física, incluso de muerte”, enfatiza Stacey Cram, directora de Política de la organización Namati, y agrega: “Tenemos que educar a las comunidades acerca de cómo se pueden beneficiar con este acuerdo”. La justicia pendiente del caso Cáceres espera redefinirse con este acuerdo. “El acceso a la justicia deberá darse en condiciones de igualdad. Éste es un acuerdo basado en derechos. Debemos terminar con la cultura del privilegio de las elites que tienen la información, el capital y la tecnología”, manifiesta Bárcena. El de Escazú, resalta CEPAL, es el único acuerdo jurídicamente vinculante en la región y el primero en el mundo que incluye disposiciones sobre los defensores de los derechos humanos en asuntos ambientales. Es decir: pueden actuar y expresarse con libertad; sin amenazas, restricciones ni inseguridad, sin todo aquello con lo que luchó Cáceres hasta el final.

Un acuerdo liderado por mujeres. Excell, Cáceres y Bárcena. Tres mujeres. Tres referentes. El Acuerdo de Escazú es resultado de la participación activa de las mujeres en pos del desarrollo sustentable. En conversación con RED/ACCIÓN, la vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Epsy Campbell Barr, destaca: “Cada vez más, las mujeres están ocupando espacios de poder y, desde esos lugares, hacen que las cosas sucedan. El mundo, América Latina y los países de la región no pueden perderse del talento, la energía y el compromiso de las mujeres”. Como hombre, Martua Konstantinidis celebra el liderazgo femenino: “Uno ve una mayor participación de mujeres en asuntos ambientales. La mujer tiene una sensibilidad y una vulnerabilidad frente a estos temas que la hace tomar decisiones”.

Un acuerdo que recién comienza. 15 países firmaron el Acuerdo en la sede neoyorquina de ONU: Argentina, Antigua y Barbuda, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Guyana, Haití, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía y Uruguay. El resto lo podrá hacer hasta el 26 de septiembre de 2020. Para que se ponga en vigor, se necesita como mínimo que 11 países lo ratifiquen. Luego deberá incorporarse a las leyes nacionales y crearse nuevas prácticas. Costa Rica ha sido el primer país en ratificarlo. No es casualidad: Escazú es un distrito costarricense donde se adoptó el Acuerdo en marzo pasado. Contenta por el paso alcanzado, pero consciente de lo que aún queda mucho por venir, Bárcena reconoce que “ el desafío es muy grande: los gobiernos tendrán que tomar más a fondo sus responsabilidades con el ambiente, e involucrarse en las relaciones entre poblaciones y empresas”.

“Tenemos que ser cuidadosos con celebrar, pero también prepararnos para el largo tiempo que se viene. Esto no es una batalla de un sólo día, sino que todos los días tendremos que trabajar con todos los actores porque son muchas las violaciones a derechos que ocurren”, asegura Satya Tripathi, consejero de Política Climática y jefe de la oficina de Nueva York de ONU Ambiente. Como expresó Bárcena tras recordar a Cáceres: “No hay ejército que detenga un proceso cuando su tiempo ha llegado. El tiempo de la ciudadanía ha llegado”.

Foto: Laura Jarriel

Uncategorized | 10 de septiembre

La promesa y los peligros de la inteligencia artificial en el combate contra la desigualdad

La promesa y los peligros de la inteligencia artificial en el combate contra la desigualdad

La revolución de la inteligencia artificial traerá dolor a corto plazo antes de beneficios. Si ese dolor ocurre en un contexto de frustración con la distribución desigual de los beneficios, puede desencadenar una reacción violenta contra las tecnologías que de otro modo podrían producir un ciclo virtuoso de mayor productividad, crecimiento del ingreso y demanda que impulse el empleo.

Por Jacques Bughin y Nicolas van Zeebroeck

10 de septiembre de 2018

artint







Como cualquier tendencia transformativa, el ascenso de la Inteligencia Artificial (IA) plantea tanto importantes oportunidades como grandes desafíos, pero puede que los riesgos más serios no sean aquellos de los que se suele hablar.

Según nuevos estudios del McKinsey Global Institute (MGI), la IA tiene el potencial de impulsar la productividad económica general de manera importante. Incluso tomando en cuenta los costes de transición y los efectos sobre la competencia, podría añadir unos $13 billones al producto total para 2030 y elevar el PIB global en cerca de 1,2% al año. Esto es comparable (o incluso mayor) al efecto económico de tecnologías pasadas para fines generales, como la energía de vapor en el siglo XIX, la manufactura industrial en el siglo XX, y la tecnología de la información en lo que va del XXI.

La amenaza al empleo

Tal vez la inquietud más discutida sobre la IA sea la perspectiva de que las máquinas inteligentes reemplacen más empleos de los que creen. Pero los estudios de MGI han determinado que su adopción puede no tener un efecto significativo en el largo plazo. Las inversiones adicionales en el sector podrían aportar un 5% al empleo para 2030, y la riqueza adicional que se cree podría impulsar al alza la demanda de trabajo, elevando el empleo en otro 12%.

Si bien la imagen general es positiva, no todo es buenas noticias. Por una parte, puede que los beneficios de la IA demoren un poco en sentirse, en especial con respecto a la productividad. En todo caso, los estudios de MGI sugieren que es posible que el aporte de la IA al crecimiento sea tres o más veces superior para 2030 que a lo largo de los próximos cinco años.

Esto va en línea con la llamada paradoja informática de Solow: las ganancias de productividad van a la zaga de los avances tecnológicos, un fenómeno notable durante la revolución digital. Esto se debe en parte a que, al comienzo, las economías enfrentan altos costes de implementación y transición que las estimaciones del impacto económico de la IA tienden a pasar por alto. La simulación de MGI sugiere que estos costes ascenderán a un 80% de las ganancias potenciales brutas en cinco años, pero bajarán a un tercio de estas para 2030.

La característica potencial más preocupante de la revolución de la IA es que es improbable que sus beneficios se repartan equitativamente. Las “brechas de IA” resultantes reforzarán las brechas digitales que ya están alimentando la desigualdad y socavando la competencia. Existen tres áreas en las que podrían surgir.

Las desiguladades que podrían surgir

La primera brecha aparecería a nivel de compañías. Las empresas innovadoras y de vanguardia que adopten completamente la IA podrían duplicar su flujo de caja entre hoy y 2030, lo que probablemente implique contratar muchos más trabajadores. Dejarían atrás a aquellas que no estuvieron dispuestas o fueron incapaces de implementar las tecnologías de IA a la misma velocidad. De hecho, las firmas que no adopten la IA podrían tener un 20% menos de flujo de caja por pérdida de mercado, lo que las presionaría a despedir empleados.

La segunda brecha tiene que ver con las habilidades. La proliferación de tecnologías de IA hará pasar la demanda de trabajos repetitivos que se puedan automatizar más fácilmente o tercerizar a plataformas hacia tareas que exijan más habilidades sociales o cognitivas. Los modelos de MGI muestran que los perfiles laborales con tareas repetitivas o pocos conocimientos digitales podrían bajar de cerca del 40% del empleo total a un 30% para 2030. De manera similar, es probable que la proporción de empleos que precisan de actividades no repetitivas o altas habilidades digitales suba de cerca de un 40% a más del 50%.

Este cambio podría contribuir a un aumento de las diferencias salariales, a medida que cerca de un 13% de los sueldos totales potencialmente pase a empleos no repetitivos que exigen altas habilidades digitales, acompañando el ascenso de los ingresos en esos campos. Los trabajadores en las categorías repetitivas y con bajas habilidades digitales podrían sufrir estancamiento o incluso reducción de sus salarios, causando una baja en su porcentaje de los sueldos totales desde un 33% a un 20%.

Ya estamos viendo la tercera brecha de la IA, entre países, que parece encaminada a ampliarse. Los países, principalmente en el mundo desarrollado, que se establezcan como líderes de IA podrían captar un 20 a 25% adicional de beneficios económico en comparación con hoy, mientras que las economías emergentes podrían acumular solo entre un 5 y un 15% adicional.

Las economías avanzadas disfrutan de una clara ventaja para adoptar la IA, ya que están más adelante en la implementación de las tecnologías digitales previas, además de tener potentes incentivos: bajo crecimiento de la productividad, poblaciones que envejecen y costes laborales relativamente altos.

En contraste, muchas economías en desarrollo poseen una infraestructura digital insuficiente, débil innovación y capacidad de inversión, y una escasa base de habilidades. Si a esto se añade los efectos inhibidores de la innovación que tienen los bajos salarios y un amplio espacio para ponerse al día con la productividad de otros países, no parece probable que estas economías logren alcanzar a sus contrapartes avanzadas en cuanto a adopción de la IA.

Hay mucho para ser optimista

No es inevitable el surgimiento o ampliación de estas brechas de IA. En particular, las economías en desarrollo pueden optar por asumir un enfoque visionario que apunte a fortalecer sus cimientos digitales y estimular activamente la adopción de IA. Y, para asegurar que se satisfagan las necesidades de sus cambiantes lugares de trabajo, las firmas pueden tomar un papel más activo en el apoyo a la actualización educacional y formación continua para sus empleados con menores habilidades.

Es más, estas brechas no necesariamente son algo negativo. La reasignación de recursos hacia compañías de mayor rendimiento vuelve más sanas a las economías, con el potencial de darles nuevas ventajas competitivas frente a otros países.

Pero no hay que subestimar los riesgos de estas brechas. Las cualidades de visión y perseverancia son esenciales para que funcione la revolución de la IA, porque traerá dolores de corto plazo antes de las ganancias de largo plazo. Si ese dolor ocurre con un telón de fondo de frustración con la distribución desigual de los beneficios de la IA, podría generar una reacción antitecnológica que, de lo contrario, se podría convertir en un aumento de la productividad, el crecimiento del ingreso y una demanda que impulse el empleo.

Traducido por David Meléndez Tormen

Jacques Bughin es uno de los directores de McKinsey Global Institute y miembro sénior de McKinsey & Company. Nicolas van Zeebroeck es Profesor de Innovación, Estrategias de TI y Negocios Digi

@Proyect Syndicate

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Uncategorized | 7 de septiembre

Empieza una campaña para limpiar la isla de basura más grande del mundo

Con un sistema de flotadores de 600 metros de largo que servirá para capturar basura, mañana empieza una campaña para limpiar una especie de isla conformada principalmente por desperdicios plásticos.

Ese “parche de basura”, como se lo llama, es el más grande del mundo y está ubicado en el océano Pacífico, entre California y Hawái.

El comienzo de la cruzada podrá seguirse en vivo desde el sitio de The Ocean Cleanup, la fundación que desarrolló la tecnología y que pretende levantar en cinco años la mitad de las 80 mil toneladas de basura acumulada por las corrientes marinas en un mismo sitio hasta conformar una isla que tiene una superficie equivalente a cinco veces la provincia de Buenos Aires.

La iniciativa está liderada por el joven holandés Boyan Slat, que creó la fundación cuando todavía no había cumplido 20 años y se sumergió en una obsesión: ayudar a limpiar los océanos.

A partir de millonarias donaciones y el trabajo de ingenieros, Slat desarrolló una línea costera hecha con flotadores que se asientan sobre la superficie del agua y permiten desplegar una falda de 3 metros de profundidad, lo que retiene el plástico pero no bloquea el paso de peces y otras especies marinas.

Una primera línea costera artificial será liberada mañana en el océano. Cuando retenga suficiente basura, un barco retirará lo acumulado y dejará la línea en el océano. Y así sucesivamente. La cadena de noticias positivas BrigthVibes lo explica de manera sencilla en este video:

Uncategorized | 30 de agosto

Harry Potter y el reclamo de la universidad pública

Las generaciones cambian. Y así, las formas de reclamo y visibilidad. Procuran que sus voces se escuchen pero que no sean solo sus palabras y expresiones sino también sus argumentos. Mientras recrudece un plan de lucha de docentes, personal administrativo y estudiantes, que reclaman una actualización salarial acorde con el índice inflacionario y mayor presupuesto para las universidades públicas del país, un grupo de docentes y estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario organizó una maratón de 24 horas de proyección de las películas de Harry Potter.

El argumento o la excusa. Todos los años, el 1° de septiembre comienzan las clases en el universo literario de Harry Potter. Pero más allá del mundo mágico, los organizadores invitan a la comunidad educativa y al público rosarino en general a participar. Ellos desean que la universidad esté de puertas abiertas durante el reclamo, quieren mostrar lo que se produce en el interior de esta casa de altos estudios, y no por ello dejar de reclamar, como ocurre en las 57 universidades públicas de Argentina. La actividad comenzará el sábado a las 11 y finalizará el domingo 2 a la misma hora.

La Maestría en Literatura para niños -creada en el 2003- participará activamente en la jornada. Su directora, María Luisa Miretti, sostiene que la maratón es “una buena oportunidad para repensar que, luego de 15 años, seguimos transitando el campo de la literatura infantil y juvenil, con el propósito de seguir investigando y acercándola a los niños”. Además de la proyección de las películas, durante la jornada habrá música en vivo. Los integrantes de la Camerata EM, de la Facultad de Humanidades y Artes, interpretarán la canción “Hedwig’s Theme” de John Williams, pieza característica de la saga. La ambientación y escenografía de la Maratón estará a cargo de Estudiantes de las carreras de Bellas Artes, Letras, Filosofía y Música.

En una era de posverdad, noticias falsas y operaciones políticas, los organizadores buscan una vía que está lejos de la irritación social y muy próxima a la creatividad. Abrir las puertas para mostrar el impacto que genera la universidad pública en la sociedad, en este caso la literatura y la niñez. Mientras, las clases aún no comienzan.

Muchos de los estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes vivieron su infancia y juventud leyendo y esperando que lleguen los libros y películas de Harry Potter al país. En el 2001, cuando los estudiantes de hoy recién nacían o transitaban sus primeros años de infancia; Argentina vivía su peor crisis económica. Mientras, J. K. Rowling -la creadora de la saga- se convertía en la mujer que más dinero ganaba en el Reino Unido desplazando, con sus 36 millones de dólares anuales, a la reina Isabel II y a Madonna.

Los fanáticos que están organizando esta jornada siguen páginas de memes que comparan el universo mágico de Harry Potter con la realidad del país y a sus personajes y escenas con conflictos que hoy los interpelan. Como por ejemplo la Fan Page “El profeta argentino”  que cuenta con más de 51 mil seguidores.  Durante la jornada utilizarán en redes sociales dos etiquetas: #MaratónHarryPotter #UNRalways.

Según los organizadores, las similitudes con este universo son múltiples: “defendemos la educación pública y gratuita al igual que los personajes de ficción, Hermione, Ron y Harry, defendieron su colegio de los deseos destructivos de Lord Voldemort y sus seguidores. Además, el parecido arquitectónico de la Facultad de Humanidades y Artes con Howgarts es increíble”, afirmó una de las estudiantes organizadoras.

Para los docentes que participarán de la jornada, la literatura fantástica de J. K. Rowling  “es un caso paradigmático de promoción de la lectura”. Chicos y jóvenes empezaron a leer desde un lugar de disfrute gracias a la historia de Harry Potter y su escuela de magia y hechicería. Una historia con la que se identificaban, que querían para ellos mismos y que pudieron seguir año a año, creciendo junto a ella.

“La literatura es ciertamente un código narrativo, metafórico, aunque también es el lugar en el que se encuentra comprometido un inmenso saber político”, escribió Roland Barthes en 1975, uno de los pilares teóricos de la Maestría en Literatura para Niños. “Es por eso que afirmo que sólo hay que enseñar literatura, porque se le pueden aproximar todos los saberes”.

Esta maratón de Harry Potter en defensa de la Universidad Pública es una excusa que llevarán a cabo estudiantes y docentes, o el argumento que les permite reunirse a ver películas o encontrarse para debatir. “Estar todos juntos, a salvo. Al menos por un momento”, sostienen.

Uncategorized | 17 de agosto

El plan para ampliar el parque nacional Aconquija de Tucumán

PARTE II

FUENTE DE RIQUEZAS

El plan para ampliar el parque nacional Aconquija de Tucumán

Por Javier Drovetto | Diseño y desarrollo: Maxi De Rito y Dina Pérez
16 de agosto de 2018








El parque nacional Aconquija tiene una fecha de nacimiento: 4 de julio de 2018, día en que se creó por ley. Pero esa fecha ignora las iniciativas anteriores y complementarias que se dieron con el mismo objetivo: conservar esas sierras y selvas tucumanas. Y no dice nada de los planes futuros de ampliación.

Las primeras reservas en la zona tienen 82 años. Y la instauración del parque nacional está lejos de ser definitiva: ya hay un plan para incorporar 14 mil hectáreas a una superficie que entre reservas provinciales y nacionales ya blinda 111.000 hectáreas de yungas.

Además existe una previsión de alcanzar las 180.000 hectáreas, hasta preservar todo el Aconquija.

En este mapa interactivo, te contamos cómo se consolidó el sistema de conservación actual y cuáles son los planes para asegurar un área que protege recursos hídricos para 2 millones de personas, desde el sur de Tucumán y Santiago del Estero hasta el norte de Córdoba.

Finca La Florida, el primer hito

La primera medida para resguardar un ambiente que va de los 700 a los 5000 metros de altura la tomó la Gobernación de Tucumán en 1936. Ese año, la provincia compró 10 mil hectáreas de selva subtropical, pastizal de neblina y pastizal altoandino de una finca que se había mantenido prácticamente virgen: La Florida.

De esa manera se conformó el primer parque provincial. Fue apenas dos años después de la creación de los dos primeros parques nacionales: Iguazú y Perito Moreno.

Dos nuevas reservas provinciales

Cuatro años después, en 1940, 890 hectáreas que corren paralelos a la ruta 307, entre los kilómetros 20 y 38, son instauradas como área reserva natural provincial. Buscan preservar la quebrada del río Los Sosa, con bosques de cedros, nogales y laureles en los márgenes.

Ya en 1965, la provincia declara parque provincial unas 10 mil hectáreas del departamento de Tafí del Valle. Contiene ambientes de yungas y altoandina.

La reserva de yungas más austral

En 1972 se da otro gran paso: la provincia destina a reserva natural 20 mil hectáreas de la estancia Santa Ana. El límite oeste de la reserva son las cumbres de Santa Ana. El valor principal de la medida es que se convierte en la reserva de yungas más austral del país.

Es la reserva de bosques más grande de la provincia. Los propietarios del predio eran las familias Hileret y Quinteros, quienes tenían un ingenio azucarero en parte de la estancia.

El primer parque nacional de Tucumán

Tucumán tuvo su primer parque nacional justamente en las serranías del Aconquija. Fue creado por ley en 1995, con 18 mil hectáreas de yungas y altos andes. Se trata de Los Alisos, que hoy pasó a formar parte del nuevo parque nacional Aconquija. De hecho, hoy es el único portal de acceso a la reserva.

Ubicado entre los ríos Jaya y Las Pavas, sobre la ladera oriental de los cerros nevados del Aconquija, se extiende entre los 847 y los 5200 metros, por lo que es el parque nacional con mayor altitud del país.

Un mesías hizo posible el parque Aconquija

Aunque tiene un perfil bajo, poco duró la reserva con la que intentó manejarse Hansjörg Wyss, un multimillonario suizo de 82 años. Fue él, uno de los principales filántropos del mundo, quien puso los 14 millones de dólares necesarios para comprar y donar a favor de la Administración de Parques Nacionales siete estancias vecinas o cercanas al parque nacional Los Alisos.

Esas estancias agregan 50 mil hectáreas y pasaron a formar parte del nuevo parque nacional Aconquija, aprobado por el Congreso el 4 de julio de 2018.

“Wyss no quiere protagonizar la noticia, pero él comparte la visión que tenemos nosotros sobre la necesidad asegurar la recuperación de ecosistemas muy dañados”, asegura Sofía Heinonen, presidenta de la Fundación Flora y Fauna Argentina, la ONG que administró las donaciones de Wyss.

Una reserva a favor de los diaguitas

En la misma ley sancionada en julio, se incorpora al parque nacional, pero con el estatus de reserva nacional, unas 12 mil hectáreas que el Instituto Nación de Asuntos Indígenas le reconoce posesión ancestral a la comunidad diaguita de la zona.

El acuerdo establece el compromiso de otorgarle la titularidad de las tierras, de las sierras Los Ñuñorcos, a la comunidad de pueblos originarios, pero con destino a reserva. Esa figura permite que la comunidad mantenga ciertas actividades en el cerro mientras no afecten su preservación, como la cría de animales y el aprovechamiento de madera.

Un plan para sumar 11 estancias

En la legislatura tucumana están trabajando en un plan para hacer una primera ampliación del parque Aconquija. “Existen 11 estancia que sus dueños están dispuestos a vender”, adelanta el ex diputado nacional por Tucumán Miguel Nacul, principal impulsor del parque Aconquija y, en 1995, del parque Los Alisos.

Esa ampliación permitiría sumar 13.910 hectáreas.

El primer paso está por darse: este año la legislatura cedería por ley la jurisdicción ambiental de esas tierras a la Nación. Una vez hecha la sesión, el Congreso debe aceptarla. “Creemos que durante lo que queda de 2018 podemos llegar a la media sanción en el Congreso, por lo que para la aprobación definitiva debemos pensar en 2019”, pronostica Emiliano Ezcurra, vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales.

En paralelo, la fundación Flora y Fauna, que ya tiene pre acordada la compra de las estancias, está en la búsqueda de donantes. Debe reunir unos 10 millones de dólares. Wyss podría hacer un nuevo aporte. “Pero queremos involucrar a donantes argentinos. Es importante que eso ocurra”, considera Sofía Heinonen.

El sueño de llegar a las 180.000 hectáreas

Si bien es por ahora una línea punteada marcada en mapas catastrales de la Administración e Parques Nacionales, el plan definitivo es incorporar al sistema de conservación las estancias que quedarían encerradas por las distintas reservas y llegar de esa forma a un área de conservación cercana a las 180.000 hectáreas.

Historias relacionadas
Términos y condiciones de servicio | Activá tu membresía | Participá | +54 11 4 917 1763 | ©RED/ACCIÓN 2018

Uncategorized | 15 de agosto

El parque nacional Aconquija mejora la vida de miles de tucumanos

PARTE i

FUENTE DE RIQUEZAS

El parque nacional Aconquija mejora la vida de miles de tucumanos

Por Javier Drovetto | Diseño y desarrollo: Maxi De Rito y Dina Pérez
16 de agosto de 2018








Hace un mes, el sudoeste tucumano fue atravesado por una noticia ambiental.

Unas 77 mil hectáreas de sierras del sudoeste tucumano pasaron a ser parte de un nuevo parque nacional: Aconquija. Es el único del país que tiene en un mismo espacio cumbres con nieve y selva subtropical.

El parque está pegado a cuatro reservas provinciales que suman 56 mil hectáreas. Es decir, son 111 mil hectáreas protegidas: el 5% de la provincia de Tucumán, algo así como seis veces la Ciudad de Buenos Aires.

Los pueblos que están en el entorno se convirtieron en vecinos de un área inmensa que ahora es intocable. Viajamos a Tucumán y recorrimos 400 kilómetros para visitar y conversar con esas comunidades. Conocimos pueblos de 100 familias y ciudades de 50 mil habitantes.

Nos propusimos saber qué piensan de la medida y qué impacto tiene en sus vidas. Y llegamos a una conclusión que narramos en esta crónica: si el área no fuera conservada, los pueblos perderían calidad de vida, tendrían peor agua, sufrirían inundaciones y sus cultivos no alcanzarían la mejor productividad. El potencial turístico sería más bien un sueño eterno.

Una gran esponja natural

El guardaparque Gerardo Carreras acaricia el musgo que cubre las ramas de un lapacho. Es un musgo de color verde intenso, todavía húmedo. En la selva y en el bosque de montaña, entre los 700 y los 2600 metros, el musgo lo cubre casi todo.

“Es lo que predomina y cumple un rol esencial: absorbe la lluvia, mantiene la humedad y regula el escurrimiento del agua”, explica Gerardo y deja de hablar, como si fuera tan obvio que no hace falta explicar nada más. Pero lo hace: “Si se pierde esta selva de montaña, en verano, cuando llueve muchísimo, el agua bajaría con fuerza y causaría mucho daño abajo”.

“Abajo” es una decena de pueblos y ciudades del sur tucumano. “Abajo” es donde viven decenas de miles de familias.

Si no se protegiera, esa selva se podría perder, dice Gerardo. Aprovecharían la madera y llevarían ganado a pastar. Iría desapareciendo. No es una exageración. Pasó con el 95% de la selva pedemontana, una selva de transición que estaba por debajo de los 700 metros y que fue reconvertida en tierra para cultivos y ganadería.

Gerardo recorre los senderos de lo que hasta hace unos días fue el parque nacional Campo de Los Alisos, de 18 mil hectáreas. Esa reserva está a 100 kilómetros de San Miguel de Tucumán y pasó a formar parte del nuevo parque. Por ahora es el único ingreso al parque Aconquija. Y es un sitio muy representativo del ambiente que por ley se blindó para siempre.

En 77 mil hectáreas de parque, son miles de toneladas de musgo reteniendo agua. Mucha agua. Al año, en las yungas llueven 2 mil milímetros, el doble que el promedio de todo el país o el de Buenos Aires. Diez veces lo que llueve en la Patagonia.

“Este bosque y la selva garantizan un balance hídrico”, asegura el guardaparque Daniel Vega, intendente de Campo de los Alisos. Está parado sobre una roca en medio de un arroyo al que llaman El Sufrimiento.

“Las tormentas del verano son absorbidas, como explicó Gerardo, y eso sirve como reservorio de agua para los inviernos secos. Porque en julio y agosto, sin lluvias, el agua sigue escurriendo y alimenta los arroyos y ríos que riegan las poblaciones de acá al norte de Córdoba”.

Lo que pasa en Aconquija se enseña en geografía de la escuela: los vientos húmedos que vienen del océano Atlántico se elevan para sobrepasar las sierras y en su ascenso el aire se enfría, se satura de humedad y provoca lluvias.

Esa agua irriga una veintena de ríos y arroyos que riegan Tucumán, Santiago del Estero y llegan hasta la laguna cordobesa de Mar Chiquita por el río Dulce: 2 millones de personas toman y usan esa agua.

Agua para el limonero del mundo

Antonio Márquez tiene 43 años y nació en Piedra Grande, el pueblo más cercano al único acceso que por ahora tiene Aconquija, por la ruta provincial 330, de tierra apisonada.

La mayoría de los 400 habitantes del pueblo nacieron ahí. La mayoría trabaja en cultivos de limones. Y muy pocos, 10 familias, son dueños de plantaciones. Los Márquez son una de ellas.

“Con mi padre y mi hermano, cultivamos 8 hectáreas”, cuenta Antonio, que tiene las manos más curtidas que de costumbre porque hace unos días terminó de cosechar limones. Con eso, una huerta, cinco gallinas ponedoras, tres chanchos y cinco vacas, se las arreglan él, su mujer y sus tres hijos.

Antonio le agradece a Dios por lo que tiene. Es creyente y va a una iglesia evangélica de la zona. Él, que no llegó a terminar la primaria, también le agradece a Dios porque sus tres hijos estén por terminar el secundario. Y le agradece a Dios por estar cerca de la montaña.

“Al lado de casa pasa el arroyo Batalla que baja de la montaña. Usamos esa agua para regar y para los animales. Los limoneros directamente toman agua con las raíces”, cuenta y dice que por eso “está a favor del parque”, por el “futuro” de sus hijos y nietos. Dice nietos, pero no tiene. Lo usa para imaginarse el futuro.

En la Calera y Muyo, dos pueblos cercanos ubicados sobre la ruta 330, hay otros 70 pequeños productores de limones como Antonio. También aparecen productores grandes. De ahí, alimentados por el agua subterránea que baja del Aconquija, sale una porción de los limones que el país le vende al mundo y que lo convierten en el principal exportador global.

Tucumán, con el 85% de la producción local de limones, es el sostén del sector. De ese cultivo viven 55 mil tucumanos.

Un pueblo que sueña ser emprendedor

La comuna de Alpachiri no tiene intendente ni jefe comunal. A la máxima autoridad del gobierno se la llama comisionado. Y el comisionado es Juan Manuel Moreno. Lleva dos mandatos y acaba de cumplir 50 años. La foto del gobernador Juan Manzur que tiene en su despacho, un cuarto frío de una vieja casa de paredes de adobe, lo presenta peronista.  

“Nosotros podemos crecer mucho si entendemos que el parque puede traer miles de visitantes”, proyecta Juan Manuel, que es dueño de 100 hectáreas cultivadas con papa y limón, pero que está convencido de que el despegue vendrá de la mano de los servicios.

La clave, dice Juan Manuel, está en empezar a afianzar emprendimientos que puedan convertir a Alpachiri en un pueblo “proveeduría” y “dormitorio”. Así, reconoce que le explicaron, llaman a los sitios que están en las puertas de un gran atractivo turístico natural. Y Alpachiri está a 15 kilómetros del nuevo parque.

Alpachiri ya tiene alguna experiencia en el tema, sobre todo porque ya existía el parque nacional Campo de los Alisos y ya recibieron algunos turistas. “Se armó una gomería, un comedor, una panadería y tres hospedajes. Y ahora conseguimos que una de las dos secundarias tenga la orientación en turismo”, se ilusiona Juan Manuel.

El sueño de Alpachiri, donde viven 1000 familias, no es excesivo. Cuando un área pasa a ser parque nacional aparece en guías internacionales y forman parte de decena de paquetes turísticos. Iguazú es la estrella, con 1.300.000 visitas al año. Pero incluso lo que son menos conocidos, convocan miles de personas: Talampaya, en La Rioja, tiene 300 mil visitantes anuales; y Los Alerces, en Chubut, 150 mil.

Gabriela Prieto tiene 45 años y en 2008 se convirtió en la emprendedora turística pionera: abrió en su casa el hospedaje Posta de los Alisos. Asegura que ya alojó a mochileros brasileños, norteamericanos y belgas. Y a varios argentinos. Pero se lamenta que todavía no puede vivir de eso y que tiene que trabajar para la comuna en la ambientación de espacios públicos: “Por ahora tenemos que llevar muy a corazón el proyecto, pero con el nuevo parque nos da esperanza”.

Unos 40 millones de dólares en arándanos

La mayoría de los productores que se instalaron en El Molino no son de la zona ni viven en el pueblo de 270 familias. Son empresarios agropecuarios de San Miguel de Tucumán, Córdoba y Buenos Aires. Muchos cultivan arándanos.

Francisco Estrada es ingeniero agrónomo y porteño. En 2005 se convirtió en uno de los pioneros en reconvertir un viejo cultivo de caña de azúcar del pueblo en uno de arándanos. Hoy tiene 100 hectáreas sembradas con ese fruto a 8 kilómetros del parque nacional y es el presidente de la Asociación de Productores de Arándanos de Tucumán.

“El agua que alimenta la cosecha es de muchísima calidad. Usamos la subterránea y también el agua superficial de arroyos para hacer el riego por aspersión. Es un agua sin ningún tipo de contaminante, de manantial”, afirma Francisco, que justamente certificó su producción como orgánica.

Entre El Molino y Monteros, otro pueblo que está a solo 10 kilómetros de la jurisdicción del nuevo parque, hay 45 productores de arándanos emplazados en antiguos ingenios azucareros. Producen 6 mil toneladas al año y el 95% se exporta. Esa riqueza alcanza los 40 millones de dólares.

Una defensa contra las inundaciones

En el despacho de Roberto Sánchez, un mapa de Concepción ocupa una pared que no debe tener menos de tres metros de ancho. La lámina muestra una ciudad de 200 manzanas surcadas al noreste por el río Gastona y al suroeste por el Chirimayo.

Roberto era conocido en Tucumán por ser un múltiple campeón de rally, pero hace dos años y medio fue electo intendente. Ya no lo obsesiona cómo encausar su auto por caminos de ripio. Lo obsesiona que el agua que en verano baja de la montaña pueda ser encausada por los ríos.

“Baja muy rápido y el Gastona a veces desborda”, asegura Roberto. Cuando eso ocurre, se inunda el norte de la ciudad. “Hay agua hasta por acá”, afirma y con la mano marca una línea imaginaría que supera sus rodillas. “Si no se conserva la selva que todavía está en pie, la absorción será menor y las inundaciones van a ser terribles”, explica.

Roberto es ingeniero agrónomo, productor de caña, papa y limón. Sabe que esa agua que baja del Aconquija es necesaria para regar cultivos de la zona, pero reconoce que no es natural que descienda con tanta fuerza. Y argumenta que por eso se necesita conservar y restaurar la absorción de los suelos para lograr un equilibrio entre la conservación y la productividad.

Concepción está a 30 kilómetros del acceso actual al parque nacional. Desde el punto de vista comercial, es la segunda ciudad más importante de Tucumán. Tiene 2500 comercios, 7 bancos y 4 hoteles. “Todavía no tomamos dimensión de todo lo que puede crecer nuestra ciudad con la llegada de visitantes”, reconoce Roberto.

Diaguitas: conservar sus tierras y vivir del cerro

Hace tres décadas que Alicia Pistán vive de los tejidos, cactus, humitas y tamales que prepara y vende en la plaza de El Mollar, el pueblo que es cabecera de cinco comunas rurales que suman 10 mil habitantes.

Como la mayoría de las familias de la zona, Alicia se asume diaguita y pobladora originaria de ese valle seco al pie del cerro Los Ñuñorcos, un área de 12 mil hectáreas que el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas le reconoce posesión ancestral a las comunidades diaguitas.

“Ojalá vengan turistas. Ahora pasan en colectivos, conocen el pueblo, pero siguen hasta Tafí. Acá casi no compran nada”, se lamenta Alicia, que tiene 59 años y cinco hijos. Lo cuenta mientras arma unos tamales dentro de su puesto de madera y techo de chapa donde pasa por lo menos todas las mañanas y tardes.

Alicia cuenta que, como ella, hay muchas mujeres diaguitas que hacen artesanías, pero están desilusionadas porque no las pueden vender. “Ojalá ahora vengan a ver el cerro y nos compren algo”, insiste.

Dice “ahora” porque sabe que Los Ñuñorcos pasaron a formar parte del parque nacional Aconquija pero como reserva, una categoría de conservación que le permite a la comunidad diaguita contar con la titularidad de las tierras y mantener ciertas actividades en el cerro mientras no afecten su preservación, como la cría de animales y el aprovechamiento de madera. Incluso podrían abrir un camping, un comedor y organizar cabalgatas y visitas guiadas por Los Ñuñorcos.

Ahora y hasta que no lleguen turistas, Américo Cruz, el comisionado de El Mollar, asegura que la mayoría del pueblo vive de los cultivos de papa, frutilla y lechuga. También de los animales: vacas y cabras. Muchos son empleados públicos. Y muchos están desocupados.

“Que acá en El Mollar se haga uno de los portales de acceso al parque va a ser determinante para nuestra economía”, pronostica Américo, que tiene sangre diaguita, árabe y española. “Y peronista”, dice.

Efectivamente, el acceso del que ya se habla en El Mollar podría estar en El Encuentro, a 7 kilómetros del Mollar, donde vive la comunidad diaguita Ayllú El Rincón, la que obtendría el título comunitario de las tierras.

Su cacique es María Mamani, una mujer pequeña que supo negociar con firmeza la integración de Los Ñuñorcos al parque Aconquija a cambio de obtener la titularidad de esas tierras. Lo hizo en representación de unas 100 personas que integran la comunidad.

Mamani fue invitada a una reunión en el Senado, en la previa a la sanción de la ley que creó el parque, y fue contundente: “Estaríamos de acuerdo con la reserva siempre y cuando podamos ser dueños, con título, para disponer de las tierras, trabajarlas, que no nos cambien las costumbres, nuestras tradiciones, que podamos vivir y andar libres”.

Durante nuestra visita Mamani fue tan amable como categórica: “Hasta el verano, cuando el tiempo esté más lindo para conocer el lugar, como comunidad no vamos a hablar del parque”.  

Otro paseo para la ciudad más turística

La agencia de excursiones de Ramona Córdoba es la del cactus. Así la llaman en Tafí del Valle. El cardón que está en el frente de su local brota de la vereda como una mano gigante, de unos cuatro metros y dedos gruesos que apuntan al cielo.

La agencia comparte el espacio del local con una agencia de lotería y un puesto de diarios. Los Córdoba son pioneros en el turismo local. “Mi familia tiene un hospedaje desde 1964, cuando todavía el turismo no era tan importante para Tafí”, cuenta Ramona.

Tafí ya tiene unas 7000 camas para alojar turistas. Desde hace por lo menos dos décadas que es parte del circuito por los Valles Calchaquíes y la ruta 40, que llega hasta La Quiaca y acompaña el Camino del Inca.

“Somos una primera escala en un circuito que sigue hacia el noroeste. Pero pocos visitantes se detienen en lo que tenemos al sur: a 15 kilómetros está El Mollar y el cerro Los Ñuñorcos”, apunta Ramona. Su agencia ofrece paseos a caballo, en bicicleta o en jeep por Los Ñuñorcos. Pero apenas pueden armar una salida al mes: casi no hay interesados.

Luis Maza es el director de Turismo de Tafí y cree que el “título” de reserva nacional que sumó Los Ñuñorcos va a traer “sí o sí” nuevos visitantes a la ciudad, que tiene 17 mil habitantes y en verano puede llegar a sumar 30 mil turistas durante los fines de semana.

“Para nosotros Los Ñuñorcos siempre fue un producto turístico, pero con poca salida”, analiza Luis y está convencido de que instalarlo como “sitio imperdible” puede hacer que en la cuenta que hacen los viajeros terminen dándole “una día más” a Tafi. Luís lo explica así: “Te quedás una día más en Tafí o te perdés la posibilidad de visitar el parque nacional Aconquija”.

Historias relacionadas
Términos y condiciones de servicio | Activá tu membresía | Participá | +54 11 4 917 1763 | ©RED/ACCIÓN 2018

Uncategorized | 7 de agosto

El agujero de ozono, un éxito ambiental bajo amenaza

Actualmente tiene el menor tamaño desde 1988, pero la descontrolada producción de una sustancia química utilizada en la industria de la construcción china amenaza la frágil recuperación. Se necesita un nuevo compromiso global.


Los titulares de los últimos meses se parecen a un thriller ecológico internacional.

En el Observatorio Mauna Loa, ubicado en lo alto de un volcán hawaiano, los investigadores están midiendo inusuales niveles de CFC-11 (clorofluorocarbono) en la atmósfera. Las mediciones desconciertan a la comunidad científica: el CFC-11, un potente gas que hace disminuir la cantidad de ozono, ha sido cuidadosamente monitoreado desde su prohibición luego del Protocolo de Montreal de 1987. Pero las mediciones están siendo rápidamente confirmadas por estaciones de observación ubicadas en Groenlandia, Samoa Americana y la Antártida. Las pruebas dan cuenta de una producción ilegal de esta substancia química prohibida, lo que amenaza la frágil recuperación de la capa de ozono de la Tierra que nos protege de los rayos UV. Pero la identidad de este supervillano ambiental sigue siendo un misterio.

Hubo luego un progreso. Haciendo retroceder modelos climáticos globales, un equipo de científicos de Boulder, Colorado, rastreó la fuente del CFC-11 hasta el este asiático. La pista fue recogida por la Agencia de Investigación Ambiental (EIA según su sigla en inglés), una pequeña organización activista con sede en una cafetería de Islington, Londres. La EIA despachó investigadores a China y descubrió una descontrolada producción ilegal del gas para la espuma de aislación utilizada en la industria de la construcción china. “Este es un crimen ambiental a gran escala” dijo Clare Perry, el líder de la campaña sobre el clima de la EIA.

Mientras ocurría todo esto, científicos y diplomáticos de todo el mundo se dieron cita en Viena para una reunión del grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre el Protocolo de Montreal. El popular informe de la EIA figuró en las primeras líneas de la agenda. Pero ¿puede la comunidad internacional unirse una vez más para proteger la capa de ozono y salvar al “tratado ambiental más exitoso del mundo”?

Un modelo de cooperación

La última vez que el agujero de ozono ocupó la primera plana el presidente Ronald Reagan todavía ocupaba el Salón Oval de La Casa Blanca. En 1985, científicos británicos anunciaron el descubrimiento de una espectacular merma en las concentraciones atmosféricas de ozono sobre la Antártida. El “agujero de ozono”, como se dio en llamar, era causado por substancias químicas devoradoras de ozono denominadas clorofluorocarbonos (CFCs), utilizados como refrigerantes en los aires acondicionados y como propulsores en los envases de spray en aerosol.

El descubrimiento conmovió a la opinión pública, en especial, por la preocupación frente al riesgo de padecer cáncer de piel, cataratas y quemaduras de sol vinculado a una mayor exposición a la radiación ultravioleta. En Australia y Nueva Zelanda, populares campañas propagandísticas que tenían como imagen central a una gaviota danzante alentaban a los bañistas a “¡Ponerse una camisa, embadurnarse con bronceador y encajarse un sombrero!”.

Si bien persistían muchas incertidumbres sobre la ciencia -que fueron vigorosamente explotadas por la industria química-, el presidente Reagan admitió el peligro planteado por el agujero de ozono y apoyó fuertemente las negociaciones internacionales tendientes a prohibir los CFCs, incluido el CFC-11. El 1° de enero de 1989, el Protocolo de Montreal sobre Substancias que Disminuyen la Capa de Ozono se convirtió en ley.

En su declaración firmante, Reagan proclamó al Protocolo de Montreal “un modelo de cooperación” y “un producto del reconocimiento y consenso internacional de que la disminución del ozono es un problema mundial”. Sigue siendo su logro ambiental más distintivo.

Un impacto duradero sobre el clima de la Tierra

Pasadas tres décadas desde Montreal, la capa de ozono da muestras de recuperación. En enero de 2018, un estudio de la NASA descubrió que el agujero de ozono tiene el menor tamaño desde 1988, el año que precedió a aquel cuando entró en vigencia el Protocolo de Montreal. De todos modos, la recuperación total demandará décadas. “Los CFCs tienen tiempos de vida de entre 50 y 100 años, y por ello es que siguen presentes en la atmósfera durante mucho tiempo” explicó la científica de la NASA Anne Douglass, una de las autoras del estudio. “Para pensar en la desaparición del agujero de ozono tenemos que irnos a 2060 o 2080” agregó.

Los CFCs son poderosos gases efecto invernadero, con más de 5.000 veces el potencial de calentamiento de un equivalente dióxido de carbono. Se estima que la prohibición de los CFCs y otras substancias químicas que reducen el ozono retrasó el calentamiento global rn alrededor de una década.

Pero estos logros se ven amenazados por las substancias químicas -que atrapan el calor y son amigables con el ozono- que han reemplazado en nuestros aires acondicionados y sistemas de aislación a los CFCs. La última enmienda al Protocolo de Montreal va a eliminar para 2028 el uso de esta nueva clase de productos químicos.

Algo aún más sorprendente es la compleja influencia del agujero de ozono en los océanos y atmósfera del planeta. La pérdida del ozono que absorbe los rayos de UV en la zona del Polo Sur modificó el patrón de los vientos en la zona de la Antártida. Vientos más fuertes que soplan sobre el océano sur arrastran más agua profunda hacia la superficie, en donde es “ventilada” en contacto con la atmósfera.

El agua de las profundidades de la Antártida es rica en carbono, lo que hace que absorba poco el dióxido de carbono atmosférico. Esto significa que el océano se ha vuelto menos eficaz para retirar el exceso de dióxido de la atmósfera, reduciendo su capacidad para compensar el calentamiento global.

Lecciones del mundo evitadas

El éxito del Protocolo de Montreal encierra lecciones para los esfuerzos que se hacen hoy para enfrentar el cambio climático provocado por el hombre. El fuerte liderazgo mostrado por Reagan y la por entonces primera ministra británica Margaret Thatcher, una calificada química, resultó algo crucial durante las negociaciones de este tratado. El protocolo comenzó modestamente y fue ideado para ser flexible de modo de que una mayor cantidad de substancias capaces de eliminar ozono pudieran ser erradicadas con futuras enmiendas. A los países en vías de desarrollo se les brindaron incentivos así como apoyo institucional para poder cumplir con sus metas.

Pero es posible que la lección más importante sea la necesidad de actuar, aún si la ciencia no es contundente todavía. “No necesitamos de una certeza absoluta para actuar” admitió Sean Davis, científico especialista en clima en la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de los Estados Unidos. “Cuando se firmó el Protocolo de Montreal estábamos menos seguros de los riesgos de los clorofluorocarbonos de lo que lo estamos hoy sobre los de las emisiones de gases efecto invernadero”.

Traducción por Silvia S. Simonetti

Shane Keating es conferencista senior en Matemática y Oceanografía de la Universidad de New South Wales en Australia.
Darryn Waugh es profesor de Ciencias Planetarias y Terrestres de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos y recibe fondos de la NASA y la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos.

Sociedad | 16 de julio

Marita Carballo: “Los problemas solo pueden enfrentarse conociéndolos”

Entrevista por WhatsApp – La socióloga afirma que decir la verdad es prioritario porque la población demanda instituciones más confiables y un gobierno que dé el ejemplo enfrentando con decisión y capacidad las cuestiones con las que el país desafía permanentemente.

MARITA-CARBALLO
MaritaCarballoWhatsapp
Mujeres | 12 de julio

Alicia Reina: “Manejar autos me gustó desde siempre”

El automovilismo es históricamente masculino. En ese ambiente, ella es la piloto de rally más popular de la Argentina. Compitió en cinco ediciones del Dakar y se salvó del fuego en la última. Ahora se prepara para volver.

En enero de este año, Alicia Reina vio cómo todos sus esfuerzos desaparecían en un instante cuando en las dunas calientes de San Juan de Marcona, en Perú, su camioneta Toyota Hilux de doble cabina quedó envuelta en llamas.

Reina, una piloto rionegrina de rally, es la conductora argentina con más participaciones en el Dakar desde que esta carrera llegó a Sudamérica: compitió cinco veces y recorrió Fiambalá, las dunas de Belén, Copiaco, Iquique, La Serena, los campos de Paraguay, San Luis, Córdoba, Jujuy y Tucumán.

Pero la edición de este año fue su pesadilla por una pérdida de nafta que causó una hoguera de humo negro. “Fue durísimo porque en ese incendio se fue el trabajo de cinco años”, dice ella. “Me dije: chau, Dakar”.

Reina y su copiloto, Dante Pelayo, lograron salir a tiempo de la camioneta, pero el fuego avanzó tan rápido que ni siquiera pudieron tomar un extinguidor. Un rato después Reina se abrazaba, delante de la carcasa de hierros negros y retorcidos en la que se había convertido su Toyota, con su preparador técnico, Adrián Farroni, que también es su marido.

“Habíamos hecho mucho para poder competir en el Dakar”, dice. “Mi marido vendió su camioneta, hicimos rifas, sorteamos vehículos cero kilómetro… No fue fácil llegar hasta ahí”.

Reina, que admira a Juan Manuel Fangio y a Juan Gálvez, fue la primera mujer que compitió en rally en Argentina y es una de las más populares entre todos los pilotos. Pero no vive de las carreras, sino de un corralón en el que vende materiales de construcción, ferretería y electricidad.

En Catriel, donde nació y vive, aprendió a manejar cuando tenía 11 años. “Me enseñó mi hermano y aprendí mirándolo a él y con un poco de coraje”, dice. No recuerda qué auto fue el primero que condujo, pero sí que era uno de los muchos que tuvo su padre. Un Peugeot 504 o quizás un Renault 18. “Manejar me gustó desde el principio”, dice. “Y cuando salíamos de vacaciones me gustaban los kartings y los cuatriciclos”.

A los 24 años, cuando ya era una mujer casada, empezó a competir en karting siguiendo a su marido, que también corría, y ganó tres campeonatos seguidos. Luego participó en carreras de cuatriciclo, en el rally regional de Río Negro y Neuquén, en dos categorías del rally nacional (donde fue subcampeona) y en el Dakar, la competencia más exigente del mundo, a la que ella llegó en 2014.

Para entonces ya tenía dos hijas y su marido había pasado a trabajar en los boxes con ella. Ahora donde mejor se entienden es entre motores: “¡Es muy difícil trabajar con tu marido!”, dice ella, riéndose. “Pero esto lo compartimos con mucha pasión”.

“Alicia Reina es una piloto perseverante, comprometida con lo que hace y muy calma”, explica su psicóloga deportiva, Julieta Jacobo. “No se toma los problemas con preocupación o ansiedad, y tiene buen control de la presión”.

Gracias a esa personalidad, la piloto pudo afrontar el shock del incendio en la carrera de Perú y ahora planea el regreso: armando una nueva camioneta, ahorrando y buscando sponsors, Reina y su marido se preparan para competir en la próxima edición del rally Dakar. Cuando vuelva a estar en la largada será como volver a cumplir un sueño. Y sentirá lo que siempre siente cuando corre: “Mucha adrenalina, felicidad y algo así como: ‘Sí, una puede’”.

AliciaReina

Nombre: Alicia Reina
Edad:  44 años
Profesión: Corredora de rally
Sector en el que trabaja: Automovilismo
Lugar de Nacimiento: Catriel, Río Negro.
Lugar en el que desarrolla su actividad: Sudamérica

1. ¿Cuál es tu motor interior, qué te inspira a hacer lo que hacés?
La pasión y los nuevos desafíos.

2. ¿Qué te hace feliz?
Mis hijas: Florencia, de 25 años, y Carla, de 22. Están estudiando Contabilidad en Córdoba y juegan al rugby en el club de la Universidad Nacional de Córdoba,  en el seleccionado de Córdoba y Carla también en las Pumas. ¡No somos una familia normal! Toda mi familia me hace feliz. Y además mi pasión como corredora me hace feliz.

3. ¿Qué cosa no te deja dormir?
Cuando no puedo cumplir con algo, no duermo bien. Asumir compromisos sin saber si voy a llegar no me deja nada tranquila.

4. ¿Qué te gustaría cambiar del mundo?
A los políticos. Yo no los entiendo. Una trata de confiar, pero hace años que venimos sin estabilidad en este país. Hay mucha inseguridad y la educación también está mal.

5. Cuándo eras chica, ¿qué querías ser de grande?
No lo recuerdo. Per era bastante machona: mi hermano andaba en bicicleta y yo lo seguía, y así con todo…

Uncategorized | 9 de julio

Una mujer con mejor atención sanitaria trae enormes beneficios para la sociedad

Una mujer con mejor atención sanitaria trae enormes beneficios para la sociedad

Lograr un acceso universal a los derechos y salud reproductiva es algo ambicioso, pero es algo que puede hacerse realidad y es accesible. Las Naciones Unidas lo incluyó en la lista de Objetivos de Desarrollo Sostenible ya que estima que mejoras en los derechos sobre salud reproductiva y sexual, entre las mujeres en especial, van a ayudar a abordar las disparidades de género en los sectores sanitarios.

Por Marleen Temmerman

9 de julio de 2018

adult-africa-african-1089550







Un débil compromiso político, recursos inadecuados y discriminación constante contra mujeres y niñas: estas son algunas de las razones por las que muchos países no abordan todavía de manera abierta y amplia los derechos y la salud reproductiva y sexual.

Así lo confirman las cifras. Cada año, en los países en vía de desarrollo, incluídos los africanos, más de 30 millones de mujeres no dan a luz en un centro de salud. Más de 45 millones reciben atención inadecuada o ninguna antes del nacimiento. Y más de 200 millones de mujeres desean evitar el embarazo, pero no tienen acceso a métodos anticonceptivos modernos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas fueron creados para abordar muchos de estos problemas. Los objetivos reconocen que los derechos y salud reproductiva y sexual resultan esenciales para la supervivencia y salud de la gente, para la igualdad de los sexos y para el bienestar de la humanidad.

Pero muchas naciones del continente todavía deben recorrer un largo camino antes de poder lograr algún avance respecto de los objetivos.

En un intento por impulsar estos objetivos fundamentales, en 2016 se creó la Comisión Guttmacher-Lancet sobre Derechos y Salud Reproductiva y Sexual.

Fui una de las especialistas del mundo que colaboró con esta comisión para probar y encontrar nuevas formas que permitan lograr una salud reproductiva y sexual universal. Nuestro principal hallazgo -difundido este año- es que los servicios de salud reproductiva y sexual están fragmentados y muchas veces son ineficaces y están duplicados.

Como parte de los hallazgos creamos una serie de intervenciones basadas en pruebas que tienen sus raíces en los derechos humanos. Estas son una respuesta a las brechas identificadas por la comisión. Se espera que salvando estas brechas podamos contribuir a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Después de todo, los progresos en los derechos sobre salud reproductiva y sexual, entre las mujeres en especial, van a ayudar a abordar las disparidades de género en los sectores sanitarios y otros.

Nuestros hallazgos

Los hallazgos de la comisión abordan componentes comúnmente reconocidos de la salud reproductiva y sexual como servicios de anticoncepción, centros de cuidado materno infantiles y prevención y tratamiento del HIV/SIDA.

Pero también abordan componentes muchas veces pasados por alto o tratados aisladamente. Estas áreas son críticas si la gente desea tomar decisiones autónomas sobre su salud y su vida y entre ellas figuran:

  • Educación sexual amplia
  • Abortos seguros
  • Prevención y tratamiento de infecciones de transmisión sexual otras que el HIV
  • Atención psicológica y clínica para la salud sexual y el bienestar en general
  • Prevención, detección y manejo de la violencia de género, la infertilidad y tipos de cáncer vinculados a la vida reproductiva.

Las intervenciones son de distintas formas. Un ejemplo supone la incorporación de información sobre cómo evitar infecciones de transmisión sexual, anticoncepción y bienestar sexual en la planificación de la salud en adolescentes. Todo esto defiende el derecho de los jóvenes a la autodeterminación respecto de su sexualidad y redunda en mejores resultados sanitarios.

Otra intervención supone ofrecer asesoramiento sobre anticonceptivos como parte de la atención post parto y post aborto. Todos los años en las regiones en vías de desarrollo, más de 200 millones de mujeres desean evitar el embarazo pero no utilizan métodos modernos de anticoncepción. El hecho de brindarles este acceso les permite poder acceder a anticonceptivos con facilidad y reduce el riesgo de embarazos no deseados.

Esta intervención podría reducir los embarazos no deseados un 75% de 89 millones en 2017 a 22 millones. Y sólo supondría un costo de 9 us$ por persona y por año. Este es un costo modesto teniendo en cuenta que la mitad ya se gasta para cubrir los gastos de los niveles médicos actuales.

Otras intervenciones tendrían que incluir la reforma de las leyes o políticas de una nación. En 2010, por ejemplo, el gobierno de Kenia aprobó leyes que permiten que haya abortos bajo determinadas circunstancias. De todos modos, pasados ocho años ya los profesionales de la salud se muestran renuentes todavía a realizar el procedimiento porque temen consecuencias legales. ¿Por qué? Porque el Código Penal aún no ha sido modificado y, por ende, todavía podrían ser acusados de un crimen.

El resultado de esta brecha entre la ley y el papel es que en 2012 hubo en Kenia cerca de medio millón de abortos no seguros. Por lo menos 100 mil de esas mujeres necesitaban ser atendidas en hospitales y alrededor de un cuarto falleció por las complicaciones que sufrieron.

Todo esto muestra que si bien el hecho de lograr un acceso universal a los derechos y salud reproductiva y sexual es algo ambicioso también es algo que puede hacerse realidad y es accesible.

El camino a seguir

Hay varios pasos que los gobiernos necesitan dar para enfrentar estos temas. El primero es que los gobiernos, organizaciones multilaterales y defensores debieran abrazar el paquete recomendado de la comisión sobre intervenciones básicas de salud reproductiva y sexual y luchar por su inclusión en la planificación nacional e internacional.

También resulta crucial que los proveedores de servicios y ministerios del área de salud consideren la forma y lugar en dónde introducir estos cambios en el sistema de salud. Deben incluso resolver cuál es la mejor forma para integrar las intervenciones de la salud reproductiva y sexual a otros servicios de salud.

Muchos países en vías de desarrollo no están equipados actualmente para ofrecer toda la gama de intervenciones. Pero esto nos les impide comprometerse para lograr un acceso universal a los derechos y salud sexual y reproductiva y para hacer progresos regulares y constantes, independientemente de su punto inicial.

La Dra Zeba Sathar, directora del Population Council’s Country en Islamabad, Pakistán, también colaboró con la preparación de este artículo. Marleen Temmerman es directora del Centro de Excelencia en Salud Materno Infantil y presidenta del Departamento de Obstetricia y Ginecología (OB/GYN), Universidad Aga Khan.

Traducción por Silvia S. Simonetti

Conversation
The Conversation

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Cultura | 5 de julio

La Copa Mundial de la libertad de prensa

Hoy en Rusia hay menos libertad de prensa y más periodistas, comunicadores y blogueros en la cárcel que en cualquier momento tras el colapso de la Unión Soviética en 1991. La comunidad internacional debe aprovechar que los ojos del mundo están puestos en Putin y presionar para poner fin a los abusos.

El Presidente Vladimir Putin trabajó duro por la realización de la Copa Mundial de la FIFA de 2018 en Rusia, pero ahora que el espectáculo está vigente, su influencia se ha desvanecido. No puede controlar a los árbitros ni los resultados del seleccionado ruso, el Sbornaya, que está en el lugar 70 del mundo, el anfitrión con menor clasificación que haya habido en este torneo. Pero tiene mucho más control sobre cómo se cubre el evento, al menos por parte de los medios rusos.

En el Índice Mundial de Libertad de Prensa, compilado cada año por Reporteros Sin Fronteras (RSF), Rusia ocupa el lugar 148 de 180 países. En lugar de aceptar la competencia que acompaña al pluralismo, el Kremlin desea forzar las reglas de la política y amañar a su favor los “partidos” de los medios de comunicación.

Desde la criminalización de la difamación a prohibir noticias que ofendan los “sentimientos religiosos de los creyentes”, las leyes de Putin limitan cada vez más el periodismo. La vaguedad de su redacción permite que se las aplique de manera arbitraria y selectiva, y está aumentando la vigilancia sobre quienes promueven la libertad de expresión y buscan cambiar el statu quo.

Medios independientes son escasos y están en jaque

Como un sistema de transferencias de jugadores, los principales medios rusos están controlados por el Kremlin. El gobierno maneja las emisoras de televisión (la principal fuente noticiosa de Rusia) desde comienzos de los 2000, cuando arrebató ORT y NTV a los magnates Boris Berezovsky y Vladimir Gusinsky, respectivamente. Tras la revolución de 2014 en Ucrania, estas y otras emisoras nacionales elevaron sus niveles de propaganda a favor del gobierno.

Por ejemplo, un documental que emitió la emisora estatal Rossiya 1 en 2015 acusó falsamente a la activista de derechos humanos Nadezhda Kutepova de “espionaje industrial”, lo que acabó causando su exilio. Al año siguiente, el mismo canal usó documentos falsificados para acusar a Alexei Navalny, personaje crítico del gobierno, de ser un agente para la organización de inteligencia británica MI6. El control de Putin sobre los medios estatales se ha ido endureciendo desde diciembre de 2013, cuando los canales se reagruparon en el consorcio Rossiya Segodnya para mejorar la presentación de la “narración” de Rusia.

El Kremlin tiene la mira puesta en la internet

La televisión no es el único medio controlado por el Kremlin: también la Internet está sucumbiendo. Hay sitios web bloqueados, se vigila a blogueros, se censura a motores de búsqueda y agregadores de noticias, y las VPN están prohibidas. Este abril, Rusia cortó el acceso a la red de mensajería cifrada Telegram, uniéndose a países como China e Irán. Lo más preocupante de todo es que cada vez más usuarios de Internet están yendo a la cárcel por sus comentarios en las redes sociales, o por simplemente apoyar contenidos con un “me gusta”.

El premio Nobel Albert Camus escribió que lo poco que había aprendido en la vida había sido “en la cancha de fútbol” y que, como la adversidad, un tiro de pelota “nunca llega desde la dirección esperada”. Algo parecido puede decirse el terreno de juego de los medios de comunicación en Rusia. Desde 1999, cuando Putin se estrenó como primer ministro, 34 periodistas han sido asesinados mientras ejercían su profesión, incluido el periodista de investigación Nikolai Andrushchenko, golpeado hasta morir el año pasado en San Petersburgo. En la gran mayoría de estos casos, las investigaciones llegaron a un punto muerto y nunca se ha identificado los hechores.

Con tanto en juego, muchos propietarios de medios han optado por abandonar del todo la industria, vendiéndolos a oligarcas pro-Kremlin, a muchos de los cuales Putin ha pedido que compren clubes de fútbol. Algunos medios siguen ofreciendo periodismo de calidad, pero no se acercan ni de lejos a la cantidad de lectores o espectadores de las principales emisoras o publicaciones estatales.

La única emisora totalmente independiente, llamada Dozhd, fue eliminada de los servicios de cable y satélite en 2014. Galina Timchenko, editora de Lenta.ru, el sitio web noticioso más leído de Rusia, fue despedida en mismo año junto con la mayoría de su equipo. El equipo editorial del grupo mediático RBC tuvo un destino similar en 2016. También se han visto afectados canales regionales, como el siberiano TV-2 o el semanario independiente líder de Kaliningrado, Novye Kolesa. Cada uno de ellos recibió reconocimientos por su cobertura de historias complejas y delicadas, como el conflicto en Ucrania a la corrupción en las altas esferas.

La situación es comparable a la era soviética

Hoy Rusia tiene menos libertad de prensa y más periodistas, comunicadores y blogueros en la cárcel que en cualquier momento tras el colapso de la Unión Soviética en 1991. En Crimea y Chechenia no existen ni las más básicas garantías para el ejercicio del periodismo. Con la aquiescencia del Kremlin, estas regiones se han convertido en verdaderos “agujeros negros” en que las autoridades pueden actuar sin temor a las consecuencias.

En los partidos de su grupo en la Copa Mundial, Rusia jugó contra otros países con baja clasificación, como Egipto (que ocupa el lugar 45 en fútbol y el 161 en el índice de libertad de prensa de la RSF) y Arabia Saudita (67 y 169, respectivamente). En el papel, solo Uruguay (14 y 20) era un buen contendor. Y, sin embargo, si bien Rusia ha salido airosa en esta ronda eliminatoria, el entusiasmo por los juegos y la improbabilidad de que el país salga ganador hacen que esta sea una distracción pasajera.

Puede que esta no sea la Copa Mundial de la Libertad de Prensa, pero ya que Rusia está bajo la atención mundial, la comunidad internacional puede presionar para que se libere a los periodistas y activistas por los derechos humanos, la eliminación de las leyes draconianas, la reducción del control estatal sobre los medios de comunicación y el fin de la impunidad. Es poco probable que la oportunidad se repita. El mundo no debe perderla.

Traducido por David Meléndez Tormen
Christophe Deloire es Secretario General de Reporteros Sin Fronteras, organización conocida internacionalmente como Reporters Sans Frontières (RSF).

Project Syndicate 1995–2018  

Uncategorized | 27 de junio

Cómo administrar un grupo gigante de WhatsApp (y no morir en el intento)

WhatsApp-ok-1

Cómo administrar un grupo gigante de WhatsApp (y no morir en el intento)

Los chats colectivos de WhatsApp se volvieron tan populares como descontrolados. Organizarlos puede ser una tarea difícil.

por Javier Sinay

27 de Jun 2018








A fines de marzo, la diseñadora Agustina Wall creó un grupo de WhastApp que se llama “Femianuncios”. Lo hizo cuando otro grupo en el que participaba, uno para transporte de mujeres, comenzó a desvirtuarse con pedidos y ofertas de trabajo entre sus usuarias. “La idea de este nuevo grupo”, dice, “era que cada una pudiera publicar lo que tenía para ofrecer (trabajo, por ejemplo) o solicitar ayuda ante alguna necesidad (arreglos en la casa, algún servicio, recomendar a alguien)”.

Femianuncios llegó al máximo de miembros permitidos para un grupo de WhatsApp: 256. “En un principio el grupo creció por la necesidad y la situación actual”, dice Wall. “Pero me parece que a medida que nos fuimos ‘conociendo’, se generó un lindo grupo en el que, además, se encuentra respuesta rápida a cualquier situación”.

En el grupo hay una conductora de camión de flete, varias propuestas de terapias alternativas, recomendaciones de bicicleterías, venta de ropa y adopción de perros callejeros, entre muchas otras cosas. Todo el tiempo hay gente dialogando y todo el tiempo el celular de Agustina, un Samsung A5, suena con nuevos mensajes.

El ícono del grupo Femianuncios
El ícono del grupo Femianuncios

Administrar un grupo de WhastApp grande es como organizar a cualquier conjunto de personas, pero no se trata de liderar con carisma sino de tutelar lo más desapercibidamente posible.

Argentina es el séptimo país del mundo con más usuarios de WhatsApp: lo utiliza el 57% de los adultos con acceso a Internet y el 93% de los usuarios de smartphones: 26 millones de personas. Pero en un país en el que la disciplina no hace a la idiosincrasia nacional, administrar un grupo puede volverse complicado.

¿Cómo no volverse loco? Dos palabras son clave: reglas y foco.

“Creo que el respeto y la cordialidad son fundamentales”, dice Wall, de Femianuncios. Gastón S. (prefiere no dar su apellido), que creó y administra un grupo de hosts de AirBnB de 85 personas y otro de superhosts (los anfitriones con las mejores calificaciones en esa plataforma), dice: “Un grupo tiene que tener un reglamento para evitar que se vaya de tema y que la gente se pelee”. Su hermano gemelo tiene un grupo de Facebook, “Numismática Argentina”, con casi 9.300 usuarios. “Los grupos de WhastApp y los de Facebook son primos”, dice Gastón S. “En ambos casos, funcionan bien con una misma impronta: respeto y normas. Si no, el grupo se descontrola”.

Captura de pantalla del grupo "Verduras agroecológicas".
Captura de pantalla del grupo “Verduras agroecológicas”.

Laura Orsi administra un grupo que se llama “Verduras agroecológicas”, que ofrece los productos de un mercado territorial que integra productores, consumidores y universidades (que hacen la logística y la asistencia técnica). La distribución se hace en diferentes “nodos”, de La Plata al conurbano norte, y el grupo de WhastApp del nodo de Orsi tiene más de 100 miembros que reciben la oferta quincenal de alimentos y hacen sus pedidos. Los días que se hacen los encargos, no se habla de otra cosa.

“El grupo de WhatsApp surgió espontáneamente y cuando nos dimos cuenta, todos estábamos usándolo”, dice Orsi, que es una de las dos administradoras.

Cuando alguien entra al grupo “Verduras agroecológicas”, recibe este reglamento:

IMG_8551

Y cada quince días, antes de compartir los flyers en los que se ofertan los alimentos, se distribuye esta información:

IMG_8552

“Las chicas de los panes y de las conservas se conocieron en el nodo como consumidoras y se asociaron”, sigue Orsi. “Una empezó a ofrecer los panes; la otra, las conservas. Y después armaron juntas el emprendimiento productivo de las mermeladas y los dulces”. Los usuarios del grupo conocen a los productores y a los miembros de las cooperativas y pueden participar en asambleas para fijar con ellos los precios.

No todos los grupos grandes tienen un reglamento. Femianuncios, por ejemplo, no tiene ninguno. “La idea es que sea netamente laboral, pero soy muy flexible si el fin de semana se desvirtúa un poco”, dice su administradora. “Intento mediar si comienza algún conflicto. Somos muchos y la onda no es debatir. Sería tedioso”.

WhatsApp Image 2018-06-25 at 16.15.07

Un grupo de aficionados a los automóviles antiguos, creado para vender y comprar repuestos, se volvió una jungla de la que uno de sus administradores, Roberto Mileo, decidió escapar. “El problema era que no se cumplía el reglamento”, dice. “Siempre había gente zafada; había un objetivo del grupo y se terminaba desvirtuando. Había gente que pasaba los límites en forma inmediata”. Así Mileo, que no quería leer “cosas innecesarias”, “condimentos políticos” o “saludos de cumpleaños de gente que uno ni siquiera conoce”, se hartó del grupo. “Me pregunto si los grupos sirven. Muchas veces pienso que no”, dice.

En cambio, Gastón S., del grupo de anfitriones de AirBnB, cree “los grupos son herramientas muy potentes y que se usen para bien o para mal depende de nosotros”. Como un martillo que puede clavar un clavo en la pared o golpearte en la cabeza, un grupo de WhatsApp puede sumar o restar. “El rol del administrador es importante para conducir positivamente”, dice.

Según su experiencia, el 2 o el 3% de los individuos de cualquier conjunto son nocivos. “Hay que hacer que se adapten o sacarlos del grupo porque si se permite que alguien arme lío, a la larga puede destruir el grupo”. Su último invento es un grupo de WhatsApp para los vecinos del edificio en el que vive. Hace poco, algunos sintieron olor a humo y pensaron que había un incendio puertas adentro, pero uno de los que vivía en los pisos superiores pudo advertir que el incendio era a dos cuadras. Más tranquilos, todos enviaron emojis.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Uncategorized | 22 de junio

Prueba Nota Malvinas

A 36 años de Malvinas: una red de veteranos y profesionales lucha por saldar la deuda histórica de la salud de los ex combatientes

En un nuevo aniversario de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico, aquellos que volvieron de la guerra buscan que el Estado y la sociedad reconozcan las secuelas emocionales que tomaron demasiado tiempo en ser tratadas y aún hoy siguen causando pérdidas.

Por Agustina López

10 de junio de 2018








Si alguien quiere saber cuántos ex combatientes se suicidaron después de la Guerra de Malvinas lo primero que probablemente hará sea googlear: “Suicidios+veteranos+Malvinas”. Enter. 77.100 resultados. La mayoría, notas periodísticas sobre el tema con datos dudosos.

RED/ACCIÓN intentó reconstruir esta estadística y pidió estos datos al ministerio de Salud, la Comisión Nacional de Ex Combatientes de Malvinas y al Centro de Salud de las Fuerzas Armadas de Veteranos, que engloba a las tres fuerzas. Todos respondieron que no contaban con los datos completos y actualizados.

Entonces, ¿Cuántos veteranos se suicidaron después de la guerra?, ¿Quiénes eran y por qué lo hicieron? Las estimaciones de varios centros de ex combatientes indican los fallecidos por esta causa serían entre 350 y 400. No hay exactitud. Tampoco hubo nunca un plan de alcance nacional para contener a esos 23.000 hombres y mujeres que regresaron de la guerra con heridas físicas pero, sobre todo, secuelas emocionales. Se suicidaron cientos de veteranos y miles murieron por enfermedades que, en muchos casos, se desencadenaron producto del estrés vivido en las islas. Otros conviven desde hace décadas con trastornos que nunca se trataron.

A fuerza de voluntad y movilizados por el padecimiento de los ex combatientes, distintas agrupaciones y centros de veteranos, asistidos por médicos y psiquiatras, formaron una red de contención para ellos y sus familias. No conformes con el trato que les dio la sociedad y el Estado durante las primeras décadas de la posguerra, ahora buscan revertir esa situación, devolverles calidad de vida a los ex combatientes y evitar más muertes. También, a través de estas acciones, los veteranos que se involucraron encontraron una forma de sanación, de jugarle una revancha a la Guerra.

Héctor Mastrulli tiene 55 años, es veterano de Malvinas, y hace diez que trabaja como captador en el “Programa de Salud del Veterano de Guerra Bonaerense” que funciona desde 1997 en el Hospital Ramón Carrillo, en Ciudadela, y recibe a 300 ex combatientes por mes.

Su trabajo consiste en contactarse con centros de ex combatientes y tratar de acercar al programa a los veteranos que necesitan ayuda psicológica o psiquiátrica. También es a quien llaman si tienen una situación de emergencia o de suicidio inminente de un compañero. Su trabajo es ese: acercarse, entrar en confianza y contactarlo con un profesional.

Héctor Mastrulli es ex combatiente y ahora dedica su vida a acercarle ayuda psicológica a otros veteranos que la necesitan. En la foto, exhibe su tatuaje en honor a las islas.
Héctor Mastrulli es ex combatiente y ahora dedica su vida a acercarle ayuda psicológica a otros veteranos que la necesitan. En la foto, exhibe su tatuaje en honor a las islas.

“Lo hago porque hay una necesidad. Tenés una necesidad de darle una mano a tu camarada. Si te sentís mentalmente bien, tenés que darle una mano al que no lo está”, cuenta Héctor en una charla en el Carrillo con RED/ACCIÓN.

El 11 de abril de 1982, a los 19 años, Héctor desembarcó en Malvinas con solo dos meses de instrucción militar. Permaneció en el conflicto hasta el 20 de junio, cuando regresó en el Almirante Irízar a tierra. De allí lo trasladaron a Campo de Mayo y le hicieron completar un test en donde sus superiores lo obligaron a decir que “todo estaba bien”.

Héctor volvió con su familia y a la fábrica metalúrgica en la que trabajaba antes del conflicto. En agosto empezó a sufrir dolores de cabeza insoportables y mucho malestar estomacal. No podía quedarse quieto y no entendía qué le pasaba. La empresa le puso un médico particular que detectó que lo que tenía era síndrome de abstinencia: durante su estadía en Malvinas sus superiores le habían dado metanfetaminas haciéndole creer que eran vitaminas para mantenerlo alerta. Le tomó dos años desintoxicarse.

Ya mayor, a los 30 años, Héctor empezó a agruparse con otros veteranos para tratar de conseguir algunos beneficios y reconocimientos. De a poco se fue metiendo más y se encontró con muchos compañeros que sufrían y cuyas familias no entendían por qué. Por eso dejó su trabajo, hizo un curso de formación para ser captador y se sumó al programa.

“Para un veterano, nada mejor que otro veterano. Yo me puedo acercar a ellos porque estuve ahí, en las islas, se lo que se siente. Siempre trabajamos de a dos. Lo primero que hacemos es escuchar, dejar que se desahogue. Muchos se sienten mal porque creen que fallaron, otros porque no pudieron abatir al enemigo y les mataron al compañero que estaba al lado. Esos recuerdos en algún momento te tocan la croqueta”, explica Héctor.

El seguimiento, una vez que logran acercarlos al programa, es bastante personalizado: él llama a los veteranos con frecuencia, les pregunta cómo les está yendo con la medicación (si es que están tomando alguna) y los invita a charlar cuando necesitan.

El momento de mayor dolor para Héctor es enterarse de que ha fallecido un compañero. “Todo nos cuesta tanto, todo llega tan tarde que cuando alguien se muere decís “¿Para qué tanta lucha?. Es muy doloroso ver que no cumplieron sus sueños. ¿Cuál es el mío? Llegar a viejo”.

El síndrome de los veteranos olvidados

El programa se creó en la Provincia en 1997, 15 años después de finalizado el combate. Se logró gracias a la insistencia de los veteranos que veían cómo se acrecentaba el número de suicidios. Originalmente funcionaba en varios hospitales de Buenos Aires, pero ahora sólo está en el Carrillo y no cuenta con un presupuesto propio. Ni siquiera está en el organigrama del Ministerio de Salud.

Los médicos provinciales destinados a este programa recibieron en su momento asesoramiento de veteranos de las guerras de Vietnam y de Corea para tratar, principalmente, las secuelas de la guerra y el síndrome de estrés postraumático.

“Estrés postraumático tiene toda persona que haya sido expuesta a una situación en donde haya corrido peligro su vida o vio que estaba en peligro la vida de alguien más. Si ese estrés post traumático no es tratado inmediatamente, pasa de algo agudo a crónico. En el caso de los veteranos es crónico, porque no se los trató en su momento”, explica Lilia Marimón, psiquiatra a cargo del programa del Carrillo. Según la investigación que realizó la doctora Silvia Bentolila, otra profesional que participó del programa, a 15 años de finalizado el conflicto, el 88% de los ex combatientes nunca había recibido atención psicológica.

“A algunos se los llevó a Campo de Mayo si estaban muy mal y se los trató como psicóticos y nada que ver, porque ellos no alucinan, tienen flashbacks. Ante un estímulo, por cuestiones de segundos, vuelven a vivir la situación que les provocó el estrés. Un estímulo pueden ser los días grises y fríos, escuchar un avión, el sonido de los petardos a fin de año. Ellos se acuerdan de alguna situación de ellos en Malvinas”, dice Marimon.

Más allá del diagnóstico puntual del Síndrome del Estrés Post Traumático, cuya particularidad son los flashbacks, los veteranos tienen otro montón de síntomas como trastorno depresivo, problemas de atención y concentración, hipervigilancia (estar alertas permanentemente) y falta de control de los impulsos. Esto muchas veces los llevó a quitarse la vida.

Suicidios encubiertos

Con el tiempo, disminuyó la cantidad de suicidios pero los profesionales advierten sobre la cantidad de muertes por causas “naturales” que hay en la población de veteranos y que no son acordes a su edad.

“Toda enfermedad sobre la que se pueda accionar en forma inmediata tiene posibilidad de ser un caso de éxito. De hecho la mejor forma es la prevención. Acá hubo prevención nula porque no somos un país que históricamente haya tenido guerras. El segundo gran desastre y potenciador del primer trauma fue el después, el olvido. Un Estado que no estuvo presente, una sociedad que no estuvo presente”, explica a RED/ACCIÓN Martín Bourdieu, psiquiatra y Director Médico del Centro de Salud de las Fuerzas Armadas para Veteranos de Malvinas, que funciona desde 2012 en Palermo.

“Lo primero que te preguntaban cuando sabían que habías ido a la guerra era ‘¿Mataste a alguien?’. Solo eso. Te abrían la herida y después se iban”.

Bourdieu es veterano conscripto de Malvinas y una prueba viviente de cómo la guerra cambia a las personas: él era estudiante de veterinaria y cuando volvió de la guerra empezó medicina y se especializó luego en psiquiatría.

Martín Bourdieu es veterano pero también psiquiatra y director médico del Centro de Salud de las Fuerzas Armadas para Veteranos de Malvinas. | Foto: Télam
Martín Bourdieu es veterano pero también psiquiatra y director médico del Centro de Salud de las Fuerzas Armadas para Veteranos de Malvinas. | Foto: Télam

“Como no existió prevención ni atención temprana sobre los veteranos, la resultante es la cronicidad. Entonces, hoy los veteranos, a los 55 años, tienen las secuelas del estrés crónico. Cuando vos estás en combate, tu organismo se acondiciona para pelear: te libera hormonas como adrenalina que te produce vasodilatación y te agranda las pupilas. Tenés más cortisol en sangre, que te libera azúcar para tener energía. Eso durante mucho tiempo empieza a desgastarte y en la cronificación de la enfermedad esa respuesta es totalmente disfuncional. Empezás a tener diabéticos, cuadros hipertensivos. El cortisol te baja las defensas, así que hay muchos casos de cáncer”.

Según un relevamiento informal de la Comisión de Veteranos, el año pasado fallecieron 112 veteranos: a 34 les dio un infarto y 32 murieron de cáncer. Son cifras fuera de lo común si se considera que la población de ex combatientes, en su mayoría, es menor de 60 años. “Muchos veteranos también se van dañando a sí mismos, hay suicidios encubiertos, porque tienen enfermedades y no se las tratan. Te dicen: ‘Total, ya está, ya pasé por lo peor. Otros también desarrollaron adicciones para tratar de evadir el dolor”, cuenta Bourdieu.

Para empezar a remediar esta situación Bourdieu, junto con un equipo del centro y a través de la asistencia del PAMI está encarando un relevamiento a nivel nacional con el objetivo de tener datos exactos sobre la salud de los veteranos y sus causas de muerte.

Veteranos en el Centro de las Fuerzas Armadas, luego de un encuentro. | Foto: Gentileza teniente coronel Marcelo Pollicino.
Veteranos en el Centro de las Fuerzas Armadas, luego de un encuentro. | Foto: Gentileza teniente coronel Marcelo Pollicino.

Mientras, mantienen el acompañamiento terapéutico en el centro disponible para todos los ex combatientes y sus familias. Allí se atienden con psicólogos y psiquiatras pero también hacen actividades grupales con las familias e incluso se organizan grupos de asistencia para colaborar en inundaciones o incendios. “El punto es la calidad de vida. Que la persona aprenda sobre su enfermedad y que se corra de la posición de víctima para poder ser más actor de su propia existencia. Sos psiquiátrico, sí, pero aún así podés trasmutar esto en algo positivo”

El coronel Esteban Vilgré Lamadrid, ex combatiente de Malvinas,que también participó de conflictos bélicos en la ex Yugoslavia e Irak, estuvo al frente del Centro hasta hace algunas semanas. Es uno de los principales promotores de la importancia de la atención médica y cuidado de la salud mental de lo veteranos. Busca que todos los centros que trabajan individualmente puedan generar una red nacional e interconectada. Actualmente su lugar lo ocupa el teniente coronel Marcelo Pollicino.

“Estamos tratando de que Pami y el Ministerio de Defensa trabajen juntos en cumplir la ley 23.109 que dice que el Estado Nacional debe hacer un reconocimiento psicofísico de todos sus veteranos. Hay soldados que nunca en 36 años hablaron. Esa es la deuda que tiene el Estado con sus veteranos. No solo para darles dinero, sino salud”.

Lamadrid se ocupó de formarse mucho en estos temas. Hace apenas dos meses estuvo en Inglaterra, en un centro de ex combatientes, para compartir experiencias y aprender de ellos.

Su objetivo es, más allá de ayudar ahora, poder prevenir: “Queremos que quede algo permanente para las futuras generaciones. No sabemos si va a haber otro conflicto o incluso algo relacionado al narco-terrorismo. El objetivo es que si vos entraste al Ejército 100% apto, el Ejército te devuelva a tu casa 100% apto o al menos 70% y por ese 30% faltante, reconocértelo y ayudarte. Que no se discrimine más”.

Aprender de otros

Gran Bretaña volvió de la guerra con muchos menos muertos que Argentina (255 contra 650) pero también sus soldados vivieron experiencias traumáticas. Sin embargo, según un relevamiento que hizo el Ministerio de Defensa inglés en 2012, la tasa de suicidios de sus ex combatientes es menor a la de la población civil. Esto se debe en parte a que eran personal más entrenado pero también a que recibieron mejor contención al volver.

El Reino Unido, como Estados Unidos, tiene gran tradición en conflictos bélicos y, por lo tanto, desarrollaron un aparato más adecuado para cuidar la salud de sus veteranos. No hay un programa estatal pero sí una organización muy extendida, Combat Stress, que se financia con capitales mixtos.

“Debería haber una cultura de comprometerse más. Nosotros, en la organización, pedimos plata al Estado, le hacemos entender que estamos haciendo su trabajo y es una buena inversión, pero también a las empresas y a los ciudadanos”, explica a RED/ACCIÓN Geoffrey Cardozo, oficial inglés retirado que, además de tener un rol clave en la identificación de los soldados argentinos en Darwin, trabajó durante 15 años con soldados afectados psicológicamente.

Algo que le llamó la atención a Cardozo es que en la Argentina se pone el ojo exclusivamente en lo que el Estado debería hacer y no también la sociedad civil.

Hacia el final de charla, dio su opinión sobre la problemática de los veteranos que no conoce geografía. “El estrés post traumático no se puede curar pero sí controlar y con bastante éxito, sobre todo, si se lo agarra a tiempo. Es como un niño que se cae y su madre lo consuela de inmediato. Nunca olvidará la caída pero podrá lidiar con ella”.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Uncategorized | 14 de junio

mundial dia 1

LA COLUMNA DE DANIEL ARCUCCI

Empezó el mundial y apareció el primer héroe accidental

14 de junio de 2018









Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Sustentabilidad | 14 de junio

El rol de los movimientos medioambientales en redefinir y promover la sustentabilidad

Ya existe un atlas que se encarga de llevar un inventario de los conflictos sociales vinculados a temas de medio ambiente y pone el foco en las diez batallas por justicia medioambiental más importantes del mundo. Es una realidad que cada vez son más las comunidades que se niegan a permitir la destrucción y contaminación de sus tierras, aguas y aire y demanda ser consideradas.

El activismo en justicia ambiental es a esta era lo que el movimiento de trabajadores fue para la era industrial: uno de los movimientos sociales más influyentes. Con todo, a pesar de su avance sostenido desde los años 1970, las protestas por justicia ambiental parecen perderse en la montaña de información sobre temas vinculados al medio ambiente más generales.

Por el contrario, los conflictos laborales, incluídos las huelgas y los cierres patronales, conllevan tanta gravedad que la Organización Internacional del Trabajo los sigue de cerca de forma sistemática. Como cada vez son más las comunidades que se niegan a permitir la destrucción y contaminación de sus propiedades, agua, tierra y aire, éstas, a su vez, merecen ser consideradas.

El Atlas de Justicia Ambiental (EJAtlas por su sigla en inglés), un inventario de los conflictos sociales vinculados a temas de medio ambiente, llena ese bache. Es financiado por dos proyectos de investigación europeos sucesivos, gracias al esfuerzo colectivo de activistas y científicos. Se encarga de registrar los éxitos y fracasos del movimiento mundial para la justicia ambiental.

El proyecto es dirigido y coordinado por Leah Temper, Daniela Del Bene y Joan Martínez-Alier en el Instituto de Tecnología y Ciencia Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona. Ya recopiló y categorizó alrededor de 2.500 conflictos de distribución ecológica. Estos se centran en quién gana y quién pierde en los procesos de desarrollo, con el argumento de que estos movimientos juegan un papel fundamental en la redefinición y promoción de la sustentabilidad.

En honor al Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio pasado, se muestran a continuación algunos de los puntos críticos de los hallazgos más relevantes que enfrenta el mundo hoy. Están listados según los casos más catalogados del EJAtlas, pero no son indicativos de su importancia global.

Los diez conflictos ambientales más significativos: Toma de tierras – más de 600 conflictos

La floreciente producción de aceite de palma está detrás de la creciente toma de tierras para plantaciones, algo que amenaza a las comunidades. El aceite de palma está presente hoy en la mitad de los productos envasados que se venden en el supermercado. Estas plantaciones reemplazan a las cosechas de alimentos, privan a los agricultores de sus tierras, aumentan el trabajo esclavo y causan destrucción ambiental -como deforestación, contaminación del agua, suelos no fértiles e incendios. Redes de activistas populares lograron suspensiones temporarias de una mayor expansión de lo que llaman desiertos verdes en Honduras, Colombia, México, Indonesia y Myanmar.

Conflictos con la energía renovable: 31 conflictos con el viento – 326 con la infraestructura del agua

Los recursos renovables son necesarios en un mundo post carbón, pero las mega represas como la de Narmada en India y los mega proyectos eólicos como los de México, Kenia e India están desatando conflictos.

Las emisiones de metano y los sobrecostos están detrás del retorcido discurso de sustentabilidad que pretende justificar una nueva ola de represas, en especial en el Himalaya, la cuenca del Amazonas, los Balcanes y Africa. En respuesta a todo esto, algunas comunidades rurales están creando modelos cooperativos de energía eólica, como alternativa a los esquemas empresarios. Estos, a su vez, redefinen la producción global y los patrones de consumo. Las comunidades ponen también al descubierto la injusticia de proyectos de represas a gran escala y redefinen sus propias transformaciones en materia de energía.

Mega minería – 270 conflictos

Nuevas tecnologías, productos químicos altamente contaminantes y cantidades de agua masivas son los factores que acompañan la expansión de la mega minería en Latinoamérica y Africa Occidental. Ejemplos de todo esto se ven con la bauxita o el hierro en Guinea y con el oro en Burkina Faso, Senegal y Ghana. La resistencia en Latinoamérica y Africa es fuerte. Muchas veces se ve un fuerte liderazgo y alta participación de parte de las mujeres en todo esto. Las comunidades afectadas están desarrollando ya nuevas iniciativas locales que son más sustentables.

La extracción no convencional de de combustibles – 178 conflictos

La industria de los combustibles fósiles, enfrentada a decrecientes stocks, depende de medios y lugares de extracción no convencionales. Estos se extienden a perforaciones en arenas bituminosas, al fracking, la perforación en el Ártico y a fuentes de petróleo en aguas profundas. Todo esto ha causado la contaminación de suministros de agua fresca, la devastación de sistemas marinos, la actividad sísmica y el calentamiento global.

Y llevó a la aparición del movimiento Blockadia de acción directa. Blockadia conecta las distintas luchas de modo de poner de relieve las amenazas locales y mundiales causadas por la extracción de gas, carbón y petróleo. Las acciones de oposición masiva dieron como resultado una moratoria en las perforaciones off-shore, juicios por la constante exploración petrolífera, prohibiciones al fracking, el retiro de gasoductos y la interrupción de operaciones con gas y petróleo.

El negocio de la basura – 126 conflictos

Alianzas entre organizaciones populares están protegiendo la salud y sustento de quienes viven cerca de basurales haciéndole frente a una industria de la basura multimillonaria. GAIA, la Global Alliance for Incinerator Alternatives (o Alianza Global para Alternativas de Incineración), une a las comunidades que resisten a quienes quieren incinerar. La Basel Action Network (Red de Acción Basel) intenta detener que el flujo de residuos peligrosos como la basura electrónica (e-waste) sea despachado desde naciones de elevado consumo al hemisferio Sur. En tanto que la Global Alliance of Waste Pickers (Alianza Global de Recolectores de Basura) defiende al sector informal de reciclado en más de 28 países. En Nueva Delhi, residentes de clase media y recicladores informales se unieron para oponerse a la privatización de la administración de residuos y la resultante introducción de la incineración.

Las mafias de la arena – 82 conflictos

La minería ilegal de la arena tiene un valor económico diez veces mayor que todos los crímenes de la flora y fauna. Las causas del aumento en la demanda de arena se atribuyen a una serie de factores. Van desde una floreciente industria de la construcción a la expansión de tierras y la explotación de ilmenita o circonia en las playas.

La India es un semillero especial de conflictos por explotación de arena, desde búsqueda de arena en playas, en el Sur, a persecución de arena en lechos de los ríos (en la zona del Himalaya). Cientos de personas han sido asesinadas por distintas ramas de la mafia de la arena, incluídos activistas y periodistas de investigación.

La lucha por los océanos y los peces – 77 conflictos

La industrialización de la pesca desde los años 1950 está causando extinciones y el colapso del stock. Hay comunidades pesqueras pequeñas que reclaman sus derechos al acceso y control sobre bienes comunes acuáticos. El foro Mundial de Pescadores, el Foro Mundial de Recolectores de Peces y el grupo Trabajadores de la Pesca apuntan a detener las injusticias de la pesca. Algunos ejemplos son los criaderos de peces intensivos en Turquía o en Chile, grandes proyectos portuarios en India y las industrias contaminantes de Ecuador.

China se está sublevando – 76 conflictos

A pesar de las restricciones de gobierno, China se ve arrasada por las protestas a gran escala contra el producto petroquímico paraxileno, utilizado para fabricar plásticos y poliéster. Las protestas registradas en Xiamen, en 2007, lograron frenar la construcción de una planta. Otras se diseminaron a Dalian, Chengdu, Shanghai y otros sitios. Junto a las protestas contra los incineradores, los temas relacionados con el agua y las plantas de energía que utilizan carbón, por ejemplo, ha surgido un nuevo tipo de movilización masiva apolítica.

Pesadillas nucleares – 57 conflictos

La energía nuclear es criticada por los riesgos puestos al descubierto por los accidentes en Three Mile Island (1979), Chernobyl (1986) y Fukushima (2011). Especialmente polémicos fueron los reactores reproductores rápidos, más peligrosos, en Creys-Malville, Francia, en donde un activista perdió la vida. También se registraron riesgos serios en Kalkar (Alemania), y Monju (Japón). Todos ellos fueron detenidos si bien continúan las luchas en otros sitios, como Kalpakkam, en India. Los accidentes y los movimientos populares lograron desacelerar la industria nuclear, llevando incluso a eliminaciones graduales en muchos países.

Popularidad de los insecticidas – 23 conflictos

A pesar del impacto de los insecticidas sobre el medio ambiente y la salud humana, capaces de causar cáncer y matar a los pájaros, su uso en la agricultura está aumentando -en especial, en los países en vías de desarrollo. Lamentablemente, por lo general, la gente exige justicia por los peligros para la salud sólo cuando el impacto de estas toxinas es algo irreversible ya.

En la Argentina se cuestiona el uso de glifosato en el cultivo de soja. En Asia, Latinoamérica y África, se combate el uso de un nematicida para matar los gusanos que amenazan las plantaciones de bananas. Todas éstas siguen siendo arduas batallas.

El movimiento de justicia ambiental

Los casos y base de datos aportados por el EJAtlas apoyan la legitimidad y ofrecen pruebas que permiten apoyar al movimiento de justicia ambiental.

El EJAtlas muestra que en todo el mundo gente organizada en grupos y redes lucha por el tipo de mundo que desean crear, y, al hacerlo, promueven la sustentabilidad. Los conflictos ambientales no son perturbaciones en gobiernos exentos de problemas, capaces de ser reparadas con tecnología y soluciones de mercado. La gente está expresando quejas, aspiraciones y demandas políticas. No debiera ser reprimida. Debiera conducirnos a un mundo mejor para todos.

El proyecto de investigación EnvJustice estudia y colabora con el movimiento de justicia ambiental global. El equipo EnvJustice está integrado por Sofía Avila, Daniela del Bene, Federico Demaría, Irmak Ertor, Juan Liu, Joan Martínez-Alier, Sara Mingorria, Grettel Navas, Camila Rolando Mazzuca, Brototi Roy, Arnim Scheidel, Julie Snorek (Instituto de Tecnología y Ciencias del Medio Ambiente, Universidad Autónoma de Barcelona) y Nick Meynen (Oficina Europea de Medio Ambiente).

Julie Snorek es investigadora post doctoral, Environmental Justice Atlas, Universidad Autónoma de Barcelona

© The Conversation
(Traducción: Silvia S. Simonetti)

Episodio 5: La tercera muerte

saltoEdited

Episodio 5:
La tercera muerte

Han sido cinco años de investigación, cientos de folios, una instrucción interminable. El precio que hay que pagar por tanto trabajo es muy alto. Algunos hablan de hasta 379 asesinatos de ETA sin resolver. De los 27 asesinatos que cometieron los GAL sólo 12 cuentan con una sentencia. Pensemos en el GRAPO, en el yihadismo…

Por Pablo Romero – Producción de Cuonda

21 de junio de 2018









Transcripción

Intro:

En 1993 ETA mató a mi padre en un atentado terrorista. Durante 20 años no hice nada por saber la verdad. Ahora, y después de una larguísima investigación, sé que hay mucho más de lo que me contaron. Ésta es la historia.

VOZ EN OFF

SIN MÚSICA

Han sido cinco años de investigación, cientos de folios, una instrucción interminable. El precio que hay que pagar por tanto trabajo es muy alto. Algunos hablan de hasta 379 asesinatos de ETA sin resolver. De los 27 asesinatos que cometieron los GAL sólo 12 cuentan con una sentencia. Pensemos en el GRAPO, en el yihadismo…

FIN VOZ EN OFF

CORTE / Efectos.

CORTES DE REY HABLANDO DE TODOS CON LAS VÍCTIMAS, ETC.

PABLO

Pues mira, investigar un caso de hace 25 años… a muchos les importa un bledo. Así de claro. Ni a la Fiscalía, ni a la polícia, ni al ministerio del Interior, ni siquiera a las asociaciones de víctimas. Ya de la abogacía del Estado, ni te cuento. No, no lo digo de oídas, es que es mi experiencia personal. Han sido ya años de idas y venidas, viajes, entrevistas, recursos, papeleo, llamadas…

Lo que más me ha llamado la atención ha sido el total desinterés por parte de quienes deberían estar muy interesados. En la Audiencia parece que molesta que remuevas casos antiguos. Pero es que el juez instructor, al menos en este caso, no tiene la culpa. Tiene que confiar en la policía, ¿no? Es decir, es el juez quien ordena a la policía la práctica de unas pruebas que yo he ido solicitando una y otra vez…

El proceso es agotador, muy garantista, y eso está bien, pero… Cuando uno tiene ya las pruebas en la mano, sea una declaración, sea documentación… Y sabes quién tiene que declarar, dónde están unos documentos clave… Pues es muy frustrante ver cómo, cuando hay que llevarlo al juez, nadie sabe nada, no se han encontrado los papeles…

En el caso del asesinato de mi padre, de esa masacre de 1993 en la que murieron siete personas inocentes, hay muchas preguntas sin respuesta. Por ejemplo, ¿por qué se detuvo a Alberto Aldana Barrena y de esta forma condenó la vigilancia policial al piso de ETA en Madrid en donde iba a vivir el comando? Andrés, una de mis fuentes digamos, anónimas, contesta.

FIN PABLO CORTE ANDRÉS 4 VOZ DISTORSIONADA

[…]

Esa detención no tiene nada que ver, o muy poco que ver, con objetivos de índole policial o judicial, sino que tiene que ver con otro tipo de objetivos. Y la prueba evidente es que las hemerotecas cuentan que, una vez detenido, lejos de ser procesado y condenado, es puesto en libertad inmediatamente. Con lo cual, pone en evidencia que su interés jurídico penal era escaso o nulo.

[…]

Es evidente que el interés que promueve su detención, si no era jurídico penal, tiene que ser de otra índole. Y esa índole tiene que ser… tiene que tener un tinte realmente… no sé cuál será la calidad del tinte, pero tiene que tener una gran cantidad de interés político

FIN CORTE: ANDRÉS 4 VOZ DISTORSIONADA

PABLO

Para mí, la explicación tiene sentido. En el 92 pasaban muchas cosas en España, año olímpico y muy importante para la imagen exterior. En aquel año cayó la cúpula de ETA en Bidart, y a continuación se iban deteniendo a etarras en Francia cada mes, pon, pun, pun… Sabino Euba -Pelopintxo- a finales de abril; Ignacio Bilbao -Iñaki de Lemona- y Rosario Picabea -Ereka-, a finales de mayo; Miguel Gil Cervera -Kurika-, el 5 de junio; Faustino Estanislao Villanueva Herrera -Txapu-, el 3 de agosto; Jesús Amantes Arnaiz -Txirlas-, el 10 de agosto.

Todas las detenciones se produjeron en Francia: París, Bayona, Burdeos, Nantes… Y las actuaciones policiales no se detuvieron hasta mediados de otoño.

La vigilancia que había sobre el piso del Paseo de Extremadura se fue al traste por la detención de un tipo en Francia que, aunque no tenia peso en ETA, condenó la vigilancia sobre el comando Madrid que mató a mi padre.

Claro, que la versión de quien era el máximo responsable de la lucha antiterrorismo en España en la época, Rafael Vera, es ligeramente distinta y algo desmemoriada.

FIN PABLO

CORTE VERA 3

“El otro día estuve con un antiguo jefe de la brigada central de información, anterior al que tú conoces (¿?), y le pregunté por la operación esa que mencionas del comando Madrid. Él tampoco se acordaba”.

[…]

“Este antiguo responsable ya no estaba ahí, él ya no estaba ahí de jefe de la brigada central. Y yo le pregunté: “¿Sabes algo de lo que he leído sobre este asunto, de una vigilancia, etc.?

[…]

“Los policías intoxican mucho, ¿eh?

[…]

“Yo creo… te tengo que ser sincero. Yo creo que estás influenciado por un medio de comunicación…”.

FIN CORTE: VERA 3

PABLO

Sí, influenciadísimo. Y yo, con estas respuestas, sigo preguntándome una y otra vez: Si había una vigilancia a un comando a través de un piso, y una detención frustra en cadena toda esa vigilancia, ¿fue la detención de Alberto Aldana Barrena una operación programada desde el Ministerio del Interior para evitar la desarticulación del comando Madrid, con el fin de no comprometer la llamada operación Azkoiti? Vera insiste: no es así.

FIN PABLO

CORTE VERA 4

“No no he ordenado nunca detenciones, jamás. Cuando había una operación, naturalmente, yo conocía esa operación, pero no ordenaba nunca si era el momento de hacerlo, eran ellos -los responsables policiales- los que decidían si era el momento de hacerlo. Y esto era así porque, a lo mejor, había una operación de la que colgaban otras importantes y había que respetarlas”.

“Mira, si fue en Francia (efectivamente, fue detenido en París), pudieron ser las autoridades francesas por interés político. Si su majestad el Rey o Felipe González han estado con el presidente de la República o con el primer ministro galo le han podido decir: ‘Oye, a ver si colaboráis con nosotros’. Y los dirigentes franceses han podido preguntarles a su policía. Y la policía le vende al político lo que tiene, como siempre: ‘Tenemos esto, si queréis podemos detener a Aldana Barrena’. Igual ni siquiera sabían quien era”.

“Ha habido muchas operaciones de vigilancia de esas… Pero ¿no sería porque los terroristas habían detectado la vigilancia del grupo policial, y entonces provocaron la detención porque si no se quemaba la operación y se tienen que justificar ellos mismos porque han hecho un servicio malo? Eso pasa, se justifican contra la autoridad política.

FIN CORTE: VERA 4

PABLO

¿El Rey presionando para que atrapen a etarras, a lo loco? ¿Policías que revientan operaciones para tapar sus propias chapuzas? Aquí entramos ya en el terreno de la fe. ¿Me creo lo que dice Vera? Probablemente nunca sabremos qué pasó ahí con certeza.

RÁFAGA

Por otro lado ¿por qué nadie le dio importancia a la declaración de una testigo, que identificó a dos etarras a bordo de uno de los coches que estallaron el día que asesinaron a mi padre? Así me lo intentaba explicar el inspector que llegó en primer lugar al atentado, y que recordaba perfectamente a esa testigo.

FIN PABLO

CORTE POLI 10

“Oye, que pudo haber sido culpa mía, si es que… Ahora bien, lo que digo aquí y lo digo en la Audiencia. He recogido más de 70 muertos y cada uno de ellos me duele tanto como compañeros y amigos que han muerto delante de mí, asesinados frente a mí. O sea, que tanto me da conocidos como desconocidos.

FIN CORTE POLI 10

PABLO

No, amigo, no cargues con esa culpa. Yo sólo puedo darte las gracias por tener el valor de contarme que hubo una testigo. Ojalá pudiera encontrar a esa testigo. Ojalá.

Mientras tanto, puedo decir que en este caso las decisiones del Estado se pueden resumir en tres realidades: frustrar la detención del comando, tapar como sea los errores policiales y, de paso, poner zancadillas a quien investiga. En este caso, yo. Y hacer borrón y cuenta nueva.

Como he dicho al principio, parece que reabrir casos antiguos de ETA molesta. Y parece que a muchos les importa un bledo. Pero a mí no. Es la única manera que conozco para cerrar una herida abierta en 1993. Pero es que, además, creo que es necesario que se investiguen todos los casos sin resolver, joder. Que es nuestra historia, la de todos. Y hay cientos de muertos… ¿para qué? Mi misteriosa fuente, Andrés, me explicaba sus motivos para ayudarme, que hago propios.

FIN PABLO

CORTE ANDRÉS 5 VOZ DISTORSIONADA

Creemos que hay muchos casos sin resolver porque… La falta de… Es un proceso difícil pero es un proceso que… La capacidad del Estado en las investigaciones judiciales y policiales es deficiente. Y porque la actividad ha estado muy mediatizada, sobre todo por el aparato político. Las relaciones entre partidos del País Vasco y partidos… y los gobiernos de las naciones han sido muy estrechas y eso mediatiza mucho la actividad judicial y policial. Y además… Y lo triste de todo esto es que… Nosotros, en una ocasión, en la Fundación invitamos a unos amigos y uno de ellos… a unas conferencias. Y uno de ellos, en cierta ocasión, me comentó que los.. aquellas personas asesinadas que nunca han sido esclarecidos sus asesinatos, ni detenidos sus autores, realmente se les podías llamar muertos sin alma. Es una frase que nunca olvidaré.

FIN ANDRÉS 5 VOZ DISTORSIONADA

PABLO

¿Quién mató a mi padre? ¿Quién asesinó a siete hombres inocentes hace 25 años?

Hay pruebas presentadas sobre tres etarras que están o han estado cumpliendo condena por otros atentados: son Jesús García Corporales y María Soledad Iparraguirre (identificados en uno de los coches que estallaron el día del atentado), y Álvaro Juan Arri Pascual, alias Munipa, del que hay un extensísimo informe cuajado de pruebas basadas en pesquisas de la Guardia Civil.

Por cierto, este último tiene cierta fama de trío hermético, como me contó su ex compañero de ETA Iñaki Rekarte, que coincidió con él en prisión:

FIN PABLO

CORTE REKARTE 4

“¿Arri Pascual? Ese estaba en Villabona. Le conocí allí. Callado… Con ese sí que no vas a hablar nunca, porque no habla ni con el de al lado. Ese estaba en Villabona, y luego lo mandaron lejos de allí. Pero era un tío que parecía que se apartaba de ETA, no sé por que lo mandaron por ahí. Era así un tío grande… poco hablador”.

FIN CORTE REKARTE 4

PABLO

Que la Justicia decida qué hacer con ellos, porque ese no es mi papel en esta historia, no me corresponde y no lo quiero asumir jamás.

RAFAGA-EFECTOS-LO QUE SEA

Ahora me toca ponerme a un lado, sinceramente porque ya no puedo más. Creo que he cumplido con mi obligación como hijo. Además, necesito ganarme la vida. Veo que para muchos lo mejor es olvidar, pasar página. Y he comprobado que para el Estado es mejor tapar sus errores que reconocerlos. No importa que el resultado sea cientos de causas sobre terrorismo (no sólo de ETA) sin esclarecer. No sólo hablo de los más 300 casos de muertos por ETA sin aclarar, sino de los muertos sin alma del GAL, de los Grapo, de Terra Lliure, del yihadismo, de los decenas de miles de víctimas de la Guerra Civil y de la postguerra, de la dictadura, de las cunetas…

El resultado real de este trabajo, de estos cinco años de investigación, está en el sumario 17/94. Ahí está todo. Si no se lo creen, pueden consultarlo. Yo me lo sé de memoria.

A nosotros sólo nos queda seguir viviendo. Con el vacío imposible de llenar y de esa soledad que uno siente cuando gozas de la simpatía o empatía de la sociedad o los poderes públicos, pero por otro lado constatas que, en realidad, les importamos un bledo. ¿Verdad, mamá?

FIN PABLO

CORTE MADRE 7

Yo por parte del Estado y de la sociedad, te diría nada o casi nada. Ahora, por parte de la familia, de los amigos, y de todo lo más cercano a mí, maravilloso. Eso es los que me ha hecho a mí vivir, ¿eh? Lo demás, cero. Y siempre lo diré. Cero. Olvidada totalmente. Como todas las viudas de mi atentado. De los otros no lo sé, pero no, para nada. Olvidadas. De ayuda, muy poca. Nada. En un principio sí, bueno, que te dan el trabajo y la casa y no sé qué… Porque lo pedí. Supongo que a lo mejor… no sé… Pero vamos, que no, que no, claramente lo digo. […] Incluso para los trabajos de mis hijos y todo, puedo decir que hay… hay revistas y cosas que ofrecen, pero luego a la hora de la verdad, no es cierto, no es cierto. Las asociaciones de víctimas… no es cierto, no ayudan, no ayudan para nada.

FIN CORTE MADRE 7

PABLO

Por último queda la cuestión de la reconciliación, del perdón ¿perdón a quién? ¿Perdonamos al Estado, por no mover un dedo para esclarecer la muerte de mi padre? ¿Qué hacemos, mamá?

FIN PABLO

CORTE MADRE 8

Notaba yo, y hemos notado en general las viudas, que no sé si era por la época, que no daban mucho bombo a las cosas que ocurrían de atentados, que no han tenido muy en cuenta nuestro atentado, no ha sido muy nombrados, no han hecho homenajes de Estado, cosas importantes que nosotras esperábamos no lo han hecho, no. Pero se ha suplido con el cariño de las demás personas, de los compañeros, de las amistades nuestras… Y eso ha sido… Por eso hemos superado bastante mejor que el olvido. Porque ha sido olvido lo que han tenido nuestros maridos a lo largo de todos estos años.

Descubro que hay gente que no quiere meterse… no quiere implicarse en nada, no sé por qué. Y que han fallado mucho y no lo reconocen. Y entonces se avergüenzan, y se esconden. Eso es verdad. Están… saben perfectamente lo que ha pasado, pero dan marcha atrás a todo, y reconocer que ellos podían haber hecho mucho más, cuesta mucho y no lo hacen.

Me da mucha pena. Yo no quiero ni odiarlos ni tener nada contra nadie, pero interiormente me produce tristeza porque me parece tan injusto… Me parece muy injusto, eso está claro. Y es así, es que es así. Qué quieres que te diga que me parece. Pues una decepción un poco, ¿eh? Bastante. Porque veo el trabajo que tienes tú, y que todo lo que se ha dejado de hacer, que se podía haber hecho, me parece… atroz, vamos, atroz

FIN CORTE MADRE 8

PABLO

¿Y qué hacemos con los asesinos, mamá? ¿Los perdonamos?

FIN PABLO

CORTE: MADRE 9

Me gustaría verlos.

Verlos y decirles: mirad, mirad. Yo creo que si os vais a morir, por lo menos que vosotros me habéis pedido a mí perdón. No que yo les perdone, sino que vosotros me habéis pedido perdón. Que les perdone yo a ellos es otra cosa. Pero para darles paz en su manera de… en sus últimos años que les quede de vida. Porque morirse así, sin acercarse a las víctimas ni perdonarlas, pues para ellos debe ser horrible.

Hombre, si me piden perdón, cómo vas a decir que no. Si eso ya no tiene… ¿Qué vas a hacer? ¿Vas a decir que no? Si te lo piden, pues se lo das. Yo, perdonar sin que nadie me pida perdón, es absurdo.

Porque yo no quiero vengarme de nada… Si tu padre ya se ha muerto. Lo que no quiero es que maten más, pero como ya no pueden matar más… Pues que le den su merecido castigo. Supongo que habrá una Justicia que tendría que ajusticiarlos, que castigarlos. Pero nada más. Y yo, como soy muy creyente, pues rezar por ellos para que no sigan matando.

FIN CORTE: MADRE 9

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

SERIES RED/ACCIÓN | 100 MUJERES

5

Noé Ruiz

“Hay mucho egocentrismo en la dirigencia sindical”

Por Agustina López


VER NOTA

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes

LO+VISTO

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Episodio 4: Papeles, errores y chapuzas

saltoEdited

Episodio 4:
Papeles, errores y chapuzas

Nadie es perfecto, todo el mundo comete errores. Esos errores hay que reconocerlos para mitigar el daño causado a las víctimas, que buscan el consuelo de saber qué les pasó realmente a sus seres queridos. Pero, sobre todo, para que no vuelvan a cometerse.

Por Pablo Romero – Producción de Cuonda

14 de junio de 2018









Transcripción

En 1993 ETA mató a mi padre en un atentado terrorista. Durante 20 años no hice nada por saber la verdad. Ahora, y después de una larguísima investigación, sé que hay mucho más de lo que me contaron. Ésta es la historia.

VOZ EN OFF

SIN MÚSICA

Nadie es perfecto, todo el mundo comete errores. Esos errores hay que reconocerlos para mitigar el daño causado a las víctimas, que buscan el consuelo de saber qué les pasó realmente a sus seres queridos. Pero, sobre todo, para que no vuelvan a cometerse.

FIN VOZ EN OFF

CORTE Efectos de una redacción, pasos, golpes

PABLO

Mi amigo el inspector, uno de los primeros policías que llegaron al atentado, declaró ante el juez prácticamente lo mismo que me había contado en su coche, en medio de un monte: hubo una testigo que vio a miembros del comando Madrid de ETA en el mismo coche que explotó en el atentado que mato a mi padre y a otros seis inocentes.

Declaró por escrito y lo también por videoconferencia. A pesar de su delicado estado de salud, se ve que era imprescindible su declaración frente al juez. Éste, por cierto, estuvo implacable con él.

RAFAGA – EFECTOS

A pesar del testimonio de este policía, que estuvo presente en el atentado y que tiene la obligación de decir verdad ante el juez, y a pesar los otros dos testimonios policiales en el juzgado, y a pesar de los informes presentados antes, durante meses… Necesitábamos pistas documentales. Otra vez. Como siempre

Y aunque parezca increíble, esas pruebas documentales me vinieron caídas del cielo. Bueno, más bien, caídas en el buzón de mi casa, dentro de un sobre anónimo.

RAFAGA – EFECTOS

En diciembre de 2017, alguien me había dejado un extenso documento policial de carácter interno, en el que se describía detalladamente la existencia de la testigo, cómo había identificado a dos etarras a bordo de uno de los coches que estallaron en el 93. Yo no me lo podía creer.

Enseguida llevé esos papeles al juzgado. El juez, naturalmente, los envió a la comisaría para cotejarlos y contrastar su autenticidad. La respuesta, casi dos meses más tarde, era inequívoca: ese documento era real, el contenido coincidía casi al pie de la letra con una recomendación de recompensa a los agentes que, en 1994, detuvieron precisamente a Jesús García Corporales, a quien el juez mantenía la imputación a petición nuestra. Toma carambola.

Resulta que sí hay documentación. ¿Por qué la policía no entregó estos papeles cuando hemos estado pidiendo todos los informes, documentos y legajos que afectan a este caso durante años? Me temo que nunca lo sabremos. ¿Cuánta documentación queda por aparecer? ¿Queda algo más? ¿Quién fue el valiente que me hizo llegar esos papeles de esa forma tan peliculera? Ah, preguntas y más preguntas…

Florencio Dominguez es, quizá, la persona pública que más sabe de ETA. Fundador de Vascopress, es una base de datos andante. Ahora dirige el centro para la memoria de las víctimas del terrorismo en Vitoria. Y me contó algo que me puso los pelos de punta:

FIN PABLO

CORTE FLOREN 1

Por desgracia, mucha documentación relacionada con ETA ha sido destruida. Porque… No por ningún motivo especial, sino simplemente por cuestiones burocráticas, de necesidades de espacio, de procedimientos judiciales que ya estaban agotados y por tanto esa documentación ya no tenía más utilidad… En muchos casos ha sido destruida, y eso lo hemos visto cuando las autoridades francesas han entregado toda la documentación intervenida a ETA desde el año 1999 hasta ahora, es que no han entregado de antes porque ya había sido destruida. Eso ya no se conservaba en sus archivos. Probablemente porque ha faltado ahí, en determinadas instituciones, una visión de cierta perspectiva histórica. La documentación no es sólo para instruir una causa judicial, que para eso se ha hecho, sino que es para más, para reconstruir la historia de un fenómeno terrorista como el que hemos tenido en España. Y lamentablemente, por cuestiones como necesidades de espacio, esos papeles no tienen ninguna utilidad…

En otro momento, quizás, mucha documentación no fue conservada porque no se tenía conciencia de que tuviera una utilidad inmediata en una investigación policial. Yo me he llevado de alguna comisaría francesa cajas de documentos porque les pillé que las iban a tirar a la basura. Entonces dije: ah, pues me las llevo yo, me las … me dejaron llevármelas. Pero las tenían en unas cajas en el suelo para tirar a la basura. Y yo: “¿Qué vais a hacer con eso?”. “Pues no, tirarlas”. “Yo la tiro, no te preocupes”. Y me las pude traer.

[…]

Y aunque a lo mejor ese mismo papel, más tarde, hubiera podido contribuir en algo… Pero como en aquel preciso momento, en el que la urgencia era pararle los pies a una organización terrorista que estaba causando estragos con una campaña muy dura, y no tenía esa utilidad, pues no se conservaba.

FIN CORTE: FLOREN 1

PABLO

Documentación destruida, papeles que no se conservan… Eran otros tiempos. Pero me pregunto si esto sigue pasando. De verdad que me lo pregunto.

RAFAGA – EFECTOS

He llegado a escuchar a algún director general de alguna institución pública decirme, de malas formas, que dejase de investigar porque le corresponde a la policía, cuando ellos no han hecho nada de lo que yo he hecho. También me he enterado de que algunos compañeros periodistas han criticado mi investigación, e incluso la han llegado a tachar de ataque a las instituciones, con tono horrorizado. Sé que he tenido las comunicaciones intervenidas, razón por la cual quedo con mis fuentes a través de móviles prepago. Jamás se da ningún dato por teléfono. Todas las conversaciones relevantes han sido cara a cara, sin intermediarios. Y todo porque quiero saber todo lo posible sobre el asesinato de mi padre. Como si tuviera que dar más explicaciones.

Investigar todo esto me ha supuesto un enorme esfuerzo. Han sido cinco años en los que mi salud se ha visto resentida; mi vida en pareja ha estado en peligro; ha supuesto un esfuerzo económico importante; todo este proceso me ha dejado muy tocado. Pero más que el hecho de identificar a los presuntos asesinos de mi padre, con todo un arsenal de pruebas encima de la mesa, quizá lo que más me ha afectado es dejar de creer en un sistema que entierra sus errores, aunque eso suponga que los demás tengamos que cargar con las consecuencias.

Ser víctima y enfrentarse a una investigación así… Es complicado. Florencio Domínguez, con décadas y décadas de trayectoria como periodista de terrorismo, me lo contaba así:

FIN PABLO

CORTE FLOREN 2

Es muy difícil, porque las víctimas, individualmente, no tienen acceso a esos fondos documentales, ni tienen la capacidad de análisis de información y de integración de datos que tienen los servicios antiterroristas. Es francamente… es una cuesta arriba muy penosa para realizar ese trabajo. No hay… Normalmente es cuestión de equipos. Una víctima con acceso limitado a un numero escaso de documentos tiene muy difícil atar los cabos necesarios que constituye toda investigación hasta llegar a una conclusión de identificación de un sospechoso o de esclarecimiento de una situación. Es un trabajo ímprobo y muy difícil para un particular, por su cuenta.

FIN CORTE: FLOREN 2

PABLO

Mientras, el paso del tiempo sigue alejándome de esas pistas documentales y de algunos testimonios de los protagonistas de esta historia, de los que “estuvieron ahí, en el lugar y en el momento justo”. Es muy duro constatar que algunos de ellos se han muerto ya. Es muy duro escuchar de labios de un responsable policial que muchos legajos y documentos que explican una parte importante de la historia de este país languidecen en “sótanos comidos por las ratas”. La expresión es literal. Estábamos tomando un café. Qué lástima de grabadora que no tenía encendida en ese momento.

De esa dejadez en la custodia de documentación, no sólo en Francia sino en España, fue testigo en su momento Florencio Domínguez:

FIN PABLO

CORTE FLOREN 3

Puede haber pasado lo que decíamos antes, que sin ningún motivo trascendente, sino por pura mecánica de gestiono de espacios, en un momento determinado se eliminen documentos que se consideren antiguos o sin utilidad, y porque hacen falta unos metros más de estantería. Eso ha pasado. Y yo creo que no sólo en Francia sino también en España.

[…]

Yo a finales de los años 80 digamos que también he vivido algún episodio en dependencias policiales españolas similares a los que antes te he contado de la caja de papeles que iban a tirar a la basura en la comisaría en Francia. He vivido una cosa parecida en dependencias policiales españoles a finales de los 80. Probablemente eso empezó a cambiar en los años 90.

FIN CORTE

FLOREN 3

CORTE

Corte cualquiera (quizá mezcla de archivos sonoros): Todos con las víctimas del terrorismo, etc (Aznar, ZP, Rajoy, los reyes, etc…)

FIN CORTE

PABLO

Durante 25 años me he hecho insensible a las palabras de apoyo, aliento y solidaridad con las víctimas del terrorismo. Me suenan huecas, falsas, vacías. A mí lo único que me importan son los hechos. Podrán llenar Madrid de placas de mármol, como si fuese un cementerio, con lápidas conmemorativas, pero lo que realmente cura la herida es la verdad. No hay versiones de la verdad. Si hubo errores, hay que reconocerlo, de la misma forma que se premian los aciertos.

Esto es lo que me dijo Rafael Vera, el máximo responsable de la lucha antiterrorista en la época en que mataron a mi padre y a muchos, muchos más.

FIN PABLO

CORTE VERA 5

Yo me siento responsable políticamente de todas las víctimas. Lo he vivido así. es decir, a mí me han dolido las víctimas. Yo he ido a muchos más entierros que tú, a muchos. Y he visto a los familiares. Y estoy hablando de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado. Y me ha dolido. Me ha dolido. ¿Cuál es la responsabilidad? Pues es que he fracasado, no he sabido proteger a esas personas. ¿Te parece poca responsabilidad política a estas alturas vivirlo así? Yo lo he sentido así, y soy un político, y te lo digo como lo he sentido. Así. He tenido dos muertos cercanos: mi hijo y mi nieto. Hace cuatro años. Sé lo que es que una persona tuya se te muera, a tu lado. No fue por un atentado terrorista, fue por un tumor. es igual: se ha muerto. Y lo he sentido igual, Pablo. Yo sentía cuando había muertos, me daba vergüenza salir a la calle, los fines de semana no salía de casa, ni me iba a restaurantes, ni de veraneo… nada. Porque sentía mucho por la gente a las que estaban matando, la responsabilidad política de protegerlos era mía, y no podía evitar que los mataran”.

— Entonces, ¿puede usted entender que quiera saberlo todo acerca del asesinato de mi padre? ¿Puede ayudarme?

“Pues claro que lo entiendo, y además por tu doble condición: hijo e informador. Por las dos cosas, que además tienen mucha relación entre sí. Yo no te puedo ayudar en los casos concretos que dices: ni en lo de Aldana Barrena, ni en lo de García Corporales… Es que no lo sé. Si lo supiese, te daría toda la información. Ahora, sí que sé que no hubo interferencias políticas, siempre quedó claro incluso ante el ministro. Te lo digo por activa y por pasiva. Ni siquiera en lo de la operación Azkoiti, esa que tu crees que tuvo que ver como una posible interferencia. Nunca, Pablo, nunca. Te doy mi palabra de honor. De hombre, no de político. Te doy mi palabra de honor”.

FIN CORTE VERA 5

PABLO

La verdad es jodida, duele casi siempre. Sobre todo si resulta que la verdad destapa errores, chapuzas y la apatía de los responsables. El silencio parece ser el camino más corto para blanquear la historia, para matar cualquier sentido crítico, para que el olvido se instale en nuestras cabezas. NADIE SE ACUERDA DE NADA, LOS PAPELES NO APARECEN…

Los errores, en algunos casos, son tan increíbles como este que me contó el periodista e investigador Florencio Domínguez:

FIN PABLOCORTE FLOREN 4

En toda actividad humana, como una investigación policial o una instrucción judicial, son posibles los errores. Y hay errores. Yo he visto un auto en el que se archivaba el asesinato de un policía que estaba desactivando una bomba porque no se consideraba que eso fuese un delito. No es la AN, pero un juzgado local archivó la muerte de un funcionario policial que estaba desactivando una bomba y que le estalló porque no consideraba que aquello fuera delito. Hay negligencias graves, en ocasiones, que frustran una investigación.

FIN CORTE FLOREN 4

PABLO

Como dice Domínguez, errar es humano, pero es quizá ahora lo más importante sea reconocer esos errores y enmendarlos.

FIN PABLO

CORTE FLOREN 5

Para reconocer que ha habido errores se tiene que ser consciente, primero, de que los ha habido. Y a veces eso no es fácil. Porque los errores pueden ser personales, o de un grupo reducido de personas, y son esas personas las que evitan que, colectivamente, se tenga conocimiento de ese fallo. Es muy difícil hacer un reconocimiento de errores cuando no se tiene conciencia de que se han cometido errores.

[…]

El objetivo final de la investigación antiterrorista tiene que ser conseguir justicia. Y si se han cometido errores a veces es posible subsanarlos. Los errores suelen ser personales, normalmente, pero no deben convertirse en institucionales. Si ha habido errores, es posible que se pueda reconducir. A lo mejor, si ha prescrito la causa, pues nada se puede hacer. Bueno, hay que asumir que en algún momento hubo un error, por lo que fuese, eso es inevitable, y ha quedado alguna causa en la que no se ha conseguido el objetivo final de la justicia, que el culpable lo pague y que el perjudicado tenga el resarcimiento moral y legal que le corresponde.

FIN CORTE FLOREN 5

PABLO

Todo, además, por una razón muy sencilla: porque es memoria histórica, memoria colectiva, es la historia nuestra, de todos nosotros.

FIN PABLO

CORTE FLOREN 6

Cuando hablamos de terrorismo, sólo de ETA llevamos 50 años desde el primer asesinato. Si eso no es historia, es historia reciente, es la historia de nuestros días, pero es historia. Sí, claro. Y además es historia dura y dolorosa. Claro que es memoria histórica.

FIN CORTE FLOREN 6

PABLO

En la lucha contra ETA no hay sólo buenos y malos, hay una infinidad de matices; yo siempre he dicho que los malos son unos malditos y los buenos, pues no lo son tanto.

No todo ha sido negativo, eh. Ya desde el principio, cuando empecé a investigar, he recibido ayuda de un cierto número de personas extrañas. Quizá porque he ido publicando sus resultados. No lo sé. Algunos son claramente polis, otros son expertos en lucha antiterroristas, otros funcionarios de la Justicia. Ha habido alguna que otra cara conocida. Unos son un poco frikis y otros han demostrado una lealtad a prueba de bombas. Literalmente. He recibido dosieres anónimos con documentos importantes en el buzón de mi casa. He logrado que algunos de los protagonistas de esta historia declaren como testigos. Me he arruinado.

Y, por supuesto, he contado siempre con el apoyo de mi madre.

FIN PABLO

CORTE: MADRE 10

Es que… lo que te tengo que decir a ti, Pablo, lo que te tengo que decir a ti, y no me canso de decirte, que has trabajado mucho estos años, que te has dejado la piel, el alma, el tiempo, el dinero, la vida. Por descubrir cosas que necesitabas descubrir, acerca de lo que ocurrió a tu padre. Eso me llena de orgullo total. Y eso hay que valorarlo muchísimo porque claro, psicológicamente también te ha tocado, ¿eh? Y eso es muy fuerte.

FIN CORTE: MADRE 10

PABLO

¿Sirvió para algo? ¿He sido capaz de salvar a mi padre de su tercera muerte?

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Episodio 2: La segunda muerte

saltoEdited

Episodio 2:
La segunda muerte

En España, casi todos los delitos prescriben. La reforma del Código Penal de 2015 estableció que los delitos de terrorismo no prescribirán si hubieren causado la muerte de una persona. Pero eso se aplica a los delitos a partir de dicha reforma. Por tanto, todos los crímenes de ETA tienen fecha de caducidad penal.

Por Pablo Romero – Producción de Cuonda

31 de mayo de 2018









Transcripción

Intro:

En 1993 ETA mató a mi padre en un atentado terrorista. Durante 20 años no hice nada por saber la verdad. Ahora, y después de una larguísima investigación, sé que hay mucho más de lo que me contaron. Ésta es la historia.

[VOZ EN OFF]

SIN MÚSICA

En España, casi todos los delitos prescriben. La reforma del Código Penal de 2015 estableció que los delitos de terrorismo no prescribirán si hubieren causado la muerte de una persona. Pero eso se aplica a los delitos a partir de dicha reforma. Por tanto, todos los crímenes de ETA tienen fecha de caducidad penal.

[FIN VOZ EN OFF]
[CORTE / Efectos de una redacción de un periódico]
[PABLO]

En 2013 que comencé a investigar el atentado de López de Hoyos. Madre mía. Todo comenzó con un comentario —desafortunadísimo— de una compañera en El Mundo. Dijo algo así como que el “problema” de ETA estaba superado y que no merecía la pena “remover” los casos. Hacia dos años que se había declarado la tregua indefinida y ya no había muertos, es verdad. Me cabreé un montón, pero también pensé: “Coño, si quedan tres semanas para que el asesinato de mi padre prescriba”.

[EFECTOS]

Conseguí acceder al sumario en tiempo récord, gracias a la ayuda del entones juez de la Audiencia Fernando Grande Marlaska. Y a pesar de alguna que otra zancadilla en mi propio trabajo, que mejor me callo. ¡Menudas tres semanas que pasé! Iba siempre a la carrera. Descubrí una posible pista, la identificación del jefe de operaciones de ETA con un mote, Gorosti, que resultó ser Iñaki Gracias Arregui. Pensé que podía usarlo para que un juez reabriera el caso, para lo cual tuve que convencer al fiscal. Justo cuando iba a vencer el plazo, el caso quedó reabierto.

[FIN PABLO]
[CORTE/EFECTOS]
[PABLO]

El 21 de junio de cada año se celebra una misa en la sede del Estado Mayor de la Defensa como tributo a las víctimas del atentado. Ese año, como se cumplían 20 años de la tragedia, acudieron casi todos los familiares de las víctimas

Allí me planté, puntual, con el periódico debajo del brazo. Era viernes y me tomé el día libre para estar con mi madre y mis hermanos. Recuerdo que le dije a mi madre algo así como: “Mira, he parado la prescripción del atentado, papá no va a morir otra vez”.

[Música]

Después del homenaje me rodearon las viudas y los huérfanos. Estaban como locos, muy desorientados. Desde por la mañana habían estado escuchando por la radio y en los móviles la noticia de la reapertura del caso. También tuvo mucho eco en televisión.

[Corte Ana Blanco]

Impacta un montón ver a Ana Blanco en Televisión Española hablando del tema y diciendo mi nombre.

Bueno, ya entonces tenía decidido seguir investigando por mi cuenta. Muchos de las víctimas querían agruparse, compartir gastos y abogados, etc. Pero es que yo quería seguir solo, libre y sin tener que consultar con nadie. Así podía moverme rápido y con discreción a la vez. Calladito, en silencio, pum, pum, pum.

O sea, que al final, sin tener apenas pistas, ni fuentes, ni apoyo de nadie, empecé a investigar de verdad.

[Música]

Localicé a algunos testigos gracias a la información del sumario y a Internet, pero no aportaron gran cosa. Luego, pensé en hablar con algunos etarras que se encontraban en la llamada vía Nanclares: es decir, estaban a prisiones vascas -o cerca- a cambio de su arrepentimiento y colaboración. En eso consistía ese programa. Llegué a hablar con tres de ellos, y sólo uno de ayudó de verdad.

Pocas semanas tras su salida de la prisión de Zaballa, en San Sebastián, estuve con Iñaki Rekarte. Probablemente a muchos le suene porque estuvo promocionando su libro y concedió una entrevista a Jordi Évole. Un año antes, yo estaba sentado con él en un bar de comidas del barrio de Loiola, en San Sebastián.

[FIN PABLO]
[CORTE REKARTE 1]

“La lógica que se vive aquí [entre la mayoría de los etarras] es la lógica de la guerra, todo se hace muy impersonal, ¿no? ‘Yo no he matado, ha matado ETA’. Es como si vas a la guerra y disparas, y a alguien habrás matado, pero no has sido tú, ha sido el batallón… Luego la vida te enseña, al menos en mi caso, que no puedes hacerlo tan impersonal. Pero para aguantar eso es lo que hace la mente, lo Haces impersonal. Ni te lo planteas. Y yo creo que a todos los que matan, también a los soldados que al final matan, les pasa algo así”. […] “Luego claro, algunos volvían a casa locos, dependiendo de la trayectoria mental que lleves en tu vida, si se ponen a personalizar lo que han hecho […] Hay mucha gente que está loca en ETA, pero muchísima”.

[FIN CORTE REKARTE 1]
[PABLO]

Ese testimonio, que a mí personalmente no me servía para nada, sí me indicaba de primera mano la clase de personajes que poblaban la banda terrorista: irresponsables, sanguinarios, desequilibrados…

[FIN PABLO]
[CORTE REKARTE 2]

“¿Sabes cómo eran antes las cosas? Mira, conocimos a un comando satélite del comando Donosti y nos dieron amonal, material, etc… y nosotros hacíamos lo que nos daba la gana, podíamos matar a quien quisiéramos: policías, guardias civiles, militares… Hicimos un atentado en Irún, pusimos una bomba en un bar, a un coche en Fuenterrabía le pusimos una bomba lapa que se cayó. Y todo eso decidido por nosotros, imagínate, con 18 años y 19 años. Recuerdo que cuando nos escapamos y nos fuimos a Francia uno de los que estaba allí nos pidió un informe de Hasi [uno de los brazos políticos de ETA entonces], de no sé qué, para ver qué tal en Irún… No teníamos ni idea de qué era nada de eso. Estuvimos una semana escondidos en una casa y pensando qué cojones le decíamos a ese. Es que no teníamos ni puta idea de nada. Y así éramos las personas que habíamos hecho eso y las que habíamos entrado en ETA. Imagínate”.

“A lo largo de los años te vas empapando del tema, pero entonces no teníamos ni idea. Podíamos haber hecho cualquier cosa”.

[…]
[CORTE REKARTE 3]
[…]

“Eran las olimpiadas, y todo el mundo lo daba por finiquitado. La lógica era hacer muchos atentados […] parece ser que se estaba negociando con el estado español […] Te decían: ‘Tú mata todo lo que puedas, matad todo lo que podáis’. Eso es lo que decía Santacristina en sus cartas”.

[FIN CORTE REKARTE 2 Y 3]
[PABLO]

Visto lo visto, me alegré de haber hablado con él. Porque quedaba claro que hablar con cualquier etarra de esa época era una auténtica pérdida de tiempo y recursos.

Fuera de micrófono, el propio Rekarte me dijo que ningún etarra me iba a contar nada por lo que no hubiera sido condenado, y tenía razón. Ningún terrorista, preso o en libertad, me iba a ayudar. Así que decidí dejar de intentar contactar con ellos. Claro, que volvía a estar como antes: no sabía por dónde tirar para recabar nuevas pistas y avanzar en esta ardua investigación.

[Música]

Llegaron las Navidades de 2013 y así estaba yo, en un callejón sin salida. Y de pronto la ayuda me vino como caída del cielo, en forma de una llamada anónima al teléfono de la redacción.

[FIN PABLO]
[Efecto Teléfono]
[PABLO]

El que llamaba es una de mis fuentes anónimas. Dijo que se llamaba Andrés. Probablemente es un nombre ficticio. Un ángel que me llamaba desde una misteriosa fundación que no he podido identificar. Nunca he sabido quién es en realidad, pero me ayudó desde casi el principio. Durante años nos hemos visto en varias ocasiones, cuando venía a Madrid, con la máxima discreción.

[FIN PABLO]
[CORTE: ANDRÉS VOZ DISTORSIONADA 1]

(Contesta a la pregunta ¿Por qué decidiste ayudarme? ¿Cuándo lo decidiste?)

Mira, en el centro de documentación de la historia de la Fundación hay un montón de gente dedicada al estudio de… de las organizaciones. Y entonces, los estudiosos de las organizaciones vascas vimos el artículo de El Mundo sobre el atentado. Entonces decidimos ayudarte.

¿Sabías que iba por mal camino?

Sí. Cuando decidimos ayudarte era cuando nos dimos cuenta de que serías una línea que no te llevaría a ningún sitio, que evidentemente era una línea equivocada, que era una vía totalmente muerta.

[FIN CORTE: ANDRÉS VOZ DISTORSIONADA 1]
[PABLO]

Él fue quien me dio la primera pista, fundamental: me dijo que me retrase en investigar la infraestructura de ETA en Madrid. El piso del Paseo de Extremadura, número 71, era un piso franco del comando Madrid de ETA desde 1990. Estaba perfectamente controlado desde el verano de 1992. Sin embargo, una decisión equivocada dio al traste con esa vigilancia. El Comando Madrid volvió a estar fuera del radar policial, con vía libre para matar. Todo esto está publicado en los diarios de la época, en los años noventa, pero sólo alguien como Andrés había hilado y atado cabos.

FIN PABLO CORTE: ANDRÉS VOZ DISTORSIONADA 2 Mira, en el centro de documentación de la historia hay montones de estudios sobre la organización terrorista ETA. Y ese estudio documental sobre el terrorismo, hay algo incuestionable y es la relación de un año con el otro. El año siguiente con el anterior y el anterior con el siguiente. Por tanto, los hechos de 1993 tienen que tener una relación directa u origen en la actividad terrorista del año anterior, 1992.

[…]

Claro, porque… En las bases documentales sólo figuran las investigaciones policiales del piso del Paseo de Extremadura y la detención de Aldana Barrena, por lo tanto el piso… creemos que era un piso de infraestructura del grupo terrorista, y por lo tanto el año 1993 está totalmente vinculado con el año 1992.

[FIN CORTE: ANDRÉS VOZ DISTORSIONADA 2]
[PABLO]

Alberto Aldana Barrena fue arrestado en Francia el 3 de octubre de 1992. No tengo manera de saber quién ordenó su detención, pero fue una auténtica torpeza: era el enlace de la responsable del piso, Maria Jesús Arriaga, que huyo del país al enterarse por la prensa de que Aldana Barrena había sido detenido. El piso queda abandonado y el comando, que había estado perfectamente controlado hasta ese momento, cuando sale del radar de la policía.

[FIN PABLO]
[CORTE: ANDRÉS VOZ DISTORSIONADA 3]

(Contesta a las preguntas:¿Quién era Alberto Aldana Barrera? (Un mindundi) ¿Por qué se le detuvo? ¿Tú qué crees?)

Alberto Aldana Barrena era un antiguo refugiado como muchos otros. Y según las bases de datos de la Fundación, que son muy grandes y bien planificadas, creemos que era una persona que carecía de interés jurídico penal.

[…]

Se condena la vigilancia de ese piso porque, lógicamente, la detención de Alberto tiene que estar relacionada con ese piso. ¿Y por qué? Pues la única relación o nexo que puede existir es que él tenga cierta responsabilidad en la infraestructura de ETA en la capital de España.

[…]

Claro, si detienes a una persona y su responsable… y es el responsable de una infraestructura, toda esa infraestructura, lógicamente, desaparece, como medida preventiva.

[…]

Y entonces, lógicamente, se pierde ese punto o nexo que vincula a esa infraestructura con ese comando. Si desaparece la infraestructura, el comando puede utilizar otra infraestructura pero no esa, con lo cual se le pierde la pista al comando. Es decir, se destruye la capacidad policial y judicial sobre ese comando.

[FIN CORTE: ANDRÉS VOZ DISTORSIONADA 3]
[PABLO]

Todo esto que me contó Andrés lo confirmó, mucho más tarde y ante el juez, el jefe policial de la vigilancia de aquel piso: tenían localizado el lugar donde iba a vivir el comando Madrid en esa época, pero la detención de Aldana dio al traste con aquel control. Los asesinos tenían vía libre para matar. Como dicen algunos veteranos policías amigos: “si hay una operación abierta y quieres que sirva para algo, no toques nada”.

Claro, que la versión del que era por esos días secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, era otra muy distinta. Mantuve con él en a finales del verano de 2016 una conversación que grabé delante de sus narices, y que por su interés voy a utilizar.

[FIN PABLO]
[CORTE RAFAEL VERA 1]

Insistes en lo de Aldana Barrena y yo no me acuerdo… De él sí, era un tipo destacado. Pero deja que te explique que en Francia, incluso en los mejores tiempo en materia de colaboración, la decisión de las detenciones no era nuestra. Nosotros no influíamos en eso. Tenia que ser una cosa excepcional, insisto, excepcional, por la vía política -que no recuerdo ahora mismo ninguna- para llegar a pedir una detención allí. Yo tenia muy buena relación con la juez Laurence Levert y la fiscal Irene Stollet, eso era conocido.

[FIN CORTE RAFAEL VERA 1]
[PABLO]

¿Quién mentía, pues? No me resultó difícil comprobar que, en alguna otra cosilla, Vera era capaz de contarme una versión, digamos, adaptada y edulcorada de la historia. Así fue cuando hablamos de la operación Azkoiti, uno de los muchos intentos de dialogar con ETA, que tenía lugar justo en la época en la que mi padre murió asesinado junto con otros seis compañeros.

[FIN PABLO]
[CORTE RAFAEL VERA 2]

Todas esas conversaciones tenían objetivos policiales, no políticos, no te olvides. Por ejemplo, mencionas en tus reportajes “Azkoiti”. Arrieta Zubimendi no era nadie, ya te lo digo yo, nadie. Pero cuando me reunía con Iñaki Esnaola y con Christianne Fandó (ambos abogados del entorno etarra), que lo hice en dos ocasiones y el CNI -el CESID de entonces- grabó las conversaciones, me permitía que luego un dispositivo de vigilancia y seguimiento les tuviese controlados y averiguar así los contactos que tenían. Vaya, era una torpeza tener un encuentro de esos sin obtener un resultado policial. Todos perseguimos eso. Porque sabíamos que Azkoiti había sido el hombre de la logística en los tiempos de Domingo Iturbe Abasolo, Txomin: llevaba los zulos, la compra de armas, ese tipo de cosas. Estábamos detrás de la entrega de esos datos, de conseguir dónde estaban los almacenes centrales…

[FIN CORTE]
[RAFAEL VERA 2]
[PABLO]

La realidad es que el conocido abogado de etarras Iñaki Esnaola era estaba controlado desde los años ochenta: joder, si incluso llegaron a reunirse en secreto los dos, político y abogado, en el 87. Está en la hemeroteca de El País. Según Vera, la operación Azkoiti en el 93 se monta para tenerlo controlado. Sí, claro.

[Música]

Yo sigo preguntándome lo mismo: ¿Fue la detención de Alberto Aldana Barrena una operación programada desde el Ministerio del Interior para evitar la desarticulación del comando Madrid, con el fin de no comprometer la llamada operación Azkoiti?

Sobre el famoso piso del Paseo de Extremadura apenas hay documentación, ni legajos, ni nada. Incluso conseguí que el juez escuchara el testimonio del jefe de aquella operación policial de vigilancia frustrada. También salieron a la luz informes que indican que efectivamente todo aquello tuvo lugar. Pero del resto de la documentación, según la policía, no hay nada. No la encuentran. ¿Se lo habrán comido los ratones? me pregunto.

Eso sí, lo que sí tenía claro, gracias a las pistas reunidas y a las declaraciones de testigos, era que uno de los etarras que mataron a mi padre podía ser Jesus García Corporales, ya que estaba probado que había mantenido una relación sentimental con la chica que alquilaba ese piso, María Jesús Arriaga. La misma que huyó al descubrir que habían detenido en Francia a Aldana Barrena.

Me estaba quedando sin munición, sin pistas. Entonces tomé la decisión de publicar todo lo que tenía, con la esperanza de que algún testigo de la época lo leyera y se pusiera en contacto conmigo. Metí varias frases ocultas en los textos, algunas con un claro sentido doble. Como si esto fuera una peli o algo, qué sé yo.

Coincidiendo con que el juez, finalmente, declaró a García Corporales como investigado, saqué ocho largas crónicas en el diario EL ESPAÑOL, que era donde trabajaba por aquel entonces.

Y sucedió algo que dio la vuelta a todo el caso: la aparición de una testigo anónima.

[FIN PABLO]

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

SERIES RED/ACCIÓN | 100 MUJERES

5

Noé Ruiz

“Hay mucho egocentrismo en la dirigencia sindical”

Por Agustina López


VER NOTA

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes

LO+VISTO

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Sustentabilidad | 28 de mayo

Télam 25/10/2015 Eslovenia: Miles de refugiados e inmigrantes caminan a traves del campo hacia la frontera con Austria. Foto: AFP/ Rene Gomolj

Sin inmigrantes no hay crecimiento

Los países deben competir por los trabajadores migrantes para impulsar sus economías. El país que cuente con la política inmigratoria más abierta será el mejor posicionado para tener éxito en la economía global.

Tanto los políticos como los medios gastan enormes cantidades de energía debatiendo el tema de la migración, utilizando muchas veces una retórica xenófoba, populista y nacionalista. Todo esto a pesar del hecho de que, desde 2017, sólo tres de cada cien personas ( 3,4 % de la población mundial) han abandonado sus países de origen para emigrar a un nuevo país.

El mensaje de gente como el presidente norteamericano Donald Trump y de los que votaron por el “Brexit”en el Reino Unido, es que los inmigrantes debieran ser mantenidos afuera a toda costa para “salvar” sus economías. Sin embargo, muchos académicos sostienen que el hecho de atraer y mantener a los inmigrantes resulta esencial para la competitividad económica en un mundo que se globaliza. Algunos países están respondiendo de forma positiva a este tipo de argumentos, abrazando los beneficios que los inmigrantes pueden ofrecer a sus economías. Otros, países africanos entre ellos, están mucho más rezagados en este sentido.

Los países en vías de desarrollo los más vulnerables

Muchos países en vías de desarrollo son los que pueden sufrir los efectos negativos por la emigración.  En 2017, el 74% de todos los inmigrantes tenían edad apta para trabajar. Tiene sentido que la pérdida de este vital factor demográfico pueda dañar la economía de un país, y que el hecho de atraer estos trabajadores pueda ayudar a crecer la de otro.

Esto ha sido confirmado por la historia: en el siglo XIX, países de inmigrantes como los Estados Unidos crecieron más rápido que los países de donde emigraban, como Italia e Irlanda. Esos emigrantes pasaron a engrosar la fuerza laboral del país de destino en tanto que dejaron a sus países de origen con una cantidad menor de trabajadores.

En mi investigación sobre la emigración descubrí que países como Vietnam, India y China están tratando activamente de reclutar gente de sus diásporas para ayudar a sus economías. Mi investigación se centra en la “migración de frontera”: el movimiento de gente, tecnología, ideas y capital de una economía “desarrollada” hacia otra “en vías de desarrollo”.

Hay un creciente número de inmigrantes que regresan, es decir que nacieron y se criaron en un país, lo abandonan por algún tiempo, pero ahora optan por volver. Los investigadores acostumbraban a dar por sentado que una vez que la gente emigraba hacia Occidente, ellos y sus hijos se quedarían allí. Pero es cada vez menos así. Otra categoría en la que me centro es la de los inmigrantes con herencia: aquellos que se criaron en la diáspora y que regresan a la tierra de sus orígenes étnicos.

Estados Unidos está saliendo perjudicado

El país más poderoso del mundo y la economía más grande del planeta, Estados Unidos, era conocido hasta hace poco como una nación de inmigrantes.

Desde 2017, la administración Trump ha venido impulsando una serie de medidas que apuntan a mantener afuera a los inmigrantes y refugiados: la construcción de un muro en la frontera con México, límites a los refugiados y hasta la eliminación de la frase “nación de inmigrantes” de un documento oficial. En todo caso, este cambio no comenzó con Trump. Se inició en realidad luego de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001.

El investigador de tecnología y emigración Vivek Wadhwa viene advirtiendo desde hace años que la creación de barreras a la inmigración reducirá la ventaja económica, tecnológica e innovadora de Estados Unidos. Después de todo, muchos negocios en EE.UU. fueron iniciados por inmigrantes, y más de la mitad de las mil millones de emprendimientos  cuentan con al menos un fundador inmigrante.

La investigación de Wadhwa se centró en estudiantes graduados en carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, que llegaron a Estados Unidos para hacer estudios de posgrado. El estudio reveló cambios alarmantes. Antes de 2001, la mayoría de este tipo de estudiantes se quedaban en Estados Unidos después de concluir sus estudios. Pero desde 2001, las hostilidad hacia los inmigrantes “los empujaron” a convertirse en “inmigrantes de frontera” que regresan a sus países de origen, principalmente India y China.

Estados Unidos se vio forzado a modificar sus políticas de modo de contrarrestar la tendencia.

India y China también se han dado cuenta del valor de atraer sus propias diásporas de regreso a casa y de reclutar talentos de otras partes del mundo.

China modificó, por ejemplo, su política de visados de forma tal de que “los chinos de ultramar” (fuera del país) puedan contar con visas de ingreso múltiple por cinco años, en lugar de por uno.

Robin Li, el multimillonario empresario que está detrás de la empresa de Internet Baidu, conocida como la Google china, es uno de los que han dicho que la pérdida de Estados Unidos podría ser la ganancia de su país. Señaló en este sentido que “este es un buen momento para que China se ponga de pie y diga: ‘hey, vengan con nosotros’, les damos la bienvenida a los inmigrantes”.

China y Estados Unidos se encuentran inmersos en una batalla para ver cuál de los dos países será el que domine en el siglo XXI desde el punto de vista tecnológico, y la inmigración figura en el centro de esta contienda.

De todos modos, no son sólo los inmigrantes del área de la tecnología los que agregan valor a una economía. Se necesitan trabajadores con habilidades diferentes. La agricultura de Estados Unidos, por ejemplo, depende de trabajadores extranjeros, y Japón, una nación altamente industrializada con una población que envejece, necesitará atraer a su suelo cada vez más trabajadores extranjeros jóvenes para poder sobrevivir.

¿Beneficios políticos para África?

Los países africanos no están aprovechando la oportunidad que ofrece el nexo migración/economía.

Tan sólo un puñado de países africanos, entre ellos Liberia y Etiopía,  han trabajado activamente para traer más inmigrantes.

He descubierto que la gente en general y los de ascendencia africana en particular, tanto en África como en Occidente, están especialmente interesados en mudarse a Sudáfrica para trabajar. Esto se debe a que Sudáfrica cuenta con una infraestructura bien desarrollada y a que ofrece lo que muchos inmigrantes llaman “estilo de vida”, una buena calidad de vida.

Sudáfrica está tratando de posicionarse como la puerta de entrada al continente africano y necesita una economía sólida para poder hacerlo. Por ende, el país se beneficiaría tremendamente con una política que les diera la bienvenida a los inmigrantes.

La construcción de una economía sólida siempre exigió la presencia de trabajadores inmigrantes de todo tipo. Esto no es algo que vaya a cambiar en lo inmediato. El país que cuente con la política inmigratoria más abierta será el mejor posicionado para tener éxito en la economía global.

Melissa Tandiwe Myambo es investigadora asociada del Centro de Estudios de la India en la Universidad de Witwatersrand

© The Conversation
(Traducción: Silvia S. Simonetti)

Salud | 25 de mayo

Donación de Órganos: la Ley Justina debe ser aprobada cuanto antes

ACTUALIZACIÓN: El 30 de mayo de 2018, la Ley Justina fue aprobada por unanimidad en el Senado. El proyecto pasó a Diputados para ser tratado en los próximos meses.

Ezequiel Locane está trabajando duro en estos días. El padre de Justina, la niña que el año pasado movilizó una campaña por la donación de órganos que resultó en un pico de nuevos registros, busca ahora que la donación sea obligatoria.

Para eso, planteó la “Ley Justina”: una modificación a la Ley Nacional 24.193 de Donación de Órganos (que el senador radical Juan Carlos Marino presentó como proyecto). Locane espera que este miércoles 30 de mayo, Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos, la Ley Justina sea tratada y aprobada en el Senado, donde 60 legisladores, de un total de 72, ya dieron su apoyo al asunto.

“Necesitamos que debatan este proyecto porque simplificará y mejorará el proceso de donación y trasplante”, dice Locane. Su hija, Justina, falleció en noviembre de 2017 porque el corazón que necesitaba nunca llegó. En la semana posterior se registraron como donantes 48 mil personas: más que en todo 2016.

Justina Locane 3

-¿De qué se trata la Ley Justina?
-La Ley Justina busca sacarle la presión a los familiares de las personas que fallecen y también sacarle presión a la sociedad, porque hoy los individuos tienen que figurar en un registro si quieren donar. Sabiendo que la sociedad argentina es solidaria, nosotros queremos plantear que esto funcione al revés de como lo hace hoy, porque si hoy alguien quiere ser donante hay que verificar muchas cosas en su trámite.

-¿Qué plantea la Ley Justina en ese sentido?
-Nosotros planteamos que sea al revés: seamos todos donantes salvo que planteemos lo contrario. Y si no querés donar, te registrás como no donante. Hoy existe el “donante presunto”. Es decir, sólo en el caso de que la persona esté registrado como donante en el INCUCAI se evita preguntarle a sus familiares. Si cualquiera que no está registrado se muere, se le pregunta a un familiar si se donan los órganos o no. Y ocurre que ese familiar está pasando por un momento tremendo y doloroso; y que el profesional de la salud tiene que preguntar cosas para las que quizás no está preparado porque no tiene la forma, la calidez, el timing, la delicadeza o el mensaje. Si en todo eso no está entrenado o capacitado, peor aún. La ley del donante presunto actual, que es la ley vigente, se complica en todo eso.

-¿Cómo es el proceso de donación hoy y cómo podría ser si se modifica?
-El proceso está liderado por un médico, el “procurador”, que es quien se acerca hasta el lugar donde falleció una persona y verifica si efectivamente ha fallecido, qué órganos están en condiciones y para quién corresponden; y luego encargarse de que esos órganos lleguen al lugar indicado. Es un proceso complejo. Además, la cantidad de procuradores en Argentina no es suficiente: para toda la provincia de Buenos Aires, en 2017, había sólo 7. Nosotros pedimos que haya más recursos para que haya más procuradores y que los médicos y los enfermeros tengan más información sobre la donación y participen más en el proceso. En Argentina, hay un promedio de sólo 4 procuradores por provincia.

-¿Por qué, si en Argentina fallecen 840 personas por día, hay problemas en la donación?
-Entre 11.000 y 12.000 personas necesitan un trasplante en Argentina. Entre el 25 y el 35% fallece porque el órgano no llega a tiempo. Otros porcentajes de fallecimientos corresponden a otras causas. En total, cada año se salva menos del 10% de la gente que necesita trasplantes.

-¿Qué pasará con la Ley Justina si los senadores la aprueban el 30 de mayo?
-Hay 60 senadores nacionales, de un total de 72, que ya firmaron el expediente de modificación a la ley, lo que significa un compromiso. Buscamos que el 30 de mayo se trate el tema y se apruebe. Luego pasaría a los diputados y tendría que ser aprobado por mayoría simple. Este año, debería estar aprobado sí o sí. Luego empezaría un ciclo de capacitación de los profesionales de la salud y además habría que seguir acompañando a los familiares de los pacientes e ir a los colegios a hablar. La ley no es lo único que va a generar que el país sea un líder en donación, sino el compromiso de la gente. Eso es lo más importante.

-Si alguien tiene dudas o quiere saber más sobre la Ley Justina, ¿dónde puede informarse?
-Nos escribe en Facebook a Multiplicatex7 y nosotros le respondemos por mensaje directo.

Justina con su padre, Ezequiel Locane.
Uncategorized | 23 de mayo

Alejandro Catterberg: “Con esta crisis cayó la confianza y hubo un efecto desilusión”

En este chat el director de Poliarquía repasa las consecuencias de la crisis cambiaria y su impacto en la opinión pública. [Experimento: probá este formato de chat y luego contanos qué te parece]

Aclaración: estamos probando un formato de entrevista vía chat desarrollado por Al Jazzera. La interfaz aún está en inglés. Instrucción básica: hacé click donde veas el diálogo azul. Debajo del chat, más detalles sobre esta experimentación.

WhatsApp, Facebook Messenger y Telegram serán canales fundamentales para el periodismo del futuro. O no. Pero las horas que pasamos en estas plataformas conversacionales alientan la hipótesis, y de allí la necesidad de experimentar y aprender. Ese es el objetivo de esta pieza periodística: un chat con un experto en opinión pública para tratar un tema instalado en la agenda pública.

Para producirlo le hicimos una entrevista vía WhatsApp a Alejandro Catterberg, de modo de contar con el tono y el estilo propio de este tipo de conversación. Luego se le hicieron mínimas ediciones al diálogo, y se lo reprodujo en la plataforma InterviewJS, desarrollada por Al Jazzera. La plataforma, lanzada el 17 de abril, es una herramienta de código abierto que permite transformar una entrevista en un chat interactivo compartible y republicable en cualquier plataforma.

Entre sus pocos ejemplos se destaca esta “conversación” múltiple entre Barack Obama, Donald J. Trump, Hillary Clinton y Bernie Sanders sobre el futuro del Obamacare, construida a partir de las declaraciones públicas de cada uno de ellos sobre el tema.

Los interesados en este tipo de plataformas, pueden leer este artículo en Journalism y seguir la cuenta de twitter de InterviewJS.

Uncategorized | 4 de mayo

La Feria del Libro 360

La Feria del Libro 360º

Recorrimos los 45 mil metros cuadrados de la feria con una cámara 360 y te mostramos algunos de los mejores hallazgos que hay a lo largo y a lo ancho de sus más de 400 stands.

por Joaquín Sánchez Mariño y Maxi De Rito

7 de mayo de 2018






Se dice que la Feria del Libro de Buenos Aires es única por su bibliodiversidad. Es decir, que en ella se encuentra una variedad de libros imposible de encontrar en cualquier otro lugar. Es, después de todo, una fama justa: 45 mil metros cuadrados, más de 400 stands, editoriales de todos los temas y tamaños, un nuevo stand dedicado a la diversidad sexual, una zona dedicada a editoriales que no pueden pagar su presencia, y más de 1000 actos y charlas de escritores.

¿Pero cómo hacer, entre tanta oferta, para identificar un recorrido posible? ¿Cómo elegir un libro y no otro? ¿Cómo buscar -se pregunta Alessandro Baricco en Novecento- solo un amor en el ancho tendido de este mundo?

1. Pabellón Amarillo: las mejores editoriales independientes

Para los que se acercan al predio de La Rural buscando literatura más allá de los circuitos comerciales, probablemente lo mejor que pueden hacer sea acercarse al Pabellón Amarillo. Allí se encuentran no solo las editoriales de Nuevo Barrio (editoriales pequeñas que debutan de manera gratuita en la Feria), sino también dos stands conjuntos imprescindibles: Los Sólidos Platónicos (allí están Fiordo, Godot, Wolkowicz, Libraria, Páprika, Gourmet Musical, Criatura, Aquilina y Letranómada), y Los Siete Logos (que reúne a Eterna Cadencia, Mar Dulce, Criatura otra vez, Katz, Caja Negra, Adriana Hidalgo y Beatriz Viterbo).

Justamente el stand de Los Siete Logos es la primera recomendación, con especial atención en un libro: Irrupciones, de Mario Levrero.

Editado por Criatura (editorial uruguaya), Irrupciones incluye columnas publicadas por el autor de La Máquina de Pensar en Gladys o La Novela Luminosa. Son textos raros, como casi todo lo que escribió Levrero, y cuesta $300.

2. Pabellón verde: libros ilustrados imperdibles

Se sabe que muchas de las personas que van a la Feria no son lectores habituales, sino que ven en el libro un objeto de colección, para regalar, mostrar en la mesa del living o simplemente tener.

Para ellos y para los amantes de las ilustración, el stand de Edelvives es una joya imperdible. La editorial española está en el Pabellón Verde y tiene libros que con solo abrirlos se despliegan como si fueran un artefacto de magia digno del mundo de Harry Potter.

De entre ellos, cualquiera de los de Benjamin Lacombe (la estrella francesa de la ilustración), vale la pena. Pero claro, como todo libro importado, son caros. El que aquí sugerimos (Frida, de Lacombe) sale $770.

3. Libros para los más chicos

No es extraño encontrarse en la feria con larguísimas filas de adolescentes sentados en el piso, esperando la firma de algún nuevo autor de moda. Es que los jóvenes son de algún modo los protagonistas del mercado editorial, lo cual explica que cada vez más ferias incluyan jornadas de Booktubers (chicos que hacen videos recomendando libros).

Pero un paso antes de convertirse en los consumidores estrella, los adolescentes son niños. Los libros para chicos ocupan también una porción importante del mercado y los fines de semana sobre todo, muchos padres se acercan con sus hijos a la feria.

Para ellos, uno de los stands más lindos es el de Catapulta, también en el Pabellón Verde. Allí se encuentran ejemplares para diferentes edades. Muchos de sus libros son para hacer cosas: dibujar, aprender, jugar, leer… Por caso, recomendamos uno: Dibujos Mágicos, (Editorial Catapulta, $449), que básicamente es para dibujar.

4. El hallazgo de la feria

Recomendación puramente caprichosa y celebratoria del ingenio: ¿Dónde está Perón? (editorial Galería, $360). Es un libro como los famosos ¿Dónde está Wally?, pero en lugar de a Wally hay que encontrar a Perón inmiscuido en reversiones de obras clásicas de la pintura argentina.

El libro, que fue trabajado con un historiador para que no sea simplemente una idea ingeniosa sino que tenga cierta rigurosidad, se completa con fragmentos de discursos de Perón.

Mitos y verdades

Se dice que la Feria del Libro de Buenos Aires es única porque recibe, en sus tres semanas, a más de un millón de visitantes. Un millón doscientos mil para ser más precisos, según las autoridades de la Fundación El Libro, los responsables de la organización.

A pesar de la lluvia (que comenzó con inauguración y nunca paró), Oche Califa -director de la Feria- dice que hubo mucho afluente de gente y que van a pasar el millón, igual que cada año.

Otro de los mitos alrededor de la feria es el precio de los libros. Uno de los mayores reclamos del público es la falta de descuentos considerables. El por qué lo explica el mismo Oche, que dice que eso es imposible por ley. No se equivoca: según la legislación vigente, los libros tienen que venderse al mismo precio en todo el país. Solo se permite hacer un descuento del 10% en ocasiones especiales como ferias, y de hasta un 50% cuando los adquirentes sean la CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares) o el Ministerio de Educación. Es justamente el tipo de descuento que pueden llegar a conseguirse en La Rural.

El último de los grandes mitos es que la Feria del Libro de Buenos Aires es el evento cultural más importante de Latinoamérica. Por supuesto, se trata de una sentencia subjetiva, por lo que juzgarla no tiene sentido. No obstante, hacia dentro del sector los editores coinciden en que la Feria del Libro más relevante de la región es la de Guadalajara, en Méjico, donde está mucho más desarrollado el perfil profesional.

La de Buenos Aires conjuga dos modelos de feria: la comercial y la profesional. Es decir, hay días de venta de derechos (las jornadas profesionales, apenas 3 días al comienzo), y 19 días de pura afluencia de público. Ahí entra lo ya dicho del millón de personas.

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

100 MUJERES

4

María Angélica Pivas

“La Justicia no escapa a la sociedad en la que vivimos, que es machista”

Por Mercedes Funes


VER NOTA

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes

LO+VISTO

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Uncategorized | 3 de mayo

Guillermo Olivetto: “La sociedad está mutando de valores y conductas, en una economía en transición”

El especialista en cuestiones de sociedad y consumo explica los claroscuros del humor social, de la economía, y por qué existe una polarización entre los sentimientos positivos y negativos de la población.

guillermooliveto
Uncategorized | 3 de mayo

David Callaway: “No esperen que un periodista sea asesinado para protestar”

David Callaway: “No esperen que un periodista sea asesinado para protestar”

Hoy, 3 de mayo, es el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y este año es más importante que nunca. Las amenazas, intimidaciones e incluso asesinatos de periodistas por su trabajo van en aumento alrededor del mundo – desde Sudamérica hasta Europa y Asia.

por David Callaway

3 de mayo de 2018






El presidente Donald Trump y el ex director del FBI James Comey ya no concuerdan en muchas cosas.

Aunque, cerca del final del caótico mandato de Comey el año pasado, sí coincidieron en una visión alarmante. Fue durante un intercambio en el que Trump le sugirió que los periodistas podrían animarse a revelar sus fuentes “si pasaran un par de días en la cárcel”, según un memorando de Comey publicado como parte de su gira de presentación de su libro. Comey dijo que se rió ante la sugerencia.

La antipatía de Trump hacia los medios es bien conocida, pero ver la profundidad de su odio hacia los periodistas revelarse en un intercambio privado como este, con un funcionario oficial, sugiere que hay días más siniestros por venir.

Para los 262 periodistas que actualmente languidecen en las cárceles de países como Turquía, China y Egipto, según el Comité para la Protección de los Periodistas, el castigo del gobierno por informar la verdad no es cosa de risa.

Hoy es el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y este año es más importante que nunca.

Las amenazas, intimidaciones e incluso asesinatos de periodistas por su trabajo van en aumento alrededor del mundo, desde Sudamérica hasta Europa y Asia.

Este año se celebraran elecciones en algunos de los países más desafiantes para ejercer el periodismo, incluidos Myanmar, Indonesia y México. Un periodista mexicano, Emilio Gutiérrez Soto, ya está preso en los Estados Unidos. Se enfrenta a la deportación de Trump una década después de huir de México por miedo a perder su vida después de haber sido incluido en una lista de periodistas amenazados.

Como presidente del Foro Mundial de Editores, un grupo de periodistas internacionales vinculados a WAN-IFRA, una organización que agrupa a periodistas y editores alrededor del mundo, soy testigo de cómo colegas de todo el planeta luchan valientemente contra la opresión y las violaciones de la privacidad en sus países.

Ejemplos hay muchos: reportajes para revocar la corrupción en Sudáfrica; la profunda censura oficial en Pakistán, donde las organizaciones de noticias se ven obligadas a eliminar historias o dejar de informar por fuerzas desconocidas vinculadas al aparato de seguridad; investigaciones de medios digitales en India, donde los editores dicen que son intimidados rutinariamente por el gobierno del primer ministro Narendra Modi, a pesar de las garantías constitucionales de libertad de expresión.

Mi lista de grupos de editores de WhatsApp zumba a diario con cada nuevo desafío. Solo el miércoles, 13 periodistas más fueron encarcelados en Turquía, que tiene más de 70 actualmente tras las rejas. Trabajamos juntos para apoyarnos y presionar a los gobiernos lo mejor que podemos, pero sin el apoyo del público siempre es una lucha difícil.

Ese apoyo existe, cuando el público se irrita lo suficiente. Lo vimos hace dos meses en Eslovaquia, después de que el periodista Jan Kuciak y sus pareja fueron asesinados a tiros en su casa, aparentemente por la mafia local.

Las protestas públicas aumentaron en los días posteriores a los asesinatos, hasta el punto de que varios funcionarios del gobierno se vieron obligados a renunciar por presuntos vínculos con la mafia. Lo vimos después del asesinato de la periodista de Malta, Daphne Caruana Galizia, en octubre, que fue asesinada con una bomba en su automóvil cerca de su casa. Funcionarios europeos han ejercido presión sobre las autoridades maltesas para que resuelvan el asesinato en las últimas semanas.

Se han realizado arrestos en ambos casos, pero nadie cree que las personas que ordenaron los asesinatos estén cerca de pagar por sus crímenes. De hecho, más del 90% de los asesinatos de periodistas en todo el mundo han quedado sin resolver, según el CPJ (Comité de Protección de Periodistas por sus siglas en inglés).

Mirando la situación en Estados Unidos, mientras más agita el tema Trump, más se vuelven sus seguidores en contra de la prensa. Nuestros colegas que cubren al Presidente informan amenazas de muerte y “trolling” en redes sociales a diario, incluido un horrible acoso verbal contra reporteros. La idea de encarcelar a los periodistas puede haber sido una broma compartida entre el presidente y Comey, pero no es broma para una industria que lucha por su vida en una creciente lista de países. Estados Unidos cayó dos lugares este año en el Índice Mundial de Libertad de Prensa de 2018, elaborado por Reporteros sin Fronteras. Se colocó en el número 45 entre 180 países, por encima de Italia y detrás de Rumania. Piénsenlo. ¡Rumania!. La culpa es de Trump.

La violencia verbal conduce a la violencia real. Podemos verlo frente a nosotros. Las cárceles en Turquía y el acoso en India están sucediendo en tiempo real. No den por sentada la libertad de expresión, y no esperen que un periodista sea asesinado para protestar. Donde quieran que estén, incluso en EE.UU.. También puede suceder ahí. Y está sucediendo.

David Callaway
Presidente, World Editors ForumCEO,
The Street, Estados Unidos

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

100 MUJERES

4

María Angélica Pivas

“La Justicia no escapa a la sociedad en la que vivimos, que es machista”

Por Mercedes Funes


VER NOTA

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Uncategorized | 27 de abril

Enrique Avogadro: “En un encuentro dedicado a la palabra se nos prohibió hablar”

avogadro

Enrique Avogadro: “Se pierde el valor de la Feria: en un encuentro dedicado a la palabra se nos prohibió hablar”

El ministro de Cultura de la Ciudad se quedó sin dar su discurso en la inauguración de la Feria del Libro por una protesta de docentes. Habló del proyecto, de su mirada de la gestión cultural, el aborto, y la figura del artista militante.

por Joaquín Sánchez Mariño

27 de abril de 2018






Si bien nadie esperaba que la inauguración de la Feria del Libro terminara en escándalo, de algún modo a nadie le sorprendió. Mientras todos se preparaban para ver los cruces en relación a la industria editorial, el protagonismo lo tomó un grupo de aproximadamente 150 jóvenes que se alzaron con pancartas en repudio al proyecto de ley UNICABA, que plantea la transformación de los profesorados. El destinatario de la protesta era el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, o en su defecto la ministra de Educación Soledad Acuña; pero como ninguno de los dos estuvo presente, los manifestantes comenzaron con los gritos apenas subió al escenario el ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro. Lo dejaron sin hablar.

Finalmente tomó el micrófono Claudia Piñeiro y pudo dar su discurso, pero la primera intervención de Avogadro en la feria del libro (es ministro desde diciembre del 2017), quedó trunca.

Ya recuperado de la frustración, habló con RED/ACCIÓN del evento, de su visión de la política cultural, de la idea del artista militante y dio su opinión sobre el aborto.

Las autoridades de la Feria del Libro junto a Claudia Piñeiro en la fallida inauguración de anoche. Foto: Télam.
Las autoridades de la Feria del Libro junto a Claudia Piñeiro en la fallida inauguración de anoche. Foto: Télam.

¿Cómo te sentís respecto a lo que pasó ayer en la inauguración?
El sentimiento personal pasó muy rápido. La verdad es que me había preparado para dar el discurso. Yo vine un millón de veces a la feria desde chiquito, y me emociona. Y el discurso siempre me pareció un momento álgido, que tiene un valor simbólico importante… Y por ahí soy yo pero siento que se ha ido perdiendo eso en los últimos años por este tipo de episodios, que no son nuevos.

Fue creciendo el nivel de intervenciones.
Creo que la de ayer fue la peor de todas sin ninguna duda, porque tuvieron éxito al impedirnos hablar. Eso me parece lo más grave. En un encuentro dedicado a la palabra se nos prohibió hablar. Incluso después de que Pablo (Avelluto) les diera la palabra siguieron impidiendo que habláramos. Me pareció una actitud claramente autoritaria.

¿Qué ibas a decir?
Nosotros nunca somos los importantes, estábamos todos ahí para escucharla a Claudia (Piñeiro), pero como funcionarios nos tocaba hablar y fue paradójico que no nos dejaran. Mi discurso tenía que ver con eso, con pensar a la Feria como un espacio de encuentro en el cual más allá de las diferencias hay que generar propuestas en conjunto. Pero no lo pude decir.

Decías que fue perdiendo valor simbólico. Sin embargo, fue ganando valor político, ¿no?
Sí, pero con una idea equivocada porque el modo me parece muy tribunero. También es un llamado de atención a la gente que organiza la feria porque ayer hubo gente con megáfonos y máscaras… Todos los vimos al llegar, de modo que era obvio que iba a haber disturbios.

¿Cuánto de esto refleja una falta de diálogo?
Yo creo que sí hay diálogo. Todos los viernes nosotros tenemos diálogos con gente del sector cultural y les pedimos que digan y pregunten lo que quieran. Si hay cosas en las que no estamos de acuerdo tiene que haber un espacio de respeto donde poder manifestarlo.

Los manifestantes subieron al escenario y el ministro de Cultura de Nación, Pablo Avelluto, les permitió hablar. Foto: Télam.
Los manifestantes subieron al escenario y el ministro de Cultura de Nación, Pablo Avelluto, les permitió hablar. Foto: Télam.

¿Si pudieras hablar hoy con alguno de los que se manifestó ayer, qué le dirías?
Que el proyecto busca promover y jerarquizar la educación de nuestros maestros. Que contrario a lo que se dijo ayer, no va a cerrar ninguno de los centros (porque se van a mantener abiertos como sedes de la universidad), ni tampoco se va a echar ni se echó a nadie. La ley de hecho incluye un artículo que explícitamente dice que no se va a echar a nadie.

¿Y por qué se generó esta protesta? ¿Error de comunicación?
Es mucho más fácil no cambiar. Yo entiendo a muchos de los que protestaron ayer porque probablemente le tengan miedo al cambio, y desde ese lugar es más fácil que te mientan, pero lo que se está proponiendo es algo que va a jerarquizar la carrera docente, va a permitir que a los chicos se los eduque mejor.

¿Hacia dentro del gobierno no hay miedo al cambio respecto de ciertas medidas impopulares?
Cuando Horacio (Rodríguez Larreta) me convocó para ser Ministro de Cultura me pidió varias cosas. Como eje central darle mucha importancia a la cultura independiente. Me dijo: “quiero que a partir de ahora empecemos a ver lo que es cultura pública no estatal”. Lo mismo con pensar la cultura en los barrios, o la cultura como factor de desarrollo. Y articular lo público y lo privado. Pero como base del plan me dijo que pensara todo desde cero.

Al margen de tu relación personal con el mundo artístico, ¿se pueden bajar los prejuicios de los artistas en relación a Cambiemos?
Mi tarea no es esa en todo caso. El ministerio trabaja para la ciudadanía en general, pero sobre todo para artistas, para creadores, para gestores que hacen que esta ciudad sea la potencia cultural que es. Buenos Aires tiene 500 espacios culturales independientes, entre salas de música, salas de teatro, centros culturales, galerías. Sería absurdo no reconocer en eso una posibilidad de generar más acceso a la cultura.

¿Es deseable para un gobierno tener artistas que lo apoyen?
Tenemos que separar muy bien el rol del artista como creador, del rol del artista como personaje público que tiene una opinión. Jamás le vamos a bajar línea a nadie porque no nos interesa. Cuando invitamos a la gente del sector a encuentros para discutir vienen bien dispuestos a escucharnos.

Docentes protestando contra el proyecto de la UNICABA. Foto: Télam.
Docentes protestando contra el proyecto de la UNICABA. Foto: Télam.

Ayer el Presidente Sebastián Piñera sostuvo que las condiciones socio-económicas en las que uno nace determinan las condiciones en las que uno muere.
Sí, definitivamente. Tenés un país en el que por suerte la pobreza está bajando pero todavía es altísima y nos preocupa a todos. En la ciudad hay un proceso de transformación social como nunca hubo. Tenemos varios programas que tienen que ver con la cultura como herramienta de integración social. En agosto estamos lanzando el Pase Cultural.

¿Qué es?
Un sistema de estímulo a la demanda. A partir de agosto todos los chicos de 16 a 18 años de la escuela pública y sus docentes, unas 100 mil personas, van a recibir un subsidio mensual que solo pueden usar en consumos culturales. Ir al teatro, al cine, comprarse un libro, un disco… Eligiendo el consumo que quieran. Son alrededor de 200 pesos por mes que van a tener todos los meses depositados en una tarjeta que les damos del Banco Ciudad. Es una política cultural activa para que 100 mil personas que no tienen hábito de consumo regular tengan esa posibilidad.

Claudia Piñeiro en su discurso de ayer se expresó, como ya lo hizo en el Congreso, a favor de la despenalización del aborto. ¿Cuál es tu postura?
El tema del aborto es un tema complejo. Nadie está a favor del aborto, pero personalmente estoy a favor de la despenalización. Es un tema al que entro con mucho cuidado porque como hombre siento que es una discusión que tenemos que dar. Pero al mismo tiempo, y con sinceridad, siento que, como se dijo, si los hombres nos embarazáramos no estaríamos teniendo esta discusión y el aborto sería algo de todos los días.

Consultar el proyecto de ley UNICABA

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

100 MUJERES

3

Soledad Deza

“Belén, criminalizada por sufrir un aborto espontáneo, me interpeló desde mi lugar de privilegio”

Por Agustina López


VER NOTA

GPS PM

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Sociedad | 26 de abril

¿Debe importarnos la desigualdad?

En vez de preocuparse por equilibrar crecimiento y desigualdad, a los políticos les conviene más concentrarse en el efecto de las políticas sobre el ingreso medio y otros indicadores de bienestar.

¿Cómo afecta la desigualdad al crecimiento? Es una pregunta que los economistas tratan de responder; pero más allá del arduo debate en ciencias sociales, los políticos enfrentan un dilema totalmente diferente: ¿es tan importante la respuesta a aquella pregunta?

Yo creo que no.

La política económica en el mundo real tiene particularidades locales y matices; buscar una única respuesta a cómo y cuánto afecta la desigualdad al crecimiento es una tarea irrealizable. En vez de preocuparse por equilibrar crecimiento y desigualdad, a los políticos les conviene más concentrarse en el efecto de las políticas sobre el ingreso medio y otros indicadores de bienestar.

Políticas más fáciles de evaluar

Las políticas que al mismo tiempo estimulan el crecimiento y reducen la desigualdad son las más fáciles de evaluar y las que más ventajas traen. Son las estrategias que yo llamo “políticas con todo lo bueno junto”, y son fácilmente aplicables a la educación, pero también pueden funcionar en otros sectores de la economía afectados por la competencia imperfecta. Por ejemplo, políticas anti-trust (anti monopolios) más vigorosas pueden mejorar la eficiencia y la distribución del ingreso.

Evaluar efecto real de las decisiones sobre la gente

Es mucho más difícil evaluar políticas que implican una tensión entre crecimiento y desigualdad, de lo que sirve un sencillo ejemplo. Analicemos una reducción del 10% a los impuestos al trabajo compensada mediante un impuesto fijo, usando un modelo de crecimiento neoclásico. Con estos parámetros, el ingreso medio crecerá 1%.

Pero cuando se examinan las cifras que realmente importan, el resultado no es tan bueno.

Al aplicar este modelo a la distribución del ingreso en EE. UU. en 2010, hallé que aunque la mayoría de los hogares obtienen un aumento del ingreso antes de impuestos, dos tercios tienen que pagar más impuestos. Además, las familias tienen menos tiempo libre. O sea que la reforma impositiva perjudica a cerca del 60% de los hogares, aunque el ingreso del hogar medio aumente gracias a las mejoras en la cima de la pirámide.

Esto no nos dice si esa política impositiva es buena idea, pero la mayoría de los políticos cuestionarían una política de crecimiento basada en cobrar más impuestos a dos tercios del electorado y por la que los votantes deben trabajar más por el mismo dinero.

Es tarea de las ciencias sociales analizar el efecto de la desigualdad sobre el crecimiento. Pero los políticos deben prestar más atención a cómo lograr las metas económicas, para lo cual, tal vez haya que pensar menos en datos agregados y debates académicos, y más en el efecto real de las decisiones sobre la gente.

Jason Furman, profesor de Práctica de la Política Económica en la Escuela Kennedy de Harvard e investigador superior en el Instituto Peterson de Economía Internacional, presidió el Consejo de Asesores Económicos del presidente Barack Obama entre 2013 y 2017.

Copyright: Project Syndicate, 2018.
www.project-syndicate.org

Uncategorized | 26 de abril

Feria del libro: anticipo de los cruces que habrá en la inauguración

CorteDeCinta

Avelluto, Gremmelspacher y Avogadro: anticipo de los cruces que habrá en la inauguración de la Feria del Libro

El año pasado, el presidente de la Fundación El Libro exigió al Ministro de Cultura políticas de apoyo al sector editorial. Avelluto respondió redoblando la apuesta. Después de un 2017 que para muchos fue el peor año de la década para el libro, los discursos cruzados prometen ser más fuertes.

por Joaquín Sánchez Mariño

26 de abril de 2018






La apertura de la Feria del libro es un espacio político. Aunque la Feria en sí mismo sigue siendo un evento cultural y comercial (y una fiesta de la diversidad), en los últimos años la inauguración se convirtió en un breve escenario para la controversia política. En el 2011 una serie de intelectuales (intelectuales K, se los llamaba), se declaró en contra de que Mario Vargas Llosa diera el discurso inaugural. Lo dio un día después, como si fuera un discurso más, pero no uno de apertura. Años antes, rechazaron la invitación dos escritores: María Elena Walsh y Eduardo Galeano.

En el 2016 la abrió Alberto Manguel, que vio su discurso interrumpido por trabajadores que se manifestaron en contra de los despidos en la Biblioteca Nacional, institución de la que estaba en ese entonces a punto de hacerse cargo.

En el 2017 no fue menos picante: los discursos de Martín Gremmelspacher (presidente de la Fundación el Libro, institución que organiza la Feria), y Pablo Avelluto (Ministro de Cultura de la Nación), fueron de algún modo una contienda simbólica.

Y este año los decibeles no parece que vayan a bajar. No porque se trate de cruces personales sino porque desde el sector editorial están todos en estado de alerta y repiten en coro la misma sentencia: el 2017 fue el peor año en cuanto a la venta y la producción de libros.

Avelluto vs Gremmelspacher, versión 2017

El presidente de la Fundación El Libro así de afilado habló en la inauguración de hace un año: “El año pasado, en este mismo escenario, el Ministro de Cultura hizo referencia a su conocimiento de la problemática de la industria editorial por haber pertenecido durante muchos años al sector. Damos fe de ello. Pese a la ventaja que supone tener en esa elevada función del Estado a alguien con una sofisticada información del mundo editorial, la verdad, señor Ministro, es que no solo continuamos con esos mismos problemas, que arrastramos sin resolverlos, sino que los que teníamos se han agravado y han surgido otros nuevos. A la creciente caída de las ventas se sumó como el otro brazo de la tenaza que asfixia al sector, la subida de los costos impulsados por los desmedidos aumentos de las tarifas de servicios”, dijo Martín Gremmelspacher.

Para completar la imagen, aportó: “La industria editorial en su conjunto está atravesando uno de sus momentos más delicados, con caídas en las ventas del 25%, lo que afecta especialmente a las pequeñas y medianas editoriales. Permítanme mencionar sólo un dato: de un año al otro se han dejado de producir 20.000.000 de ejemplares, o sea casi 55.000 ejemplares por día”.

En la inauguración de la Feria del año pasado, Pablo Avelluto se sentó junto a Martín Gremmelspacher. Los dos dieron discursos cruzados.
En la inauguración de la Feria del año pasado, Pablo Avelluto se sentó junto a Martín Gremmelspacher. Los dos dieron discursos cruzados.

Por su parte, Avelluto mencionó las muchas políticas públicas que el Estado en general, y su ministerio en particular, implementan para apoyar al sector. Trece millones de pesos invertidos cada año para que los bibliotecarios de la CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares), compren libros al 50% en la Feria; los apoyos a editoriales y escritores para promocionarse en ferias internacionales, los premios que ofrece el Fondo Nacional de las Artes, la compra de libros para el programa El Estado en tu Barrio…

“Conmigo no, Martín. Esta no es la peor crisis de la industria editorial. No hay ningún tiro de gracia en ningún lugar para el sector, que en situaciones más duras, de hiperinflaciones y megadevaluaciones, logró salir adelante. Conozco el talento de nuestros autores, editores y libreros. La situación es difícil, pero en el último trimestre del año pasado las cosas empezaron a mejorar. Es un hecho”, dijo el Ministro.

Para desgracia de todos, la tendencia negativa no se revirtió. Según un informe presentado por la Cámara Argentina del Libro y basado en el registro de ISBN, en el 2017 se publicaron 11 millones de ejemplares menos que en el 2016. Según Gremmelspacher, en los años previos a Cambiemos la industria iba mejor. Los números muestran que es relativo. En el 2014 el mismo índice indicó que se produjeron en el país 129 millones de ejemplares. La caída, sin embargo, comenzó el año inmediatamente posterior: en el 2015 se hicieron 84 millones.

Avelluto vs Gremmelspacher, versión 2018

Gremmelspacher señala que este año su intención no es polemizar. “Este año en mi discurso no usaré las mismas palabras. Pero está claro que lo que pasó en el año me dio la razón, así que volveré a marcar las falencias del sector”.

¿Qué soluciones podría haber? “Devolución del IVA, que el estado vuelva a comprar libros como lo hizo en su momento, que haya un apoyo mayor para combatir la piratería, declarar un estado de emergencia (o como se llame) atendiendo a que se facturó un 30% menos en estos dos años que pasaron… Antes había más consumo. Sin el consumo activado el libro no se vende. Esto es así”, explica el Presidente de la Fundación El Libro.

Más allá de los desacuerdos, Gremmelspacher confía en la labor del Ministro: “Yo quiero creer que se preocupa. En todo caso no encuentra los caminos para llevarlo adelante. No ha habido un gran llamamiento a que la situación cambie. Hace falta una política pública”, concluye.

Por el lado del Ministro de Cultura, lo más probable es que vuelva a enumerar las políticas de apoyo y mencione el gran éxito que está teniendo la presencia argentina en la Feria del Libro de Bogotá, que está sucediendo en estos días y donde nuestro país es invitado de honor.

Enrique Avogadro: el contrincante menos pensado

La tensión política sin embargo no terminará ahí. A un año de aquella contienda, este año se suma un nuevo integrante al cuadrilátero: el Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. En el 2017 ese lugar lo ocupó un insulso Ángel Malher, que poco aportó en el evento. En esta edición, como giro del destino, sube al escenario un personaje harto más interesante para esta novela: Enrique Avogadro.

No es la primera vez que participa del evento. Sin ir más lejos, el año pasado también estuvo allí como funcionario debajo de la órbita de Avelluto. Era su Secretario de Cultura y Creatividad.

En sus épocas de Secretario de Cultura y Creatividad, Avogadro era el segundo de Avelluto en el Ministerio.
En sus épocas de Secretario de Cultura y Creatividad, Avogadro era el segundo de Avelluto en el Ministerio.

A mediados del año pasado Avogadro renunció a su cargo en la cartera de Avelluto y pocos meses después asumió en Ciudad. Fue una salida elegante, como es elegante la manera en que un torero hace pasar de largo a la bestia en pleno ruedo.

El discurso de Avogadro va a profundizar ahí donde Avelluto no lo hace: en apoyar la cultura independiente. Intentará, desde su ecosistema de recursos, lo que no logra (ni intenta) el Ministro nacional entre los artistas independientes: ser querido.

Para esto, el stand de la Ciudad de Buenos Aires en la Feria (que suele ser un bloque de madera lleno de plantas), este año abrió una convocatoria para que las editoriales que no tienen posibilidad de pagarse un stand tengan presencia en la feria. Así, 18 editoriales independientes chicas podrán promocionar sus libros.

Va a hablar, además, de Buenos Aires como ciudad creativa, de la interacción entre los vecinos y la creatividad, y de las cientos de bibliotecas que hay en la Ciudad. Va a omitir eso que exige el sector: los pocos libros que compra su ministerio para distribuir en distintos espacios y para apoyar a las editoriales.

La propuesta de los dos stands del Ministerio de Cultura de la Nación no dejarán al universo emprendedor de lado. En uno de sus dos stands (armado en conjunto con la Fundación El Libro), estarán a la venta los libros que edita la Biblioteca Nacional, libros de autores del interior y de editoriales independientes. La venta, vale aclarar, correrá por cuenta de la Fundación y no del Ministerio. Además, habrá cerca de 90 actividades, entre ellas los recitales de David Lebon o Eruca Sativa, la presencia de libreros y escritores recomendando libros, y charlas de todo tipo.

La última en hablar en la apertura será Claudia Piñeiro, la escritora elegida para abrir la feria este año. Si bien la tradición de que inaugure un escritor recién empezó en el 2001 (con la presencia de Juan José Saer, que vino desde Francia), solo hubo 3 mujeres en estos 18 años: Griselda Gambaro, Angélica Gorodischer y Luisa Valenzuela (el año pasado).

El discurso de Piñeiro no estará ajeno a la política. Ya adelantó en RED/ACCIÓN, que advertirá sobre los riesgos de la palabra “grieta”. Dará, desde su lugar de escritora, una advertencia. Y la feria, picante, comenzará a rodar.

Pero antes, claro, todos se harán una foto sonriendo.

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

100 MUJERES

3

Soledad Deza

“Belén, criminalizada por sufrir un aborto espontáneo, me interpeló desde mi lugar de privilegio”

 

Por Agustina López


VER NOTA

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Sociedad | 25 de abril

Repensando radicalmente la economía del siglo XXI

El ritmo acelerado de los cambios tecnológicos y el aumento de la desigualdad están alimentando cada vez más llamados urgentes para una revisión radical de todo el sistema. Y la prioridad número 1 es cambiar el sistema impositivo.

Antes de que surgiera la amenaza de una guerra comercial entre EE. UU. Y China, el aumento de las bolsas de valores y el alza de las ganancias corporativas habían oscurecido el hecho de que el sistema económico mundial está bajo una tensión existencial.

La estabilidad financiera global permanece en duda.

De hecho, mientras los líderes financieros mundiales se reunían para la conferencia anual de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en Washington, DC, el ritmo acelerado de los cambios tecnológicos y el aumento de la desigualdad están alimentando cada vez más llamados para una revisión radical de todo el sistema.

Para que los gobiernos puedan hacer frente a estas crecientes presiones, deberán reconsiderar las herramientas clave de política en las que han confiado durante más de un siglo, comenzando, ante todo,  por sus políticas de impuestos.

Un sistema tributario que hace agua

La muerte y los impuestos pueden haber sido las únicas certezas en el mundo de Benjamin Franklin hace dos siglos; hoy, solo la muerte sigue siendo innegable.

Con el auge de la economía digital, cada vez se obtiene más valor económico de los intangibles, como los datos recopilados de las plataformas digitales, las redes sociales o la economía colaborativa. Y debido a que la sede de una empresa  ahora se puede mover fácilmente entre países, a los gobiernos les resulta cada vez más difícil aumentar los impuestos.

Al mismo tiempo, es probable que el gasto público se ve  presionado al alza para satisfacer las demandas de los que quedaron atrás en la era de la globalización y las tecnologías digitales.

Los legisladores han buscado principalmente fomentar la innovación, con la esperanza de que las nuevas industrias estimulen la capacidad productiva y, a su debido tiempo, llenen los fondos del gobierno. Pero los proveedores de servicios digitales han crecido en términos de casi todo, excepto en los impuestos que pagan.

“El impuesto Facebook”

Eso puede estar a punto de cambiar. Una idea que actualmente está ganando adeptos es la de imponer impuestos a las empresas que ofrecen servicios digitales gratuitos para que su valor intangible reciba el mismo tratamiento fiscal que el valor tangible producido por los fabricantes y los proveedores de servicios tradicionales.

Pero los impuestos podrían estar en la cúspide de una transformación mucho más amplia, no limitada a la economía digital. Dado que ahora se espera que las empresas de hoy en día contribuyan a la sociedad más que solo lo que figura en sus balances, existe un nuevo impulso para basar los impuestos corporativos en parte en la huella social de una empresa. Por ejemplo, los gobiernos podrían ajustar las tasas de impuestos de acuerdo con la gestión ambiental de la empresa o el tamaño de su fuerza de trabajo.

Otra idea es gravar los robots y las tecnologías relacionadas para compensar la deriva de recompensas económicas fuera del trabajo. En cualquier caso, la ampliación de la base impositiva requerirá nuevos enfoques para medir el valor en la economía.

Más allá del debate sobre cómo gravar a los gigantes tecnológicos de hoy en día, las economías occidentales se enfrentan a la pregunta más fundamental de si los mercados aún representan la manera más eficiente de asignar recursos. En muchos sentidos, las tecnologías transformadoras de hoy desafían esa premisa.

Algoritmo vs Mercado

La ciencia de datos moderna, por ejemplo, se está volviendo tan avanzada que los algoritmos impulsados ​​por los datos de los consumidores existentes pronto podrían asumir la tarea de tomar decisiones de compra eficientes. La pregunta, entonces, será si el mercado o un estado armado con conocimiento algorítmico sería mejor para proporcionar ciertos bienes y servicios.

Los datos también influyen en nuestra conciencia económica de otras maneras. Por un lado, los consumidores están comenzando a darse cuenta de hasta qué punto los servicios digitales se benefician de su información personal. Los datos también son la fuente de inteligencia artificial, aprendizaje automático y tecnologías similares, que tendrán un impacto económico cada vez mayor. Por lo tanto, es posible que nos estemos acercando a un punto de inflexión en el que los consumidores comienzan a exigir por el pago de sus datos personales.

Big Data también irrumpirá gran parte del sector financiero. La industria aseguradora actual, por ejemplo, se basa en las asimetrías de información y la mutualización de riesgos. A medida que nos acercamos a un ecosistema de información casi perfecta, las herramientas para determinar los riesgos con precisión serán cada vez más potentes.

Finalmente, la transformación económica de hoy ha provocado una discusión saludable de la relación entre producción económica y bienestar o felicidad.

Por supuesto, el bienestar en sí mismo es difícil de medir, por lo que podría argumentarse que es mejor abordar el problema desde la otra dirección, identificando los factores que nos hacen sentir peor. Esa es la idea detrás del índice de Miseria que elabora anualmente Bloomberg, que mide la inflación y el desempleo, en el supuesto de que ambos generan costos económicos para las sociedades.

El enfoque de Bloomberg plantea la pregunta clave de cómo debemos medir las economías en el siglo XXI. En la década de 1930, el economista Simon Kuznets identificó el producto nacional bruto como un indicador de la producción de bienes y servicios de una economía durante un período determinado. Ahora, el PNB, junto con el producto interno bruto o PIB, se considera como el indicador de facto del bienestar nacional en todo el mundo.

Pero estas medidas son engañosas, ya que no representan muchas de las cosas que le importan a las sociedades, como la igualdad, la movilidad social o la sustentabilidad.

Incluso si el PIB fue un buen predictor de éxito en esas categorías, aún no captura el valor intangible que se está creando en la economía digital. Al final del día, el principal desafío al que se enfrentan los gobiernos es el mismo que en épocas anteriores: hacer la vida mejor, más larga, más saludable, más rica y más segura, para las generaciones actuales y futuras.

La mayor diferencia hoy es que los rápidos cambios tecnológicos, junto con los desafíos ambientales e intergeneracionales emergentes, están afectando directamente la capacidad de los gobiernos para actuar. Pero los gobiernos no lograrán sus objetivos mediante el uso de herramientas obsoletas.

Los códigos impositivos escritos para una economía análoga y los métodos estadísticos que no capturan la riqueza real no funcionarán. Un nuevo enfoque para garantizar la felicidad y el bienestar en las próximas décadas es inevitable.

Margareta Drzeniek-Hanouz es Jefa de la Unidad de Economía en el Foro Económico Mundial.

Copyright: Project Syndicate, 2018.www.project-syndicate.org

Uncategorized | 23 de abril

Déjenlo todo, nuevamente.

IMG_7883

Déjenlo todo, nuevamente

Dura 14 horas, fue filmada durante 10 años y ganó la competencia internacional del BAFICI. ¿Por qué La Flor, de Mariano Llinás, es la primera obra maestra argentina del siglo XXI?

por Joaquín Sánchez Mariño

23 de abril de 2018






De un lado del cuadrilátero, La Flor. De un lado del cuadrilátero, la película argentina más larga de la historia. De un lado del cuadrilátero, infinita como Siberia, gigante como un monstruoso molino de piedra y madera, La Flor. Del otro lado, yo. Del otro, mi humanidad expectante, un ser con pocas ideas que llega al BAFICI solo para pertenecer, un ser más bien adormecido por la similitud de todo lo que no es arte, enfrentándose a una maquinaria desconocida y misteriosa.

Desde la llegada de Netflix, nada más peligroso que un artefacto que no promete eficacia. Nada me asusta más que adentrarme en una historia que no me atrape. Ya no le pido nada a la cosas, salvo adicción. Busco un suceder simpático en todo, edulcorado por la diplomacia de lo intrascendente. Ya no quiero, desde Netflix, probar suerte. Ya no quiero algo cuyo destino penda de mi sensibilidad ¿No les pasa, congéneres? ¿No tienen miedo a que todo los aburra? ¿No han dejado de creer en el arte como la fuente de las revelaciones más hermosas que nos reserva la vida? Desde Netflix, lo igual. Desde Netflix, lo probado. Desde Netflix, lo “fenomenal” y lo exitoso. Y de pronto, La Flor.

De pronto, una película de 14 horas con escenas de belleza infinita. Una película rodada a lo largo de casi 10 años en Rusia, en Londres, en la Provincia de Buenos Aires, en Bruselas. Una película dividida en tres partes y seis episodios que fue elegida ganadora de la competencia internacional del BAFICI que acaba de terminar. Una película dirigida por Mariano Llinás, producida por El Pampero y protagonizada por las actrices del grupo Piel de Lava: Laura Paredes, Pilar Gamboa, Valeria Correa y Elisa Carricajo. De pronto, la primera obra maestra argentina del siglo XXI.

Pero detengámonos un momento.

***

“¡Modernidad, modernidad!”, grita Mariano Llinás en el inicio del episodio IV. Van cerca de 10 horas de película y faltan poco más de 4. Tengo los ojos abiertos como tachos. Ya vi la parte de la momia, la de los Pimpinela, la película de espías y ahora me dispongo a esta nueva película dentro de la película, una especie de ensayo sobre lo que estamos viendo. Después vendrá un episodio mudo en blanco y negro, y sobre el final una historia experimental sobre cautivas -un experimento dentro de un experimento-. En 14 horas veremos todas las películas posibles, todos los géneros.

Ahora hay una cámara fija en un departamento. Llinás discute con las actrices. Ellas le dicen que los capítulos anteriores fueron distintos, que no se entiende lo que quiere hacer. Él les grita modernidad, modernidad, como un pacto de lectura, como un chiste que aminore la pretensión.

Lo que quiere decir, supongo, es que no hace falta que todo siga igual, que no hay un tótem al que parecerse porque la película, al final, no se parecerá a nada más que a sí misma. Las actrices actúan estar indignadas. ¿Actúan? En algún punto, ya nada se sabe. “Las chicas”, como las llama, son solo mecanismos de ficción al servicio experimental de Llinás. O viceversa.

IMG_8287

***

Pongamos que es sábado a la tarde. Entramos al cine a las 2 de la tarde y vamos a salir a las 8 de la noche. Entramos, digo, aunque hablo de mí y de un montón de desconocidos, todos como comunidad subidos al barco de La Flor. Mientras avance el episodio 3, se anunciará en otro lado que es la película ganadora (premio que le fue esquivo a Historias Extraordinarias en el 2008, la película previa de Llinás).

Somos muchos, ahora. Pongamos que es viernes o sábado o domingo, y estamos en la maratón. Algunos festejan los chistes internos del mundillo cinéfilo: la referencia bicolor a las productoras teóricamente exitosas, cuyo éxito está basado en la mediocridad; los ronquidos de Casterman; la discusión entre el director y el sonidista sobre para qué quiere sonido si después es todo voz en off. Otros miran a su alrededor con el esnobismo propio del público del BAFICI, queriendo ver quién los ve. Otro -a mi lado- chequea el celular cada media hora para ver el resultado de Godoy Cruz-Banfield (y hará lo propio el domingo con el partido de Boca). Otro tuitea “cómo rinde el día cuando no vas al cine a ver La Flor”. Otro está boquiabierto genuinamente. Otro está boquiabierto por influencia del que lo hace genuinamente. Otro come un sanguche de jamón crudo y rúcula, haciendo migas pero no pochoclos. Y todos silenciosos, todos mudos en la maquinaria, siendo víctimas del truco. Objetos patafísicos en el revólver de un mago.

La dinámica nunca es igual. Cuando cansa, Llinás sabe que cansa. Cuando emociona, sabe que emociona. Cada tanto, aparece el director en escena y hace un guiño tranquilizador. Hay chistes constantes respecto a la duración de la película, como si sucediera en vivo, como si fuera un espectáculo al que asistir, un espectáculo en el que van a pasar cosas asombrosas, desbordantes. Un espectáculo que empieza y termina, o que tal vez no termina nunca, uno al que tal vez entramos pero del que no nos vamos nunca, o nos vamos con la maldición de la mosca tsé tsé, ya convertidos, ya mutantes despiertos en un mundo de artificio y celebridad. Tal vez esa sea la mayor obra de Llinás: habernos convertido en la guerrilla, una resistencia contra la espectacularidad, una resistencia contra Netflix y contra las muecas carismáticas de Suar, una tropa de vietnamitas guardados en los túneles de la narrativa dispuestos a dar la vida.

Laura Paredes y Mariano Llinás durante el rodaje.
Laura Paredes y Mariano Llinás durante el rodaje.

***

Mientras Szifrón busca historias perfectas aferrado a formas clásicas, Llinás escribe un eterno borrador en el que todo cabe, que convierte todo lo que toca en aparato ficcional. Y lo reproduce, después, en su entrañable formalismo, siempre de modos distintos. Y a veces, claro, se copia a sí mismo, como se copió Bolaño, como se copió Borges. El estilo, después de todo, no es otra cosa que la capacidad de copiarse a uno mismo, y la imposibilidad de que lo haga el resto.

Lo mismo pasa con las actuaciones. Cuando Pilar Gamboa deja de pavear con personajes costumbristas aparece la actriz brillante, la actriz que incluso muda puede conmoverte, fumando un cigarrillo mientras mira la ventana, convertida en espía soviética o en cantante melodramática, ejecutando eso que ella llama “el milagro” y que ahí, sentado tras 14 horas, uno puede entenderlo. El caso de Pilar es el más emblemático porque es la única en la que se evidencia la distancia entre dos formas de hacer cine. A Laura, Elisa o Valeria no acostumbramos verlas en la pantalla de El Trece. A Pilar sí. Su presencia resalta la diferencia entre la mano del artesano y el taladro de la industria. Cada cual puede elegir por sí mismo. Yo la elijo infinitamente acá.

***

De un lado del cuadrilátero, La Flor. De un lado del cuadrilátero, una película imposible hecha de un modo imposible para un público imposible. De un lado del cuadrilátero, como en una trama de espías que se pasan de bando una vez tras otra hasta olvidarse a quién responden, La Flor. Del otro lado, nosotros. Del otro lado, un público acostumbrado a la comedia romántica y al rock, al misterio de unos zombies que poblaron el mundo y a la fanfarria de un atraco maestro en la casa de la moneda en Madrid.

Si Mariano Llinás hubiera muerto antes de tiempo, alguien podría haber elegido hacer de La Flor seis películas distintas, seis estrenos, como quien vende una bicicleta por partes sin que haya un mecánico que la arme. Podría haber sido, entonces, la novedad del mes de Netflix. Un hecho extraño, sí, pero no una obra maestra.

La película está hecha para las salas de cine y no tiene sentido si no es proyectada en su totalidad, aunque sea en tres días. Entre las seis partes no hay un hilo oculto que las una, más allá del espectador. Eso es lo formidable de la estructura. ¿Qué importa que una historia no termine? ¿O que nunca haya empezado pero sí termine?

Si bien hay referencias permanentes a la experiencia que se está viviendo, no hay una clave de lectura que explique una parte en función de otra. Podría cambiarse el orden caprichosamente, suprimirse episodios, agregar pistas falsas, incorporar historias. El regalo infinito de Llinás da para todo. De hecho, si hay un pecado que tiene La Flor, es el de ser demasiado corta.

Las actrices de Piel de Lava durante el rodaje.
Las actrices de Piel de Lava durante el rodaje.

***

En 1976 Roberto Bolaño escribió su manifiesto infrarrealista. En él llama a sus compañeros de poesía a subvertir la cotidianeidad: “es necesario que el pensamiento se aleje de todo lo que se llama lógica y buen sentido, que se aleje de todas las trabas humanas de modo tal que las cosas le aparezcan bajo un nuevo aspecto, como iluminadas por una constelación aparecida por primera vez”, dice. Años después escribió la primera obra maestra del siglo XXI: 2666. Murió a los 50 años, dejándonos un mundo, en apariencia, carente de su prosa arborescente y luminosa.

En algún sentido, la obra de Llinás es también un manifiesto. Lo es él en general, un tipo que cuando dice tengo calor mueve la mano de un modo que uno cree que acaba de develar una gran verdad. ¿Pero cómo distinguir sus epifanías de sus chistes? Cómo saber si habla en serio cuando, en el cuarto episodio, descubre que filmar lapachos solos no es lo mismo que filmarlos con gente?

Digo, ¿cuándo una obsesión pasa de capricho a convicción? ¿Y cuándo una convicción a capricho? El BAFICI es desde hace años el lugar para el que trabajan ciertos cineastas. En una lógica de mercado en la que o se produce para el gran público o se produce para los festivales, queda poco lugar para las personas que, como yo, somos brutos bien dispuestos, brutos disponibles a la aventura. Haber ganado el premio en la competencia internacional pareciera que da la razón a la locura de Llinás. Su capricho mayor es su mejor decisión, ese punto donde no se resigna a haber nacido escritor e insiste en hacer cine, en acercar las aguas entre un arte y otro. Pero no alcanza.

Como alguien que pasó por el BAFICI de casualidad, como alguien que acaba de deslumbrarse fatalmente, pido un poco más. Pido a los cineastas, a los productores, a las actrices y a los actores, pido a los artistas, solo un poco más de libertad. Guíennos ustedes, que nosotros seguiremos. Una vez más, un nuevo lirismo comienza a nacer en América Latina.

Láncense a los caminos, cineastas. Láncennos a nosotros, gente de a pie, espectadores perdidos en la sabana del mundo. Déjenlo todo y salgan en busca de recursos narrativos como quien se adentra en el bosque para buscar leña seca después de una temporada de tormentas.

Déjenlo todo, nuevamente.
Salgan a los caminos.

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

100 MUJERES

2

Carla Vidiri

 

“Debajo de la ciudad hay otra ciudad que muy pocos conocemos”

 

Por Javier Sinay


VER NOTA

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Uncategorized | 14 de abril

María Noel Scanarotti

Noe-Scanarotti

María Noel Scanarotti

Uruguaya y curiosa de nacimiento, periodista por elección y argentina por adopción. La radio me acompañó desde mi infancia. Escuché noticias que me ayudaron a entender el mundo y entendí que el periodismo era un servicio. Me gradué en Comunicación, y estudié Marketing. Cuando una luz roja me indicó “en el aire” sentí la adrenalina de estar en contacto con la audiencia y entendí la importancia de la escucha.

En 2005 crucé el charco. Seguí estudiando; y extrañé. Trabajé casi 12 años en la redacción de Clarín. Recorriendo el conurbano entendí la política argentina. Me emocioné con historias que conté, sentí vértigo cubriendo protestas y manifestaciones sociales, y me divertí escribiendo temas de espectáculos.

Entré al maravilloso mundo digital. Experimenté. Disfruté de las coberturas en tiempo real y quise desaparecer cuando una de mis notas se volvió viral. En 2015 asumí el desafío de estrenar un nuevo rol y ser la primera editora de Audiencias en una redacción en plena transformación digital. Construí varios puentes. Trabajé en equipo. Y las planillas de excel y las métricas se convirtieron en mi nueva obsesión.

Adicta a las notificaciones móviles. “Enviadora” de links. Y entusiasta por elección.

Uncategorized | 14 de abril

Agustina López

Agus-Lopez

Agustina López

Cuando era chica quería ser escritora. Ahora soy periodista y en el medio estudié Relaciones Internacionales porque quería cambiar algo en el mundo. Con el tiempo me di cuenta de que escribir y visibilizar historias era una buena manera de lograrlo.

Trabajé casi dos años en la sección política de La Nación. Ahí agarré algunas mañas de la profesión, aprendí a hablar con los políticos, conocí gente, busqué historias, gasté cuadernos y me gané un premio en cabezadura.

Admiro a las personas creativas, no creo en el concepto de felicidad y pienso que todo puede contarse mejor con menos palabras. Nunca quedo totalmente conforme con mis notas y por eso adopté esta máxima para mi profesión: los textos nunca se terminan, se abandonan.

Mi documento dice que soy millennial pero sólo en los papeles; estoy trabajando para aggiornarme a la tecnología de mi propia época (y voy perdiendo). Creo firmemente en el poder de los textos. Me gusta leer, el cine, las plantas y acariciar perros por la calle.

Uncategorized | 14 de abril

Notas-pie

Relacionadas

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


activa tu membresía

SERIES RED/ACCIÓN | 100 MUJERES

1

Ana Lía Otaño

“Estudié medicina para cambiar el mundo”

Por Stella Bin


VER NOTA

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las mañanas


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado Suárez y Julián Gallo. Modera Chani Guyot

Jueves
26 de abril
18:00

Uncategorized | 12 de abril

Foto: State Grid Corporation of China.

La atrevida visión energética de China

La atrevida visión energética de China

Es la iniciativa más sólida e inspiradora que un gobierno haya propuesto para lograr las metas del acuerdo climático de París. El mundo cuenta hoy con suficientes fuentes de energías limpias para alimentar toda la economía global. China ha creado una impresionante organización para lanzar una red energética renovable global en la que participa Argentina.

por Jeffrey D. Sachs

16 de Abril de 2018






BEIJING – El plan más atrevido para alcanzar los objetivos del acuerdo climático de París de 2015 viene de China. El acuerdo de París compromete a los gobiernos del planeta a mantener el calentamiento global bien por debajo de los 2o Celsius con respecto al nivel preindustrial.

Esta meta se puede lograr principalmente si el mundo cambia sus fuentes de energía primarias desde los combustibles fósiles basados en carbono (carbón, petróleo y gas natural) a renovables sin carbono (eólica, solar, hídrica, geotérmica, oceánica, biomasa) y energía nuclear para el año 2050. El plan de Interconexión Energética Global (IEG) de China ofrece una asombrosa visión de cómo lograrla.

Pocos gobiernos aprecian la escala de esta transformación. Los científicos del clima hablan del “presupuesto del carbono”, la cantidad total de emisiones de dióxido de carbono que puede emitir la humanidad en los próximos años manteniendo el calentamiento global a menos de 2o.

Planeta con fecha de vencimiento

Las estimaciones actuales fijan el punto promedio de este presupuesto en cerca de 600 mil millones de toneladas. En la actualidad, la humanidad emite unos 40 mil millones de CO2 al año, lo que implica que el mundo solo tiene hasta mediados de siglo o antes para dejar de usar combustibles fósiles y pasar completamente a usar fuentes de energía primaria con cero emisiones de carbono.

Es necesario hacer lo siguiente: la electricidad actual se genera, en gran parte, mediante la quema de carbón y gas natural, fuentes de energía térmica que se deben ir reemplazando con electricidad generada a partir de fuentes solares, eólicas, hídricas, nucleares y otras fuentes no emisoras de carbono. Las edificaciones actuales se calientan con calderas, radiadores y estufas alimentadas principalmente por la quema de petróleo y gas natural, fuentes que se deben ir sustituyendo por calefacción a electricidad. Los vehículos de hoy funcionan con productos del petróleo y se deben reemplazar por vehículos eléctricos.

Los barcos, camiones pesados y aviones también funcionan gracias al petróleo; en el futuro deberán hacerlo con combustibles sintéticos producidos con CO2 reciclado y energías renovables, o con hidrógeno producido por energías renovables. Y la electricidad tendrá que reemplazar los combustibles fósiles que sustentan los procesos industriales de hoy, como la producción siderúrgica.

En consecuencia, la solución pasa por el uso masivo de energía sin emisiones de carbono, en especial energía renovables tales como la eólica y la solar, en la forma de electricidad. El mundo cuenta hoy con suficientes fuentes de energía sin emisiones de carbono como para alimentar toda la economía global… de hecho, para potenciar una economía mucho mayor que la actual.

Un paso clave es llevar las energías limpias a los centros de población que la necesitan.

Aquí China aporta una gran visión. En los últimos años, el país ha respondido al reto de la transformación energética internamente. Las mejores fuentes de energía renovable se encuentran en el oeste del país, mientras que la mayor parte de la población y demanda de energía están en la zona del Pacífico (al este del país).

Apuesta a transmisión de UHV

China ha ido solucionando el problema al crear una enorme matriz de distribución basada en transmisión de voltaje ultra alto (UHV), que reduce al mínimo la pérdida de calor en su trayecto. La transmisión de UHV de larga distancia es eficiente y económica, y China ha logrado grandes avances en el desarrollo de esta tecnología.

Ahora China propone ayudar a conectar el mundo entero con una red global de UHV. Como allí, en el resto del planeta las mayores concentraciones de energía renovable (como los sitios más soleados y ventosos) están lejos de donde vive la gente.

La energía solar se debe llevar desde los desiertos a los centros poblados. Asimismo, el potencial de la energía eólica suele estar en su pico en lugares remotos, como en el mar. Es posible hallar un inmenso potencial hidroeléctrico en ríos distantes que fluyen por regiones montañosas deshabitadas.

La lógica tras esta propuesta es que la energía renovable es intermitente. El sol sólo brilla de día, e incluso entonces si el cielo está nublado las nubes impiden que los rayos solares lleguen a los paneles fotovoltaicos.

De manera similar, la fuerza del viento fluctúa. Al vincular estas fuentes intermitentes, se pueden atenuar las variaciones de energía. Si las nubes reducen la energía solar en una región, se puede usar energía solar o eólica desde generada en otro lugar.

Pensando a lo grande, China ha creado una impresionante organización -la Organización de Cooperación y Desarrollo para la Interconexión Energética Global (GEIDCO)- para aunar a gobiernos nacionales, operadores de matrices energéticas, instituciones académicas, bancos de desarrollo y agencias de las Naciones Unidas para lanzar la red energética renovable global.

En su encuentro global realizado en marzo, la GEIDCO reunió a delegados de países tan alejados como Argentina y Egipto para colaborar en hacer realidad la visión de una energía limpia e interconectada a nivel planetario.

China está tomando varios pasos adicionales. La GEIDCO se encuentra movilizando recursos de investigación y desarrollo para responder a varios retos tecnológicos clave, como el almacenaje de energía a gran escala, la superconductividad en la transmisión de energía y la inteligencia artificial para gestionar grandes sistemas energéticos interconectados.

Asimismo, ha propuesto nuevos estándares técnicos internacionales para que las redes energéticas de los países puedan armonizarse en un sistema global ininterrumpido. El país ha invertido intensamente en IyD sobre generación de energía renovable de bajo coste, como sistemas fotovoltaicos avanzados y usos finales, como vehículos eléctricos de alto rendimiento.

Ejemplo a imitar para EE.UU. y UE

Estados Unidos y la Unión Europea deberían formar parte del mismo tipo de resolución de la problemática energética, y cooperar con China y otros actores para acelerar la transformación a una energía sin emisiones de carbono.

Lamentablemente, en Estados Unidos el Presidente Donald Trump y sus entidades normativas se encuentran prisioneros del cabildeo de los combustibles fósiles, mientras que la UE discute con sus miembros productores de carbón el cómo y cuándo abandonarlo.

Así, la interconexión energética global que propone China (basada en energías renovables, transmisión por UHV y una matriz inteligente con IA) representa la iniciativa más sólida e inspiradora que un gobierno haya propuesto para lograr las metas del acuerdo climático de París. Se trata de una estrategia acorde a la magnitud sin precedentes de la transformación energética que enfrenta nuestra generación.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

Jeffrey D. Sachs es profesor en la Universidad de Columbia, Director de su Centro para el Desarrollo Sostenible y de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Copyright: Project Syndicate, 2018.
www.project-syndicate.org

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


activá tu membresía

SERIES RED/ACCIÓN | 100 MUJERES

2

Carla Vidiri

 

“Debajo de la ciudad hay otra ciudad que muy pocos conocemos”

 

Por Javier Sinay


VER NOTA

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibe nuestro resumen editorial
todas las tardes


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Uncategorized | 30 de marzo

Peluquería de señoras

Nota con todos los modulos

SERIES R.A. / CIEN MUJERES

76

Maitena Burundarena,
Maitena, con sus historietas
nos pone a mil

Por Stella Bin

Copenhague – Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

El salón Maher se encuentra en Amsterdan. Maher se encuentra en Amsterdan hdjkahdfajhd. Peluqueros <small>reuters</small>

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Reuters

Salón Maher, el Porsche entre las Opels

Copenhague – Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Salón Maher, el Porsche entre las Opels

Copenhague – Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Peluquería de señoras
Peluquería de señoras

REFUGIADOS

Siria
Maher Mansour
emprendedores

Saber más

Desventuras de abortar en La Argentina.
Todo el periplo y dificultades.

Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Salón Maher, el Porsche entre las Opels

Copenhague – Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Non at in. Vitae augue curabitur mauris enim at. Tortor dolor nulla eget aperiam nibh lorem sem mattis viverra egestas consequatur. Cras et eu justo cras sit. Mauris et nec. Quam justo dictum. Nunc gravida ipsum phasellus non commodo. Id sollicitudin consequat hac quis non odio placerat massa nec tellus lobortis. Lorem erat risus vestibulum tempus cras. Vulputate nunc arcu eros gravida mauris. In auctor pellentesque. Tincidunt tincidunt leo. Eu lectus sit nibh consequat luctus augue mauris velit. Tempor wisi ut. Venenatis venenatis ullamcorper id purus dolor montes volutpat scelerisque.

Este informe es parte de la iniciativa este es parte de la iniciativa informe es parte de la iniciativa este informe es parte de la iniciativa


PARTICIPA

Relacionadas

Consultar el informe de la BBC
Ver el sitio de la fundación Dioraphte
Declaración de Macri audio
audio

Declaración de Macri en canal ‘RA YouTube’
audio

Escuchar podacast de la despedida de Ruiz Guiñazú’
Ver Canal ‘RA YouTube’

Ayuda a un refugiado a encontrar trabajo


AYUDAR

RED / ACTÍVATE

Hazte miembro de Redacción. Haz una donación. Hazte miembro de Redacción. Haz una donación. Hazte miembro de Redacción. Haz una donación.

tarjetas

MIEMBROS

SERIES R.A. / CIEN MUJERES

76

Maitena Burundarena,
Maitena, con sus historietas
nos pone a mil

Por Stella Bin


GALERÍA

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
R.A.


El Futuro del Trabajo Oportunidades y desafíos del nuevo escenario


Martes
15 de marzo
12:30